¡Los políticos no nos representan!

Indignados


Las leyes en México fueron concebidas desde el nacimiento mismo de la República como instrumento de dominio de un grupo que ha permanecido en el poder siempre, y que ha torcido a la teoría misma del Estado en su favor.

Clemente Valdés, abogado constitucionalista.

Todo gobierno debe ser aristocrático en el sentido de que debe confiarse democráticamente a los mejores hombres. Este imperativo deontológico denota la palabra griega 'aristos', cuyo significado auténtico muchos demagogos y convenencieros parecen ignorar. Por ello, el genial Aristóteles proclama a la aristocracia como la forma gubernativa más idónea para los pueblos, ya que se opone a la oligarquía que implica el gobierno en manos de los ineptos, deficientes y corruptos (...) que se reparten entre sí la fortuna pública contra toda justicia (...).
En lugar de gobernar los ciudadanos más dignos y más honrados, son unos cuantos depravados los que gobiernan.

Ignacio Burgoa Orihuela, abogado constitucionalista.


Led Manifiesto del ciudadano
Led Pasar directamente a los hechos
Publicado en El Informador el 18 de mayo de 2009.
Publicado en El Informador el 26 de abril de 2005. Publicado en El Informador el 4 de julio de 2005. Publicado en El Informador el 21 de mayo de 2011. Cátedra de democracia partidista. Publicado en El Informador el 5 de febrero de 2015.

De acuerdo con la letra y el espíritu de la Constitución General de la República, la soberanía nacional reside esencial y originalmente en el pueblo. "Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste. El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su Gobierno" (Artículo 39).

Ya lo advertía también desde el Siglo XIX el Decreto Constitucional de Apatzingán, formulado bajo la inspiración de Morelos: "Como el gobierno no se instituye por honra o intereses particulares de ninguna familia, de ningún hombre o clase de hombre, sino para la protección y seguridad general de todos los ciudadanos, unidos voluntariamente en sociedad, ésta tiene derecho incontestable a establecer el gobierno que más le convenga, alterarlo, modificarlo o abolirlo totalmente cuando su felicidad lo requiera".

Javier Medina Loera
(v.pág.4-A de El Informador del 30 de junio de 2004).

Me pregunto, después de ver la burda manera de nuestras autoridades de defender a sus compinches en cada vez más evidentes, abundantes y burdos escándalos de corrupción, si este derecho puede ser ejercido por la vía de las instituciones.

Jorge Zul de la Cueva
(v.pág.5-B del periódico El Informador del 3 de agosto de 2011).


Son prerrogativas del ciudadano: (I) votar en elecciones populares; (II) poder ser votado para todos los cargos de elección popular...

Artículo 35 de la Constitución


En Alemania, la Federación de Contribuyentes genera regularmente encabezados mediante la publicación de un "libro negro" de prácticas despilfarradoras. "Ya hemos llegado al límite", protesta Michael Jäger, que ayuda a la operación del capítulo bávaro de la federación.

En otros lugares este tipo de movimientos está consiguiendo pequeñas victorias. Gabriel Levy, un doctor retirado en el pueblo sureño francés de Aubagne, cerca de Marsella, ha iniciado una cadena de juicios contra el alcalde y el cabildo locales en un esfuerzo para detener el gasto inapropiado del dinero.

En Bonn, Helga Moser no es indiferente al ver que el dinero se está yendo por el drenaje. "Estoy dispuesta a pagar impuestos, pero no a ver que el dinero se desperdicie estúpidamente".

(V.pág.51 de la edición internacional de la revista Time del 19 de julio de 2004).


Los sabores y las soberbias, la caricia con el poder del que sabe que sólo él lo tiene. El regusto por saborearlo, la distancia con el ciudadano a pesar de la aparente cercanía, la pleitesía diaria, la lisonja fácil para agradar. Me imagino que eso de decir "soy el presidente del gobierno" tiene que dar mucho morbo. Eso de la erótica del poder. Debe ser como una caja de resonancia que se queda para siempre aunque el cargo no sea de por vida.

Eso de ser presidente ha de ser apabullante. El avión, los ayudantes, los ayudantes de los ayudantes, el médico, la cocinera, el jardinero, el chofer... Todo en el mismo saco. O en la misma chistera. La mágica. Todo lo que toca el presidente lo convierte en oro, aunque no lo sea. Pero hay que decírselo porque para eso es el presidente.

Me imagino que llegará un momento [en] que creerá que no podemos vivir sin él. Que es nuestro guardián, que es el celador, su mente preclara, sus decisiones seguras. Hasta que los electores le bajan de las nubes, a través de la mejor herramienta de la democracia: las urnas. Cae entonces de la nube, su nube particular y desciende a trompicones por un abismo que parece no tener fin. Abajo de todo está el mundo real.

Alberto Peláez
(v.pág.33 del periódico del periódico Público del 23 de julio de 2004).


Los medios tenemos la obligación de estar entre la sociedad, a la cual representamos, y el poder político, que primero es temporal, es interesado, es partidista, y con mucha frecuencia también es tramposo, oportunista. Obedece a sus propios intereses o de los grupos que lo apoyan. Por eso cada vez hay un mayor desprestigio de políticos en todo el mundo.

Los periodistas estamos para molestar, para indagar, para denunciar los abusos de esa clase economico-política en el poder. Y estamos para representar a la gente frente a esos abusos del poder.

Ricardo Rocha, periodista
(v.pág.60 de la revista Selecciones de febrero de 2005).


Los votantes tienen 3 preguntas básicas acerca de un candidato: Toda la política gira alrededor de conseguir que el público responda "sí" a esas 3 preguntas. Claro, una parte integral del trabajo es pintar agresivamente -frecuentemente en forma encubierta y a veces descaradamente- a la oposición como débil, poco confiable y decadente.

Joe Klein
("Politics Lost", 2006, The Doubleday Broadway Publishing Group).


Si la ley es buena, y a pesar de todo la miramos como hecha para los habitantes de otro planeta, y cuando llega el caso de ponerla en práctica nos entregamos inconscientemente, como unos babiecas, en manos de unos políticos embaucadores del pueblo, recalcitrantes y empedernidos, no es justo quejarnos luego de los malos gobiernos, pues que según reza una frase ya consagrada por la historia: los pueblos tienen los gobiernos que se merecen.

Quien forma parte de una sociedad y no se preocupa de su buena marcha, no tiene derecho a quejarse si un buen día llega a verla en quiebra. ¡Hubiera cada socio cumplido con su deber social, y no tendría ahora que lamentarse tontamente del fracaso! Lo mismo puede decirse hablando de la sociedad nacional: ¡cumpla conscientemente cada ciudadano con sus deberes sociales y políticos, puesta la mirada en el bien común, y la patria no irá a la ruina, o , cuando menos, estaremos libres de culpa!.

El utilitarismo o codicia desmedida de lucro, con prescindencia absoluta de la belleza y perfección de la obra. Cuando tal pasión apoderase de uno lo ciega a todo brillo que no sea el del oro, y lo insensibiliza para la percepción de todo placer que no sea el de tocar el producto, la ganancia, el beneficio de su trabajo. ¿Que hay que faltar a las reglas de higiene? Pues, se falta. ¿Que la obra resulta grosera y tosca? Pues, que sea. ¿Qué se puede impunemente cometer una defraudación? Pues se apela a ella. Basta que entre el dinero, basta que el capital vaya en aumento, sea como quiera y sin más miramientos.

Jaime Vaquer
("Las grandes virtudes cívicas: ensayo filosófico social de orientación democrática", Ed.Difusión, Buenos Aires, 1945).


En México el poder sólo lo es de verdad cuando se ha conseguido apoderarse de la palabra. La palabra es tan importante en nuestra cultura, que por eso todos la usan y mucho, muchísimo. Hablan los políticos y hablan los empresarios, hablan los eclesiásticos y hablan los intelectuales, habla todo aquel que puede: "Palabras, palabras, palabras", decía hace cien años Justo Sierra, y la escritora Elena Poniatowska afirma que "la política es no hacer nada, es sólo hablar".

Sara Sefchovich
("México país de mentiras", Ed.Océano, México 2008).


El escritor Fernando Vallejo señaló que todos los políticos son sus enemigos, desde "el presidente p'abajo, los de aquí, los de España, los de Italia, los de Colombia, los de Francia y los de Estados Unidos, toda esa partida de bribones que se las da de servidores públicos, cuando en realidad son aprovechadores públicos, don nadies que se apoderan del micrófono y del alma de sus países y que no dejan hablar por 4 años o por 6, cuando buscan la reelección".

Agregó que el político es signo de vileza y "candidato es una palabra despreciable y me saca de quicio, es la palabra más vil del idioma y pensar que viene de cándido, que quería decir blanco, inocente, bueno, ese es el origen etimológico, viene del latín. Candidato es un aspirante a la infamia".

(V.pág.8-B del periódico El Informador del 30 de agosto de 2011).


Los vividores del sistema crecen como parásitos entorno al presupuesto, saben carcomer del baúl del tesoro del pueblo. Han encontrado en su pereza una manera de vivir a costa de los demás.

Tienen garras, pico de águila y mirada de áspid, caminan erguidos pero bien podrían ser de cuatro patas. A veces comen como roedores y en otras se nutren como viles chacales.

En la fauna humana también existe la especie carroñera, y los corruptos pueden llevar en sus hombros semejante etiqueta.

Son nómadas, y andan en busca de huesos; en donde quiera que se encuentren son capaces de escarbar en un cementerio para no quedarse con las manos vacías.

Lo que obtienen de su sagaz experiencia lo llevan a casa, sin ningún sentimiento de culpa, y con dinero sucio dan de comer a sus hijos y visten su hogar.

Los corruptos no están satisfechos con lo que tienen, se regodean en la codicia y sacuden la ética de sus zapatos para dejar el brillo de su astucia y falsedad.

Pícaros caballeros de lente oscuro y de mirada perdida en su infame tarea. Visten trajes de lujo en un corazón manchado.

Son como racimos de uva, porque crecen juntos, tienen la misma forma y saben igual. Son camaradas y compadres, afiliados al mismo partido y aficionados al mismo equipo. Entre ellos se ablandan la conciencia, para cometer sus fechorías con alegre cinismo y justifican su accionar sin freno alguno.

Guillermo Dellamary
(v.pág.4-B del periódico El Informador del 24 de marzo de 2013).


Nuestra disyuntiva es clara: no podemos lisa y llanamente mantenernos en la democracia que tenemos; o avanzamos en esta perfeccionándola, o retrocedemos. Pensemos precavida o precautoriamente que el México bronco, violento, mal llamado bárbaro, no está en el sepulcro, únicamente duerme. No lo despertemos, unos creyendo que la insensatez es el camino; otros aferrados a rancias prácticas.

Jesús Reyes Heroles, secretario de Gobernación
(discurso del 5 de febrero de 1978).


El problema es que la Suprema Corte no tiene facultades para declarar la inconstitucionalidad del contenido ni del procedimiento de las reformas constitucionales.

Si el órgano reformador de la Constitución no es sujeto de control, entonces no tenemos un auténtico Estado de Derecho al haber convertido a ese órgano en "soberano" (como el rey lo era en la época feudal).

La soberanía no reside en un órgano, una persona o una muchedumbre, sino en una Constitución que debe tener medios constitucionales de auto defensa.

Javier Hurtado
(v.pág.4-A El Informador del 6 de septiembre de 2014).

P. ¿Cuántos políticos se necesitan para cambiar un foco?

R. Depende de cuántos se necesitaron en el gobierno anterior.

Lois Jones
(v.pág.37 de la revista Selecciones de abril de 2015).

La era de la mentada posverdad, las fake news y de una generación de políticos en Estados Unidos, en México y en el mundo, que desprecian a la prensa y piensan que no está mal amenazar, amedrentar, calumniar y llamar a sus seguidores a linchar a los periodistas que les incomodan.

Carlos Loret de Mola A.
(v.pág.4-A El Informador del 5 de febrero de 2018).
México puede ser más grande que un montón de políticos vitalicios que miran al mundo a través de la niebla de su intoxicación con el poder y sus privilegios.

Mediocracia

(Sería más exacto llamarla "pendejocracia" o "lacracracia")


"Votas y te vas."

Rius

"¿Para qué sirven los votos cuando la mayoría puede equivocarse al ser influida por la demagogia?"

Sócrates

"El precio de desentenderse de la política es ser manejado por los peores hombres."

Platón

"El servicio público es el último refugio de los incompetentes."

Boles Penrose

"En política: el poder apendeja a los inteligentes y vuelve locos a los pendejos."

Dicho popular

"Cuando la lucha entre facciones es intensa, el político se interesa no por todo el pueblo, sino por el sector al que pertenece. Los demás son, a su juicio, extranjeros, enemigos, incluso piratas."

Macaulay

"Hora es de cuestionar a los gobernantes sin escrúpulos, sin talla moral alguna, factura del cinismo y de la sociometría. Estos gobernantes que viven de la decadencia, incapaces de triunfar desde la verdad cruda y de conducir a sus pueblos."

Manuel Milián Mestre, columnista de La Razón (edición Catalunya)

"El palurdo siempre será palurdo. El dinero no da aristocracia."

Flavio Romero de Velasco, licenciado en Derecho y en Filosofía y Letras

"Antes presumíase que para gobernar se requería cierta ciencia y arte de aplicarla; ahora se ha convenido que Gil Blas, Tartufo y Sancho sean los árbitros inapelables de esa ciencia."

José Ingenieros (El Hombre Mediocre)

"No hay cosa que haga tanto daño a una nación como que la gente astuta pase por inteligente."

Francis Bacon

"A falta de Hombre Bala, una perdigonada de enanos."

Forges

"Los políticos todos tienen lengua de sobra, pero sobre todo una gran capacidad para quebrar las leyes y dejar de cumplir las promesas."

Sabiduría popular

"México crece cuando duermen sus políticos."

Un político anónimo y cínico

"El pueblo que te puso en el poder puede quitártelo también."

Ley de hierro de la democracia

"Voten por el hombre que prometa menos: será el menos decepcionante."

Bernard Baruch

"La política es la referencia lodosa que a sus contempladores los obsequia con relámpagos de superioridad. 'Qué bueno que no soy como éstos, aunque no tengo en qué caerme muerto'."

Carlos Monsiváis

"Nada angustia más al ser humano que darse cuenta de que las grandes o importantes decisiones están en manos de un triple 'i' (inepto, idiota, irresponsable)."

Germán Dehesa

"Cuanto más siniestros son los deseos de un político, más pomposa, en general, se vuelve la nobleza de su lenguaje."

Aldous Huxley

"Los padres del estado moderno dijeron: 'Cede tu libertad al gobernante que él te resolverá la vida'. No recomendaron qué hacer cuando el rey, además de no proteger, exige y cobra caro sus pésimos servicios."

QRR

"Nada me angustia tanto como el espectáculo de la vulgaridad triunfante e insolente."

Miguel de Unamuno

"Tras haber vivido toda su vida gracias a cargos públicos, creen sin vacilar en la eficacia de las dádivas prevaricadoras"

Fernando Savater

"Dinero = votos = poder = dinero incrementado: la nueva fórmula de la economía política."

Pablo Gómez

"Quienes ocasionalmente tienen un cargo político, jamás platican sino pontifican."

Flavio Romero de Velasco, licenciado en Derecho y en Filosofía y Letras y exgobernador de Jalisco

"El desencanto de gobernantes y políticos es algo atávico en nuestro país. Cada generación tiene su juventud quijotesca y utópica que paulatinamente va encarnando en Sancho Panza."

Jesús Gómez Fregoso, historiador

"Quién sabe cuándo fue que los gobernantes elegidos democráticamente decidieron que una vez electos podían hacer lo que les diera su soberana gana, sin tener que rendir cuentas más que a la Historia, si es que esta señora se pone las pilas para hurgar entre el basural que nuestros pequeños reyecitos van dejando a su paso."

Paco Navarrete

"Los partidos se debilitan por su miedo a las personas capaces."

Napoleón

"Si me engañas una vez, tuya es la culpa. Si me engañas dos, la culpa es mía."

Anaxágoras

"No hay nada peor que un mediocre con poder."

Leonardo Stemberg

"Los políticos mexicanos deberían dedicarse a generar credibilidad."

José María Aznar, expresidente del gobierno español

"Que nos gobiernen las prostitutas porque sus hijos no han podido hacerlo."

Anónimo en una pared

"Lo increíble de las facciones políticas, es que en su loco afán por cumplir sus obsesiones, puedan cancelarse las posibilidades de la sensatez."

Flavio Romero de Velasco, licenciado en Derecho y en Filosofía y Letras

"La política profesional funciona bajo una lógica de intereses muy distante de la ética. Más aún, la corrupción, que como tal engloba los sobornos, los abusos de autoridad, el tráfico de influencias, la deshonestidad, el enriquecimiento ilícito, la traición y muchas otras linduras, ha sido un componente permanente de la vida política en todas partes."

César Cansino

"Cada vez que un hombre coloca un ojo deseoso en un cargo público, una cierta podredumbre comienza en su conducta."

Thomas Jefferson

"Pobres políticos, cuánto trabajo les cuesta retirarse. De hecho, muy pocos lo consiguen. El poder les obsesiona, les envicia. Para el común de la gente son, simplemente, seres enfermos. Lo más triste es que no parece existir un remedio contra ese mal."

Federico Arreola

"La política es la única profesión en la que mientras más experiencia se adquiere, peor se vuelve quien la practica."

Kinky Friedman, músico y escritor, candidato independiente a gobernador de Texas

"Casi todos los principales ministros del gobierno de China tienen títulos universitarios en ciencias; algo muy distinto a un gobierno formado por abogados."

Zhong Lin Wang, profesor de nanotecnología en Georgia Tech y profesor visitante en universidades de China

Confucio dijo que "Gobernar significa rectificar"... (y no, como aquí, institucionalizar los errores).

Jaime García Elías, periodista y conductor radiofónico

"Se necesita hipocresía y buena conciencia autoengañadora, para que los partidos en el poder sostengan reiteradamente que pugnan por una democracia transparente y elecciones limpias."

Flavio Romero de Velasco, licenciado en Derecho y en Filosofía y Letras

"Los políticos no se resignan a su finitud personal y social. Envenenados por la adulación, por la prepotencia, por la impunidad, no se han cerciorado de que todo lo humano es efímero."

Flavio Romero de Velasco, licenciado en Derecho y en Filosofía y Letras y exgobernador de Jalisco

"El poder ejerce sobre la apariencia del hombre público su marca distintiva y su acción corrosiva; en él, con el tiempo, se revela una gradual rendición a las tentaciones de la frivolidad y la codicia, y en muchos casos, se advierten en los rostros a seres moralmente arruinados."

"Forman legiones los políticos que acceden a la vida pública con el deseo de gozar a plenitud la dicha dudosa de la popularidad."

Flavio Romero de Velasco, licenciado en Derecho y en Filosofía y Letras y exgobernador de Jalisco

"Los políticos son más falsos que una moneda de siete pesos. Les interesa la gente sólo cuando van a elegirse."

Andrés Bermúdez Viramontes, "El rey del tomate", diputado federal electo por el PAN

"¿A dónde dicen que puede ir el ciudadano común a hacer efectivo a los gobernantes aquello de 'Y si no, que el pueblo me lo demande'?..."

Jaime García Elías, periodista y conductor radiofónico

"Cuando dejas a la gente hacer cualquier cosa que quieran, tienes Woodstock. Cuando dejas a los gobiernos hacer cualquier cosa que quieran, tienes Auschwitz."

Doug Newman

"México tiene todo para despegar; pero está condenado a la mediocridad por la mezquinidad de su clase política."

Andrés Oppenhheimer

"Cada día compruebo que la clase en el poder se reparte la riqueza del país y los trabajadores somos víctimas de esa clase."

Carlos Bracho, actor y escritor

"El gobierno es exigente cuando el ciudadano falla, pero no cumple con su responsabilidad. Tenemos una burocracia de estrategas de escritorio, provenientes de la cofradía de la nalga planchada."

Eduardo Stettner

"Uno de los más constantes modos de corrupción, es el engaño elevado a la categoría de estrategia de gobierno."

Flavio Romero de Velasco, licenciado en Derecho y en Filosofía y Letras

"El poder subyuga y enceguece, pero después de que el mismo poder engendró lo que nunca se soñó, viene sin duda la réplica del hastío y el desengaño."

Jesús Gómez Fregoso, historiador

"¿Hasta dónde tienen que llegar nuestros políticos como para que nos hartemos y hagamos algo?"

Alvaro Cueva

"El poder no es un concurso de popularidad, y ejercerlo convoca muchos odios."

Flavio Romero de Velasco, licenciado en Derecho y en Filosofía y Letras

"Eticamente no se puede servir a un gobierno bajo el concepto de lealtad basado en la incondicionalidad."

Flavio Romero de Velasco, licenciado en Derecho y en Filosofía y Letras

"Nuestro sistema político, lejos está de ser una meritocracia. Es, por donde se le vea, una ineptocracia cuyos errores han ido acumulándose sexenio tras sexenio hasta conducirnos a la nación demeritada de nuestros días."

Flavio Romero de Velasco, licenciado en Derecho y en Filosofía y Letras

"El tiempo del ejercicio del poder de los hombres en el poder nos muestra continuamente y en no pocas oportunidades la dimensión de las desgracias de la humanidad."

Ryszard Kapuscinki, periodista

"El abuso del poder, algo tan consubstancial a la política que debería decirse: 'Fulano (o ya Fulana) nació para la política, le obsesiona el abuso del poder'."

Carlos Monsiváis

"Maldito sistema que todo lo corrompe."

Jesús Silva Herzog padre, al concederle el Senado la medalla Belisario Domínguez

"El inmediatismo y la improvisación son el cáncer de nuestra política."

Flavio Romero de Velasco, licenciado en Derecho y en Filosofía y Letras

"El fraude electoral es la cortina de humo de la clase gubernamental para ocultar la pésima elección de su candidato."

Carlos Monsiváis

"Nuestro país sigue siendo botín codiciado de los políticos y falta mucho para que sea de los ciudadanos. Nuestra labor es ésa: que los ciudadanos tengamos el poder."

Jesús Gómez Fregoso, historiador

"Un partido político es la locura de muchos en beneficio de unos pocos"

Alexander Pope

"El nivel simplemente tiene que subir, porque de tanto taparnos un ojo frente a la mediocridad nos estamos quedando tuertos, y no sólo de la mirada, sino de la voluntad y de la mente."

Ricardo Elías, arquitecto y empresario

"Ningún pueblo cree en su gobierno. A lo sumo, los pueblos están resignados."

Octavio Paz

"Cierto político pronunciaba un discurso de campaña. Dijo a los votantes: 'Mi adversario los ha estado engañando, defraudando y robando durante tres años. Ahora denme a mí la oportunidad'."

Armando Fuentes Aguirre "Catón"

"La clase política está tan ocupada tomándose su propio pulso que no se da cuenta del riesgo de una falla orgánica general. Quizá alguien debiera llamar a una ambulancia."

Jeff Israely

"El país ha sido tomado por ustedes."

Pedro Ferriz de Con, periodista, en la Cámara de Senadores

"Toda democracia tiene elecciones, pero no todo país que tiene elecciones es una verdadera democracia."

Nathan Thornburgh

"Podríamos clonar a todos los políticos y, a su debida edad, habrá que soltarlos a que pasten por el campo y se mantengan lejos de las ciudades donde son tan perjuiciosos."

Germán Dehesa

"El que un político se queje de la prensa es como si un capitán de navío se quejara del mar."

Enoch Powell

"El patriotismo es una droga."

Norman Mailer (dedicado a los presidentes y funcionarios que no paran de apelar a los símbolos nacionales para sus perversos fines)

"La sociedad mejoraría si pudiéramos minimizar los aspectos coercitivo-corruptores ineherentes a la administración política de la sociedad."

Sam Grove

"Si quienes nos gobiernan tuvieran la honestidad de los payasos, el mundo andaría de otra manera."

Alex Novarro

"Quienes venden, durante las campañas electorales, el discurso de que educación, seguridad y salud son sus prioridades, las 'catafixian', cuando llegan al ejercicio del mandato que el pueblo les otorga, por salarios, bonos y demás prebendas."

Jaime García Elías, periodista y conductor radiofónico

"En los tiempos de la Atenas clásica, en un trozo de cerámica los ciudadanos que querían desterrar a sus malos gobernantes escribían su nombre y, cuando los contaban, si sumaban por encima de una cifra determinada, el político debía abandonar la ciudad por un periodo de diez años. Durante el tiempo que permanecía fuera, sus bienes le eran respetados, y después podía volver y hacer una vida normal. A esta práctica se la llamaba, y se llama aún, porque la palabra no ha desaparecido, ostracismo."

Fermín Bocos

"En política, lo importante de los espejitos y la bisutería de las promesas no consiste en cumplirlas, sino en que alguien las acepte a cambio del oro de su voto."

Jaime García Elías

"Los políticos, como los perros, sólo entienden a periodicazos."

Sabiduría popular

"Los medios tienen la obligación de ser implacables con el gobierno cuando, por sus acciones u omisiones, representa un riesgo para los ciudadanos."

Ana María Salazar

"Políticos que viven pisando a los de abajo y lamiendo a los de arriba."

Pablo Neruda

"Para la solución de nuestros complicados y múltiples problemas, los políticos siempre hablan, invariablemente, de unidad, trabajo, austeridad y patriotismo. Frágil estrategia de palabras."

Flavio Romero de Velasco

"¿Qué tendrá que ver lo que se trajinan esos charlatanes, esos cantamañanas y esos hijos de la gran puta -las tres categorías más notorias de político nacional e internacional- con la realidad que tengo enfrente?"

Arturo Pérez-Reverte

"Mala gente, que camina y va apestando la tierra."

Antonio Machado

"Donde la autoridad decide meter la mano... con mucha más frecuencia de la deseable acaba metiendo la pata."

Jaime García Elías

"Uno de los atributos de los seres inteligentes es aprender de la experiencia ajena. Aquí, al parecer, nuestra clase política no llega a tanto. Diríamos, respetuosamente, que, en esto, no dan el ancho."

Norberto Alvarez Romo

"Siendo justos en la distribución de la estupidez, si la derecha mexicana es tontísima, la izquierda no lo es menos."

Germán Dehesa

"Los gobernantes poseídos de soberbia no requieren de consejeros ni amigos leales para orientar con prudencia su actuación pública. No los necesitan. Sus propias concepciones y decisiones políticas no están a discusión: son edictos para cumplirse, no para ser discutidos. Cuidado con los émulos del marqués de Croix, que sentenció: 'El pueblo está para obedecer y no para opinar de los altos asuntos del gobierno'. Luis XIV ('El estado soy yo'), muerto hace 293 años, aún alienta entre nosotros."

Flavio Romero de Velasco

"En política cualquier indocumentado afirma cualquier cosa, y no pasa nada."

Arturo Pérez-Reverte

"¡Guan, tu, tri, chin... a su ma... el PRI!, ¡Tri, tu, guan, chin... a su ma... el PAN! ¡Yo no fui, fue Teté, chin... a su ma... el perredé!"

Porra popular

"La desmemoria del ciudadano no es tanta como para marginar o absolver soberbias y arrogancias, inmodestias y endiosamientos, que muy difícilmente pueden ser arrojados con displicencia a los enormes basureros de la fatuidad política. De los gobernantes, muy difícilmente perdura la memoria de su obra material; su remembranza tiene más que ver con sus errores y desaciertos, sus dislates y desatinos. Sólo por ellos se les juzga y condena."

Flavio Romero de Velasco

"No son buenos tiempos para la política ni para los políticos. En su gran mayoría, los jóvenes la detestan."

Jorge Medina Viedas

"Es raro el gobernante al que su camarilla más íntima le permita conocer la situación real de los gobernados."

Jesús Gómez Fregoso, historiador

"La corrupción ya no es monopolio de 70 años del mismo partido en el poder. Ahora es un vicio compartido por todos los partidos políticos."

Flavio Romero de Velasco

"En México no estamos desesperanzados, estamos furiosos de que ni el desarrollo ni la democracia cumplan sus promesas."

Lourdes Arzipe, historiadora y etnóloga

"Nuestra democracia electoral está vulnerada por una clase política enferma de poder, por una sociedad civil pasiva, por grupos ilegales con una fortaleza que en ocasiones supera a la del estado y por unos medios fuera de todo control."

Genaro Lozano, académico del ITAM

"La gran mayoría de los políticos son hombres muy pagados de sí mismos, de sus ideas y de sus proyectos; creen saberlo todo y, por lo tanto, serles innecesario consultar con nadie, ni siquiera en ejercicio de autocrítica con ellos mismos."

Flavio Romero de Velasco

"El único fin del estado mexicano es la satisfacción de los intereses públicos."

Horacio Villaseñor Manzanedo

"México tiene todo para despegar, pero está condenado a la mediocridad por la mezquindad de su clase política."

Andrés Oppenheimer

"No está por demás reiterar que la legitimidad de la autoridad se deriva del pueblo y que en muchas ocasiones seguimos lamentando que los legisladores no representan al pueblo en lo que éste realmente quiere y busca. No es lo mismo legalidad que legitimidad."

Jesús Gómez Fregoso, historiador

"Ganar la batalla no significa cambiar positivamente la situación. Esto último es una meta ridícula. Ganar la batalla sólo quiere decir que independientemente del resultado, el gobierno siempre gana la batalla."

Carlos Monsiváis

"Sería una infamia que no lucháramos hasta el último esfuerzo por arrebatarle a los felones la posesión y usufructo de México. ¿Me entendiste, funcionario, o vas a seguir zanganeando?"

Germán Dehesa

"La basura es un negocio sucio... la política también."

Nemesio Maisterra

"El que hace la ley hace la trampa."

Eduardo García Máynez

"No pueden ustedes curar el cáncer con una mayoría de votos. Necesitan un remedio."

Winston Churchill

"México sigue siendo un monumento al auto elogio de la administración sólo comparable a lo que se hace en países como Cuba."

Luis Salomón, doctor en Derecho

"Que a un político no le interese la participación ciudadana mas que para ser electo como alteza imperial, no es nada nuevo."

Paco Navarrete

"La política es show business pero con gente fea."

Autor desconocido

"Abunda en nuestro medio político ese arquetipo de hombre sabihondo que está convencido de que, junto con las aguas bautismales, recibió el doctorado honoris-causa que le faculta para pontificar acerca de todo."

Flavio Romero de Velasco

"La política y los políticos mexicanos ya están desprestigiados."

Gustavo Enrique Madero, senador panista

"En el mentir, no hay distingos de partidos políticos, clases sociales o ideologías. Es un asunto cultural. Los gobernantes son gente que sale de nuestra misma sociedad."

Sara Sefchovich

"Nuestras autoridades, funcionarios y legisladores nos quieren hacer creer que todo lo que hacen es para beneficiarnos, para servirnos, para protegernos."

Sara Sefchovich

"Como todos los países, México está lleno de políticos imbéciles, sí, eso no es excepción, se agudiza en México porque son especialmente imbéciles. La gente en el poder es megalómana, sin excepción, enfermos de poder y utilizan al pueblo para llegar a donde están y hacer lo que quieren, entonces, el mexicano vive muy agachado."

Carlos Cuarón, realizador cinematográfico mexicano

"El ejercicio irresponsable del poder requiere de disfraces que oculten el rostro despreciable de la soberbia."

Flavio Romero de Velasco

"Lo que este país necesita es más políticos desempleados."

Winston Churchill

"Los espacios de libertad son a menudo amenazados mientras los intereses económicos y políticos tienen, no raramente, supremacía sobre el espíritu de servicio y el criterio del bien común."

Papa Benedicto XVI

"Es prudente no fiarse por entero de quienes nos han engañado una vez."

Descartes

"En época de elecciones, los candidatos reeditan las más impresionantes promesas, mientras hurgan en las cañerías políticas a ver qué trapos sucios pueden sacarle a sus adversarios."

Flavio Romero de Velasco

"Derechas, izquierdas, nacionalistas y demás oportunistas, ciudadanos de infantería incluidos, cada cual va a lo suyo. Impasible mientras no le toque. De manera que, como analgésico, a veces resulta útil atrincherarse en la risa. Reír, según la manera, es también un modo de ciscarse en su pinche madre. En la de ellos -rellenen ustedes con nombres la línea de puntos- y en la de los incautos e imbéciles que los engordan."

Arturo Pérez-Reverte

"La honestidad no es una virtud, es una obligación."

Andrés Calamaro, compositor argentino

"Los políticos mexicanos están acostumbrados a la política de hablar sin decir nada con el fin de no meterse en líos."

Sergio Sarmiento

"Nadie tiene el monopolio de la incompetencia, la corrupción o la desvergüenza. A unos se les nota más porque han gozado de la oportunidad de hacer gala de sus vicios; pero tampoco nadie puede preciarse de ser la expresión de la sabiduría, la honradez y la pericia. Por ello, los partidos deben hacer a un lado dinosaurios, dogmáticos y fundamentalistas."

Flavio Romero de Velasco

"Otro de los peores vicios de los políticos mexicanos: el que llega siempre cree que lo hecho no sirve y se asume como el nuevo salvador de la patria (cosa que casi nunca sucede)."

Víctor E. Wario Romo

"Ciudadanos mimados por los candidatos en la etapa de mendigar votos, y despreciados sistemáticamente, después de las elecciones, por los gobernantes."

Jaime García Elías

"La cortedad de miras en el mundo de la política contemporánea es en verdad deprimente."

Román Revueltas Retes

"Los políticos prefieren la abstención que el voto en blanco (nulo). Con la abstención han vivido siempre y han encontrado una forma de justificarlo todo."

José Saramago

"México requiere de ciudadanos que no se dejen engañar, que exijan cuentas claras y compromisos, pues en la medida que así sea habrá mejores políticos y gobiernos."

Felipe Calderón Hinojosa, presidente de México

"En el medio político no hay convicciones, sino conveniencias."

Flavio Romero de Velasco

"Soy extremadamente optimista en las posibilidades de un cambio político de fondo que se está construyendo desde abajo, al margen de partidos y clase política profesional."

Rubén Martín

"Evitad hasta donde podáis la propaganda política que es basura concentrada."

Germán Dehesa

"En la decadencia política, no hay límites en el descenso a los infiernos."

Juan José Millás

"Los políticos terminan simplemente no cumpliendo con lo que prometieron y ni siquiera pagan intereses."

Diego Petersen Farah

"Calderón se enorgullece de 'la sociedad subrogada' y de 'las elecciones subrogadas', ya encargadas por contrato a los partidos políticos, que dado el nivel de su inteligencia podrían también subrogar neuronas."

Carlos Monsiváis

"No hay nada más eficaz para corromper la palabra 'honor' que ponerla en boca de un político."

Arturo Pérez-Reverte

"Candidatos y candidatas se están deschongando por ganarse el derecho no de servir a la comunidad, sino el de percibir un jugoso salario exhornado de prestaciones, bonos, entres, pesquitas y maromas."

Germán Dehesa

"Hitler y Mussolini supieron hablar a las masas, en las que siempre predomina el cerebro emocional sobre el neocortical, el intelectual. ¡Manejaron emociones, no razones!"

Rita Levi-Montalcini, Premio Nobel de Medicina 2005

"Aquí el problema central es que el poder se escapó de las manos de los ciudadanos. No se escapó, se lo quitaron."

José Saramago

"A la democracia no se llega por las urnas, sino por la transformación cultural."

Lydia Cacho

"El lenguaje político está diseñado para que las mentiras suenen verdaderas y el asesinato parezca respetable."

George Orwell

"A los políticos les ha faltado el aliento y la audacia para la rectificación generosa y honrada. A falta de ella, lo único que les hemos escuchado son los adjetivos opacos de la justificación."

Flavio Romero de Velasco

"La patria tiene muchos males. Algunos son transitorios. Otros, como la clase gobernante ladrona, mentirosa y descerebrada, nos acompañan desde nuestros mismos orígenes y nuestra larga lucha ha sido por deshacernos de ellos, pero bien nos consta que no es fácil porque son un virus mutante."

Germán Dehesa

"Las sandeces jurídicas de tipo 'eso es contrario a la Constitución' tienen una solución muy sencilla, la misma que se ha usado 489 veces desde 1917: cambiar la Constitución"

Jorge G.Castañeda

"Los políticos hacen el cálculo de su rentabilidad en función de los beneficios que obtendrían en el futuro, no del interés público."

Carlos Mota

"La política es como la mierda, mientras más le mueves, más hiede."

Mtro. Víctor Cadena Aguayo

"Los políticos son como los pañales, se deben cambiar seguido, y por las mismas razones."

Autor desconocido

"Un estadista mira hacia la próxima generación... un político para la siguiente elección."

José de Jesús Covarrubias Dueñas

"Cuando andan en propagandas anda todo muy bonito, pero a la hora de la hora se hacen de lujos y el pobre es el que paga."

Virginia Angulo Díaz, comerciante

"El dinero público, no es para tenerlo guardado en el banco, sino para ejercerlo y llevar bienestar a la ciudadanía."

Gabriel Covarrubias Ibarra, extesorero del Estado de Jalisco y expresidente municipal de Guadalajara

"Político es sinónimo de bellaco. A la mezquindad de los políticos se ha venido sumando la rapacidad y la ignorancia [...] Más mamones de la teta pública, más zánganos que sostener."

Fernando Vallejo

"Nuestra ciudadanía está cansada de políticos y empresarios que no están ejerciendo el liderazgo suficiente para generar prosperidad a la sociedad."

Carlos Mota

"Pensar que sus señorías, partidos y políticos pìensan y sacarán al país adelante no es optimismo. Es otra cosa."

Nemesio Maisterra

"Necesitamos apoderarnos de nuestro país, nuestro país no nos pertenece, no es de nosotros, nos es ajeno porque las riquezas que aquí se encuentran no las disfrutamos, no se explotan en nuestro beneficio."

José de Jesús Covarrubias Dueñas, magistrado del TEPJF

"Hemos optado por un sistema presidencial porque confiamos aún menos en el poder legislativo que en el ejecutivo."

Diego Petersen Farah

"No debemos permitir que el desprestigio de la política y de los partidos políticos pongan en riesgo nuestra democracia, como ha ocurrido en otros países que ahora son autoritarios."

Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente de la Coparmex

"Los políticos dominan 2 maneras de burlar a la verdad: una, con viles mentiras; otra..., con encuestas."

Jaime García Elías

"Tomando en consideración que denigrar significa deslustrar el prestigio o la fama pública de una persona o de una institución -que, obviamente, no es el caso-, es imposible, por definición, denigrar a quienes, por su incapacidad para dedicarse a oficios honestos, han hecho de la política su modus vivendi."

Jaime García Elías

"Casi todos los políticos conocen bien el arte de actuar con tiento; pero desconocen en lo absoluto el arte de todas las artes políticas: el de retirarse a tiempo."

Flavio Romero de Velasco

"A la clase política ha perdido el dulce encanto de su propia voz: escucharse en los medios ha hecho que dejaran de escuchar a los demás."

Luis Petersen Farah

"Hasta determinados límites puede llegar la democracia; una cosa es el respeto a la voluntad ciudadana, y otra, muy distinta, perder el poder."

Político que prefirió permanecer en el anonimato

"En muchos países, la democracia lograda a través de grandes sacrificios personales y comunitarios ha hecho implosión. Ha sido rebajada por los partidos políticos -algunos otrora democráticos- a un mero recurso procedimental para realizar concertaciones y alianzas en torno a cuotas de poder que permitan administrar las recurrentes crisis de nuestros pueblos. Se ha convertido en una dinámica de arreglijos y parches al margen de principios y valores fundamentales, para intentar resolver los conflictos de poder que ellos mismos han creado."

Manuel Espino Barrientos, ex dirigente nacional panista ("Volver a empezar")

"Al poder hay que decirle que no para vigilarlo y limitar su tendencia a extralimitarse."

Fernando Gómez Aguilera, presidente de la Fundación César Manrique

"La pérdida de dignidad está presente en nuestros gobiernos. Han dejado de lado los valores del trabajo honesto, el ahorro y la justicia, que fueron importantes para el desarrollo."

Vidal Garza Cantú, profesor de Economía y Política Pública y director asociado de la Escuela de Graduados en Administración Pública y Política Pública, ITESM

"Me eché a llorar como un idiota. Por él, por mí, por esta trampa en la que nos ha metido esa estúpida pandilla de políticos incompetentes y embusteros, con sus brotes verdes y sus recuperaciones inminentes que siempre están a punto de ocurrir y que nunca ocurren."

Arturo Pérez-Reverte

"El mejor amigo del hombre es el perro; para el político es el chivo expiatorio."

Liébano Sáenz

"Sistema: avasalladora cofradía de oportunistas subvencionada por nuestra partidocracia."

Román Revueltas Retes

"La tradicional diplomacia mexicana, por lo general, ha sido una coladera donde cae de todo: invernadero de personajes incómodos y basurero de políticos."

Flavio Romero de Velasco

"Peor es la simulación que se ha hecho con media docena de intrusos, viles 'colados' en la Rotonda de los Jalscienses Ilustres: oportunistas del presupuesto en vida... oportunistas de la gloria después de muertos."

Jaime García Elías

"Los partidos políticos fueron diseñados para alcanzar el poder, luego entonces las 'artes' de que se valgan son cuestión de cada quien."

Cuauhtémoc Cisneros Madrid

"Muchos hombres públicos tienen el criterio ingenuo y optimista de que todos los problemas pueden resolverse con decretos al menudeo y declaraciones al por mayor."

Flavio Romero de Velasco

"Esa gentuza iletrada, infame, que ha hecho de la política su forma de vida y de nosotros su negocio, desvalija el país y se lleva por delante las instituciones en su ávida carrera por el dinero y el poder. Destroza el futuro. La impunidad de esos golfos la garantizan millones de ciudadanos apáticos sentados ante el televisor, viendo el fútbol, mientras aceptamos, aborregados, que nos conviertan en un país miserable."

Arturo Pérez-Reverte

"Buscan el poder por el poder, y no como vocación de servicio."

Onésimo Cepeda, obispo de Ecatepec

"La delincuencia no es el único riesgo que enfrenta el país, hay otra grave amenaza, la lucha del poder por el poder, que desvirtúa la democracia, al gobierno y a sus instituciones."

Enrique Peña Nieto, gobernador del Estado de México

"Los políticos son personas que, cuando ven luz al final del túnel, van y compran más túnel."

John Quinton

"La silla presidencial está embrujada: cualquier persona buena que se sienta en ella se convierte en mala."

Emiliano Zapata

"Si en apariencia tomo parte en política, ello se debe exclusivamente a que en la actualidad la política nos rodea igual que el abrazo de una serpiente del que no podemos desasirnos por mucho que lo intentemos. Por lo tanto, deseo luchar con la serpiente: primero ellos te ignoran; más tarde se ríen de ti; luego te hacen la pelea y entonces... ¡tú ganas!"

Gandhi

"Si creen que con callar algo se resuelve, están muy equivocados. A menos que así busquen calmar sus conciencias, como si ésas fueran la conciencia nacional."

Joaquín López-Dóriga V.

"Aquí se piensa que sin gobernantes las empresas no prosperarían. Pero la realidad es que son los emprendedores los que llevan la batuta del crecimiento."

Carlos Mota

"No agreguemos una hoja más a la torre de papel de mil comisiones deliberantes a las que tan afectos somos, y en las que simulamos la búsqueda de fórmulas milagrosas para problemas de toda índole, que sólo reclaman mucho de sentido común y no poco de sensibilidad política."

Flavio Romero de Velasco

"Tal vez si los políticos pensaran menos en ellos y más en sus conciudadanos, muchos problemas tendrían una solución más rápida de la que pensamos."

Fernando Ortega, gobernador de Campeche

"Un sistema electoral que no ofrece opciones, que sólo sirve para legitimar (como en Túnez o Egipto) a las camarillas en el poder, es obsoleto y debe ser removido."

Jorge Zepeda Patterson

"No hay moral en la política: sólo conveniencia."

Lenin

"Los partidos dicen que voto mata ideología y todos contra uno y uno contra todos. Y tan campantes."

Nemesio Maisterra

"La ciudad no puede vivir a la ocurrencia de los políticos y equipos técnicos en turno."

Diego Petersen Farah

"En todos los partidos la mezquinidad parece ser una constante."

Cuauhtémoc Cisneros Madrid

"El remedio de los males que atormentan y aquejan a la nación, muy lejos estamos de esperarlo de la plutocracia ensoberbecida que México soporta."

Flavio Romero de Velasco

"¡Políticos, sus patrones los mexicanos los estamos viendo!"

Universidad Michoacana de San Nicolás Hidalgo

"Los que proclaman y reclaman una sociedad más justa y equitativa son los mismos políticos insumergibles de siempre que han vivido en el penthouse del edificio social, ajeno y lejano a las preocupaciones de los hombres de a pie."

Flavio Romero de Velasco

"En política control de presupuesto es poder."

Diego Petersen Farah

"El gobierno, en lo general, causa más daños que beneficios."

Carlos Enrigue

"De muchos años a la fecha, el discurso político en México es una triste retórica desvencijada."

Flavio Romero de Velasco

"Nuestros políticos no necesitan que los insulten para que nos demos cuenta de lo que están haciendo. Ellos se insultan solos."

Alvaro Cueva

"Mala gente que camina y va apestando la tierra."

Antonio Machado

"¿Por qué dejamos que nos gobiernen los peores, mentirosos y a los que no tenemos confianza?"

Nemesio Maisterra

"Necesitamos gobernantes. Políticos no."

Nemesio Maisterra

"Pienso luego estorbo."

Grupo español 15M

"Defiendo el derecho fundamental de la democracia de elegir al gobernante sin intermediarios, sin instituciones tutoras de mi decisión que me obliguen a votar por quien ellas me ofrezcan a su imagen, semejanza y conveniencia, forzando mi ingreso a un rebaño donde les gustaría verme y en el que no quiero estar."

Jacobo Zabludovsky

"Es un grave problema de nuestra época el que los hombres que ingresan a la vida pública, más que ser útiles, aspiran a ser importantes."

Winston Churchill

"Deben eliminarse las prácticas en la obra pública donde el amiguismo y el negocio están sobre la calidad profesional del proyecto y de su ejecución."

Alfredo Hidalgo Rasmussen

"La gente deshonesta siempre triunfa."

Guillermo Martínez Mora, regidor panista de Zapopan

"Tenemos gobierno de tercer mundo porque tenemos ciudadanos de cuarto mundo."

Carlos Ayón

"Una gran parte de la nueva generación política está caracterizada por una avidez sólo comparable a su ineficiencia."

Flavio Romero de Velasco

"Uno es el interés de México, y otro el de los políticos."

Armando Fuentes Aguirre "Catón"

"Aquí hemos hecho de la democracia una agencia de colocaciones y un instrumento para que las oligarquías políticas mantengan el statu quo y aseguren seguir mamando de la ubre oficial."

Razón y Acción

"No votes. No te dejes engañar por los bribones de la democracia, y recuerda siempre que no hay servidores públicos, sino aprovechadores públicos. Escoger al malo para evitar al peor es inmoral. No alcahuetees a ninguno de estos sinvergüenzas. Que el que llegue, llegue respaldado por el viento y por el voto de su madre, y si por la falta de tu voto, porque el día de las elecciones no saliste a votar, un tirano se apodera de tu país, mátalo."

Fernando Vallejo, escritor

"No me preocupa el grito de los violentos, de los corruptos, de los deshonestos, de los sin ética. Lo que más preocupa es el silencio de los buenos."

Martin Luther King

"La incompetencia de los gobiernos o su incapacidad de satisfacer las expectativas de la sociedad, pavimenta el camino para el surgimiento de demagogos o de salvadores de la nación."

Fernando Henrique Cardoso, ex presidente brasileño

"El potencial mercadológico de un candidato es irrelevante a su capacidad de gobernar."

Juan María Naveja Diebold

"Para que un partido que no está en el poder le gane a uno que está gozando del presupuesto está en chino."

Carlos Enrigue

"Forman mayoría los gobernantes que priorizan la retórica sobre las acciones, y responden con discursos lo que en la práctica han sido incapaces de afrontar."

Flavio Romero de Velasco

"Les tienen miedo a los ciudadanos libres."

Manuel J.Clouthier

"Es hora de aullar, porque si nos dejamos llevar por los poderes que nos gobiernan, y no hacemos nada por contrarrestarlos, se puede decir que nos merecemos lo que tenemos."

José Saramago

"Puede llegar el caso extremo que ninguno de los candidatos sea digno, y lo mejor es la abstención."

Cardenal Juan Sandoval Iñiguez

"En un país donde la gente no cree en los políticos, decirle a uno que es un mentiroso no es un ataque. Lo que digan del candidato priista se aplica a todos los demás."

Autor desconocido

"Pocas cosas hay más temibles que un sistema empecinado en que la verdad no se conozca."

Jaime García Elías

"La mayoría de los políticos sólo en campaña se bajan de la camioneta."

Diego Petersen Farah

"Es triste el panorama de multitud de políticos que ayer agacharon la cabeza para adular a quien hoy execran."

Flavio Romero de Velasco

"A quienes viven postrados ante el dios de la ganancia, se les debe recordar el famoso pasaje del Evangelio en el que Jesús dice: 'En verdad os digo que las prostitutas y los publicanos os precederán en el reino de los cielos'."

Flavio Romero de Velasco

"No somos antipartidistas, los partidos son antinosotros."

Pancarta en la marcha YoSoy132

"Cuando un político pierde el poder, todo su tiempo lo emplea en tramitar activamente su proceso de beatificación."

Flavio Romero de Velasco

"Las virtudes morales de un gobernante no lo eximen de la responsabilidad de ser eficaz. La honestidad no vacuna a los funcionarios contra los desatinos. El hecho de ser honestos y bien intencionados, no es razón suficiente para que la comunidad otorgue un poder incuestionable."

Flavio Romero de Velasco

"La ley la hicieron para protegerlos a ellos y perpetuar el sistema, no es para ninguna otra cosa. Caramba, ¿es tan difícil de entender?"

Jorge Zul de la Cueva

"En México hoy la política no está controlada ni por la ley ni por la ética."

Miguel Bazdresch Parada

"Quienes cobran por gobernar como si supieran (como si supieran gobernar, lo que está por verse; no como si supieran cobrar, lo que está sobradamente demostrado), o no tienen muy clara la idea de lo que significa gobernar, o suponen que hacerlo se reduce a aprender a nadar en el fango."

Jaime García Elías

"Se busca exiliar a los políticos incompetentes, ya que los partidos no han sido una vía adecuada para crear bienestar."

Guillermo Fadanelli, escritor

"Partidocracia y poderes fácticos cercenan los alcances democráticos de la Constitución."

Jaime Preciado Coronado

"Las instituciones públicas no están sirviendo para resolver los problemas de la gente, hace tiempo que se corrompieron, hace tiempo que comenzaron a apestar."

Rubén Martín

"Político honorable es un contrasentido, una imposibilidad ontológica. Un político es una alimaña."

Fernando Vallejo, escritor colombiano

"No es frecuente en este país que se pueda elogiar a los funcionarios públicos por inteligentes, ilustrados o sensatos. Y menos aún, para vergüenza colectiva, por su probidad."

María Palomar

"Como los políticos mismos nunca creen lo que dicen, se sorprenden cuando alguien sí lo cree, resultando peligroso tener la razón cuando el gobierno está equivocado."

Francisco Baruqui

"Si los gobiernos están formados por gente mediocre, que sólo busque intereses personales, los resultados serán por consecuencia mediocres."

César de Anda Molina

"La calidad de la gestión privada en México se acerca a los estándares globales mientas la gestión pública local se ha rezagado enormemente."

Luis Ernesto Salomón, doctor en Derecho

"Hoy es el tiempo de los ciudadanos, pues todo indica que el Estado está llegando a su límite."

Miguel Bazdresch Parada

"En política todo lo que se arrastra, sube."

Autor desconocido

"La desgracia de las grandes ciudades ha consistido en poner en manos de políticos mediocres, los temas que debieron ponerse en manos de excelentes urbanistas."

Jaime Lerner

"Si algo queda claro en la secuela de la elección presidencial es que ganar el poder cohesiona y unifica; la pérdida fragmenta y confronta."

Federico Berrueto

"Decía una afable ancianita que lo que se debería pedir con fervor es que Dios, la madre naturaleza o el universo, [es que] quitara de nuestro camino a los imbéciles con poder. Nada más peligroso, decía, que tener que enfrentar las ocurrencias de un orate, que por la razón que fuera, contara con los medios para prosperar en sus dislates."

Alejandro Irigoyen Ponce

"Los políticos son como los cines de barrio, primero te hacen entrar y después te cambian el programa."

Enrique Jardiel Poncela

"El que no se atreve a ser inteligente, se hace político."

Enrique Jardiel Poncela

"La búsqueda neurótica del poder mantiene a la república en un estado de futurismo perenne."

Flavio Romero de Velasco

"México es un país que se ha especializado en generar códigos electorales."

Héctor Raúl Solís Gadea, rector del CUCSH de la Universidad de Guadalajara

"La conducta de los políticos siempre es, por principio, grotesca y proclive al disparate."

José Israel Carranza

"Los peores engendros que ha generado el universo son los políticos. Los monstruos más terribles son los políticos, no hay ninguna duda en mi cabeza."

Guillermo del Toro, cineasta mexicano

"Como todos los países, México está lleno de políticos imbéciles; sí, eso no es una excepción, se agudiza en México porque son especialmente imbéciles."

Carlos Cuarón, cineasta mexicano

"Así es como se vengan los políticos: dejando que la nada consuma lo poco que otros hicieron."

Juan Manuel Herrera

"A los políticos lo que los une es la supervivencia."

Diego Petersen Farah

"Según mi estimación más conservadora al 95% de la población la actividad gubernamental no le interesa salvo cuando se fijan en ellos que -hay que decirlo- es cuando éste los quiere fregar."

Carlos Enrigue

"Políticos del siglo XXI que desprecian a los ciudadanos de a pie. Los que pagan impuestos y no bloquean calles ni apedrean policías. Jódanse."

Ciro Gómez Leyva

"Muy pocos hombres saben estar bien plantados frente a las personas con poder. En el ambiente político, los individuos acomodaticios se conocen en el exceso de finuras y reverencias."

Flavio Romero de Velasco

"En una democracia deficiente como la mexicana, lo propio de los políticos es prometer para luego, impunemente, incumplir."

José Israel Carranza

"Así son los políticos: primero ellos y sus intereses de partido y luego, casi nunca, todos los demás, que somos todos nosotros."

Joaquín López-Dóriga V.

"Tendremos mejores políticos y funcionarios cuando sus carreras sean impulsadas por acciones y obras que el ciudadano premie y no exclusivamente por lógicas clientelares y partidistas."

Jaime Barrera Rodríguez

"Cuando los políticos se asustan, suelen ser más eficientes."

Diego Petersen Farah

"Por lo que se ve, la actividad política ha sido llevada en nuestros días a su dimensión más pequeña y tramposa."

Flavio Romero de Velasco

"Puro visionario en el Congreso, sólo pensando en la siguiente elección."

Allá en La Fuente

"Causa de renovada decepción ciudadana de las nuevas generaciones, ha sido el empeño recurrente de los partidos políticos, elección tras elección, de escoger gran parte de sus candidatos a cargos de elección popular de entre lo más podrido de sus huacales. La postulación de los mismos rostros insumergibles de siempre, y en las promociones de herederos de alcurnias políticas que sin más apoyo que sus apellidos, desplazan de oportunidades electorales a jóvenes valiosos, que decepcionados, se les empuja a las filas del resentimiento social."

Flavio Romero de Velasco

"Nuestros gobernantes jamás han sabido planear a largo plazo y sobre todo, respetar lo que a largo plazo se planea, todos quieren ser reyes a como dé lugar, ya que para lograrlo disponen solamente de 6 años."

Armando González Escoto

"Una clase política corrupta no tiene la credibilidad para pedir sacrificios necesarios para el bien común."

Rocco Buttiglione, ideólogo democratacristiano

"Las organizaciones no gubernamentales suelen producir urticaria a los políticos por muchas razones: les resultan incómodas, entrometidas, críticas y difícilmente controlables."

Jorge Zepeda Patterson

"Todos los políticos son mentirosos, pero no todos los mentirosos son políticos."

Manuel J.Jáuregui

"Debe haber una ética de la victoria, pero también una ética de la derrota. De lo contrario se entra en la espiral viciosa de la alternancia política por desalojo, la vieja tradición iberoamericana de alternancia, derribando al presidente en turno, o deslegitimando procesos electorales ganados e instituidos con dificultades, dada la tradición autoritaria y personalista de nuestra política."

Flavio Romero de Velasco

"La política es la actividad preferida de las partes más degradadas de nuestras clases delictivas."

Ambroce Bierce

"La clase política mexicana corrupta y degradada sólo piensa en perpetuarse en el poder y no [en] resolver los problemas de la población."

Rubén Martín

"La mitad de los políticos no saben hacer nada, y la otra mitad son capaces de hacer cualquier cosa."

Michel Gérard Joseph Colucci "Coluche"

"No te gustan los candidatos, tu voto nulo vale, cruza toda la boleta."

Luis Jorge Cárdenas Díaz

"Nepotismo y favoritismo, falta de rendición de cuentas y la opacidad son actitudes, mañas arraigadas, la marca tradicional de los grupos (de todos colores) que se han hecho de los espacios de poder en México."

Alfredo Paredes

"Los políticos son cómplices, se necesitan mutuamente. Tras pelearse en el parlamento, fuera les falta besarse en la boca casi con lengua."

Arturo Pérez-Reverte

"Los intereses de grupo y de partidos han suplantado a los intereses de los ciudadanos comunes."

Diego Petersen Farah

"De golpe se acercan unas elecciones y no sabes a quién votar. Sé lo que no quiero votar, pero lo que quiero votar no lo veo. Eso produce una impotencia enorme y los políticos deberían darse por aludidos."

Pedro Almodóvar

"Los errores los cometen los gobernantes y las consecuencias las pagan los gobernados. O sea, que los ciudadanos nos encontramos en un asombroso estado de indefensión: inclusive en las sociedades democráticas, estamos a merced de las necedades perpetradas por los politicastros y sus malas decisiones nos afectan directísimamente."

Román Revueltas Retes

"La permanencia y militancia en un partido político, es una prerrogativa que se paga con aquiescencias, con quehacer subordinado y con proselitismo vacío de criterio."

Flavio Romero de Velasco

"El gobierno actúa sólo cuando se desborda un problema."

Gabriela Aguilar

"Un político cargado de oro, tiene el rebuzno sonoro."

Autor desconocido

"Los partidos políticos son el mayor daño para México."

Jaime Rodríguez "El Bronco", gobernador de Nuevo León

"La política se ha vuelto un espectáculo de impunidad, frivolidad y abuso. Los políticos no están escuchando. No están respondiendo a las necesidades de los mexicanos."

Katia D'Artigues Beauregard

"A los ciudadanos se les exige en su vida cotidiana un desempeño cada vez más eficaz, mientras que pareciera que a las estructuras públicas no se les exige y se perciben en algo así como instancias de privilegio."

Luis Ernesto Salomón, doctor en Derecho

"No hay gobierno que no haga daño."

Carlos Enrigue

"Cuando el Estado quiere, puede. La pregunta es por qué casi nunca quiere. Tanta y tan auto celebrada eficiencia del Estado mexicano se da sólo cuando la sobrevivencia de los grupos de poder se ve amenazada."

Diego Petersen Farah

"En la política y particularmente en los partidos (todos) los controles de calidad son mínimos por no decir inexistentes."

Diego Petersen Farah

"Moreira, similares, conexos y derivados, son el sistema."

Jaime García Elías

"En los presídiums oficiales, sólo alcanzamos a ver a profesionales de la sobrevivencia política, que en su carrera han probado las mieles del escenario y los vinagres de la exclusión. Son los mismos políticos insumergibles de siempre."

Flavio Romero de Velasco

"A la juventud nada les dice el mediocre lenguaje político del presente, ni pueden sentirse feligreses de un mezquino culto entre cuyos sacerdotes, monaguillos y sacristanes, andan revueltos y entusiastas líderes enriquecidos, banqueros peripuestos, desaprensivos secretarios de estado, políticos y expolíticos millonarios, socialistas arrepentidos, y hasta maestros y ministros con la toga a rastras."

Flavio Romero de Velasco

"Los políticos ahora se rodean de mercadólogos y tecnócratas, pero no de intelectuales que tienen una visión erudita y sin duda alguna, mucho más responsable y menos pragmática, en función de las necesidades de la sociedad, que la de profesionales inmediatistas."

Laura Castro Golarte

"Cuando los políticos no entienden que no entienden, el riesgo es altísimo."

The Economist

"La clase política al final de cuentas, como decían los priistas, puede destrozarse pero nunca se hará daño."

Salvador Camarena

"Los políticos piensan más en lo que viene que en sus responsabilidades actuales."

Gabriela Aguilar

"Los electores dejan claro que la gestión pública eficiente es un hecho 'normal' que constituye un mínimo aceptable y no un mérito que premiar."

Luis Ernesto Salomón, doctor en Derecho

"Las cleptocracias no se llevan bien con la educación de calidad."

Claudio X. González, presidente de "Mexicanos Primero"

"Los acusé de corruptos, no de pendejos."

José Vasconcelos

"Los millennials consideran a los partidos no como una solución a los problemas, sino parte del problema."

Samuel Aguilar, exsecretario de Acción Electoral en el PRI

"¿No debería ser la clase política, empezando por el Primer Mandatario, la que ponga el ejemplo de probidad y no de corrupción?"

Laura Castro Golarte

"Estamos ante una crisis, o varias, provocadas por la mano de la clase política que ha traído la democracia mexicana, el federalismo malogrado y la codicia patológica de un grupo de cuatreros que llegaron por la vía democrática al poder."

Gil Gamés

"La corrupción era antes, con el PRI, una pirámide; ahora, con la democracia, es una telaraña."

Héctor Aguilar Camín

"En política hasta la cárcel se negocia. Con aliados y con adversarios."

Carlos Loret de Mola A.

"El juego de las elecciones, en México, consiste, esencialmente, en que gane una facción... y que el pueblo se fastidie. Al fin que ya está acostumbrado."

Jaime García Elías

"A todos nos gustaría votar por el mejor candidato, pero nadie lo postula."

Kin Hubbard

"Nuestro verdadero, mayor y más acuciante problema sigue siendo la clase política mexicana."

Armando González Escoto

"En los partidos políticos, especialmente en el PRI, la meritocracia no es el nombre del juego."

Raymundo Riva Palacio

"El político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones."

Winston Churchill

"Lo que los ciudadanos deberían tomar son los partidos, meterse y tomar el control de ellos, y marginar a las mafias burocráticas que se han apoderado de ellos."

Antonio Helguera, caricaturista

"Necesitamos una reforma política. Los partidos encontraron que la democracia simulada que tenemos es un enorme negocio. Somos dueños del voto el domingo de elección. Al día siguiente, nuestro voto caduca."

Juan Villoro

"Los gobierno en México no se han dedicado a combatir los problemas, se han dedicado a administrarlos."

Juan Villoro

Publicado en El Informador el 29/sep/07


Probablemente en su pueblo se les recordará
como a cachorros de buenas personas,
que hurtaban flores para regalar a su mamá
y daban de comer a las palomas.

Probablemente que todo eso debe ser verdad
aunque es más turbio cómo y de qué manera
llegaron esos individuos a ser lo que son
ni a quién sirven cuando alzan sus banderas.

Hombres de paja que usan la colonia y el honor
para ocultar oscuras intenciones:
Tienen doble vida, son sicarios del mal,
entre esos tipos y yo hay algo personal.

Rodeados de protocolo, comitiva y seguridad,
viajan de incógnito en autos blindados
a sembrar calumnias, a mentir con naturalidad,
a colgar en las escuelas su retrato.

Se gastan más de lo que tienen en coleccionar
espías, listas negras y arsenales;
resulta bochornoso verlos fanfarronear
a ver quién es el que la tiene más grande.

Se arman hasta los dientes en nombre de la paz,
juegan con cosas que no tienen repuesto
y las culpa es de otros si algo les sale mal.
Entre esos tipos y yo hay algo personal.

Y como quien en la cosa nada tiene que perder
pulsan la alarma y rompen las promesas
y en nombre de quien no tienen el gusto de conocer,
nos ponen la pistola en la cabeza

Se agarran de los pelos pero, para no ensuciar,
van a cagar a casa de otra gente
y experimentan nuevos métodos de masacrar,
sofisticados y a la vez convincentes.

No conocen ni a su padre cuando pierden el control,
ni recuerdan que en el mundo hay niños
Nos niegan a todos el pan y la sal.
Entre esos tipos y yo hay algo personal.

Pero eso sí, los sicarios no pierden la ocasión,
de declarar públicamente su empeño,
de propiciar un diálogo de franca distensión,
que les permita hallar un marco previo.

Que garantice unas premisas mínimas
que faciliten crear los resortes
que impulsen un punto de partida sólido y capaz
de este a oeste y de sur a norte,

Donde establecer las bases de un tratado de amistad
que contribuya a poner los cimientos
de una plataforma donde edificar
un hermoso futuro de amor y paz.

Joan Manuel Serrat - Algo personal (1983)

Si me eligen...

(Publicado en El Informador del 17 de marzo de 2007).

Manifiesto del ciudadano

El siguiente mensaje debería ser leído diariamente después del himno nacional en radiodifusoras y televisoras del país - el webmaster.

Ahora resulta que somos los mexicanos de a pie, los que tenemos que hacer algo por el país, como si no tuviéramos generaciones completas haciéndolo. Sólo les quiero hacer notar a esos encumbrados empresarios y políticos, que gracias a que la inmensa mayoría de los mexicanos hemos hecho lo que nos correspondía, es que ustedes gozan de la calidad de vida que llevan, no sólo tienen riqueza económica sino poder sobre mucho de lo que pasa en el país, y eso significa, propiciar o impedir que sucedan las cosas.

Somos todos esos, los cajeros, los albañiles, los carpinteros, los contadores, las secretarias, los meseros, los cocineros, los maestros, los ingenieros, los lavacoches, los dueños de changarros, las enfermeras, los cantineros, en fin, todos esos millones de mexicanos que tuvimos la oportunidad de tener un medio honesto de ganarnos la vida y no debimos largarnos de nuestro país para que nos humillen en el vecino, los que no tuvimos que arriesgar el pellejo delinquiendo porque esa era la única alternativa a tener los lujos que ustedes tienen sin despeinarse un cabello, somos todos esos los que han hecho que el país sea lo que es, aun a pesar de todas las trabas que nos han puesto para desalentarnos para seguir adelante.

Sí somos culpables de algo muy grave, y es el de permitir los abusos que día a día atestiguamos, ahora dígame alguien, quien sea, ¿cómo le hacemos millones de mexicanos para simplemente y ejemplificando, impedir que el sindicato nacional de maestros esté en manos tan nefastas? ¿Que las autoridades no se coludan con la delincuencia organizada? ¿Que no se roben el dinero del presupuesto? ¿Que las dependencias gubernamentales sean eficientes? En pocas palabras, para que se les quite lo sinvergüenza.

Estoy seguro de que muchos haremos, además de nuestras obligaciones, lo que sea para eliminar a esa lacra que nos impide vivir con la tranquilidad que merecemos.

Óscar Armando Gómez Mariscal
(v.pág.19 "correo" del periódico Público del 11 de junio de 2010).


LOS HECHOS


Presenciamos los acosos entre los políticos como la semilla de discordia en la que se contemplan acusaciones,que finalmente parecen disparos al aire, sin alcanzar el impacto consciente de la población cuya meta es ver cumplir y hacer cumplir la Ley, que para eso se trazó. El nefasto ejemplo está vigente en la criminalidad, ajena a los principios y valores conducentes a una vida tranquila y dotada de prosperidad.

Responsabilidad es un concepto disperso o al menos olvidado en el lenguaje dentro de las campañas, quedando al margen de las promesas carentes el sustento.

Carlos Cortés Vázquez
(v.pág.5-B del periódico El Informador del 22 de abril de 2018).

Sufriendo el último tercio de las absurdas campañas electorales, que cuando menos en mi entorno vital no han causado el entusiasmo que declaran los aspirantes al hueso; más que al hueso, a la carnita que lleva incluida. Pero que deseo la gocen y lo cierto es que como a mí me enfadan, no he profundizado ni pienso hacerlo en sus propuestas, aunque, superficialmente por las promesas publicadas yo creo que esta campaña bien podría señalarse como en las discusiones infantiles "un puntito más de lo que tu digas".

Y así, si un candidato dice que se rebajará el sueldo (que el salario entendemos es la mínima parte del ingreso) pero rebaja que nunca ha sucedido, cuando menos en forma sustancial; el siguiente candidato dirá que el donará su parte, a lo que un 3o. dirá que él o ella no va a cobrar ni un cinco y obligue a otro a afirmar que de su dinero repartirá 5 o 10 veces su salario. Desde luego que es evidente que ninguno tiene, ni por asomo, ganas de cumplir con esa promesa -ni aunque la firme-, pero algo tienen que decir, al fin que se trata de platicar.

De la misma forma uno promete que llegado al paraíso, si así lo decide la voluntad popular, abrirá 10 escuelas al mes, el siguiente prometerá 15, el siguiente dirá que le robaron la idea, que él o ella pensaba dar 20 y así sucesivamente irán aumentando la oferta y creo que ya vamos en oferta de una o varias universidades. Desconozco el nivel académico y estudiantil de los señores y señoras candidatos y candidatas, pero es de agradecer que tengan la sabiduría como elemento de desarrollo.

Claro que unas escuelas o universidades por excelentes que sean no sirven de nada -o de muy poco- si solo producen conocimiento; éstas solo servirán si es que van acompañadas de gadgets tecnológicos y así, la oferta solamente tendrá sentido si es que puede darse a los alumnos y por qué no también a los docentes computadoras "de última generación" y transvales, aunque los odien los transportistas, y como con hambre no se puede aprender, pues las instalaciones tendrán comedores en que lucirán mesas como en las películas de Juan Orol con frutas que se desborden.

Como ellos son deportistas eliminaremos los horrores de la comida grasosa, de esas fritangas de las que tanto gustamos los ciudadanos comunes, que no tenemos acceso a tan deseada sabiduría.

De ahí seguirán pensiones para hombres viejos, panzones y pelones, a las madres -no distingo si solteras o casadas- a las abuelas y a las entrañables quinceañeras su fiesta con chambelanes. A este respecto sugiero cuidar las manos de los que reparten.

Y el colmo lo será que los aspirantes han decidido hacer debates, a todos los niveles, sin edecanes. ¡A quién se le ocurre y a ver quién los ve!

Carlos Enrigue
(v.pág.5-B del periódico El Informador del 22 de abril de 2018).

En México, el voto nulo continúa sin efectos. A diferencia de otros países, donde incluso se puede forzar a una 2a. vuelta a través del voto en blanco, en el país sólo pueden aspirar a que se dé un nuevo escrutinio y cómputo en algunas casillas cuando el porcentaje resulte superior a la diferencia obtenida entre el 1o. y 2o. lugar.

En las últimas 3 elecciones presidenciales, éste ha representado un promedio del 2% de la votación total, y en la de senadores y diputados ha rebasado incluso el 5%, una situación que se asemeja a la de Jalisco en las elecciones de gobernador.

En 2006, por ejemplo, a nivel nacional se emitieron más de 900,000 votos nulos (2.17% de la votación emitida), que superaron los más de 243,000 votos que resultaron como diferencia en las votaciones obtenidas entre los 2 candidatos punteros: Felipe Calderón y Andrés Manuel López Obrador (14.9 y 14.6 millones de votos, respectivamente). Proceso que se convirtió en el más cerrado del país.

Los votos nulos incluso han superado los de algunos partidos pequeños. En el 2006 estuvieron por arriba de los del Partido Nueva Alianza, y en 2012 fue superior a la obtenida por Movimiento Ciudadano y el Partido Verde (sin coaliciones).

Para que el voto en blanco sea vinculante, algunas fracciones han presentado iniciativas para que sean un factor de invalidez de una elección, o permitan reducir el financiamiento a partidos políticos. Sin embargo, por falta de apoyo han quedado en intentos.

En los procesos de 2006 y 2012, el porcentaje de abstencionismo ha sido superior a los votos obtenidos por los candidatos con mayor número de votos. Hace 12 años, fue del 41%, mientras que el 1er. lugar (Felipe Calderón) obtuvo el 35.8% de la votación. En 2012, fue de 36.9%, por encima del 36.3% obtenido por el ganador (Enrique Peña Nieto).

Algunos de los países donde el voto nulo o en blanco puede provocar una 2a. vuelta son Colombia, Ecuador, El Salvador y Perú.

En las últimas 3 elecciones a la gubernatura, el voto nulo ha venido a la alza en Jalisco. Aunque los promedios se mantienen similares a los de nivel federal, estos se incrementaron en más de 40,000.

En el año 2000, en el estado se registraron 34,736 votos nulos: el 1.61% del total de la votación. En el 2006 se incrementó a 54,214: un 1.89% del total de sufragios emitidos, y para 2012 se obtuvieron 81,329 votos nulos (2.39%).

La iniciativa presentada el año pasado por senadores del PRD, PT y el independiente Armando Ríos Piter, proponía que cuando los votos nulos superen a los de los candidatos, la elección sea anulada.

Además, se busca que los votos nulos tengan un valor en los cómputos electorales y se descarten a la hora de realizar las fórmulas para distribuir presupuesto para partidos.

En el documento de la iniciativa, que se quedó en comisiones previo al actual proceso electoral, se destaca que el objetivo es darle reconocimiento al voto nulo, lo que posiblemente permitiría una disminución del abstencionismo y obligaría a los partidos políticos a replantear su políticas de acción y trato con los ciudadanos.

En las elecciones federales de 2006, los votos nulos representaron el 2.17% de la votación total emitida; mientras que en las de 2012, fue de 2.47%, y en las elecciones de 2015 aumentaron al 4.76%.

"Tanto la anulación del voto como el abstencionismo son una forma de expresión ciudadana en contra del sistema o de los propios candidatos. No obstante que tanto las cifras de abstencionismo, como la anulación de los votos van hacia arriba, no existe legalmente una forma en que válidamente el ciudadano pueda expresar el descontento con el sistema de partidos".

La iniciativa busca dar claridad a la validez del voto nulo, con los alcances y consecuencias jurídicas que pudiera tener. Sin embargo, la propuesta se quedó en la congeladora. Este año, el senador panista, Jesús Santa García, presentó también una iniciativa para darle validez al voto nulo. Propone que si éstos superan a los de algún partido, se le descuente la mitad del financiamiento.

Voto en blanco a escala internacional

Colombia. No sólo se le reconoce validez sino la posibilidad de que, bajo ciertas condiciones, un determinado volumen de votos en blanco obligue a repetir una elección. También lo es por la serie de prerrogativas que se da a los partidos y organizaciones sociales que participan como promotores del voto en blanco en las campañas.

Ecuador. El porcentaje de votos nulos puede dar lugar a que se declare la nulidad de una elección cuando estos superen "a los votos de la totalidad de candidatos, o de las respectivas listas, en una circunscripción determinada, para cada dignidad".

El Salvador. Según el artículo 325 del Código, una elección será declarada nula por el Tribunal, entre otros casos, cuando los votos nulos y abstenciones "superen a la totalidad de los votos válidos en la elección de que se trate".

Perú. La autoridad electoral (Jurado Nacional de Elecciones) puede declarar la nulidad de las elecciones cuando los votos en blanco, sumados o separadamente, superen los 2 tercios del número de votos válidos.

España. El voto en blanco es válido y además se toma en cuenta en el reparto de escaños. En España se utiliza la ley D’Hondt, por la que los escaños se distribuyen entre los partidos en función del total de votos emitidos, por lo que el voto en blanco se suma al número total de votos del escrutinio, a partir del cual se calculan los porcentajes de representación. De allí se desprende que el voto en blanco eleva el umbral de votos para que los partidos sean representados.

(V.pág.2-A del periódico El Informador del 21 de abril de 2018).

¿Alguien recuerda a Fidel, el candidato de la perrada?

Aquel perro de raza Pitbull que era promovido como candidato por un movimiento que invitaba al voto en blanco o voto nulo como muestra de inconformidad hacia la clase política y gubernamental de Jalisco, y que después se supo, fue en realidad un invento del cuarto de guerra de uno de los candidatos como estrategia para dispersar el voto.

Esta mascota visibilizó el trabajo de organizaciones que estaban plenamente convencidas en la utilidad de anular el voto como muestra de repudio a los excesos del poder y el alejamiento de los partidos políticos y sus candidatos de la ciudadanía. Fue una 1a. muestra del hartazgo ciudadano y de la desconfianza hacia las instituciones.

Aquel movimiento por la anulación del voto preocupó a las autoridades electorales, que buscaron acercamientos con sus líderes y respodieron con una contracampaña para alentar la participación ciudadana en la elección.

Aunque la crispación social por la crisis económica, la inseguridad, la corrupción y la impunidad que motivó el surgimiento de los anulistas en el 2009, lejos de resolverse se fue agravando en todo el país, esta corriente política no creció ni dio seguimiento a sus estrategias que tradujeron incluso en iniciativas de ley.

Los votos nulos hoy en Jalisco y en México se deben más a los errores de los electores que al avance y la presencia de los movimientos anulistas que invitan a utilizar el sufragio como una protesta al sistema político mexicano.

Jaime Barrera
(v.pág.2-A del periódico El Informador del 21 de abril de 2018).

¿Quién es realmente la llamada "mafia del poder"? ¿Por quién habremos de votar para alcanzar el cambio positivo que todos anhelamos? ¿Quién o quiénes son los que nos mienten más?

Resulta que las mentiras de López han venido adquiriendo certificado de autenticidad; no porque dejen de serlo en su origen, sino por la reiterada exageración, aunado a su ya largo tiempo de publicidad estratégica en todos los medios habidos y por haber, y la abulia manifiesta al no desacreditarlo oportunamente.

A estas alturas del partido, parece que la lucha que más teme el llamado "mesías tropical", es al encuentro estelar de su amenazante tigre sureño con el "México bronco" del gobernador neolonés con licencia. Ambos fugitivos del viejo PRI, y que se conocen amplia y recíprocamente sus mañas.

La soberbia y aprendizaje del niño queretano -que más ha parecido émulo de Madrazo 2006- le llevó a apropiarse de la candidatura de su partido, dividiéndolo de manera mezquina, a la par que creaba una mezcla aberrante y ajena a los principios elementales del mismo. De manera que el propio López ya no cuenta con un PRIAN al cual enfrentarse, pues lo más ácido de ambos partidos ahora está cobijado por él, mientras que lo rescatable se fue con Margarita o se ha sumado al proyecto ciudadano de Meade.

¿Qué nos queda?

El tozudo candidato de siempre, ya con su propia e innegable "mafia en busca de recuperar el poder", en espera de su 3a. derrota y declaración de fraude electoral. El Bronco, que ya ganó una gubernatura, supuestamente independiente. Anaya, con lo que le ha quedado del PAN y una izquierda titubeante que medio lo acepta a ratos. Margarita y buena parte de los tradicionales del propio PAN. Y Meade capoteando el temporal, con el respaldo de sus leales del PAN, del PRI y ciudadanos que, como él, tienen que cargar con el pesado lastre de un sinfín de grafitis, en la escasamente pulcra fachada, de un PRI que intenta sobrevivir.

Uriel Eduardo Santana Soltero
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 21 de abril de 2018).

Como todos saben, Morena es el partido de un solo hombre; en rigor no es ni partido político, sino un movimiento social al servicio de una deidad, donde todo lo decide el mesías, dueño, fundador e iluminado; donde no existe democracia, donde se cometen toda clase de barbaridades en nombre "del pueblo" al que, en rigor, solo usan para justificar el saqueo del dinero público.

¿Quién, si no Andrés Manuel López Obrador, es el único que dice y hace en Morena? ¿Quién pone y quita candidatos? ¿Quién juega con la vida y las carreras políticas de las mujeres y los hombres de Morena? ¿Quién perdona a los pecadores de otros partidos, quién santigua a los criminales y sataniza a los que no perdona ni Satán?

Morena es un remedo de partido político. Es una empresa familiar en la que solo manda su dueño; es una dictadura unifamiliar en la que igual que en Cuba y en Venezuela se heredan los puestos, los cargos y las candidaturas.

Y en esa dictadura llamada Morena mandan el mandamás Andrés y sus hijos. ¡Y punto! El resto son solo sirvientes del mesías que da y quita, ordena y manda, reclama y regaña.

Y si en Morena se vive la peor dictadura de un solo hombre, por qué los ingenuos, los incautos, los bobos o los idiotas que ciegos y sordos siguen al mesías pueden imaginar que un eventual gobierno de Morena sería diferente.

¿De verdad creen que un tirano que creó su propio partido, que es dueño del partido, de las vidas y las carreras de los que militan en su partido, estaría dispuesto a someterse a las reglas de una democracia representativa como la que supone el presidencialismo mexicano?

¿Por un momento se imaginan al dictador de Morena sometido a la división de poderes?

Pues no lo tienen que imaginar. Solo basta recordar que cuando fue jefe de Gobierno del DF, ignoró a la Asamblea Legislativa, a cuyos mandatos dio la vuelta con los llamados "bandos". Uno de esos "bandos", por cierto, dio origen al caos inmobiliario.

Pero si aún dudan que López Obrador va por una dictadura con medio siglo de retraso en la historia, basta leer, ver y escuchar a sus leales; todos febriles adoradores de dictadores como Chávez y Nicolás Maduro; como Los Castro y el sátrapa de Corea del Norte.

Así o más claro que estamos ante una dictadura que llega tarde medio siglo.

Ricardo Alemán
(v.pág.20 del periódico Milenio Jalisco del 20 de abril de 2018).

Por más que Manuel Andrés López Obrador (MALO) intentó proyectar una imagen de camaradería con el empresario más poderoso de México, Carlos Slim, la guerra de declaraciones y ataques de los seguidores de Pejeova por haber dado sus particulares puntos de vista en una conferencia de prensa, como cualquier ciudadano, en relación a la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, simplemente sirvió para que muchos conocieran cómo es en realidad el señor López, quien de inmediato, en lugar de conciliar y aprovechar el efecto mediático, sacó el porro que lleva dentro y le contestó a Slim, "si es como dice él, un buen negocio, pues que lo haga con su dinero, si lo hace con su dinero, se le puede dar la concesión". Más claro que el agua, en el remoto caso de que MALO llegara a ser Presidente (nuevamente, ¿o no fue ya presidente legítimo?) NO se cancelaría el proyecto del aeropuerto, que cumpla el ofrecimiento y lo otorgue en concesión y que tenga la seguridad que se crearía un gran consorcio para explotar esa concesión ya que el proyecto es sumamente rentable, auto financiable e importante para el desarrollo nacional. Ya no se requiere Santa Lucía.

Muchos seguidores del señor López aplaudían a rabiar esa triste respuesta, e inclusive muchos despotricaban en redes sociales desde su Amigo Kit de Telcel, mientras nos enterábamos que nunca existió esa aparente cordialidad y apoyo del dueño de Grupo Carso hacia la candidatura de Lopitos, y no solo eso, sino que cuando Slim presidio el fideicomiso de rescate del Centro Histórico de la Ciudad de México, la coordinación no fue con el entonces DF sino con el gobierno federal y que sí tuvo serias discusiones con el Peje. Pues ahora, al inicio de la debacle anunciada, el Consejo Coordinador Empresarial canceló, en definitiva, la mesa de diálogo por el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad, en base a que López no ha aceptado la invitación para discutir los proyectos de infraestructura para los próximos 50 años. La respuesta no se hizo esperar, los culpables de esa cancelación son los de "la mafia del poder", ente ultra maligno al que solo él puede enfrentarse, cual Jedí.

Todo esto solo está provocando, que ahora sí, el sector empresarial externe su abierta oposición a López Obrador (se queda solo Alfonso Romo) y como los mercados están muy nerviosos nuestra moneda sufrió un rudo revés, el 1o. de muchos, registrando una perdida en el tipo de cambio con el dólar de 39.80 centavos, la más alta del año y desde enero de 2017 (efecto Trump), provocada porque sigue punteando Lopitos en la encuestas y por ello los inversionistas, anticipándose a una devaluación, empiecen a demandar cada día más dólares, euros y oro, ya que todos los analistas coinciden que el triunfo de MALO provocaría, por exceso de demanda, una encarecimiento de esas divisas y el Banco de México, no estaría obligado a intervenir en el mercado "quemando" dólares para evitar un mayor deslizamiento, que podría colocar al tipo de cambio en niveles insospechados, por eso dicen que el riesgo no es el tipo de cambio, sino el "cambio de tipo".

Héctor A.Romero Fierro
(v.pág.17 del periódico Milenio Jalisco del 20 de abril de 2018).

Cuando no puede rebatir argumentos técnicos, AMLO recurre a temas abstractos no comprobados, entonces dice que el NAIM es un nido de corrupción. Sobre este punto, AMLO debería saber que tiene todo el derecho de revisar y auditar este magno proyecto, pero eso es muy distinto a detener la obra. Los empresarios estamos acostumbrados y lo vemos como algo natural, que nos vigilen y nos auditen.

¿Cuál es la razón de AMLO para estar contra el NAIM? Se requiere de una explicación clara de su parte y no perdernos el respeto a los ciudadanos, queriendo darnos "explicaciones" a través de los cuentitos que mandó a hacer con caricaturas insultantes. Ejemplificar a los inversionistas del NAIM como cerdos demuestra su falta de sensibilidad y su torpeza, al agredir a gente que está invirtiendo en México y por México.

Manuel Somoza
(v.periódico Milenio Jalisco en lníea del 20 de abril de 2018).

López Obrador en un mitin en Guasave ofreció el regreso del beisbol al municipio, que desde hace 4 años no tiene equipo luego de que la franquicia fuera vendida.

Ya hasta esas promesas fuera de sus eventuales facultades reparte el de Morena.

Trascendió
(v.pág.2-A del periódico Milenio Jalisco del 20 de abril de 2018).

Las respuestas de López Obrador por lo general, parten de descalificar a quien lo interpela. Todo crítico es desacreditado como emisario de algún miembro malévolo de la "mafia en el poder". AMLO no reconoce interlocutor válido y, por tanto, evade intercambios de ideas y propuestas racionales. En campañas anteriores ha sido posible establecer diálogos racionales, aristotélicos, positivistas, comprensibles para la gente, y que le han permitido formarse un juicio de los candidatos y sus propuestas. Hoy la principal amenaza para la democracia mexicana es que, al momento de depositar su voto, el ciudadano no esté debidamente informado de lo que implica. El derecho a un voto informado es la base de comicios auténticos. ¿Puede haber un voto legítimo a partir de un electorado desinformado?

La ciudadanía, preocupada por esto, se fuga al pensar que el próximo debate obligará a los candidatos a plantear ideas con claridad, y preguntas y respuestas de manera racional y puntual.

Sin embargo, el comportamiento cotidiano de AMLO provoca la duda justificada de si él hará su parte en favor de un verdadero ejercicio democrático de intercambio de ideas, sin descalificar a sus oponentes, sin señalarlos como emisarios de alguien, sin evadirse con una cadena de non sequitur, sin reducir los asuntos a anécdotas.

Esta evasión de un diálogo aristotélico, apelar a emociones en vez de a razones, es una característica del discurso populista, que se autoerige como "representante exclusivo de la gente moralmente pura... traicionada por élites que califica como corruptas o moralmente inferiores... El populismo ataca jueces, periodistas y burócratas que considera que no están del lado de la gente. Recurre a narrativas de mayorías silenciosas, de humillaciones nacionales, de sistemas torcidos; ...proclama nosotros somos la gente (pueblo), retomar el control, y este es nuestro país" (Jan-Werner Müller, citado por The Economist).

Jesús Reyes Heroles G.G. ,presidente de GEA Grupo de Economistas y Asociados / StructurA
(v.periódico El Universal en línea del 19 de abril de 2018).

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) canceló las mesas para discutir la viabilidad del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) que acordó hace aproximadamente 3 semanas y en las que participarían los candidatos a la Presidencia.

Para Juan Pablo Castañón, presidente del CCE, el abanderado de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, no escucha. El líder de este organismo acentuó que el proyecto es "demasiado importante" como para convertirlo en un golpe de campaña.

"Si no escucha no tenemos nada que agregar al respecto... en este tema ha dado esa muestra de intolerancia para escuchar", subrayó.

(V.primera plana del periódico El Informador del 19 de abril de 2018).

¿En qué momento pensó López Obrador que podía bajar la guardia? ¿Qué encuesta lo convenció de que podía dejar de disciplinarse? ¿A quién empezó a escuchar y a quién dejó de hacer caso? ¿Cuándo se relajó? ¿Por qué dedujo que ya podía confiarse? ¿Le costará?

No sé. Pero ya no veo al Andrés Manuel que al arranque de las precampañas, hace apenas algunos meses, se mostraba disciplinado e incluyente, maduro y experimentado, que no ahuyentaba capitales sino que conquistaba a los moderados, el que hizo que muchos empezaran a verlo sin el temor o la animadversión de otras elecciones.

De unas semanas para acá se ha mostrado el "viejo" López Obrador, si se me permite el término. Se alejó del ingenio y el buen humor, se apartó de la tolerancia, y retrocedió un camino avanzado para conquistar a un sector del electorado que no es de sus "duros", pero que entre el hartazgo y la falta de opciones, coqueteaba con Morena.

En las últimas semanas AMLO se ha puesto del lado de la CNTE. Y no es que ese sector del electorado que empezaba a simpatizar con Morena esté fascinado con la reforma educativa de Peña Nieto, no. Pero sí rechaza con claridad que los maestros no den clases, paralicen las calles y se pongan violentos en sus manifestaciones.

Luego, López Obrador anunció que quería cancelar el nuevo aeropuerto. Y no es que ese sector del electorado que se acercaba a AMLO esté fascinado con la nueva terminal aérea, mucho menos que no sospeche que haya actos de corrupción, pero sí sabe que el nuevo aeropuerto urge, que ya está echado a andar y que revertirlo retrasa el desarrollo, manda una pésima señal a los mercados financieros, y eso deprime el crecimiento económico, sube el dólar y las tasas de interés, y frena el empleo.

Lo mismo con la reforma energética. No es que sean fanáticos de la apertura, pero temen que una determinación así mine el prestigio financiero mexicano en los grandes inversionistas, que valoran mucho qué tanto cumplen los países con su palabra.

Ni qué decir del control de precios, sea en los combustibles o en los granos. Todo mundo sabe que no hay dinero que alcance para subsidiar precios que están marcados internacionalmente, totalmente fuera del control de un solo país. Y que hacerlo puede representar un socavón en las finanzas públicas, y esto significa deuda, aumento en las tasas de interés, inflación...

Un López Obrador moderado mantiene a sus duros y conquista a nuevos seguidores. El López Obrador de antes apuesta sólo por los primeros. No sé cuántos sean lo que lo empezaban a ver con buenos ojos, pero sospecho que los está ahuyentando a patadas. No sé cuántos puntos porcentuales representen, pero me temo que este giro en el discurso aunado al nivel que marca en las encuestas puede detonar un poderoso activismo en su contra. Ya vimos que Slim puso la primera puya. Ni más ni menos.

López Obrador puede enmendar y aprovechar que sus rivales -un Meade marcado por el PRI y un Anaya desdibujado- no han capitalizado este giro de las últimas semanas.

Carlos Loret de Mola A.
(v.págs.4-A del periódico El Informador del 19 de abril de 2018).

Durante años aquí documentamos que el más influyente líder social de las décadas recientes, Andrés Manuel López Obrador, sigue siendo el mismo "peligro para México" que en el año 2000, cuando llegó de manera ilegal al Gobierno del DF.

Documentamos el andamiaje para construir a un líder social de diseño -en el que participó el diario La Jornada- y documentamos la farsa de la toma de pozos petroleros, la negociación con Carlos Salinas -que le dio 9,000 millones de pesos a AMLO-, el pacto con Ernesto Zedillo, a cuyo gobierno apoyó a cambio de la candidatura ilegal a la capital.

Documentamos el parricidio político cometido por AMLO contra su padre, Cuauhtémoc Cárdenas -2001-, la traición a Rosario Robles, al PRD, a Los Chuchos, a Miguel Mancera...

Documentamos de manera contundente la construcción de Morena en el estado de Guerrero, a partir de dinero negro -del crimen organizado-, a cambio de candidaturas como la de José Luis Abarca, implicado en el crimen de los 43.

Pero no solo documentamos una montaña de mentiras de Obrador, sino un diccionario donde -por ejemplo- la derrota significa "fraude", la democracia es sinónimo de "dedazo" y pensar distinto significa "pertenecer a la mafia del poder".

Durante muchos años muchos dijeron que la crítica a Obrador era exagerada, que no era para tanto y que, en el fondo "Andrés es un pan". Conocimos a AMLO en la jornada y fuimos testigos de su vena dictatorial, autoritaria y nada democrática; de su mesianismo y su ambición de poder sin límite.

Desde entonces abundan insultos y ofensas por cuestionar a un falso demócrata y la impostura de un falso redentor.

Pero a 70 días de la elección presidencial más importante en muchas décadas, son más los que coinciden en que hoy López Obrador ya no es un peligro, sino "el mayor peligro" para México.

Así lo expuso Carlos Slim al defender el NAIM. Y es que el poderoso presidente del Grupo Carso y mayor inversionista en esa obra dijo que sería un grave retroceso echar abajo el nuevo aeropuerto.

Explicó: "En mi vida he visto un proyecto que pueda tener tanto impacto económico en una área como el del NAIM. Es un gran detonador, solo comparable con el Canal de Panamá... Lo que se necesita en México es inversión y más inversión, porque si no hay inversión hay estancamiento y menos empleo", dijo Slim.

La inédita presencia de Slim ante los medios coincidió con la aparición de una tira cómica promovida por López Obrador en la que engaña al argumentar "porque no debe aterrizar el nuevo aeropuerto".

Horas después de la defensa pública de Slim del nuevo aeropuerto, el Consejo Coordinador Empresarial difundió un cómic animado en el que advierte: "Hay quienes piensan que es posible transformar un país con esto... (al tiempo que un mago muestra su varita mágica)".

El mensaje del CCE -cúpula de los mayores empresarios del país- insiste: "Hay quienes piensan que con un hechizo las cosas pueden ser diferentes, que se puede aparecer (un montón de billetes) o desaparecer (corrupción, desempleo y pobreza) de la noche a la mañana, como si un mejor futuro dependiera de una varita mágica... Dejemos la magia para los cuentos. Un país se construye con el trabajo de todos".

Los reproches de Slim y del CCE contra las ocurrencias de AMLO se sumaron a un severo llamado de atención que días antes formuló la Conferencia del Episcopado Mexicano, luego de la invitación que hicieron los jerarcas católicos a los candidatos presidenciales.

Dijo la CEM: "Invitamos a los partidos políticos, a los candidatos independientes y a toda la ciudadanía a sumar esfuerzos para que prevalezca la propuesta y el compromiso por la transparencia, la legalidad, la honradez, la equidad, el diálogo y la verdad; a evitar la mentira, el fraude, la coacción, la simulación, la violencia y el engaño a los pobres, con dádivas pasajeras".

Los católicos mexicanos, igual que los grandes empresarios, también cuestionaron las soluciones mágicas y las mentiras de candidatos presidenciales, como AMLO. Es decir, coincidieron en que hoy, más que nunca, Obrador es "el mayor peligro para méxico".

Además de que todos los candidatos parecen competir por el "premio del Pinocho 2018", con propuestas como regalar dinero, incrementar el salario por decreto, regalar becas a diestra y siniestra, eliminar los exámenes en universidades públicas, homologar salarios entre México, Canadá y Estados Unidos, invitar al papa a resolver la crisis de seguridad, conseguir un crecimiento de 5% del PIB, reducir el IVA y el ISR y perdonar a narcotraficantes, criminales, secuestradores y matarifes.

AMLO ya no es "un peligro", sino "el mayor peligro para México".

Ricardo Alemán
(v.pág.22 del periódico Milenio Jalisco del 18 de abril de 2018).

Tanto el PAN como el PES y el PRI se han apoderado de la agenda ideológica del PRD y Morena, presas de una descomposición acelerada y temprana.

El lopezobradorismo, desde su derecho al poder por escalafón, a cambio de ganar, entregó principios y banderas a los que tenía declarados como enemigos. Nada mejor para justificar la rendición y el tráfico de principios, reivindicando y perdonando a los contrarios, que cobijarse con el manto religioso del perdón.

Marco Rascón
(v.pág.4 del periódico Milenio Jalisco del 18 de abril de 2018).

La discusión es muy aguerrida sobre el tamaño de la distancia de AMLO y si ella ya es irreversible. Obvio que los morenistas juran que es enorme, que no hay nada que pueda modificarla y piden resignación al resto de los mexicanos frente al hecho consumado de su victoria. Que eso pueda ocurrir es un escenario con bastantes probabilidades de ocurrencia, pero no es una verdad escrita en piedra. Si alguien se atreve a cuestionar sus números y su predicción (a la que consideran una especie de verdad absoluta) le llueve sobre su milpa en serio por blasfemo y hereje.

Pero la realidad es que las campañas modifican las intenciones de voto. Siempre lo han hecho y lo volverán a hacer. La pregunta es si lo harán en la magnitud y dirección tal que cambie el ordenamiento actual. En 2006, sí alteraron el posicionamiento entre 1er. y 2o. lugar (López Obrador-Calderón); en 2012, solo se intercambiaron el 2o. y 3o. (Vázquez Mota-AMLO) y se redujo la distancia del 1o. con el 2o. (Peña-AMLO), pero el puntero se mantuvo y ganó.

Guillermo Valdés Castellanos
(v.pág.4 del periódico Milenio Jalisco del 18 de abril de 2018).

Desde el lunes el CCE comenzó a involucrarse un poco más en el momento que vive el país. Son mensajes en redes sociales bajo el paraguas "México mejor futuro". Van dirigidos a empleados de las compañías y a la población en general. Son ilustrados por el caricaturista Francisco Calderón. Se alerta acerca de los riesgos que existen de hacer cambios al actual entorno con una "varita mágica", esto a propósito de propuestas electorales sin fundamento.

Alberto Aguilar
(v.pág.26 del periódico Milenio Jalisco del 18 de abril de 2018).

El simple anuncio de que Carlos Slim convoque a conferencia de prensa, ya es nota.

Nadie acertó lo que iba a ser el centro de su declaración: la defensa del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) y menos el inmediato choque con Andrés Manuel López Obrador, quien ha reiterado que va a suspender la obra y trasladarlo a la base aérea de Santa Lucía porque es un socavón de corrupción de 300,000 millones de pesos.

La declaración de Slim, que efectivamente es parte del consorcio constructor, fue rotunda y más cuando le preguntaron si le preocupaba López Obrador, a lo que respondió:

Me preocuparía y me daría miedo por lo demás que siga, porque si esto va a ser el criterio, yo creo que van a ser criterios equivocados de administración. Hay riesgo de que se equivoque tomando pocos factores en las decisiones.

A esto, desde Sonora, respondió López Obrador descalificando a Slim, al decir que si era tan buen negocio, que lo hiciera con su dinero y que sus declaraciones forman parte de una estrategia para contrarrestar su movimiento. Seguramente le pidieron, Peña Nieto o Salinas, que saliera a dar esta conferencia, pero no les va a funcionar. La gente ya decidió acabar con el bandidaje oficial.

Sobre esto, apunto: 1o., no veo a Slim de vocero del presidente Peña Nieto ni de Carlos Salinas; 2o., Slim está en su derecho de declarar lo que quiera, como todos los demás que a nivel empresarial piensan lo mismo pero no se atreven a decirlo en voz alta, no vaya a ser que AMLO gane, y, 3o., el tabasqueño también está en su derecho de convertir al NAIM en su muro de Trump.

Lo importante es que por 1a. vez un empresario, y del calado de Carlos Slim, haya salido públicamente a diferir de lo que dice López Obrador, cuando los demás, reitero, pensando lo mismo, callan.

Fue de tal peso la declaración de Carlos Slim que se llevó la nota principal de 11 diarios, 12 si se agrega El País. Y sigue siendo tendencia en redes. ¿Qué otro empresario va a fijar posición ante López Obrador? No cabe duda que con este lance Slim asume un liderazgo empresarial, huérfano desde don Juan Sánchez Navarro.

Joaquín López-Dóriga V.
(v.pág.3 del periódico Milenio Jalisco del 18 de abril de 2018).

En lo que canta el gallo, Liópez soltó el 1er. cadenazo: "Seguramente le pidieron a Slim que saliera a dar esa conferencia, Enrique Peña Nieto o Carlos Salinas, pero no me preocupa mucho, no tengo pleito con él ni con nadie: amor y paz (...) si considera que es buen negocio (la construcción del nuevo aeropuerto), que lo haga con su dinero". La capacidad de diálogo de Liópez se parece mucho a la de un bravucón de taberna: ¿qué, soy o me parezco?

Pensar antes de actuar no es lo de Liópez. Pudo revisar el informe de Slim, ponderar, ofrecer una conversación, así fuera para comprar tiempo. Nada, según Liópez, Slim es un recadero del presidente Peña y del ex presidente Salinas. Capacidad de negociación de Liópez: cero. Gamés lo ha escrito hasta el cansancio: primero que nada privilegiar el lío, por eso es Liópez.

La conferencia de Slim ha sido un acontecimiento insólito; sin decir, el ingeniero ha dicho: no solo no estoy con Liópez, sino que me da miedo que sea Presidente de México. Dicho por Slim, el varapalo toma dimensiones de escándalo, un llamado a pensar el voto y, más bien, a no dárselo a Liópez, el puntero rumbo a la elección del 1 de julio.

Por si fuera poco, el ingeniero dijo que conoce a Liópez, que le propuso invertir en el Centro Histórico, que se conformó un comité ejecutivo a cuyas reuniones el ahora candidato nunca asistió, que tuvieron un trato lejano y diferencias. El resultado directo de la conferencia según Gilga: Liópez tiene un problema, y de los grandes.

No se ha depositado un voto en las urnas y Liópez ha desatado una verdadera conflagración, la 1a. de las innumerables dificultades, los atolladeros, las trifulcas y las riñas que desatará si gana la elección.

Los argumentos de Liópez contra el aeropuerto se encuentran contenidos en ¡un comic!: "Un aeropuerto que no debe aterrizar". Como lo oyen, unos monitos explican por qué se debe suspender esa construcción. La altura intelectual escalofría a Gilga.

Ahora mal sin bien: Liópez tiene un problema con los aviones y los aeropuertos. Venderá el avión presidencial. Considera que el avión le pertenece al presidente Peña y que podría llevárselo a su casa y estacionarlo en su jardín. No se le ocurre pensar que se trata del transporte del Presidente de México. Del mismo modo, Los Pinos no es la residencia presidencial, sino la casa de Peña Nieto.

Gil ha descubierto un nuevo rasgo de carácter de Liópez: la irresponsabilidad. Rechazó la protección del Estado Mayor con argumentos de un niño: el que nada debe y esas zarandajas. Luego vuela en latas de sardinas, un avioncito inseguro que despega porque Dios es grande. No importa que sea un avión privado y que haya mentido cuando dijo que siempre viajaría en vuelos comerciales, importa que viaja en aviones de papel.

Gil Gamés
(v.pág.22 del periódico Milenio Jalisco del 18 de abril de 2018).

En tiempos de campaña electoral cualquier crítica a la gestión de los gobernantes se interpreta como un golpe político. Se debilita la capacidad de atender las críticas.

Jorge Octavio Navarro
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 17 de abril de 2018).

Lo que necesita nuestro país no es un iluminado que crea que lo sabe todo, el que lo puede todo, lo que necesita nuestro país es una Presidencia con rumbo, con valentía.

Margarita Zavala, candidata independiente a la Presidencia de México
(v.pág.10-A del periódico El Informador del 17 de abril de 2018).

5 millones de mexicanos, que no votaron por él hace 6 años, lo quieren hacer el 1 de julio.

López Obrador considera que esos votos son por su persuasión y convencimiento de los mexicanos de que su proyecto de nación es el único correcto, y que serán sufragios incondicionales para él. Los números no parecen darle la razón. Hasta febrero pasado, se había mantenido muy estable en las preferencias de voto. El brinco que dio a partir de febrero podría argumentarse, tiene una correlación con la creciente opinión negativa de José Antonio Meade, el candidato oficial (40%), que entre más lo conocen más rendimientos decrecientes tiene, y la mala imagen que han dado las acusaciones de corrupción al candidato frentista, Ricardo Anaya.

Se puede argumentar que el despegue radical del morenista está asociado con una creciente decepción de sus adversarios, no por el convencimiento en sus ideas.

Hoy en día, parece que el cambio de régimen es el destino manifiesto que reflejan las encuestas. Sin embargo, nada estará escrito hasta la noche del 1 de julio. Muchas cosas pueden pasar, como que el etnocentrismo de López Obrador, que se ha venido expresando públicamente en las últimas semanas chocando en planteamientos con los que explican sus asesores, lo lleve al extremo donde lo sonoro de sus dichos sea finalmente escuchado por todos, y que sus adversarios entiendan que la lucha no es contra él en el fondo, sino contra un sistema que representan y que finalmente colmó a millones, dispuestos hoy a liquidarlos en las urnas.

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 17 de abril de 2018).

Ante la enorme presión (local, nacional, internacional), Aristóteles Sandoval Díaz presentó ayer por la tarde, en un viraje inesperado que rompe la lentitud de las acciones contra la inseguridad, al nuevo titular de la Fiscalía Especializada para Personas Desaparecidas. Se trata del abogado José Raúl Rivera Rivera.

¿Cuáles son sus recursos? 17 millones de pesos. Muy poco, para empezar.

En contraste, la Fiscalía destina 67 millones en gastos de publicidad. Algo no funciona bien en el manejo de los dineros.

Jorge Octavio Navarro
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 17 de abril de 2018).

Jaime Rodríguez Calderón "El Bronco", aspirante a la Presidencia de la República, se pronunció a favor del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, y criticó a Andrés Manuel López Obrador, candidato de "Juntos Haremos Historia" (Morena-PT-PES) por su postura en el tema.

Desde el inicio de la contienda electoral, AMLO, 3 veces candidato a Los Pinos, se ha pronunciado en contra del proyecto; acusa sobrecostos y que se eligió un mal lugar para edificar la base aérea.

"¿Crees que Andrés Manuel va a traerse avioncitos como en Venezuela?, no frieguen, Andrés Manuel tiene que ponerse las pilas y hacer propuestas que generen la riqueza para todos, no repartir la riqueza de los que trabajan a los que no trabajan", reflexionó el gobernador con licencia de Nuevo León durante una visita al Mercado de la Lagunilla.

"El Bronco" recomendó al ex jefe de Gobierno de la capital del país "que no se enoje y que desconecte el hígado del riñón y del cerebro", y advirtió que "se tienen que decir cosas", en un debate o a través de WhatsApp.

Rodríguez Calderón considera que el Nuevo Aeropuerto está diseñado por expertos, "luego nos va a dar orgullo a todos, pero si se trata de revisar las obras, hay que revisar los segundos pisos que hizo Andrés Manuel".

El candidato dejó claro que quiere debatir con AMLO porque "él quiere regalarle al flojo todo; yo no estoy de acuerdo".

Luego de que un locatario reprobara la presencia del presidenciable, el político independiente hizo un llamado a evitar la violencia: "Tenemos que hablar con la sociedad mexicana y tranquilizarla, y ningún candidato debe provocar violencia de sus militantes y seguidores para ofender a otro".

(V.Reporte Índigo del 16 de abril de 2018).

La "spotización" de las campañas tiene su origen, como todas las reglas electorales en México, en un abuso que derivó en un berrinche. El abuso lo cometieron los empresarios y los panistas que, para parar a Andrés Manuel López Obrador en 2006, difundieron hasta hartarse y disfrazando el gasto entre los empresarios para no sobrepasar el presupuesto electoral, una serie de anuncios tan falsos como efectivos sobre el peligro que representaba "El Peje". Para calmar las aguas poselectorales, le entregaron la cabeza de los Consejeros Electorales (y con ello la credibilidad del Instituto) y una ley en la que los medios están obligados a pasar una cantidad insoportable de anuncios previamente censurados por la autoridad. Eso, que a la postre se bautizó como la "spotización" de la política, provocó que en lugar de tener campañas de debate tengamos aburridos monólogos repetidos ad nauseam.

De entre todos los spots que hemos escuchado y visto hay unos más memorables que otros, pero por malos.

Destaca sin duda el del candidato de Morena a gobernador del Jalisco, Carlos Lomelí, que es una acumulación de gritos sin contenido. Las imágenes son emotivas y en televisión funcionan para el ego del candidato, pero cuando ese mismo pasa por radio (¿nadie les enseñó que la radio y la televisión son lenguajes distintos?) el resultado es una serie de alaridos inconexos, que no trasmiten una sola idea, salvo que el candidato de Morena a la Presidencia es López Obrador, lo que ya sabíamos.

Miguel Castro aprovechó los spots para decir que no hará lo que él cree que la gente piensa que hizo Alfaro como alcalde, pero como no lo menciona, termina siendo un chiste entre cuates. Lo entendieron Alfraro, él y algunos cuantos más. Qué bueno que él no va a hacer lo que hizo mal Alfaro, aunque quizá le vendría bien pensar lo que hizo bien. Digo, por algo el candidato de MC está arriba.

Enrique Alfaro curiosamente, tropezó con la misma piedra. Hizo un anuncio para decir lo que no va a hacer en su campaña, como si alguien estuviera esperando que lo hiciera. Dice que no va a regalar tarjetas ni va a hacer anuncios espectaculares en eventos grandiosos. Qué bueno, pero eso no es motivo para votar por nadie.

El más listo sin duda fue el candidato del PAN, Miguel Ángel Martínez, que aprovechó los anuncios que le da el sistema electoral para pedir aumento de sueldo. En su 1er. spot dijo que él es padre de familia y que como al resto de los jaliscienses tampoco le alcanza. Y bueno, si a él, que como presidente del partido tiene un sueldo equiparado a diputado, no le alcanza, de los demás ni hablar. Así de absurdo y poco creíble es el anuncio. Pero tiene razón, si ya lo obligaron a ser candidato, por lo menos que le suban el sueldo.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 16 de abril de 2018).

Uno de los principales factores que podrían afectar la integración de las casillas para la jornada del 1 de julio es la desconfianza que se tiene en las instituciones electorales: INE e IEPC, así como en los partidos y los políticos, destaca la investigadora de la Universidad de Guadalajara Mónica Montaño Reyes. "Cuando hay una desconfianza a las instituciones es más difícil que se quiera participar. Ahora, el punto es por qué hay esta desconfianza... y eso tiene que ver con que mucho de lo político es más emocional que racional; es decir, no podemos pensar que es un deber cívico y entonces hay que cumplirlo, porque ya los ciudadanos no ven de esa manera la política. Se ha convertido en una arena más emocional y lo que ahora se siente es sobre todo rechazo".

Remarca que no hay incentivos de los partidos y los candidatos para que la gente quiera formar parte de estos procesos, y uno de los elementos que hacen la diferencia para que más ciudadanos acudan a votar es cuando hay una indignación generalizada, "las personas no sienten que, con su acción en las mesas de casilla o con cuidar el voto, harán una diferencia en la política. Hay una desilusión".

Agrega que la inseguridad es otro de los temas que podría afectar la participación electoral, "puede que muchas personas crean que ese día habrá problemas. Es una elección muy grande, eso también será resultado de los discursos de los políticos".

(V.pág.2-A del periódico El Informador del 14 de abril de 2018).

Otra causa y grave amenaza a este bien público que tenemos en las elecciones ciudadanizadas son los niveles de antidemocracia, opacidad, simulación y cinismo de escándalo que alcanzaron los partidos políticos en el actual proceso electoral, sobre todo a la hora de imponer candidatos sin importar su desprestigio; hacer alianzas incongruentes por la búsqueda del poder por el poder; y con el chapulinismo partidista que exhibió a políticos que no los guía un proyecto político-ideológico, sino un pragmatismo exacerbado donde la única brújula es su interés particular.

Muchos ciudadanos dudarán donar un domingo de su vida para participar en una elección que valida excesos y desdenes de los partidos y decisiones que ponen en entredicho la independencia e imparcialidad del máximo árbitro electoral del país.

Jaime Barrera
(v.pág.3-A del periódico El Informador del 14 de abril de 2018).

Jesús Silva-Herzog Márquez pregunta: "¿No tiene usted desconfianza de sí mismo y de sus instintos? ¿No tiene una reserva de duda de sus impulsos?".

López Obrador responde: "Ninguna. Fíjate que no, a lo mejor son los egos. Puede pensarse que es soberbia. Soy y tengo la arrogancia de sentirme libre y buscar siempre en la vida la congruencia".

Silva-Herzog: "Pero eso no es libertad, es infalibilidad".

López Obrador: "Yo cometo errores como cualquier persona y busco enmendar mis errores, pero trato de ser muy consecuente. Es lo que estimo más importante en mi vida. Incluso me siento mal conmigo mismo cuando considero que actúo contra un principio que me rige, que me guía. Yo sostengo que el ser humano tiene que guiarse por principios, doctrinas y filosofía".

Confieso que aquí me pierdo y no sé ya quién habla: si el político iluminado que no tiene dudas o el político normal que comete errores; el político lleno de sí al punto de que no caben en él los cuerpos extraños de la duda o el político profesional que va dando tumbos en su oficio, fallando y corrigiendo, cayéndose y levantándose y que, en medio del mar imperfecto de la vida política, cuenta y se cuenta el cuento de que se rige por principios, doctrinas y filosofía.

Habrá que preferir siempre al 2o. tipo de político sobre el 1o., porque el hombre de poder que no sabe dudar de sus impulsos ni desconfiar de sus instintos es sencillamente un proyecto de tirano.

Héctor Aguilar Camín
(v.pág.3 del periódico Milenio Jalisco del 13 de abril de 2018).

Resulta que a cada uno de los candidatos a diputados federales de Morena Co. se les asigno en teoría la cantidad de un millón de pesos para su campaña, cantidad global que fue entregada al Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de Morena para su entrega a cada uno de los candidatos en los 300 distritos uninominales en que está distribuido el territorio nacional, en términos de la normatividad aplicable, cada candidato debe aperturar [sic] una cuenta de cheques y en la misma el CEN le debería de depositar el millón asignado para enfrentar los gastos de campaña, sin embargo y aquí inician las irregularidades denunciadas, el CEN de Morena Co. decidió, violando la normatividad electoral, retener esa cantidad y no entregarla a sus candidatos con la excusa de que el 60% será para financiar, sin derecho a ello, la campaña de Manuel Andrés López Obrador MALO, y el 40% restantes los Centros Universitarios López Obrador, (por sus iniciales), lo anterior no obstante de ser recursos etiquetados con un fin específico.

Ahora los candidatos tiene una cuenta de cheques hermosa, con cero pesos de saldo y tienen que cubrir los gastos de su campaña con recursos propios y con aportaciones de supuestos simpatizantes, olvidando que todo esto lo deben reportar, pero además, por cada uno de los supuestos donativos recibidos, la mayoría en especie, deben expedir el recibo correspondiente, y además los gastos de campaña que efectúan deben realizarlos de la cuenta de cheques aperturada [sic] con ese fin concreto, y además comprar solo con proveedores registrados ante el INE, pero la orden de MORENA fue muy clara, violen lo que quieran, no rindan informes al INE y menos suban su contabilidad electrónica, "la meta es que gane MALO y ya después les pararemos la bronca".

Recordemos que en nuestro país contamos con un raro sistema de financiamiento mixto para los partidos políticos, es decir, pueden recibir prerrogativas del INE, a lo cual se le denomina financiamiento público, y pueden recibir financiamiento privado en su modalidad de aportaciones de militantes y simpatizantes, del autofinanciamiento o de rendimientos financieros, fondos y fideicomisos, de acuerdo al artículo 53 de la Ley General de partidos Políticos, pero además los partidos políticos deberán expedir recibos foliados en los que se hagan constar el nombre completo y domicilio, clave de elector y, en su caso, Registro Federal de Contribuyentes del aportante. Invariablemente las aportaciones o cuotas deberán depositarse en cuentas bancarias a nombre del partido político, de conformidad con lo que establezca el reglamento. Las aportaciones en especie se harán constar en un contrato celebrado entre el partido político y el aportante, en el cual se precise el valor unitario de los bienes o servicios aportados, el monto total de la aportación y, en caso de ser aplicable, el número de unidades aportadas; de igual forma se deberá anexar factura en la que se precise la forma de pago.

Todo esta normatividad está siendo a juicio del denunciante omitido por su partido político obligándolos a delinquir a ellos y sus "representantes financieros". Urge la intervención del INE al respecto. Chequen en tiempo real la contabilidad electrónica.

Héctor A.Romero Fierro
(v.pág.17 del periódico Milenio Jalisco del 13 de abril de 2018).

Ricardo Anaya afirma que su rival por la Presidencia es Andrés Manuel López Obrador. José Antonio Meade dice lo mismo.

Los 2 hablan como si el 2o. lugar, que es el que actualmente disputan, lo tuvieran amarrado, por lo que se descalifican recíprocamente antes de reconocer que su enconada lucha por un sitio que sólo lleva a la irrelevancia electoral, los tiene en un pantano. Con menos de 3 meses para la elección, la falta de un claro rival de López Obrador divide el voto, y muestra que las estrategias desarrolladas por Anaya y Meade han sido equivocadas y letales para ellos mismos.

Anaya apostó al suicidio al correrse al bando antisistémico que López Obrador tiene patentado desde hace casi un cuarto de siglo (ni más ni menos, para que no se olvide). Los conceptos de lucha contra un poder que utiliza todos los recursos del sistema a su alcance, son combustible para López Obrador, quien puede dar prueba de ello al haber enfrentado campañas desde ese poder que identifica como "mafia". La autoridad moral de Anaya para utilizar el mismo recurso es nula. Pertenece a un partido que construyó el bipartidismo contra el que López Obrador y sus mayores lucharon, que buscó encarcelarlo por una falta administrativa en 2005, y lo acusó de ser "un peligro para México". También fue comparsa del presidente Enrique Peña Nieto en la gestación y aprobación de las reformas.

El corrimiento de un derechista a la izquierda de la geometría electoral no le ha dado impulso suficiente para ser adversario peligroso de López Obrador, hasta ahora cuando menos, porque el candidato antisistémico por antonomasia es el tabasqueño, cuyo espacio no tiene huecos para un usurpador. Los votos de castigo se los lleva él, no Anaya. Sin embargo, le regaló una palanca estratégica, porque su radicalización eliminó el voto útil que ayudó al PAN y al PRI en las 2 últimas elecciones presidenciales, y se lo transfirió a López Obrador, como se ha ido apreciando consistentemente en las encuestas de preferencia electoral.

El suicidio estratégico de Anaya ha sido también un disparo contra Meade. En estos momentos, aun si Meade pudiera consolidarse en 2o. lugar en las encuestas, el voto útil no se inclina por él. La opción en 2006 y 2012 cuando el PRI respaldó a Felipe Calderón y luego el PAN a Peña Nieto para evitar que López Obrador llegara a Palacio Nacional, la canceló el radicalismo de Anaya, que fracturó estructuralmente a su partido y confrontó a sus bases. Al mismo tiempo, la estrategia del PRI y el gobierno para mancharlo de corrupción, no ha sido suficiente para que sus pérdidas de electores se trasladen a Meade, por una razón que se aprecia en todos los estudios de opinión, la molestia contra Peña Nieto y su gobierno, y el repudio al partido en el poder.

Meade no ha logrado penetrar en el electorado angustiado por la inseguridad -el gran fracaso del gobierno peñista-, incendiado por la corrupción -ante un gobierno donde la impunidad parecería la marca de la casa- y por el mediocre rendimiento económico que hace mucho sentido que ante un cambio de modelo, como el que propone López Obrador, tenga crecientes voces por darle una oportunidad, sin importar sus inconsistencias y descontextualizaciones. Los enredos en su equipo y el gobierno sobre Anaya continúan. Más documentación supuestamente probatoria sobre la corrupción inmobiliaria de Anaya que está en poder del gobierno, está siendo evaluada para determinar si la filtran a medios antes o después del primer debate el 22 de abril, de acuerdo con funcionarios federales. ¿Servirá de algo?

En diciembre pasado reposaba sobre la mesa del presidente Peña Nieto un expediente que aseguraban sacaría a Anaya de la contienda, y aunque los obuses que siguieron lograron contener su crecimiento en las preferencias, se quedó lejos de derrumbarlo. La estrategia hizo que los votos por López Obrador, sin hacer nada extraordinario en la campaña, crecieran. Entre más cerca esté la elección, más complejo es el escenario de competencia para Meade. Con menos de tres meses para la elección, aún si lograran desbarrancar a Anaya, ¿tendría el tiempo para construir la opción del voto útil? Aun sacándolo de la contienda, vistos los datos de las encuestas, ¿en qué basa su equipo de campaña que esos votos recaerían en él y no en López Obrador?

La realidad en la calle difiere muchas veces de la que viven en su cuarto de guerra. O al menos, por sus acciones, así lo muestran. Anaya sigue imponiéndose a Meade en la mayoría de los estudios y no se ve que pueda cambiar la dinámica actual que los está perjudicando. La estrategia del candidato oficialista no fue la más inteligente, al mantenerlo peleando contra Anaya, cuando no le daba rédito. Dentro de su cuarto de guerra hubo discusiones sobre si debía alejarse de los ataques a Anaya y enfocarse en López Obrador, que se les escapa a gran velocidad, por lo que desde la semana pasada Meade comenzó a colocar al candidato de Morena en el centro de sus críticas.

Raymundo Riva Palacio
(v.periódico El Informador en línea del 11 de abril de 2018).

Tiene razón el magistrado electoral local, José de Jesús Angulo, cuando dice que el caso de "El Bronco" es el mismo de "Lagrimita". ¡Esa película ya la vimos en Jalisco! El tribunal electoral (en ambos casos fue el federal) decidió darles a ambos payasos la oportunidad de participar en la elección porque les faltaron pocas firmas y los pobres angelitos no tuvieron la oportunidad de arreglarlo porque no supieron a tiempo que habían hecho trampa. Si les hubieran dicho antes que ellos estaban haciendo trampa, pues la habrían dejado de hacer y así sí hubieran alcanzado el apoyo necesario.

"Lagrimita" ni cuenta se había dado de que llevaba apoyos de otros estados para contender por la alcaldía de Guadalajara y "El Bronco" nunca supo que cientos de miles de credenciales eran piratas y que otros cientos de miles eran fotocopias.

El argumento, tanto de "Lagrimita" como de "El Bronco", más los que ahora se sumen, es que el INE no les avisó a tiempo que estaban haciendo trampa y eso los dejó en la indefensión pues cuando fueron avisados ya no pudieron corregirlo. En español, de eso se trata la leguleyada que 4 mediocres magistrados aceptaron como argumento jurídico garantista.

Ivabelle Arroyo
(v.periódico El Informador en línea del 11 de abril de 2018).

Al consumirse los días de campaña por la Presidencia, se consolidan fenómenos que pasan a ser propiedad del imaginario popular. Ejemplo son las encuestas que ubican favorito a Andrés Manuel López Obrador. La tarea no es revisar si es puntero, sino con cuántos puntos aventaja.

Pero él mismo ha alentado que otro fenómeno electoral pase a ser patrimonio social: la aseveración de que si no es triunfador, sólo puede ser resultado de un fraude. Implantar esa idea y cultivarla para que se convierta en certeza opera de modo negativo en muchos sentidos.

Frases del candidato puntero como "soltar al tigre" en plena referencia a un estallido de violencia si se permite un fraude electoral; o también entregarle la banda presidencial "con los dientes apretados", y la nueva: "sólo algo gravísimo" puede explicar que no gane la elección, significan más polarización. Y términos prácticos, condicionan el resultado de la elección.

De aceptarse ese supuesto, no queda otro resultado válido; no podría haberlo porque de presentarse, estaríamos ante una trampa, una falla fatal en el sistema.

El tema debe revisarse más allá de un discurso de campaña, más allá de una postura que resulta de la estrategia. Si un candidato encuentra que es más rentable amenazar, hay un vicio de fondo. Tan sólo habría que analizar el presupuesto para advertir el absurdo.

El Instituto Nacional Electoral (INE), árbitro y organizador de estas elecciones -las más grandes de la historia en el país, con 3,400 cargos en juego- solicitó y obtuvo un presupuesto para 2018 que alcanza 24,215 millones de pesos. De esa cantidad, a los 9 partidos políticos con registro les entregaron 6,789 millones, y se añaden los recursos que cada estado de la república entrega, a su vez, a partidos políticos con registros nacional y estatal.

Difícilmente se puede hallar una nación en el planeta que gaste cantidad tan enorme de recursos públicos en organizar sus elecciones, pagar su sistema de partidos y elegir a sus gobernantes y representantes. Absurdo. Y lo es más en un país desigual y socialmente injusto.

¿Y todo para que el proceso electoral no sea confiable y su resultado se tache anticipadamente de fraudulento?

Es cierto que Andrés Manuel López Obrador tiene razones sobradas para sospechar y resentir ataques; para denunciar trampas y usos ilegales de recursos. Pero su método no ofrece cambios.

Jorge Octavio Navarro
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 10 de abril de 2018).

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación aprobó con 4 votos a favor y 3 en contra la candidatura de Jaime Rodríguez Calderón "El Bronco", por lo que el ex gobernador de Nuevo León aparecerá en la boleta electoral del 1o. de julio.

El Tribunal Electoral propuso que el aspirante independiente a una candidatura presidencial apareciera en la boleta electoral sin que se revisaran sus firmas.

El magistrado Alfredo Fuentes Barrera, quien propuso dicha sentencia, destacó que en las ocasiones que Ridríguez Calderón tuvo oportunidad de revisar sus firmas, subsanó 62,830.

(V.pág.8-A del periódico El Informador del 10 de abril de 2018).

En los 2 periodos electorales previos pasó lo mismo: AMLO se acercaba peligrosamente a la Presidencia, hasta que metía la pata. Desde las declaraciones poco afortunadas, los descuidos o hasta la ausencia en el debate que probablemente le costó la victoria en las urnas. El candidato de Morena ha ocupado tradicionalmente el lugar del "ya mero". Esta vez parece que parte de la estrategia es mantenerse en silencio ante las provocaciones. Aprovechar el descontento con el PRI y nadar de muertito confiado en que tendría que pasar algo muy grave como para no ocupar la silla presidencial.

Su equipo tiene claro que Andrés Manuel es, al mismo tiempo, su principal ventaja y su principal peligro. Lo mantienen a la vista aunque no en primer lugar. Es más importante la historia que se cuenta de él como un político cercano a los intelectuales, a los jóvenes, a los grupos vulnerables, que lo que nos ha demostrado su experiencia como servidor público.

En este esquema le viene muy bien dejar que sean otros sus portavoces.

Gabriela Aguilar
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 10 de abril de 2018).

Desde el momento mismo en que la sociedad se desentendió de la política, los políticos, coordinándose muy bien entre los 3 poderes, fueron construyendo un aparato legislativo que acabó por legitimar las conductas más insólitas en lo que mira a los funcionarios públicos.

En la vida ordinaria las personas que trabajan lo hacen de acuerdo a un contrato, mismo que estipula condiciones, salario y desde luego, tiempo; si por alguna razón el trabajador debe retirarse de su empleo antes de lo estipulado, lo puede hacer, pero no de manera tentativa, es decir, ¿me da permiso de buscar otro trabajo y en caso de no hallarlo me reintegra el que ya tengo? O ¿puedo decir que soy gerente o director de tal o cual empresa, pero que de momento me dieron permiso de conservar el título sin trabajar, mientras hallo algo mejor?

En nuestro país existe esa posibilidad pero solamente para los funcionarios públicos, bajo el rubro "diputado, alcalde, regidor, o lo que sea, pero con licencia", es decir con permiso para no serlo y dedicarse de lleno a buscar otro empleo. Este abuso leguleyo ha provocado un drama nacional especialmente para los municipios, pues durando la gestión solamente 3 años, se entiende que reducirla a 2 es un verdadero atentado a la gestión municipal.

Nunca será lo mismo un alcalde interino o suplente, que el alcalde tal y como fue electo por la comunidad, pues entonces ese tipo mintió, simplemente usó la alcaldía no para servir a la sociedad sino como un vulgar trampolín para otros puestos más acordes a sus aspiraciones, dígase lo mismo de cualquier funcionario que deja su puesto no por motivos de salud o por razones familiares, sino simple y llanamente para mejorar su propia posición.

Así resulta que el 3er. año de municipios y congresos, de gabinetes y gubernaturas se vuelve un año perdido que sin embargo la gente sigue pagando de muchas y muy diversas formas.

Entre nosotros el caso más trágico es Guadalajara, pues desde fechas inmemoriales se convirtió en el trampolín para saltar a la gubernatura, y así, por lo menos 1 de cada 2 trienios, la ciudad cae y recae en el abandono más lamentable por la ausencia de autoridad, misma que en 2 años no logra otra cosa que establecer las conexiones para su siguiente candidatura. Ya podrán decir que la ley lo permite, eso no los libra de evidenciar su falta de responsabilidad y de honestidad, ese supeditar el bien público al interés personal, por el contrario, ampararse en una ley abusiva los hacen cómplices de la misma.

Armando González Escoto
(v.pág.3-B del periódico El Informador del 8 de abril de 2018).

Agobiados por las ya largas campañas, disfrazadas de antecampañas y otras designaciones estériles pero costosas y con la amenaza de incremento de la actividad de miles de candidatos, aspirantes, burócratas y demás ralea; pensaba no hablar de ellas, y lo haré sólo circunstancialmente ya que creo que de entre los meros candidatos, no los comparsas, difícilmente alguno podría sacar un burro de una milpa.

Sin embargo noté una situación en que los hechos coinciden en los niveles federal, estatal y municipal y es algo que si no fuera dramático sería cómico y es el hecho de que todos, absolutamente todos creen verdaderamente que han hecho grandes cosas por el país, el estado y los municipios y su gran obra no es reconocida por la ciudadanía a pesar de que ellos sean tan buenos y se sacrifiquen tanto por nosotros.

No voy a discutir si todas esas grandes y trascendentes obras se hicieron, ni si se hicieron honestamente, no; es más que conocido que -yo opino- prácticamente todas las obras de gobierno (en todos sus niveles y partidos o antipartidos) están mal hechas y las que no lo están, por excepción, son excesivamente costosas, lo que no es lo peor, lo peor del asunto es que curiosamente coinciden en que la gente no las aprecia y eso ha provocado en los 3 niveles de gobierno se haya desatado una intensa campaña publicitaria para que conozcamos sus bondades, cosa que habrá agradado a publicistas y algunos otros medios.

El gobierno federal ha desatado una multimillonaria campaña para que revisemos las maravillosas obras y logros que han hecho para nosotros y en un juicio ranchero me gustaría hacer notar que obras como el ostentoso aeropuerto, el tren Toluca-Ciudad de México y la línea 3 del Tren Ligero en esta ciudad, entre otras, difícilmente las veremos terminadas en esta administración. Pregunte a sus vecinos qué prefieren, si las reformas estructurales o que baje la gasolina.

El estado está en similar campaña para demostrar que somos líderes en varios temas, como la violencia, la impunidad, ciudad creativa, los pares viales, las rutas de camiones (que no autobuses) y avances tecnológicos y otras.

Y que decir de los municipios con "cambios" que la gente no percibe: apoyo a los artistas, iluminación y avances tecnológicos, presupuestos participativos, refundaciones y otros muchos.

Usted elija el tema porque como he dicho no voy a criticar las obras, vamos a suponer (aunque me digan palero) que todas las mencionadas y muchas más están bien hechas y se hicieron con limpieza y de buena fe, porque nuestros epónimos gobernantes son limpísimos.

Entonces, si se hicieron tantas obras ¿ por qué los pobladores de este país no lo perciben? ¿No cabe la posibilidad que en los 3 niveles de gobierno se hayan equivocado al diagnosticar lo que era necesario? Lo que a la gente realmente le interesa.

Y no desconozco que en los 3 niveles de gobierno son millares los reconocimientos internacionales que han recibido por sus buenas obras (que muchos creemos son comprados).

Carlos Enrigue
(v.pág.3-B del periódico El Informador del 8 de abril de 2018).

Estamos, ahora sí, sufriendo las campañas electorales. Qué pesadilla son los spots, con propuestas vagas, sin verdadera trascendencia. Nos estamos volviendo especialistas en cambiarle a la estación

de radio cada vez que sale otro spot, o de plano, en apagarlo.

Lo que debería estar escuchando la ciudadanía y posibles votantes, son propuestas a los problemas más agudos que enfrenta el país. El peor de todos, la crisis humanitaria que provocó la fallida estrategia emprendida por Calderón, que sólo en su sexenio produjo más de 110,000 ejecuciones y más de 26,000 personas desaparecidas. Peña no pudo revertir este proceso. Si bien los "números" bajaron durante los primeros 4 años de esta administración, 2017 fue uno de los años más violentos de la historia reciente, alcanzando los niveles en que nos dejó Calderón el país.

Por desgracia, de lo poco que se dan a entender quienes pretenden la Presidencia de la República, no queda claro cuáles son sus propuestas para solucionar este problema.

Santiago Corcuera Cabezut, profesor de Derechos Humanos en la Universidad Iberoamericana
(v.periódico El Universal en línea del 7 de abril de 2018).

Alguien me compartió este comentario periodísitico: "AMLO fustifa la presunta compra de votos del PRI y PAN, pero ofrece dinero del erario, contante y sonante, a través de becas y apoyos financieros cuantiosos, si gana en las próximas elecciones. Y ésa, también es una forma de 'comprar' votos y voluntades de los más pobres, de los más necesitados".

Jamás explica la fuente de riqueza -no digamos permanente; cuando menos duradera de un 1er. sexenio completo- de donde provendrían los recursos indispensables para "pagar" su compra a crédito. No porque los recursos a otorgar gratuitamente a quienes seguramente los necesitan, sean en demasía; sino porque el número de tales beneficiarios es enorme, y el monto a distribuir con frecuencia fija alcanzaría una cifra con un gran número de ceros.

Digamos que se tratase de "apretarse el cinturón por un corto tiempo", pues se llegaría a una solución progresiva, al ir reduciendo el número de beneficiarios, integrándose éstos a la autosuficiencia económica; pero está demostrado por los más grandes populistas de la historia, que a ninguno de ellos -y dicho cínicamente por ellos mismos o por sus más cercanos colaboradores- le ha interesado disminuir el volumen del proletariado; pues ello implicaría, por definición, la correspondiente pérdida de votos.

¿Tendrá realmente Andrés Manuel algo coherente, honesto y válido entre sus grandes orejas, como para ser opción válida y realista que incida en mejores condiciones de vida para tantos seducidos que le están vendiendo a crédito su voto?

Uriel Eduardo Santana Soltero
(v.pág.10-A del periódico El Informador del 7 de abril de 2018).

En este tema [el matrimonio igualitario] López Obrador se ha movido, más que con cautela, con reticencia. La incorporación a su consejo electoral del senador ex panista José María Martínez, opositor del matrimonio igualitario y del aborto, y sobre todo la alianza con el Partido Encuentro Social, moralista y religioso, han fortalecido la idea de que López Obrador no se siente cómodo en estos temas con las posiciones progresistas. Su postura en la entrevista de Milenio TV de que "en estos casos se consulte", ha fortalecido esta percepción. Cuando Jesús Silva-Herzog le señaló que ésta es una posición conservadora, Andrés Manuel respondió: "Yo no soy conservador... Yo voy a actuar respetando la opinión de todos".

Sergio Sarmiento
(v.periódico Mural en línea del 6 de abril de 2018).

Ni Andrés Manuel López Obrador ni Claudia Sheinbaum quieren debatir en medios por ir de punteros en las encuestas. Solo irán a los oficiales del INE. Hace 6 años, que AMLO iba muy debajo de Enrique Peña Nieto, pedía 12 debates. Ahora ni uno en medios. No cabe duda, el debate es de quien lo necesita, olvidando que quienes más los necesitan son los ciudadanos.

Joaquín López-Dóriga V.
(v.pág.3 del periódico Milenio Jalisco del 6 de abril de 2018).

Gracias Andrés Manuel López Obrador, porque a la par del avance de la campaña presidencial, todos los días nos regala usted un puñado de "perlas" que le confirman a muchos mexicanos por quién no deben votar y por quién sí.

Gracias, porque cuando hace unos días su mano derecha, la señora Yeidckol Polevnsky, pretendió engañar a los ciudadanos con la fotografía de un inexistente mitin en Monterrey -inexistente porque el de la gráfica no correspondía a la pírrica convocatoria del acto que sí se llevó a cabo-, usted y los suyos confirmaron que su partido tiene en el engaño y la mentira su mejor propuesta de gobierno.

Gracias, porque cuando usted regañó a simpatizantes de Morena en un acto en Coahuila y Durango -que reclamaban la imposición de ex priistas corruptos convertidos en abanderados de Morena-, usted mismo ratificó que la honestidad, la honorabilidad y las buenas costumbres no son requisitos para pertenecer a Morena. Morena es un "nido de ratas", le dijeron en pancartas.

Gracias, porque apenas en días pasados de su boca ratificó el odio y la desconfianza que usted tiene por la sociedad civil, la misma sociedad que durante su gobierno en el DF organizó la más grande y más numerosa movilización social que recuerde la historia mexicana; marcha contra el peor gobierno que ha tenido la capital del país; el gobierno que usted encabezó.

Gracias, porque al hacer memoria de la violencia callejera, del secuestro, la extorsión y la deficiente aplicación de la justicia durante su gestión como jefe de Gobierno del DF, muchos capitalinos recuerdan que una cosa es prometer -como usted hoy promete-, y otra cosa muy distinta es cumplir. Lo simpático es que aquello que usted promete hoy para todo el país no fue capaz de cumplirlo en el DF.

Gracias, porque si usted desconfía de la sociedad civil, como lo mostró con la multitudinaria "marcha blanca" en protesta de su gobierno, queda claro que será un fracaso la "valla blanca" que promete organizar contra otra locura, la de Donald Trump, a lo largo de la frontera entre los 2 países.

Gracias, porque esa promesa, igual que muchas que pregona todos los días, confirman que lo suyo son las ocurrencias, no las soluciones reales y menos realizables.

Gracias, por el homenaje que le dedicó hace meses a Fidel Castro en un mitin en Colima, en donde elogió sin límite a un dictador criminal que debe muchas vidas y que está lejos del heroísmo que usted pregona.

Y gracias porque con ese elogio sin límite a la dictadura de Castro en Cuba y con su silencio ante la dictadura de Maduro en Venezuela, usted le confirma a muchos mexicanos que lo suyo son las dictaduras.

Gracias, señor Obrador, porque al apoyar la negociación del obispo de Chilapa-Chilpancingo con el crimen organizado, en realidad le confirma a muchos mexicanos que su pretendido juarismo es, en los hechos, "una botarga" retórica; un robo discursivo a la historia.

Gracias, porque sin darse cuenta, señor Obrador, usted apoya todo aquello contra lo que luchó el presidente Juárez; la grosera intromisión de la Iglesia en las responsabilidades del Estado.

Gracias, porque nos ratifica -de viva voz- que usted todos los días manda al diablo a las instituciones, algunas de ellas fundamentales, como el Estado laico.

Gracias, porque al perdonar a sicarios, matarifes y barones del narco está avalando el negocio del crimen, el enriquecimiento de bandas criminales a costa de la vida de miles de mexicanos.

Gracias, porque al rechazar la protección del Estado Mayor, vuelve a ratificar que a usted no le importan las instituciones y confirma su ignorancia. ¿Por qué? Porque si el Estado Mayor cuida y defiende a un candidato presidencial, está actuando en defensa de una figura institucional, no de una persona. Porque el Estado y sus instrumentos cuidan que un eventual atentado no destruya las instituciones. Gracias por su ignorancia.

Gracias, porque al escapar del debate sobre el patrimonio personal y familiar y sobre la revisión histórica de su forma de vida -como lo propone el candidato José Antonio Meade-, confirma usted, señor Obrador, que algo oculta y que su conciencia no está limpia.

Gracias, porque en carta enviada a empresarios -y difundida por El Financiero- confirma en privado lo que niega en público; que su proyecto económico es populista, estatista e idéntico al modelo de Luis Echeverría y José López Portillo.

Y, gracias, porque en solo 7 días de campaña, enseña su real retrato; sepia de cuerpo completo. ¡Siga por ese camino, la nación se lo agradecerá!

Ricardo Alemán
(v.pág.14 del periódico Milenio Jalisco del 6 de abril de 2018).

Desde hace semanas la Asociación Nacional de Distribuidores de Insumos para la Salud (ANDIS) ha denunciado los abultados adeudos que arrastran los estados para las firmas de ese sector. Destaca por mucho el EDOMEX, puesto que acumula pasivos por la compra de medicamentos no solo de este año sino del 2017. Según un reporte al 21 de marzo de la ANDIS su adeudo totaliza 1,027 millones de pesos, lo que equivale al 36% de todo el rezago que tienen los estados. Ahí también figuran BCS, Sonora, Coahuila, Chihuahua, Tamaulipas, Sinaloa, SLP, Zacatecas, Aguascalientes, Durango, Michoacán, Jalisco, Guanajuato, Colima, Nayarit, Morelos, Guerrero, Tabasco, Campeche, Puebla, Oaxaca, QR y CDMX. O sea daño generalizado y la agravante de ser este un año político.

Alberto Aguilar(v.pág.22 del periódico Milenio Jalisco del 6 de abril de 2018).

Los policías son los más omisos en la presentación de sus declaraciones patrimoniales. Durante el año pasado, de los 7,668 servidores públicos municipales que no entregaron la información sobre los bienes que poseen, 1,474 fueron elementos de seguridad pública.

Después de los policías municipales, los regidores son los servidores públicos más omisos en presentar sus declaraciones patrimoniales ante el Congreso de Jalisco. Durante el año pasado, un total de 1,433 no presentaron su declaración de bienes. De éstos, 55 pertenecen a los ayuntamientos metropolitanos.

Además, 66 alcaldes tampoco cumplieron con esta obligación. De éstos, sólo 2 pertenecen al área metropolitana de Guadalajara: Juanacatlán e Ixtlahuacán de los Membrillos.

A los presidentes municipales se suman 64 síndicos, de los cuales, 1 pertenece al Ayuntamiento de Tonalá. Así como 38 secretarios generales.

Este grupo de incumplidos son seguidos por los jefes de área, oficinas y departamentos municipales con un total de 1,226, de los cuales, 444 pertenecen al municipio de Zapopan, 126 a Tlaquepaque, 56 a Tlajomulco, 51 a Tonalá y 45 a Guadalajara.

Aunque los candidatos a munícipes y regidores deben presentar copia certificada de su declaración patrimonial a la hora de realizar sus registros, muchos dejan de hacerlo una vez que ocupan el cargo, al no actualizar la información de sus bienes.

Para el presidente del Comité de Participación Social del Sistema Estatal Anticorrupción, los regidores tienen menos excusas que los policías para no cumplir con esta obligación, "por supuesto que son representantes públicos, debería existir una sanción suficientemente fuerte como para evitar que continúen sus deberes políticos en tanto no sean solventados estos requisitos".

(V.primera plana y pág.3-A del periódico El Informador del 5 de abril de 2018).

El anti-lopezobradorismo existe pero está dormido, quizá despierte cuando se acerque la fecha de las urnas, quizá esos distintos sectores a los que alarma el posible triunfo del candidato de Morena se movilicen con el mismo vigor que hace 12 años.

Carlos Loret de Mola A.
(v.págs.4-A del periódico El Informador del 5 de abril de 2018).

El año pasado presentó ante inversionistas de Citibank en Nueva York su programa financiero, quienes le dijeron que sus números estaban equivocados y que no cuadraban fiscalmente lo que prometía.

López Obrador no entró en la discusión, y como en otros eventos similares en la Ciudad de México, dijo que eso se ajustaría más adelante, con lo cual quedarían resueltas sus dudas. La explicación no se ha dado. De acuerdo con un costeo de los recursos que se necesitarían para poder llevarlos a cabo, el programa de López Obrador requeriría de aproximadamente el 80% adicional del presupuesto de la federación en 2018. El presupuesto aprobado por la Cámara de Diputados para este año es de 5"279,000 millones pesos, a lo cual tendrían que sumársele 4 billones de pesos, cuando menos, para poder cumplir sus promesas.

Un análisis del costo de las promesas de López Obrador desarrollado por analistas financieros críticos de su proyecto, y cotejado con las cifras que han desarrollaron técnicos independientes, establece cuánto se requeriría para que cumpla sus compromisos de campañas. Como botones de muestra:

1.- Suprimir los impuestos especiales a combustibles y subsidiar la electricidad: 284,000 millones de pesos.
2.- Cerrar a Pemex una vez más y mantenerlo estatizado: 951,000 millones.
3.- Cerrar la Comisión Federal de Electricidad al capital privado: 118,000 millones.
4.- Becas a alumnos de educación básica y media superior: 284,000 millones.
5.- Becas a 300,000 estudiantes: 8,000 millones.
6.- Subsidio a personas de la 3a. edad: 109,000 millones.
7.- Subsidios a vivienda: 128,000 millones.
8.- Salud gratis para todos: 264,000 millones.
9.- Descentralizar las secretarías de estado: 289,000 millones.
10.- Trenes bala al norte del país: 186,000 millones.
11.- Internet gratos para todos: 53,000 millones.
12.- Consulta bianual para la revocación de mandato: 3,000 millones.

No son las únicas propuestas económicas onerosas de su programa. En el caso del pequeño aeropuerto alterno que plantea en Santa Lucía, por mencionar un caso donde habría que analizar con mayor profundidad los recursos que se tendrían que invertir, aunque el costo de la instalación es de 19,000 millones de pesos, no contempla toda la infraestructura carretera y de transporte público que tendría que ser desarrollada, ni tampoco el dinero destinado al traslado de la base aérea militar y de miles de personas directamente asociadas a ella a otra ciudad. Otro caso es el costo de 105,000 millones que tendría el que no se rechazara a nadie en las universidades, y los recursos adicionales para la infraestructura en las escuelas y las nuevas redes de transporte que tendrían que crearse para satisfacer las necesidades de la movilidad.

En el decálogo al sector privado, López Obrador dijo que los recursos necesarios para su programa saldrían del combate a la corrupción, cuyos "políticos corruptos y los traficantes de influencias se roban el 20% del presupuesto público; es decir, más de un billón de pesos anuales". La corrupción, de acuerdo con el Instituto Mexicano de Competitividad, alcanzó en 2015 un 5% del PIB, que significó 906,000 millones de pesos. Es decir, aún combatiéndola con toda efectividad y suponiendo que nadie en su gobierno roba nada ni trafica influencias, se quedaría corto de los recursos necesarios para llevar a cabo su ambicioso programa de gobierno. Las matemáticas, definitivamente, no se le dan.

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 5 de abril de 2018).

Margarita Zavala captura todo el voto "independiente".

Al ser ahora una sola candidata sin partido en la boleta, no tendrá que competir con otros contendientes por el premio de ser "la más independiente de los independientes".

En principio no se antoja que Zavala vaya a poder dar un brinco muy grande. El debate del 22 de abril será clave para ella. ¿A qué público se dirige? ¿Cómo busca diferenciarse de Meade y Anaya? ¿Qué tanto le pesa el legado de la tan fallida guerra de Calderón? ¿Qué posicionamiento podría adoptar para ser una candidata atractiva para más del 15% de los electores? Hasta ahora no ha dicho nada novedoso sobre lo que ofrece, y más bien parecería una campaña muy parecida, un dejá vu, de la que vimos con Josefina Vázquez Mota en 2012.

Lo que sí queda claro, desde ahora, es que de capturar un 7 o 10% de los votos el 1º de julio, Zavala estará quitándole votos principalmente al PAN, aunque también algunos a Meade. Es decir, todo indica que los Calderón-Zavala deben considerar a Ricardo Anaya como su principal adversario por robarles su partido, aquel que sus familias impulsaron contra el PRI.

Julio Madrazo
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 5 de abril de 2018).

Andrés Manuel ha sabido convertirse en el candidato de protesta en un momento en que el desencanto de los mexicanos con el gobierno y la corrupción ha llegado a niveles muy altos. Si bien sus rivales señalan que sus propuestas son un retorno a las políticas del viejo PRI nacionalista y revolucionario, los mexicanos las están viendo como una bocanada de aire fresco. El hecho de que su apoyo sea mayor entre los jóvenes, que no recuerdan al viejo PRI, es el principal indicador de esta actitud.

Según un estudio de Goldman Sachs, López Obrador "representa un punto de vista nacionalista/populista y favorece una mezcla de políticas con un sector público más activo e intervencionista, directa e indirectamente a través de empresas estatales (frecuentemente ineficientes). Este enfoque... probablemente incrementaría la incertidumbre y dificultaría muy necesarias inversiones nacionales y extranjeras. También podría llevar a una amplia distorsión en el uso de recursos en la economía que con el tiempo podría erosionar la eficiencia macroeconómica y el crecimiento de la productividad general".

Si bien López Obrador ha moderado sus posiciones, en sus presentaciones ratifica su intención de regresar al esquema intervencionista que el PRI tenía en el pasado.

Muchas de las propuestas de López Obrador implican, en efecto, un retorno al Estado que "promovía el desarrollo" a través de precios de garantía para el campo, subsidios a la industria, cajones de financiación obligatorios para los bancos y la operación de empresas estatales. Durante años este esquema generó un rápido, aunque artificial, crecimiento, pero al final la economía se desplomó y provocó la década perdida de los 80. El problema es que pueden pasar años para que los efectos de estas políticas se manifiesten con claridad.

López Obrador está tratando de llegar a la Presidencia con acuerdos corporativistas como los del viejo PRI. Por eso postula a Fernando Vilchis, líder de taxistas pirata, en Ecatepec, o a Napoleón Gómez Urrutia, del sindicato minero, en el Senado. Por eso ha forjado alianzas con Elba Esther Gordillo y la CNTE.

Sergio Sarmiento
(v.periódico Mural en línea del 4 de abril de 2018).

Ante esta especie de diarrea de promesas electorales que padecen la mayoría de los políticos en contienda, es una muy buena noticia el Manifiesto México que lanzó ayer la Coparmex en el que además de llamar a la civilidad política a los contendientes y a la participación activa de la ciudadanía en el proceso electoral, piden a los partidos políticos y sus candidatos presidenciales sus propuestas en 7 temas: Más y mejores empleos, Finanzas sanas y Competitividad fiscal, Seguridad, Estado de Derecho, Combate a la corrupción y a la impunidad, Educación de calidad e innovación, Desarrollo regional sostenible y sobre Oportunidades para un México incluyente.

De estos temas les piden definir cómo harán para cumplir sus planteamientos, con quién, con qué recursos económicos, y en qué tiempos.

Bienvenidas este tipo de iniciativas que serán un potente inhibidor de la danza de promesas electorales sin sustento técnico o financiero que se presenta cada campaña. Pero lo más importante es que sin duda contribuirán a elevar el nivel del debate en las campañas electorales en marcha y a diferenciar a los candidatos que tengan las mejores propuestas y los indicadores claros con los que podamos medir su cumplimiento.

Jaime Barrera
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 4 de abril de 2018).

El hito que Andrés Manuel López Obrador ha tenido una evolución política, lleva 3 semanas crujiendo. 3 elecciones presidenciales y sigue siendo el mismo de siempre. Ha sido congruente y consistente, sin desviaciones ni matices. Es cierto que el fundamentalista de 2006 se quedó en el pasado, pero la ruta tomada desde 2012 para convencer a un electorado que le es antagónico y romper su techo de 30% para tener los votos que le permitan llegar a Palacio Nacional parece haber tocado su fin, quizás por la lectura prematura que las tendencias de voto actuales le permiten mostrarse como realmente es y sin necesidad de hacer concesiones, y el electorado lo quiere como el hombre de la contrarreforma, el estatista y con proyectos viejos vestidos de nuevos.

El 30 de agosto de 2004, en esta columna se publicó "El candidato", donde se hacía referencia a lo que había sucedido en la víspera, cuando López Obrador, jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal, presentó su proyecto de nación para 2006. En un manifiesto de 20 puntos dio a conocer lo que llamó su "proyecto alterno". El discurso fue coreado y aplaudido por decenas de miles de personas que acudieron al mitin, particularmente "el perredismo enardecido y sus clientelas políticas" movilizadas para tal fin.

Lo que presentó entonces López Obrador, sin embargo, fue un compendio de enunciados de los qués y los porqués, pero nunca de los cómos, que es lo que volvió a hacer en 2012 y está haciendo en 2018. Desde 2006 ha presentado un catálogo de intenciones, la gran mayoría de ellas imposible de ser cuestionadas por nadie -como reducir la desigualdad y combatir la corrupción-, pero con la debilidad de la falta de claridad y consistencia en la forma como aplicarlas. En aquella columna hace casi 15 años, se escribió lo que ahora le imputan: "No hay ideas frescas e innovadoras en el discurso de arranque de campaña presidencial de López Obrador. Hay insuficiencias y contradicciones. Peor aún, es una combinación de ideas que abreva, seguramente sin estar enterado, mucho menos aún quienes lo vitoreaban, de promesas de campaña de su eterno rival, Carlos Salinas, líneas ideológicas de Luis Echeverría y José López Portillo, o políticas específicas de su actual adversario, Vicente Fox...".

"Entre sus primeros puntos planteó su rechazo a la privatización de la industria eléctrica o del petróleo, alegando que el costo de la gasolina es más alto en México que en Estados Unidos. Tiene toda la razón en el dato frío. Lo que no aclaró es que, de acuerdo con todos los estudios, es la falta de inversión en el sector energético, principal explicación para aquellos que apoyan la apertura, la que frena mayor competitividad y eficiencia, (así como) beneficio para los consumidores. ¿Cómo lograr el 1er. objetivo cancelando el segundo? No lo explicó. También soslayó una cifra espeluznante: el capital extranjero que tanto asusta, ha ido apoderándose a través de inversiones de más de 14,000 millones de dólares de la industria y empresas mexicanas, mediante la compra de activos. Es decir, mientras discutimos el sector energético, los mexicanos nos estamos convirtiendo en empleados de extranjeros".

"Esta argumentación es la que contradice lo que afirmó como una de sus principales máximas: 'un nuevo proyecto de nación debe proponer una alternativa capaz de aprovechar la globalización, ejerciendo nuestra libertad para el bienestar nacional'. La modernidad, manifestó en este sentido, debe ser 'desde abajo', que es exactamente lo mismo que decía Salinas como precandidato, quien terminó haciendo lo contrario. López Obrador dijo que habría que regresar a la política de fomento industrial, que impulsaron fuertemente Echeverría, López Portillo y con menor énfasis De la Madrid, con el propósito de reactivar la fuente de empleos con un efecto multiplicador... Es indudable que ese diablillo keynesiano que lleva adentro López Obrador... anima su política de bienestar social a costa del erario, (que) lo contrapone con su otro postulado de 'austeridad en todos los niveles' que es, precisamente, lo que no ha hecho con sus medidas asistenciales y solidarias".

López Obrador criticó en aquella ocasión el modelo económico neoliberal, y se opuso a toda imposición económica desde el extranjero. Sin embargo, propuso aplicar una política de austeridad en todos sus niveles, que por décadas impusieron el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial a los gobiernos mexicanos. La contradicción de sus planteamientos jamás fue resuelta, porque nunca realmente se le cuestionó o, cuando se hizo, evadió responder -el ejercicio más refinado de sus batallas electorales-.

"En su catálogo programático -se escribió entonces-, López Obrador dejó traslucir nuevamente su filosofía del deber ser. Lo que quiere se fundamenta en lo ético, en lo justo, en la buena voluntad. Esa es la nueva manera como se resuelven las contradicciones del proyecto que esbozó y que acomoda los antagonismos, incluidos aquellos que emanen de su propio pensamiento. Pero a López Obrador eso no debe importarle mucho. Ha visto que no importa lo que diga, pues lo adoran y adulan, y que es irrelevante el mañana porque con su presente ocupa todo el espacio".

Nada nuevo con el López Obrador de 2018. La diferencia notable es que hoy más gente quiere votar por él que en 2006, dispuestas a un cambio, hacia donde sea, para sacar del poder a un PRI que cohesionó la indignación nacional y un PAN que, a su juicio, tuvo 2 oportunidades y fracasó.

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.8-A del periódico El Informador del 4 de abril de 2018).

El representante de la campaña de Ricardo Anaya, Jorge Castañeda, aseguró que hay algo en lo que está totalmente de acuerdo con el candidato de Morena y es en que "él no necesita referentes venezolanos o cubanos, su referente mexicano es Luis Echeverría".

Sacó una fotografía del ex presidente priista y recordó que este año es el 50 aniversario del '68 "hay que verlo bien. Sus papás se acuerdan muy bien, sus abuelos se acuerdan muy bien".

Aseguró que hay un problema de López Obrador y es que "viene del viejo PRI, del de esa época. Ahí hizo sus pininos en política y es la mentalidad que él conserva, no la ha cambiado. No hay nada nuevo en sus planteamientos salvo esa obsesión de poder que dura y dura y dura".

El discurso del panista no se detuvo ahí, también recordó las diferentes posturas que ha tenido el candidato de Morena en los últimos días sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. "Hace 3 días está a favor de una mesa para revisar el aeropuerto, antier luego, en Ciudad Juárez, en contra y ayer resulta que si la IP la convence, entonces sí".

(V.periódico El Informador en línea del 3 de abril de 2018).

En el gabinete de López Obrador ya se dicen los unos a otros "señor secretario, señora secretaria, señor canciller". En varias reuniones que han tenido, según me narran testigos, así se refieren los unos a los otros cuando se dirigen u otorgan la palabra. Olga Sánchez es "señora secretaria", Héctor Vasconcelos es "señor canciller" y así.

A algunos parecerá una escena de comedia de Pardavé en donde un grupo de personas se cree lo que no es, a otros una postura de campaña para mandar la señal de que están conscientes de su posición en las encuestas y están listos para hacer gobierno.

Lo peligroso sería que se la creyeran. No hay peor enemigo en una campaña que el exceso de confianza. ¿Estará cayendo en ello el líder de Morena?

Desde hace tiempo Andrés Manuel López Obrador ha jugado con su lugar en los sondeos para asumir el papel de El Inevitable. Que su triunfo no se puede detener, que es una consecuencia imparable y natural del hartazgo social, que más vale adaptarse, pactar, entender, someterse, negociar.

Le ha funcionado de maravilla. Empresarios, líderes sociales, gobernadores que no son de su partido han tendido puentes hacia Morena.

Todo esto converge en un riesgo que no es ajeno a López Obrador, pues ya lo vivió en 2006. Demasiado temprano se sintió ganador, demasiado temprano repartió puestos en el gabinete, demasiado temprano le levantaron la mano dentro y fuera... y a la hora de la hora el presidente fue Felipe Calderón Hinojosa, "haiga sido como haiga sido", citando las palabras del propio ex mandatario.

Un exceso de confianza puede derivar en no cuidar bien las casillas, en ensoberbecerse y no mandar señales de certidumbre a quienes las necesitan, en no darle la seriedad y el peso que merecen los debates. En síntesis, un exceso de confianza puede derivar en el desplome.

Carlos Loret de Mola A.
(v.págs.4-A del periódico El Informador del 3 de abril de 2018).

Para Javier Soto Morales, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Panamericana, la crisis institucional que atraviesan los partidos políticos, que genera hartazgo entre la ciudadanía, es uno de los factores que detonaron el intercambio de actores entre estos grupos.

El académico refirió que hay partidos en los que las decisiones se toman desde una cúpula de poder o que operan como franquicias y no tienen ejercicios internos democráticos, lo que afecta a su militancia.

"Vemos que en su mayoría hay un pragmatismo en el que lo que menos importa son los principios, lo que importa es no salirse de la nómina y seguir viviendo patrimonialmente de los puestos de elección popular".

(V.pág.2-A del periódico El Informador del 1o.de abril de 2018).

Las campañas se han vuelto una guerra entre maquinarias de lodo. Ataques, contraste y mugre que vuela de un lado para otro. Una feroz competencia por mostrar al electorado que el de enfrente es más corrupto. Decía Michael Ignatieff que la política se había vuelto una batalla por el desprestigio. Y es cierto, las campañas más que emocionar o esperanzar, se tornan en momentos de hastío, hartazgo y cansancio, producto de la banalización política que han promovido las consultoras -que piensan que vender política es como publicitar un detergente-, de candidatos que son ideológicamente huecos o de ciudadanos que preferimos el show antes que el debate profundo y razonado sobre los principales problemas públicos.

Queremos mejores salarios, más seguridad, menos corrupción, menos impunidad, más rendición de cuentas, mejores servicios públicos, y un larguísimo etcétera. La discusión en una campaña tiene que llevarnos a los enfangados laberintos de los cómo. ¿Cómo dotarás de mayor seguridad a la ciudadanía? ¿Cómo disminuirás los niveles de corrupción? ¿Cómo harás para que existan mejores salarios? La política y el valor de las campañas [se] encuentra en los medios, no en los fines. Aunque haya gente que opine lo contrario.

Enrique Toussaint Orendáin
(v.pág.4-B del periódico El Informador del 1o.de abril de 2018).

Una clase política egoísta y corrupta que ha permitido y hasta propiciado que el tejido social esté roto; que no haya oportunidades suficientes ni en cantidad ni en calidad.

Laura Castro Golarte
(v.pág.6-A del periódico El Informador del 31 de marzo de 2018).

¿Gubernaturas? El PRI, que ha aportado varios recordman de la transa -los Sandoval, Duarte, Duarte, Borge-, parece fuera de competencia en las 9 que se deciden en julio, pero ojo, que por ahí se dejan venir figuras como el Cuau, ese socialdemócrata. ¿Delegados? Hay de todo, desde herederos de Ricardo Monreal por la Cuauhtémoc, suponemos que para vigilar que sigan reventadas todas las banquetas, hasta Cristian Vargas por la GAM, ese dipuhooligan que no sabemos si rompe banquetas pero sin duda rompe puertas.

Claro que nada como lo de las cámaras. ¿Le han echado un ojo a las listas de candidatos? En unos meses, podemos enfrentar escenarios curiosos. Por ejemplo, que se forme una comisión para la transparencia y la rendición de cuentas con Rubén Moreira -sí, el ex góber-, cortesía por supuesto del PRI, o con Napoleón Gómez Urrutia, cortesía del morenismo. Parece que libraremos la de equidad de género con Cuauhtémoc Gutiérrez, porque se retractó el tricolor, pero no hay por qué descartar una de, por ejemplo, seguridad con Nestora Salgado, acusada de secuestro, también por Morena, o Mauricio Toledo, perredista de viejo cuño, lo que significa inevitablemente: panista de nuevo cuño, bombardeado de notas de prensa que lo acusan de amenazas digamos contra un asambeísta del, sí, PAN, y desvíos multimillonarios.

Julio Patán
(v.pág.2 del periódico Milenio Jalisco del 30 de marzo de 2018).

La necesidad de elegir su nuevo presidente de una lista que incluye a Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya, José Antonio Meade o Margarita Zavala es poco menos que tener que escoger entre el temor, el desengaño y la mediocridad.

Para los mexicanos, como para muchos otros pueblos, la jornada electoral ofrece los únicos 5 minutos de democracia (es un decir) que tiene a su disposición el ciudadano. Luego, la clase política volverá a secuestrar el poder durante años, hasta que vuelva a ejercer otro momento "democrático" cuando se le presente de nuevo un menú cerrado de donde elegirá a ese que confiscará el poder otros 6 años. Pero incluso ese breve instante "democrático" es muy cuestionable cuando el menú consta de 4 platillos que a tanta gente deja indiferente.

Por décadas no hubo mas que de una sopa y esa fue la del PRI. Luego en 2000 y 2006 optamos por la opción del PAN que terminó siendo un caldillo aguado e insípido. En 2012 los votantes optaron por regresar al PRI con el ánimo de aquel que tras una intoxicación severa decide dejar un alimento durante años y un día considera que ya puede volver a tomarlo, solo para descubrir que sigue siendo igualmente tóxico. Ese fue Enrique Peña Nieto y el decepcionante regreso del partido de siempre.

El 1o. de julio muchos electores afrontarán la boleta con el ánimo del que toma en mano un menú raquítico. Un guisado que produce empacho (el PRI), una sopa aguada recargada con cubito Knorr Suiza (el PAN de Anaya), un potaje insípido reciclado de hace 3 días (Margarita Zavala) y un mole picante de efectos digestivos inciertos (Andrés Manuel López Obrador).

Con un agravante. Se estima que la fragmentación del voto provocará un triunfo con un porcentaje de apenas un 40% del sufragio. Es decir, alrededor de 60% de los mexicanos tendrán un presidente por el que no votaron. En otras palabras, el menú es raquítico y, para colmo, la mayoría de los ciudadanos tendrá que tragar durante 6 años un platillo que ni siquiera quería.

El problema, desde luego, no es de los que organizan la fiesta sino el de los que aceptamos una cena fraudulenta. La única democracia posible es aquella en la que los ciudadanos ejerzan su derecho a participar en la cosa pública de manera continua y más allá del efímero espejismo de una jornada electoral.

Jorge Zepeda Patterson
(v.periódico El País en línea del 29 de marzo de 2018).

Mikel Arriola del PRI entendió que el retiro del PAN de la contienda electoral de la Ciudad de México ha dejado un hueco importante. Por eso ha impulsado la idea de prohibir las adopciones por homosexuales. Muchos capitalinos piensan lo mismo. El candidato tiene razón en pesar que su posición le dará votos.

En nuestro orden constitucional, sin embargo, el derecho a la adopción no puede limitarse por la preferencia sexual. Un jefe de Gobierno no tiene facultades para abrogar derechos individuales, ni de los homosexuales, ni de los judíos, ni de nadie más. Para eso tendría que enmendar el artículo primero de la Constitución que establece que "todas las personas gozarán de los derechos humanos" y que prohíbe "toda discriminación", incluso por preferencias sexuales.

Los políticos saben, sin embargo, que las promesas electorales no tienen que ser cumplibles: lo importante es lograr el voto. Los electores conservadores de la Ciudad de México se sienten huérfanos tras la deserción del PAN y están buscando quién les prometa prohibir no sólo las adopciones sino los matrimonios entre homosexuales, la prostitución y el aborto.

El voto religioso es muy importante. Los políticos pretendieron durante mucho tiempo que no existía.

Arriola no es el único candidato que entiende la importancia del voto conservador religioso. Andrés Manuel López Obrador de Morena ha establecido una extraña alianza electoral con el Partido del Trabajo y Encuentro Social (PES) de Hugo Eric Flores Cervantes, un pastor evangélico surgido de una organización neo-pentecostal llamada Casa sobre la Roca, la misma de la que salió Rosi Orozco, quien fue diputada por el PAN y se ha dedicado a combatir la prostitución. El PES se considera el "partido de la familia"; se opone no sólo a la adopción por homosexuales, sino también a su matrimonio; rechaza el aborto y la pornografía. Sin embargo, en la campaña no va a promover sus posiciones morales para no ahuyentar a los electores de izquierda.

Debemos respetar el derecho de las personas a votar según sus convicciones. Por eso es saludable que Arriola haga explícitas sus posiciones morales en un momento en que los demás las ocultan. Esto, sin embargo, no le da derecho a nadie de imponer sus ideas morales o religiosas sobre el resto de los mexicanos.

Nuestros políticos se dicen juaristas, pero no recuerdan que Benito Juárez era católico y aun así tomó posiciones como la creación del matrimonio civil y la "desamortización" (confiscación) de los bienes de la Iglesia. López Obrador ha tratado de apartarse de los debates morales, pese a haber prometido una "constitución moral", quizá por sus convicciones religiosas o por su necesidad de obtener votos.

Los políticos deben ser claros en sus posiciones, morales o de cualquier tipo, pero eso no significa que puedan establecer leyes morales. Es inaceptable prohibir actividades que son producto de la libertad personal, como la prostitución, o violar los derechos individuales de los homosexuales u otras minorías. En México no hay un partido liberal, pero los ciudadanos podemos defender los principios liberales. Esto significa rechazar los dictados moralistas de los grupos religiosos.

Sergio Sarmiento
(v.periódico Mural en línea del 29 de marzo de 2018).

En plena temporada vacacional se ha visibilizado la protesta de trabajadores del Instituto Nacional de Bellas Artes que demandan pagos atrasados.

Contratados por honorarios bajo el esquema denominado Capítulo 3000, trabajadores protestaron afuera de Bellas Artes el lunes, en demanda por pagos pendientes de 3 meses y por la mejora -en realidad regularización- de sus condiciones laborales.

Ayer fueron recibidos por un funcionario de Bellas Artes y les prometieron, según los demandantes, regularizar hoy (28 de marzo) los adeudos así como instalar una mesa de trabajo la semana entrante.

"Sin los trabajadores del Capítulo 3000 importantes exposiciones e incluso partes del Festival Cervantino no se podrían hacer", me explica una fuente con conocimiento de primera mano de la burocracia cultural.

Se recurre a la figura de trabajador por honorarios, me dice esa fuente, porque es difícil echar mano de los sindicalizados o de trabajadores surgidos del servicio profesional de carrera.

Que el gobierno se tarde al principio de año en pagar no es para nada una novedad. Pero según ha trascendido, en esta ocasión el Gobierno federal pretende contratar a ese personal a través de un tercero, lo cual generó molestias y reclamos porque ya no trabajarán -ni en calidad de eventuales- para el Instituto Nacional de Bellas Artes, sino para una empresa. La fuente no fue específica en si esa empresa es real o una facturera.

Salvador Camarena
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 28 de marzo de 2018).
Puro Judas.

(V.periódico El Financiero en línea del 27 de marzo de 2018).


Tratemos de que al menos en 3 temas haya una definición clara de los aspirantes [en Jalisco].

Seguridad. Ya hemos dicho que la falta de propuestas serias en esta materia tiene que ver fundamentalmente con que los ciudadanos no queremos oírlas; seguimos esperando el milagro. Pero, lo que sí podemos es pedirles a los candidatos que presenten ideas claras por ejemplo de cómo controlar el penal, qué hacer con la Fiscalía, cómo bajar la impunidad, etc. Desconfiemos de entrada de aquel que nos diga que es un tema federal o que lo que falta es dinero.

Visión económica. Los gobernantes no generan empleos, el que los prometa nos está mintiendo. Lo que sí le toca al gobierno es articular una visión económica. Todo proyecto de estado y de ciudad es en el fondo un proyecto económico. El que no tenga una idea de para dónde va la economía de Jalisco y cuál es el papel de ésta en el mundo no va a salir del típico discurso de la creación de empleo.

Desarrollo urbano: El gran tema de Jalisco es la ciudad de Guadalajara, de a dónde llevemos la ciudad depende el futuro de todo el estado. No es un asunto de planes y permisos, sino de visión de futuro.

Si logramos que los candidatos se definan en estas 3 cosas, las campañas, las largas y tediosas campañas, habrán valido la pena.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 27 de marzo de 2018).

Los habitantes de San Luis Potosí tendrán entre sus representantes en la Cámara de Diputados a un personaje con pasado cuestionable y serios señalamientos en su contra porque parece que el PRD, partido integrante de la alianza "Por México al Frente" ya se contagió en eso de incluir impresentables a sus listas plurinominales.

El hombre que aparece como candidato a diputado por representación proporcional en el 4o. lugar de la 2a. circunscripción, garantía de que entra a la Cámara, es José Ricardo Gallardo Cardona "El Pollito". Él es pieza clave de "La Gallardía", como se autonombra un poderoso grupo político que encabeza su papá, el actual alcalde de San Luis Potosí, el perredista Ricardo Gallardo Juárez quien no tiene empacho en presumir, por ejemplo, sus coches de colección, por sólo soltar un brochazo de sus conocidos abuso de poder y desmedida riqueza.

La Gallardía. Grupo político que hace frontera con pandilla, que hace frontera con organización delictiva. "Es como Abarca, pero de San Luis", suelen diagnosticar propios y extraños. Parece que el PRD no aprendió de la pesadilla de Iguala. Tampoco sus aliados.

Desde hace meses le he insistido en la descomposición en San Luis Potosí capital y en Soledad de Graciano Sánchez, municipio vecino. Los empresarios se dicen extorsionados, los periodistas denuncian ser amenazados de muerte, la sociedad civil padece niveles de inseguridad y violencia no vistos antes... y todos los caminos llevan al apellido Gallardo. Hasta los perredistas se sienten amordazados. ¡Hasta el gobernador, que es del PRI, le saca!

Antes de ser alcalde de San Luis Potosí, Ricardo Gallardo Juárez ocupó el mismo cargo en Soledad de Graciano Sánchez. Cuando terminó su periodo, pasó la estafeta a su hijo José Ricardo Gallardo Cardona.

En 2015, a punto de terminar su administración, Gallardo junior solicitó licencia para buscar la gubernatura del estado, pero la PGR se lo impidió: fue detenido acusado de desviar a sus cuentas personales más de 200 millones de pesos que pertenecían al municipio. Un año después quedó libre porque la PGR lo acusó del delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita, pero un magistrado consideró que el dinero era limpio por ser del erario y lo dejó en libertad. ¿Justicia, error, negociación, corrupción?

Vaya pérdida de identidad electoral. Con decisiones así, cada vez que el candidato Ricardo Anaya fustigue al Napito de López Obrador o enliste a cualquiera de los impresentables del PRI, al Frente le van a recordar a "La Gallardía".

Carlos Loret de Mola A.
(v.págs.4-A del periódico El Informador del 27 de marzo de 2018).

López Obrador cuestionaba antes las encuestas y las llamaba "cuchareadas". Esto ocurrió de forma repetida cada vez que un estudio no lo colocaba a él en el 1er. puesto. Algunas claramente sí eran falsas, pero muchas más eran preparadas por los mejores especialistas.

Hoy Andrés Manuel ya no se queja de las encuestas. Todas las que se han dado a conocer en los últimos meses lo colocan en 1er. lugar. Las estrategias del candidato, de hecho, han cambiado. Si en el pasado se quejaba de que había un cerco informativo en su contra, hoy rechaza la mayor parte de las peticiones de entrevistas que recibe. De la misma manera se niega a participar en más debates que los que ordena el Instituto Nacional Electoral cuando en el pasado pedía más debates.

Las cosas pueden cambiar, por supuesto. La campaña formal no ha empezado siquiera. La experiencia nos dice que muchos electores mudan de opinión en los últimos meses antes de la votación. Los debates, en particular, pueden tener una influencia importante en las preferencias.

Sergio Sarmiento
(26 de marzo de 2018).

Para nadie es extraño que en la actualidad políticos de todos partidos y colores cambien de marca como cambiar de camisa, según sea el caso, sin embargo, aunque se ha vuelto una práctica arraigada entre esa clase social, para los ciudadanos debiera representar un reflejo de la poca calidad moral y política de nuestros "representantes populares", cuando un militante cualquiera de un instituto político cambia de parecer y muda sus simpatías y afinidades a otro que mejor le convenga o le convenza no tiene la mayor trascendencia, de hecho poco o nada nos damos cuenta, pero cuando quien se muda y cambia de piel es alguien que ha hecho carrera y se ha enriquecido con la representación y los colores de un partido que durante años le patrocino, si debiera importarnos, pues al fin de cuentas solo buscan seguir manteniendo un estilo de vida creado a costillas del erario público, y así como tirar una camisa sucia o una blusa según sea el caso, los políticos brincan entre plataformas e ideales políticos según les convenga o según las encuestas marque la tendencia del voto ciudadano, y lo que ayer defendían con uñas y dientes ahora los detenta y polariza, dice un dicho que cuando el barco se está hundiendo las primeras en saltar son las ratas. En nuestro estado la tendencia electoral es muy clara o al menos eso parece, razón por la cual diputados y diputadas y hasta alcaldes tricolores hoy se quieren pintar naranja, no por el apoyo o reconocimiento para quien encabeza aquel proyecto político sino por no quedar fuera del presupuesto, la lealtad al dinero y al poder esta de manifiesto, los ideales partidistas se convierten en moneda de cambio cuando está en riesgo la nómina.

Pedro Javier Silvestre Rocha
(v.pág.14 "Los correos del público" del periódico Milenio Jalisco del 26 de marzo de 2018).

Si solo fuera un corrupto, ignorante, intolerante, ególatra y decrépito sería ocioso tomarlo en cuenta, pero no, hace años se proclamó "presidente legítimo" y va en su 3er. intento.

Ha capitalizado una parte de la indignación social, y el veneno que esparce polariza a sus seguidores con el resto de la sociedad. Quienes se postran a sus pies dejan de ser, por piedad suya, de "la mafia del poder".

Además de la crítica social a las administraciones públicas porque los planes y proyectos son sexenales, quedando muchos inconclusos por capricho de los funcionarios entrantes, dilapidando dineros y recursos humanos en perjuicio de los gobernados, ahora se suma la intentona del caudillo que, sin detentar cargo público, pretende detener la obra magna -en lo económico- de este gobierno (el nuevo Aeropuerto Internacional de México) a través de un juicio de amparo, no obstante que la ley solo permite tal suspensión cuando no se afecte el interés público. Tendrá que hallar un juez a modo, que busque ascenso y acomodo.

No le sorprenda a usted que si es el precio a pagar, se desista de su necedad para vender la imagen de conciliador.

Cierto, la pluralidad de ideas, opiniones, convicciones y criterios es riqueza de la comunidad, pero de ahí a que se permita la insolencia de un autócrata que amenaza con destruir, ahora y después, todo lo que halle a su paso, hay mucha distancia.

Por supuesto que la próxima administración deberá revisar escrupulosamente la justificación legal y económica de los contratos públicos, ejecutados y en ejecución, y siempre será procedente analizar las opciones más benéficas para el país, pero de ninguna manera pueden tolerarse los destrozos y expropiaciones que anuncia un iluminado sin más ley que la suya.

Imagine lo que sería de México si los candidatos de cualquier nivel suspendieran obras públicas. Solo un pueblo castrado y sin instituciones podría permitirlo.

Pero es grave error de los empresarios "horrorizados" -a quienes insulta sin límites- convocarlo a discutir lo concerniente al aeropuerto (si ya lo decidió por sí y ante sí como banderas de campaña) en vez de enfrentarlo públicamente y advertirle que no permitirán la devastación que se propone de dar marcha atrás con todas las reformas constitucionales y la principal obra material del actual gobierno.

Para combatir con valor el amenazante atropello basta considerar lo que significaría para el país desconocer inversiones por muchos miles de millones de dólares, perder cientos de miles de empleos, echar por la borda la confianza internacional que ha construido México y negar el futuro a las actuales y venideras generaciones.

Diego Fernández de Cevallos
(v.pág.3 del periódico Milenio Jalisco del 26 de marzo de 2018).

¿Quieres ganar la elección? Di salvajadas, pero a media voz. Esa es una de las enseñanzas que nos deja AMLO. Es una salvajada lo del acceso para todos a la universidad, como le hizo ver Jesús Silva-Herzog. Es una salvajada suponer que la corrupción se va a evaporar con el solo ejemplo del presidente, como le dijo Carlos Puig. Es plausiblemente una salvajada lo de la guardia nacional, una concepción policiaca-militar con visos autoritarios que, sin embargo, confusamente, explicó en términos de una necesidad de coordinación entre las corporaciones. Y es una salvajada lo de meterle rewind a lo del aeropuerto -aunque en efecto es imposible no estar de acuerdo en que se revise cualquier contrato con la firma de Lord Socavón.

Fue angustiante la desesperación de los intelectuales morenistas por justificar otra de las salvajadas de AMLO, lo de la consulta sobre el matrimonio igualitario, como una invitación al diálogo (¿se lo creerán de veras?).

Julio Patán
(v.pág.2 del periódico Milenio Jalisco del 26 de marzo de 2018).

No basta con una simulación de defensa de los derechos humanos, sin respuestas jurídicas claras. Es insano darle a las iglesias religiosas -prejuiciosas desde tiempos inmemoriales- privilegios políticos que Benito Juárez les quitó desde 1857. ¿Así quiere Andrés Manuel López Obrador -con el PES en su seno- parecerse a Juárez? ¿De dónde...? ¿Dónde está la izquierda de Morena que no plantea derechos humanos, a todos, sin excepción? Los movimientos homosexuales y lésbicos cumplen 40 años de lucha, a la luz pública.

Vimos a AMLO hablando para MILENIO, aceptando una "suspensión provisional" en el caso de los derechos humanos al conjunto del movimiento LGBT. Argumentando el consenso de su movimiento en Morena, diverso e incluyente, dijo. ¿Cuál es el "criterio" de AMLO para dejar suspendidos los derechos humanos de las minorías sexuales? El prejuicio, por un lado, y el cálculo político al creer que así gana los votos de la Iglesia. Olvida el voto gay que cuenta -y que cada vez opina, por fin, fuera del clóset-, con la suma solidaria cada vez más amplia de los heterosexuales, esa sociedad civil que ha decidido defender derechos humanos, sin restricciones.

Pero los morenos siguen mudos. Deben estar asustados de su líder. Ellos, quienes lo empujaron desde la 1a. elección presidencial de AMLO. Y la 2a. Y yo, que lo voté esas 2 veces. Ahora, no sé... tengo mi voto suspendido. Nadie es libre hasta que todos seamos libres.

Braulio Peralta
(v.pág.4 del periódico Milenio Jalisco del 26 de marzo de 2018).

El CCE de Juan Pablo Castañón tuvo que enmendar la pésima propuesta de pactar con Andrés Manuel López Obrador una mesa relativa a evaluar la viabilidad del Nuevo Aeropuerto Internacional de México. Con el soporte de CONCAMIN de Manuel Herrera Vega; CANAERO, a cargo de Sergio Allard; CMIC de Gustavo Arballo; CANACAR de Enrique González y CANAPAT de Jaime Delgado, ayer se manifestó que cualquier tipo de reunión de esa naturaleza no será sancionadora de un proyecto ya aprobado. Veremos ahora qué opina AMLO, que ya había armado un juicio a todas luces improcedente.

Alberto Aguilar
(v.pág.25 del periódico Milenio Jalisco del 26 de marzo de 2018).

Después de conocer las últimas declaraciones de Andrés López ante un grupo de intelectuales reporteros vinculados con los medios, es una gran oportunidad y obligación de todos los sectores el analizar y reflexionar profundamente, abriendo su cerebro, todas las anomalías y las fábulas negras que ha expresado, entre ellas que va a ser un nuevo país y una nueva "constitución amorosa", para que vean la verdad de la esencia de López.

Ratificó que llegando a la presidencia lo primero que va a hacer es mandar una iniciativa al congreso en la cual demostraría que la Reforma Energética fue un error y un engaño a los mexicanos y que la cancelaría; respecto a la Reforma Educativa dijo que "se debe empezar a respetar a los maestros, no se puede seguir insultándolos"; ¿se dan cuenta cómo cambia el sentido de las reformas?

La Reforma Educativa a lo que obliga es al análisis de la capacidad educativa de los maestros para ratificar que en realidad pueden ser maestros y cancelar la herencia de los puestos de maestro; esto lo único que garantiza es que la persona que llegue a ser maestro tenga la capacidad de serlo y no nada más por indicaciones del Sindicato y no devolver a sus dirigentes de la fracción sindical que es la CNTE la rectoría de la educación.

Con relación a la Reforma Energética, el exitoso empresario Alfonso Romo que tiene varios años cerca y apoyando a Andrés López, expresó a los empresarios: "No va a pasar nada, vamos a respetar todos los contratos"; sin embargo, gente cercana a "El Peje" como Paco Ignacio Taibo contradijo totalmente a Alfonso Romo que tiene mucho más tiempo cerca de López, diciendo: "Romo no habla por el partido, por nosotros, la Reforma Energética va definitivamente para atrás".

Bien le dije yo a Poncho Romo, a quien conozco y es amigo mío, cuando vino la 1a. vez hace varios años con Andrés López a Guadalajara y hubo una reunión con el empresariado en el Club de Industriales: Poncho, no es posible que tú estés apoyando a Andrés López, te está engañando, ¿no te acuerdas cómo era?, y ahora las expresiones de los miembros de Morena cercanos a "El Peje" demuestran que realmente es un engaño lo que está sufriendo Poncho Romo, de Andrés López y su Morena.

Otra de sus fábulas negras es que promete y garantiza que todos los jóvenes mexicanos tendrán cabida en las universidades, cosa que es físicamente imposible.

Además, declara que va a cancelar la construcción del nuevo aeropuerto y argumenta como si fuera un técnico, que se decidió construirlo en el peor lugar, el Lago de Texcoco; esto sería retrasar grandemente a México.

También promete en sus fábulas que va a bajar hasta 50% la delincuencia y la inseguridad. En otra de sus frases y deseos dijo que México debería pertenecer a la Revolución Bolivariana, esto parecería que nos quiere llevar por la ruta y los ideales de Chávez y Maduro, caer inmersos en el populismo y la demagogia.

Éstas son algunas de sus metas y sus fábulas expresadas por Andrés López.

De las acciones más importantes y valiosas que han sucedido en este sexenio, realizadas por este gobierno, han sido las Reformas Constitucionales, que se deberían haber implementado hace 40 años.

José Manuel Gómez Vázquez Aldana
(v.pág.6-A del periódico El Informador del 25 de marzo de 2018).

La forma como se confeccionaron tanto a nivel nacional como local las listas de candidatos plurinominales a senadores, diputados federales y locales, además de que ignoraron olímpicamente el reclamo social de reducir su número que revivió en la crisis del gasolinazo a principios del 2017, dejó claro que el espíritu con el que fueron creados estos espacios de representación política en la reforma de 1977 ha quedado totalmente pervertido.

La Ley Federal de Organizaciones Políticas y Procesos Electorales que buscó en aquel momento enriquecer la pluralidad del país y considerar a los partidos políticos como entidades de interés público ha degenerado en un sistema de "cuates y cuotas" que funciona con una lógica totalmente contraria al propósito original de sumar a los diputados uninominales, por los que usted vota en la urna de su distrito, a los llamados plurinominales, para establecer un esquema mixto de representación proporcional.

En teoría, esas curules deberían ser ocupadas por los perfiles más calificados de cada partido político, en cuanto a experiencia, formación y capacidades, para elevar el debate y la conducción política del poder legislativo con congresos más representativos y técnicamente más preparados que fueran un verdadero contrapeso al poder ejecutivo federal y estatal.

Los criterios personalísimos y discrecionales que dominaron nuevamente en la designación de los "pluris", aumentará el desprestigio y el descontento hacia la figura de los diputados y las diputadas, ya que su concurso lejos de elevar los debates parlamentarios contribuirán, en su mayoría, a mantener los excesos y la falta de transparencia en los presupuestos legislativos.

Esta realidad hace inaplazable la necesidad de retomar el debate para reducir el número de esta modalidad de legisladores tanto en la Cámara de Diputados y Senadores, como en los congreso locales.

Ojalá los suertudos "pluris" que ya están sólo en espera de ocupar una curul por el único mérito de estar cerca de los que tienen el privilegio de mandar, sean los que propongan y hagan realidad esta exigencia de la ciudadanía a la que dicen representar.

Jaime Barrera
(v.pág.2-A del periódico El Informador del 24 de marzo de 2018).

Los primeros lugares en las listas de candidatos a diputados locales por el principio de representación proporcional, quienes no necesitan hacer campaña, fueron acaparadas por las cúpulas partidistas, dirigentes o líderes morales.

De acuerdo con las listas registradas de candidatos a diputados de mayoría relativa y representación proporcional del PRI, MC, PAN y PRD, 6 aspirantes se encuentran en ambos listados, la mayoría en los primeros lugares de las plurinominales que podría garantizarles una curul en la próxima Legislatura aunque pierdan la elección constitucional.

(V.primera plana y pág.2-A del periódico El Informador del 24 de marzo de 2018).

La imagen que se empeña en transmitir López Obrador es la del triunfador, aunque aún nadie haya votado por él. Es parte de su estrategia, aunque todo puede pasar en los 100 días exactos, a partir de hoy, para llegar al 1o. de julio.

La más reciente encuesta GEA-ISA "Escenarios políticos" concluye que todavía no hay nada para nadie. Trae, claro, como cualquier otra encuesta, adelante al tabasqueño, pero no le canta a él sus glorias ni el réquiem a sus adversarios. Tampoco reparte los indefinidos (28%) según la preferencia revelada de los que dicen saber por quién votarán, lo que por lo pronto cuando menos coloca al puntero no en el umbral de 40% sino en el de 30%. Esto, claro, es visto como ardid o un chapuceo por los de siempre, cuando simplemente es dejar que el indefinido lo sea y ser transparente al respecto.

La encuesta dice que el balance de opinión (positivos menos negativos) de los 3 punteros es bastante negativo, que el de López Obrador es incluso más desfavorable que el de Anaya y, salvo por el segmento de edad de 20 a 39, no tan diferente del de Meade. Éste, por cierto, es el único de los 3 que tiene un saldo positivo en un segmento de edad, el de mayores de 55 años, aunque claro que arrastra una pesada lápida que no parece querer dejar de lado en el camino.

Resulta que solo poco más de 40% ya decidió su voto (situación, por cierto, no muy distinta a la que se dio en la elección del Estado de México y otras de años recientes). ¿Quién se declara triunfador cuando faltan 100 días para la apertura de casillas y más de la mitad de los votantes no ha decidido?

Marco Provencio
(v.pág.4 del periódico Milenio Jalisco del 23 de marzo de 2018).

Quiero destacar su convicción [de López Obrador] de que va a echar para atrás las reformas energética y educativa, para empezar.

Y cuando digo que las va a echar para atrás después de un análisis, es porque él ya lo hizo y lo tiene decidido, igual que con el nuevo aeropuerto, que dice que nadie va a perder porque va a construir 2 pistas en la base aeromilitar de Santa Lucía.

Parte de lo valioso de este encuentro periodístico es que dejó ver que si llega a la Presidencia, revertirá las reformas, es una decisión tomada.

Para él es un asunto resuelto. Adiós reformas.

Si difiero es en su decisión de poner a plebiscito o referendo los derechos de las minorías. Los derechos de las minorías no pueden estar, por lógica y justicia, a decisión de la plaza pública y la mano alzada, los tienen que proteger las leyes. Otra cosa sería injusta, por decir lo menos.

Joaquín López-Dóriga V.
(v.pág.3 del periódico Milenio Jalisco del 23 de marzo de 2018).

Son 51 de los 500 diputados, 10%, que pidieron licencia para buscar otro cargo: 21 del PRI, 11 del PAN, 4 del PRD, 8 de Morena, 3 de MC, 1 del Verde y otro del PES y 2 independientes. ¡Y eso que no iba a haber chapulineo!

Joaquín López-Dóriga V.
(v.pág.3 del periódico Milenio Jalisco del 23 de marzo de 2018).

El caso de El Bronco era "la punta de lanza" de un experimento político electoral que pretendía demostrar que si un gobernador podía alcanzar la victoria por la vía independiente, de la misma forma otro independiente podría ser presidente de los mexicanos.

Sin embargo, El Bronco terminó convertido en un verdadero "chivo en cristalería". Su gobierno en Nuevo León fue un desastre. Siempre dijo que no sería candidato presidencial, porque el pueblo lo nombró por 6 años, pero a los pocos meses de estar en el poder ya se había peleado con todos sus constructores, a los que amenazó con destruirlos cuando fuera presidente.

El Bronco creyó que si cometía las mismas trampas que en Nuevo León estaría en la boleta presidencial. Sin embargo, el INE le demostró que en la boleta no hay lugar para tramposos.

Lo cierto es que en el diseño original El Bronco solo sería gobernador de Nuevo León y la candidatura presidencial -por la vía independiente- estaba reservada para Jorge Castañeda, quien durante muchos meses trabajó en ese proyecto, junto con reputados intelectuales, hasta que llegó a la conclusión de que no llegaría. Entonces apoyó al tramposo Armando Ríos Piter.

Pero hete aquí que las trampas derrumbaron al Bronco y al Jaguar y Castañeda se quedó "como el perro de las 2 tortas". Pero El Güero -como lo motejan sus amigos- tenía un "plan B".

Resulta que el ex canciller fue uno de los promotores de la tramposa candidatura presidencial de Ricardo Anaya, quien hace pocas horas lo incorporó a su equipo de campaña, en una posición de privilegio.

Ricardo Alemán
(v.pág.17 del periódico Milenio Jalisco del 23 de marzo de 2018).

Hablar de las creencias de quienes aspiran a dirigir un país, es relevante para el electorado porque puede afectar las políticas públicas y la forma como se gobierna. López Obrador, que no es un dios sino un político, lo ha hecho en el pasado, con alianzas incluso inconfesables, como quien es enemigo público de muchos de sus seguidores, el cardenal Norberto Rivera, acusado de haber encubierto a cuando menos 15 curas pederastas, entre ellos el fundador de Los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel.

La relación entre López Obrador y Rivera se forjó cuando fue jefe de Gobierno de la Ciudad de México y el 2o. era el arzobispo primado de México. Rivera siempre ha hablado bien de López Obrador, y con quien nunca tuvo problemas cuando gobernó la capital. Congruente con sus valores y creencias, López Obrador nunca se metió en temas sociales polémicos, y los hizo a un lado. Por ejemplo, congeló la Ley de Interrupción Legal del Embarazo, que finalmente fue aprobada en 2007 con Marcelo Ebrard como jefe de Gobierno. Y en 2003 presionó al PRD a rechazar el proyecto de la Ley de Sociedades de Convivencia en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal. La posición cambió en 2006, con López Obrador fuera del gobierno, y un año después se realizaron las primeras uniones de convivencia entre personas del mismo sexo.

El conservadurismo de López Obrador en estos temas no es nuevo. Interrogado por diversos entrevistadores sobre ellos, ha evitado tomar posición y dicho que tendrían que ponerse a consulta popular. Su postura está en el mismo bando que sus adversarios en la contienda presidencial, el panista Ricardo Anaya y el priista José Antonio Meade. La posición socialmente conservadora de López Obrador, antagónica a un político de izquierda, fue ratificada con la alianza electoral con Encuentro Social, que se opone a la despenalización del aborto -una palabra que nunca emplea el candidato-, que ha estado cerca de él desde la campaña presidencial en 2012, en ese entonces como asociación política de corte cristiano.

La forma como durante su gobierno en la Ciudad de México frenó leyes a las que se oponía la Iglesia Católica, acercó la relación con el cardenal Rivera, quien en 2003 lo fue a ver al Palacio del Ayuntamiento para pedirle ayuda, porque la Asamblea Legislativa tenía detenidos los permisos del proyecto Plaza Mariana en la Villa de Guadalupe. Desayunaron en el despacho de López Obrador, quien al final llamó a René Bejarano, su secretario particular, y le encargó que en un plazo no mayor de 15 días destrabara los permisos en la Asamblea. Rivera, quien cuenta la anécdota, regresó a desayunar con López Obrador, quien al preguntarle a Bejarano, le respondió que los legisladores del PRD estaban muy reacios a hacerlo. López Obrador le dijo que en una semana más, invitaría otra vez al cardenal y quería que todo estuviera resuelto. 7 días después, Rivera tenía listos los permisos.

López Obrador es un político que a diferencia de otros -Vicente Fox, que aplastó los símbolos nacionales con una cruz desde que llegó a Los Pinos, no es uno de ellos- más abiertos a aceptar políticas públicas contrarias a sus creencias -el caso más reciente es el de Enrique Peña Nieto cuando propuso una ley nacional sobre matrimonios del mismo sexo-, ha empatado sus creencias con la política.

A mediados de febrero se dio la última expresión de cómo entreverá política y religión al proponer una Constitución Moral. "Debemos convencer de la necesidad de impulsar cambios éticos para transformar a México, solo así podremos hacer frente a la mancha negra del individualismo, la codicia y el odio que nos ha llevado a la degradación progresiva como sociedad y como nación", dijo. "Desde el Antiguo Testamento hasta nuestros días, la justicia y la fraternidad han tenido un lugar preponderante en el ejercicio de la ética social. En el Nuevo Testamento se señala que Jesús manifestó, con sus palabras y sus obras, su preferencia por los pobres y los niños". En caso de ganar la Presidencia, anticipó, su gobierno se nutrirá de la premisa de "sólo siendo buenos podemos ser felices".

Que un presidente sea creyente o no, no es problema. Pero que la religión oriente las políticas públicas, es preocupante. En los gobiernos panistas y de Peña Nieto hubo tentaciones de la Iglesia Católica para modificar planes de estudio y acceder a medios de comunicación. La religión impacta la vida íntima, matrículas escolares, e investigaciones científicas. Incide también en las libertades. La Constitución Moral contraviene el artículo 24, sobre el derecho a la libertad de convicciones éticas, de conciencia y de religión. Si bien es hipotético el planteamiento de lo que podría suceder si la religión influye en las políticas públicas de López Obrador, no lo es la semilla de todo, la Constitución Moral, "para poder hacer una república amorosa y tener un código del bien".

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 22 de marzo de 2018).

Es difícil establecer, a ciencia cierta, en qué consiste, qué compromisos implica, hacia dónde se orienta, y, sobre todo, si cabe esperar que tenga alguna utilidad práctica el pomposo "Pacto de Civilidad" que suscribieron ayer los dirigentes de 6 de los 8 partidos políticos que participarán en las elecciones del próximo 1o. de julio en Jalisco.

Testigo de honor en el acto, el gobernador, Aristóteles Sandoval, dio algunas pistas sobre los propósitos del dichoso "pacto", al invitar a los firmantes a no caer "en la tentación de los excesos para perjudicar a un rival que es de un color diferente; es sólo un adversario político y no un enemigo", sentenció. Tildó de "inadmisible" que el éxito de las campañas se funde "en el ataque cobarde que ofrece el anonimato".

Lamentablemente, su aseveración de que "nadie gana con la mentira", ya fue desmentida por los hechos alguna vez que una elección estatal se decidió a favor del partido [el PAN, recuerda el webmaster] que acertó a manejar con perversidad diabólica una campaña de calumnias contra el candidato que las encuestas marcaban como favorito unas semanas antes de los comicios.

Al margen de las vaguedades del susodicho "pacto", es probable que el ciudadano común quisiera ver en las actitudes de los partidos políticos y de los candidatos que participarán en las próximas elecciones, ciertas conductas diferentes a las habituales en esos trances. Por ejemplo, que hubiera auténtica austeridad en ellas; que se evitaran tanto el dispendio en el alquiler de "espectaculares" e invasión de bardas, como la espantosa, ofensiva contaminación visual de las sonrisas fingidas y las frases huecas. Que hubiera verdaderas propuestas, trazadas a partir de un diagnóstico realista de las necesidades sociales más apremiantes y de la genuina capacidad de los gobernantes para aportar soluciones viables. Que hubiera un auténtico compromiso con los ciudadanos, que contemplara la auténtica posibilidad de demandar el incumplimiento de tales compromisos y que sancionara a los mendaces con la destitución vergonzosa de sus cargos...

Por lo demás, si los dirigentes de 2 partidos se abstuvieron de firmar el pacto, aduciendo que se trata de "una simulación", es muy probable -por indeseable que sea- que el tiempo termine por darles la razón.

Jaime García Elías
(v.pág.7-A del periódico El Informador del 22 de marzo de 2018).

Los partidos políticos y el Gobierno de Jalisco (no) sorprendieron al firmar un pacto de civilidad electoral en donde se comprometieron, escuche esto, a cumplir con la ley.

Los acuerdos incluyen transparencia en uso de recursos, sanciones a quien haga mal uso de programas sociales e impulso a candidaturas que cumplan con el Código Electoral.

La elección del próximo 1o. de julio será todo menos barata.

Nada más en material electoral a nivel estatal se desembolsarán 143 millones de pesos para comprar urnas, boletas y mamparas.

En 2012, en esa misma compra, se invirtieron 60 millones; así que si hacemos cuentas, el ornato de la elección saldrá en más del doble.

Entre los consejeros electorales surgió tibiamente la idea de reutilizar parte del material, pero no se pudo porque ya cambiaron los diseños.

Otros recursos despilfarrados son los gastados en las fallidas urnas electrónicas, hoy en el olvido y ni quién se acuerde que nos las vendieron como la panacea para hacer los procesos más ágiles, económicos y confiables.

Allá en La Fuente
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 22 de marzo de 2018).

El currículum académico de Armando Ríos Piter es brillante. A los 30 años, en 2003, ya había concluido una licenciatura en Derecho (UNAM), otra en Economía (ITAM), y 2 maestrías en el extranjero: en Seguridad Nacional (Georgetown) y Administración Pública (Harvard).

A la par, el guerrerense comenzó una carrera en el servicio público (Infonavit, Hacienda, entre otros) y luego pasó casi 9 años en el Congreso de la Unión (diputado y senador).

Empecemos con algunas cuentas. Sencillas. Meras divisiones sobre el costo de las firmas recabadas por Margarita Zavala, Jaime Rodríguez y Ríos Piter.

Si uno se fija en el monto de "apoyos recibidos" (previos validación) sucede que Ríos Piter es un genio para recolectar firmas, tan efectivo que cada una de esas firmas (1,765,599) le salió a 3 pesitos con 10 centavos. Mientras el guerrerense reportó gastos por $5,535,616, Margarita se gastó un total de $13,858,417, y "El Bronco" un pastón: $19,186,061.

De forma tal que si yo fuera Margarita habría regañado a mi equipo pues a ella cada "apoyo recibido" le costó 8,7 pesos. Mientras "El Bronco" gastó en promedio 9 pesos por cada firma, casi 3 veces más que Ríos Piter.

Seguro eso pudo pasar porque Armando estudió mucho y trabajó en lugares importantes.

Pero luego ocurrió, como se sabe, que vino el INE y le quitó chorros de firmas a Ríos Piter.

Al "Jaguar" solo le dejaron 242,646 "apoyos válidos", o el 14% de los que había presentado.

¿Dónde quedó la eficiencia de Ríos Piter? Esa eficiencia que, por cierto, ya había hecho que varios levantaran las cejas por sus espectaculares picos de crecimiento de recolección de firmas en las vacaciones navideñas, cuando de una semana a otra pasó de obtener 100,000 apoyos a irse al doble y, la semana siguiente, a 230,000 firmas en solo 7 días.

Ríos Piter no se tomó bien el palo del INE y ha gritado cosas que podrían llevar a cualquier despistado a pensar que estamos en 2006: que si Felipe Calderón es poderosisísisimo y operó para meter a su esposa, que si el INE es una cueva llena de personajes siniestros. Redacción mía, por supuesto.

Ayer, en el último día en que pudo haber utilizado para revisar qué diantres pasó con el 86% de las firmas que le invalidaron, Ríos Piter acudió al INE a denunciar que es víctima de un complot (palabra mía), que no quiere convalidar una simulación (dijo más de 10 veces ese término, quizá dolido porque él es acusado de simular ni más ni menos que 811,969 firmas) y que sus apoyos son de carne y hueso.

Supongo que si el verdadero objetivo de Ríos Piter es estar en la boleta, alguien que pudo juntar 200,000 firmas en una semana, bien pudo ir al INE y con una muestra evidenciar en 3 días lo que él dice que son apoyos válidos que le sustrajeron indebidamente.

Eligió no hacerlo. Eligió ensuciar el proceso incluso deslizando que hubo corrupción en el proceso de contratación de la herramienta tecnológica mediante la cual se capturaron las firmas.

Alguien tan listo, tan preparado apela a la emoción, al chantaje. Si tenía la razón, por qué no reconvocar a su ejército de auxiliares y en unas 72 horas, firma por firma, evidenciar inconsistencias en la contabilidad de los malvados del INE. Si pudo juntar 230,000 en una semana, seguro podría revisar 100,000 en 3 días.

No sé qué opinarán en las universidades donde estudió Ríos Piter. Pero ni ha logrado su objetivo (ser candidato), ni demostró que tiene la razón, vaya, ni siquiera lo intentó.

Salvador Camarena
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 22 de marzo de 2018).

La semana pasada, la cúpula de BBVA-Bancomer, el banco más poderoso de México, se reunió con candidatos presidenciales.

Relatan que se encontraron con un López Obrador cansado, quizá por la hora, radical, intransigente, muy diferente al que vieron un par de semanas después en la Convención Bancaria de Acapulco, en la que mostró un perfil más moderado.

Transcribo el chat que resume todo. Para que sea más comprensible su lectura, he ajustado la puntuación y corregido ciertos errores de ortografía, sin modificar palabras ni el uso de mayúsculas. Este texto fue enviado a los miembros del Consejo Regional Peninsular de BBVA-Bancomer:

"Estimados amigos Consejeros: el día de hoy nos hemos reunido los Presidentes de Consejo y el Comité de Dirección del Banco (BBVA), primero con Meade por la mañana, y posteriormente cenamos con AMLO. Me encuentro en este momento tomando una copa con casi todos los Presidentes asistentes."

"El consenso es homogéneo: ya nos llevó la Chingada. Y perdón por la expresión. Salimos HORRORIZADOS del Peje. Lo poco o mucho que cada quien pueda hacer para revertir esto, es el momento ahora para hacerlo. Si no, lloraremos como maricas, lo que no supimos defender como hombres."

"Palabras como economía mixta, plebiscitos cada 2 años, cambios estructurales después de los 2 primeros años, darle una oportunidad por buscar consensos a Napoleón (Gómez Urrutia), los líderes de los maestros, etc., parar las obras del AICDMX (nuevo aeropuerto de la Ciudad de México), las escuchamos HORRORIZADOS. Esta amenaza ha pasado de ser esto, una amenaza, a casi una realidad".

Hasta ahí el mensaje. Este chat fungió como una especie de reporte informal que no fue divulgado a través de canales institucionales ni corresponde a una postura oficial del grupo financiero. Se deduce que después de su cena con López Obrador los integrantes de la cúpula de BBVA-Bancomer chatearon alarmados con mucha gente y eso permitió que su diagnóstico de la reunión y el contenido de lo que había sucedido ahí, se diseminara por varios círculos empresariales y sociales, que comparten la preocupación por la posición en las encuestas del líder de Morena.

Carlos Loret de Mola A.
(v.págs.4-A del periódico El Informador del 21 y 22 de marzo de 2018).

Pedro Kumamoto, Manuel Clouthier y otros 5 candidatos independientes al Senado, mostraron a los mexicanos que sí se puede lograr el apoyo requerido por la ley sin simular ni una sola credencial electoral. En la Ciudad de México hubo 12 aspirantes a candidaturas independientes que falsificaron el 99% de sus registros.

Ivabelle Arroyo
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 21 de marzo de 2018).

Yeidckol Polevnsky, presidenta de Morena, dice que el INE debe excluir a todos los aspirantes independientes a la Presidencia por tramposos. En cambio, Andrés Manuel López Obrador, candidato del mismo partido, dice que todos los aspirantes independientes deben estar en la boleta porque es lo justo. ¿Por qué no, simplemente, aplicar la ley?

Sergio Sarmiento
(v.periódico Mural en línea del 20 de marzo de 2018).

El 19 de febrero pasado, en una entrevista que concedió a Nacha Cattan, reportera de Bloomberg, Alfonso Romo se refirió a las licitaciones petroleras que el gobierno ha realizado y señaló:

"Lo que hemos visto en el proceso de licitación es que (los contratos) son muy buenos para el país, están bien hechos, y hasta hoy no tenemos quejas".

Carlos Urzúa, nominado por López Obrador como secretario de Hacienda, en caso de ganar la elección presidencial, entrevistado por Cattan en diciembre, señaló que los contratos celebrados con empresas petroleras "serán completamente respetados".

El sábado pasado, en el marco de la conmemoración de los 80 años de la expropiación petrolera, AMLO advirtió que va a revisar todos los contratos:

"Se van a revisar todos los contratos que se han firmado en este tiempo, y uno por uno se van a someter a un análisis para ver si cumplen con los requisitos legales y para que además no sean contratos producto de la corrupción, que no sean contratos manchados".

¿En qué quedamos? ¿Ya fueron revisados los contratos por el equipo de López Obrador -como aseguró Romo- o no? ¿Se van a dar garantías a las empresas que ya los tienen o no?

Los integrantes del equipo de López Obrador, destacadamente Romo y Urzúa, que se han estado reuniendo con grupos empresariales y han participado en entrevistas y foros, han buscado dar tranquilidad a los inversionistas.

Estos esfuerzos, sin embargo, son descarrilados por las propias declaraciones de AMLO o de personajes de su entorno, como las muy sonadas de Paco Ignacio Taibo II la semana pasada:

"Que yo recuerde hasta ahora, en el último congreso y los 3 últimos consejos nacionales de Morena se ratificó plenamente que hay que echar abajo la reforma energética. Y esa demanda es nuestra, no sólo es de Andrés, que lo dijo muchas veces. Entonces habría que preguntarle a Romo, ¿a nombre de quién hablas?, ¿a quién le hablas al oído? Porque si le quieres hablar al oído a las trasnacionales, pues muy tu pinche gusto, pero a nombre del conjunto de los mexicanos que vamos a votar en julio, yo creo que la demanda sigue viva".

Son 74 contratos adjudicados a empresas de más de 20 países. Tras escuchar las declaraciones de AMLO el 18 de marzo y conocer las de Taibo la semana pasada, ¿qué estarán pensando esas empresas?

Tengo la sospecha de que un buen número de ellas ya ha empezado a analizar cuál es el margen jurídico que existe para desconocer contratos y qué posibilidad tendría AMLO de hacer cambios constitucionales para echar atrás la reforma.

Enrique Quintana
(v.periódico El Financiero en línea del 20 de marzo de 2018).

De descalificar las concesiones petroleras como un "atraco", López Obrador y su equipo han pasado a señalar que revisarán los contratos. Pero Paco Ignacio Taibo II nos recuerda que Morena ha votado por echar atrás "todas las pinches reformas neoliberales".

Sergio Sarmiento
(v.periódico Mural en línea del 19 de marzo de 2018).

Ricardo Anaya le ha llevado 3 grandes noticias a Andrés Manuel López Obrador en los últimos pocos meses. La 1a. fue darle un manotazo a los Calderón y bajar a Margarita Zavala del PAN; la 2a., trabajar al interior del PRD hasta restarle fuerza a la candidatura de Miguel Ángel Mancera, e instalarse él; y la 3a. fue enfrentarse con el presidente Enrique Peña Nieto y así, abrirse un enorme y desgastante frente. Margarita pudo ser un problema para AMLO porque, como parte mismo del sistema, podría convencer a los que organizan el "voto útil" contra el izquierdista. Mancera, si bien no compite con AMLO -vistas todas las encuestas-, podría robarle votos de izquierda (adentro de Morena se calcula que el perredista de hueso colorado no votará por Anaya sino por López Obrador; y creo que calcula bien). Ambos personajes, y el presidente, fueron desinflados por Anaya.

José Antonio Meade ha generado, también, buenas noticias para el tabasqueño. La 1a. es su designación. Miguel Ángel Osorio Chong carga con negativos, pero tejió alianzas estado por estado para ser candidato; la llegada de Meade dejó un PRI extrañado y aunque los priistas son aplaudidores por naturaleza, aplauden por disciplina: ya veremos cómo votan. La 2a. buena noticia que el ex secretario de estado entregó a AMLO fue darle por su lado al presidente, y aquí requiero explicarme bien.

Un político de muy buen nivel me contó que cuando vio a Osorio Chong, conversaron y él le preguntó que por qué no fue candidato. Me dijo que le respondió algo así: "No sé. Pero sí sé por qué el presidente escogió a Meade: porque cree que puede jalarse los votos del PAN". Reproduzco lo que me dijo ése político, y no tendría por qué mentirme.

Meade, por supuesto, no ha jalado votos del PAN, salvo un: el de Javier Lozano. Es un mal cálculo del presidente, porque el panista difícilmente vota por el PRI. El militante panista es radical en eso, en su militancia.

Meade ha azuzado todo el aparato del PRI y del gobierno en contra de Ricardo Anaya porque quiere desfondarlo para crecer a fuerza del voto panista desencantado, cálculo que es del presidente y que justifica su candidatura.

Sin embargo, ese empecinamiento -hacer campaña hundiendo a su oponente- no ha resultado en votos. Meade puede llevar su malentendido muy lejos pero no le servirá de mucho.

Pero en algún momento, más adelante -y no porque lo desee sino porque pasará-, los 2 candidatos con posibilidades voltearán la vista a AMLO. Voltearán, y se harán una pregunta: ¿Cómo desafiar a AMLO, que está entre 12 y 18 puntos arriba en las encuestas? Podrán hacerlo unidos o por separado, como gusten. Pero lo harán.

Escribí hace 2 meses que el pleito de panistas Meade-Anaya podría entretenerlos un buen tiempo. Pero ahora los veo darse la mano y voltear hacia López Obrador. Así que el "¿cómo desinflar a AMLO?" será la gran pregunta para las siguientes semanas. Sus equipos tendrán ideas. Veamos si le atinan en algo.

Está el tema de los debates, encañonarlo en televisión nacional. Yo recuerdo que López Obrador era bueno debatiendo: le puso unos muy buenos coscorrones a Diego Fernández de Ceballos en alguna ocasión con López Dóriga. Pero algo le pasó. Ahora se encierra en 3, 4 frases que repite y repite: "hay pájaros que cruzan el pantano", "seré Peje pero no lagarto", cosas así. Meade tampoco es, digamos, una chucha cuerera. Y no es porque no sepa: sabe un montón; pero los temas que él conoce a fondo son los que tienen harta a la gente. Y si no, vuelva a ver la abucheada que le dieron en el evento de Jorge Vergara. ¿Para qué quiere debatir si de lo que sabe es de lo que nadie quiere oír? Puras explicaciones macro, puras fórmulas que no funcionaron en sus 5 secretarías. Mientras le silbaban, él decía que si no se subían las gasolinas se cerrarían hospitales y quién sabe qué más. Choro mareador. "¡Fuera, fuera!", le gritaban. Pues sí. Da güeva lo que diga porque nada contrarresta que él y Peña prometieron que los combustibles bajarían. Aquí, y López Obrador tiene razón en decirles que se atendrá a los debates autorizados -exactamente como lo hizo Peña, no se nos olvide-, el tema es el muchacho. Anaya es un fajador. Es quizás la única experiencia que tiene, porque ha hecho vida partidista y parlamentaria. Y si agarran a AMLO entre Margarita, Anaya y Meade, pues le van a dar una buena descalabrada. Si pierde un punto por debate, o 2, se aprieta la elección. AMLO tendría que asesorarse bien. Tiene que verse PRESIDENCIABLE, punto; es lo que recomendaría cualquier gañán en la materia. Lo de "los rusos" y el "amor y paz" le salieron naturalito, pero debe dar más. Repito: verse presidenciable. Que la gente se lo imagine cruzado por la Banda Presidencial.

Con los alacranes que jaló AMLO a las plurinominales, está la amenaza de un ataque nuclear, Jacobo. Que le suelten una bomba gigante cerca de la elección. Un Napoleón Gómez Urrutia puede servir; el tipo debe traer en la barriga lombrices y hasta mineros. Tiene que ser gente muy cercana al líder de izquierdas para que el bombazo funcione. Una Eva Cadena ya no lo destruye, porque la gente ha visto cómo se las gastan con él. Va a sonar bofo, como ella; a fraude, a montaje. Bomba nuclear: que los hijos se hayan descuidado con algo, por ejemplo. A uno de los chamacos le descubrieron unos tenis de rico y ha servido para darle a AMLO hasta por debajo de la lengua durante años. Bomba con video, de las que le gustan a Carlos Salinas y al "Jefe" Diego. Un bejaranazo, sin más. Yo lo veo improbable porque ha estado lejos de presupuestos públicos durante años; pocos que respondan directamente a él podrían haber sido grabados. Pero puede suceder por lo que digo: por los alacranes que trae cerca con tanta alianza pragmática.

Y está la tercera fórmula: hacerlo perder la cabeza. Pero AMLOVE está instalado en el amor y paz y no será fácil. ¿Y cómo podría perder la cabeza? Fácil: si se desespera. ¿Y cómo se desespera? Cuando no sabe cómo actuar frente a una eventual caída en las encuestas. Sí, porque puede bajar. Sería natural, nada del otro mundo. También se puede recuperar si cae. Pero AMLO suele tomársela mal. Reparte madrazos. "Tengo mis propias encuestas y voy 40 puntos arriba", "encuestas cuchareadas", etc. Y hasta cosas más fuertes que luego luego toman nivel de cataclismo en boca de empresarios; gobernadores; PRI, PAN y PRD; intelectuales, varios medios de comunicación y comentadores.

Alejandro Páez Varela
(v.Sin Embargo del 19 de marzo de 2018).

Los independizados, haciéndose pasar por independientes, se salieron de los partidos, pero se trajeron con ellos todas las mañas. Hay muchas aristas a este tan decepcionante como alarmante tema de la falsificación de firmas, pero la primera es sin duda la traición a la democracia. Las candidaturas independientes fueron una conquista de la sociedad civil para quitarle a los partidos el monopolio de la representación política. Los tres candidatos que hicieron trampa, más allá de si lograron o no el registro, Zavala, Ríos Piter y "El Bronco" nos deben una explicación, independientemente (palabra muy ad hoc para el caso) de si estarán o no en la boleta, sobre los delitos por los que tengan que responder.

El comportamiento de las firmas hacía pensar que algo raro había en aquellas campañas. Cuando uno comparaba la evolución de la campaña de Marichuy o Pedro Ferriz con la de los 3 punteros era evidente que había una operación política, que había estructuras, es decir partidos, detrás de aquel comportamiento. Que los requisitos puestos por los partidos para lograr la candidatura solo se podía cumplir con el apoyo de los partidos. Pero además de estructuras hubo fraude.

Hay 3 tipos de comportamientos en las firmas que anuló el INE. El 1o. es el error, sea en la captura o en la toma de datos, en aquellos lugares donde se no se pudo usar la aplicación. Estos, por supuesto son los menos, pero están dentro de lo normal en un proceso complejo como este. La 2a. es el robo de identidad: los candidatos o sus operadores se hicieron de un padrón electoral y falsificaron credenciales a lo bestia. Hacerse del padrón es un delito (seguramente van a decir que se los regalaron en Tepito) pero la falsificación de documentos oficiales es mucho más grave. La 3a. es el uso de fotocopias de credenciales de programas sociales o trámites de ciudadanos. En este caso hay dos conductas punibles: el uso de información personal por parte de los promotores de las campañas y el resguardo infiel de quienes tienen en su poder la información, en este caso funcionarios públicos, quienes hicieron mal uso de datos personales.

El INE no puede dejar pasar estas conductas. Hay que terminar la investigación y procesar penalmente a quien resulte responsable dentro de los equipos, y si de la investigación resulta que los pre candidatos tienen responsabilidad por ello, que se les procese. Pero, antes de esto, Margarita Zavala, que sí estará en la boleta, nos debe una explicación no de las 870 mil firmas válidas, sino de las más de 400,000 que no lo son. Que una de cada 3 firmas haya resultado falsa no se explica solamente con los errores de dedo. Ojalá el INE nos informe qué tipo de irregularidades cometió el equipo promotor de Zavala y que sepamos, antes de que arranquen las campañas, si hay o no delitos que perseguir.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 19 de marzo de 2018).

Jaime Rodríguez "El Bronco" y Armando Ríos Piter "El Jaguar" quedaron fuera de la contienda electoral en busca de la Presidencia de la República por la vía independiente -hasta que un tribunal ordene lo contrario-.

En tanto, hay que destacar su desempeño "sobresaliente" para falsificar miles de firmas. "El Bronco" simuló 158,000 rúbricas y "El Jaguar" 811,000. Aunque Margarita Zavala entró a la boleta de panzazo, fue la aspirante con menos porcentaje de firmas válidas con respecto al total de firmas que recabó: 55%. En cambio, el 96% de las firmas de Pedro Kumamoto fueron válidas.

Allá en La Fuente
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 19 de marzo de 2018).

Un fenómeno de esta elección es el crecimiento del elector apartidista. En un lustro, el votante que se considera no partidista pasó del 39 al 67%. Esto quiere decir que, a diferencia de lo que ocurría en el pasado, tanto Anaya como López Obrador deberán seducir al elector que no simpatiza con sus partidos políticos para ganar la Presidencia. Así, más que una guerra de maquinaras, la elección de 2018 es una batalla por el elector suspicaz.

Enrique Toussaint Orendáin
(v.pág.5-B del periódico El Informador del 18 de marzo de 2018).

A pesar de que en la elección de 2012 no hubo una campaña fuerte para promover el voto nulo a nivel nacional o local, éste se incrementó en Jalisco al superar el 2.3% en el caso de la gubernatura y el 5% entre los diputados de mayoría relativa.

Hace 6 años, en la elección de gobernador, el total de votos anulados fue de 81,329. Esta cantidad fue superior a la elección de 2006 en la que se registraron poco más de 54,000 y a los 34,000 del proceso del año 2000.

En el caso de la elección de diputados por el principio de mayoría relativa fue mayor, al alcanzar en el proceso de hace 6 años más de 189,000 que representaron el 5.5% de la votación total, frente a los más de 62,000 que se tuvieron en la elección previa (2.1%) y los 39,000 del año 2000 (1.7%).

Aunque éstos obedecen por una parte a errores a la hora de emitir el voto, se encuentra otro sector de la población que decide anularlo intencionalmente. De acuerdo con un análisis realizado por el INE sobre este tipo de votaciones, se reportó que en 2012 la mayor frecuencia de tachar casi toda la boleta con una cruz grande se observó en 3 entidades: Distrito Federal (35.9%), seguido con menor intensidad por Quintana Roo (27.9%) y Jalisco (27.8%).

En Jalisco, los distritos que presentaron los porcentajes más elevados de votos nulos en el proceso pasado, respecto al total de boletas anuladas, fueron los distritos 8 y 6, con más del 80%.

(V.pág.3-A del periódico El Informador del 17 de marzo de 2018).

Si antes el cambio de gobierno de cada 6 años era esperanza precisamente de cambio y mejora -de superar errores y lastres anteriores-, de un cambio saludable, precisamente para proyectar otros horizontes de progreso, ahora el sentir popular enfrenta la realidad del cambio de gobierno con los pies en la tierra y sin grandes expectativas.

Las campañas electorales revelan esta dureza. El llamado a los ciudadanos a unirse a proyectos que enarbola uno u otro partido político, hace más evidente que los principios de los idearios y programas de gobierno, son menos consistentes que lo necesario porque las necesidades son mayores. Quizá por ello sea que la resistencia ciudadana a aceptar alguna de las propuestas de gobierno en pugna, se deba a que ya sea tan difícil que las ofertas políticas existentes convenzan.

La política ha dejado de ser confiable. Y no es para menos. El cuestionamiento de las prácticas de gobierno, acumula fallas del pasado y omisiones del presente en la conducción política del país, a tal grado que los errores políticos pesan demasiado en la memoria colectiva, por lo que posiblemente ahora se hace más difícil no solo la adhesión, sino la aceptación de la política. La política ya es vista como algo definitivamente ajeno, no digamos perjudicial y negativo.

Margarita Camarena Luhrs
(v.pág.8-A del periódico El Informador del 17 de marzo de 2018).

Si AMLO sigue hablando de tigres y poropuestas carentes de sustento económico, la elección regresará a los niveles de 2006, donde el miedo volverá a ser factor determinante a la hora de ejercer el voto.

Ezra Shabot
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 17 de marzo de 2018).

El mayor riesgo para mí de un presidente como López Obrador no es que quiera o pueda hacer de México una Venezuela o una dictadura, repetir la experiencia de Chávez, la de Fidel Castro o incluso la de Lázaro Cárdenas.

El problema, me parece, es que entiende y vive la política fundamentalmente como confrontación. No hay un momento de su historia política que no esté marcada por el conflicto, la protesta, el desacuerdo, la movilización, el amago, la dureza verbal, tú o yo, ellos o nosotros.

Si López Obrador se encendiera también con la parte negociadora de la política, ya habría sido presidente de México.

Pero no. Su programa de gobierno plantea no una mejora o una corrección sino una ruptura con las reformas, las políticas públicas y las instituciones del país que recibe.

Son propuestas de cambio simples, por su mayor parte irrealizables, centradas en la voluntad y la acción del propio AMLO, como si el país fuera una masa de plastilina que él va a cambiar de cabo a rabo con sus manos y su ejemplo.

El peligro de AMLO para la vida pública mexicana es que traiga al gobierno el impulso de la confrontación que marca su historia, que imponga a la Presidencia su marca de fábrica: litigio múltiple hacia fuera y voluntad única hacia adentro, de modo que la ya de por sí estridente, rijosa, con frecuencia estéril temperatura de la vida democrática mexicana, se vuelva un solo gran barullo querelloso presente hasta en la sopa.

El triunfo de AMLO podría tener severas consecuencias monetarias y financieras, que ya anticipan los analistas económicos.

Pero quizá su consecuencia pública peor sería extender seis años el tono de enfrentamiento de los tiempos electorales que vivimos, con AMLO peleando a brazo partido desde la Presidencia contra todo lo que se opone a lo que él propone.

Si triunfa AMLO, y todo indica que triunfará, lo que podríamos tener en el país es un litigio político permanente, capaz de crear grandes incertidumbres sin lograr grandes cosas: una especie de parálisis con crispación.

No es en Chávez, Castro o Cárdenas en quienes pienso cuando imagino a López Obrador presidente. Es en Luis Echeverría.

Héctor Aguilar Camín
(v.pág.3 del periódico Milenio Jalisco del 16 de marzo de 2018).

El Ayuntamiento de Guadalajara tan solo en los 2 primeros años de la administración de Enrique Alfaro, hoy virtual candidato del partido Movimiento Ciudadano a la gubernatura del estado, gastó por concepto de comunicación en redes sociales 24 millones de pesos. Para 2018 renovaron el mes pasado contratos por 14.5 millones de pesos para las empresas La Covacha, Eu Zen e Indatcom, bajo la justificación de que cuentan con "la propiedad intelectual del diseño conceptual global de la difusión de la imagen del ayuntamiento". Estas mismas empresas, que siempre han acompañado las campañas electorales de Alfaro, aparecieron también en el reporte del partido Movimiento Ciudadano a las autoridades electorales por los gastos de la precampaña de este aspirante en el actual proceso electoral.

A partir de esta semana, el Ayuntamiento de Guadalajara contará con 10 días hábiles para poner a disposición de los interesados, y sin costo alguno, estos contratos.

Jaime Barrera
(v.pág.6-A del periódico El Informador del 15 de marzo de 2018).

Parece que los recientes cambios de partido ya no han generado polémica como los primeros. ¿Será porque ya entendimos que en realidad sólo se trata de un cambio de fachada política? En el fondo, sabemos que verdes, rojos o azules, todos quieren lo mismo: "hueso", posiciones y poder.

Si lo de menos es el color de la camiseta.

Allá en La Fuente
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 14 de marzo de 2018).

El candidato de Morena insiste que su proyecto de nación no se asemeja al venezolano. Sin embargo, algunos lópezobradoristas no lo ayudan a cambiar percepciones. Dolores Padierna, la ex senadora del PRD, respaldó incondicionalmente a Maduro hace algún tiempo en Caracas, en el marco del Foro Sao Paulo. "Creemos en el candidato de la revolución, Nicolás Maduro, continuidad, desarrollo y progreso al proyecto bolivariano", dijo a teleSUR. "El proyecto ha sido exitoso. Lo queremos también para México".

La idea de que López Obrador volteaba a Caracas por inspiración, evaporada a mediados del año pasado, regresó. Reportes de agentes de la CIA en México a Washington, cambiaron de tono y han fortalecido la percepción de que si López Obrador gana la Presidencia, tendrá cercanía con Maduro.

Diplomáticos mexicanos admiten que la idea de Trump que veía a López Obrador como una réplica de lo que él hizo con el electorado estadounidense estimulando el nacionalismo y el aislacionismo, ha cambiado tras los alegatos sobre su inclinación hacia Venezuela. El trabajo político de convencimiento por parte del gobierno y el PRI dio los frutos esperados, apoyados involuntariamente por la forma como sus cercanos y eventuales colaboradores en su gabinete, han hablado en contra de las principales reformas del presidente Enrique Peña Nieto, muy aclamadas en el extranjero, que piensan desmantelar.

El último ejemplo de declaraciones sin los matices necesarios para una audiencia anglosajona, fue la entrevista que concedió Rocío Nahle, secretaria de Energía en un eventual gobierno de López Obrador, al periódico The Wall Street Journal sobre el futuro de la Reforma Energética. "Se van a parar las inversiones en producción y exploración petrolera", dijo Nahle al anticipar lo que haría López Obrador en la Presidencia. "Vamos a cambiar la política energética". El Journal recogió el temor de la industria en Estados Unidos, cuyos voceros dijeron que esa acción provocaría un fuerte impacto negativo en la política económica de México y en las refinerías estadounidenses de la costa del Golfo de México. Una preocupación similar han expresado sobre la intención del congelamiento de las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, pensado como un hub internacional y fuente generadora de inversiones, que López Obrador considera, en cambio, una "obra faraónica" sin sentido.

"La elección de López Obrador pudiera poner en riesgo el potencial regional de México, porque los inversionistas internacionales favorecen instituciones fuertes y estables, y temen a líderes populistas que amenazan con desmantelar las normas burocráticas y las estructuras", escribió en noviembre Niall Walsh, en un análisis para Global Risks Insights. "Una victoria de AMLO tiene el potencial para modificar completamente la región. Mientras el sentimiento populista barre en el mundo, los analistas miran a México con creciente ansiedad".

Las alertas en el mundo frente a López Obrador son amarillas y en algunos casos se están prendiendo rojas. "Construir puentes con él cruza la mente de muchos, pero es como un pleito familiar -hay demasiada mala sangre", dijo uno de los capitanes industriales en Monterrey al Financial Times. "Hay una percepción real de autocracia, autoritarismo y venganza". A López Obrador no parece importarle lo que se piense de él, pero su asesor Alfonso Romo, quien sería su jefe de gabinete, piensa lo contrario. "El desafío es que Andrés no puede atemorizar a la gente. Ahora mismo, no podemos meter la pata".

Ahora mismo, si hay interés real en los inversionistas, eso es lo que está haciendo.

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 14 de marzo de 2018).

Como en 2006, el principal enemigo de AMLO sigue siendo AMLO.

La posibilidad de que él solito se venga para abajo existe.

Ya lo vimos en su participación en la Convención Bancaria de la semana pasada. No es nada difícil que emerja el personaje amenazante que ahuyenta a los votantes.

Ya el día de hoy tuvo que buscar control de daños a sus dichos del viernes, aclarando, interpretando, dando contexto.

La tardanza de 3 días, refleja que en la evaluación hecha su equipo no consideró necesario hacer ninguna aclaración en los días previos. Eso se llama soberbia y frecuente se traduce en ceguera, con todas las consecuencias que ello trae.

Enrique Quintana
(v.periódico El Financiero en línea del 14 de marzo de 2018).

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) externó su preocupación por propuestas contra el libre mercado y la apertura comercial de parte de candidatos a la Presidencia de México.

"Nos preocupa, por ejemplo, que en el espectro de propuestas haya pronunciamientos que van en contra de una verdadera economía de libre mercado y de apertura, nos inquietan propuestas recientes a favor de un modelo de sustitución de importaciones o que hablan de la autosuficiencia de México", dijo Juan Pablo Castañón, presidente del CCE.

El empresario destacó que "esto habla de una visión proteccionista y cerrada de la economía de los años 70 y 80, con la que no coincidimos".

(V.pág.11-A del periódico El Informador del 13 de marzo de 2018).

Las crónicas periodísticas de la Convención Nacional Bancaria celebrada en Acapulco la semana pasada coincidieron en un punto: los banqueros no deciden aún por quién van a votar el 1o. de julio, pero sí saben por quién no lo harán. Andrés Manuel López Obrador, definitivamente, no está en su ánimo, y aunque el salón plenario se saturó para verlo en acción, la música que escucharon no les pareció. No hay ninguna razón para sentirse sorprendidos. Una encuesta de ejecutivos de alto rango en México realizada por Santander en enero, halló que el 85% de ejecutivos de alto nivel anticipó que López Obrador será derrotado en las elecciones presidenciales, lo que explica -según un análisis de Bloomberg-, por qué los mercados mexicanos están sobrellevando muy bien el hecho de que quien se opone a las reformas del presidente Enrique Peña Nieto, no está provocando temor entre los inversionistas.

El comportamiento de los mercados ciertamente se ha mantenido estable.

Los mercados le están diciendo a López Obrador que le tienen pánico, y que sus matices recientes sobre las reformas económicas del presidente Enrique Peña Nieto, no se los creen.

2 temas han sido relevantes en esta discusión. Uno se refiere a la Reforma Energética, donde su enlace con los empresarios, Alfonso Romo, aseguró que López Obrador había revisado los procesos de licitación donde entraron empresas privadas y extranjeras, y que le habían parecido adjudicaciones transparentes y benéficas para el país. Esas afirmaciones motivaron una fuerte reprimenda de López Obrador a Romo. El otro es el nuevo aeropuerto, donde sus asesores confiaron a la prensa que era altamente probable que no se cambiaría de lugar la nueva terminal, pero trascendió entre los inversionistas que la opción es que no le siga invirtiendo y lo deje con una sola pista, lo que lo haría disfuncional.

López Obrador tendría que reflexionar sobre lo que piensan en los mercados sobre él, no desde una visión etnocentrista, como a veces parece enfocar las críticas, sino lo que significaría para su eventual gobierno. Hasta ahora no parece interesado en neutralizar las percepciones.

La única opción real a la mano es convencer a Santiago Levy, vicepresidente del Banco Interamericano de Desarrollo, ampliamente reconocido en el mundo, para que asumiera, en caso de ganar, la cartera de Hacienda. Levy le ha dicho a López Obrador que está dispuesto a sumarse a su proyecto, pero aún no lo ha concretado. El economista, que junto con el presidente Ernesto Zedillo y el entonces coordinador de asesores presidencial, Luis Téllez, manejaron la política económica del país en los 90s, es la única solución, en el panorama lópezobradorista actual, de cambiar radicalmente la idea de los mercados sobre él, y enviarles el mensaje de que cuando habla de mantener la política fiscal y la macroeconómica, está hablando en serio.

La credibilidad de su palabra no la tiene él, sino alguien en quien los mercados confíen. Sólo así podrá marchar en la contienda presidencial sin levantar temores y generar incertidumbres adicionales, convirtiéndose para sus actuales enemigos, en una posibilidad a la que podrían darle el beneficio de la duda de que será responsable en donde más le temen, la estabilidad de la política económica.

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 13 de marzo de 2018).

Era el viernes, en la Convención Bancaria de Acapulco.

Si usted volteaba a ver a la audiencia, podía observar los rostros de sorpresa frente a las palabras de Andrés Manuel López Obrador.

Casi para terminar su participación, la última de los candidatos, respondió a la pregunta de Leonardo Curzio respecto a si habría de reconocer los resultados de la elección del 1 de julio, aun si no le fueran favorables.

La respuesta fue: "si las elecciones son libres, son limpias (y pierdo) me voy a Palenque, Chiapas, tranquilo". La gente sabe que allí está su rancho, al que bautizó como "La chingada".

Pero, agregó, "si se atreven a hacer un fraude electoral, yo me voy también a Palenque, y a ver quién va a amarrar al tigre. El que suelte al tigre que lo amarre, ya no voy a estar yo deteniendo a la gente".

El candidato ha dicho en varias ocasiones que en 2006 tomó la decisión de hacer el plantón en el Zócalo y Reforma para contener a la gente y explicó que, de no haberlo hecho así, habría habido tanto coraje y furia que "habría habido muertos".

La referencia del viernes alude a esa presunta contención en 2006.

Entre los banqueros, las palabras de López Obrador fueron recibidas con temor. Y algunos las asumieron como una amenaza, pues ante el descrédito que AMLO ha manifestado respecto a instituciones como el INE, el TEPJF o la Suprema Corte, se percibe que quien va a dictaminar si ocurrió fraude o no, es él mismo.

Enrique Quintana
(v.periódico El Financiero en línea del 12 de marzo de 2018).

¿Es AMLO una adversidad para los banqueros? En más de un sentido, sí. López Obrador representa un riesgo en la medida en que puede cambiar las reglas del juego para los banqueros.

En este gremio, el tabasqueño no podría constituir un club de fans, pero tampoco lo necesita. El voto de un banquero vale lo mismo que el de un campesino y es mucho más complicado de conseguir.

Luis Miguel González
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 10 de marzo de 2018).

Estamos rodeados de ratas. La campaña presidencial nos ha reiterado que, para México, el sinónimo de político es rata, ratero, ratón, ladrón, bribón, granuja, hombre sin honor.

Porque el honor ha faltado en esta campaña. Lo peor, lo aceptamos como destino fatal.

El caso Anaya como ejemplo de ello. Durante meses, reportes periodísticos -montados o no- advirtieron que el presidente de Acción Nacional y posible candidato presidencial tenía un pasado turbio en su condición financiera. Más aún: él lo admitía.

Anaya reconoció que vendía terrenos y que su familia política tenía un nivel de vida [mejor] que su sueldo de servidor público. No es pecado que tu suegro tenga más dinero, pero en política eso levanta sospechas, más aun en un país donde el negocio y el poder van no de la mano, sino pegados.

El dirigente partidista denunció a los medios y presumió su triunfo sin darse cuenta que en la acción llevaba la penitencia: poco a poco, la percepción pública entró en la discusión sobre el político, su familia política y el escándalo político que surgiría de esa unión.

Las últimas 2 semanas, la campaña de Anaya se ha sumido en el escándalo inmobiliario.

El candidato de MORENA está confiado y pide abrazos y amor, en guarda de beligerancia para peores momentos.

Pero esos momentos de crisis se acercan. La admisión del INE de los independientes pegarán en el puntero a medida que crezcan sus negativos. Las campañas de editorialistas en distintas plataformas -desde Twitter hasta el New York Times- intentarán causar miedo en los sectores más conservadores económicamente hablando. Todos quieren un cambio menos en su cartera cuando se habla de la clase media.

A la mitad, los nombres de dudosa reputación llenan listas y aumentan la percepción de más vale corrupto por conocido que rata por conocer.

Gonzalo Oliveros
(v.pág.17 del periódico Milenio Jalisco del 9 de marzo de 2018).

Así como la (pre)candidata independiente, Margarita, puede argumentar que en cierta forma "es la única no priista que estará presente en la boleta", de librar el escollo de las firmas, acaso otro de los independientes, Ríos Piter, sea el único que pueda argumentar ser el único de izquierda que estará presente en esa misma boleta.

Por más que Morena quiera presentarse como un partido de izquierda "para impulsar la 4a. transformación social de la historia de México", su coalición con el PT y el PES y el conservadurismo de su líder y único sustento lo dejan ver como un movimiento restaurador de épocas que, por muchas buenas razones, el país dejó atrás.

Por otros lares, en el PRD podrán permanecer algunos resquicios de una izquierda moderna, con entendimiento del mercado y vocación socialdemócrata. Sin embargo, su coalición electoral hará que aún esa parte de la agenda del PRD quede encadenada por las realidades que impone la cabeza en la coalición.

Y el PRI, el que en épocas recientes más podría reclamar para sí los múltiples beneficios de las reformas y la economía mixta que nos rige, está falto de credibilidad para acentuar su agenda social ante los crecientes problemas de inseguridad, corrupción e impunidad que nos aquejan.

Marco Provencio
(v.pág.4 del periódico Milenio Jalisco del 9 de marzo de 2018).

El salto de políticos de un partido a otro en Jalisco sigue a la orden del día. Los movimientos inter-partidistas llaman la atención por ser bastante mediáticos, pero lo difícil es calcular, con certeza, cuántas personas se lleva consigo cualquier hombre o mujer que hubiera cambiado de opinión política. ¿Pesan los políticos lo que realmente dicen?

Manuel Baeza
(v.pág.6 del periódico Milenio Jalisco del 9 de marzo de 2018).

Aunque 9 estados cerraron el 2017 con "focos amarillos" por su nivel de endeudamiento, la deuda total de estados, municipios y entes públicos bajó su ritmo de crecimiento durante 2017, indicaron datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

El año pasado, la deuda subnacional ascendió a 580,644.7 millones de pesos, lo que representó un aumento de 2.1% respecto de 2016, se trata de la variación más baja de endeudamiento al menos desde 2005.

La deuda total de estados y municipios también se redujo ligeramente como proporción de las participaciones federales que reciben como parte de la recaudación de impuestos.

En 2017, la deuda subnacional representó 81% del total de participaciones, la proporción más baja desde el 2011.

El reporte destaca que la deuda subnacional se redujo como proporción de los ingresos totales de los estados y municipios, ya que en 2017, el saldo total representó 27.7% de los ingresos totales, lo que contrasta con el porcentaje observado en 2016, que fue de 35.4%.

En el primer semestre del 2017, la SHCP publicó el Sistema de Alertas que toma como principal indicador la relación deuda pública sobre ingresos de libre disposición.

Al cierre del año, el sistema arrojó que 9 estados fueron clasificados en color amarillo, debido a que su endeudamiento casi duplicó sus ingresos.

Se trata de Baja California, Coahuila, Chihuahua, Michoacán, Nuevo León, Oaxaca, Quintana Roo, Sonora y Veracruz. El resto de los estados reportaron un endeudamiento sostenible.

Entre los estados con menor endeudamiento de acuerdo con el Sistema de Alertas se encuentran Aguascalientes, Baja California Sur, Campeche, Guanajuato, Guerrero, Querétaro, San Luis Potosí y Sinaloa.

(V.pág.12-A del periódico El Informador del 6 de marzo de 2018).

El próximo 1o. de julio toda persona que a lo largo de su vida haya estado profundamente persuadida de los principios y valores de la izquierda y que por lo mismo haya militado o visto con simpatía a un partido como el PRD, debe saber que a la hora de emitir su voto lo estará haciendo en favor precisamente del PAN, es decir de la derecha, y viceversa para aquellos que han estado convencidos de los ideales y postulados de la derecha, pues ahora votando por el PAN, votarán también en favor del PRD, como dijera el célebre Tres Patines "cosa grande es ésta, chico".

Este fenómeno se debe a una situación que los partidos políticos, todos, han decidido orquestar para estas próximas elecciones, es decir, competir desde coaliciones donde las 3 posturas clásicas: derecha, centro e izquierda han quedado oficialmente armonizadas. Estas coaliciones se observan de manera nítida en los grupos encabezados por MORENA y por el PAN, no tanto en el grupo encabezado por el PRI. En MORENA y en el PAN, derecha, centro e izquierda son evidentes, en cambio la coalición del PRI pareciera un reencuentro de lo mismo y de los mismos, pues la ideología tanto del Panal como del Verde Ecologista no ha sido otra que la de sus líderes en turno, es como si al PRI no le hubiese quedado más remedio que coaligarse con lo que quedó, con lo que no tomó ni el PAN ni MORENA.

Ya de tiempo atrás se había hablado de la necesidad de que en México hubiese gobiernos de coalición, pero dado que la ley no contempla esa posibilidad, pues ahora los triunviratos se harán efectivos aunque de manera implícita con esta nueva hazaña de los partidos. En cierto modo sería una posible garantía de que todas las tendencias ideológicas presentes en la ciudadanía triunfarán gane el candidato que gane, lo cual no significa que el país deje de perder, ni que ganen todos los partidos.

Es verdad que el tiempo de las ideologías ha sido sepultado por la posmodernidad, la hipermodernidad, la postverdad y lo que se junte, y que nuestros partidos captaron este hecho casi desde el inicio de estos fenómenos, luego habría que someter a la misma democracia a una cirugía mayor, insisto, a una cirugía si no es que a una verdadera transformación que nos hiciera evolucionar desde una democracia de ideologías y partidos, ya en desuso, a una democracia sin partidos ni ideologías, toda vez que si se trata de una verdadera democracia, las instituciones deben garantizar los derechos y las posibilidades de todas las formas de pensar y actuar.

Se trataría de un salto mayúsculo pero posible, ya que en la organización política de la sociedad no se requiere que del 1 siga el 2 y luego el 3, esto posibilita el que desde una democracia primitiva como es la nuestra, donde el factor determinante es el político en turno, pasemos a una democracia de instituciones. México necesita urgentemente nuevos diseñadores de la función pública que encierren para siempre en el museo paleontológico a esos líderes cavernarios que tanto mal han hecho al país y a la democracia.

Armando González Escoto
(v.pág.3-B del periódico El Informador del 4 de marzo de 2018).

Es tal la preocupación de los candidatos Meade y Anaya por su posición en las encuestas ante el próximo proceso electoral, que están metidos en una guerra de lodo de la cual resulta imposible que alguien salga limpio. Mientras tanto, el candidato López que va punteando notablemente en las preferencias electorales, ve cómodamente cómo se desgastan quedándole el camino cada vez más despejado.

Sin lugar a dudas, todo esto habla de una inexplicable impericia política de parte del PRI que a estas alturas ya debería haber hecho todo lo necesario para un proceso de cicatrización interno y estar más ocupado en tener a su candidato cerca de las masas, apuntalando sus fortalezas y transmitiendo un mensaje de deslinde del gobierno actual, proyectando lo que un nuevo gobierno debe ofrecer sin dar giros de timón, pero tomando conciencia de manera pública de los errores y faltas de los cuales hoy en día padecemos.

Por su parte, las fuerzas de Anaya deberían estar concentradas en minar la imagen del adversario dominante, que en estricto sentido debería ser el más fácil de atacar dadas las malas decisiones que ha tomado durante su campaña y de las cuales hasta la fecha no ha tenido que pagar costo alguno.

Si bien es cierto que en la precampaña le fue muy mal al candidato del partido oficial y al del Frente por México lo sorprendió una relativamente alta aceptación, no lo es menos que el enemigo a vencer, no es cerrar el margen del 2o. y el 3er. lugar, sino minar la distancia que los separa del puntero.

Es una ironía que el candidato más atacable por la dudosa reputación de muchos miembros del equipo que ha conformado, por su falta de preparación tanto académica como diplomática, su dificultad hasta para expresarse de manera fluida, su carácter explosivo y la forma misteriosa como se ha financiado durante más de 12 años, no sea quien más esté recibiendo embates contra su reputación, sino que lo tengan de espectador en una lucha que no lleva a ningún lado.

¿Será ese uno de los fenómenos que tal vez describa el ilustre premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa en su nuevo libro "La llamada de la tribu"? No cabe duda, las masas se equivocan, la democracia sin educación también.

Razón y Acción
(v.pág.10-A del periódico El Informador del 3 de marzo de 2018).

Los expertos en propaganda no se tentarán el corazón para abusar de los sentidos del ciudadano atiborrándolo con repetitivas e insistentes frases, la mayoría de las veces tan increíbles que producen el efecto contrario al que buscan. Penetrará en la ingenuidad de la población y no debemos aceptar el auto elogio "yo salvaré a la población del caos vial, de la inmundicia en que vive, de la miseria y de la corrupción". Son frases hechas de campaña. Las trilladas promesas de antemano sabemos no se cumplirán, algunas tan pobres de miras como las de algunos presidentes municipales de Jalisco que gastaron el dinero de los remanentes del petróleo en construir arcos triunfales a la entrada de sus pequeñas poblaciones para darles quizá un aire de grandeza, además de la obligada remodelación de la plaza pública para que las obras se vean.

Nos aconseja el INE que pensemos bien, que razonemos nuestro voto, pero no nos da orientación de los ingredientes que debe tener un candidato. ¿Por quién va a votar usted? Yo votaría por aquel que me conteste algunas preguntas como: ¿Va a nombrar como colaboradores a sus íntimos amigos o incondicionales que lo halagan? ¿Va a despedir a funcionarios que pertenecen a otro partido sin investigar su eficiencia y honorabilidad? ¿Si algunos colaboradores no le responden los va a sostener para demostrar su poder y autoridad? ¿Va a combatir la corrupción en serio, con toda la fuerza del Sistema Nacional Anticorrupción? ¿Tiene un plan para disminuir la delincuencia? ¿Va a haber amnistía para los delincuentes?

¿Va a adelgazar la burocracia que ha crecido exponencialmente o va a agregar a los miembros de su equipo para premiar su esfuerzo sin quitar a los parásitos, aviadores o inútiles que plagan las nóminas? ¿Va a disminuir el gasto corriente eliminando las partidas para viajes, gastos suntuarios, vehículos de lujo, guardias de seguridad, sueldos exagerados?

Algunos candidatos en campañas anteriores no han demostrado estar a la altura de las circunstancias, su experiencia política no se ha distinguido por logros significativos. En Jalisco el voto de castigo se aplicó al PRI y dio lugar al cambio, desgraciadamente el cambio fue solo de siglas, ahora el PAN, también nos ha decepcionado, el voto de castigo cambia de perjudicado. Analicemos concienzudamente.

Necesitamos candidatos que eleven la mira de sus objetivos, que piensen en grande, que solucionen los viejos problemas no como una frase de campaña, sino como una asignatura pendiente. Guardar el dinero del presupuesto para ejercerlo el año de campaña ya no convence a nadie que el gobierno en el poder está trabajando, la lectura que nos da esa actitud es que tienen más de 5 años sin trabajar.

Luis Jorge Cárdenas Díaz
(v.pág.11-A del periódico El Informador del 1o.de marzo de 2018).

Si bien renuncias a militancias partidistas siempre han existido en la historia política de México, hoy estamos en la inauguración de una inédita época de chapulinismo partidista que no augura nada bueno para nuestra convivencia social.

Recuerdo el cisma priista de los 80s del que salió Cuauhtémoc Cárdenas, seguido por otros distinguidos priistas (AMLO incluido) desplazados por los Chicago Boys que encabezaba Carlos Salinas de Gortari, para crear el Frente Democrático Nacional con el que para muchos ganó al propio Salinas las elecciones robadas de 1988. O hace 5 años la salida de Andrés Manuel López Obrador del PRD para fundar Morena que encabeza hoy las encuestas presidenciales.

Aquellos rompimientos político-partidistas, empujados igual por la búsqueda del poder, a diferencia de los de hoy, enriquecieron nuestra vida democrática al construir nuevas alternativas. Lo que estamos viendo ahora es el simple cambio de cachucha partidista de los y las que no se alcanzaron el puesto de elección popular deseado en los partidos políticos que decían de sus amores. No precede a sus deserciones un legado interno de denuncia y lucha por la apertura democrática en los institutos políticos que los encumbraron y de los que se van hoy cuando los privilegios terminan.

Esta temporada de tianguis político es una clara consecuencia del pragmatismo a ultranza que guió a las dirigencias de los partidos políticos para construir alianzas con sus antagonistas de siempre. Poco importó dejar a un lado principios, programas y proyectos de nación para ir en la búsqueda del poder por el poder mismo. Es también consecuencia de la renuncia a los procesos democráticos internos y a la vuelta del dedazo y la imposición.

Por eso ningún partido se salva de las renuncias. De algunos saldrán más cuadros que de otros. A otros llegarán más despechados. Morena parece ser el mayor receptor y festeja con bombo y platillo, el no reservarse el derecho de admisión. Estamos, pues, en la primera gran subasta de la ambición exacerbada a la que como electores debemos cerrar el paso.

Jaime Barrera
(v.pág.6-A del periódico El Informador del 1o.de marzo de 2018).

Hoy el Colegio de Ingenieros Civiles del Estado de Jalisco dará a conocer los adeudos del Ayuntamiento de Puerto Vallarta con constructores por obras de pavimentación y drenaje.

Nos cuentan que los adeudos son por alrededor de 37 millones de pesos. Entre los afectados están los constructores Jorge García Ascencio y Gualberto Villaseñor.

¿Y así se quiere reelegir Arturo Dávalos "El Cepillo"? 1o. que pague lo que debe.

Allá en La Fuente
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 1o.de marzo de 2018).

El diseño del presupuesto público de México ha sido elogiado en el extranjero como uno de avanzada en materia de rendición de cuentas y supervisión del buen uso del dinero. Vaya paradoja. Según la International Budget Partnership, México está en el "top ten" del índice de Presupuesto Abierto y es el número 1 en toda América Latina.

Es verdad, el diseño de los mecanismos de transparencia es muy bueno. Pero los gobiernos federales y estatales han encontrado maneras "creativas" de darle la vuelta y desviar miles y miles de millones de pesos. Robárselos, pues.

Sólo en 4 años, de 2012 a 2016, la Auditoría Superior de la Federación detecta el desvío de casi 7,000 millones de pesos a través de contratos de secretarías de estado, destacadamente la Sedesol y la Sedatu, con entidades públicas, de las cuales las universidades estatales han sido las favoritas.

Y México Evalúa calcula que de 2009 a 2017, los recursos federales para los estados de la república del llamado Ramo 23 se manejaron de manera discrecional desde la Secretaría de Hacienda: Casi 375,000 millones de pesos disponibles, que se usaron para premiar o castigar a los gobiernos amigos o enemigos de la administración federal.

Ese par de datos nos sirven apenas para asomarnos a la magnitud del saqueo, digamos institucional, a las arcas de la nación, las cuales, no hay que olvidarlo, se llenan con el dinero que pagamos en impuestos todos los contribuyentes mexicanos.

Los ya famosos contratos con universidades y otras entidades públicas están permitidos por la ley, misma que establece que como son contratos gobierno-gobierno, no requieren una licitación pública. Es decir, desde las secretarías se decide a quién se le dan contratos, sin necesidad de explicarle a nadie los motivos.

Lo que no está permitido es que esas universidades subcontraten más de 45% del monto de los convenios ni que sean para servicio para los que no tienen la capacidad. Se han llegado a dar contratos a universidades para fabricar gorras.

Ese esquema se comenzó a usar en el gobierno de Felipe Calderón. Desde 2008, la Auditoría detectó numerosos contratos así, que sirvieron para desviar dinero mediante la subcontratación de empresas y personas físicas, en algunos casos inexistentes. Un robo, tal cual.

En el sexenio que agoniza, el mecanismo se adoptó con singular gusto. En la administración de Vicente Fox, de 2000 a 2006, el gran truco fue el de los fideicomisos privados a los que se metía dinero público y por arte de magia dejaba de ser auditable porque se "convertía" en privado.

Eso, a nivel federal. En los estados, los órganos locales de fiscalización han estado en su mayoría controlados por los propios gobernadores. La rendición de cuentas y la supervisión son en muchos estados un cuento chino. Baste recordar los casos de Javier Duarte, Roberto Borge, César Duarte y Guillermo Padrés. Nadie en sus estados se dio cuenta durante todo su sexenio que se estaban robando miles y miles de millones.

Fortunas individuales, campañas electorales financiadas ilegalmente, cooptación de organizaciones civiles. Para eso y más ha dado el saqueo. El Sistema Nacional Anticorrupción es una propuesta loable. Pero mientras no haya la voluntad para tapar los huecos que permiten la sangría constante y grosera de los recursos públicos, gane quien gane el 1 de julio seguiremos teniendo un país que lo que debe invertir en gasto social lo destina a que su partido gane elecciones y sus funcionarios se hagan ricos.

Carlos Loret de Mola A.
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 28 de febrero de 2018).

2 de los factores que marcarán los procesos electorales de este 2018 estarán ausentes en la contienda política por la gubernatura de Jalisco: no habrá participación de candidatos independientes, ni equidad de género en la competencia estatal.

Por un lado habrá que lamentar que ninguno de los aspirantes a contender por la vía independiente por la gubernatura del estado tuvo la organización, la fuerza y la autenticidad para lograr las firmas necesarias para aparecer en la boleta electoral el próximo 1o. de julio, pese que a diferencia de la ley federal que pide el 2% de las firmas del padrón según el cargo buscado, a nivel estatal la exigencia quedó en sólo el 1%.

Se perdió así la 1a. oportunidad en la historia de Jalisco de competir por la máxima representación política local luego de que desde el proceso electoral del 2015 se rompió con el monopolio de acceso al poder que siempre mantuvieron los partidos políticos. Habrá que esperar 6 años más para atestiguar una eventual emergencia de algún liderazgo o fuerza política alternativa ajena a la lógica de la partidocracia tradicional que refresque nuestra vida pública y la competencia electoral en la disputa por el poder ejecutivo del estado.

La feminización de la contienda electoral que sí se dará en las elecciones municipales y para el Senado, la Cámara de Diputados y el Congreso de Jalisco, por la exigencia legal a los partidos políticos de repartir de forma paritaria entre hombres y mujeres las candidaturas a estos puesto de representación popular, contribuirá sin duda a enriquecer la agenda de temas a debatir en las campañas, así como el tono y el nivel de la discusión de los asuntos públicos. Ese toque, desafortunadamente, no lo tendrá la principal elección de Jalisco, ni de México. Algo habrá que hacer para evitar en lo sucesivo esta ausencia.

Jaime Barrera
(v.pág.6-A del periódico El Informador del 28 de febrero de 2018).

Silogismo básico para políticos. Premisa mayor: Los anuncios "espectaculares" son dañinos para la comunidad. Muchos políticos utilizan esos anuncios. Ergo: esos políticos son dañinos a la comunidad.

Es simple. Desde hace muchos años se vienen denunciando a los anuncios "espectaculares" como elementos contrarios a la armonía urbana, al orden citadino (y rural), a la convivencia civilizada. Utilizarlos lesiona todos estos componentes indispensables para un entorno favorable a la vida comunitaria. Si estuviéramos en un país menos atrasado hace mucho que hubieran sido eficazmente prohibidos, o por lo menos estrictamente limitados.

El problema con los espectaculares y los políticos es que éstos tienen la muy errónea idea de que son efectivos para darse a conocer a sí mismos y a sus campañas. Ignoran que la cacofonía urbana hace mucho que neutralizó lo que los anuncios tratan de difundir, y que son, en los términos actuales, absolutamente obsoletos. Sin embargo, son obstinados y se prestan al intercambio de favores ("espectaculares" gratis) por futuras prebendas para los anunciantes. Así, se espesa la maraña de intereses creados que atentan contra la urbe.

Así que cada político tiene que pensar muy bien cómo se hace propaganda. Por la vía "espectacular" que lo exhibe como mal político o como agente responsable e inteligente de un cambio, de una mejora ambiental absolutamente urgente.

Juan Palomar Verea
(v.pág.8-A del periódico El Informador del 28 de febrero de 2018).

Es increíble que, en temas centrales para fortalecer las instituciones de nuestro sistema político y democracia, los legisladores realicen su trabajo sin un análisis detallado y profundo de lo que implican las leyes que aprueban. Esto ocurre por la dinámica de sigilo y negociación entre unos pocos para acordar tantas cosas, entre ellas, las iniciativas de ley.

En torno a la reforma al 102 Constitucional y la Fiscalía, hemos escuchado a legisladores que votaron a favor de la reforma afirmar que "no se dieron cuenta" de los transitorios. Es decir, les pasó de noche que votaron a favor de la posibilidad de un Fiscal Carnal y la transferencia automática de todos los recursos materiales y humanos de la PGR. ¿De verdad puede ser esto así? En uno de los temas más importantes para el país votaron algo que no conocían.

Pues ahora resulta que con el tema del conteo de votos el día de la elección les pasó lo mismo. Nadie pensó o reparó en lo que implicaba contar 6 paquetes electorales ahora que el INE realiza las elecciones federales y estatales. La ley estipula que se deben abrir las 6 urnas y llevar a cabo el conteo de todos los votos, antes de que los paquetes electorales se lleven al distrito para que comiencen a vaciarse las actas en el PREP. Tendremos pues que esperar hasta el 2 de julio para conocer el resultado. El INE está buscado maneras de tener un "conteo rápido" del resultado de presidente y gobernadores el 1º de julio a las 11 de la noche, pero aún no encuentra una mecánica que el Tribunal Federal Electoral apruebe.

El caso es que nuestros legisladores no hacen la tarea de analizar y reflexionar con seriedad lo que votan y por su falta de profesionalismo ponen al país, a la sociedad y a nuestras instituciones en el filo del conflicto. Flaco favor para un país donde la desconfianza y la mezquindad se desbordan por todas partes.

Julio Madrazo
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 28 de febrero de 2018).

El sábado venció el plazo de un año para que el Congreso de la Unión emitiera las reformas a la Ley Federal del Trabajo con el propósito, entre otras cosas, de diseñar un procedimiento jurisdiccional completamente nuevo en materia laboral.

Es de la mayor relevancia que el país mande el mensaje de que tenemos un ambiente laboral respetuoso con los derechos de los trabajadores y de los patrones, y que si surge algún conflicto será debidamente atendido por los tribunales competentes.

La reforma laboral que tenemos pendiente también tiene como objetivo asegurar condiciones adecuadas de ejercicio de la libertad sindical y de la negociación colectiva. Nadie puede negar que se trata de condiciones indispensables para el desarrollo económico del país.

Lo que también es evidente es que nuestros legisladores se han burlado de nosotros al no haber avanzado un ápice desde hace un año en el desarrollo normativo del tema. Piense el lector además que, una vez que sea emitida la nueva legislación, faltará capacitar a los funcionarios encargados de aplicarla, difundirla entre los sujetos involucrados (empresas, sindicatos, trabajadores en general), construir la infraestructura necesaria para que se pueda aplicar (los tribunales y salas para la nueva impartición de la justicia laboral) y un largo etcétera.

Si el tema fuera otorgarse más bonos, aumentarse el presupuesto, subirse el sueldo, repartirse cualquier prebenda o beneficiar a sus partidos políticos, los legisladores lo hubieran resuelto en menos de 5 minutos. Pero deben pensar que es poca cosa asegurar un entorno laboral marcado por la certidumbre jurídica.

En marzo vencerá el plazo que tiene el Congreso para expedir un nuevo Código Nacional de Procedimientos Civiles y Familiares. Se trata de otro ordenamiento de la mayor relevancia. En materia familiar se inician cada año más de 700,000 procedimientos judiciales y en materia civil otros 500,000 adicionales, según datos proporcionados por el Inegi en el Censo Nacional de Administración de Justicia Estatal.

Se trata por tanto, igual que la reforma laboral, de una modificación que puede afectar a cientos de miles de mexicanos y respecto de la que tampoco hay avances de ningún tipo. Otra muestra de la enorme irresponsabilidad y de la dejadez de nuestros "representantes populares".

En abril vence el plazo que le fijó la Suprema Corte de Justicia de la Nación al Congreso para emitir la ley que regule la publicidad oficial, luego de un largo litigio que terminó siendo resuelto por un extraordinario proyecto del ministro Arturo Zaldívar. Ya deberían de haberse dado a conocer iniciativas sobre la materia y contar con la covocatoria de foros de discusión y análisis para su enriquecimiento y mejora.

¿Es mucho pedir que los legisladores hagan a tiempo su trabajo? ¿Qué debe pasar para que pongan en 1er. lugar de sus agendas los temas que nos interesan a los ciudadanos y no las vergonzantes ambiciones que los guían y que sirven solo para engordar sus carteras?

Miguel Carbonell, investigador del IIJ-UNAM
(v.periódico El Universal en línea del 27 de febrero de 2018).

De los 7 candidatos [al Gobierno de Jalisco], 3 han sido ajonjolís de todos los moles, tienen ideas tan firmes que los llevan de un partido a otro sin importar ideologías o colores. Enrique Alfaro nació en el PRI, migró al PRD, ahora es dueño de MC en Jalisco, aunque dice que no es militante; Salvador Cosío también salió del PRI, coqueteó con el PRD, quiso ser independiente y terminó arropado por el Verde, un partido sin ideología y listo para acoger a cualquiera que le salve el registro, es decir que le mantenga viva la chequera; Carlos Lomelí hace 6 años estaba en el PRD, hace tres en MC y ahora en Morena. El chiste se cuenta solo. Miguel Castro (PRI), Miguel Ángel Martínez Espinosa (PAN) y Carlos Orozco Santillán (PRD) siempre han estado en el mismo partido. Son, en ese sentido, más consistentes, pero sus partidos no, así que en el fondo da igual.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 27 de febrero de 2018).

La Fiscalía Anticorrupción de Nuevo León tiene, oigan esto, 15 agentes del ministerio público y recientemente contrató otros 15 especializados en el nuevo sistema de justicia oral.

Si bien nos va, Jalisco arrancaría con 3 agentes del ministerio público. A menos que la negociación y compromiso del gobernador se noten de verdad.

Allá en La Fuente
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 27 de febrero de 2018).

Alfonso Romo, coordinador del Proyecto de Nación de Andrés Manuel López Obrador, no es el mejor ejemplo de ética empresarial, pues al menos una operación con su empresa Seminis, dejó dudas sobre su compromiso con la transparencia y la responsabilidad ética, señala un artículo de The Wall Street Journal titulado How to Get Rich Quick in Mexico (Cómo hacerse rico rápido en México).

(V.paǵ.9-A del periódico El Informador del 27 de febrero de 2018).

Ahora nos enteramos que la más reciente adquisición de Morena Jalisco es Zul de la Cueva.

Recordarán a Zul por su paso fugaz en la coordinación de comunicación del Ayuntamiento de Zapopan y su salida abrupta en medio de un escandalito entre copas en pleno estadio de Charros de Jalisco.

Sigue la Morena dando.

Allá en La Fuente
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 27 de febrero de 2018).

Se está venciendo el plazo para reemplazar a una tragedia de régimen político. El alivio correspondiente, no obstante, ha sido ahogado por la tenebrosa visión del futuro que se tiene a raíz de los candidatos para ocupar la vacante silla presidencial.

La incertidumbre actual, el miedo de muchos ayeres y la certeza que, nuevamente, no hay candidato a elegir, sino a evitar, es el refrito que no parecemos recordar por más de 3 años. Se vuelve tendencia también en el mundo tener jefes de gobierno que representen su peor exponente, cuando la situación actual amerita hombres y mujeres sobresalientes.

Y lo que parece inconcebible es que, a pesar de disminuir el analfabetismo e incrementar el acceso a la información, la manipulación evoluciona y la mediocridad prevalece: la lectura se hace en línea, en redes de divulgación y engaño. Mientras el propósito no sea que gane México, absolutamente todos seremos perdedores.

Álvaro Petersen Uribe
(v.pág.2 "Correo-E" de La gaceta de la Universidad de Guadalajara del 26 de febrero de 2018).

El problema es que en los procesos políticos no hay margen de arrepentirse... hasta que vuelva a haber una nueva elección.

Votar sin enojo no implica votar por algún candidato en específico sino más bien elegir en función del programa, propuestas, equipos, trayectorias.

Hoy pareciera que eso es lo menos importante, pues las inclinaciones por uno u otro candidato parecen provenir de la emoción y no de la razón.

Claramente, el candidato antisistema número uno es AMLO. Sería útil que el votante por AMLO calibrara correctamente lo que implicará emitir ese voto.

Si a partir de ello concluye que es el candidato de Morena el que representa su aspiración, bienvenida su preferencia. No se va a arrepentir.

Pero si el problema es que está a disgusto con el sistema y ni siquiera ha evaluado lo que implica votar por AMLO, valdría la pena detenerse un poco y evaluar, pues es probable que luego se arrepienta.

Enrique Quintana
(v.periódico El Financiero en línea del 26 de febrero de 2018).

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) exigió a los partidos, en especial a Morena, mejorar los perfiles de los candidatos a los cargos públicos que se elegirán en julio. Juan Pablo Castañón Castañón, presidente del organismo, calificó de inaceptable postular a algunos personajes para que, "por conveniencias a intereses oscuros", se obtenga un mayor número de votos, pues lo que requiere el país es promover la legalidad.

Nos preocupan perfiles como Napoleón Gómez Urrutia o Nestora Salgado García. Me parece gravísimo que un partido político los absorba, reprochó en conferencia de prensa. Castañón lamentó que se ofrezca fuero a quienes han incurrido en actos de corrupción y otros delitos, como robar a los trabajadores o malgastar los recursos de los mexicanos.

Las propuestas necesarias para México, durante este proceso electoral, merecen un debate serio y libre, sostuvo Castañón. Agregó que no se puede avanzar con candidatos que representan lo más lamentable de nuestro pasado, por lo que tanto partidos como aspirantes deben integrar sus candidaturas y equipos de trabajo con personas íntegras, dignas y con experiencia. "Es inadmisible que se postule a quienes han violado la ley".

Además, algunos de los candidatos propuestos por el PAN y Morena están impedidos por la Constitución para convertirse en senadores porque incumplen los requisitos al Senado, a pesar de que sus abogados aseguran lo contrario por lo que su futuro se decidirá en los tribunales electorales.

Y Olga Sánchez Cordero, está impedida a convertirse en senadora porque la Constitución fija 3 años entre la separación de su encargo en la [Suprema] Corte y una candidatura, plazo que se cumple hasta noviembre de este año. Ella asegura que el 101 constitucional establece 2 años para que quien se jubile pueda ser electo, pero la Constitución dice que esos 2 años no son para ser candidato a un puesto de elección popular, sino para "actuar como patronos, abogados y representantes en cualquier proceso ante los órganos del Poder Judicial de la Federación".

"Aunque el numeral VI del 95 constitucional dice que en ese período de 2 años no puede ser senadora, lo cual implica que al vencerse ese plazo, puede ser legisladora; sin embargo, desde la perspectiva de los constitucionalistas del Senado, sus requisitos son el criterio imperante."

Jesús Alberto Cano Vélez, presidente de El Colegio Nacional de Economistas
(v.pág.19-A del periódico El Informador del 26 de febrero de 2018).


Vaya escándalo para la campaña de Morena. The Wall Street Journal, en un artículo firmado por la influyente Mary Anastasia O'Grady (editora, integrante del Consejo del WSJ y seguramente la columnista más reconocida del mundo sobre temas financieros latinoamericanos), denuncia al asesor empresarial estrella de Andrés Manuel López Obrador, Alfonso Romo, por presuntamente haber engañado a sus socios accionistas y haberse conducido sin ética en una multimillonaria operación financiera que inició en el año 2002, y habría incluido simulaciones y autoventas.

No, pos' con razón piensa que Napito es Mandela.

Carlos Loret de Mola A.
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 26 de febrero de 2018).

Se debe reconocer la consolidación de la ciudadanización de nuestra jornada electoral, pese a los muy pobres estímulos que da para la participación logística civil de la elección la lógica de imposiciones y falta de democracia interna en los partidos políticos.

Desde luego esta voluntad ciudadana de participación ejemplar en la jornada electoral no es un bien inagotable y lo debemos cuidar y cultivar todos en bien de nuestra democracia. Todos debemos exigir a los partidos políticos mayor apertura y rendición de cuentas. Los niveles de antidemocracia, discrecionalidad y cinismo de escándalo que alcanzaron estos institutos políticos públicos en el actual proceso electoral desalientan a muchos ciudadanos a donar un domingo de su vida para participar en una elección que valida candidaturas impuestas y desprestigiadas.

La ciudadanización de nuestras elecciones es el mejor candado que tenemos para no regresar a dictaduras. Es un patrimonio de todos que no podemos permitir que la degradación de la partidocracia ponga en riesgo.

Jaime Barrera
(v.pág.3-A del periódico El Informador del 24 de febrero de 2018).

La corrupción en México no se queda en los dineros... ahora los partidos políticos están inaugurando otro tipo de corruptela y es el de postular "ganchos artísticos" para puestos de elección popular. No importa si los "simpáticos" personajes no tienen la capacidad para enfrentar los graves problemas del país: hay que engatusar al electorado para llegar al poder.

Lourdes Bueno
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 24 de febrero de 2018).

Cierto político del sureste mexicano ya es un viejo costal de mañas con más salidas que un estadio.

La supuesta ventaja para los opositores de tan pertinaz contendiente y su obsesiva pléyade de seguidores, es que en su prolongada experiencia de "político en campaña", parece sentirse más cómodo y realizado como perenne antagonista beligerante, que a nadie tiene que rendir cuentas ni cumplir promesas... Así ha vivido, más que bien, durante 18 años de fallida pendencia, proclamándose reiteradamente como víctima política de innumerables "complós".

Uriel Eduardo Santana Soltero
(v.pág.8-A del periódico El Informador del 24 de febrero de 2018).

Supongo que estoy en la situación de muchas personas, y es que honestamente no sé por quién vaya a votar, infiero, al igual de la mayoría de gente por quién seguramente no voy a votar, pero ni siquiera eso está completamente resuelto.

Y es que en esta elección ha ocurrido algo que por lo menos el que esto escribe no recordaba que hubiera ocurrido, y es que estamos ante un escenario en el que nadie, pero nadie, puede pretender enarbolar algo de pureza. Yo recuerdo varias elecciones: la del 88 en la que según sus filias uno podía argumentar que Maquío o Cuauhtémoc eran puros; igualmente la del 94 con Diego y nuevamente Cárdenas; la ilusión que creó Fox; el rayito de esperanza que era López Obrador en el 2006 y 2012... pero ahora... después de ver las listas de candidatos plurinominales de los opositores, las ínfulas mesiánicas y después de ver el desempeño del partido oficial... pues honestamente no encuentro que haya la menor razón para ilusionarse. En cuanto a los independientes hay que decir que los que estarán en la boleta son una burla y que más hubiera valido ni abrir esa puerta.

Pero esta semana para mí fue importante ver algo, supuestamente estamos en una época electoral en la que no puede haber propuestas, y ocurrió que los actos más simbólicos de los candidatos que sí compiten me dejaron en claro que no hay en ninguno de los 3 equipos la posibilidad de esperar mesura en la solución de problemas, que ninguno tiene la vergüenza suficiente de decir que es muy posible que no resuelvan el problema, pero que por lo menos lo van a atemperar.

Así, mientras Anaya pasaba el día demostrando que es necesario cambiar el modelo económico para dejar de tener empleados -para lo cual tuvo que ir a una tienda americana- dejó en claro que su concepción de gobierno no está dirigida a quienes siguen en condiciones materiales paupérrimas, para aquellos a quienes el mundo digital está a millones de años luz y quienes tienen como preocupación inmediata la economía de subsistencia, no las revoluciones tecnológicas.

Por su parte Meade tuvo como propuesta el crear un registro nacional de necesidades para cada persona, lo cual, pretendiendo hacer muy individualizada la atención del gobierno, se vuelve una franca burla, puesto que si un gobierno no puede resolver la desaparición forzada que realizaron unos policías municipales, pues cómo fregados podemos esperar resuelvan los muy individuales problemas de cada persona.

Finalmente, rematamos con el puntero, el señor López Obrador, quien esta semana convocó -lo cual es bastante fácil- a un constituyente, al que todos, religiosos o no religiosos nos unamos a determinar el rumbo moral que debe regir este país. Pedir ética en el actuar gubernamental no es en absoluto algo malo, pero llamar a refundaciones morales mientras se es arropado por un partido político que es el medio de influencia claro de las iglesias evangélicas -de las cuales López Obrador es miembro- no solo tiene un tufo sino que apesta a una concepción religiosa del ejercicio del poder. Es decir, de aquello que más aterra a los detractores del candidato.

Por ello, esta elección yo espero una sensata medianía de cualquiera de los candidatos. Que alguien entienda que el tamaño que tiene el tema del narcotráfico y la delincuencia rebasa cualquier expectativa de victoria dentro de 6 años y con el presupuesto que se tiene, pero sí pueden reducirse los niveles de violencia. Que alguien entienda que la corrupción no va a desaparecer porque sí, sino que el ejemplo sumado a entramados jurídicos eficientes, lo pueden hacer decrecer. Que la lacerante desigualdad y pobreza no se acabarán con un programa como los miles que se han hecho o con una honradez a toda prueba, pero que sí podrán salir de tan penoso estado un número importante de personas.

Así, se me antoja cada día votar por quien menos ideas grandiosas tenga, y sí votar por alguien que tenga unas cuantas que sea lógico que generarán algo de beneficio.

Carlos María Enrigue
(v.periódico El Informador en línea del 24 de febrero de 2018).

Es inaudito. Y también claro -a menos de no quererlo o no poderlo ver-. A diferencia de Hugo Chávez, antes o previo a las elecciones donde obtuvo su lamentable victoria, López Obrador no está mintiendo. Al contrario. Nos está restregando en la cara su agenda. Escalofríantemente casi igual a la llamada bolivariana o del socialismo del S. XXI, derivado del Foro de Sao Paulo.

La última. Su propuesta a llamar a una asamblea constituyente para crear una constitución moral. Bueno, todos han pegado un grito al cielo. ¿Moral? ¡Qué barbaridad! De acuerdo, pero eso no es lo más grave. Porque de entrada todas las constituciones contienen una gran parte de principios constitucionales de todo tipo. Y ellos son algo así como una traducción constitucional del deber moral o del deber ser. Ahí están los derechos humanos, cuyo fundamento es axiológico. Las constituciones además contienen o deben contener (nosotros tenemos demasiadas normas constitucionales cuyo lugar más adecuado es la ley, pero ese es otro cuento) los procesos de poder y otras cosas. Lo básico de los procedimientos de acceso al poder, división de poderes-funciones, procesos parlamentarios, judiciales y ejecutivos: territorio y población. Por eso el simple nombre de "constitución moral" no me asusta.

El problema es el contexto. Y ahí sí, la palabra moral me pone los pelos de punta. En varios textos antes de las reformas ocurridas durante este sexenio, y pospuestas durante décadas incluso por el mismo PRI, llegué a la siguiente conclusión: es imposible reformar al país sin una nueva constitución -con el riesgo de guerra civil-. Yéndonos a un sistema semi o parlamentario. Los astros se alinearon y la sensatez por fin aterrizó y mediante el llamado Pacto por México, logramos colocarnos en la ruta correcta y repito, pospuesta irresponsablemente por el mismo PRI. Con nuestro actual pacto político.

Las cosas ya cambiaron. ¿Pero es posible una nueva constitución, una vez alcanzados los objetivos del lopezobradorismo? La 1a. resolución sería evidente: Reelección para DON MANUEL, EL JEFE DE JEFES. Indefinida. Y a eso llama. A una Constitución Amorosa. A una Constitución Cristiana. A una Nación Cristiana. Cuando ya es cristiana al menos en sus fundamentos. Por lo menos así parecemos. Pero hay que ser más cristianos. Abracemos Su entendimiento. Es el cura. El del cura Hidalgo. Nuestro cura que nos metió en una guerra civil que nos hizo pedazos. Desgració al país. Y preparó la invasión gringa. No es Juárez. No tiene nada que ver. López se parece más a Hidalgo. En su destrucción.

Él es él. El nuevo Cura. Un cura que al final de sus días acabará diciendo: me dejé llevar por el frenesí.

Sergio Aguirre
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 23 de febrero de 2018).

La fe religiosa de López Obrador no es novedad. En un principio la mantuvo bajo sigilo, para no enajenar a sus seguidores de izquierda, pero en los últimos años la ha reconocido públicamente. Al mismo tiempo, sin embargo, ha defendido a personajes como Fidel Castro y el Che Guevara que combatieron la religión en Cuba.

Yo no tengo problema con las convicciones de Andrés Manuel. Todo el mundo tiene derecho a sus ideas religiosas y morales. Nadie puede, sin embargo, imponer sus convicciones morales a los demás.

La separación del Estado y la religión no ha sido fácil en el mundo. Hasta la fecha muchos países musulmanes mantienen restricciones morales al aplicar la sharia, la ley islámica, a la sociedad. Esto lleva a disposiciones como la prohibición del consumo del alcohol o la limitación de los derechos de las mujeres.

En México el régimen liberal de Benito Juárez, que tanto dice admirar López Obrador, separó la Iglesia Católica del Estado lo que significó apartar la ley de la moral. Juárez en lo personal era católico, pero no dejó que sus convicciones influyeran sobre su trabajo político.

López Obrador es un político conservador, por lo menos en lo moral. Por eso se ha negado a pronunciarse sobre temas como el aborto o el matrimonio entre homosexuales. Nadie puede cuestionar sus convicciones, siempre y cuando se mantengan en el campo personal, pero el problema surge cuando quiere promulgar una Constitución moral que presumiblemente impondrá sus convicciones al resto de la sociedad.

Es importante que no permitamos a ningún político establecer un monopolio ético. La moral sólo es moral cuando es libre. López Obrador tiene derecho a sus convicciones conservadoras. Los demás también tenemos derecho a las nuestras.

Sergio Sarmiento
(v.periódico Mural en línea del 22 de febrero de 2018).

La 1a. tarea de la nueva Fiscalía Anticorrupción en Jalisco será enseñar a la clase política que su accionar es serio; nada que ver con la simulación y la impunidad que acompañan hasta ahora a auditorias y a los órganos en teoría encargados de vigilar el buen funcionamiento de gobiernos y poderes.

Valdría la pena que los políticos y sus allegados recordaran que la esencia con que nace la fiscalía, y la batalla para evitar que quedara bajo la esfera de algún gobierno o grupo de poder, se debe a la urgente necesidad de poner en su lugar a la clase política, y alejarla del negocio de negocios que ha sido para ellos la corrupción, porque eso ha tenido un costo enorme para el país y ha sido, desde nuestro particular punto de vista, la principal razón del atraso, la falta de desarrollo, de la impunidad y de la simulación.

Pablo Latapí
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 22 de febrero de 2018).

Mucha gente piensa que "Andrés Manuel, en el fondo, no quiere ganar la elección". Atribuyen a una especie de subconsciente del candidato de Morena que varias veces haya tenido todo para ganar y haya hecho todo para perder. Yo no coincido con ellos... hasta ahora. Creo que en 2006, López Obrador no sabía cómo ganar. Aprendió tan bien, que en 2012 casi gana. Y si algo ha exhibido en 2018 es que está dispuesto a todo para ganar. Quizá demasiado. Quizá a toda costa. Y esa puede ser su condena: lo que empezó con la estrategia empática de campaña de salir con su esposa cantando o liberando tortuguitas en camiseta en la playa, lo que inició con una muestra de pragmatismo sumando a quienes pudieran aportarle votos, ha derivado en una sistemática alianza con personajes impresentables de la política mexicana, su riña pública con quien lo cuestione y ya en el revelador martes 20 de febrero, el reforzamiento de la imagen de que él se cree El Mesías, al ser ungido -el verbo no es casual- como candidato del ultraderechista PES en una ceremonia en donde más que discurso lo suyo fue homilía, se dejó comparar con un profeta bíblico y hasta le cantaron como si fuera protagonista del Antiguo Testamento.

Carlos Loret de Mola A.
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 22 de febrero de 2018).

El domingo, los 3 candidatos se lanzaron contra la corrupción sin decir nada sobre sus respectivos "impresentables". Lo hacen porque no saben cómo resolver la telaraña cleptocrática que aprisiona la política nacional. Un ejemplo nítido es el fondo creado para atender a los damnificados y la reconstrucción.

Sinopsis. El sismo del 19 de septiembre del año pasado sacudió a México, para reparar los daños en la capital se armó, con donativos y partidas presupuestales, una bolsa con 14,000 millones de pesos. Queriendo ungirse de transparencia, crearon una comisión integrada por ciudadanos honorables y nombraron un comisionado de buena reputación.

Hay evidencia de que a finales de 2017 ya se habían reblandecido las buenas intenciones del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, y de 3 asambleístas: Leonel Luna (PRD), Mauricio Toledo (PRD) y Jorge Romero (PAN). El triunvirato (o truhanvirato como lo bautizara Leonardo Curzio) aprobó una norma que les da la facultad de "autorizar, supervisar, vigilar y proponer" el ejercicio de esos recursos. Mancera aceptó la maniobra y se escudó en esa sonrisa de beato laico que ha caracterizado a su gobierno. El triunvirato ya repartió 7,754 de los 14 mmdp, confirmando así que la Ciudad de México está gobernada por una cleptocracia (con algunas excepciones).

Supongo que esos recursos sirvieron en las arduas negociaciones que culminaron en el "palomeo" de 3 de ellos. Mancera está en un lugar seguro (por ahora) porque va en la lista de senadores del PAN y Luna y Toledo fueron incluidos en la relación de quienes integrarán (por un tiempo al menos) la fracción del PRD en la Cámara de Diputados. No se preocupen por Jorge Romero; encontrará acomodo para protegerse de investigaciones futuras. El fuero del legislador es el capote del presunto culpable.

La maniobra fue tan burda que ya renunció el comisionado Ricardo Becerra, argumentando que el reparto de los 7,754 mdp "no tiene relación alguna con el diagnóstico de las necesidades" (cita textual de su carta de renuncia). También se despidieron Katia D'Artigues, Mauricio Merino y Fernando Tudela.

El triunvirato y Mancera están involucrados como gobernantes en la especulación urbana, en el corporativismo que compra voluntades y son gladiadores en la arena donde se disputan presupuestos y cargos. Forman parte de esa generación de políticos que, incapaces de convencer con ideas, necesitan dinero para poder comprar conciencias, alimentar grupos y contemplar sonrientes el futuro.

Lo aquí descrito se replica por todo el territorio nacional y quienes ahora compiten por la Presidencia o por otros cargos tienen que lidiar con el hecho de que en las elecciones mexicanas pesan, y mucho, el dinero y las clientelas. Las ideas y los principios sirven para los discursos. Cada aspirante maneja esa realidad como puede, evitando meterse en incómodos detalles; por eso nunca detallan cómo piensan desmontarla. Eso también explica por qué los 3 aspirantes a la Presidencia cargan con un costal de "impresentables".

Sergio Aguayo
(v.pág.11 del periódico Mural del 21 de febrero de 2018).

El dueño de Morena parece revestido de una coraza férrea sobre la cual resbalan sin dañarlo sus más grandes errores. Eso lo ha llevado a incurrir en otro defecto aun mayor: el cinismo. El hecho de dar candidatura -y fuero- al ciudadano canadiense Napoleón Gómez Urrutia muestra una tremenda soberbia y un completo desdén por la opinión de los demás. Con tal de allegarse votos para conseguir el poder el tabasqueño no duda en desafiar a un grupo importante de electores, sabiendo que sus partidarios le son incondicionales y que lo seguirán apoyando ciegamente -como los suyos a Trump- aunque asesine a alguien en la vía pública. Confiado en la victoria López Obrador se siente superior a cualquiera. Una tras otra sus acciones evidencian ese sentimiento de grandeza, de poder absoluto, de omnímoda voluntad. Es indispensable que nos hagamos una pregunta de fondo: si así es el candidato, ¿cómo sería el Presidente?

Armando Fuentes Aguirre "Catón"
(v.pág.11 del periódico Mural del 21 de febrero de 2018).

Aunque la decisión de Andrés Manuel López Obrador de darle a Napoleón Gómez Urrutia una candidatura al Senado fue aceptada sin chistar por los consejeros de Morena, ya en corto, allegados al tabasqueño le recomendaron hacer control de daños.

Dicen que, justo por eso, el candidato presidencial llamó públicamente a Carlos Slim, Alberto Bailleres y Germán Larrea, a buscar un acuerdo de unidad por México 'sin pleitos, sin rencores'.

Más allá de que son 3 de los empresarios más importantes del país, todos ellos tienen empresas mineras que han sufrido con las trapacerías del exiliado líder sindical que busca, literalmente, volver por sus fueros.

Y mientras López Obrador trataba de suavizarla, el encargado del proyecto de nación del morenista, el también empresario Alfonso Romo, se reunió con integrantes de Comexi, y cuentan que ahí se aventó la puntada de comparar a 'Napito'... ¡con Nelson Mandela! Lo que hay que oír.

S.Cabañas
(v.pág.10 del periódico Mural del 21 de febrero de 2018).

La decisión de López Obrador de impulsar a Gómez Urrutia al Senado es producto del control que éste sigue teniendo sobre miles de mineros en el país. La medida, sin embargo, parece incongruente para un candidato presidencial que dice que quiere acabar con la corrupción. Incorporar a Napoleón a su equipo de legisladores manda el mensaje contrario.

A Germán Martínez Cázares le tocó defender el triunfo electoral de Felipe Calderón en 2006. Pese a ello, Andrés Manuel lo coloca hoy en la lista para el Senado. No entiendo la decisión, pero Martínez Cázares, un buen y honesto abogado, será un gran activo.

Sergio Sarmiento
(v.periódico Mural en línea del 20 de febrero de 2018).

El zar anticorrupción, Gerardo de la Cruz Tovar, necesita personal y recursos para operar, pero los diputados le asignaron sólo 6 plazas (bueno, 5 porque una la cubre él) y 20 millones de pesos.

Para que se den una idea, la Fiscalía Anticorrupción de Nuevo León opera con alrededor de 160 personas en donde 15 son ministerios públicos.

En cambio, Jalisco quiere arrancar con 3 ministerios públicos, si bien le va. Pero faltarían actuarios, secretarios, policías investigadores...

A diferencia de Nuevo León, en Jalisco la Fiscalía Anticorrupción no tiene autonomía presupuestaria y depende de lo que negocie con el ejecutivo y los diputados. Pequeño detalle.

Ya estaríamos todos presionando para que le garanticen al zar herramientas y personal con el cual operar.

Cualquier otra opción es una apuesta deliberada de la clase gobernante para mandar a un zar anticorrupción a la guerra, pero sin fusil.

Allá en La Fuente
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 20 de febrero de 2018).

Mafia del poder fue uno de los buenos inventos de Andrés Manuel López Obrador para sintetizar cómo un grupo pequeño de mexicanos de diferentes partidos y con intereses aparentemente contrapuestos había logrado acuerdos para imponer una visión. Fue una de esas buenas síntesis que sabe hacer el candidato de Morena y que se quedan en el imaginario. Ciertamente él siempre tuvo cuidado de no limitar a la mafia de manera que él podía incluir a quien quisiera en esa lista negra, desde el periodista o analista incómodo en turno, hasta sus antiguos compañeros de partido.

Pero ¿qué pasa cuando algunos de esos que creíamos parte fundamental de la mafia del poder aparecen ahora en las filas del candidato tabasqueño? Digamos que, en la nómina de la mafia, que, insisto, siempre ha sido ambigua, había algunos incuestionables, esos que se habían ganado la titularidad a base de demostrar un día sí y otro también que eran capaces de traicionar y aliarse con quien fuera para mantener el poder. En esa lista estaban sin duda los 2 grandes representantes del sindicalismo corrupto: Elba Esther Gordillo, que estaba más preocupada por su poder y bienes personales que por el bienestar de su gremio, y Napoleón Gómez Urrutia, el líder del sindicato minero que, en alianza con las empresas mexicanas y canadienses, ha devastado el territorio. Hoy Elba opera para Andrés y Napoleón tendrá un escaño en el Senado (y fuero, por supuesto).

Pero las listas de Morena no son las únicas que tiene estas contradicciones. La mafia ataca por los 3 frentes, porque los partidos como los conocíamos quedaron ya aniquilados en esta especie de orgía ideológica de todos con todos y todos contra todos. Que Mancera esté en las listas del Senado del PAN y Xóchitl Gálvez en las del PRD no habla sino de la desconfianza que aún se tienen; ambos son el testigo de honor en la bancada de enfrente. En el PRI la lista incluye viejos dinosaurios y los llamados babysaurios, hijos de políticos que mantienen el poder familiar y lo heredan como si fueran las cortes del siglo XVII.

Lo más patético es que los senadores plurinominales, que es la vía por la que entrarán los representantes de las diferentes mafias del poder, son una aberración pues son la representación de los partidos en la cámara que debe representar a los estados y al pacto federal.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 20 de febrero de 2018).

López Obrador en principio ni siquiera es católico, sino cristiano. Aunque ha tenido cuidado de no declararse abiertamente en temas polarizantes como el aborto o los derechos homosexuales, sí es evidente que el partido Movimiento de Regeneración Nacional tiende a identificarse con la izquierda. Pero el pragmatismo político flexibiliza hasta las ideas más duras, porque en la elección presidencial Morena va en alianza con el Partido Encuentro Social, que en los círculos políticos es casi un instituto político confesional.

Jorge Octavio Navarro
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 20 de febrero de 2018).

Un segmento amplio de la población sostiene una fundada molestia con la forma en que los partidos políticos se conducen de cara a la sociedad: instituciones profundamente antidemocráticas, que imponen igual candidatos que dirigentes. Entidades de interés público que se conducen como clubes o asociaciones privadas para usufructo exclusivo de sus altos dirigentes. Organismos del Estado mexicano que reciben enormes prerrogativas en efectivo y en especie, más el acceso excesivo a la radio y la televisión. Organizaciones que rara vez rinden cuentas de la razón de ser de su existencia, y de la descomunal inversión que el país realiza en ellos.

Los independientes finalmente no desplazaron, de forma alguna, a ninguno de los partidos consolidados de México, por más hartazgo que se exprese de los votantes. Está será una elección entre candidatos de frentes y coaliciones de ¡partidos políticos!. Incluso, el puntero de las encuestas ('ya sabes quién'), es nominado por un partido político de muy reciente creación que demuestra que estas entidades de interés público se mantienen, con mucho, como las formas más rentables para participar de la renovación de los poderes públicos y acceder al gobierno.

A nivel nacional, Andrés Manuel, Ricardo Anaya y José Antonio Meade, son candidatos de coaliciones entre partidos, aunque todos tratan de venderse como candidatos 'ciudadanos' (una obviedad). En Jalisco, Enrique Alfaro, que sostiene no estar afiliado a ningún partido (no lo necesita, puesto que MC es de él), se ha postulado siempre como candidato de partidos políticos. Ha tenido la oportunidad de ser candidato independiente, pero él requiere de una estructura y un grupo que lo respalde, ventaja que sólo le puede garantizar una organización política, como los partidos.

Gabriel Torres Espinoza
(v.pág.17 del periódico Milenio Jalisco del 19 de febrero de 2018).

El estudio de Radar Digital concluye: "En la red social '#Facebook @facebook' existe una lista negra de páginas que se tiran porque generan comentarios negativos acerca de Andrés Manuel López Obrador", según Manuel Cossío, director de Radar.

También dice: "existen miles de cuentas en Facebook que se meten a los comentarios de las notas críticas a López Obrador", para amenazar a los críticos "mediante denuncias masivas de spam o de acoso (de 100 a 200 cuentas de manera simultánea) hasta que Facebook baje las FAN PAGE".

Y señala: "AMLO tiene el doble de seguidores que sus oponentes"; Obrador "apareció en 3'583,000 publicaciones en el último mes... generó 47 millones de comentarios (participaciones) de 690,000 autores" y que "28.57% de las publicaciones provienen de fuera de México".

Explica que del anterior porcentaje, "36.9% de los autores son extranjeros y 88% vienen de Rusia y Ucrania".

Apenas el pasado sábado, a las 19 horas, la red social #Facebook bajó de su plataforma la página www.letraroja.com ¿La razón? Que cientos de usuarios -como (sic) "Odiceo Itáka"- llamaron a tirar la página por incluir artículos críticos a Obrador.

¿Quién paga esos ataques y quién ordena qué páginas atacar? ¿Por qué la red social censura a los críticos de AMLO? ¿Por qué nadie dice nada?

¿Está indefenso el Estado mexicano ante el manoseo electoral de la red social @Facebook que se mete impune en las elecciones mexicanas? ¿Dónde está el @INEMexico que dizque acordó con la red social evitar los bulos o noticias falsas?

¿Estamos indefensos los ciudadanos y las páginas que son bajadas de @Facebook por bots de AMLO? ¿Estamos ante la mayor censura de la historia? ¿Será que por la censura y el manoseo electoral de #Facebook y @Twitter las encuestan colocan como puntero a AMLO?

La siguiente es la nota publicada por Letra Roja sobre el ataque sufrido por "pejebots" que llevaron a @Facebook a bajarla de su plataforma.

"Hace unos minutos reportamos que Facebook bajó de su plataforma la página de Letra Roja. Ante la insistencia de comentarios contra nuestra página, Facebook decidió someterla a revisión. Hasta el momento la página no está visible."

"No sabíamos el origen de la censura, revisamos y casualmente coincide con 2 notas publicadas hoy sobre el candidato presidencial López Obrador. Una de ellas titulada 'Ex chofer de AMLO ganó 15 millones en 5 años', que provocó casi 100 comentarios, la mayoría amenazantes."

"En uno de los comentarios se lee: (sic) 'Odiceo Itáka. Chinguen a su madre putos Perñaboots mediocres dan risa pendejos a bloquear está página de pendejos todos a hacer lo mismo'."

"Como se puede leer, hay una invitación de los llamados 'chairos' para bloquear la página."

"Además, la 2a. nota -con el título 'Inversionistas preocupados por posturas económicas de AMLO'-, también recibió decenas de comentarios, agresiones e invitaciones a tirar la página". Hasta aquí la cita.

Pero el de Letra Roja no es el único caso. La propia página denunció otros ataques:

"Desde hace meses pasa algo raro en Facebook, páginas de denuncia e información ciudadana están desapareciendo por motivos nada claros. La 1a. en caer fue Tláhuac Denunciómetro; página que reportaba fallas de la Línea 12 de Metro y noticias de la delegación."

"Meses después cayó una de las páginas más importantes de nota roja y denuncia ciudadana. Pionera en las transmisiones de accidentes -y que para ese momento contaba con más de un 1'300,000 seguidores-, Operaciones Especiales México fue censurada sin motivo."

Y si aún dudan, la tarde de ayer, al momento de redactar la presente entrega, la red social Twitter bloqueó la cuenta @RicardoAlemanMx, luego de que cientos de usuarios enojados la reportaron por criticar a AMLO.

Por eso las preguntas: ¿Puede ser presidente quien censura en las redes sociales? ¿Está indefensa la democracia mexicana frente a las redes militantes?

Ricardo Alemán
(v.pág.21 del periódico Milenio Jalisco del 19 de febrero de 2018).
Hambre y sed de hueso.

(V.pág.3 del periódico Milenio Jalisco del 19 de febrero de 2018).


La lista de los senadores plurinominales de Morena le arrancó a Gil ayes de sorpresa. Gil perdió el sentido cuando vio en el lugar 6 a Napoleón Gómez Urrutia. Liópez le ha otorgado la impunidad al líder: "Vamos a regresar a México a Napoleón Gómez Urrutia, perseguido por la mafia del poder, Germán Larrea y otros delincuentes de cuello blanco (...) me comprometo a eliminar la corrupción y la impunidad serán abolidos fueros y privilegios, se acabarán lujos y abusos y despilfarro en el gobierno (...) Los de arriba ganarán menos y los de abajo más".

Otra sorpresa monumental: Germán Martínez Cásares, ex presidente del PAN, a las rejas y a Morena, como senador pluri. Tanta Complutense, tanto panismo malgastado, tanta teoría del Estado para doblarse ante Liópez, no manche doctor, ¿no le da pena convertirse en el correligionario de Batres? Ya nadie quiere tragar sapos, todos quieren tragar agua limpia. Ajá.

Todo es muy raro caracho. Nestora Salgado fue una sorpresa menor para Gamés, Ifigenia Martínez, lo mismo, Olga Sánchez Cordero, igual. Álvarez Lima ha olvidado, él y sus nuevos dueños, que fue el gobernador de Tlaxcala del jefe de la mafia del poder. Bendito Dios. ¿O no fue Carlos Salinas quien lo hizo candidato a la gubernatura del Tlaxcala? De Ricardo Monreal, Gilga sabía que obtendría una senaduría pluri, mientras duerme y lee, actividades que al parecer hace al mismo tiempo, Richard reposa antes de la batalla.

Gil Gamés
(v.pág.21 del periódico Milenio Jalisco del 19 de febrero de 2018).

Cómo han cambiado los tiempos desde que el PRD surgiera como un partido de izquierda y terminara como un nido de oportunistas que se agarran a madrazos y sillazos por las candidaturas plurinominales.

Karina Vargas
(v.pág.39 del periódico Milenio Jalisco del 19 de febrero de 2018).

La trifulca entre perredistas la madrugada del domingo, previo al Consejo Nacional para definir candidaturas federales, fue originada porque un hombre identificado como Federico "N" comenzó a golpear a Rubí Ovalle, secretaria técnica de la campaña de ese partido en Morelos, al momento de registrar la última propuesta para la diputación federal del distrito 5 con cabecera en Yautepec, la cual disputan integrantes de Coduc. Dicen testigos que el agresor pertenece precisamente al grupo denominado Coalición de Organizaciones Democráticas, Urbanas y Campesinas.

Trascendió
(v.pág.2 del periódico Milenio Jalisco del 19 de febrero de 2018).

Entre los muchos déficits de nuestra clase política hay uno que no distingue colores partidistas, ni calidad del puesto ni si es en el ejecutivo, el legislativo o el judicial: la responsabilidad política.

Hay tantos casos que no alcanza este espacio para recordarlos.

Nuestros funcionarios nunca son responsables de nada. Y utilizan la ley como coartada.

Esta semana se le presenta al jefe de Gobierno, Miguel Mancera, una oportunidad para decidir si actúa como tantos han actuado o si da un ejemplo de responsabilidad política.

Después del temblor del 19 de septiembre [...] la reconstrucción de la ciudad sigue atorada.

La coalición Por México al Frente ha invitado a Mancera a ser senador, lo que le obligaría a renunciar en estos días y con él, seguramente, se irán otros funcionarios relevantes de su administración.

Si toma esa decisión, el jefe de Gobierno estará abandonado a la ciudad en medio de esta crisis, habrá renunciado a encaminar la política pública más importante de su administración.

Si se queda, pone orden, hace respetar la Ley de Reconstrucción, no acepta las renuncias presentadas y dedica los próximos 9 meses a la ciudad, habrá dado un ejemplo inédito para nuestra clase política.

Carlos Puig
(v.pág.2 del periódico Milenio Jalisco del 19 de febrero de 2018).

Las instituciones y los partidos políticos en México forman un sistema corrupto y quebrado, y son en parte causa de serios problemas como la impunidad, la injusticia, la violencia, o la pobreza y la desigualdad. Creo que esta es una frase con la que muchos estarán de acuerdo, pero más interesante es preguntarse ¿Por qué no tenemos las instituciones públicas y los partidos políticos que nos merecemos y necesitamos? Existe un serio problema de cultura política y falta de organización ciudadana, que surge de la decepción y el hartazgo en contra de los malos políticos, pero que, curiosamente, termina funcionando en beneficio de éstos. Me refiero a que el desinterés hacia la política, y por consiguiente la falta de organización de un buen sector de la sociedad civil, crea un vacío donde los malos políticos son libres de seguir haciendo.

Quiero contarles algunas de las experiencias que tuve recolectando firmas, porque creo que son ejemplos elocuentes del problema al que me refiero.

Pidiendo firmas en San Juan de Ocotán, nos dijeron que "no" porque ya habían firmado por un "independiente de Movimiento Ciudadano", que presuntamente les había dado pintura y les había dicho que ya no le dieran la firma a nadie. Fue muy preocupante ver el nivel de confusión de los ciudadanos. A muchos les preguntaba, "¿A cuál aspirante independiente le firmó?", "No, pues no lo sé, sólo me dijeron que ya no firmara". En otros momentos, por ejemplo, en las colonias de Santa Margarita, la Tuzanía y Santa Lucía, me dijeron que no me podían firmar porque en su partido les habían prohibido firmar por un aspirante a candidatura independiente.

De los casos más extraños eran aquellos donde al pedirles su firma, me decían, "¿Qué me vas a dar por mi firma?". "Las gracias" respondía tranquilamente, aunque por dentro estaba que ardía. Luego me explicaron que el PRI supuestamente les da 500 pesos por cada vez que les dejan sacar copia o escanear la credencial de elector "en un aparato igual al que usted trae". La otra cara del sistema político mexicano de partidos es ésta: la del ciudadano acostumbrado a recibir "algo" a cambio de participar.

De los casos que más tristeza y frustración me provocaron fueron las mujeres que me decían que "no" porque al preguntarles "¿Acepta darme el apoyo ciudadano de su firma?" primero volteaban a ver su pareja y me decían "no, mi esposo dice que no".

A ti que me dijiste que "no" de una manera un poco violenta, diciéndome que "todos somos iguales", que "sólo quiero robar", que "siempre es lo mismo con los políticos", que "estoy perdiendo mi tiempo" al pedir firmas, te quiero decir que entiendo muy bien por qué te sientes así, sin esperanza de que sea posible hacer las cosas distintas y que haya un cambio. La política en México está inmersa en un círculo vicioso en el que dedicarse a ella significa lo peor en este país. El ambiente de la política y los juegos de poder de los partidos generan una dinámica rapaz, donde lo único que importa es ocupar puestos, y lo de menos es representar, gobernar y servir dignamente a la ciudadanía. Es un ambiente podrido, que expulsa o repele a las mejores personas que podrían ocupar cargos de toma de decisión y donde sólo permanecen (salvo contadas excepciones) aquellos que efectivamente son corruptos.

Si me dijiste que "no" porque no confías en el Instituto Nacional Electoral quiero decirte que lamento mucho que nuestro país esté en una situación de inseguridad en la que es normal no confiar en nuestras instituciones democráticas. Muchas veces en las calles pensaba, "pues claro, si se me acerca una extraña, me dice que le de mi firma y le deje escanear mi credencial de elector con su teléfono, probablemente yo tampoco hubiera firmado". Necesitamos encontrar mecanismos de participación ciudadana para pedir firmas, que sean menos rígidos y aparatosos, que inviten a los ciudadanos a tener confianza y participar.

Ana Gabriela González
(v.pág.2-B del periódico El Informador del 18 de febrero de 2018).

Habiendo terminado la tortura de las campañas, que disfrazadas de precampañas y patrocinadas por nosotros bajo los efectos de la entidad casi delictiva denominada INE, banda que pudiera considerarse como parte de la delincuencia organizada. Engendro encargado de despacharse mas de 28,000 millones de pesos del presupuesto nacional en las elecciones más caras del mundo, y la terminación, o cuando menos el descenso del nivel de tortura, aunque sea parcialmente porque esta caterva de sujetos no cesa totalmente, pero la disminución nos agrada (no sé si sea una especie de Síndrome de Estocolmo), pero que nos suelten un poco la cadena con poco nos basta.

No existe la felicidad completa, aunque de cierto, en materia de delincuencia ciertamente ha habido temporadas mejorcitas, en las que algún delincuente iba a la cárcel, lo que ya no se estila porque la mayoría de funcionarios están cegados por el ego y el exceso de dinero y el reflejo de los espejos en que gustan tanto mirarse.

Carlos Enrigue
(v.pág.5-B del periódico El Informador del 18 de febrero de 2018).

La pasada absurda "precampaña" tuvo el tino de demostrar a toda la ciudadanía que los partidos políticos están definitivamente reñidos con la honestidad, todos. Incurrieron en triquiñuelas para hacer de unas pretendidas campañas internas, verdaderas campañas públicas y abiertas en favor de sus partidos y candidatos, acudiendo al recurso infantil y torpe de lanzar comerciales por los 4 vientos, advirtiendo que solamente eran para sus afiliados. Una muestra más de que los partidos políticos están ya más que superados, y que por muy nuevos que digan ser no son sino maquillaje de la vieja maquinaria corrupta de la que todos se han beneficiado.

Razón y Acción
(v.pág.8-A del periódico El Informador del 17 de febrero de 2018).

Tras considerar que la Ley electoral la escribieron y diseñaron para que los partidos pudieran repetir las mismas tácticas del pasado: estar en campaña durante medio año, pero con nuevas reglas, expertos en la materia consideran que se requieren ajustes para evitar las simulaciones que se han presentado.

"Hubo, digamos, un mal uso de la ley, porque se suponía que esto de las precampañas era para evitar que se estuviera gastando demasiado en las campañas. La intención era también regular el tema de la exposición pública para que no fuera excesiva e indebida, pero al mismo tiempo se suponía que se le iba dejar un margen a los partidos para que tuvieran sus procesos internos y su discusión", destaca el académico del ITESO, Alberto Bayardo.

Los precandidatos únicos, dice, son un ejemplo de la manera en la que le dan la vuelta a la intención de la ley, ya que prácticamente obligan a los ciudadanos a tomar en cuenta sólo a los personajes que ya saben que serán los candidatos, "sin que entonces se convirtieran en actos anticipados de campaña".

Considera que los precandidatos no deberían recurrir a spots en radio, televisión, redes sociales o cualquier otro medio digital, porque aún y cuando se pongan leyendas de que van dirigidos sólo a la militancia o simpatizantes de los partidos, en realidad se trata de medios abiertos a todo el público.

Lo que se necesita, explica, es que tengan mecanismos de difusión internos dirigidos a sus militantes y simpatizantes y dejar la exposición mediática hasta el momento de las campañas.

"Es absurdo. No es posible que digan: 'Es que si no salgo en la tele nadie de mi partido me va a conocer'. Entonces, ¿qué está pasando con ese partido?"

(V.pág.2-A del periódico El Informador del 17 de febrero de 2018).

Si partimos de los datos reportados a las autoridades electorales, en la farsa llamada precampañas, se invirtieron al menos 8.2 millones de pesos por los precandidatos a cargos locales.

Digo al menos, porque sólo 405 de 601 aspirantes cumplieron con la rendición de cuentas de sus gastos y porque de los que aparentemente lo hicieron, muchos presentaron cifras irrisorias que no les creen ni sus equipos de campaña. Toca al árbitro electoral descubrir y sancionar a éstos que pretenden hacer más grande esta vergonzosa simulación.

Además de la ofensa a la inteligencia de los mexicanos que en los últimos 2 meses estuvimos escuchando spots "dirigidos exclusivamente a los militantes de..." tal o cual partido, las precampañas fueron la coartada de los institutos políticos para evadir la exigencia social de reducir el tiempo y el costo de las temporadas de propaganda electoral, degradada hoy en la inútil y ensordecedora cultura del spot y los jingles pegajosos, hoy potencializada con la sobreexplotación de versiones étnicas.

Los creadores de esa propaganda son incluso los mismos encargados de la comunicación institucional de los gobiernos que encabezaban los ahora precandidatos. Destaca sin duda la aparición de los prósperos comunicadores alfaristas de las empresas Euzen, La Covacha e Indatcom, que cobraron a Enrique Alfaro, el que más gastó como precandidato, pero también como alcalde al ser proveedores del Ayuntamiento de Guadalajara durante todo el trienio. Tocará también a la autoridad electoral sancionar si en ese caso hay o no conflicto de intereses.

Pero sin duda lo más grave de las precampañas es el nocivo legado que dejan en los propios partidos políticos, cuyos diputados crearon toda esta sobrerregulación electoral que todos ignoran, normalizando desde el origen de las autoridades mismas, el incumplimiento de la ley y la cultura de la ilegalidad. ¿Con qué cara exigir así, ya como gobernantes, que los gobernados acaten y atiendan las normas y pactos sociales?

La tomada de pelo de las precampañas aleja aún más a los partidos de la ciudadanía, al hablar sin pudor alguno de contiendas internas cuando todos presentaron precandidatos únicos y ninguno aplicó verdaderos procesos de selección de sus mejores hombres y mujeres.

Ante tanta falacia, será obligado que los aspirantes a diputados y senadores expongan qué harán para corregir una Ley Electoral ignorada impunemente por todos y que degenera a los partidos políticos mutándolos de instituciones de interés público a clubes de amigos donde deciden lo que se les pega la gana, con una discrecionalidad y opacidad que ofende a los contribuyentes que los mantienen.

Jaime Barrera
(v.pág.2-A del periódico El Informador del 17 de febrero de 2018).

En la mentira democrática del INE, los independientes no existen como tampoco los candidatos oficiales. La diferencia es la estructura: Meade, Anaya y López Obrador tienen aparatos partidistas que los construyen y protegen. Figuras como El Bronco, Rios Piter y Margarita caen en el resguardo de fuerzas construidas durante años de pertenecer a la dinámica partidista.

Aun con eso, la regla de privilegiar la recolección a través de una app y seleccionar auxiliares para obtener los "apoyos" -palabra más sobada en política no existe- los ponía en un mundo complicado y simulado. Las noticias salían no de sus propuestas y el entusiasmo generado ante la población, sino de acusaciones veladas desde el instituto sobre la validez de las firmas. El INE nunca tocó las precampañas pese a las irregularidades en ellas -la principal: los candidatos corrieron solos, sin oposición en sus alianzas. Precampaña sin necesidad de convencimiento-, pero lanzó sospechas al proceso de obtención de firmas.

A eso, habrá que agregar dificultades técnicas de la app y el resultado es complicado para todos.

Justifican los defensores del proceso lo avanzado y el ahorro, dejan de lado el presupuesto escandaloso que reciben partidos e instituto. Por algo será.

Los políticos tradicionales, como sea, no quieren perder el aparador que les da poder.

Así sea sometiendo al INE.

Gonzalo Oliveros
(v.pág.17 del periódico Milenio Jalisco del 16 de febrero de 2018).

Sirenas periodísticas cantan el próximo adiós de Miguel Ángel Mancera, el jefe de gobierno (es un decir) que quiso pintar de rosa una capital hoy con pronóstico nublado.

Ante los cuestionamientos eligió para sí mismo el papel del incomprendido. Desde tan comodina postura, respondió a las crisis con idéntico motor: descubierto en falta o evidenciadas polémicas decisiones unilaterales, regateaba a sus críticos toda razón, al punto incluso de desafiar el sentido común.

Los ejemplos más recientes fueron la ciega defensa de sus pilares policiacos: no aceptó errores en la detención de una persona acusada de asesinato incluso después de que se probara que ese ciudadano estaba en el extranjero cuando se cometió el delito. Semanas después, en el caso del joven Marco Antonio, salió tarde y mal a cantinflear a la defensiva.

Fueron estos los años de una rueda de la fortuna sin suelo ni sentido y del intento (no conjurado) de privatizar parte de la 3a. sección del Bosque de Chapultepec. Del regreso de las contingencias ambientales y del retorno de la sumisión frente a otros poderes.

El policía metido a político que no aprendió a dialogar con los vecinos, el jefe de una entidad que se deslumbraba, una y otra vez, ante famosos y poderosos.

Privatizó no solo el Zócalo, sino también la reconstrucción: ha entregado (¿sin reversa?) a tres cuestionables diputados (Toledo, Romero y Luna) las llaves del patrimonio de cientos de familias, el futuro de demasiados conjuntos urbanos.

Se afanó en tener una constitución solo para luego abandonar su criatura en la boca de los lobos de la Asamblea Legislativa, que han legislado en contra de la letra y del espíritu de lo que quiso que fuera su legado.

Abusó de figuras discrecionales para modificar, sin decir agua va, céntricos enclaves, y receló en todo tiempo de las críticas al modelo depredador de negocios como el de las multas de tránsito.

Al llegar prometió que buscaría que el centro del país tuviera un escudo anticrimen. Qué tiempos aquellos, el reto de seguridad en la capital le parecía pan comido. Hoy su filosofía es un rezongo: quéjense con quien ordenó liberar a los presos no juzgados, yo que ustedes me compraba una nueva cerradura. Cuídense que el gobierno no los cuidará.

Cedió el Centro Histórico para que se utilizara de estacionamiento del Presidente, comió tortas en operativos federales contra maestros, impidió la protesta social en la plaza mayor, quiso regalar la avenida Chapultepec y nunca resolvió cabalmente el asesinato de un fotoperiodista.

Dejó sin arreglo, mecánico ni judicial, el fiasco de la Línea 12 y ofreció silbatos a quienes enfrentaban violencia machista. Prometió mejorar un Metro desbordado y los microbuses nunca dejaron de imponer su salvaje reino. Y del compromiso que hizo, de que al final de su tiempo viviríamos en una mejor ciudad, ya cada quien tendrá su opinión.

Adiós Mancera.

Salvador Camarena
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 15 de febrero de 2018).

Pejeleaks es la nueva pieza en la contienda presidencial mexicana. Amaneció en la red el 4 de febrero con claridad de su objetivo. "Durante los últimos 20 años, Andrés Manuel López Obrador ha buscado posicionarse como el líder que apunta el reflector hacia las deficiencias y errores de la democracia mexicana y de la clase gobernante, ocultando sus propias contradicciones y actos de corrupción", estableció en su manifiesto. "PejeLeaks responde a la necesidad de poner a López Obrador bajo ese mismo reflector, estableciéndose como una plataforma que documenta y pone en evidencia a través de investigaciones periodísticas, su faceta más oscura y desconocida". Desde entonces, han publicado 2 investigaciones documentadas sobre el primogénito y el hermano de López Obrador, y 11 pequeños videos contra colaboradores del candidato, ubicados en 2 categorías, "Los Impresentables" y "Los Purificados".

El portal de Pejeleaks esconde su origen y financiamiento, pero no su misión. De antemano, aunque no todas las categorías de información tienen contenido aún, establecen sus prioridades: AMLO, Familia, Colaboradores. En los primeros días la familia ha sido objeto. Este domingo publicaron la relación sentimental entre el hijo mayor de López Obrador, José Ramón, con la asistente por más de 15 años de la directora de La Jornada, Carmen Lira. La relevancia pública expuesta por el portal, es cómo durante el gobierno de López Obrador en la Ciudad de México, ese diario fue el mayor beneficiado en publicidad, al sugerir un conflicto de interés. En descargo, a La Jornada no le fue tampoco mal durante los gobiernos de Marcelo Ebrard y Miguel Ángel Mancera. El domingo anterior, el blanco fue Pedro Arturo, su hermano, a quien le documentaron su enriquecimiento a partir de haber obtenido contratos públicos de manera, afirma Pekeleaks, "ilegal".

Pejeleaks exhibe sus recursos. Su diseño es limpio y fresco, mientras que su programación permite navegar fácilmente. Hasta ahora no ha mostrado ninguna filiación partidista, que no sea el ir pegando con un piolet la muralla que protege a López Obrador, ni ha llamado al voto por nadie. De hecho, no hay información sobre ningún otro actor político salvo el tabasqueño. Pero sobre de él, todo lo que pueda lastimarlo. Videos de menos de 3 minutos ya aparecieron sobre Ebrard y Miguel Barbosa, sobre Lino Korrodi, Napoleón Gómez Urrutia y Evaristo Hernández, donde el portal exhibe las contradicciones de López Obrador. En 2015 lo llamó "político corrupto", pero un año después, lo abrazó con elogios en Morena. El video más dañino, sin embargo, es sobre Héctor Díaz Polanco, miembro de la dirección de Morena, a quien le encontraron un discurso en donde dice que su partido busca formar parte de "la transformación de América Latina que se inició en Venezuela".

La aparición de Pejeleaks forma parte de uno de los nuevos fenómenos mediáticos en México, donde el precursor más sobresaliente es Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad, que con capitales privados -no se sabe si el portal contra López Obrador los tenga detrás- impulsan una agenda como organización no gubernamental, pero a través de la poderosa plataforma de un equipo de investigación periodística que genera materiales que publica en distintos medios de comunicación mexicanos. Es una evolución importante de una ONG, cuyo modelo surgió de ProPublica, "una redacción independiente y sin fines de lucro que produce periodismo de investigación con fuerza moral", y cuya misión es "exponer los abusos del poder y las traiciones a la confianza pública del gobierno, el sector privado y otras instituciones". ProPublica fue creada en 2007 y su trabajo es financiado en buena parte por fundaciones de multinacionales, que es el modelo de operación que tiene Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad.

El nuevo portal contra López Obrador, sin embargo, no busca ser un guardián contra los abusos de los poderosos, como es la esencia de la definición clásica del periodismo de investigación, sino está enfocado en el candidato presidencial y, mediante la socialización de información poco conocida o novedosa, aportar elementos de análisis y reproducción sobre aspectos desconocidos de él.

"No hay institución impenetrable, ni documento completamente confidencial", señala en su manifiesto. "Numerosos ciudadanos han arriesgado su seguridad para proporcionarle a PejeLeaks información inédita que demuestra la corrupción, el nepotismo y los conflictos de interés de López Obrador, su familia y sus colaboradores. La ciudadanía tiene derecho a conocer al verdadero López Obrador. Con la elección presidencial en puerta, PejeLeaks ofrece la oportunidad, por 1a. vez, de un voto plenamente informado". Los cañones contra López Obrador están apuntándolo y advirtiendo lo que viene. Quieren que rinda frutos el actor político que no está muy acostumbrado a ello.

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 14 de febrero de 2018).

¿Qué nos dejaron las precampañas? Un sabor a engaño, un gran hartazgo y muy poco más. Las precampañas se inventaron para regular eso que el entonces IFE señalaba como actos anticipados de campaña porque la legislación, hecha por los partidos, prohibía que nadie se moviera antes de tiempos, pues eso les quitaba control sobre los procesos. Son las reminiscencias de aquella máxima de don Fidel Velázquez que rezaba: "El que se mueve no sale en la foto". Es el afán de controlar todo, incluso cuándo alguien puede pedir el voto y cuándo no.

Como la legislación es absurda el resultado lo es igualmente. Tras los reclamos ciudadanos de que las campañas eran demasiado largas y tediosas, los partidos inventaron partir el mismo tiempo electoral en 3 partes: precampañas, intercampañas y campañas.

Las precampañas, que terminaron el domingo, fueron una verdadera farsa, pues ningún partido tuvo un proceso interno de selección de candidatos ni para la Presidencia de la República (tuvimos un dedazo, y 2 auto dedazos) ni para gobernador de Jalisco (en esta hubo 2 dedazos -PRI y Morena-, un auto dedazo -de Alfaro-, y una autoinmolación -la de Miguel Ángel Martínez del PAN-). No hubo pues un solo proceso abierto y democrático donde los candidatos compitieran contra correligionarios para ganar el derecho a representar a sus partidos. Todos compitieron contra su sombra, todos usaron los spots para convencer a la población en general, pero ponían un insultante remate de "mensaje dirigido a los miembros de la comisión bla, bla bla". De nada sirve hacer reglas cada día más sofisticadas para nuestra democracia si quienes deben acatarlas les importa un bledo; de nada sirve construir la casa de la democracia si quienes la habitan no son demócratas.

Las intercampañas serán una farsa más o menos similar. Los candidatos pueden dar entrevistas, pero no pedir el voto. Por favor. Todos sabemos que hay muchas maneras de decir "te quiero" o de mentar la madre sin pronunciar las palabras. Los candidatos van a andar como locos haciendo proselitismo todos los días sin tener que decir las palabras prohibidas: "voten por mí".

A la postre las campañas habrán durado los mismos 6 largos y enfadosos meses. Nos dirán que salieron más baratas, porque ahora los spots no los pagan ellos, sino que salen del inventario de los medios de comunicación, y celebrarán además su austeridad.

Viva la simulación.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 13 de febrero de 2018).

Las precampañas de los aspirantes a la Presidencia de la República reflejan una "verdadera simulación electoral" que contravienen los propósitos de austeridad y transparencia, pues las coaliciones presidenciales registran hasta ahora las actividades con mayor opacidad, señaló ayer la Arquidiócesis mexicana en la editorial del semanario Desde la Fe.

Detalló que hasta enero de este año, las coaliciones presidenciales han registrado más gastos que ingresos.

El editorial destaca que el INE es una autoridad desdentada y débil que tiene encima "una maraña casi imposible de deshacer de forma pronta y expedita".

"Desafortunadamente, el sistema electoral mexicano parece favorecer más este irracional dispendio de recursos, en tiempos de transmisión que buscan sólo el impacto mediático, que los principios de sobriedad, transparencia y equidad sin simulaciones".

Consideró que para erradicar el hartazgo de la ciudadanía por sus políticos, las campañas electorales deben ser atractivas en cuanto a propuestas relacionadas con el bien común y, sobre todo, transparentes.

(V.pág.10-A del periódico El Informador del 12 de febrero de 2018).

Una cosa es querer cumplir y otra muy diferente poder hacerlo, la cuestión es que entre tanto asesor y "experto en mercadotecnia" con que luego cuentan los candidatos, los primeros cuenteados resultan ser ellos, pues con tal de salir a campaña muchos dicen lo primero que les ponen enfrente, aún a sabiendas de que se trata de utopías o lo que algunos podrán calificar de "mentiras piadosas", el caso es que la sociedad está cada vez más incrédula, y por falta de profundización se confunden y creen que eso es a lo que muchos equivocadamente llaman política.

Hoy por hoy lograr el consenso de los diferentes segmentos para definir el tipo de país que queremos es lo más complejo, sobre todo por la multiplicidad de los partidos políticos, que sin ideología, ni nada por el estilo jalan cada cual para beneficios incomprensibles a la lógica.

Cuauhtémoc Cisneros Madrid
(v.pág.7-A del periódico El Informador del 12 de febrero de 2018).

Se vuelve importante el incidente de López Obrador contra del periodista Jesús Silva Herzog, donde AMLO hizo descalificaciones directas al periodista por un párrafo de su columna, AMLO 3.0, en la que mostró una incómoda realidad: Morena ha recogido de todo, hasta lo impensable para, en un pase que parece 'oportunismo', ganar la Presidencia. El tabasqueño entonces mostró su muy corta mecha cuando de críticas se trata.

Porque el enojo de AMLO, con regaño al periodista, se da en su precampaña, no en la cúspide del poder; se da desde una posición endeble cuando de lo que se trata es de dar 'buena' imagen y confianza al electorado. Pero la rabieta de López Obrador fue difundida, en vivo y a todo color, por el propio AMLO a pesar de ser 'solo' precandidato... Descalificaciones que el político hizo extensiva a otros analistas y periodistas. Un mensaje que resulta una probadita de lo que podría hacer llegando al poder, siendo el 'dios' en turno.

Porque la pregunta hoy es: si este precandidato llegara a gobernar, con esta mecha tan corta, ¿qué hará cuando las críticas de los mexicanos expresen sus descontentos? Qué hará con los académicos que ofrezcan sustentadas miradas contrarias a las suyas. Qué hará con los analistas políticos, muchos de ellos con visiones distintas, sin embargo, no por ello eliminables. Porque de esa variedad de visiones y opiniones se nutre precisamente la libertad de expresión de toda democracia.

Porque la prensa no está para alabar a los políticos en turno. Por el contrario, de acuerdo con Pierre Bourdieu los periodistas deben ser el contrapeso del poder, la punta de lanza de la crítica al hacer político del partido, del ejercicio, de la ideología de que se trate, esa es su enorme responsabilidad aunque le resulte incomodo a quien lo recibe. Porque esa crítica es justo para provocar una reflexión de los que se consideran errores del quehacer político y lograr una mejora para los gobernados.

Y no se trata de defender a Silva Herzog, su trayectoria, sus análisis siempre sustentados, se defienden solos. Es sí, una defensa a la libertad de expresión, un derecho que los mexicanos no quieren perder por la valía que tiene y porque fue ganado, en esta parte de la historia, en los años 1968. Logro que costó sangre y dolor.

Porque incómodas o no, las opiniones de los gobernados, periodistas incluidos, deben ser respetadas, esto es parte esencial de la libertad de expresión como fundamento del México moderno.

Porque los Serdán ejercieron su derecho a la libertad de expresión y sufrieron por ello. Porque los hermanos Flores Magón, que tanto admira López Obrador, tuvieron que huir del país por disentir del poder. Y porque uno de los más caros legados de nuestra historia es precisamente: la defensa de la libertad de expresión, ayer y hoy.

Lourdes Bueno
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 10 de febrero de 2018).

De los 39 aspirantes a una candidatura independiente para las alcaldías en Jalisco, que se mantienen a la espera de obtener el registro tras cumplir con el número de firmas requeridas, 1 de cada 3 tiene un vínculo partidista; es decir, al menos 13 han formado parte de las instituciones políticas.

4 de éstos están ligados al PRI: Máximo Martínez Aguirre, actual aspirante a Puerto Vallarta, quien renunció en 2016 al partido tras décadas de militancia (fue legislador federal y nunca pudo obtener la candidatura a la presidencia por su partido); Joel Razura Preciado, quien busca Lagos de Moreno, fue candidato en 2009; Víctor Manuel Pérez Cabrera, quien pretende Autlán de Navarro, fue presidente de la Fundación Colosio en este municipio, así como Luis Ignacio Mejía Chávez, por Encarnación de Díaz, formó parte de la planilla del tricolor en el proceso de 2012 en esa localidad.

Quienes están vinculados al PAN son Ignacio Téllez González, de Etzatlán, quien ya fue alcalde de este municipio y diputado; María de la Luz Ruiz, de Magdalena, quien en 2009 fue suplente a la alcaldía, además de José Bañales Castro, por Tlaquepaque, quien fue diputado y presidente del Comité Municipal y, además, formó parte de las filas del PRD.

Oscar Daniel Carrión Calvario, quien pretende Sayula, está ligado al sol azteca y formó parte de la planilla a la alcaldía. Por su parte, vinculados al Verde son Nicolás Cerda Pacheco, por La Barca, quien fue consejero representante de ese partido, y Gustavo Campos Hernández, por San Juan de los Lagos, ex dirigente del partido en ese municipio.

Otro que figura es Ramón Sierra Cabrera, quien busca la presidencia de Acatlán de Juárez. Formó parte del Partido Humanista y arrastra una historia polémica: durante el proceso pasado registró a otra persona como candidato a la alcaldía de Villa Corona, pero fue él quien realizó la campaña y gobernó desde la Secretaría General. Debido a esto se le inició una investigación por el presunto delito de usurpación de funciones y se giraron órdenes de aprehensión.

(V.primera plana del periódico El Informador del 10 de febrero de 2018).

Lo cierto es que, si buscamos con más profundidad las causas reales de los "divorcios políticos", casi siempre obedecen a agendas personales que no fueron satisfechas.

Lo que es notable es la capacidad de AMLO y sus operadores para ir incorporando cada semana a su proyecto, a nuevos personajes resentidos con los partidos políticos que abandonan. Morena es como un trolebús que en el camino levanta de todo con tal de llegar al poder. Dentro de poco veremos la adhesión de priistas connotados que, ante un complejo escenario para Meade, serán "redimidos" por AMLO y dejarán de ser parte de la mafia del poder para entrar a las filas de un proyecto "incluyente".

Guillermo Velasco Barrera
(v.pág.7 del periódico Mural del 9 de febrero de 2018).

Cuestionado sobre la incorporación de ex militantes del PRI y del PAN a Morena, Jaime Rodríguez "El Bronco" respondió que el partido de Andrés Manuel López Obrador "se llenó de priistas, de los que él atacaba, y hoy ya no es Morena. Espero que no se me enoje, pero su partido hoy es PRIeta en lugar de Morena".

(V.pág.8 del periódico Mural del 9 de febrero de 2018).
PRIeta

(V.pág.7 del periódico Mural del 9 de febrero de 2018).


En aprietos financieros se metió nuevamente el Instituto de Pensiones del Estado, pues adeuda más de 91.2 millones de pesos sólo por concepto de predial, denunció el Gobierno de Zapopan.

El tesorero municipal, Luis García Sotelo, señaló que desde hace 5 años -al menos- no han cubierto el impuesto correspondiente a 453 cuentas de inmuebles.

"Nuestro principal deudor, desafortunadamente, es una dependencia del gobierno estatal".

Según explicó el funcionario, se trata de predios que son propiedad privada y funcionan a través de fideicomisos como terrenos en el Cerro del Tepopote, salones de fiestas o el mismo Club Deportivo en la Zona Real.

Desde el inicio de la administración, en octubre de 2015, se detectó la evasión y a pesar de entablar pláticas, el Ipejal se ha negado a pagar, argumentando que se tratan de bienes públicos; Zapopan considera que no tienen esta clasificación que los exime de cumplir con la contribución.

Incluso, exhibió el tesorero, los pasivos eran por más del triple, ya que descubrieron que diversas propiedades del Ipejal habían sido vendidas a terceros, aunque nunca se efectuó la transmisión patrimonial, así como el pago de los derechos al municipio.

Debido a ello, el monto crecería una vez que terminen el análisis en la Dirección de Catastro.

García Sotelo advirtió que ya iniciaron con los trámites de requerimiento y proceder eventualmente a un embargo y hasta la subasta de los inmuebles si persiste la omisión.

Anticipó que el asunto podría terminar en los tribunales.

(V.pág.1 de la sección "Comunidad" del periódico Mural del 9 de febrero de 2018).

La amenaza más grande de la democracia es sin duda alguna la cleptocracia. Si la cleptomanía es la tendencia innata a apoderarse de lo ajeno; la cleptocracia viene siendo la generalización de esta manía por los gobernantes. La moda de la desvergüenza, el enseñoramiento y desarrollo del poder basado en el robo, el soborno, el peculado, la información privilegiada; el dominio de los ladrones escudados en el poder.

Estamos en el umbral de la posibilidad de que esta lacra cambie. El 1er. requisito para cambiarla es reconocer su existencia; aceptar que la fuerza de la costumbre nos ha causado la ceguera que acepta las cosas como están por la impotencia de cambiarlas. La realidad nacional es que nuestro sistema político es estructuralmente cleptocrático.

La cleptocracia no proporciona medios de sustento al pueblo, le dan limosnas y ayudas para simular que están combatiendo a la pobreza. Esos apoyos resultan excesivamente caros por la burocracia que tienen que implementar para hacérselas llegar y de paso, buena parte de ese presupuesto nunca llega a manos de los necesitados, se queda en el camino en manos corruptas.

Los cleptócratas utilizan los fondos públicos para conseguir apoyos incondicionales de los grupos de poder fácticos; para sobornar vía prestaciones y canonjías a los poderes legislativo y judicial, dejándolos robar a sus anchas, legalizando y solapando sus prácticas corruptas.

Un gobierno cleptócrata gasta grandes sumas en sobornos disfrazados de publicidad en los medios masivos de comunicación, radio y televisión; engañan al pueblo haciéndole creer que el obeso, costoso y complejo aparato electoral es para garantizar la democracia; cuando en realidad da lo mismo que sea electo uno que el otro, si al final ingresará a formar parte de la cleptocracia. Toman el control de los partidos políticos; conciertan coaliciones de un partido con otros para mantener un sistema de alianzas para conservar el poder; aunque entre la sociedad se presentan como grandes enemigos ideológicos. Como los luchadores profesionales que en el ring simulan darse golpes y odiarse a muerte y cuando termina el show se reúnen a brindar por su actuación. Así es como se explican estas extrañas alianzas en las que partidos de una ideología ayudan a gobiernos de otra corriente totalmente opuesta, para repartirse el botín.

El mayor peligro que enfrentamos en las próximas elecciones, es el populismo, el engaño al pueblo de que ahora sí, se va a acabar la corrupción, ahora si se acabará con la mafia del poder, ahora sí se acabará la pobreza, se repartirá dinero a estudiantes, a desempleados, a los ancianos, se otorgará el beneficio de la salud a toda la población, pero no se dice de donde se sacarán los recursos para repartir dinero a diestra y siniestra.

Se copian estrategias de países socialistas en donde esos programas han fracasado. Los recursos los toman quitándolos a quienes los compraron con su esfuerzo y trabajo mediante expropiaciones.

Espero que los votantes disciernan entre otorgar su voto incondicional a uno u otro partido y antes de eso, exijan que la cleptocracia abdique y acepten que limiten su poder y sus grandes sueldos y prebendas. La disyuntiva es cleptocracia o populismo, si me roban me dejan algo, si me expropian no me dejan nada.

Luis Jorge Cárdenas Díaz
(v.pág.11-A del periódico El Informador del 8 de febrero de 2018).

El precandidato de Movimiento Ciudadano a la gubernatura [de Jalisco], Enrique Alfaro, recordó que ellos apoyaron el proyecto de Andrés Manuel López Obrador en 2006 y 2012 pero señaló que ya se pervirtió.

"Hoy lo hace por su ambición de poder y que personajes impresentables lo acompañen (...) se ha pervertido su movimiento".

(V.pág.9-A del periódico El Informador del 8 de febrero de 2018).

AMLO en alianza con Fausto Vallejo. Morena dijo que no se atrevería a postular para la alcaldía de Morelia al ex gobernador de Michoacán, Fausto Vallejo. Consideró que su historial era verdaderamente impresentable (y mire que Morena ha estado recibiendo de todo). Sin embargo, en una no tan sofisticada simulación política, Morena no lo postulará, pero sí sus aliados PT y PES. De esta manera, los votos que atraiga Vallejo no contarán para Morena a nivel local pero sí para López Obrador en la elección presidencial. Una muestra más del pragmatismo atroz del tabasqueño.

Carlos Loret de Mola A.
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 8 de febrero de 2018).

Es un personaje que ha tenido la oportunidad de crecer y evolucionar (¡Ya es tanto tiempo en la brega!), y recientemente encabeza la mayoría de las encuestas sobre preferencias electorales para el 1 de julio. Es cierto que no es la 1a. vez, ya ha ocurrido en elecciones anteriores, pero ahora el entorno parece conspirar a su favor no por otra razón sino por el hartazgo y fastidio que provocan ya los partidos tradicionales y esos personajes de la política nuestra que con total cinismo e impunidad han saqueado el país por corruptos. Y que viven perdonándose entre ellos. Nadie se salva.

La creencia en el consciente popular es que después de los gobiernos priistas y panistas ya no podemos estar peor; Andrés Manuel ya no podría ser más cínico, más simulador y más tramposo que el régimen de Enrique Peña Nieto.

Además, la mayoría de personas a quienes ha presentado como futuros colaboradores son gente probada, honorable, auténticas personalidades, con altas probabilidades de hacer un gran trabajo en caso de ocupar una cartera ministerial.

Pero el problema con AMLO empieza con su auténtico 1er. círculo y de ahí para abajo, los realmente colaboradores, una pequeña mafia ahora ex perredista que a su paso por el entonces Distrito Federal sembró una escuela de corrupción generalizada que ensombreció incluso a los regímenes priistas que habían gobernado la capital.

Los funcionarios de la Ciudad de México viven la cultura de "todo se puede conseguir con una aceitadita", con un moche. Obtener licencias, permisos, verificaciones, lo que usted quiera, se consigue abonando la cantidad adecuada al funcionario adecuado. Fundamentalmente en niveles medios y bajos, que es por cierto donde se opera la ciudad.

Es grosero ver por ejemplo cómo han proliferado los corredores informales de comida, puestos instalados perfectamente con anclaje en el piso, luz, gas y hasta teléfono, frente a negocios formales que tuvieron que hacer inversiones millonarias y conseguir todos los permisos que marca la ley.

Los morenistas (antes perredistas) manejan esa cultura.

A López Obrador y sus equipos de trabajo lo acompañaron importantes desarrolladores inmobiliarios, sospechosamente cercanos a él, lo que se tradujo en una proliferación pasmosa de centros comerciales y edificios de muy distintos usos.

Él, personalmente, no ha permitido que se conozcan los detalles de la mega obra del Segundo Piso; ése es el estilo.

Para pensarse. ¿Estaríamos igual o mejor?

Pablo Latapí
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 8 de febrero de 2018).

Objetivamente hablando, López Obrador ejerció su derecho a criticar a sus críticos. Tiene toda la razón, si este caso fuera consistente con su comportamiento político. Pero no lo es. La respuesta al lance de López Obrador, la sintetizó Francisco Garfias, uno de los columnistas más leídos por la clase política, en Excélsior: "Lo volvió a traicionar la intolerancia que parecía haber exorcizado en su 3a. campaña presidencial". Las reacciones negativas, en una actitud muy típica suya, no lo hicieron matizar ni replicar racionalmente, sino apretar el acelerador.

El martes reiteró las descalificaciones a Silva Herzog y Krauze, y añadió a quien esto escribe por una columna publicada ese día sobre el papel de sus 3 hijos mayores en el control del aparato de Morena. Dijo que los datos difundidos provenían de un expediente del Cisen, que ha investigado a su familia. Si existe ese documento en el Cisen, este autor lo desconoce. Pero 2 puntos son relevantes: no negó la veracidad de lo publicado y, sobre todo, no es un secreto. El control que entregó a sus hijos del aparato de Morena es un tema público y de conversación interna que ha producido tensiones, aunque hasta ahora, nadie ha cuestionado esa delegación de poder a su familia.

Los 2 episodios tienen que verse en un contexto más amplio para entender lo que esconde la reacción de López Obrador, a quien hay que analizarlo bajo parámetros distintos de donde se mueven los políticos, sino dentro de los que construyen universos religiosos. López Obrador tiene una estructura mental y un comportamiento teológico. Su mundo está pintado de blanco o negro, donde todo es bipolar. Su discurso siempre es la lucha entre buenos y malos, los ricos contra los pobres, los fieles luchando contra los infieles. No hay grises en su vida pública. O son incondicionales, o son sus enemigos. Por eso utiliza con tanta ligereza generalizaciones como "la mafia del poder", para identificar a todos aquellos que muestran discrepancias u oposiciones a su pensamiento y acción.

Públicamente, López Obrador siempre se ha mantenido en el margen de no ir más allá de la retórica incendiaria contra quien piensa diferente de él, lo que entra en los rangos de comportamiento de los políticos en las democracias occidentales. En privado, las cosas son diferentes. La secuela de la publicación de la columna sobre sus 3 hijos mayores, es un buen ejemplo para ilustrar la intolerancia de él y de su entorno, y la intransigencia. En reuniones privadas que sostuvieron sus hijos con cuadros de Morena pocas horas después de la publicación de la columna, no hubo argumentos en contra o explicaciones sobre los porqués de la estructura absolutista, sino insultos con palabras obscenas. Incapaces de analizar una crítica y desmontarla dialécticamente, se lanzaron al linchamiento, como en 2006 se hizo con un grupo de periodistas cuyas fotografías se colgaron en el Zócalo para que fueran juzgados el patíbulo popular, y durante meses se utilizó la pluma anónima de un periodista incondicional a él, que publicada en la red "Fichitas", donde difamaba a mentes independientes.

Las cosas, en esta ocasión, no pararon con las descalificaciones. El mismo martes inició una cacería de brujas dentro de Morena para descubrir quiénes habían aportado la información sustantiva para ese texto, cuyos resultados finales aún no se conocen. La persecución interna para encontrar culpables -lo del Cisen y el anuncio que lo desaparecería por hacer espionaje político, tiene toda la marca de un distractor-, si no fue autorizada por López Obrador sí fue apoyada, erigido en un Savonarola contemporáneo. Krauze lo emplazó a un debate el lunes, y por respuesta recibió otro descalificativo. Ni siquiera abrió una pequeña rendija López Obador en la puerta de su paraíso, para que se pudieran confrontar ideas en la arena pública.

López Obrador es un fundamentalista de pensamiento lineal que no es demócrata. No importa, si actuara con la altitud de miras que podría encontrar, por ejemplo, en la biografía de Frederik de Klerk, el presidente sudafricano defensor del Apartheid, que entendió que para poder sacar adelante a su país, de mayorías oprimidas, pobres y discriminadas, tenía que avanzar por la ruta de la democracia aunque él no lo fuera. La moraleja de De Klerk que puede seguir López Obrador, es que no se necesita ser un demócrata para construir una democracia, ni puede haber democracia sin libertad de prensa. Punto. Tocar los tambores de guerra contra ella, es una señal peligrosa.

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.9-A del periódico El Informador del 8 de febrero de 2018).

Lo que atestiguamos antier fue un deja-vú, un horrible regreso al pasado, un Andrés Manuel enojado, que no suma sino resta, que odia, intolerante, autoritario, que no ríe, que teniendo todo para ganar hace todo para perder. Antier regresó el "viejo" López Obrador:

Jesús Silva Herzog Márquez, una de las mentes más brillantes del análisis político, cuestionó el oportunismo de AMLO al incorporar a su movimiento a toda suerte de lacras de la política. Es un tema que le han reclamado hasta sus más leales, como la escritora Elena Poniatowska.

López Obrador no se aguantó: llamó a Silva Herzog Márquez secuaz de la mafia del poder, fresa fifí, articulista conservador con apariencia de liberal. No contestó con ningún argumento. No explicó la viabilidad política ni el fundamento estratégico de sus alianzas. Nomás insultó. Y no reparó en que en su artículo "AMLO 3.0" Silva Herzog Márquez reivindicó una nueva faceta menos sectaria en el líder opositor.

Enrique Krauze, intelectual mexicano de talla mundial, salió a defender a Silva Herzog con 6 palabras: "el mesianismo condena, el liberalismo debate". En respuesta, no hubo debate, nomás condena: "en buena lid y con todo respeto, tú también eres de aquellos profundamente conservadores y que simulan con apariencia de liberales...", le puso Andrés Manuel. Krauze lo retó a debatir, con respeto y en buena lid también.

Tomemos nota del hecho, a ver si es sólo un exabrupto de un día o un punto de inflexión en la campaña.

Un día que revive la mayor debilidad del jefe de Morena: la incertidumbre que genera. Incertidumbre sobre su trato a quienes piensan diferente, sobre si respetará la libertad de expresión, la democracia, sobre cómo conducirá la economía. En tantos años de actividad política, López Obrador se ha encargado de dar suficientes declaraciones contradictorias como para sostener cualquier argumento.

Carlos Loret de Mola A.
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 7 de febrero de 2018).

De entre las críticas recibidas, a López Obrador parece haberle dolido particularmente la publicada ayer por Jesús Silva Herzog-Márquez en Reforma, titulada AMLO 3.0 y donde concluye: "Si en el escenario nacional destaca un político pragmático, si resalta un político sin nervio ideológico ni criterio ético para entablar alianzas, ese es el candidato de Morena. Su política no es nueva. La conocemos en México como priismo".

Ante el artículo, AMLO pudo mostrar a los electores que desea ganar. Pudo haber publicado un artículo donde atendiera/rebatiera los argumentos del analista. En vez de ello optó por la arrogancia de los 280 caracteres: a una crítica razonada en 2 cuartillas respondió en Twitter con 45 palabras que se resumen en el sobadísimo petate del muerto de "la mafia del poder".

A López Obrador le ganaron (otra vez) las ganas de no ganar. AMLO haciendo un AMLO: incapacidad pura para demostrar que está hecho de otra cosa que no sea su persistencia, incapacidad para mostrar que aprendió de los errores de 2 campañas, para entender el crucial papel de los no afectos en una democracia y del debate mismo.

Salvador Camarena
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 6 de febrero de 2018).

El estado mayor de Andrés Manuel López Obrador es sanguíneo. La cúpula real de Morena, el partido que bautizó como Movimiento de Regeneración Nacional para que la masa lo vinculara subliminalmente con la Virgen de Guadalupe, y quienes están en la línea de sucesión de su control por la vía de la herencia política, no son sus compañeros de trabajo político de décadas, sino sus hijos. López Obrador tiene 4, 3 de su primer matrimonio con Rocío Beltrán, quien falleció en 2003 -José Ramón, Andrés y Gonzalo-, y uno más, menor de edad, de su 2o. matrimonio, con Beatriz Gutiérrez -Jesús Ernesto-. Los 3 primeros forman el cinturón que rodea al candidato presidencial, y ante quienes todos tienen que someterse y pasar sus aduanas para llegar a él.

Andrés es el más importante, en todos los sentidos. Es el preferido de López Obrador, que tiene un lenguaje de cuerpo muy expresivo y no puede ocultar su preferencia por "Andy", como lo llaman en el entorno más cercano del tabasqueño. "Andy", el único de sus hijos mayores a quien López Obrador saluda de beso, controla la agenda de su padre -él decide a quién ve y cuándo-, y tiene bajo su responsabilidad la Ciudad de México. La precandidata de Morena al gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum, no hace nada que no tenga la aprobación de "Andy", o que no haya pasado por él. Andrés y la presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky, integran lo que cuando perdió una encuesta secreta ante Sheinbaum para la candidatura capitalina, Ricardo Monreal calificó -sin mencionarlos- como "la nomenklatura".

José Ramón, el mayor, es el coordinador estatal de Morena en el Estado de México, donde el partido ha tenido un avance significativo.

La experiencia del Estado de México ha sido el ejemplo tomado por Gonzalo, el 3er. hijo de López Obrador, para hablar de la importancia de los comités seccionales, cuya coordinación le entregó su padre.

La confianza en él es tan grande, que los 5 coordinadores regionales nombrados por López Obrador la semana pasada -Bertha Luján, Marcelo Ebrard, Ricardo Monreal, Rabindranath Ramírez y Julio Scherer-, tienen a Gonzalo como su jefe directo.

El carácter endogámico del liderazgo real y formal en Morena no ha sido analizado dentro del partido. De hecho, se le considera como algo natural, derivado de una decisión de facto de López Obrador. Nadie lo cuestiona, ni nadie la reclama en la actualidad. Esta estructura de poder sería impensable en otro partido en México, donde la sola incorporación de personas cercanas a los liderazgos es motivo de ácidos cuestionamientos, curiosamente, mayoritariamente de las trincheras que defienden a López Obrador. Paradójicamente, en el caso de López Obrador, su palabra es absolutista.

Si los partidos en el mundo no son democracias sino estructuras verticales, en el caso de Morena su conformación es monárquica. La verticalidad es autoritaria -las asambleas a mano alzada y las encuestas secretas para designar candidatos son una de sus expresiones más públicas-, y los cimientos para la transición de Morena después de López Obrador, encuentran su modelo en las viejas casas reales europeas, donde el poder no se entrega mediante el ejercicio democrático o derivado de un sistema de méritos, sino que se cede a la misma sangre. El heredero de López Obrador es, como primero en la línea de sucesión, "Andy".

López Obrador puede hacer todo lo que quiere con Morena porque el movimiento es él. Nadie le alza la voz; nadie objeta estas decisiones.

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 6 de febrero de 2018).

El cuadro de asociados, colaboradores y nuevos amigos de Andrés Manuel López Obrador se ha convertido en un Arca de Noé inmensa que da abrigo a todo aquél que busca refugio. Sin distinción de especie, pasado o familia política a la que se haya pertenecido, el Peje acoge a todo a lo que van tirando los otros partidos políticos. Algunas nuevas adquisiciones han levantado revuelo, como la de la panista Gabriela Cuevas, quien puso dinero público y exigió el desafuero del tabasqueño hace 12 años o Greg Sánchez, el ex alcalde de Cancún que pasó un tiempo en la cárcel acusado de tráfico de inmigrantes y lavado de dinero. Pero Andrés Manuel suma y sigue sumando, no hay pecado que no pueda borrarse gracias al milagro de la conversión.

Más allá del morbo que deja el cruce de algunos tránsfugas célebres y el golpe de imagen que eso provoca, a Morena le interesa todo tipo de alianza porque sabe que va a necesitarlas durante la campaña y el día de la jornada electoral. López Obrador está convencido de que perdió la Presidencia en 2006 debido a las violaciones que sufrieron miles de casillas que la izquierda fue incapaz de vigilar. No quiere que vuelva sucederle y para ello requiere de un enorme ejército de campo a todo lo largo del territorio nacional. Este, el despliegue logístico para estar presentes en todos los distritos y casillas, es un tema obsesivo en la mente del candidato.

Se ha dicho que la polémica alianza con el PES, el partido vinculado a organizaciones evangélicas, fue tomada en atención a la enorme ayuda que la red de ministros y congregaciones pueden ofrecer en la vigilancia del voto y el cuidado en el traslado de urnas. Algunos grupos de la comunidad gay, líderes feministas y organizaciones civiles en pro de los llamados nuevos derechos humanos, cuestionaron duramente que el presunto candidato de la izquierda pactara con organizaciones conservadoras, contrarias a las nuevas banderas en materia de género, vida intrafamiliar y derechos de la mujer. Pero AMLO sacrificó imagen por eficacia. La penetración que las distintas corrientes protestantes han logrado en amplios sectores del mundo rural y en los cinturones urbanos, compensa cualquier desdoro o desfiguro ideológico.

Morena sabe que aún caerán muchos frutos en su regazo gracias a la sacudida que representa la selección de candidaturas por parte del PRI y del PAN en las regiones. Líderes populares que no logran una posición en la rebatinga de su partido y que súbitamente descubren las virtudes de López Obrador. Al final, es también un tema de números: muy seguramente Morena ganará más distritos que el PRI en las próximas elecciones y tiene mucho menos tiradores en las listas de "suspirantes". Súbitamente se ha convertido en una opción atractiva para cuadros políticos empeñados en mantenerse en la pasarela a cualquier costo.

Morena está más cerca de los usos y costumbres del PRI de lo que puedan estarlo los cuadros blanquiazules. El propio Andrés Manuel se formó en las estructuras regionales del tricolor. Muchos militantes de base del partido oficial podrían asumir que a falta de un candidato propio competitivo, les queda más cerca el tabasqueño que Anaya, el millennial del PAN.

López Obrador está convencido de que los meses que viene sufrirá golpes de todo tipo en la campaña negativa que habrá de desatarse. Y en previsión del diluvio que viene sigue trepando a todo tipo de fauna en su gran arca esperando que eso le alcance para monitorear y acotar los abusos en las próximas elecciones. Esperemos que en el proceso el arca no se hunda o termine en una rebelión de la granja entre las especies tóxicas que comienzan a convivir bajo su techo.

Jorge Zepeda Patterson
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 5 de febrero de 2018).

Convertir las precampañas en verdaderas campañas no ha sido solamente culpa de los propios partidos y candidatos, sino también de numerosos medios de comunicación, con lo cual demuestran una vez más su complicidad con el corrupto sistema político mexicano.

En este nuevo fraude de los partidos a la sociedad quienes han mostrado una todavía mayor simpleza a la hora de enmascarar sus abusos fueron los del llamado "movimiento naranja", pues preceden sus anuncios comerciales diciendo que tales anuncios están dirigidos exclusivamente a sus afiliados, es decir, los no afiliados absténganse de escucharlo o de verlo, apáguele de inmediato al radio o al televisor, porque usted no está invitado a enterarse de su contenido ya que la ley lo prohíbe. De lo que inevitablemente se entera todo mundo es de la astucia pero también de la torpeza con que se manejan.

Mientras esas cosas ocurren no dejan de decirnos que todo mejorará con "ya sabes quién", o que hay un candidato que habla inglés, francés, y hasta español, y otro que envía saludos en pareja exhortándonos e vivir en el amor y en la paz a lo largo de todo el año, para luego declarar furibundo que los demás precandidatos andan por completo errados ¿o herrados?

La desventaja de las precampañas es que están agotando el lodo antes de tiempo, lo cual puede volverlos repetitivos al escasear la materia prima de las campañas que en este país y en muchos otros se viene utilizando de unos años a esta parte.

Dirán los analistas "queremos propuestas", y vendrá el aluvión de propuestas, entonces pedirán "los cómos" y ahí lo que vendrá será un magro torrente de ocurrencias y fantasías, de ilusorias maneras tan ajenas a la realidad, como ajenos suelen estar los precandidatos a cumplir lo que prometen. Hasta el candidato más ingenuo se preguntaría, pero ¿por qué quieren que les diga cómo le voy a hacer para cumplir lo que prometo, si no tengo la menor intención de cumplirlo? Sería tiempo perdido.

Además, mucho de lo que ya desde ahora se está "pre" prometiendo saben muy bien que no lo podrían realizar, porque sus antecesores han legitimado leyes que blindan al sistema, y no pueden modificar las leyes porque para eso requerirían tener una abrumadora mayoría en el congreso, y tal vez aun si la tuvieran, tampoco se podría ya que los ilustres legisladores nunca han estado dispuestos a modificar leyes que alteren o deterioren el estatus del que gozan.

Imagine usted que la Suprema Corte de Justicia debiera expresarse sobre si es o no es constitucional una reforma que redujera el salario de tan bien pagados jueces, acabara con sus prestaciones y anulara sus amañados fideicomisos, ¿qué cree usted que resolverían?

Es sumamente grave la situación del país, secuestrado por la clase política, pues nos pone en la situación de afirmar que gane quien gane en las próximas elecciones, los mexicanos seguiremos perdiendo.

Armando González Escoto
(v.pág.5-B del periódico El Informador del 4 de febrero de 2018).

Las llamadas precampañas que son realmente campañas de los 36 candidatos, llamados todavía precandidatos, han sido un verdadero desorden y una agresión a la mente de los mexicanos pensantes, con propagandas en los medios cada 5 minutos, aunque dicen que en los próximos días por ley se van a terminar, pero seguirán las redes sociales en la concatenación de mensajes, unos que son ciertos y la mayoría son agresiones y mentiras.

José Manuel Gómez Vázquez Aldana, arquitecto, urbanista y empresario
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 4 de febrero de 2018).

Ni modo, pero la clase política en México, de todas las denominaciones, ha perdido autoridad moral y no se ve claro que, los que se dicen distintos, pinten una raya marcada y contundente que no deje lugar a dudas.

Enrique Ibarra Pedroza, presidente municipal de Guadalajara, en funciones, dijo: "Los corruptos ya no tienen cabida en este país, deben ser castigados y llevados ante la justicia". ¡Desde cuándo está pendiente esta demanda! El rezago es descomunal y no se resuelve porque muchos de los que hablan ahora eran priistas y, en todo caso, forman parte de un sistema que no cambia de raíz, que se reinventa pero es el mismo.

Laura Castro Golarte
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 3 de febrero de 2018).

López Obrador no está cometiendo los mismos errores que hace 12 años.

Del discurso incendiario, ha pasado a la conciliación.
De declinar alianzas, ahora suma al que se le atraviese, tenga el historial que tenga.
De rechazar la oferta de alianza de Elba Esther Gordillo, ya ha incorporado a su campaña al yerno y al nieto.
De condenar a sus adversarios, ahora les da candidaturas.
De insultar al Presidente, ahora le ofrece perdón.
Del "innombrable" a la cárcel, al perdón también.
De mofarse de la megamarcha contra la violencia, a la propuesta de amnistía.
De amenazar a los empresarios, ahora quiere brindarles confianza y hasta sumarlos a su campaña.
De la descalificación insistente a la prensa, por ahora ha dejado de pelearse.
De no querer mostrar nada de su vida personal, ahora hace videos con su esposa cantando y sus hijos en la mesa.
De la cara de odio, a la sonrisa.

El más reciente lance lo reveló el ex dirigente nacional del PAN y secretario de estado en el calderonismo, Germán Martínez. Contó que López Obrador y su hijo Andy (segundo gran poder de Morena) le ofrecieron estar en la terna de fiscal general de la República. A él, que fue su rival, que fue su acérrimo crítico, que lo atacó con virulencia cuando formaba parte del "cuarto de guerra" de Felipe Calderón en la encendida contienda presidencial de 2006.

¿Ha cambiado Andrés Manuel? Parece, pero nadie puede estar seguro. ¿Es este el verdadero Andrés Manuel o es una puesta en escena para la campaña? Lo sabremos.

Si es un disfraz, sus rivales se esmerarán en despojárselo, en sacarlo de sus casillas, en que regrese el López Obrador que odia, que ataca, que exuda violencia en sus discursos, que pierde votos. Y López Obrador está a tiempo de equivocarse y dejar ir de nuevo la Presidencia: todavía puede rajarse a los debates, regresar al tono descalificador, victimizarse, tronar contra las instituciones, calentarse y transmitir incertidumbre. Puede infundir desconfianza en la iniciativa privada si insiste en cancelar el nuevo aeropuerto y en revertir la reforma energética, y entre muchos padres de familia si persiste en su idea de dar a la CNTE lo que quiere y matar la reforma educativa, la mejor recibida en la población de las que emprendió este gobierno. Puede volver a mostrarse como el "peligro para México" y dejar de presentarse como "la esperanza" de éste.

Carlos Loret de Mola A.
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 1o.de febrero de 2018).

El presidente nacional del PAN, Damián Zepeda, aseguró que Andrés Manuel López Obrador lleva 20 años haciendo campaña y por eso se ubica en el 1er. lugar de las encuestas.

"Este precandidato lleva 2 décadas haciendo campaña, pero la realidad es que está estancado. Él representa un cambio con ideas viejas y del pasado", expresó. Por ello, consideró, la gente debe conocer propuestas más innovadoras.

(V.periódico El Informador en línea del 31 de enero de 2018).

Los partidos políticos se afanan por proyectar hacia el exterior la imagen de que hurgan denodadamente para detectar entre "sus cuadros" (así se dice en la jerigonza que manejan), en efecto, a "los mejores" y proponerlos a los electores como los más idóneos para alcanzar los espacios públicos, desde donde gobernarán pensando siempre -¡oh, sí...!- en el bien común, y jamás de los jamases en los particulares o de grupo.

Jaime García Elías
(v.pág.6-A del periódico El Informador del 30 de enero de 2018).

Morena está subiendo a su carro quién sabe quién, a personajes completamente ajenos a la visión de este partido y verdaderos enemigos de su proyecto de país.

Si algo distingue a los políticos no son sus ideas sino su sentido de sobrevivencia. Viven del poder y para el poder; lo huelen a kilómetros de distancia y son capaces de cualquier cosa con tal de estar cerca de él. No es que cambien de ideología, pues ello significaría que algún día la tuvieron, solo cambian de equipo en busca de nuevo hueso.

Para "Ya sabes quién" el que personajes como Gabriela Cuevas o Manuel Espino se sumen a su proyecto es una forma de mandar la señal de que los oportunistas, esos que sí saben para dónde sopla el viento, se están sumando con el ganador, o sea, él. En ese sentido se entiende que los equipos de campaña no solo busquen que este tipo de personajes se conviertan en aliados, sino que cuando logran que el ex presidente del PAN en pleno intento de desafuero y la más furibunda perseguidora del que mandaba al diablo a las instituciones se sumen a la campaña, lo cacareen.

¿Qué van a hacer con todo ese lastre de ex priistas, ex panistas, ex perredistas que han ido sumando en todos los estados? Ese será un problema por resolver si ganan, pero evidentemente serán un dolor de cabeza, pues detrás de cada una de esas adhesiones lo que hay es un compromiso, un puesto o una candidatura.

"Ya sabes quién" parece estar mucho más dispuesto en esta 3a. ocasión a hacer cualquier cosa necesaria para ganar. Sus cercanos le llaman madurez política; sus detractores le llaman convenenciero. Lo cierto es que el proyecto de país de Morena ha ido palideciendo en medio de todas estas contradicciones políticas y fichajes controvertidos. Ayudan sin duda a bajar las resistencias a quienes siguen pensando que "Ya sabes quién" es un peligro para México, pero es también un muy mal mensaje para quienes pensaron, en algún momento, que Morena era un proyecto de izquierda.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 30 de enero de 2018).

El Instituto Nacional Electoral prevé imponer una nueva sanción millonaria al PVEM por 10.7 millones de pesos por aparentar la contratación de 34 viajes aéreos que resultaron falsos.

En 2013 el PVEM reportó haber gastado 5.3 millones de pesos para trasladar a integrantes de su Comité Ejecutivo Nacional en aeronave privada.

El servicio de "taxi aéreo" habría sido prestado por Grupo México de Convenios Internacionales, empresa que incluso habría facturado el servicio, de modo que el partido entregó al INE "contratos, cheques y facturas, de la presunta contratación del servicio de taxi aéreo".

Pero esos vuelos no ocurrieron, según se derivó de los informes rendidos por la Dirección General de Aeronáutica Civil.

La empresa Servicio Integrales de Aviación S.A. de C.V. también negó haber realizado operaciones comerciales con Grupo México de Convenios Internacionales, S.A. de C.V., salvo un vuelo el 22 de marzo de 2013.

Con ello, el INE concluyó que hubo un intento de engaño a la autoridad fiscalizadora y propondrá, en sesión del miércoles, sancionar con 200% el monto involucrado, es decir, 10.7 millones de pesos, además de una sanción menor por 647 pesos por otra falta.

(V.pág.8-A del periódico El Informador del 30 de enero de 2018).

El 29 de abril, cuando arranquen las campañas a diputados y alcaldes en Jalisco, es muy probable que al menos 21 diputados del Congreso de Jalisco ya no estarán en sus curules.

Más de la mitad de los integrantes del legislativo se habrán ido en busca de mejores prados para "chapulinear". De este tamaño será la desbandada: 11 priistas, 6 emecistas, 2 panistas, el de Morena y 1 del Verde, todos en busca de su siguiente "hueso".

Lo curioso es que muchos buscan regresar a alcaldías que ya presidieron o escaños que ocuparon en periodos anteriores en el Congreso de la Unión.

No se complican. Buscan lo más fácil, conocido y seguro. Esa es la síntesis del "chapulineo" en tiempos electorales.

Allá en La Fuente
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 29 de enero de 2018).

Un día le lanza un guiño a Miguel Ángel Osorio Chong. Pasan algunas horas y ya corteja a los militantes del Partido Verde enojados en Chiapas. Minutos después, le da la bienvenida a Gabriela Cuevas, panista y furiosa promotora de su desafuero en 2005. El día siguiente dice que familiares de Elba Esther Gordillo son bienvenidos en Morena, como todos los mexicanos que quieran "un cambio en el país". Y además que son bienvenidos con las puertas abiertas en una candidatura que une a los entusiastas juchés del Partido del Trabajo y a los ultras reaccionarios de Encuentro Social. ¿Qué está pasando con Andrés Manuel López Obrador? ¿Es pragmatismo o perdió la brújula? ¿Dónde termina el pragmatismo estratégico y comienza la traición a los principios, o la búsqueda del poder por el poder mismo?

Sea la amnistía, quitar los exámenes de ingreso a las universidades, su gabinete o sus alianzas inconfesables, pero López Obrador se ha convertido en la referencia de la discusión pública en esta precampaña. Los intentos de relacionarlo con la Rusia de Vladimir Putin o las bardas en Venezuela, han sido más útiles [para] llenar de memes las redes sociales que para contrarrestar su ventaja en las encuestas.

López Obrador pasó de ser el rey del dogmatismo, aquél que endilgaba credenciales de la mafia del poder a toda persona que no compartía su credo, a ser el rey del pragmatismo y el realismo político. Lo que en el pasado significó traición, hoy es entendido como estrategia. Lo que antes era una capitulación frente a los poderosos y al PRIAN, hoy su discurso busca presentarlo como un sano pragmatismo que le permite acercarse a Los Pinos. Lo que antes era el "haiga sido como haiga sido" del calderonismo, hoy es la inclusión de todos aquellos que "quieren cambiar a México". Sin embargo, más allá de la retórica y la capacidad de los dirigentes de Morena para torcer el vocabulario y redefinir sus acciones, lo real es que detrás de la estrategia de nuevas incorporaciones hay una clara admisión: nos equivocamos en no haber pactado antes. Es decir, perdimos porque otros sí realizaron las alianzas que nosotros no quisimos hacer.

Empero, las coaliciones tienen sentido sobre la base de una agenda programática. Es decir, qué cedo yo y qué cedes tú. Ambos lados renuncian al maximalismo con el objetivo de llegar a acuerdos operativos. Las coaliciones impulsadas por Morena en el proceso electoral son opacas, electoralistas y sin principios. ¿Sabemos qué acordaron Morena y el PES, más allá de repartirse candidaturas? ¿Sabemos qué comparte Gabriela Cuevas del proyecto de Morena o los militantes del Partido Verde que hacen campaña por Morena en Chiapas, impulsados por un gobernador frívolo como Manuel Velasco? ¿Qué comparte López Obrador con el SNTE?

El pragmatismo es sano para no contaminarnos con la extrema ideologización de la política que impide cualquier esbozo de acuerdo. Sin embargo, debe tener límites. Y el límite es la capacidad de cambio. No es cierto que los cambios políticos dependan de la voluntad de una persona. El voluntarismo es importante, pero insuficiente. Transformar una realidad tiene más que ver con los equilibrios de poder existentes, que con la simple voluntad de una persona. López Obrador ante las dudas que despiertan sus alianzas se limita a decir: el cambio lo aseguro yo, no importa cuánto sátrapa incluya en mi coalición o en mis alianzas, lo que deben valorar los mexicanos es que yo soy un candidato limpio y honesto. Un discurso así requiere más de un acto de fe que de un convencimiento racional.

Detrás de este debate, subyace un dilema que marcó la ineficacia de la transición política en México: qué tanto cambio puede hacer un gobernante, por más honesto que sea, si en su coalición política incluye a intereses de todo tipo y que muchos de ellos se oponen a cualquier modificación del estatus quo. Pasó con los gobiernos panistas, que prometieron democratización, combate a la corrupción y un nuevo sistema político. ¿Y qué pasó? Que se convirtieron más en gestores de los intereses que les acompañaron que en verdaderos promotores de la transformación del país. Así, la capacidad de cambio que tiene un político es inversamente proporcional a los intereses que suma a su coalición. Para decirlo con claridad: entre más alianzas haga López Obrador con aquellos que explican buena parte del deterioro democrático del país, es menor su capacidad de cambiar las cosa. El "haiga sido como haiga sido", sólo nos lleva a escenarios de continuidad y profundización de los mismos problemas que afectan a los mexicanos. No hay alianzas gratuitas, todas implican sacrificios programáticos o pactos de impunidad.

Desde las campañas se construyen los gobiernos. No es cierto que un político pueda hacer todos los compromisos a diestra y siniestra y luego llegar con total independencia a tomar decisiones desde la silla. Lo que nos demuestra la transición política en México, es que la voluntad no basta, sino que los frenos y las resistencias se vuelven insuperables cuando se convierten en parte medular de la estabilidad y eficacia política de un gobierno. Fox es el ejemplo más tangible. El pragmatismo en exceso diluye cualquier margen de maniobra para el cambio. López Obrador nunca había estado tan cerca de la silla, pero tampoco nunca había estado tan próximo a aquellos que alguna vez definió como la mafia del poder.

Enrique Toussaint Orendáin
(v.pág.5-B del periódico El Informador del 28 de enero de 2018).

La corrupción no se va a erradicar con las frases amorosas de Andrés Manuel, ni con los gritos enfáticos de Anaya, ni con las propuestas de reforma de Meade. La única opción seria, sustentable y a mediano plazo es la consolidación de un sistema anticorrupción en manos de funcionarios independientes de los partidos y los poderes, un paso que, dicho sea de paso, el ejecutivo y el legislativo se han negado a dar porque le tienen pavor. Los candidatos tendrán que entrarle al tema porque la corrupción será sin duda el leit motiv de la campaña, pero ahora nadie ha dicho nada que salga de la inútil y trillada condena.

Fingirán lo más que puedan, pero la solución a los temas de corrupción no saldrá de la clase política, ni del PRI ni de ningún partido.

Si hacemos un concurso de años de prisión acumulados en los equipos cercanos y líderes de los partidos de los candidatos a la presidencia la competencia será a muerte: en todos los partidos hay un Bejarano, un Romero Deschamps o un Padrés.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 26 de enero de 2018).

Sólo en una promesa podría quedar la iniciativa para crear el sistema de evaluación del trabajo legislativo, que pretendía ser la herramienta para evaluar el desempeño de los diputados locales.

La iniciativa impulsada por el diputado Mario Hugo Castellanos, presidente de la Comisión de Planeación, permanece archivada desde mediados del año pasado, cuando el legislador presentó la propuesta a representantes de diferentes organizaciones civiles y empresariales.

Esta iniciativa frustrada planteaba como criterios de evaluación la asistencia a las sesiones de pleno y a reuniones en comisiones y comités. También la presentación de iniciativas y la votación de los acuerdos legislativos y dictámenes. Para analizar la calidad de las decenas de iniciativas que se presentan se plantearon variables como la población objetivo, impacto, la vinculación con la agenda legislativa, la modificación legal propuesta y el estado en el que concluye la iniciativa.

Además, se vigilaría que se mantengan actualizados los perfiles de diputados y el portal de transparencia de las comisiones legislativas. Otro parámetro que se consideraba es que los legisladores cumplan con presentar sus declaraciones patrimoniales, de intereses y fiscal.

Se pretendía involucrar a representantes de organizaciones civiles y empresariales en el tema a través de la conformación del Comité Ciudadano de Evaluación, que mediría anualmente el desempeño de los diputados.

Representantes de la Universidad de Guadalajara y del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, de la Confederación Patronal de la República Mexicana Jalisco, Cámara Nacional de Comercio de Guadalajara, serían convocados a participar. También había un espacio el Observatorio Jalisco Cómo Vamos y el Congreso Ciudadano.

Esta no es la 1a. vez que se frustran los planes para que el Congreso de Jalisco tenga un área para monitorear su desempeño, en la 60 Legislatura, el priista Miguel Castro impulsó una propuesta similar que tampoco prosperó.

(V.pág.6-A del periódico El Informador del 26 de enero de 2018).

Circula, se los juro, una cadena de oración por Mauricio Toledo, mejor conocido en los bajos mundos como el "Tomate".

A él le ocurren cosas imposibles de explicar con la ciencia política, menos en una sociedad democrática donde existe (no se rían) la rendición de cuentas.

Es milagroso cómo se zafó en febrero de 2013 del escándalo de los mensajes de Blackberry donde exigía millonario moche a una constructora. En esa ocasión, Toledo dijo que le habían hackeado su celular, cuando si algo hizo famosa a la tecnología Blackberry era precisamente su seguridad.

Igualmente milagroso resulta cómo ha librado acusaciones de cobro de diezmo en la delegación Coyoacán, de extorsión y de compra de votos. Ante ello, la PGJDF y el Tribunal Electoral le han regalado sendos carpetazos.

Milagro o manto protector del mancerismo, pero el caso es que al "Tomate" se le resbalan tanto los señalamientos de opacidad y mal uso de programas sociales, como las graves acusaciones publicadas en estos días: por persecución, amenazas y, hasta de eso se habla, sospechosas muertes de excolaboradores.

Nada de eso parece causar merma en su influencia en el Instituto Electoral del DF, la Asamblea y la delegación Coyoacán.

Ahora sus amenazados, perdón, sus leales piden el milagrito de que en el Frente Opositor no lean prensa, que si leen diarios no crean en ellos, que si creen en lo publicado, no les parezcan grave las nuevas acusaciones, y que en el remoto caso de que consideren grave el rosario de incriminaciones, los del Frente hagan con MT lo mismo que el PRD en 2015: decir que van a estudiar si con tales antecedentes pueden postular a Toledo, para al final hacerlo diputado.

Salvador Camarena
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 25 de enero de 2018).

¡Aunque es por todos consabido que será un año electoral, no por ello tendremos que soportar tantos dislates! Con tan sólo 3 cuartas partes del mes inicial, y ya nos estamos saturando de tantas impertinencias.

¡Ahora resulta que todos son los mejores, los más capacitados y lo que es peor, "blancas palomas"!

Pero nada es novedad, y mucho menos diferente, ya que en el devenir de la historia del hombre, siempre han existido personas, grupos y especialmente "gobernantes" en cada uno de los pueblos y naciones, que se pasan la vida fingiendo o aparentando logros, triunfos y avances que nunca han existido, con el único propositito de hacer creer a sus gobernados, que son eruditos y expertos en la construcción de hechos importantes, además de intentar engrandecerse -¡dime de qué presumes y te diré de que...!- de situaciones mediocres y insustanciales, ayudándose de fingir y maquillar la realidad.

En nuestro país, como una histórica característica que vive acompañando muy particularmente el entorno de políticos y gobernantes, este adverso comportamiento se ha tornado en hecho cotidiano, y al parecer se presenta -cuánta ironía- como una cualidad de la que se apropian muchas personas, que por lo visto a todas luces nunca se han detenido a pensar en todo el perjuicio y devastación que causan con este desfavorable e inmoral proceder para toda la sociedad, y todo con el único fin de alcanzar o retener el botín y los dividendos personales.

Xavier Toscano G.de Quevedo
(v.pág.7-C del periódico El Informador del 24 de enero de 2018).

Mucho cambió Andrés Manuel López Obrador de la campaña presidencial de 2006 a la de 2018. Aquél dogmático, fundamentalista y puritano al grado del absurdo, está en el baúl de los recuerdos, y ha dado paso a un pragmatismo que le está dando frutos concretos. López Obrador se ha salido del castillo de la pureza en el que se escondía y finalmente, como son normalmente los políticos, se está ensuciando las manos. Alianzas impensables son ahora realidad, y acercamientos con viejos adversarios y enemigos es parte de su estrategia de sumar a todos los inconformes con su entorno y sus realidades inmediatas, que están viendo en él una esperanza de cambio y, que nadie se engañe, de revanchismo.

A sus aliados tácticos de la disidencia magisterial, ha sumado la fuerza restante que le queda a la maestra Gordillo, a través de quien fue su secretario general, Rafael Ochoa, que ha sido por años operador político electoral en el magisterio.

En la estrategia incluye el reclutamiento de figuras o cuadros de otros partidos. Esta semana brincó del PAN a la campaña de López Obrador la senadora Gabriela Cuevas, una de las figuras de ese partido que creció al cobijo de Santiago Creel, el principal consejero de Anaya. Previamente sumó a panistas relegados en Monterrey y el Estado de México, y nuevas adquisiciones son los miembros del Partido Verde en Chiapas, que rompieron este fin de semana con el presidente Peña Nieto por la imposición de un candidato priista para la gubernatura en ese estado. Es ocioso hablar de militantes del PRD en fuga, que semanalmente se cuentan por decenas.

López Obrador está cachando todo el descontento y la inconformidad con el status quo para su propósito final de llegar a Los Pinos. La transformación es enorme, si se entiende el cambio en su forma de pensamiento. Antes, era la pureza lo que lo iba a llevar al paraíso. Hoy es chapoteando en el lodo como suma fuerzas y eventualmente votos. Lo primero es ganar la Presidencia y luego la purificación de su movimiento, y no al revés como en 2006 y 2012.

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 24 de enero de 2018).

Lo que nos preocupa: La inseguridad, porque todos tenemos una historia cercana que contar; el costo de la vida o la inflación; las enfermedades y la incapacidad del Estado para otorgar servicios médicos de calidad; el futuro o no contar con una pensión digna para el retiro.

Nada de lo que estamos viendo tiene algo que ver con lo que realmente nos preocupa en nuestra cotidianidad.

Las precampañas, que no son otra cosa que la manera que encontraron para burlarse de la ley y aparentar que acortaron tiempos de campaña, están carentes de cualquier debate serio sobre los temas que realmente importan. No hemos escuchado diagnósticos o análisis de lo que preocupa a la gente, a los auténticos ciudadanos. Todo se centra en la imagen, en lo absurdo, en lo banal. Y ahí la cantaleta de siempre.

La pregunta es, ¿las precampañas son un reflejo de lo que en realidad son estos actores políticos e implícitamente nos están diciendo que no se toman nada en serio?

Qué molesta la farsa de intentar hacernos creer que está en juego algo en esta precampaña, cuando ya está definido porque así lo acordaron un reducido número de personas que ni siquiera son los líderes de los partidos políticos. ¿Cree que para ellos es necesario venir a presentarse ante sus militantes, afiliados o como sea que se llamen, cuando son ellos, los precandidatos los que forman parte de las cúpulas que toman decisiones?

Me preocupa que sigan en el aire los señalamientos de venta de candidaturas; que se paguen cantidades ridículas por promocionar banalidades en redes sociales.

Están más interesados en las clases de actuación, en salir bien en los videos y fotos, en los rankings de redes sociales, en posicionar una cancioncita, en mostrarnos "su lado humano", ese que cuando no es tiempo electoral guardan celosamente amparados en el "ámbito de su privacidad".

Gabriela Aguilar
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 23 de enero de 2018).

¿Cómo rayos le van a ganar a Andrés Manuel?

¿Cómo, si el gobernador de Chiapas ya se arregló con Morena y sus pecados le fueron perdonados, si el alcalde de Cuernavaca ya se arregló con Morena y sus pecados le fueron perdonados, si Gabriela Cuevas ya se arregló con Morena y el turismo legislativo pasó a ser prioridad de Estado ("necesitamos que ella siga siendo legisladora para que continúe siendo la presidenta del Parlamento Mundial", dijo el líder de Morena hasta confundiendo el nombre de la Unión Interparlamentaria)? ¿Cómo, si a los de ultraderecha del PES sus pecados ya les fueron perdonados, si a los salinistas-peñistas del PT también?

¿Cómo, si el yerno de Elba Esther ya es su operador, si el nieto de Elba Esther ya anunció que se suma a sus filas, si ya también esos pecados quedaron perdonados? ¿Cómo, si los 2 personajes acusados de los 2 grandes fraudes electorales de la historia contemporánea de México, Manuel Bartlett y Elba Esther, ya juegan para Morena? ¿Cómo, si ya todos los malos, los que roban elecciones, los que sirven a la mafia, ya se pasaron de su lado?

¿Cómo, si la popularidad del gobierno es tan baja, si la gente está tan enojada con la corrupción? ¿Cómo, si ya lo acusaron de todo y ahí sigue?

¿O será que están pensando en que se va a repetir el 2006, cuando en enero AMLO llevaba una cómoda ventaja y se desató la cargada de priistas a su favor: Alfonso Durazo, Socorro Díaz, Guadarrama, que iban anunciando día por día que se le sumaban y él lucía de buen humor, haciendo chistes, repartiendo cargos de gabinete, sintiéndose ya presidente?

Carlos Loret de Mola A.
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 23 de enero de 2018).
Amlotempina

(V.periódico El Financiero en línea del 23 de enero de 2018).


En el sistema de normas contrahechas que tenemos en materia electoral, la realidad es que las campañas electorales comenzaron ya y que los mensajes de los protagonistas apuntan al electorado general, aunque al final adviertan de que el anuncio es sólo para un grupo definido.

Enrique Quintana
(v.periódico El Financiero en línea del 23 de enero de 2018).

Una vez más se ha comprobado que el político que aprovecha los tiempos de radio y televisión de su partido para promoverse en lo personal obtendrá una ventaja imbatible en sus ambiciones. Alejandra Barrales lo ha comprobado ahora al conseguir la candidatura del PRD a la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México tras una encuesta que la colocó arriba de Salomón Chertorivski y Armando Ahued.

Andrés Manuel López Obrador utilizó durante años los tiempos de medios de Morena para posicionarse en la mente de los votantes. Por eso en las encuestas nacionales aparece hoy como el precandidato presidencial más conocido.

Ricardo Anaya entendió el mensaje y se apropió de los tiempos de radio y televisión del PAN para promoverse a sí mismo. Anaya era virtualmente desconocido con anterioridad, pero los spots que lo mostraban recorriendo el país lo hicieron famoso. Según la encuesta de Buendía & Laredo lograba ya en diciembre del 2017 un conocimiento del 67%, muy por arriba de José Antonio Meade, quien pese a sus 5 cargos de gabinete conseguía un reconocimiento de apenas 28%. La autopromoción de Anaya no fortaleció al PAN, que cayó del 1er. lugar que ocupaba en las preferencias del electorado, cuando Margarita Zavala era la posible candidata, al 2o.. El único beneficiado fue Anaya.

En 2007 la clase política tomó los tiempos de radio y televisión del gobierno que antes se usaban en programas después de la media noche para crear los bloques de spots de propaganda de 30 segundos que se han convertido en parte distintiva del panorama político y de los medios de comunicación de nuestro país. Se nos dijo que esa determinación, que puede considerarse una confiscación de tiempos valiosos, era producto del hecho que esos tiempos no eran realmente propiedad de las emisoras sino del Estado y que éste tiene derecho a usarlos para el bien social.

Pero la verdad es que no se usan para el bienestar común. Lo que es de todos termina siendo para quien sabe apropiarse de él. Los dirigentes de los partidos políticos han utilizado esos spots, que son más que todo el tiempo que pudiera comprar la mayor empresa del mundo, para un propósito tan particular como impulsar sus propias ambiciones políticas.

Quizá el problema es que el camino ya ha sido marcado con claridad. El incentivo para que los próximos dirigentes de los partidos utilicen los tiempos oficiales de radio y televisión para promoverse es enorme. Tanto el INE como el Tribunal Electoral han permitido este uso perverso de esos tiempos. Muy tonto sería un presidente de partido que no recurriera a ellos.

Por lo pronto, 2 de los candidatos a la Presidencia de la República han logrado la postulación gracias a esta práctica. Meade está tratando de recuperar el terreno perdido utilizando los tiempos de medios del PRI y del PVEM en esta precampaña que es en realidad campaña. Ningún candidato que no tenga un acceso privilegiado a los tiempos confiscados de radio y televisión puede llegar a los máximos cargos de elección popular.

Sergio Sarmiento
(22 de enero de 2018).

Supongo que no es extraño que los hijos hereden las profesiones de sus padres o que las viudas se hagan cargo del negocio del difunto. Dentistas hijos de dentistas, abogados que se quedan con el despacho de su progenitor. Lo que no está tan claro es que los familiares tengan derecho a ese negocio cuando se trata del patrimonio de todos y no de la familia, como es el caso de un cargo público. Pero los políticos no suelen detenerse ante matices así de sutiles. Desde hace algunos años cada vez es más frecuente que intenten colocar a la esposa o al hijo en las posiciones que se ven obligados a dejar. El nepotismo como antídoto a la no reelección.

Y allí tienen, a Yunes tratando de dobletear periodo en Veracruz por interpósita persona de su hijo, quien ya es alcalde de Boca del Río. O Graco Ramírez que está convencido de que hizo tan buen gobierno en Morelos que, a falta de hijo en condiciones, está haciendo lo imposible para lograr que su hijastro siga haciéndole la vida imposible a Cuauhtémoc Blanco en el sexenio que sigue.

Tampoco se queda atrás Rafael Moreno Valle que ha hecho todos los amarres necesarios para que su esposa, Martha Erika Alonso, le suceda en la gubernatura de Puebla. A sus ojos lo menos que pueden hacer los poblanos es votar por ella, tras el sacrificio de Moreno Valle a la candidatura presidencial a cambio de dejar la vía libre a su consorte. Desde luego no son los únicos casos, aunque llama la atención que en 3 de las 9 entidades federativas que cambiarán gobernador, los parientes puedan quedarse con la plaza.

Y desde luego está el caso de Margarita Zavala para la elección presidencial, quien quiere repetir en Los Pinos y convertir a su marido en "Primera Dama". Otras posiciones, aunque menos connotadas, también delatan la vocación familiar al poder: Sylvana Beltrones desea ir al Senado para asegurar que el apellido paterno, ahora tan zarandeado, siga vigente; Luis Donaldo Colosio Riojas desea una diputación federal; Agustín Basave Alanís busca una diputación local, pero desde el Movimiento Ciudadano y no del PRD que dirigió su padre (la lista de nepotismos electorales es de Yuriria Sierra).

Tomó un millón de muertes y una revolución suprimir la reelección en México (esa que había entronizado a Porfirio Díaz casi cuatro décadas en el poder). La clase política mexicana ha encontrado en el nepotismo una forma de darle la vuelta. A la mejor usanza de la aristocracia inglesa, los Yunes conciben a Veracruz como un título nobiliario, territorio incluido. Espero que sus supuestos "súbditos" digan lo contrario.

Jorge Zepeda Patterson
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 22 de enero de 2018).

La democracia mexicana no ha logrado abatir el abstencionismo de sus ciudadanos en las elecciones. A pesar de la promoción del voto por parte de órganos electorales y agrupaciones políticas, 4 de cada 10 ciudadanos con derecho a emitir un sufragio elige no hacerlo.

Según datos estadísticos del Instituto Nacional Electoral (INE) en las últimas 4 elecciones federales de 2006, 2009, 2012 y 2015 se registró un nivel de abstencionismo promedio de 47%.

Este se determina al comparar el número total de ciudadanos inscritos en la lista nominal con la cifra de votos emitidos en la elección de diputados.

El proceso electoral que registró mayor abstencionismo fueron los comicios para elegir diputados federales en 2009. En aquel entonces, 54% de las 77 millones de personas inscritas en la lista nominal no acudieron a las urnas a votar.

En ninguno de los 298 distritos electorales que conforman al país votaron todos los ciudadanos con derecho a ello. Es más, no hubo una sola casilla donde se utilizaran todas las boletas.

En contraste, la elección que registró mayor participación fue la de 2012 cuando resultó ganador el actual presidente, Enrique Peña Nieto. Sólo 40% de los 79.4 millones de ciudadanos con derecho a votar decidió no hacerlo.

En Jalisco, esta problemática no se queda atrás pues datos del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) revelan que el abstencionismo promedio es de 42%.

[El webmaster siempre se ha preguntado si una buena parte de los abstencionistas no son electores muertos que no se eliminan del padrón porque cada elector vivo o muerto en el mismo significa lana para los partidos políticos.]

(V.pág.6-A del periódico El Informador del 22 de enero de 2018).

A mi juicio estamos padeciendo del sistema electoral más absurdo y corrupto que pueda pensarse, digo, estamos sufriendo el sistema preelectoral más absurdo, costoso y corrupto del mundo mundial.

Muy lamentable el sistema que produce una de las temporadas de aburrición, nos muestra una precampaña -que tratando de ser positivos- lo único que nos ha mostrado es que los precandidatos tienen como todas las personas niveles fisiológicos normales y hay quien supone que los preprecandidatos serán eliminados si dan la menor manifestación de inteligencia, por lo que la única explicación a la que puedo llegar es que, la entidad organizadora de campañas y censuras necesita gastar, de forma absolutamente intrascendente muchos, muchísimos millones de pesos en algo que para mí está más cerca del acto criminal que de un acto ligeramente democrático; y si bien los que gozan el gasto son fundamentalmente los partidos, no deja de ser importante el que a cambio de la vergüenza de participar cobra todo el dinero del mundo y ya sabemos que billete mata carita.

Desde luego que las autoridades electorales podrán cubrirse diciendo que aplican las normas que hicieron los legisladores -por absurdas que estas sean- pero eso explica la pobreza textual. De nuestros representantes populares no podemos esperar ningún acto racional, efectivo solo para hincar el diente a la ubre pública, para eso sí son buenos, pero que nos vengan a decir que esta farsa puede producir algún acto democrático, ningún colectivo mundial, ni de broma considera que nuestro país es una nación democrática.

Y no es que el suscrito pretenda modificar las campañas. Todos debemos tener la libertad de actuar, pero a nuestro costo. El principal argumento para financiar las campañas es que no quieren que los malandros financien las campañas, lo que además de ser inútil es hacerse tontos solos, ya que mucha gente cree que ese dinero está financiando las mismas. Lo que es real es que si un travieso financia una campaña, lo que debe hacerse es meter al bote al malhechor y al candidato, no darles dinero, pero suponiendo que yo por amargado no estoy de acuerdo con financiar las campañas, me pregunto: ¿Era necesario que el financiamiento fuera hecho con tan millonarias sumas?

Por lo demás y fuera del agobio que significa escuchar la publicidad de las campañas (ante el culpable silencio de la comisión de derechos humanos que se la pasan tragándose los mocos y administrando la beca de privilegio de que gozan). Pero tratando de ser positivos nos hemos enterado ya que un candidato recoge a su hijo del colegio (aunque yo tenía entendido que el chico vivía en Atlanta), demostró sus dotes musicales y tiene -muy escondida- una vena humorística; el candidato oficial demostró que come tacos sin tenedor -a mano- y que insistentemente desea feliz año y el peje recicla sus humoradas de las paradas 3 (¿2?) campañas.

Para esta semana podemos anunciar que es probable que los 3 cuando vayan a orinar, levanten la tapa. Que vergüenza.

Carlos Enrigue
(v.pág.5-B del periódico El Informador del 21 de enero de 2018).

La juventud electora, comprendida entre los 18 y 34 años de edad, se visualiza como la médula de la electora del año actual.

Sin embargo, la estridencia de las campañas políticas, sin exageración, impiden la claridad indispensable para albergar propuestas serias en la postulación productora de claridad definitoria por parte del elector.

Los precandidatos llamados "Independientes" observan dificultades para alcanza las cifras señaladas por el Instituto Nacional Electoral. Mientras tanto las encuestas aportan datos emanados, en muchos casos, de las redes sociales productoras de confusión o intención divagante provocadoras de potencial divagación y hasta violencia.

El reclamo de atención a las carencias como seguridad, freno a la carestía y la tranquilidad sí es unánime. Esto no es únicamente atribuible a las autoridades sino también a las instituciones de orden privado donde prevalece indiferencia o conveniencia por algunos de sus miembros acogidos a la complicidad.

Carlos Cortés Vázquez
(v.pág.5-B del periódico El Informador del 21 de enero de 2018).

Donde el ambiente se está poniendo más que tenso por el reparto de posiciones es en la alianza que encabeza Morena, porque resulta que por instrucción de AndrésManuel López Obrador, los líderes del PES, Hugo Eric Flores, y del PT, Alberto Anaya, se reunieron para ponerse de acuerdo en la asignación de huesos, pero nomás no llegaron a nada.

El petista dice que merece elegir primero por derecho de antigüedad, después de tantos años de respaldo a AMLO, pero en Encuentro Social son muchos los que piden, sobre todo, un lugar en el Senado.

La fracción de Encuentro Social en la Cámara de Diputados, por cierto, se quedó ayer sin líder parlamentario y con solo 9 integrantes tras la renuncia de Alejandro González Murillo, quien decidió separarse del partido en protesta por la coalición con Morena y Andrés Manuel López Obrador rumbo a las elecciones del 1 de julio.

Pero se dice que el sobrino del ex procurador Jesús Murillo no es la única baja de la bancada, pues al menos 2 legisladores más dejarán la fuerza política liderada por Hugo Eric Flores en desacuerdo por su presunto repentino vuelco ideológico.

Trascendió
(v.pág.2 del periódico Milenio Jalisco del 19 de enero de 2018).

Los políticos mexicanos hacen leyes sin entender sus consecuencias. Por eso con frecuencia las disposiciones se convierten en un bumerán que regresa para golpear a quienes las aprobaron. Está ahí el caso de las leyes laborales.

Las empresas privadas han pagado desde hace años costos enormes por las indemnizaciones. Una de las paradójicas consecuencias ha sido obstaculizar la contratación de nuevos trabajadores, lo cual ha favorecido la informalidad laboral. Los gobiernos han preferido actuar como si esas leyes laborales no existieran, pero la Suprema Corte de Justicia les ha puesto ahora un alto dramático. En una serie de fallos ha reiterado que los gobiernos tienen obligación de pagar las indemnizaciones determinadas por los tribunales, aunque las consideren injustas o no tengan recursos para cubrirlas, y ha destituido u ordenado la consignación de las autoridades en falta.

El caso más reciente es el del presidente municipal de Coacalco, Estado de México, Erwin Castelán, destituido por la Corte por incumplimiento de una sentencia de pago de indemnización de 4 millones de pesos. Los ministros también ordenaron su consignación y la del ex alcalde David Sánchez.

De igual manera la Corte ordenó la destitución del presidente municipal, Bernardo Barrada Ruiz, y de todo el cabildo de Paraíso, Tabasco. El adeudo por indemnizaciones ascendía en este caso a 95 millones de pesos, de los cuales 13.7 millones de pesos se deben a un solo chofer. El monto aumenta mes con mes por salarios caídos. En noviembre de 2017, por otra parte, los ministros destituyeron al jefe delegacional de Venustiano Carranza, en la Ciudad de México.

Todos estos fallos se deben al incumplimiento del pago de indemnizaciones laborales, que en México se encuentran entre las más altas del mundo. En Estados Unidos la indemnización se define por un acuerdo entre patrón y empleado: "No hay requisito en el Fair Labor Standards Act para compensación por despido" (dol.gov). En Canadá se suele pagar una semana por año trabajado, aunque las prácticas varían según la provincia. En México, en cambio, la indemnización puede representar varios años del sueldo de un trabajador.

La excesiva generosidad y la arbitrariedad de las indemnizaciones laborales han generado grandes abusos en México. Un grupo de funcionarios del gobierno de Roberto Borge de Quintana Roo despojó a personas y empresas a través de juicios laborales que no se notificaban y que resultaban en indemnizaciones que podían alcanzar cientos de millones de pesos. Esto provocaba la quiebra de las empresas y el embargo de sus propiedades, por ejemplo, hoteles y terrenos en la costa.

Estas leyes excesivas tienen costos enormes para la sociedad. Los gobernantes destituidos y consignados penalmente no son ni siquiera los responsables de haber despedido a los trabajadores que recurrieron a los tribunales. En muchos casos encabezan municipios o demarcaciones que carecen de los recursos para enfrentar los pagos que se les requieren, pero de todas maneras son destituidos y pueden perder su libertad. El costo de la mala ley lo pagan al final los ciudadanos, que tienen que cubrir las indemnizaciones que enriquecen a unos cuantos y empobrecen a la sociedad.

Los ministros de la Corte tienen obligación de hacer cumplir la ley. El problema de fondo es una legislación laboral populista que se convierte en una bomba de tiempo para empresas y servidores públicos. Y que inhibe también la creación de empleos formales.

Sergio Sarmiento
(v.periódico Mural en línea del 18 de enero de 2018).

Este artículo no va a gustar a los fanáticos de Andrés Manuel López Obrador. Tampoco a sus más conocidos y estridentes voceros. Y romperá con uno de los ejes fundamentales del discurso de victimización al que recurre frecuentemente el candidato presidencial de Morena-PT-PES.

Pero la verdad es que el precandidato que más aparece en los medios de comunicación es López Obrador. El famoso "cerco informativo" de la "mafia del poder" que, según la retórica lopezobradorista, bloquea la aparición de su movimiento en los medios de comunicación. Todo mundo lo sabe porque todo mundo lo ve y lo escucha: de Andrés Manuel se habla en todos los noticiarios y hasta aparece en los comerciales por los spots que recibe gratuitamente.

Según el monitoreo de noticiarios de televisión y radio que hace el INE, en lo que va de la precampaña López Obrador ha recibido de cobertura informativa 41 horas, contra 34 horas de José Antonio Meade y 25 horas de Ricardo Anaya. La abrumadora mayoría de ese tiempo-aire es de piezas "no valoradas", es decir, referencias meramente informativas, que no opinan a favor ni en contra del precandidato.

Yo detesto esta medición del INE. Voy más allá: la considero un golpe a la democracia. Con el afán de incentivar a los medios a ser "parejos", el INE se olvida que el periodismo es un valor central de la democracia. Obligar a los medios a dedicar el mismo tiempo a todos le mete una zancadilla al periodismo, porque entonces los noticiarios se ven presionados para modificar sus criterios: ya no solo debe reinar el periodismo sino la equidad.

[Los medios] sufren la amenaza permanente del INE de la exhibición pública (vaya demócratas los que promueven el linchamiento) y de los partidos de poder usar ese argumento de supuesta "inequidad" para vulnerar a los medios (multas, retiro de concesiones) y a partir de ahí impugnar los procesos electorales.

Carlos Loret de Mola A.
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 18 de enero de 2018).

Andrés Manuel López Obrador ha dicho en cada oportunidad que sale, que él no acepta los protocolos de protección ni los esquemas de seguridad que el Estado le otorga y debe dar a todos los candidatos presidenciales. "Hay mucha violencia, pero se está padeciendo, desgraciadamente, por todos los mexicanos están padeciendo de violencia, no sólo los candidatos", dijo hace nos días. "No es un asunto de protegernos sólo a nosotros, los candidatos, es un asunto de todos los mexicanos, hay mucha inseguridad, mucha violencia". El puritanismo de López Obrador es una irresponsabilidad.

Conoce en carne propia el grado y extensión de la violencia y las condiciones de inseguridad en el país. López Obrador ha sido detenido en cuando menos 9 ocasiones en retenes en las carreteras de sicarios de distintos cárteles de la droga.

En ninguno de los retenes ha tenido problemas, y en sólo uno lo han reconocido. López Obrador ha corrido con suerte, y en los momentos en los que ha pasado por esos tapones criminales carreteros, no hay situaciones de violencia. También ha sido afortunado que los mandos criminales que dieron instrucciones a los retenes, no tuvieran un pensamiento político donde López Obrador pudiera ser un activo para otros fines. ¿Qué pasaría si un jefe narco quisiera generar desestabilización y privar de la libertad a López Obrador? ¿O si quisiera infligir daño mayor y atentar físicamente contra él? Vistas las preguntas en pasado, son retóricas. Vistas hacia delante obligan a la reflexión, sobre todo, por parte de López Obrador.

El daño potencial que puede enfrentar López Obrador no es equiparable al daño que pueda generarse con una persona víctima de la violencia. No es un tema ético, donde una vida vale igual que la otra, sino, hay que insistir una vez más, es un asunto político. ¿Se puede imaginar uno qué sucedería si en uno de esos retenes o en cualquier mitin o evento, López Obrador resulta herido o, en el caso más extremo, se revive la pesadilla apocalíptica de 1994 con un atentado? Una vida es igual a otra vida, pero el impacto masivo y magnificador sobre todos los mexicanos por un ataque a López Obrador llevaría a la zozobra y, de no manejarse un evento extraordinario con talento, a una crisis económica y política.

Debe desterrar su visión reduccionista sobre la seguridad personal. No es para el ciudadano López Obrador, sino para el candidato presidencial. Dicho de manera incluso profana, no importa tanto lo que significa su seguridad personal, sino lo que importa para mantenerse la estabilidad en un país.

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 18 de enero de 2018).

El pragmatismo más barato ha condenado a los habitantes de la delegación Miguel Hidalgo a un escenario donde podrían no tener una opción digna en la boleta el próximo 1 de julio.

Andrés Manuel López Obrador, o quien en su nombre tome las decisiones de las candidaturas, pasó por alto los múltiples cuestionamientos que hay sobre Víctor Hugo Romo y decidió que ese exdelegado fuera el candidato a jefe delegacional o alcalde, como gusten llamarle, por Morena.

Votar por Romo sería premiar el más ramplón clientelismo, las chapuzas en obras públicas, sospechosos permisos a empresarios inmobiliarios y, en una palabra, la arrogancia de alguien cuyo doble discurso resultaba tan evidente como cuando presumía que privilegiaba la movilidad en bicicleta, pero la suya viajaba en la parte posterior de su camioneta.

En el debate que sostuvieron en el Club de Industriales hace casi 3 años 5 candidatos a presidir la Miguel Hidalgo, los abucheos a la gestión de Romo fueron contundentes. Aunque él haya ganado una diputación para irse a la asamblea capitalina, es claro que quien perdió la demarcación no fue David Razú, sino Romo. A él fue a quien verdaderamente castigó el electorado.

López Obrador, o quien tome en su nombre las decisiones de candidaturas, aceptó un plato de lentejas provocando que su elegida al Gobierno de la Ciudad de México perdiera a una gran aliada como era, hasta hace unas semanas, Xóchitl Gálvez.

Xóchitl era particularmente valiosa de cara a uno de los principales cuestionamientos a Morena. Incorporar a la hidalguense habría ayudado, para empezar, a desmontar el cuestionamiento de que los morenos capitalinos son sectarios. Digo a nivel local porque en el plano nacional uno diría que más bien se ha pecado de lo contrario: cuál sectarismo con tanto personaje cuestionable que va premiando aquí y allá Andrés Manuel, o quien en su lugar resuelva candidaturas y/o invitaciones a gabinetes.

Pero llegó AMLO, o quien tenga el lápiz para palomear las candidaturas en Morena, y decidió que preferían jugársela con un malo conocido que con un bueno por conocer.

El llamado Frente podría postular a la diputada Magui Martínez Fisher, una chica trabajadora pero capturada por los intereses de su padrino: Jorge Romero.

Votar por Magui significaría entregar la MH a un estilo de gobernar (es un decir) que hace de los negocios y del desdén a la ciudadanía su marca, como se ha visto desde hace años en la Benito Juárez.

Ese es precisamente el gran defecto del Frente: es un pacto entre perredistas y panistas para taparse los unos a los otros, para repartirse zonas de la ciudad sin exponerse o minimizando la posibilidad de exponerse (ellos suponen) al escrutinio ciudadano.

Si la opción llega a ser entre Romo y Romero la jornada electoral será fúnebre para la demarcación que sabe que esas 2 opciones hipotecan el futuro, que surgen de la política que compra apoyos y que serán sostenidamente refractarias a la participación (libre) de los ciudadanos.

Salvador Camarena
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 18 de enero de 2018).
Amlotempina

(V.periódico El Financiero en línea del 18 de enero de 2018).


Pedro Kumamoto va a estar en la boleta para el Senado, sin duda. Será el 1er. candidato independiente que busque el voto de los electores sin el respaldo de un partido político tradicional.

¿Por qué él sí puede y otros no? ¿Por qué él sí consigue las firmas a pesar del corto tiempo, a pesar de las dificultades para usar la app, a pesar de la desconfianza generalizada de los ciudadanos para entregar sus datos?

Porque es un político profesional. Kumamoto no es un artista famoso que, de buenas a primeras, entra a la política con ganas de tener una curul porque está harto de los políticos y piensa que cualquiera puede. Él y su grupo están hartos de los políticos de siempre, pero no de los políticos. No se asumen como antipolíticos, sino como diferentes políticos. Respetan la actividad pública y se forman para ello.

Por eso Kumamoto lo logra. Porque, como un político profesional, tiene una estructura en la que se debaten los temas que llevan a los espacios formales (al Congreso de Jalisco, ahora al Senado), que funciona para publicitar los logros y que se activa para conseguir firmas y llevar, no nuevos rostros, sino un nuevo tipo de políticos a las legislaturas.

Kumamoto no va solo. Wikipolítica impulsa a 13 candidatos a diputados locales, no sólo en Jalisco, sino también en Nuevo León, Ciudad de México, San Luis Potosí y Yucatán, además de 3 aspirantes a diputaciones federales por Jalisco que, dicho sea de paso, ya tienen las firmas necesarias.

Kumamoto no es Bronco, con el gobierno (o el PRI despedazado de Nuevo León), detrás. No es Margarita Zavala, con los restos del PAN. Pero no es tampoco un ciudadano ajeno a la vida pública (¿recuerdan a Lagrimita?), que de buenas a primeras pone a trabajar a sus amigos, su empresa o su familia para llevar sangre fresca a una curul.

Porque sangre fresca no es suficiente. Por eso no lo logran los demás. De los 89 aspirantes que reunieron los requisitos para ser candidatos independientes a la Presidencia (¡háganme el favor!), no van a llegar más que 2, y a ver si.

Kumamoto puede porque, por fortuna, no es sangre fresca sino una mirada fresca sobre la política. Él es un político profesional que ha encontrado una manera distinta de serlo. No sin partido, porque Wikipolítica es a todas luces un partido, pero sí fuera del degenerado sistema de partidos mexicano. Sin financiamiento público, sin alianzas electorales y sin privilegios de burocracia entelarañada, pero también sin discursos de ignorancia rencorosa que pretenda destruir la profesión del político. Todos estos jóvenes sonrientes son políticos profesionales. Unos muy buenos, unos que están demostrando que sí se puede hacer de otra manera.

Ivabelle Arroyo
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 17 de enero de 2018).

La Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó la destitución y consignación del presidente municipal de Coacalco, Estado de México, Erwin Castelán por incumplir con una sentencia de amparo en materia laboral.

Durante la sesión del Pleno, los ministros ordenaron también la consignación del ex edil de Coacalco, David Sánchez, a quien también encontraron responsable del incumplimiento de la sentencia que ordenaba el pago de más de 4 millones de pesos a un ex empleado.

En la misma sesión, los ministros ordenaron separar del cargo y consignar a los integrantes del Cabildo del Ayuntamiento de Tlacotepec, Benito Juárez, Puebla, es decir, al presidente municipal, síndico y regidores del mismo.

En el caso, la SCJN ya había ordenado una indemnización al quejoso derivada de una expropiación pero el ayuntamiento no cumplió por lo que el ministro presidente de la Corte, Luis María Aguilar Morales, destacó que se trató de un doble incumplimiento.

Por ello, señaló que la ley obliga al Máximo Tribunal a tomar este tipo de medidas contra quienes incumplen con las resoluciones judiciales.

(V.periódico El Informador en línea del 16 de enero de 2018).

La cosa de las tendencias es que son tendencia hasta que se repiten tanto que pierden el chiste. Eso es lo que le está pasando a los que ya andan en precampaña: contratan asesores carísimos con experiencia internacional para recomendarles obviedades. Por ejemplo, mostrarse en las redes sociales, así como si no se dieran cuenta. Ser falsamente naturales. Cuando la verdad es que cada episodio "espontáneo" conlleva una planeación de días enteros y mucha gente que interviene para sugerir cómo ganar votantes a partir de una ilusión de cercanía.

Así tenemos al frentista de Ricardo Anaya haciendo famoso al pobre de Mateo, que tal vez cuando sea grande le reclamará a papá haberlo hecho pasar tantas vergüenzas. O a AMLO sonriendo durante su corte de pelo, en el mismo lugar de confianza al que acude siempre (ante todo un hombre de tradiciones). Y cómo olvidar a la independiente Margarita Zavala, que abre las puertas de su casa para dejarnos entrar desde la comodidad de nuestros dispositivos móviles como si fuésemos amigos de toda la vida. Los políticos están en la etapa en la que se convierten en vendedores que se esfuerzan demasiado en caer bien para garantizar su comisión. No importa si funciona o no, ellos creen que eso es lo que quiere la gente.

Sus intervenciones se han vuelto material de memes porque muy pocos se sienten identificados con las historias que se inventan.

Preocupa este escenario de trivialidades pensadas para ganar votos, en el que se aporta poco para el desarrollo del país, pero mucho para el ridículo. Si ya nos van a bombardear meses enteros con la publicidad, por lo menos que haya un esfuerzo por hacerla interesante. De otra forma los ciudadanos se concentran en volverse apáticos, sacarles la vuelta, apagar la radio o televisión para no tener que soportar un spot más. El deber de estos precandidatos, desde ahora, es encontrar mecanismos de comunicación eficientes que generen conversaciones con las personas que pretenden gobernar. Porque para llegar a la silla presidencial sobra decir que nos necesitan. Van a tener que inventar algo mejor que lo que hemos visto hasta hoy.

Gabriela Aguilar
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 16 de enero de 2018).

El gobernador de Veracruz, el panista Miguel Ángel Yunes, está concentrando en echarle pleito a Andrés Manuel López Obrador. Lo hace muy eficazmente: el de Morena muerde su anzuelo una y otra vez. Yunes está en campaña mientras en su estado corre sangre. Es un activo para el Frente, porque tiene a López Obrador en jaque: lo reta a debate, lo llama loco, le dice corrupto y vividor, y el tabasqueño le contesta que también es corrupto y ladrón. Y se recriminan mutuamente los apoyos a sus hijos.

Carlos Loret de Mola A.
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 15 de enero de 2018).

Los sistemas políticos construyen relaciones que han sido llamadas "clientelares". Los gobiernos que avalan esos sistemas saben que deben beneficiar de manera específica y significativa a aquellas personas, grupos o instituciones de las cuales esperan en contracambio apoyo y promoción.

En los tiempos que corren hemos podido observar un fenómeno paradójico. De acuerdo al calendario electoral no estamos en una etapa de campañas políticas, pero cualquier ciudadano pensaría justamente lo contrario.

La respuesta oficial a estos hechos sería afirmar que se trata de "pre" campañas, que por lo mismo se desarrollan por medio de eventos internos de los partidos, y que se libran para que sus militantes designen a sus candidatos, a fin de que una vez electos puedan entonces sí dar inicio a sus respectivas campañas públicas y abiertas en vías a las próximas elecciones.

Pero ¿si un partido ya tiene candidato designado, entonces para qué la "pre" campaña? Pues tal vez para que los militantes lo conozcan y hasta comiencen a pedirle favores a futuro, o el mismo "pre" candidato que ya es candidato los pueda comenzar a ofrecer. Se ignora.

De todos modos una cosa es evidente, las "pre" campañas no son sino un subterfugio para adelantar las campañas, los tiempos, las oportunidades, la publicidad, la difusión, y el "pre" una simple estrategia para violar la ley por aquellos que ya están prometiendo que de ser favorecidos con el voto ciudadano velarán por el respeto a las leyes y lucharán, ahora sí, contra la corrupción. ¿Cómo creerles si ya desde ahora actúan de manera mañosa, astuta y ladina?

Armando González Escoto
(v.pág.5-B del periódico El Informador del 14 de enero de 2018).

Lo mostraron, a 8 columnas, los principales diarios del país: "Independientes trafican firmas". El aspirante Pedro Ferriz de Con, que fue quien de manera valiente y oportuna destapó y denunció esta bomba electoral cuando señaló: no sólo hay incongruencias o mal uso de la información, sino "un mercado negro, ilegal" de datos electorales contenidos en credenciales de elector o en la Lista Nominal.

Presionado al extremo, el INE inició una investigación y por fin reconoce que: entre las anomalías detectadas están la usurpación de identidad, la falsificación de documentos, la suplantación de documentos oficiales y la captura ilegal de fotocopias de credenciales de elector. Aunque también han encontrado registros de personas fallecidas.

Este fraude, además, pone a la ciudadanía en peligro de que la delincuencia organizada tenga sus datos y que pueden estar en manos de cualquiera. Aunque, claro, los consejeros declaran: "si son datos reales, si pertenecen a un corte del padrón, cuadernillos de elecciones pasadas... no lo sabemos". Y continuaron: estas fugas podrían "tener origen en fotocopias de credenciales que por programas sociales (¿?) y otros tipos de archivos en los que se recopilan datos de las credenciales de elector. O sea, ¡las copias de la credencial de elector que los ciudadanos dan en instituciones del Estado, o programas sociales, pueden estar siendo usados para cualquier ilícito!

Lourdes Bueno
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 13 de enero de 2018).

Los políticos creen que la impunidad puede afectar todo menos las elecciones, esa bendita temporada donde mucha, muchísima gente cobra. ¿Y de dónde sale todo ese dinero? ¿Del erario? Sí, una parte. La otra, no menor, de la corrupción. ¿Creen que los partidos van a cambiar eso?

Salvador Camarena
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 12 de enero de 2018).

A casi 4 años de que Adrián Joaquín Miranda Camarena fue designado magistrado del Tribunal Administrativo, los diputados enfrentan el riesgo de reponer el proceso, por orden de un juez, para justificar por qué lo designaron.

Algo tendrán que hacer los legisladores para corregir la plana y evitar que de a tiro por viaje todos los nombramientos acaben debatiéndose en algún juzgado.

Allá en La Fuente
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 12 de enero de 2018).

Me queda claro que cada día es más difícil distinguir a un político de un malandro, ambos tienden a mimetizarse en sus formas de comportamiento, sus esquemas de seguridad, el tipo de autos que utilizan y, si me apuran, hasta en la vestimenta. Todos nos los hemos topado en restaurantes y no pocas veces dudamos a quién cuidan las guaruras que están en la puerta.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 11 de enero de 2018).

La práctica tan divulgada de atrapar ex funcionarios, o acusar a ciertos enemigos del sistema y quererlos llevar a la justicia, haciendo de esta acción un espectáculo social. Es un esfuerzo mediático para impactar al pueblo de que sí se busca castigar a los corruptos. Tal y como se decapitaba a los delincuentes en las plazas de antaño. Para que se note que sí hay justicia y se lucha por erradicar el vicio.

Pero no resulta más que un montaje de momento, y la obra de teatro de la corrupción sigue adelante sin que la podamos frenar.

Por momentos me da la impresión de que sería inevitable preguntarse, y quiénes de los candidatos son menos corruptos.

El riesgo es que un corrupto se puede disfrazar de no serlo, o uno que realmente no lo es, ser acusado de serlo.

Lo importante a demostrar no sólo es qué plan se propone para combatirla y prometer lo que sea para ganarse el voto. Sino demostrar que no se es corrupto, o se ha sido.

Quien lo logre, obtendrá más confianza.

Lo que veremos entonces en las campañas, es un intento desmedido por acusar al opositor de corrupto.

Guillermo Dellamary
(v.pág.8-A del periódico El Informador del 11 de enero de 2018).

Por ahora los precandidatos de las 3 coaliciones están en campaña para pasar de la categoría de "pre", a la de candidatos formales; producto de la reforma político-electoral de 2013. Así de barroca, así de mexicana. En un sistema político que tiene en su ADN la simulación, se permiten las campañas primarias en donde no hay competencia, en donde no habrá elección. Los 3 buscan el voto de nadie. Son 3 rounds de sombra.

Para colmo del absurdo, al final de cada uno de los spots que se difunden a nivel nacional escuchamos la leyenda, "proceso de selección interna del PAN, o del PRI, o del PRD, o del Verde", dependiendo de quien lo esté pagando. ¿Para qué tanta simulación? Ya sabemos quienes serán los candidatos en la boleta, mas sin embargo, el sistema electoral que tenemos es como de vacilada. Aunque no hay contienda quienes "aspiran a ser candidatos" tienen derecho a publicidad.

Pero la manera de conocerlos de verdad no es con publicidad. El INE debería promover el mayor número de debates posibles entre los candidatos, para que los electores conozcamos mejor qué nos proponen y podamos verlos contrastar y defender sus ideas. Los anuncios, pero sobre todo, la simulación, sobran en nuestro sistema electoral. Tengamos 6 debates, 2 por mes, durante abril, mayo y junio, con formatos diferentes, frescos, no acartonados, que capturen el interés y la atención de la ciudadanía. El INE está a tiempo de oxigenar y mejorar los términos del proceso electoral.

Julio Madrazo
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 10 de enero de 2018).

Es verdad que muchas de las propuestas de López Obrador van de lo intrascendente a lo absurdo. Cambiar la residencia presidencial de Los Pinos a Palacio Nacional sería costoso e ineficiente. Eliminar el Estado Mayor Presidencial no tiene sentido, aunque reducirlo de tamaño seguramente sí sería positivo. Vender el avión presidencial se antoja caro e inútil. Entiendo, sin embargo, que López Obrador hace estas propuestas para lograr un impacto en los medios, sin prestar demasiada atención a los detalles.

Las propuestas de fondo también son cuestionables. Cancelar la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México costaría muchísimo y mantendría el cuello de botella que ha impedido que la capital mexicana se convierta en un rentable hub de la aviación internacional. Echar para atrás la reforma educativa equivaldría a devolver al sindicato de maestros el control de la educación pública, lo que sería un golpe brutal para los estudiantes. La amnistía a los criminales es cuestionable, no sólo porque no se sabe con quién habría que negociar en las filas del crimen organizado, sino porque sería una afrenta a las víctimas y generaría mayores incentivos para la comisión de delitos.

En el campo de la energía, López Obrador se aferra a una visión obsoleta del mercado. Propone cancelar contratos de exploración y producción de crudo que están siendo ejecutados por empresas privadas e invertir miles de millones de dólares en construir refinerías, ya no seis, pero sí dos. Los contratos concesionados son mejores para México que el viejo monopolio de Pemex, no sólo porque los ejecutan empresas con mayor conocimiento, sino porque el concesionario corre con todo el riesgo en caso de no encontrar petróleo. La inversión en refinerías resultaría muy costosa y no sería rentable; la refinación tiene márgenes muy pequeños y necesita para prosperar mercados muy grandes que en México no existen. Pemex ha tenido pérdidas en gasolina desde hace décadas; la inversión en nuevas refinerías las incrementaría.

Nadie puede cuestionar la propuesta de López Obrador de reducir el gasto del gobierno, pero recortar los sueldos de los altos funcionarios no sólo no sería suficiente, sino que podría resultar contraproducente al disminuir la calidad de quienes toman decisiones. El gasto del sector público federal se elevará a 5.2 billones de pesos en 2018, más de 40,000 pesos por cada hombre, mujer y niño del país; se puede reducir, pero no con buenos deseos, sino con recortes a la burocracia, las transferencias y los subsidios.

Sergio Sarmiento
(v.periódico Mural en línea del 9 de enero de 2018).

Jaime Rodríguez "El Bronco" prometió que, de ser candidato y ganar la presidencia, reducirá el IVA de 16 al 10% y bajar el impuesto a las gasolinas, eliminar a los "delegados huevones" del gobierno federal y dejar de pagar las prerrogativas a los partidos políticos parásitos.

Comentó que al contender sin Movimiento Ciudadano y Encuentro Social, que lo apoyaron por la gubernatura, será mejor porque llevará menos lastre y tendrá menos complicaciones y compromiso.

"Nosotros no somos ni seremos paleros de nadie, ustedes lo irán viendo en la campaña, no vamos a convocar a los políticos si no es que ellos voluntariamente se sumen. No haré lo que está haciendo Andrés Manuel de reciclar políticos y de anunciar un gabinete con gente que no tiene experiencia".

Afirmó que el secretario de Hacienda, que AMLO propone "es un simple empleado que le maneja la chequera; el secretario que propone para Seguridad Pública ha sido un simple secretario particular".

En su opinión el próximo secretario de Hacienda "debe ser un empresario y para resolver el problema de seguridad vamos a contratar a la mejor empresa del mundo pues no podemos irnos a las ocurrencias, o continuar con experiencias que no estén dando resultados".

(V.periódico El Informador en línea del 9 de enero de 2018).

La verdad es que no hay mucho para donde hacerse. Si en algo pueden coincidir los partidos políticos en México -hasta el momento- es que presentan opciones que no llenan el ojo de la ciudadanía, ni siquiera como para darles el título del "menos peor". Probablemente en lo que se coincida es en el hartazgo generalizado del sistema político actual.

Tanto en la elección federal, como en la estatal, se ven venir debates que serán recibidos con cansancio y desconfianza.

Pero como en muchas ocasiones, hay una excepción. Si bien conocemos poco de los jóvenes que integran las filas de Wikipolítica, Pedro Kumamoto se ha vuelto una figura tras su paso por el Congreso de Jalisco. A pesar de los dichos de los más escépticos y de los adversarios políticos y pésele a quien le pese Kumamoto alcanzó este domingo las firmas necesarias para obtener la candidatura independiente al Senado de la República.

El joven que renunció al 70% de su sueldo y cuestionó las viejas formas de hacer política, se prepara para marcar la historia una vez más como político independiente.

Gabriela Aguilar
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 9 de enero de 2018).

El decreto buscaba destinar los recursos del financiamiento de los partidos políticos de Chiapas para quienes resultaron afectados por los sismos de septiembre pasado.

Debido a que los legisladores de Chiapas violaron la veda electoral, la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró nula una reforma para financiar la reconstrucción de los municipios afectados por los sismos de septiembre.

El decreto fue promulgado dentro del término de 90 días antes del inicio del proceso electoral en el que está prohibido hacer modificaciones sustanciales a las reglas electorales en cualquier parte del país.

Los legisladores de Chiapas indicaron en el decreto que, además del estado de emergencia en que se encontraba la entidad, la reforma era constitucional porque no se trataba de una modificación fundamental a las reglas de los comicios.

La reforma pretendía eliminar el financiamiento a los partidos políticos durante todo el tiempo de la contingencia del estado para destinar los recursos a dar apoyos a la población afectada.

El PT y el PRD promovieron acciones de inconstitucionalidad contra la reforma al afirmar que los legisladores violaron la veda electoral.

La anulación de la reforma fue aprobada por mayoría de votos al considerar que modifica un tema estructural de la elección como el financiamiento de los partidos políticos y por violar la veda electoral.

La ministra Margarita Luna Ramos votó en contra de anular la modificación al considerar que debía ser tratado como un caso de excepción como fue la emergencia de los sismos de septiembre.

(V.periódico El Universal en línea del 8 de enero de 2018).

López Obrador, el pasado 4 de enero, declaró lo siguiente: "El que manda es Videgaray, él fue quien impuso a Meade y ya está metido en la campaña y se está dando cuenta de que Meade no levanta. El mismo Videgaray está tramando quitar a Meade para poner a Nuño".

Ironías aparte, no se entendería la obsesión de AMLO por quitar a Meade de en medio, si no fuera porque le preocupa seriamente la trayectoria que puede tener su candidatura. No por el hecho de que de modo inmediato vaya a aparecer en 1er. lugar, sino porque tiene el potencial para consolidar un 2o. lugar que pueda propiciar el fenómeno de "voto útil" en las últimas 6 semanas de la campaña, allá por mayo y junio.

Y AMLO sabe perfectamente que, si se perfila una contienda de 2, van a crecer las posibilidades de que de nueva cuenta pierda la elección.

Enrique Quintana
(v.periódico El Financiero en línea del 8 de enero de 2018).

La cleptocracia (del griego clepto, robo, y cracia, fuerza) es el establecimiento del poder basado en el robo de capital, institucionalizando la corrupción y sus derivados como el nepotismo, el clientelismo político y el peculado, de forma que estas acciones delictivas queden impunes debido a que la totalidad de los sectores del poder están corruptos, desde la justicia, los funcionarios de la ley y todo el sistema político, económico y electoral.

Tenemos un Presupuesto de Egresos ficticio y el gobierno hace lo que quiere con nuestro dinero de manera impune, nos dice Leonardo Núñez en su libro "¿Y dónde quedó la bolita?" (Aguilar, 2016).

El más reciente episodio es que la fiscalía de Chihuahua ha acreditado el desvío de recursos públicos para las campañas del PRI en el sexenio del priísta César Duarte.

En 2000 y 2006 la alternancia electoral no llevó a una ruptura del pacto de impunidad. Tanto Fox como Calderón dejaron intocadas las redes de negocios ilícitos, de complicidad y de encubrimiento que caracterizan al "sistema" mexicano. Cambiaron las personas, pero permanecieron las prácticas corruptas. Si un ex gobernador va a dar a la cárcel, es para cumplir su parte de un trato que le permita conservar el dinero robado a cambio de su silencio.

Nuestras élites quieren asegurarse que quien llegue a la Presidencia permita su reproducción sin moverle un milímetro a las reglas no escritas.

Los sindicatos oficialistas son meras correas de transmisión de los grandes grupos económicos y fuentes de apoyo político corporativista. Que amplias franjas de los mexicanos apenas sobrevivan con salarios de miseria no es un problema; sólo se torna una dificultad cuando no hay quien contenga la ira popular.

Carlos Heredia Zubieta, profesor asociado en el CIDE
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 6 de enero de 2018).

Ahora que arrancaron las precampañas electorales ya hemos recibido una probadita del caos mediático que nos viene. Cabe preguntarse dónde están los legisladores que ejercicio tras ejercicio le meten manos a las leyes relacionadas con el proceso electoral para acabar en lo mismo, campañas caras, malas y sin garantía de contar con candidatos siquiera presentables, no digamos confiables.

Un burdo ejemplo son los anuncios de radio de los distintos partidos políticos donde el precandidato habla maravillas de su persona o pestes de las posturas de los contrincantes, pero que al final traen una leyenda que a toda velocidad dice que el mensaje sólo va dirigido a quienes vayan a participar en la próxima asamblea del partido en cuestión. La pregunta obvia es, si va dirigido sólo a ellos, ¿por qué pasan el anuncio en el radio que los demás escuchamos, cuando seguramente los participantes ya conocen el contenido del mensaje? ¡Mera simulación!

Se les ha asignado a los partidos tal cantidad de dinero y tiempo aire que no saben qué hacer con él. Esto que parece tan simple lleva intrínseca una seria complicación: es tal la necesidad de llenar tiempos y espacios, que los partidos y sus candidatos se enfocan en hablar del mal de los demás en vez de sus propuestas, que son muy pocas cuando las hay, trayendo como consecuencia que al final del día, los mexicanos expuestos a los medios de comunicación quedemos preocupados no sólo de nuestros propios problemas, sino del entorno tan pobre y problemático que nos rodea, sin que en realidad podamos hacer nada.

Ya se sabe que los legisladores nunca han sido eficaces para representarnos a los ciudadanos, sino a sus partidos para defender sus prebendas, pero es el colmo y todo tiene un límite.

Seguramente los recursos de que dispone México siguen siendo muy bastos para malgastarlos de esta manera. ¿Acaso el ánimo de los mexicanos está lo suficientemente alto como para seguirlo minando con derroche?

A decir de la tensión social, la respuesta es no, pero quienes deben hacerle caso están ocupados en sólo cuidar su hueso y que no los persigan por sus malos actos.

Razón y Acción
(v.pág.10-A del periódico El Informador del 6 de enero de 2018).

Las precampañas, realmente campañas mal disimuladas, han inundado los medios de comunicación y han devorado la vida política del país. Pareciera que todo lo demás, la economía, la seguridad de la población, los problemas de movilidad han sido dejados en "stand by...". Pero las precampañas no despegan.

Así, Ricardo Anaya habla sólo para unos cuantos privilegiados con discursos impregnados de tecnicismos, haciendo su lema: todo contra el PRI, pero que carece de contenidos. Su spot más visto es el que hace con Juan Zepeda, en un palomazo donde trata, sin lograrlo, ser parte del "pueblo", pero que lo expone sin ritmo, menos ángel...

López Obrador sigue en su larga campaña de ya 18 años. Si bien con su anunciado gabinete da pistas de hacia dónde llevaría al país, sigue con las decisiones unilaterales que hablan de su forma de ser y, por tanto, de gobernar si el voto lo favorece.

Pero tiene en contra demasiados sectores económicos que harán lo que sea para contrarrestar su posibilidad de llegar, aunque ha sumado a personalidades del medio televisivo y cinematográfico tratando de alcanzar a otros grupos poblacionales, sin embargo, lo que ha logrado es afianzar su voto duro.

A Meade, que en su esposa, Juana Cuevas, una mujer de enorme simpatía y sencillez, tiene su gran activo, le están estructurando una campaña tiesa, lejana, excesiva en gastos. Con discursos que, si bien son enterados, no tienen la fuerza de las arengas necesarias para incentivar a la gente, para "prenderla", para jalar a quienes aún lastimados por el PRI, podrían elegirlo por ser un profesional sólido. Así, Meade no avanza inmerso en una (pre) campaña diseñada por Nuño, tibia, sin empuje, con templetes como castillos que lo alejan, junto con sus discursos, de la gente. Una (pre) campaña parecida a la que le hicieron, para perder, a Labastida...

Y, por si fuera poco, el PRD, sin desligarse de su Frente, que insensible, desvergonzado, en Guerrero deja participar a Ángel Aguirre como su precandidato. Sí, aunque usted no lo crea, ese mismo que gobernaba cuando las desapariciones de Ayotzinapa que aún no se esclarecen. Incomprensible actuar del PRD que lo deja desnudo.

Pero para la CDMX el tema no es mejor, el PRD y Morena a falta de empuje están recurriendo a la violencia. Y aunque los dos se culpan, grupos de ambos tratan de reventar la campaña del otro. Y con un árbitro, el INE, que no pone límites, y autoridades de la CDMX que miran para otro lado y ponen pretextos para lavarse las manos, ambos dejan llevar la contienda a terrenos donde la civilidad se acaba y la violencia se ejerce como forma de dirimir diferencias electorales.

Lourdes Bueno
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 6 de enero de 2018).

Andrés Manuel López Obrador dijo ayer que en su gobierno sí habrá mando único, pero no sólo a nivel estatal sino nacional. Él personalmente, como comandante en jefe de las fuerzas armadas, asumirá el control. Ya con anterioridad había señalado que no hay por qué preocuparse de la Ley de Seguridad Interior, ya que con él como comandante supremo de las fuerzas armadas todo marchará bien.

Lo curioso es que Morena, su partido político, no sólo se ha opuesto al mando único sino a la Ley de Seguridad Interior. Al parecer, una cosa es actuar desde la oposición y otra muy distinta prepararse para gobernar. Tener un mando único o involucrar a las fuerzas armadas en labores de policía es malo si lo hacen Felipe Calderón o Enrique Peña Nieto, pero positivo si el responsable es "ya sabes quién".

López Obrador sigue convencido de que los pobres son los verdaderos criminales de nuestro país. Para combatir el crimen, por lo tanto, afirma que hay que crear empleos. "Si no hay bienestar, no puede haber paz y tranquilidad social". Esta posición lo ha llevado a justificar los asaltos a trenes o el robo de combustibles. "Vamos a atender las causas que originaron esta crisis de inseguridad y violencia", dijo ayer. La información disponible, sin embargo, no sugiere una correlación entre pobreza y crimen. Las comunidades más pobres no son las que tienen mayor delincuencia. La impunidad parece ser un factor más importante en la inseguridad y la violencia que la pobreza.

Hoy López Obrador promete que va a restablecer la Secretaría de Seguridad Pública y a crear una "guardia nacional" en la que revolverá a policías, soldados y marinos, todos bajo su mando personal. ¿Realmente es una mejora?

Para el cargo de nuevo secretario de Seguridad Pública López Obrador ha seleccionado a Alfonso Durazo, quien fue secretario particular de Luis Donaldo Colosio, director de Comunicación Social en Segob, vocero de Vicente Fox y diputado. ¿Su experiencia en seguridad pública? Ninguna que yo sepa.

En su consejo asesor sobre seguridad ha nombrado a Alejandro Gertz Manero, quien sí tiene una experiencia significativa en seguridad pública, y a Marcos Fastlicht, empresario y suegro de Emilio Azcárraga, ese a quien el tabasqueño acusa de ser parte de la mafia del poder. También ha nombrado a dos militares en retiro para ser enlaces con Sedena y Semar. Pero esta película la he visto ya. Los secretarios de Defensa y Marina sólo aceptarán rendir cuentas al Presidente y no a militares en retiro por debajo de su rango.

No podemos tomar a la ligera los anuncios de López Obrador, puntero en la carrera presidencial, pero su extraña mezcla de personajes y cambios institucionales difícilmente tendrá buenos resultados. Por otra parte, percibo en él una arrogancia inquietante, según la cual las instituciones y las estrategias que él mismo ha rechazado en otros gobiernos se vuelven positivas si él es el jefe.

Sergio Sarmiento
(v.periódico Mural en línea del 5 de enero de 2018).

Sobre la amnistía y el diálogo propuestos por López Obrador, confieso que no acabo de entender. ¿Amnistía para los campesinos si dejen de sembrar amapola o mariguana, o para que sigan cultivando? ¿Diálogo con capos para que se entreguen, o para que se dediquen a lo suyo -el narco- y no a lo ajeno -extorsión, ordeña, secuestro, etc.? Cuando nos explique, habrá que tomar en serio las "ocurrencias" de AMLO, para descalificarlas, o para entenderlas y juzgarlas.

Jorge G.Castañeda
(v.periódico El Financiero en línea del 5 de enero de 2018).

No es con el tiempo con lo que se acabará "la guerra contra el narco" y la despiadada inseguridad que aqueja a buena parte del país. Se necesitarán políticas públicas bien pensadas, implementadas por instituciones mejor diseñadas y equipadas, lideradas por individuos capaces y a toda prueba. Por lo pronto, los primeros planteamientos en la materia por parte del (pre) candidato López Obrador (lo de "pre" es un decir) se quedan lejos de algo mínimamente razonable.

Comenzar por decir que "en buena medida la violencia que vivimos se originó del abandono del campo" es en realidad no entender el fenómeno del narcotráfico, ni a escala nacional ni mucho menos global. Sí es, por otra parte, un reflejo más de ese deseo por regresar el reloj a un tiempo ya ido y en teoría idílico. Para nuestro personaje de marras, "todo tiempo pasado fue mejor". Decir también que "con crecimiento económico, empleos y desarrollo social... se va a reducir la delincuencia" es, para efectos prácticos, no decir nada. Mucho menos cuando no es claro que llegue a proponer un programa que de manera sostenida genere eso: crecimiento, empleos, desarrollo. ¿Por qué mejor no comparte qué piensa de la legalización de la mariguana en California, de la política en Uruguay sobre el tema y qué debería hacer el país al respecto?

Tener "reuniones todas las mañanas y mucha coordinación" no significa fortalecer instituciones, menos aún aquello de fusionar a las policías con el Ejército y la Marina (seguramente no ha consultado a ningún miembro experimentado de estos 2 cuerpos del Estado).

Por lo pronto, un inesperado giro a los nombramientos del (pre) candidato de Morena es que comienzan a darse los voceros responsables de decir "lo que el (pre) candidato quiso decir...".

Marco Provencio
(v.pág.4 del periódico Milenio Jalisco del 5 de enero de 2018).

Lo que más llama la atención es que López Obrador hizo a un lado, y prácticamente ignoró toda la polémica de la Ley de Seguridad Interior con la que cerró el 2017, e, incluso, en contrasentido a la bancada de Morena en la Cámara de Diputados y de Senadores, se pronunció no sólo por mantener, sino incrementar la presencia de los militares y marinos para enfrentar el problema de la inseguridad en el país.No se puede entender de otra manera la propuesta expresada ayer por AMLO de crear una Guardia Nacional que integrarían los soldados, los marinos y los policías (no especificó si se refería sólo a los federales, o también a los estatales y municipales) para enfrentar a los grupos delincuenciales. Eso implicaría, no sólo no regresar a los soldados a su cuarteles, como lo reclaman los opositores (entre ellos los legisladores de Morena, la Comisión Nacional de Derechos Humanos, el Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU y Amnistía Internacional, entre otros) a la Ley de Seguridad Interior que promovió el PRI, sino una virtual militarización policial. En ese sentido, la parte medular de la estrategia de AMLO no difiere mucho de lo ejecutado por Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. Incluso, coincide también en las iniciativas que ambos han buscado, sin éxito, para crear un mando único policial.

Del tema de la amnistía o perdón a los mafiosos líderes de los cárteles de la droga, que sería el gran elemento diferenciador de su estrategia, nada aclaró ni López Obrador ni el ex priista y ex colaborador del asesinado candidato presidencial Luis Donaldo Colosio, y del ex presidente Vicente Fox, Alfonso Durazo, a quien presentó como el que sería el Secretario de Seguridad Pública si el 1 de julio, como lo marcan ahora las encuestas, gana las elecciones y se convierte en el próximo presidente de México.

Nada dijo AMLO tampoco de la posibilidad de combatir el poder económico del narco con una política no prohibicionista del uso de drogas, como fallidamente la buscó Peña Nieto al enviar una iniciativa para legalizar el consumo de la mariguana, que no respaldaron ni los diputados de su partido.

Quedó, pues, muy corta esta 1a. presentación para "garantizar la paz" de AMLO.

Jaime Barrera Rodríguez
(v.pág.6 del periódico Milenio Jalisco del 5 de enero de 2018).

Aunque no deben aún de hacer promesas, el aspirante a la gubernatura de Jalisco por el partido Movimiento de Regeneración Nacional, Carlos Lomelí Bolaños, se aventó ayer a ofrecer que, de llegar a Casa Jalisco, creará una "Universidad Autónoma de Morena" en Jalisco ¡Ándele! El aspirante dice que con eso se evitará que haya rechazados en los procesos de admisión de la Universidad de Guadalajara, a la que le ofrece darle más recursos pero "supervisados".

La tremenda corte
(v.pág.6 del periódico Milenio Jalisco del 5 de enero de 2018).

Todo indica que la elección presidencial será un herradero donde se escucharán toda suerte de injurias y denuestos; donde se dirán mentiras colosales; donde se harán promesas imposibles de cumplir y donde las redes sociales serán ventilador que arrojará por todos los rumbos cardinales del país eso que en lengua shakesperiana se denomina shit, shite, crap, dreck, squat o poop.

Armando Fuentes Aguirre "Catón"
(v.pág.7 del periódico Mural del 4 de enero de 2018).

¿Cómo ayudar al mayor número de personas a pensar y hacerlo de manera crítica? Nuevamente nuestra sociedad estará expuesta a las infinitas trampas de la publicidad y la mercadotecnia de cuantos aspiran a ganar las próximas elecciones. Nuevamente los partidos y sus candidatos presumirán la fiesta enorme de logros que no lo son, y lo peor de lo peor, nuevamente todos prometerán la luna y las estrellas, que abatirán la corrupción, la inseguridad, la impunidad y la pobreza, es decir que ahora sí harán todo lo que no han hecho en los cargos que anteriormente ocuparon. Muchas personas volverán a decir que este gobierno sí arregló calles aunque a la primera lluvia se hayan arruinado, y veremos y oiremos a los actores pagados decir maravillas de tal o cual partido o ilustre aspirante, mientras multitudes sacadas de quién sabe dónde aplauden, gritan y aclaman, una vez más la vergonzosa comedia electoral.

La caducidad ya inocultable del sistema político mexicano exige de una enorme creatividad por parte de la ciudadanía. Ningún sistema es perfecto ni mucho menos eterno. Nuestra envejecida democracia del siglo XIX, ultrajada y corrompida luego de 100 años de "revolución" y partidismo desaforado reclama no de remiendos sino de un cambio profundo, exige de innovación, de audacia, de saber correr riesgos, de acciones sociales inteligentes que pongan fin a este sistema de explotación legalizada, a este mundo de partidos coludidos, revueltos, confundidos donde toda brújula se ha perdido, y ofrezcan los caminos, las instancias y las nuevas formas de elección y de gobierno que México necesita para salir del atolladero en que sus políticos lo han hundido.

El sistema político que soportamos que cada vez se ha vuelto más dictatorial y cínico.

Armando González Escoto
(v.pág.3-B del periódico El Informador del 31 de diciembre de 2017).

Pierden su tiempo los opositores al poner argumentos racionales frente a la oferta de Morena. En López Obrador no hay argumentos, sino la convicción personal de un designio a través del cual hablan al presente antepasados reales o imaginarios en el que México se supone moralmente era superior y distinto. No hay argumento ante el votante de López Obrador porque no es su preferencia electoral, sino su creencia íntima y eso no se discute. Se tiene o no se tiene fe.

Su lógica lleva a aparentes contradicciones y discrepancias con la realidad: una sociedad en la que el dinero no cuesta, el trabajo es secundario y por eso hay que becar a ninis; el rendimiento y los resultados tampoco significan un valor personal o social, por eso la eliminación de evaluaciones escolares y el ingreso ilimitado con becas a todos los niveles de educación; la productividad y la competitividad de los subsistemas sociales y de la sociedad en su conjunto son accesorios y en todo caso un pretexto para la discriminación y la desigualdad. Se trata, como él mismo lo ha dicho, de traer consigo el bienestar del alma, valor incuantificable en el reino de la voracidad, la rapacidad y el despojo originario. El mal no existe. Es contextual e históricamente determinado. Por eso, la inocencia y la bondad primigenias de narcotraficantes, secuestradores y violadores con quienes el Estado, en una degeneración en la búsqueda del bien, se niega a dialogar y los persigue y con frecuencia los mata. Todo eso se va a acabar porque él está convencido de sus dotes y capacidades para el cambio moral en cascada, desde la cima del poder político.

¿Ante eso, qué tipo de campaña racional y competitiva pueden emprender los opositores y en particular el PRI, que encarna la degeneración que hay que regenerar y que sea capaz de persuadir a un votante de que exprese su preferencia por él? No anden buscando electorólogos americanos o sudamericanos para enfrentar con éxito electoral un discurso ancestral, autóctono y religioso.

Juan Gabriel Valencia
(v.pág.4 del periódico Milenio Jalisco del 30 de diciembre de 2017).

Resultado de la postura del PES en asuntos de la agenda social como son aborto, matrimonio igualitario y adopción para parejas del mismo sexo, ciertos círculos intelectuales y progresistas le han recriminado a López Obrador que haya suscrito acuerdo con dicho partido; sin embargo, no hay registro como gobernante o como candidato que el virtual candidato presidencial de Morena mantenga una postura "liberal" en dichos temas. Seguramente López Obrador está más cerca del PES de lo que muchos de sus simpatizantes advierten.

Liébano Sáenz
(v.pág.2 del periódico Milenio Jalisco del 30 de diciembre de 2017).

Mucho se ha hablado de la extraña mezcla programática que podría surgir de una alianza como la de Morena y el Partido Encuentro Social, que claramente podrían sacrificar algunos de los derechos y libertades que Ciudad de México ha conseguido ya. La candidata de esta alianza ya está definida, pero no se ha escuchado la voz de Claudia Sheinbaum sobre temas como el matrimonio igualitario, la adopción entre parejas del mismo sexo o incluso la interrupción del embarazo.

¿Estaría dispuesta a recortar derechos y libertades con tal de mantener contentos a sus nuevos aliados?

Maite Azuela
(v.pág.4 del periódico Milenio Jalisco del 28 de diciembre de 2017).

Los partidos políticos suelen ningunear los debates ideológicos. Dicen que eso no le interesa a la gente. Que los ciudadanos quieren buenos gobiernos sin importar las ideologías. Curiosa salida. O mejor: que, por México, ¡Hay que renunciar a lo que nos divide y enfatizar lo que nos une! Eso dijo López Obrador de su alianza con Encuentro Social: en el fondo, Morena y el PES compartimos lo mismo. Dichas argucias verbales son sólo reflejo de la baja estatura de la clase política que se niega a tomar posturas en los temas más espinosos del país, sea la ley de seguridad interior o el Tratado de Libre Comercio. Todas las respuestas y posturas tienen una raíz ideológica.

Sin embargo, la política no tiene sentido sin ideología. No tiene sentido sin una serie de partidos políticos que compitan cada determinado periodo de tiempo por el voto, poniendo sobre la palestra pública diversos proyectos que parten de principios distintos. Así, la ideología no es un hecho accidental de la política, sino su esencia misma. Sin ideología, qué elegimos cada tres años: ¿al más guapo o guapa? ¿al mejor orador? ¿a quién se viste mejor? ¿a quién tiene más dinero o una mejor trayectoria? La política supone que votemos por aquél que encarna los valores que creemos que son correctos para la sociedad. El pragmatismo exacerbado mata la credibilidad en la política y profundiza la distancia entre ciudadanos y partidos.

A diferencia de la deriva de la política mexicana, nuestro país necesita más y mejor debate ideológico. Más y mejor contraste de proyectos y propuestas. Sin dicho contraste, la política se vuelve una competencia de imagen y un espectáculo de masas, pero desprovista de ideas para transformar la realidad en lo que vivimos. El pragmatismo de la clase política, en donde unos se coaligan con los otros sin compartir nada, es el indicativo más claro de la crisis que vive el sistema.

Enrique Toussaint Orendáin
(v.pág.2-B del periódico El Informador del 24 de diciembre de 2017).

Cualquier propuesta de combate a la corrupción, de fortalecimiento del Estado de Derecho, seguridad y desarrollo económico caerá en la trituradora política si no tenemos una democracia funcional y eficiente, y una forma de entender nuestra relación con el mundo.

José Woldenberg y Luis Carlos Ugalde, ambos ex presidentes del Instituto Federal Electoral hacen las propuestas que resultarán quizás las más controvertidas pero que tienen todo el sentido del mundo desde la perspectiva de la funcionalidad democrática. Woldenberg plantea igualar el número de diputados de representación proporcional a los de mayoría relativa, de manera que se fortalezca la representación de la pluralidad. Luis Carlos Ugalde pone sobre la mesa el voto obligatorio como una forma de reducir el clientelismo electoral (cuando tienes que votar por mandato de ley la movilización y acarreo pierden todo sentido) y reducir no solo los montos de financiamiento público a los partidos, sino también las asignaciones a grupos parlamentarios. El 1er. escalón de la corrupción son las elecciones, y lo que él propone es matarla de raíz.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 21 de diciembre de 2017).

El Estado de México fue, sin duda, el gran laboratorio electoral para 2018. Sin embargo, los protagonistas han hecho un pacto para olvidar lo que sucedió en junio de 2017.

El ganador no quisiera acordarse, pues la suciedad y el derroche fue tan grande y escandaloso, que es mejor pasar por alto la victoria pírrica a falta de vergüenza.

Extrañamente, los perdedores también ya ni lo mencionan. Casi al día siguiente se sumaron al olvido de los vencedores y no solo eso, el líder de Morena, a 15 días de los comicios, organizó "un congreso" de un solo discurso, donde anticipó que en 2018 repetirían la hazaña sectaria y solo irían con el PT, el cual había declinado tardíamente, por la candidata Delfina Gómez y nada dijo que su estrategia era abandonar el ropaje de la izquierda y asumir su posición histórica de derecha.

El PRD, el otro perdedor, gritó feliz "¡Perdimos!", pero "logramos el 18%" y Juan Zepeda, su candidato, se convirtió en figura nacional efímera.

El PAN, ahora aliado del PRD, desapareció en medio de la depresión de su ex candidata presidencial y solo profundizó el proceso de fractura en el partido que encabezó la alternancia a partir de 2000 y que, junto al lopezobradorismo, fueron los responsables del regreso del PRI.

Las opciones para 2018 quedaron en 3 bloques, que Porfirio Muñoz Ledo llamara al de PAN-PRD "un mazacote".

Bajo ese concepto, el bloque PRI-Verde-Nueva Alianza es un mazacote de intereses que se suman para darle continuidad al mismo modelo establecido hace 30 años.

El mazacote PAN-PRD, donde por 1a. vez la izquierda desde 1976 no tendrá candidato propio y su programa solo se basa en la idea de ganar, sin establecer cambios estructurales en lo político y económico.

Pero el mazacote más sorpresivo fue, sin duda, el que construyera sin consulta Andrés Manuel López Obrador, uniendo a la extrema derecha a su proyecto, para reafirmar su derecha propia. La alianza con el PES es solo la culminación de un proyecto con fondo religioso desde aquel "éxodo" que saliera de Tabasco y que para él significaba representar a Moisés en su proyecto bíblico.

Un escenario de continuidad y de la derechización abierta de las izquierdas nos espera para 2018.

Para la sociedad mexicana, lo más urgente seguirá siendo la espera. 6 años más de barbarie y falta de gobierno y de Estado de Derecho se ve como futuro nacional, ante la falta de alternativas que hoy nos brindan los mazacotes.

Marco Rascón
(v.pág.4 del periódico Milenio Jalisco del 20 de diciembre de 2017).

López Obrador dio a conocer a los integrantes de su gabinete presidencial, cuyo principal mérito parece ser la equidad de género, 8 mujeres y 8 hombres, pero creo que ese es un análisis simplista, porque el género por sí solo no determina calidad.

De la lista hay algunos conocidos, la ex ministra de la Corte Olga Islas, que batalla con su formación y la amnistía al crimen organizado de su candidato; Esteban Moctezuma, secretario general del PRI en la campaña de Ernesto Zedillo, en 1994, su 1er. secretario, breve, de Gobernación y al final de Desarrollo Social; Javier Jiménez Espriú, ex funcionario de Obras Públicas y secretario general administrativo de la UNAM, y Héctor Vasconcelos. La constante de los demás es su ausencia de cargos públicos, sin experiencia y sin antecedentes políticos, ajenos a las políticas públicas, pero sin cola que les pisen, pero, sobre todo, no son de su partido ni de sus rijosos como Martí Batres, John Ackerman, Horacio Duarte, Pablo Gómez, Manuel Bartlett y Layda Sansores, por mencionar algunos.

El mensaje de este gabinete no es quiénes lo forman, sino los que no están, sus rijosos, y esa fue la señal de paz que Andrés Manuel quiso mandar fuera de su feligresía, cuyos votos necesita si quiere ganar las elecciones.

Dicho lo anterior, hay que apuntar, 1o., que no hay ningún compromiso, de ganar el 1 de julio, de confirmar a este equipo; 2o., que de ganar y confirmarlos, que no fueran de transición para relevarlos por los duros.

Por cierto, López Obrador dejó vacantes las secretarías de la Defensa Nacional y de Marina por razones que desconozco, pero que aparentemente no le preocupa porque ha dicho que agrupará a las fuerzas armadas en una guardia nacional de la que él será el jefe.

Joaquín López-Dóriga V.
(v.pág.3 del periódico Milenio Jalisco del 20 de diciembre de 2017).

Los asuntos de la elección del 18 son: la salud de López Obrador, sus políticas de regreso al pasado y su obsesión por ser presidente a cualquier costo.

Enrique Ochoa, líder del PRI
(v.pág.2 del periódico Milenio Jalisco del 20 de diciembre de 2017).

Algunos de los más reputados analistas se han ocupado de la peculiar alianza de Morena, PT y PES. En su columna de éste lunes en El Universal, José Antonio Crespo rescata un fragmento de la declaración de principios del Partido Encuentro Social, donde a propósito de la izquierda, se lee lo siguiente.

"...Sus anticuadas y fallidas ideas para generar crecimiento y desarrollo económico -de la izquierda- son verdaderamente irrealizables... incluso, no solo denotan resentimiento social sino que lo promueven... La izquierda hoy polariza, divide, confronta".

No entienden que PES y Morena nunca han sido de izquierda, sino 2 locuaces partidos familiares de derecha extrema. Pero si seguimos con la línea argumentativa de AMLO, debemos concluir que PES no es de "ultraderecha", porque "los representantes de la ultraderecha en México son quienes en los últimos 30 años han estado a cargo del Estado y que han aplicado la actual política económica de entregar recursos del país a particulares".

¿Pero qué creen? Que hasta hace pocos años, Hugo Eric Flores, el dueño del PES, era un reputado militante del PRI, de esa derecha que ahora perdona AMLO? De risa loca.

Pero hay más. El pasado martes, Roberto Blancarte -reconocido especialista en religiones-, regaló a los lectores de MILENIO uno de los más puntuales artículos sobre el tema.

Con el título "El 'pes peje'", Blancarte escribió: "Estoy convencido de que no hay cálculo político o estratégico en la alianza de Morena con el PES; por el contrario, existe una identificación absoluta de López Obrador con las posiciones conservadoras de sus dirigentes y militantes".

"El virtual candidato de Morena a la Presidencia, al igual que los dirigentes del PES, cree que las posturas religiosas deben normar los comportamientos políticos y por lo tanto la definición de políticas públicas que establezcan los gobiernos que ellos presidan"."

"Si no fuera el caso, es decir, si no se pretendiera legislar y normar la vida pública desde lo religioso, ¿qué sentido tendría anunciar que las creencias religiosas personales deben aparearse con la política?"

Ricardo Alemán
(v.pág.21 del periódico Milenio Jalisco del 20 de diciembre de 2017).

La soberbia y conservadurismo de López Obrador le impidieron ganar la presidencia en 2006.

Patricia Mercado era ya la candidata presidencial del partido Alternativa Socialdemócrata. La cercanía de propuestas y la posibilidad de apuntalar un triunfo de la izquierda motivaron a la candidata presidencial a buscar una alianza con AMLO.

Sin embargo, el candidato de la Alianza por el Bien de Todos, formada por PRD-PT-Convergencia (hoy MC), rechazó la propuesta de Mercado, cuestionando el respaldo de los socialdemócratas a temas como la legalización de los matrimonios entre personas del mismo sexo; el derecho al aborto o la despenalización en el uso de la mariguana.

La campaña de Mercado fue muy exitosa y las encuestas marcaban al final de la campaña un 3% de intención de voto.

Al final, Mercado obtuvo 2.76% de los votos válidos, equivalente a 1'128,000 sufragios... y AMLO perdió por cerca de 244,000 votos.

Aun suponiendo que no todos los votos de Mercado se hubieran ido a AMLO, con la cuarta parte hubiera sido suficiente para ganar.

Tal vez recordando esa experiencia, AMLO ahora ha estado dispuesto a venderle su alma... al PES.

Esta fuerza política, con fuerte arraigo en la comunidad evangélica, obtuvo en las elecciones federales de 2015 1'325,000 votos de sus candidatos a diputados de representación proporcional. Esta cifra fue casi 3.5% de los votos válidos de la elección.

Apenas el 11 de junio pasado, en el Tercer Congreso Nacional Extraordinario de Morena, AMLO señaló lo siguiente:

"No podemos marchar juntos con esos partidos. Me refiero, para ser preciso al PRI, al PAN, al PRD, Verde, Movimiento Ciudadano, Encuentro Social, Nueva Alianza". Y arrancó la ovación de los asistentes.

El pragmatismo mostrado por AMLO, para dar cabida a un partido al que había puesto en la lista de los indeseables, parece contrastar con la rigidez y terquedad mostrados en 2006. Pareciera que ahora la consigna es ganar, sin importar con quién se junte... siempre y cuando le traiga votos.

Enrique Quintana
(v.periódico El Financiero en línea del 19 de diciembre de 2017).

Cosas tan superficiales como que ya le ponen maquillaje en sus entrevistas para televisión, cosas tan relevantes como entablar una alianza con el Partido Encuentro Social.

Quizá esta coalición, que fue explosiva entre sus fieles, para él, en lo personal, resultó mucho menos difícil: López Obrador es muy religioso y profundamente conservador. Como el PES. Lo ha exhibido históricamente: mucho se ha dicho que cuando encabezó el Gobierno del DF bloqueó las iniciativas de matrimonio igualitario e interrupción legal del embarazo. Luego en el discurso abrazó estas banderas por conveniencia política. Es una de sus más notables contradicciones.

Tan flagrante, que cuando anunció su alianza con el PES le protestaron hasta con pancartas personajes centrales de su lucha como Elena Poniatowska y Jesusa Rodríguez. Más allá: en el gabinete de López Obrador en Morena hay una Secretaría de la Diversidad Sexual, encabezada por Temístocles Villanueva, quien en un comunicado se dijo sorprendido y escéptico cuando se anunció la alianza. Al día siguiente redactó en Twitter: "pude platicar unos minutos con él", y divulgó que AMLO le prometió que "no vamos a ceder ante el conservadurismo".

Este episodio exhibe la fortaleza, pero también la debilidad de López Obrador. Lo que le puede hacer ganar y lo que le puede hacer perder.

Lo muestra como un pragmático que hace cálculos políticos despiadados y actúa en consecuencia: lo que sea para sumar votos. Pero también lo vuelve a exhibir como autoritario, mesiánico, que no es capaz de explicar a un integrante de su gabinete partidista del ferrocarril que lo va a atropellar con su visto bueno, que no se reúne con figuras que lo han apoyado por décadas para convencerlas de la necesidad de una alianza, que ni siquiera tomó la llamada a los damnificados de su decisión sobre quién será su candidata al Gobierno de la Ciudad de México. Un López Obrador que no escucha a nadie, que exige no sólo lealtad sino sumisión.

Carlos Loret de Mola A.
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 18 de diciembre de 2017).

Las ganas, sin escuchar razones, dominan las acciones de Andrés Manuel López Obrador. Generalmente, sobre todo en acciones fundamentales, como fue la sugerencia de sus asesores de no realizar el plantón en Paseo de la Reforma en protesta por el resultado de la elección que le dio a Felipe Calderón la Presidencia por el costo que entrañaría. Como lo advirtieron, aquella protesta que trastocó la actividad económica en la Ciudad de México, se le sigue recordando de manera negativa.

Este tipo de exabruptos políticos no los ha corregido. El gabinete que presentó en el arranque de la precampaña presidencial con el cual gobernaría en caso de llegar a Los Pinos en 2018, es otro de esos ejemplos señeros. Los nombres de su equipo fueron recibidos con respeto, pero valorado en términos generales como un gabinete de 2a. división.

La culpa no es de ellos, sino de la necedad de López Obrador por hacer el anuncio el 14 de diciembre, sin quererlo aplazar día más, y por haber dejado sin explicación cuáles fueron los motivos detrás de algunos de los nombramientos. Tal es el caso de Olga Cordero, a quien llevaría como secretaria de Gobernación, que fue un nombramiento que no se entendió por la nula experiencia de la abogada que, antes de ser ministra de la Suprema Corte de Justicia era notaria. La señora Cordero no está por su experiencia, sino que es el guiño más grande que le ha hecho el puntero en las preferencias electorales, al empresariado. Cordero es la gran pieza de los empresarios en el gabinete de López Obrador, un enlace que les daría confianza y certidumbre de que en caso de llegar a la Presidencia, no habría una cacería de brujas contra ellos.

De cualquier manera, la señora Cordero no le da mayor lustre que el efímero impulso que le dará el nombramiento. Otros de mucho mayor envergadura, que habrían provocado en muchos las reflexión de que López Obrador es muy diferente en términos de aplomo y visión que el de 2006 y 2012, lo echó a perder, no por no haber crecido y madurado políticamente en todos estos años, sino porque no quiso esperar unos pocos meses, antes de iniciarse la campaña presidencial, para que pudieran sumarse 2 personas que habrían revolucionado su campaña y potenciado sus probabilidades de triunfo.

Uno de ellos fue Santiago Levy, el vicepresidente del Banco Interamericano de Desarrollo, subsecretario de Hacienda en el gobierno de Ernesto Zedillo y director del Seguro Social durante el gobierno de Vicente Fox, pero quien en los 90 fue el arquitecto principal del programa Progresa-Oportunidades, que sirvió de ejemplo a varios gobiernos en el mundo, como el de Inacio Lula da Silva. Levy estaba dispuesto a sumarse al equipo de López Obrador, pero no podía hacerlo en este momento sino hasta la primavera, cuando estuviera libre de compromisos adquiridos con universidades en Estados Unidos donde una de las restricciones es que no puede hacer política. López Obrador se tuvo que conformar con Carlos Urzúa, que fue secretario de Finanzas en el 1er. medio del gobierno del precandidato en la Ciudad de México.

Otra fue Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina, que depende de la Organización de las Naciones Unidas, donde previamente fue la coordinadora de su programa de desarrollo sustentable. López Obrador le ofreció a Bárcena la Secretaría de Relaciones Exteriores, pero una vez más, cuando al enviado del precandidato a Chile, la sede la Cepal, le hizo la propuesta, le respondió que aceptaría, pero no antes de la primavera -al igual que Levy-, por tener compromisos contraídos en la organización que dirige. Tampoco quiso esperar López Obrador y nombró a Héctor Vasconcelos, diplomático de carrera pero enfocado en las artes.

No se entiende por qué López Obrador no mantuvo en reserva los nombramientos en las carteras de Hacienda y Relaciones Exteriores, para poder dar un campanazo nacional e internacional, como sí lo hizo para el cargo de secretario de Seguridad Pública, que en su diseño de gobierno, volverá a renacer como secretaría y eliminará de la degradación administrativa -con todo su costo y consecuencias- que provocó el presidente Enrique Peña Nieto al aprobar a su secretario de Gobernación la absorción de esa dependencia.

Las prisas de López Obrador produjeron un gabinete que, en la parte positiva, no presenta un armado a partir de cuotas políticas sino, en ese sentido, es serio y pragmático al incorporar formalmente a personas que trabajaron con él durante estos meses que con quienes nunca había estado cerca, como Esteban Moctezuma, quien asumiría la Secretaría de Educación, y que ha sido pivote en algunas de las nuevas alianzas que ha ido construyendo el equipo del precandidato. Moctezuma fue secretario de Gobernación y de Desarrollo Social en el gobierno de Ernesto Zedillo, cuyo nombre siempre ronda en torno a López Obrador. La parte negativa es la mediocridad, medida en términos de opinión pública. López Obrador presentó lo que tuvo listo el 14 de diciembre. Se apresuró y perdió. El ímpetu, sin razonar, le sigue costando.

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.9-A del periódico El Informador del 18 de diciembre de 2017).

Pongamos que Enrique Alfaro gana la gubernatura (¿otra cosa puede pasar?). Necesita un gabinete leal, rodeado de sus hombres de confianza, por eso, nos dicen, tiene planes para Clemente Castañeda como integrante de su gobierno.

Eso cambia la candidatura de Clemente al Senado. Competiría contra el independiente Pedro Kumamoto, pero si gana el naranja (aquí sí supongamos), tendría que pedir licencia. Y su senador suplente es Alberto Galarza "El Rojo", ex presidente de la FEU.

Esa parte de la ecuación también debería estar presente en el votante, como posibilidad, a la hora de decidir frente a la boleta.

Allá en La Fuente
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 18 de diciembre de 2017).

La mayoría de nuestros amados gobernantes no tienen baja su autoestima. Si no me cree, busque usted al funcionario que le parezca que haya hecho el peor trabajo en su actividad oficial y que desde luego tenga aspiraciones de un nuevo hueso, su autocalificación será excelente lo que no creo coincida con la opinión que la raza pelona tiene de ellos.

Desde luego las elecciones no se tratan, de ninguna manera, de elegir a las mejores personas, no, se trata de elegir, si es que hay que hacerlo, a los menos malos -si se pudiera evitarlas, muchos lo preferiríamos- y sería interesante que hubiese candidatos mudos. Creo, sin estar seguro, que Quevedo dijo algo así como que el que más promete es el que menos está dispuesto a cumplir esas promesas.

Ahora que somos tanta gente que se hace evidente que cada cual tiene su propia idea de cómo debe gobernarse, los hay a quienes guste hablar de las reformas estructurales, que en su momento anunciaban cambiarían la vida en México; a otros los impacta la llamada obra pública; habrá a quienes emocionen las ayudas sociales. A final de cuentas todos debemos tener derecho a que nos gusten o no las acciones de las autoridades y lo que es cierto es que también debemos tener el derecho de tomar en cuenta o no esas acciones para emitir nuestro voto.

Por mi parte yo tomaría en cuenta si algún día se llegara a reducir el escandaloso gasto público, aunque no hicieran todos los logros que presumen.

Carlos Enrigue
(v.pág.3-B del periódico El Informador del 17 de diciembre de 2017).

El año electoral estará cargado con millones y millones de spots que nadie quiere ver ni escuchar.

Laura Castro Golarte
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 16 de diciembre de 2017).

[El exfiscal electoral] Santiago Nieto habló sobre los fraudes a la ley electoral y la manera en que los políticos burlan la ley en total impunidad; ejemplos: la propaganda encubierta y precampañas de precandidatos únicos.

(V.pág.8-A del periódico El Informador del 16 de diciembre de 2017).

López Obrador está muy cercano a la población que este sistema económico ha dañado. Pero... muchas de que sus propuestas son rechazadas por amplios sectores productivos, además de que no escucha; confía que sólo él es la solución para un país de tantas complejidades. Hoy quiere ganar a toda costa, así prometió amnistía a narcos en zonas donde ellos mandan... y se alió al PES, partido de extrema derecha, lo que le reclamaron airadamente Elena Poniatovska y Jesusa Rodríguez, antes sus más importantes apoyos. Su proyecto, a la luz de sus declaraciones, parece simplista y popular.

Lourdes Bueno
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 16 de diciembre de 2017).

En teoría, las campañas electorales deberían ser períodos propicios para que candidatos y partidos plantearan a los ciudadanos su diagnóstico sobre la situación del país y sus propuestas de gobierno. En la práctica, son lo que estamos viendo: competencias de descalificaciones; batallas campales de ofensas, diatribas, cuchufletas e ironías; guerras de lodo -como ya se les designa genéricamente-, en suma.

Cualquiera diría que el tono de la controversia es una ofensa para la inteligencia de los ciudadanos, si no fuera porque candidatos y partidos parecen entender que los votos que dirimirán la contienda serán emitidos por aficionados a la lucha libre, cuya divisa -nadie lo ignora- cabe en 3 palabras: "¡Queremos ver sangre...!".

Jaime García Elías
(v.pág.6-A del periódico El Informador del 12 de diciembre de 2017).

Integrada, pues, la terna de los principales candidatos para la elección presidencial del próximo 1º. de julio, las opciones, lejos de ser promisorias, se antojan, por ahora, sombrías...

Por orden de aparición -como en el teatro-: un aspirante que por 3a. vez aparecerá en las boletas, a base de incrementar el énfasis en el discurso populista con el que se presenta, en tono mesiánico, como la única posibilidad de verdadero cambio; como la némesis de "la mafia (PAN-PRI, que históricamente se ha alternado) en el poder"; como el salvador de la patria, en suma... aun siendo un gallo muy jugado, pero nunca ganador. Un no priísta que precisamente por no serlo, y a despecho de su grisura como funcionario público en administraciones de diferente cuño, intentará redimir al PRI de su desprestigio. Y ahora, un híbrido surgido de 2 fuerzas políticas tradicionalmente antagónicas y conceptualmente contradictorias.

Colofón: la terna en cuestión evoca el epigrama que una mano misteriosa redactó y colocó bajo la célebre fotografía de Casasola, con Pancho Villa, Emiliano Zapata y Rodolfo Fierro, más 2 decenas de revolucionarios, encaramados sobre la silla presidencial de Porfirio Díaz, tras irrumpir en Palacio Nacional, en diciembre de 1914: "No son trasunto fiel del calvario / las fachas estas; / ninguno es Dimas; / los tres son Gestas".

Jaime García Elías
(v.pág.6-A del periódico El Informador del 11 de diciembre de 2017).

Fueron la senadora Dolores Padierna y su ex esposo René Bejarano, líderes de Izquierda Democrática Nacional, una de las corrientes históricas y poderosas del PRD, los detonantes de lo que hoy se vive.

A principio de septiembre renunciaron al partido en el que militaron por 28 años en protesta por la alianza con el PAN, anunciada en mayo por Anaya y la líder del PRD, Alejandra Barrales, para formar un frente amplio opositor en 2018. Desde agosto habían amagado con irse, pero dentro del PRD no hubo los reflejos necesarios para evitar su renuncia. La salida de ellos 2 hacia el campo de Andrés Manuel López Obrador en Morena, debilitó al PRD como una opción real de poder.

La salida de Padierna y Bejarano volvió al PRD rehén del PAN. El PRD se quedó sin alternativa: o firmaba la coalición, con lo cual obtendría posiciones de gobierno y legislativas en 2018 para repartir entre sus militantes, o sin ser una opción de poder real, colapsaría con la diáspora hacia Morena. Sacrificar a Mancera fue una decisión pragmática, tras una gestión débil de Barrales para sostener al partido en una posición de fuerza dentro de las negociaciones del Frente.

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 11 de diciembre de 2017).

Los partidos políticos se ven desintegrados con exposición desmedida productora de actores dotados de oportunismo patético y vacuo mensaje; incongruente con las circunstancia del país, donde prevalece la ausencia de regulación de presupuesto del Estado hacia los propios partidos donde la percepción es su continua politización de todo cuanto vive la población.

Carlos Cortés Vázquez
(v.pág.3-B del periódico El Informador del 10 de diciembre de 2017).

La idea de López Obrador de ofrecer una "amnistía" a los narcotraficantes, para con eso -según él- pacificar el país es, por decir lo menos, una tontería. Esto es lo que dijo: "(...) vamos a convocar a un diálogo para que se otorgue amnistía, siempre y cuando se cuente con el apoyo de las víctimas", agregando luego "con el apoyo de los familiares de las víctimas".

Supongo que añadió esto último al darse cuenta que es imposible obtener apoyo de las víctimas, porque la mayoría están muertas.

AMLO no distingue (¿o no sabe?) la enorme diferencia que hay entre otorgar una amnistía a sicarios y capos del narcotráfico, y a líderes de movimientos políticos o miembros de ejércitos revolucionarios, como la amnistía otorgada a las FARC en Colombia que además sólo aplica a quienes cometieron delitos menores, y nunca a criminales que han asesinado y descuartizado a miles de personas.

Si la violencia en el país se debe principalmente a las narcoactividades, haría más sentido analizar los pros y contras de la legalización de las drogas como medio para pacificar el país que analizar el indulto a criminales presos, lo cual más que una amnistía, sería un vil intercambio de impunidades.

Cuando los reporteros que sí son capaces de cuestionar y rebatir con argumentos las ocurrencias le preguntaron a AMLO si esta amnistía de que habla alcanzaría a los líderes de los cárteles, su respuesta fue: "Vamos a plantearlo. Lo estoy analizando. Lo que sí les puedo decir es que no va a quedarse ningún tema sin ser abordado, si se trata de garantizar la paz y la tranquilidad".

Las frases "lo estoy analizando" y "vamos a plantearlo" son muy reveladoras de quién es AMLO y cómo piensa.

La 1a. ("lo estoy analizando") revela que es él solo el que hace y deshace, y que la democracia y las instituciones le importan poco o nada. Como lo haría un dictador, él no propone, él decreta.

En la 2a. frase ("vamos a plantearlo"), el plural que usa no lo percibo como un plural democrático o incluyente, sino como el plural mayestático que se comenzó a usar en la edad media por reyes y papas.

El plural mayestático, o "plural de majestad", consiste en referirse a uno mismo, sea hablante o escritor, mediante el uso de la primera persona del plural y usando el pronombre "nos", en sustitución de "yo", imitando el estilo lingüístico de los reyes y altos jerarcas de Iglesia, que se expresan en plural (hemos decidido otorgarle a...).

Hoy en día, la clase política utiliza este modo de hablar para ya sea diluir responsabilidades a la hora de tomar ciertas decisiones, o bien para dar la impresión de que sus ideas son apoyadas por los demás ciudadanos.

No confundamos el plural mayestático de AMLO con el plural de modestia que se emplea cuando alguien quiere no darse importancia, y que es utilizado por los mexicanos más humildes.

Es obvio que una eventual liberación de capos sería el resultado de negociaciones directas con ellos, por lo que las preguntas que AMLO debiera hacerse y responder antes de siquiera proponer semejante plan, serían: ¿qué pedirían los narcos a cambio de pacificar el país -asumiendo por supuesto que son capaces de garantizar la paz, lo cual es bastante cuestionable- y qué estaría el gobierno, en manos de AMLO, dispuesto a ofrecer a cambio?

¿Simplemente los perdonaría y dejaría en libertad a cambio de promesas de no violencia, que pueden ser tan vacías y falsas como sus propias promesas? ¿Seguirían operando sus narconegocios? ¿Los perdonaría y les incautaría todos sus bienes, es decir, los dejaría libres y pobres como empezaron, o terminarían libres y ricos?

Todo esto y muchas cosas más relacionadas con la complejidad de otorgar una amnistía confirman que de AMLO sólo se pueden esperar ocurrencias y utopías, y que a cada uno de nosotros nos dirá siempre lo que queremos oír con tal de ganar votos.

Ricardo Elías, arquitecto y empresario
(8 de diciembre de 2017).

Apenas estamos en el inicio de la temporada electoral. Apenas conoceremos las 1as. campañas hechas "para simpatizantes" y comenzaremos el nauseabundo camino hacia julio 1o.

Gonzalo Oliveros
(v.pág.17 del periódico Milenio Jalisco del 8 de diciembre de 2017).

Dice el dueño de Morena que los secretarios de la Defensa y la Marina no deben hablar, que solo deben obedecer. Y dicen sus corifeos que si hablan, "hacen política" y "violan la Constitución".

Está claro, para el pensamiento democrático, que en México todos tienen derecho a expresar su punto de vista. Incluso el locuaz cura Solalinde, promotor político de Morena, que hace proselitismo sin que el INE se percate.

Y viene a cuento, porque luego de la "descocada" declaración de AMLO -de que perdonaría a los capos del crimen-, tanto el general Salvador Cienfuegos como el almirante Vidal Francisco Soberón externaron su opinión y condenaron la eventual amnistía.

En realidad, la censura es la cultura dictatorial de Obrador y los suyos. En el reino de AMLO -no en un gobierno democrático- la norma es censurar libertades básicas, como la de expresión.

Hace 2 semanas, Morena lanzó su convocatoria para elegir a 3,415 candidatos que representarán al partido de AMLO en las elecciones de 2018. En el documento se establecen las reglas para seleccionar candidatos pero, sobre todo, queda clara la censura endémica, que es la cultura de los rojos de Morena.

Lo curioso es que además de una grosera simulación para seleccionar a los incondicionales, Morena establece en su convocatoria, con santo y seña -la cual debería rechazar el INE-, la censura como norma y cultura.

Dice la convocatoria: "Queda estrictamente prohibido que (los candidatos) realicen acusaciones públicas contra el partido, sus órganos de dirección u otros aspirantes". Y advierte: "La falta a esta disposición será sancionada con la cancelación del registro aprobado al cargo por el que se postuló". ¿Qué significa lo anterior?

Que Morena es una dictadura, no un partido. Por eso a nadie debe asustar que AMLO, Bartlett y medios afines al tabasqueño pretendan callar a los críticos de Obrador, sean periodistas, medios o militares del más alto rango.

¿Qué piensan y dicen soldados y marinos que se juegan la vida en el Ejército y la Marina?

Una búsqueda en Facebook arroja que soldados y marinos -la tropa- le ponen una "madriza" a López Obrador, por salir en defensa de los criminales.

Van ejemplos -de cientos de comentarios en la red social-, de soldados y marinos que viven en carne propia la lucha contra el crimen.

"Soldados del Ejército Mexicano: En el año más violento en lo que va del siglo, #AMLO propone amnistiar a los capos del narco. Bonito mensaje les manda: 'sigan matando y yo los perdono en un año si me hacen presidente'. El Peje se supera, siempre dice una estupidez mayor a la anterior".

"Lunita Soriano: Viejo estúpido, mierda tiene en la cabeza, cómo cree que haciendo eso las cosas cambiarán, si estamos viviendo en un país que está pidiendo la paz".

"Alcides Rocha: Qué pendejadas, soy tío de un niño secuestrado y asesinado. ¿Creen que mi familia perdonaría a estas pinches lacras?".

"Alfredo Cuetos Montalvo: Definitivamente no sé quién es más pendejo e ignorante, si López Obrador o quienes lo apoyan".

"Fuerzas Armadas de México: ¿Por qué no atacan a otro candidato? Pues porque este es el único que saca cada estupidez y de paso nos embarra a nosotros para ganar votos".

"Tavo González: #AMLOCO. LÓPEZ OBRADOR ES UN PELIGRO PARA MÉXICO. NO AL POPULISMO, CÁRCEL A LOS DELINCUENTES".

"Mon Akkún: Lamentable leer tanta confusión en la gente. Unos defendiendo a un tremendo dictador que está obsesionado con el poder y otros defendiendo al narcotráfico".

"Eliut David: No veo muy viable acabar con el narcotráfico solo perdonando, existen intereses económicos muy fuertes que van más allá de un acuerdo moral. Y este señor AMLO lo sabe".

"Marco Antonio Sandoval: Miren chairos, ya abran los ojos, el mesías que ustedes siguen está completamente loco de poder. Las fuerzas armadas no estamos con el Peje, no lo queremos".

Ricardo Alemán
(v.pág.20 del periódico Milenio Jalisco del 8 de diciembre de 2017).

Y mientras el tiempo corre a favor de Ricardo Anaya, que lo deja correr, hoy estamos a 6 días de que inicien las precampañas el próximo jueves, los Chuchos se toman la foto con Miguel Mancera y se alinean con Anaya, temerosos del futuro del PRD y convencidos de que les iría mejor con el PAN que solos. ¡A lo que han llegado!

Ayer el propio jefe de Gobierno me dijo que él no romperá ese Frente y que está en manos del PRD: si decide ir solo con él de candidato, irá, si van con la alianza y no hay proceso de selección, permanecerá en su cargo, pero exigirá que para la candidatura del Gobierno de la Ciudad de México por la coalición, haya un proceso abierto de selección de candidato.

Por lo pronto hoy el Frente sobrevive por la necesidad vital de los dirigentes del PRD de ser cola de ratón.

Joaquín López-Dóriga V.
(v.pág.3 del periódico Milenio Jalisco del 8 de diciembre de 2017).

La transparencia municipal en Jalisco sigue en un subibaja: de 31 municipios analizados por EL Colectivo Ciudadanos por Municipio Transparentes, 17 no alcanzan calificación aprobatoria. Pero ninguno supera la totalidad de los créditos para alcanzar 100, en buena medida, porque los regidores de oposición se han negado a actualizar su declaración 3 de 3.

(V.pág.16 del periódico Milenio Jalisco del 8 de diciembre de 2017).

Desde hace un par de meses, el todavía presidente de Morena reveló en un video que, de acuerdo a la información que tenía, Meade sería el candidato presidencial del PRI.

Más allá de creerlo, la intención de golpearlo era muy obvia.

Los ataques personalizados continuaron, llegando al nivel del insulto.

"Se los dije, estaba mejor Chong. Hoy se confirma con la encuesta de El Universal, Meade está en 3o. Por más que EPN, Salinas, Fox, Cienfuegos, el almirante, Claudio X, etc. etc. lo inflan, no hace ni burbuja. Todavía están a tiempo y es de sabios cambiar de opinión".

Ni los más ingenuos pensarían que AMLO está interesado en que el PRI tenga un mejor candidato.

Es obvio que AMLO tiene un rechazo absoluto y casi paranoico a la candidatura de Meade.

Es elemental que si fuera tan irrelevante como AMLO quiere hacerlo creer, no le hubiera dedicado ni la quinta parte de la atención que le ha puesto en las últimas semanas.

Respuestas como las anteriores parecen indicar que el presidente Peña no se equivocó en su selección.

Intuitivo como es, AMLO sabe que si hay un candidato que le puede ganar, es precisamente Meade.

¿Por qué? ¿Qué no se trata de un tecnócrata insensible que ni siquiera tiene el respaldo del que algunos llaman 'el PRI profundo'?

López Obrador tiene una narrativa de campaña que se ajusta a un priista convencional. Y está incómodo cuando se trata de un 'no priista'. Tendrá que destinar parte de su discurso a hacer ver que se trata de un 'priista embozado', lo que le implica desperdiciar municiones.

Pero quizás, el mayor de los problemas es que no le va a funcionar el discurso de la corrupción.

Nuevamente va a tener que ser elíptico y tendrá que acusar al candidato del PRI de haber sido parte de un gobierno en el que hubo corrupción, lo que ya no es tan efectivo como cuando hay una acusación directa.

Pero además, por si algo faltara, resulta que Meade sí tiene ideas y propuestas. Es estructurado y puede ser muy crítico.

En otras palabras, un cambio completo del script.

Por eso el virtual candidato de Morena ha andado como chivo en cristalería. Hay quien piensa que ha sido para atraer la atención. No lo creo.

López Obrador no requiere atraer reflectores: lo conoce el 95% del electorado. Lo que requiere es generar más simpatías, y propuestas tan disparatadas como la de la amnistía a los capos, no le funcionan. Más bien lo exhiben y desacreditan.

La incomodidad evidente que Meade le despierta a AMLO es como la de aquellos peleadores que se salen por completo del estilo del contrincante, al que no pueden acomodarle los golpes que están acostumbrados a dar y que son los que dominan y les han dado triunfos.

¡Vaya!, y López Obrador, de paso, alienta el 'fuego amigo' contra Meade, por si aún hubiera quienes estuvieran rumiando su resentimiento y frustración.

Enrique Quintana
(v.periódico El Financiero en línea del 7 de diciembre de 2017).

Si el gobernador [de Jalisco] y los partidos buscan al fiscal anticorrupción cómodo, a aquél que pueda ser manipulado o, para usar los eufemismos del poder, que sea dialogante y entienda las lógicas del poder, vamos a tener un fiscal acotado y lejano a los intereses de los ciudadanos.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 7 de diciembre de 2017).

En 2004, Andrés Manuel López Obrador se lanzó de lleno a la contienda presidencial con la presentación de su Proyecto Alternativo de Nación. En su lectura del momento que vivía el país, AMLO escribía que:

"Es innegable que en los últimos años México ha avanzado en el terreno democrático. Hay alternancia política y los gobiernos, en sus diferentes niveles, gozan de una mayor legitimidad. Ya no predomina un solo partido; las elecciones son más limpias y libres; los poderes han empezado a funcionar en equilibrio y cada vez se actúa con mayor tolerancia y respeto a la pluralidad política."

Aunque una década después uno de los más férreos defensores de López Obrador, John Ackerman, iba a escribir un libro entero denunciando que la idea de que en México hubo una apertura política es un artilugio de la mafia intelectual del país para confundir y desmovilizar a las masas, la verdad es que en 2004 era difícil no estar de acuerdo con esta perspectiva.

Lo que muchos no admitimos en aquel entonces, aunque ya varios sospechaban, era que el reconocimiento lopezobradorista del avance democrático iba de la mano con su propio avance electoral. En el momento en que ambos caminos dejaron de correr en paralelo, AMLO decretó el fin de la transición democrática y reintrodujo la centralidad de la lucha por la democracia "auténtica". En el nuevo Proyecto Alternativo de Nación, versión 2018, Lineamiento No. 9, dice el presidente de Morena:

"Se establecerá una auténtica democracia. Nunca más una imposición; se dejará de usar el dinero del erario para comprar votos y lealtades; la propaganda gubernamental en medios de información no será tendenciosa ni demagógica; se acabarán las trampas y el fraude: las autoridades electorales tendrán absoluta independencia para proceder con estricto apego a la Constitución y a las leyes. En suma, nada ni nadie estará por encima de la voluntad soberana del pueblo."

Con esto habremos completado el círculo: el país avanzaba en la consolidación de la democracia, cuya conclusión natural habría sido el triunfo electoral de Andres Manuel López Obrador en 2006, hasta que la "imposición", "las trampas y el fraude" truncaron el progreso. Ahora, tras la victoria electoral del tabasqueño se "establecerá una auténtica democracia".

Hasta aquí nada nuevo. Para el lopezobradorismo la democracia siempre ha sido un juego de suma cero. Si gana AMLO hay democracia, y si no, pues no. No importa que Morena tenga acceso a recursos públicos y tiempo en los medios; de nada vale que sus voceros y partidarios tengan amplia difusión en la prensa escrita y electrónica; no cuentan tampoco los varios triunfos electorales de Morena desde su fundación, que aquí hemos reseñado. La democracia sin el triunfo del dirigente es una imposibilidad para sus partidarios.

Se ha destacado muchas veces que AMLO favorece el tipo de participación asamblearia y plebiscitaria que se viste con el atractivo ropaje de la "democracia directa", pero termina por corroer el andamiaje institucional que vuelve sustentable e impersonal a la democracia. Ejemplos no escasean, como las concentraciones multitudinarias que lo eligieron como "presidente legítimo", así como sus propuestas de llevar toda la agenda social progresista (igualdad de derechos, libertad de elegir) a consulta. Sin embargo, todos estos actos no constituyen expresiones de una filosofía democrática radical; son en realidad escenificaciones cuyo valor, para el dirigente, radica en su simbolismo y no en su utilidad o legitimidad para la toma de decisiones.

El principal factor que define la relación de Andrés Manuel López Obrador con la democracia es la desconfianza. El tabasqueño, lo sabe todo el mundo, desconfía de los demás políticos, adversarios y aliados por igual; desconfía de los zalameros y de los que crecen bajo su sombra, y por supuesto desconfía de lo que percibe como fuerzas oscuras empeñadas en detenerlo. Pero de quien más desconfía López Obrador es de la ciudadanía y, sobre todo, de sus votantes.

Los ciudadanos, piensa el dirigente, se distraen con facilidad y les es difícil procesar más de un tema a la vez, por eso hay que recordarles todo el tiempo que se concentren en lo importante. Las iniciativas de cambios legislativos y políticas públicas que no cuentan con el sello oficial del tabasqueño son "cortinas de humo" e intentos por desviar la atención. Entre los potenciales aliados, los que se atreven a manifestar ideas contrarias o exigir pronunciamientos claros, son etiquetados de "provocadores". "No los voy a traicionar" suele repetir el candidato en sus mítines, pero lo que en realidad pide es que no lo traicionen a él.

La mayor prueba de la desconfianza de AMLO hacia el electorado es la falta de transparencia en sus propuestas. En un artículo reciente, Guillermo Sheridan documentó las inconsistencias entre las iniciativas en materia educativa que aparecen en el texto del Proyecto Alternativo de Nación y la versión para consumo popular en el discurso de presentación del proyecto. Una lectura de cada versión del Proyecto Alternativo de Nación entre 2004 y 2018 revela que el trabajo está ahí y el producto es buen material para el debate. ¿Por qué entonces las versiones públicas de los documentos se leen más como cartas a los Reyes Magos, con todo y trenes de lujo, y regalos en efectivo para cada vez más grupos sociales? Porque claramente López Obrador no confía en que el electorado y sus votantes van a apoyarlo con base tan solo en los méritos de las propuestas.

Por eso, AMLO se saca propuestas de la manga, como la de otorgar amnistía a los líderes del narco, que sorprenden a todo mundo y obligan a sus voceros a realizar todo tipo de malabares para acomodarlas en el canon de la doctrina. La demagogia no es solo un intento de encandilamiento de los votantes, es sobre todo una muestra de la desconfianza que se les tiene. La democracia se construye asumiendo la mayoría de edad del electorado.

Alberto Fernández
(v.Letras Libres del 6 de diciembre de 2017).

Hoy por hoy, la porción más grande del electorado mexicano es la que conforman ciudadanos que ya no quieren al PRI en Los Pinos... pero tampoco quieren que llegue López Obrador.

Eso no significa que esa porción mayoritaria le pertenece al Frente Ciudadano por México. Pero el potencial está ahí. Una propuesta inteligente, una comunicación eficaz y una campaña profesional pueden hacer que el -tantas veces sepultado- Frente sea en realidad una fuerza muy competitiva en busca de la Presidencia.

Y claro, Ricardo Anaya. Que nadie duda que será candidato presidencial. Es verdad que se ha ganado desconfianza entre sus pares y que sus peroratas pueden sentirse interminables, pero los señalamientos y denuncias en su contra han sido políticamente nucleares, y él ha sobrevivido. Y es muy bueno para los debates, que si se realizan en formatos abiertos, pueden ser definitorios.

La oportunidad para el Frente ahí está. A ver si la aprovechan o terminan por hacer bueno el obituario largamente redactado.

Carlos Loret de Mola A.
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 6 de diciembre de 2017).

Si un candidato no tiene margen de error es Andrés Manuel López Obrador. Es cierto lo que denuncia: los medios están esperando que se equivoque para aventar carretonadas de críticas. Él dirá que es porque los medios son parte de la mafia del poder; los medios, que han aguantado una y otra vez las ofensas, justificadas o exageradas, del eterno candidato, lo están cazando. Pero no hay sorpresa: si López Obrador imaginaba que la campaña sería diferente está fuera de la realidad. Hay un interés específico de los grupos de poder de este país de que no llegue al gobierno y por lo mismo cada error que cometa se lo van a cobrar al doble que a cualquier otro candidato, y él lo sabe.

Lo cierto es que es un disparate y que la amnistía [al narco] no puede ser una salida al conflicto en que vive este país. Y no lo es por una sencilla razón: plantear una amnistía es reconocer al crimen organizado como parte beligerante, es darle a la tan criticada guerra al narco de Calderón estatus de conflicto bélico.

En una elección tan enconada como la que vivimos, las críticas a López Obrador tienen poco efecto. Quienes creen en él (porque a estas alturas lo que tiene El Peje es un grupo de fervientes seguidores más parecidos a un sistema religioso que a un partido) no cuestionarán nunca sus palabras; quienes lo detestan solo confirman su odio. Pero este tipo de declaraciones sí pesan cuando se trata de definir el voto útil, todos aquellos que, me incluyo en ellos, vamos a esperar hasta el último segundo para votar por quien nos parezca menos peor.

Es sin duda preocupante que las campañas tengan ese nivel de ocurrencias sobre el problema más delicado del país; que el candidato con mayor intención de voto en estos momentos crea que pueda darse el lujo de improvisar en un asunto tan delicado.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 6 de diciembre de 2017).

No ha habido nadie con autoridad moral o representatividad, salvo la secretaria general de Morena, Yeidkol Polevsky, que haya salido a defender o explicar las razones de López Obrador. Tampoco él tuvo los reflejos para enfrentar y salir de la avalancha que le cayó encima. En su propio portal no se registró la declaración que hizo el sábado en Guerrero, donde adelantó la propuesta que tanto daño le está causando. La errata comenzó a ser reconocida en casa, pero orgulloso, no la admite todavía.

Si quería López Obrador confrontarse con todos, comenzar a ser criticado por el simplismo de su propuesta y mofa en las redes sociales -donde circuló desde el lunes al mediodía un meme de Joaquín "El Chapo" Guzmán con la leyenda de campaña, "estaría mejor con López Obrador"-, este fue el mejor camino. Si quería seguir agraviando a las fuerzas armadas, fue el atajo más rápido. ¿Habrá pensado López Obrador que su propuesta convertiría a su eventual gobierno en un delincuente?

López Obrador necesita corregir rápidamente su dicho y rechazar esa propuesta. Su autoridad moral como líder depende de ello y no puede refugiarse en su base electoral que es incondicional y a la que no le importa estar dentro de la ley o en la ilegalidad, o que sus dichos y ocurrencias le causen daño político a aspiraciones presidenciales, o lo descalifiquen como un aventurero que no entiende la complejidad de los temas de fondo. No puede jugar con su gradería que, en 2 elecciones presidenciales, ha mostrado ser insuficiente para llegar al poder.

Desde el lunes varios analistas han mostrado lo inútil que ha sido esta medida en experiencias internacionales.

Una línea de discusión en los medios comenzó a socializarse. Si López Obrador plantea la amnistía para los líderes de los cárteles de las drogas, ¿no está buscando también financiamiento del narcotráfico para su campaña presidencial? Cercanos a López Obrador aseguran que es un disparate, pero al igual que las técnicas que él maneja, las percepciones se van construyendo hasta convertirlas en realidad. Para que una percepción cobre legitimidad -que no es lo mismo que legalidad o certeza-, debe haber elementos que la alimenten. López Obrador los tiene. Recientemente en Guerrero, donde hizo esa declaración, nombró como su coordinador de campaña al ex alcalde de Acapulco, Félix Salgado Macedonio, de quien se escribió en este espacio en febrero de 2007: "¿Qué tanto se metió el alcalde de Acapulco con los cárteles de las drogas? No hay acusaciones contra él a nivel federal, ni averiguación previa en marcha. Sí se tiene indicios en el gobierno federal de que hubo dinero del narco en la campaña de Salgado Macedonio, de los 2 cárteles que se disputan Acapulco, el de Sinaloa y el del Golfo".

Los nexos oscuros de López Obrador en Guerrero no le ayudan en absoluto. En 2006, Salgado Macedonio acumulaba 20 amenazas de muerte y había bajado cerca de 30 kilos de peso por las angustias. Salvó su vida por la protección federal y porque los cárteles comenzaron su guerra de unos contra otros. Otro asociado a López Obrador en Guerrero es Lázaro Masón, que fue secretario de Salud en el gobierno de Ángel Heladio Aguirre, quien lo separó después de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa por su relación con el alcalde de Iguala, José Luis Abarca, a quien presentó a López Obrador para que lo apoyara en su carrera política. Abarca está preso por aquel crimen, y se han ido recopilando evidencias que lo vinculan directamente con aquella desaparición y el asesinado de varios de esos estudiantes.

López Obrador va a seguir abriendo espacios para que lo critiquen o denuesten si no lo frenan. Las analogías se van a trazar rápidamente con Venezuela, donde ya lo han estado equiparando con el finado Hugo Chávez y su sucesor Nicolás Maduro, que han tenido conexiones con los cárteles de las drogas y crearon un incipiente narcoestado. O está a favor, o está en contra de los cárteles de las drogas. No hay más para dónde hacerse.

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 6 de diciembre de 2017).

El líder del Sector Popular del PRI, Arturo Zamora Jiménez, advirtió que la ocurrencia de Andrés Manuel López Obrador de dar amnistía a los delincuentes y pactar con ellos "es una grave amenaza a la seguridad del país".

Sostuvo que la oferta del líder nacional de Morena es una clara muestra de su vocación por violentar el Estado de Derecho y minar las instituciones. "No se puede querer gobernar un país en torno a ocurrencias; el dueño de Morena muestra su desesperación por conseguir apoyos, pues sabe que por 3a. ocasión perderá la Presidencia de la República".

Explicó que al pretender legalizar, perdonar y dejar sin castigo los delitos cometidos por el crimen organizado López Obrador está despreciando y desconociendo los esfuerzos de toda una nación. “Si como aspirante a la Presidencia ya piensa en trastocar el orden constitucional, si llegase al cargo no tendría límites para desconocerlo e imponer su autoritarismo", acusó.

"López Obrador ya dejó claro de qué lado está: del lado de los victimarios y lejos de las víctimas. Se rinde ante el crimen, claudica en las acciones y programas de seguridad emprendidas por las fuerzas armadas y los cuerpos de seguridad pública y pretende pactar con quienes tanto dolor y pesar han causado a los mexicanos", subrayó el senador con licencia.

Zamora Jiménez dijo que las declaraciones del dirigente de Morena tienen un lado más grave aún, "podría tratarse de una estrategia calculada de aproximación a quienes tanto daño han causado al país, en la búsqueda de apoyo político e inmunidad para él y sus candidatos en las regiones del país donde tienen presencia estos delincuentes". Consideró que "su propuesta anticipa prerrogativas para los delincuentes, a cambio de candidaturas y puestos políticos y de fuentes de financiamiento para su movimiento".

El secretario general de la CNOP cuestionó "¿de qué otra forma pueden explicarse años de campaña y recorridos interminables por el territorio nacional sin que haya habido explicación alguna de su forma de financiarse?". Desde el punto de vista del dirigente de los cenopistas, con la propuesta de López Obrador personas como José Luis Abarca, exalcalde de Iguala vinculado a la desaparición de 43 jóvenes, quedarían en libertad y sin castigo.

"Declaraciones como la de ofrecer amnistía a los delincuentes nos revelan el verdadero rostro de López Obrador y su real intención sobre su proyecto de nación".

"Andrés Manuel es un líder voluntarioso, un político sin escrúpulos que no busca el fortalecimiento del Estado de Derecho, de las instituciones y la seguridad de los mexicanos, sino solamente satisfacer su hambre de poder", finalizó.

(V.20 Minutos del 5 de diciembre de 2017).

Las precampañas, que durarán hasta el 11 de febrero, en realidad son un pretexto para gastar más dinero. Un pequeño gran exceso de democracia rica en país pobre.

Allá en La Fuente
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 5 de diciembre de 2017).

La 1a. paradoja de la declaración de AMLO estriba en que él mismo acababa de expresar, con el énfasis que la aseveración ameritaba, que "no es posible que siga este régimen de corrupción e impunidad". La paradoja consiste en que hay, para efectos prácticos, una gran semejanza entre amnistía e impunidad. La 1a., por definición, es "un instrumento jurídico que tiene por efecto la posibilidad de impedir el enjuiciamiento penal y, en algunos casos, las acciones civiles contra ciertas personas o categorías de personas con respecto a una conducta criminal específica". Ordinariamente se aplica para delitos políticos. Aplicada, en cambio, para delitos comunes, parecería una forma de impunidad porque dejaría sin castigo las conductas criminales que ya se cometieron.

Además, AMLO apuntó la posibilidad de "convocar (a los capos del narcotráfico, se infiere; a criminales que han devastado extensas zonas del país, causado miles de muertos, destrozado familias, arruinado a comunidades enteras y ofrecido a los jóvenes un futuro atroz, de delito y tragedia) a un diálogo (...), siempre y cuando se cuente con el apoyo de las víctimas, los familiares de las víctimas". Dicho "apoyo" tendría que ser el perdón; es decir, el olvido de la reparación del daño, que en muchos casos fue la vida misma.

Una más: si el principal mercado del narcotráfico mexicano está en Estados Unidos, AMLO afirma que "exigirá" al gobierno norteamericano "tomar medidas para reducir el consumo de drogas", soslayando, 1o., que el consumo de drogas forma parte del régimen de libertades ciudadanas, entendidas a la manera estadounidense; y 2o., que, por fuerte que balen, las ovejas que se ponen en plan de "exigir" lo que quieran al león... se ven ridículas.

Jaime García Elías
(v.pág.8-A del periódico El Informador del 5 de diciembre de 2017).

Si lo que pretendía Andrés Manuel López Obrador era ganarle reflectores a su contrincante José Antonio Meade, vaya que lo consiguió, pero a un costo muy alto. El que será candidato presidencial por 3a. ocasión en 2018, desató una guerra de declaraciones en su contra, después que en Guerrero (uno de los estados con más asesinatos y delincuencia del país) comentó el domingo pasado que entre las posibilidades que deben analizarse para reducir la violencia en México, una de éstas es la amnistía a los criminales, a los cabecillas del narcotráfico.

Lo que resultó fueron las respuestas en racimo de diferentes figuras, entre éstas la del general Salvador Cienfuegos, titular de la Secretaría de la Defensa Nacional, precedidas de un NO tajante y fuerte. El razonamiento inmediato se articuló en estas palabras: perdonar a los narcotraficantes, a los criminales organizados, es convertir al país en un narcoestado y es defender a los victimarios y estar en contra de las víctimas.

Y además, con deseos de atacar a López Obrador, también aparecieron discursos como el del presidente nacional de Acción Nacional, Ricardo Anaya, que calificó la sugerencia como "una locura más de López Obrador".

Una 1a. lectura nos dice claramente que el líder del Movimiento de Regeneración Nacional perdió al externar esa postura. Podrán intentar explicarla una y otra vez, pero el mensaje ya permeó: Andrés Manuel propone perdonar a los narcos; propone pactar con ellos.

Quienes se apresuraron a rechazar la amnistía y el perdón a los narcos, defienden la aplicación de la ley; han subrayado que para combatir la impunidad y la debilidad de las instituciones, hace falta la aplicación de la justicia. Sí, claro, ¿pero, cuándo? ¿Cómo?

El sexenio de Felipe Calderón sólo abrió la puerta a la barbarie. El sexenio de Enrique Peña Nieto ha sido ridículamente incapaz. Su saldo sangriento (asesinatos y feminicidios; secuestros, desapariciones, extorsiones, violaciones) será mucho más alto que el anterior.

Queda saber qué sí proponen los otros. ¿Qué proponen a cambio?

Jorge Octavio Navarro
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 5 de diciembre de 2017).

López Obrador tiene una lengua muy suelta, que como dice unas cosas, dice otras, y se corrige sin prurito alguno. Así sucedió con su propuesta de descentralizar las secretarías de estado, que menos de 24 horas después rectificó y dejó en su lugar actual a dependencias como las que albergan las fuerzas armadas. Ya explicaría las razones de ese cambio, dijo para justificar su súbito cambio de señal, sin que hasta ahora haya aportado claridad sobre la marcha para atrás. Pero ahora, con la amnistía que propone para los líderes de los cárteles de las drogas, volvió a lastimar a las fuerzas armadas y, sobretodo, a los familiares de decenas de miles de víctimas de la cruenta lucha contra las bandas criminales.

No entiende mucho López Obrador del tema del narcotráfico, aunque critica de manera regular todo tipo de estrategia. No combatir al narcotráfico durante los primeros 8 meses del gobierno de Enrique Peña Nieto, ignora, provocó el reforzamiento de los cárteles de las drogas y el inicio del fin de la inútil estrategia de seguridad en la administración, que en buena medida le costó la candidatura presidencial a su arquitecto, el secretario de Gobernación. La propuesta de amnistía la acompaña de una estrategia integral que, si se excluye el perdón a criminales, es lo mismo que propuso el ex presidente Felipe Calderón en 2009, y buscó concretar Peña Nieto desde el principio de su gestión. La única analogía con su propuesta es con Vicente Fox, quien la planteó como ex presidente en 2011. Lo preocupante no es la falta de novedad en sus ideas, sino lo reiterativo de su propuesta para perdonar criminales, que sugiere que no es una "locura", como calificó el presidente del PAN, Ricardo Anaya, sino una semilla que está floreciendo en su cabeza.

Alexia Incómoda, el nombre bajo el cual conversa una de las personas más informadas en seguridad y política que habitan el universo de Twitter, recordó el lunes, como contexto de los dichos de López Obrador, que esa propuesta la ha hecho a lo largo de todo el año, comenzando en Sinaloa, cuando la Marina realizó operativos quirúrgicos en contra de las bases de apoyo de Joaquín "El Chapo" Guzmán, y cuando en febrero sus comandos abatieron a Juan Francisco Patrón Sánchez, apodado El H-2, quien era el jefe de plaza del cártel de los hermanos Beltrán Leyva, enemistados con Guzmán y el cártel del Pacífico desde 2008, en Nayarit. La historia del perdón a criminales por parte de López Obrador no es nueva. La idea de cómo se puede trabajar desde el poder con el narcotráfico, tampoco. Quizás, tampoco originalmente de él.

El pacto con los narcos desde el poder ha dominado los libretos más exitosos en la producción de telenovelas de Epigmenio Ibarra, director general de Argos Comunicación, que desarrollan las vinculaciones criminales con funcionarios de los 3 niveles de gobierno.

Ibarra, quien ha trabajado o estado cerca de López Obrador desde hace unos 15 años, es uno de los principales responsables del aparato de propaganda del precandidato presidencial, quien a través de sus redes sociales hizo virales temas como el movimiento #YoSoy132, o cruzadas contra Peña Nieto en el mundo virtual, como el aglutinado en el hashtag #RenunciaYa. Paralelamente, ha hecho a Peña Nieto responsable del "crimen de Estado" por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa en 2014. Probablemente, vista la propuesta en este contexto, es Ibarra quien sembró la idea de amnistiar criminales en su cabeza.

López Obrador, en todo caso, es el responsable de sus palabras, al ser el diseminador y promotor de esta propuesta y pensar incorporarla a su proyecto de nación. Bien se vería México de concretarla: el Ejército y la Marina a los cuarteles; los jefes de los cárteles de la droga, asesinos de militares y policías, a las calles. La Pax Narca renacería bajo su gobierno. A menos que rectifique la propuesta.

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 5 de diciembre de 2017).

No es la 1a. vez que López Obrador interrogado sobre qué hacer para recuperar la seguridad habla de paz, amor y de otorgar una amnistía a los narcotraficantes. Lo dijo en la campaña del 2006 y del 2012. En ambas tuvo respuesta de los grupos criminales: candidatos suyos pudieron hacer campaña en distritos vedados para otros candidatos e incluso para representantes del entonces IFE, sobre todo en Guerrero. Fue notorio el activismo en su favor en entidades como Tamaulipas, por parte, sobre todo, de los grupos relacionados con Osiel Cárdenas.

En esas campañas AMLO tuvo el apoyo implícito de los grupos criminales, como lo tendrá ahora no sólo por la propuesta de declarar una amnistía, sino porque su propuesta de seguridad pública omite cualquier alternativa de lucha contra el crimen organizado, retirar al Ejército y a la Marina de esas responsabilidades y dejar el terreno libre para la operación de los grupos criminales.

Pero el tema va más allá de la irresponsabilidad manifiesta que siempre ha tenido el candidato de Morena en estos temas (durante su periodo en la CDMX la inseguridad se disparó hasta niveles inigualables, muy superiores al día de hoy y su respuesta fue que era una queja de los pirruris capitalinos), llega al ámbito ideológico.

Para López y quienes actúan como sus usinas de pensamiento, como Epigmenio Ibarra, el narcotráfico y la violencia que de él se deriva, debe ser tratado como si habláramos de una guerrilla opositora al gobierno. Por eso plantean negociar con él y López Obrador insiste una y otra vez en que se trata de una lucha del pueblo contra el pueblo. Epigmenio suele presentar de la misma forma el tema en sus novelas, como Ingobernable, donde no hay diferencias entre los narcotraficantes, los fayuqueros, la guerrilla, la oposición. Hay medios cercanos a estos grupos que venden la idea, una y otra vez, de que los desaparecidos son un símil de los miles de desaparecidos que ocasionaron las dictaduras militares de los años 70 en Centro y Sudamérica, sobre todo en Argentina, obviando el hecho elemental de que aquella fue una brutal estrategia de Estado contra sus opositores políticos y que la enorme mayoría de los desaparecidos en México son personas eliminadas por los grupos criminales en guerra, sobre todo, con otros grupos criminales, y son también, muchos, hombres y mujeres que, simplemente, pagaron con su vida por no haber pagado chantajes o rescates de secuestros realizados por los propios grupos criminales.

Los narcotraficantes a los que quiere amnistiar AMLO, no tienen bandera política o social alguna más allá de sus negocios y la acumulación de dinero y poder, a través de la violencia, la corrupción, la intimidación. Resulta absurdo que AMLO se diga un luchador contra lo que llama la mafia del poder y sea tan indulgente con la mafia a secas.

Los personajes a los que López Obrador quiere indultar (una forma de acceder a sus recursos y apoyos) son genocidas: son criminales que han acabado con la vida de miles y miles de mexicanos y lo han hecho, simplemente, por hacer negocio. Son criminales que en la mayoría de los casos no sólo introducen drogas en otros países (en Estados Unidos los opiáceos han causado 60,000 muertes este año), sino que también las venden entre nuestros hijos. Son miles los jóvenes mexicanos muertos por consumir drogas o por sus secuelas. Son criminales que se dedican también al secuestro, a la extorsión, al huachicoleo, que roba miles de millones al patrimonio público, que son el principal factor de corrupción del país.

Nunca, ninguna democracia del mundo ha hecho un pacto o una amnistía como la que propone López Obrador con los grupos criminales. Lo ha hecho, pero no de forma pública, el gobierno de Vladimir Putin con sectores de la mafia rusa que terminaron unificados en los hechos con los principales grupos de lo que fue la KGB (por cierto, ¿han visto qué bien trata el órganos oficial de Putin, el Rusia Today a AMLO?).

Fox decía que la amnistía con los narcos podía ser similar a la que se realizó en 1994 con los zapatistas. Gente del entorno de López dice que ahí está el ejemplo del acuerdo de Colombia con laa FARC. Olvidan que más allá de que ambos grupos tuvieron algún contacto (muchos en el caso de las FARC) con el crimen organizado, en esencia eran, son, grupos políticos, guerrillas con una ideología compartible o no, pero con objetivos políticos. Por eso se podía y debía dialogar con ellos, y por eso se pudo llegar a acuerdos. Por cierto, en Colombia lo más complejo fue deslindar de los acuerdos a grupos de las FARC que se habían involucrado tanto en el narcotráfico que ya, simplemente eran parte de él. Esos grupos despojados ya de cualquier bandera ideológica siguen trabajando para quien siempre lo hicieron, los criminales.

La campaña y la propuesta de AMLO está destinada a abrir el camino a los criminales, no a cerrárselo. No se trata de analizar estrategias que pueden ser más o menos acertadas para combatir el crimen, sino de rendirse ante él para incorporarlo a una lógica de gobierno, como hicieron en su momento Putin (el que más éxito tuvo en ello), pero también los gobiernos de Cuba y, sobre todo, de Venezuela.

No se trata sólo de la amnistía a los narcotraficantes, sino también de la intención de desmantelar toda la institucionalidad de seguridad en el país: al Ejército y a la Marina los califican de represores y de perpetrar masacres; no quieren una ley de seguridad interna ni ninguna norma que permita darle un curso legal a la lucha contra los criminales. La suya, en estos temas es, simplemente, una estrategia criminal más, de una irresponsabilidad e ignorancia inaceptables.

Jorge Fernández Menéndez
(v.periódico Excélsior en línea del 4 de diciembre de 2017).

El presidente del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador, no descartó la posibilidad de ofrecer amnistía a los líderes de los cárteles, con tal de que se termine la violencia y así garantizar la paz en el país.

(V.pág.6-A del periódico El Informador del 3 de diciembre de 2017).

¿Qué pensar de las candidaturas dizque independientes del Bronco, aún gobernador de Nuevo Léon, quien fue militante del PRI durante más de 3 decenios? ¿O de Margarita Zavala, cuya familia forma parte de las dinastías centrales del PAN, y que es ni más ni menos que la esposa de un ex presidente panista, como Felipe Calderón? ¿O de Armando Ríos Piter, reciente ex perredista al que le quisieron colgar el mote del "Macron mexicano", para ver si se producía el milagro y las multitudes se lanzaban a apoyarlo? Estos 3 aspirantes encabezan la lista de los que más firmas han conseguido en busca de que el INE los registre como candidatos independientes a la Presidencia. Y todos ellos, como es fácil notar, provienen del corazón mismo del sistema de partidos. Serán formalmente independientes pero no tienen ninguna clase de pedigrí ciudadano, como se han afanado tantos en afirmar. Un caso similar, aunque no haya formado parte de un instituto político, es el del locutor Pedro Ferriz de Con, quien llegó a ser uno de los periodistas más poderosos del medio y que se ha codeado durante tanto tiempo con los poderosos de este país que resulta difícil sostener que es un ciudadano común y corriente.

Desde luego que no sucede así con todos. Pedro Kumamoto, el diputado independiente por mi distrito, el 10 de Zapopan, y quien ahora está embarcado en la aventura de conseguir su registro como candidato independiente para senador, es un ejemplo. Kumamoto no proviene de ningún partido. Comenzó su carrera política apenas egresar de la universidad. Ha impulsado, en el congreso, propuestas que han puesto frenos a los inmensos privilegios, económicos y legales, que la clase política se concede a sí misma. Hay gente que no está de acuerdo en sus medidas y que pela los dientes ante la posibilidad de que aparezcan más kumamotos.

Antonio Ortuño
(v.pág.8-B del periódico El Informador del 3 de diciembre de 2017).

Resulta evidente que haber obtenido 2 licenciaturas en Economía y Derecho y un doctorado en una de las más prestigiadas universidades del mundo, además de haber encabezado 5 veces alguna secretaría en gobiernos de diferentes partidos con un historial pulcro, suena mucho mejor que contar con una licenciatura en Ciencias Políticas y Administración Pública, haber sido jefe de Gobierno del Distrito Federal dejando sin acceso para consulta o revisión las cuentas de las principales obras de infraestructura y haberse auto proclamado presidente legítimo en rebeldía por no aceptar una derrota electoral, como lo hizo su principal contrincante, es mucho mejor perfil para confiarle la dirección de un país, pero ello de ninguna manera garantiza mejores condiciones de vida para la población.

Para que nuestras condiciones de vida sean mejores, las debemos cambiar cada uno de nosotros con nuestro comportamiento, con un mayor sentido de responsabilidad, con un trabajo honrado y una conciencia social que no se dan por decreto. La autoridad puede, si acaso, mejorar el cumplimiento del Estado de Derecho que haga valer la ley y evite la impunidad, manejar los recursos de manera responsable y transparente y asistir a la población con un principio de subsidiariedad transitorio; esperar que haga algo más es soñar.

No magnifiquemos la capacidad de los candidatos, pero tomemos en cuenta su historial para ver qué nos pueden ofrecer y cumplir en base a lo que saben hacer.

Razón y Acción
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 2 de diciembre de 2017).

Mucho se ha hablado del neologismo "posverdad". Se afirma, es un estado de cosas, donde una creencia no correspondiente con la realidad -contrastable con hechos-, se entiende en la opinión pública como verdadera. A pesar de lo nuevo del término, esto siempre ha ocurrido. La desinformación en la política es un arma desde siempre utilizada para atacar al contrincante y de todas las formas imaginables.

En la campaña electoral para el 2018 -ya comenzada de facto-, veremos hartos esfuerzos por crear posverdades para hundir al adversario. La guerra informativa será de todos los días. Usted que lee, podrá distinguir las verdades y las mentiras. Pero el problema (pasa en todo el mundo) es la muy poca calidad de la información e irracional sentimentalismo de las grandes masas, y así deciden su voto. Y esto lo saben los partidos y candidatos -particularmente los populistas para los cuales la mentira es esencial-. Por eso presenciaremos, probablemente las campañas más injuriosas y estrafalarias de nuestra historia.

Sergio Aguirre
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 1o.de diciembre de 2017).

Entre todos los candidatos que se están postulando y los que probablemente se registren, no hay uno solo que nos ofrezca una visión hacia el futuro para combatir los males que nos aquejan. Tenemos ausencia de líderes capaces.

Los partidos tienen que cambiar su forma de pensar, tienen que buscar a aquel candidato que proponga nuevas soluciones para viejos problemas, no el que tenga más apoyo, no el que señale con el dedo del gran elector, no el que tenga más carisma, no el que nos envuelva con su verborrea, sino al que tenga nuevas soluciones; soluciones basadas en estudios serios realizados por universidades o instituciones de estudios económicos y sociales; no al que utilice simbolismo religioso; no al que nos engañe con corazonadas o frases hechas que suenan bonito y ofrezca acabar con los problemas que nos aquejan con la sola voluntad de hacerlo.

Lo que gastamos en subsidiar a los partidos políticos debemos encauzarlo a orientar a la población para educarla y enseñarle a distinguir los discursos populistas de las propuestas serias y técnicamente fundadas. Necesitamos que todas las estructuras políticas que solo sirven para pintar de democracia nuestro sistema político, reencaucen sus programas para fomentar la cultura social y política de la población para encontrar nuevas soluciones a nuestros viejos problemas.

Luis Jorge Cárdenas Díaz
(v.pág.15-A del periódico El Informador del 30 de noviembre de 2017).

Veamos a los independientes que buscan la Presidencia de la República. Los 3 que van punteando en la recolección de firmas, que no es garantía de que les vaya a ir bien en la elección, son vistos como tránsfugas de partidos políticos tradicionales. Jaime Rodríguez Calderón, "El Bronco", brincó del PRI a la supuesta independencia y así llegó a gobernador; Margarita Zavala hizo lo propio desde el PAN y Armando Ríos Piter del PRD.

Al parecer, los 3 no fueron satisfactoriamente reconocidos en sus partidos y por lo tanto no los proyectaron, y por ello buscaron esta vía del independentismo recién inaugurada en la democracia mexicana.

A los otros 2 independientes, Pedro Ferriz de Con y María de Jesús Patricio, que podrían tener mucho más de independientes que los 3 anteriores, los vemos muy rezagados, con escasas posibilidades de conseguir las más de 800,000 firmas que requieren.

Pero al hablar de los tránsfugas de inmediato surgen 2 preguntas fundamentales: ¿Qué tanto hicieron por transformar a sus partidos cuando estuvieron en ellos? Y, ¿Si no pudieron hacer gran cosa por el país cuando contaban con toda la estructura y los recursos de un partido, qué tanto podrían hacer ahora solos?

Las respuestas seguramente no son muy alentadoras.

Y está, por supuesto, el tema de la distracción; estamos a veces tan ocupados viendo su feroz batalla hormiga por conseguir firmas para el registro, que parece que perdemos de vista a los 3 que sí tienen posibilidad, y de entre los que sí saldrá el próximo presidente. Nos referimos a los ya destapados Andrés Manuel López Obrador y José Antonio Meade, y al semi destapado Ricardo Anaya.

Nada más conveniente que los reflectores estén puestos en otra parte.

Pablo Latapí
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 30 de noviembre de 2017).

La fuerza de la costumbre llevó a partidos y políticos a suponer que en todo proceso electoral lo más importante es el partido y el candidato al puesto de elección popular del que se trata.

Más aún, la idea equivocada de que "el corazón" de todo proceso electoral está en el partido y el candidato la han trasladado -de manera tramposa-, al imaginario colectivo de los electores.

Por eso proliferan las campañas mesiánicas -como la de Andrés Manuel López Obrador-, quien no solo construyó su propio partido, sino que se apropió de la franquicia y hasta "se vende" -ante los electores- como el salvador de la patria.

En esa lógica electorera no importan ni la propuesta del partido ni lo que quieren los ciudadanos, solo importan el partido y el candidato.

De igual manera, por eso fuimos testigos de la expectación mediática y política provocada por el destape del candidato del PRI y el estupor que provocó en muchos el nombre del elegido; cargo que finalmente recayó en José Antonio Meade.

Lo cierto es que la idea de que el candidato y el partido son más importantes que el ciudadano -electores que dan el voto y legitiman al ganador- es una de las taras perpetuadas por políticos y partidos en los procesos electorales mexicanos, junto con otras desviaciones como "el dedo" y "la cargada".

Sin embargo, pocos se atreven a reconocer que lo verdaderamente importante en un proceso electoral es lo que quieren, piensan, creen, lo que suponen y todo aquello en lo que confían los electores respecto a un partido en competencia y de un candidato en contienda electoral.

Dicho de otro modo, los partidos modernos, los políticos inteligentes y las sociedades verdaderamente democráticas privilegian el interés del ciudadano antes de postular a un candidato al máximo puesto de elección, como el de candidato presidencial.

En el caso opuesto, en los partidos familiares y en las democracias bananeras se privilegia el culto al candidato, al líder y la lealtad al partido.

Ricardo Alemán
(v.pág.20 del periódico Milenio Jalisco del 29 de noviembre de 2017).

Meade dejó entrever que considera al líder de Morena su principal oponente en la contienda por la Presidencia de la República, pues al igual que el tabasqueño, "llevo también muchos años trabajando por ir cambiando este país, trabajando por ir encontrando soluciones a problemas muy difíciles", pero la diferencia es que Andrés Manuel es un personaje que lleva años tratando de dividir a un país que enfrenta grandes retos.

"A ver, de todos los problemas, de todos los retos, de todas las dificultades que hemos tenido, hay una sola voz que nunca ha sido constructiva, hay una sola voz que nunca ha buscado unidad, hay una sola voz que solo ha planteado dividir y esa es la voz de Andrés Manuel, ya después de 20 años, sin duda ese es un tema que llama la atención".

Consideró que "sus planteamientos son viejos, y el diagnóstico de muchos de los retos que apunta son correctos, me parece que ahí están muchos de los temas que tenemos que trabajar, pero la forma de resolver esos planteamientos no se ve nada", dijo.

Consideró que el Frente Ciudadano por México no llegará al final de la contienda, ya que "cuando uno busca articular solo por el afán de buscar el poder, ideas en las que no se aprecia más convicción que esa, queda un conjunto vacío. A mí me parece que el objetivo de buscar gobernar es ofrecer soluciones y construir instituciones".

(V.pág.18 del periódico Milenio Jalisco del 29 de noviembre de 2017).

Hay indicios de que AMLO no ha aprendido las lecciones que lo llevaron a perder los 2 comicios en los que ha participado a nivel federal.

Sigue hablando esencialmente a su electorado duro y hace pocos guiños a quienes no lo respaldan, por más que algunos de sus colaboradores, como Alfonso Romo, intenten abrir el espectro de quienes pueden apoyarlo.

Enrique Quintana
(v.periódico El Financiero en línea del 27 de noviembre de 2017).

Si la muerte no lo impide tendremos que preocuparnos porque lo que viene durante los próximos meses será sufrir una andanada de publicidad, por parte de una pléyade de ciudadanos impelidos por una turgente necesidad de amar al pueblo.

No debemos generalizar porque hacerlo es engañarnos, no todos los políticos son malos, hay peores.

Debo decir que debe haber gentes buenas, que por regla general casi nunca logran llegar a los grandes huesos. Digo que puede malinterpretarse porque todos los candidatos se van a autocalificar como de esta clase, pero no se engañe, son los menos.

Debo reconocer además que creo que prácticamente todo lo que hace el gobierno está mal hecho y cuando no es así, con seguridad que es muy caro; también creo que el mayor gasto que nuestro amado gobierno hace es en publicidad y si no me cree, pues simplemente encienda el radio o la tele y luego, si su masoquismo es tanto, pues compárelo con la situación que usted observa. Ello también será más visible cuando los millones de candidatos que pretenden representarnos hablen de lo que, según ellos, sus rivales han hecho; desde luego, ellos como son bien buenos, harán siempre el bien y lo harán cuando tengan suficiente presupuesto y tiempo suficiente, y si no, pues esperemos para la siguiente elección, total que a cada mexicano tener gobierno nos cuesta nada más 40,000 pesos anuales.

Como pueden observar, el panorama no es muy esperanzador, por más que queramos ser optimistas o si se quiere no muy pesimistas. Esto no tiene muchos visos de mejorar, si tenemos suerte, resultará que alguno de los candidatos cumple alguna de sus promesas, pues será un poco menos malo.

Lo peor del caso es que en este tema no hay salvación y, nos guste o no, elecciones va a haber y algunos, sea como sea, van a resultar ganadores.

Carlos Enrigue
(v.pág.8-B del periódico El Informador del 26 de noviembre de 2017).

Vergonzoso y fuera de la ley es el comportamiento que mostraron los diputados de Morena en la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México. Desde hace semanas hubo problemas y conflictos en la tribuna entre los diputados y diputadas del PRD y de Morena, fue una vergonzosa revuelta, se jalaron los cabellos, se tiraron de mordidas, produciendo un espectáculo terrible.

Destituyeron a la Mesa Directiva, se apoderaron de ella y la Asamblea estuvo paralizada. Esto es una pequeña muestra de lo que tendríamos en el congreso y en el gobierno si se votara por Morena. Fue un ejemplo de irresponsabilidad, vandalismo y barbarie de las huestes de López.

En esos días Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno, le tuvo que pedir a López que interviniera para poner en orden a sus diputados, porque tenían paralizada la autorización importante ni más ni menos que de la Ley de Construcción de Ciudad de México y el presupuesto del gobierno.

Ya sin el control de la tribuna, los diputados de Morena alegaban y exigían que se votara de nuevo la presidencia de la Mesa Directiva para que no sea ni Fernando Zárate (PVEM) ni Flor Ivone Morales (Morena) quienes la ocupen. Luego, para impedir que la Mesa Directiva presidida por Zárate realizara la sesión, los diputados agresivos de Morena utilizaban altavoces para gritar dentro del salón, mientras que otro grupo sostenía pancartas al pie de la tribuna.

Todo este comportamiento de las huestes de Morena en la Asamblea Legislativa nos da un ejemplo de cómo podría ser si por desgracia llegara a la Presidencia su cacique, creador del "partido del amor" Andrés López, que ahora anunció que se va a inscribir como precandidato a la Presidencia de la República el 12 de diciembre, día de la Virgen de Guadalupe "la Virgen morena", medida que trata de mejorar su imagen con su partido Morena.

Nos hemos dado cuenta de su planteamiento si llegara a la Presidencia, que sus planes son puros buenos deseos y buenos oficios; luego desvergonzadamente dice que el procurador general dependería directamente del Presidente de la República.

José Manuel Gómez Vázquez Aldana
(v.pág.7-A del periódico El Informador del 26 de noviembre de 2017).

Juan Ramón de la Fuente, presidente del Instituto Aspen en México, afirmó que quienes aspiran a ser candidatos independientes a la Presidencia de la República no representan la figura como tal.

Resaltó que una gran parte de ellos ya militaba en partidos políticos, los cuales abandonaron para buscar una aspiración personal.

"Creo que esto se ha desvirtuado, porque creo que la ley da espacio para que haya acceso a las candidaturas independientes a personas que sí tienen una militancia reconocida y una trayectoria dentro de ellos y que, simplemente, renuncian a ellos para poder tratar de lograr una candidatura por otra ruta. El espíritu de las candidaturas independientes es que fueran para ciudadanos que no necesariamente han tenido militancia partidista".

(V.pág.8-A del periódico El Informador del 25 de noviembre de 2017).

Sólo con evidencia y argumentos es como se tiene legitimidad para juzgar si AMLO es un peligro, una bendición u otro político más.

El mérito financiero de AMLO como jefe de Gobierno fue que sus "programas de apoyo social" los llevó a cabo con un endeudamiento mínimo: el saldo de la deuda del DF aumentó sólo en 2.5 miles de millones de pesos a precios constantes de 2017 (mmppc), prácticamente nada. ¿Cómo le hizo?: 1.- Redujo el gasto neto total del DF de 268.3 mmppc en 2001 a 216.1 mmppc en 2005. 2.- Obtuvo mayores ingresos por recaudación propia, participaciones federales y negoció recibir Fortamun. 3.- Disminuyó fuertemente el gasto en inversión pública que, durante ese período, pasó de 41.5 mmppc a 27.5 mmppc. Esto significó muchos baches, "encharcamientos" y otras inconveniencias. 4.- Invirtió muy poco en agua, pero sí gastó en apoyos sociales. 5.- Encargó la obra del "Segundo Piso" a una secretaría ajena a su responsabilidad, y los gastos de esta obra en ese entonces los clasificó como información reservada por 12 años.

6.- La reducción drástica en el gasto corriente se dio en servicios personales. 7.- Castigó fuertemente las remuneraciones de los funcionarios altamente capacitados, y con ello le fue muy difícil reclutar talento. El talento y eficacia de Carlos Urzúa y Arturo Herrera fueron la excepción. De ahí que no sorprenda la corrupción que todos vimos por televisión. 8.- En cambio, lo que sí aumentaron fueron los subsidios y transferencias que mostraron un incremento real de 49.5% con respecto al cierre de 2000. Ahí se gestó el padecimiento que pronto contagió a los presupuestos de egresos de la federación, de las entidades federativas y municipios: mucho gasto estéril o muchos regalos a costa de poca inversión en infraestructura y en el gasto requerido para mejorar la calidad de los servicios públicos.

Hay que reconocerle que su programa emblemático "Programa de Apoyo Social a Adultos Mayores", introducido en 2001, fue "copiado" posteriormente por el gobierno federal (2007), los gobiernos estatales y varios gobiernos municipales. AMLO, para afirmarse en la "izquierda", necesitaba de una contrapropuesta a uno de los mejores programas sociales que ha diseñado el gobierno federal con reconocimiento internacional: el Programa de Educación, Salud y Alimentación (Progresa) que introdujo el presidente Zedillo en agosto de 1997 para combatir y acabar con el círculo vicioso en el que se encuentra la población atrapada en la pobreza extrema. Aquí también hay una gran diferencia: a Progresa/Oportunidades/Prospera sí es posible evaluarlo; el de AMLO no, pues carece de padrón de beneficiarios.

La propuesta de AMLO llega tarde al 2018. ¿Por qué? Porque sus políticas de gasto público, incluidos programas sociales, ya han sido adoptadas por los 3 órdenes de gobierno. En algo sí fue diferente: no sobreendeudó el DF, pero lo hizo al altísimo costo de no expandir y no mejorar la infraestructura de una ciudad como la capital. Su efectividad electoral contagió a todos los gobiernos, y los asesores de AMLO aún no se atreven a decirle que su propuesta no impulsa el crecimiento económico ni reduce la pobreza.

Jorge A.Chávez Presa
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 25 de noviembre de 2017).

El pleno del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Jalisco aprobó este viernes a 119 aspirantes a candidaturas independientes a los cargos de munícipes, diputaciones de mayoría relativa y para gobernador.

Fueron 59 aspirantes para presidencias municipales los que obtuvieron su oportunidad de mantenerse en competencia, 53 aspirantes a diputaciones y 7 para gobernador. "Al final quedaron fuera de la oportunidad de mantenerse en este proceso 33 ciudadanos", informó el presidente del Consejo del IEPC, Guillermo Alcaraz Cross.

Fueron 20 aspirantes a munícipes y 13 a diputaciones los que fueron rechazados, por ejemplo, por incumplimiento en los requisitos de las actas constitutivas de sus asociaciones civiles, no presentar contrato de cuenta bancaria de la asociación civil, omitir registro ante el Servicio de Administración Tributaria o errores en la integración de sus planillas, entre otras omisiones.

Los aspirantes a la gubernatura deben salir a recabar firmas el día 9 de diciembre durante 60 días y deberán obtener el 1% del padrón electoral en el estado, alrededor de 58,000 firmas.

Para el resto de las candidaturas podrán recabar firmas desde el 19 de diciembre y durante 40 días, también con el 1% de los votantes registrados en su municipio o distrito, según sea la aspiración a alcalde o diputado.

(V.periódico El Informador en línea del 24 de noviembre de 2017).
La danza de saltarines
pareciera interminable,
son políticos que quieren
seguir colgados del cable.

Que quieren gubernativa
o una diputación,
tal vez alguna alcaldía...
cada cual con su canción.

¿Los pendientes del trabajo?
Que los atienda el suplente,
al fin ellos pensarán
que cumplieron con la gente.

Anflopo
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 24 de noviembre de 2017).


¿Sabía usted que Movimiento Ciudadano fue fundado por Andrés Manuel López Obrador? Con el nombre de Convergencia Democrática que en 1998 se constituyó como partido político nacional con el nombre de Movimiento Ciudadano, presidido entonces por Dante Delgado Rannauro de 1999 a 2002; él fue en 1995 procurador agrario y coordinador de la Comisión para el Bienestar Social y Desarrollo Económico Sustentable para el Estado de Chiapas. Poco tiempo después, fue encarcelado acusado de daño patrimonial al estado cuando se desempeñó como gobernador de Veracruz; después de poco más de año y medio, fue liberado.

Varios gobernadores pertenecientes a los partidos políticos PAN y PRI fueron acusados de diversos delitos por mal uso de los fondos públicos, unos fueron encarcelados, otros están procesados y otros están huyendo, lo cual ha dado al traste con la credibilidad del sistema democrático partidista.

Como respuesta de la sociedad, han proliferado los candidatos independientes y varios de ellos renunciaron a sus partidos políticos para lanzar sus candidaturas por la vía libre, lo cual no creo que los haga aparecer ante los ojos de los electores como idóneos para los puestos a que aspiran.

Los partidos políticos se han desprestigiado a la par de todo el sistema de gobierno. Los organismos encargados de vigilar a las instituciones y a los funcionaros públicos han proliferado. En toda dependencia oficial hay un cuerpo de auditores que revisan las cuentas públicas; hay contralores que vigilan el cumplimiento de reglamentos y manuales de operación, hay comités de adquisiciones y comités internos de vigilancia, para evitar que se cometan delitos de corrupción. Hay comisiones de derechos humanos que vigilan que no se cometan abusos entre gobernantes y gobernados.

Hay tribunales exclusivos para dirimir las controversias entre los partidos políticos, las diferencias y el debido destino de los jugosos subsidios que reciben.

Todos estos organismos de vigilancia y supervisión tienen un costo similar al que se destina a la operación; todo debido a la degradación de la moral, de la honradez y la falta de espíritu de servicio. Si los funcionarios públicos se condujeran con honestidad saldría sobrando tanta burocracia para controlarlos. Ahora ya contamos con un súper Sistema Nacional Anticorrupción que, con el tiempo va a ser necesario crear otro organismo para que vigile que no se corrompa el nuevo sistema.

Ahora para las elecciones de 2018, contamos con órganos de vigilancia que controlarán a las comisiones, de las que a su vez, dependen las comisiones locales y distritales de vigilancia para supervisar a los grupos de trabajo.

Para asegurar la certeza democrática contamos con el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, además tenemos tribunales estatales electorales y tribunales locales electorales, lo cual no nos ha garantizado hasta ahora contar con elecciones limpias, libres de sospecha.

Todas estas estructuras de vigilancia serían innecesarias si los partidos políticos no existieran.

Luis Jorge Cárdenas Díaz
(v.pág.11-A del periódico El Informador del 23 de noviembre de 2017).

También entre independientes hay niveles. Por eso Pedro Kumamoto, algo así como el Independiente Sol, marcó distancia con los aspirantes sin partido, a menos que sean emanados de Wikipolítica. De entre 152 anotados, vaticinó, más de alguno vendrá maleado por los vicios de la partidocracia.

Allá en La Fuente
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 23 de noviembre de 2017).

No es el 1er. Proyecto Alternativo de Nación que ofrece Andrés Manuel López Obrador.

Hubo un gran énfasis en la presentación del 20 de noviembre sobre el respeto a la propiedad privada. López Obrador busca, al parecer, atajar la idea de que será otro Hugo Chávez si llega a la Presidencia. "Creemos en la propiedad privada y social", dijo el empresario Alfonso Romo, encargado de coordinar el proyecto. "No vemos la propiedad privada como una concesión benévola del Estado, sino como un derecho inherente a cada hombre y cada mujer". Milton Friedman no lo habría dicho mejor.

En el campo económico, López Obrador ofrece el mejor de los mundos posibles. Un fuerte aumento en el gasto social y en infraestructura, acompañado de la eliminación del déficit de presupuesto sin aumentar impuestos. ¿Cómo se logra este milagro? En parte con la reasignación de 412,000 millones de pesos de gasto público. Otra parte proviene de un fuerte ahorro en los egresos.

Pero hay dudas sobre las cifras. El Proyecto 2018-2024 plantea un ahorro de 56,130 millones de pesos por la reducción de 50% en los sueldos de funcionarios que ganen más de un millón de pesos anuales (proyecto18.mx). En varias ocasiones, sin embargo, funcionarios de Hacienda han señalado que todos los sueldos de los altos funcionarios públicos, de director general hasta presidente de la república, suman apenas 5,000 millones de pesos al año. Alguien miente o tiene mala información.

López Obrador y sus seguidores nunca han sido muy cuidadosos con las cifras. Este lunes Andrés Manuel reiteró su afirmación de que Morena lleva "15 puntos" de ventaja en "todas las encuestas". No sé cuáles sean todas las encuestas, pero las que conozco colocan a Morena adelante solo que por márgenes muy pequeños. Consulta Mitofsky le dio a Morena en octubre el 1er. lugar en las preferencias con 19.3%, con el PAN ligeramente atrás con 19%. La encuesta de El Universal de septiembre colocaba a Morena adelante con 23.3 y al PAN en 2o. con 20%. Quizá los 15 puntos sean de la misteriosa encuestadora que le dio el triunfo a Claudia Sheinbaum en la contienda por la candidatura de la Ciudad de México.

El proyecto propone una vez más cancelar el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, pero el supuesto ahorro es falso. El documento dice que el aeropuerto costará 180,000 millones de pesos, sólo que la inversión se recuperará por la operación privada. Cancelarlo no sólo no ahorraría nada, sino que tendría un costo enorme porque las empresas que están realizando la construcción tendrían que ser compensadas. El proyecto también plantea que el combate a la corrupción significaría un ahorro de 10% del gasto público, más de 500,000 millones de pesos. Es una cifra extraordinaria, pero que no deja de ser una simple buena intención.

No parece muy distinto este Proyecto 2018-2024 que los anteriores. La idea central es que Andrés Manuel es honesto y todos los demás políticos corruptos. Sólo un gobierno que él encabece podrá erradicar la corrupción y darnos un país próspero.

Sergio Sarmiento
(v.periódico Mural en línea del 22 de noviembre de 2017).

Hace tiempo ya que la oposición pedía un cambio. Porfirio Muñoz Ledo encabezó el debate por muchos años y, recientemente tomó la batuta, a su manera, el priista Manlio Fabio Beltrones.

El sonorense ha impulsado una cruzada nacional a favor de un gobierno de coalición, ya establecido en la Constitución, pero aún sin forma, sin instructivo. Su idea, se las resumo, es que el Senado mande en Presidencia. Que tenga mano en el gabinete y, por lo tanto, en las políticas públicas.

Hoy, la amistad formada por el PAN, el PRD y el MC, tiene la misma dirección. No tendrán rumbo programático, pero han encontrado un camino inteligente para andarlo juntos sin mayores problemas: cambiar el régimen, restarle poder al ejecutivo y dárselo al trabajo parlamentario. Otra vez, con participación de este en el rumbo del gobierno federal, a través del nombramiento de un jefe de gabinete (el secretario de gobernación), otra dinámica de vida interna en el Congreso y peso en las secretarías.

Es una jugada habilísima: encuentran una forma de juntar a la derecha y a la izquierda sin pelearse, presentan una propuesta atractiva que combate a los malos (el presidente y su equipo) y ganan aunque pierdan, porque una propuesta de esta naturaleza, al hacer fuerte al Congreso, en realidad hace fuertes a estos partidos en un escenario tanto lopezobradorista como tricolor.

Ivabelle Arroyo
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 22 de noviembre de 2017).

Es el viejo Frente Opositor. Pero para volverlo más apetecible a los ciudadanos, que quizá no se animen a votar por un movimiento que está en contra de algo en lugar de a favor de una propuesta nueva, los líderes decidieron cambiarle el nombre a Frente Ciudadano. Sigue siendo, sin embargo, una extraña combinación de partidos de ideologías muy distintas que no ofrece una visión clara del México que quiere construir.

El Frente Ciudadano, sin embargo, difícilmente puede esconder sus orígenes. Es una organización que surge de la ambición por alcanzar el poder a como dé lugar. Como no puede constituirse en torno a una serie de ideas y propuestas concretas, se conforma en torno el rechazo de los otros. El Frente es la coalición de quienes están en contra del PRI, pero también de Andrés Manuel López Obrador. No pretende decir a los ciudadanos cuáles son las propuestas por las que debe votar, sino por quién no hacerlo.

Las coaliciones y alianzas son una parte integral de la democracia. La política es, después de todo, el arte de llegar a acuerdos en una sociedad en la que de manera natural la gente tiene ideologías muy distintas. Pero una cosa es que legisladores y funcionarios de distintas corrientes, electos por el voto popular, lleguen a acuerdos para impulsar programas de forma conjunta, como ocurrió con el Pacto por México a principios de este gobierno, y otra muy distinta que se monten alianzas antes de las elecciones entre partidos que ocultan sus diferencias ideológicas con el simple propósito de alcanzar el poder.

La apuesta de los líderes del PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano es que los electores se mantendrán fieles a estos partidos y los votos de todos se sumarán para darles triunfos en 2018. Efectivamente, si se suma la intención del voto del PAN, el PRD y MC se obtiene un resultado superior al del PRI y el Verde o al de Morena.

El problema es que los ciudadanos no sabemos cuáles serían las políticas que impulsaría esta coalición. El PAN se ha distinguido en el pasado por defender la economía de mercado y la libre empresa, pero el PRD y MC se han opuesto abiertamente a estas libertades económicas. ¿Qué tipo de gobierno nos daría el Frente Ciudadano? ¿Uno que promoviera el libre mercado o uno que buscara fortalecer la intervención del Estado en la economía? No lo sabemos.

Por el contrario, el PRD ha defendido tradicionalmente las libertades morales. Ha aceptado el matrimonio entre homosexuales, ha despenalizado el aborto y ha buscado legalizar el consumo de las drogas o cuando menos de la marihuana. El PAN, en cambio, ha defendido el rechazo católico tradicional de estas decisiones personales. Tampoco sabemos la posición del Frente sobre estos temas morales.

Los líderes del Frente Ciudadano tienen, sin embargo, confianza en la estupidez de los ciudadanos. Están convencidos de que pueden convencerlos de votar por sus candidatos sin tener que decir cuáles son las políticas que aplicarían una vez que estuvieran en el gobierno. Por eso hablan de temas, como la corrupción, de manera abstracta, sin explicar cómo la combatirían o sin aceptar que éste no es un mal sólo del PRI, que en los gobiernos que ellos han encabezado también ha habido corrupción.

Sólo hay un mensaje político claro del Frente Ciudadano. Sus líderes están en contra del PRI y de López Obrador. ¿A favor de qué están? De ser ellos los que ocupen el poder.

Sergio Sarmiento
(v.periódico Mural en línea del 21 de noviembre de 2017).

En el sector empresarial están decepcionados de 2 sexenios panistas y frustrados porque el regreso del PRI al poder está muy lejos de lo que pensaban sería. Ni sabían cómo gobernar el país y llevarlo a mejor destino, ni habían visto la corrupción tan extendida como en la actual administración.

Este panorama ha hecho lo que Jorge Buendía, la cabeza de la empresa de opinión pública Buendía & Laredo, caracteriza como "un muy mal humor" de los mexicanos en estos tiempos. El 64%, dijo Buendía la semana pasada en una presentación en el Centro Woodrow Wilson de Washington, piensan que el país va en una dirección equivocada, que es una proporción similar de los electores que votaron en 2012 por otra opción que no fuera Enrique Peña Nieto, se mantienen inamovibles como fuerza opositora.

López Obrador mantiene un núcleo muy sólido entre los electores, que le ha permitido tener garantizada una tercera parte del electorado. Esto no le ha servido, empero, para ganar 2 elecciones presidenciales, ni ha sido suficiente para poder montar una oposición social de envergadura como respaldo a sus impugnaciones. Su respuesta ante ello ha sido ratificar sus viejas banderas nacionalistas y mantener su decisión de que en caso de ganar la Presidencia de la República, desmontará las reformas del presidente Peña Nieto, en particular la energética y la educativa.

Los mensajes de López Obrador no han caído bien entre las clases empresariales y los inversionistas, ante los cuales no ha podido ni querido modificar su imagen. ¿Hay razones objetivas para el temor a que López Obrador sea presidente el próximo año? "Siempre existe la posibilidad de que AMLO, por sí mismo, le recuerde a los mexicanos por qué nunca podrán confiarle la Presidencia", escribió recientemente Richard G. Miles, director de la Iniciativa del Futuro México-EU del Centro Estratégico de Estudios Internacionales en Washington. "López Obrador en un populista autoritario de corazón. Si insiste en deshacer la reforma energética o sabotea las delicadas negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte o apoya a Venezuela, podría empujar a los votantes hacia opciones menos atractivas pero más seguras. O podría, difícilmente, mantener la auto disciplina y martillar el único mensaje con el que está ganando: todos los demás son unos ladrones".

El mensaje de López Obrador ha sido una constante en la preocupación de empresarios e inversionistas. En enero, el Financial Times, el diario británico que junto con The Wall Street Journal es el de mayor influencia en esos sectores en el mundo, comparó a López Obrador con Donald Trump, caracterizándolo como "otro populista, anti establecimiento que esperaría seguir los pasos del presidente electo de Estados Unidos". En mayo, Shelly Shetty, una de las directoras de la agencia calificadora Fitch Ratings, dijo que la victoria de López Obrador generaría “incertidumbre y volatilidad” en México.

Hace unos días Niall Walsh, director asociado de Global Risk Insights, escribió que la victoria de López Obrador comprometería la potencia regional de México. "Los inversionistas internacionales favorecen instituciones fuertes y estables, y temen de líderes populistas que amenazan con desmantelar las normas y las estructuras burocráticas", agregó. "Considerando su disposición a prevenir la implementación de las reformas pro-mercado, el potencial de la elección de AMLO traería negatividad en los mercados. Sería probable un declive en el valor del peso, acompañado por una reducción en el crecimiento, comparado con otras economías latinoamericanas".

Las preocupaciones del capital mexicano y extranjero nacen de su programa de gobierno, donde ven una modificación de la competencia del mercado, por un modelo de sustitución de importaciones, que fue la política económica que siguieron los presidentes Luis Echeverría y José López Portillo en los años donde la economía mundial había cambiado, y que llevó a México a 12 años de profunda crisis. No les gusta el lenguaje mediante el cual señala que la privatización es sinónimo de robo, o cómo concilia sus propuestas de ampliación del gasto público y proyectos de obra pública e infraestructura, sin un plan de ingresos que no sea la captación de recursos mediante la reducción de la corrupción o iniciativa muy atractivas para el electorado pero sin impacto real en las finanzas públicas, como la venta del avión presidencial.

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.8-A del periódico El Informador del 21 de noviembre de 2017).

Comenzó la feria de los independientes. En estos días se anotaron como candidatos sin partido para buscar la gubernatura del estado 2 personajes que llaman la atención. Salvador Cosío Gaona y Vicente Fernández Jr.

De Salvador Cosío podemos decir cualquier cosa excepto que sea un improvisado; él es un profesional de la política. Conoce como pocos el mundo político de este estado, ha transitado por varios partidos: comenzó en el PRI, partido por el que su padre fue gobernador del estado de 1989 a 1991; migró al PRD y luego se fue a Morena trabajando siempre en el proyecto de Andrés Manuel. Todavía hace unos meses dijo que buscaría la candidatura por este último partido. Finalmente, al no ser tomado en cuenta por Andrés Manuel decidió contender de manera independiente.

Vicente Fernández Jr. es todo lo contrario. Nunca ha sido político, no conoce la política, no tiene una trayectoria en organismos de sociedad civil o filantropía. Lo que tiene es un nombre muy potente que es una marca en sí mismo: el de su padre. Lo que puede ofrecer Vicente Fernández Jr. es la fama de su padre, y muy poco más. Sus primeras entrevistas dejaron claro que, lo suyo lo suyo, no es el discurso, ni el conocimiento de la realidad del estado ni la visión política. Sus respuestas estuvieron llenas de lugares comunes, pero además expresados con muy poca gracia.

Ninguno de los 2, ellos lo saben, tiene la más mínima posibilidad de ganar y ambos tendrán que gastar un dineral para cumplirse el capricho de ser candidatos. A menos que detrás de estas candidaturas lo que exista sea una voluntad ajena, una estrategia de pulverización del voto, 2 Lagrimitas un poco, solo un poco, más creíbles.

Lagrimita como candidato en Guadalajara en 2015 no funcionó. Fue un verdadero fracaso. Me atrevería a decir que el payaso solo contribuyó a una derrota más estrepitosa del PRI. Vicente Fernández Jr. puede ser la versión 2.0 de Lagrimita. El caso de Salvador Cosío es totalmente distinto. Se trata de un político profesional que sabrá golpear, discutir e incluso debatir. Puede convertirse en un Lagrimita que haga llorar a otros... y encima se va a divertir.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 21 de noviembre de 2017).

En total, de acuerdo con la información dada a conocer por el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Jalisco, 152 personas aspiran a un cargo de competencia electoral sin militar en ningún partico político. 7 buscarán la gubernatura; 79 quieren ser presidentes municipales y los restantes 66 optarán por una diputación local.

El trámite es gratuito.

Una aclaración: el 1er. paso es que el propio IEPC los acepte como aspirantes. Esto quiere decir que habrán cumplido con los requisitos de ley para ser aceptados en un siguiente paso: la petición de firmas a la ciudadanía.

Evidentemente, quienes más llaman la atención son algunos de los 7 personajes que intentarán ser candidatos al Gobierno de Jalisco.

Salvador Cosío, hijo del ex gobernador Guillermo Cosío Vidaurri, se describe a sí mismo como un "político profesional". Ha sido diputado y formó parte de una de las legislaturas más cuestionadas en los últimos años, la 57.

En cuanto a Raúl Octavio Espinoza, fue un militante de Acción Nacional que saboreó -y aprovechó- el poder, sobre todo durante el 1er. sexenio de los 3 que el partido blanquiazul gobernó esta entidad. Su trayectoria política se borró después, y aunque intentó reiteradamente figurar en el PAN, las dinámicas internas del partido (profundamente excluyentes) lo desaparecieron por completo.

Lo de Vicente Fernández hijo... bueno, son los frutos extraños de un sistema que abre las puertas a todos, incluso a quienes no tienen idea de una competencia electoral.

Lo que sigue para los que se anotaron, siempre que sean admitidos, es iniciar una ardua tarea de recolección de firmas. Una tarea compleja. Pueden aprender de lo que viven todos los aspirantes a una candidatura presidencial, con Margarita Zavala y Jaime Rodríguez "El Bronco" en la delantera.

En Jalisco, quienes quieren verse como candidatos a la gubernatura tienen la obligación de reunir al menos 58,000 firmas válidas, con fotografía de la credencial electoral incluida. Deberán cumplir la tarea en 2 meses, del 9 de diciembre y hasta el 9 de febrero. Parecen pocas firmas, pero desde ahora es posible afirmar que difícilmente van a conseguirlo.

Por cierto, Kumamoto emprendió una aventura federal y está en plena tarea de reunir más firmas: 115,000. Aspira a ser senador. Es muy probable que lo consiga.

Jorge Octavio Navarro
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 21 de noviembre de 2017).

La deuda que arrastran dependencias públicas con el Instituto de Pensiones del Estado de Jalisco (Ipejal) no se ha reducido, al contrario, en lo que va del año la cartera vencida ha crecido.

En enero, los pasivos de los organismos públicos con el Ipejal ascendían a 827.4 millones de pesos (MDP). En ese entonces había una lista de 42 dependencias sin pagar sus aportaciones patronales.

Al cierre de octubre, el adeudo se elevó a 1,233.7 MDP y la baraja de entes con atrasos en pagos también creció a 47.

La suma de cuotas sin reportar aumentó a pesar de la reforma al Código Penal estatal, que entró en vigor en julio de 2013. La medida establece sanciones a los servidores públicos (3 a 15 años de prisión) por no pagar al Instituto, salvo que busquen un convenio de pago alterno.

La paraestatal Servicios y Transportes (SyT) es el caso más representativo pues adeuda 259.5 MDP al Instituto (esto representa el 92% de su presupuesto anual). En total SyT tiene 231 quincenas vencidas.

Los ayuntamientos de Guadalajara y Tonalá tampoco han logrado regularizar su situación. Por ejemplo, la deuda tonalteca casi se duplicó en lo que va del año para sumar 109.4 MDP. Por otra parte, la comuna tapatía es la que más debe con un total de 403.1 MDP.

Al respecto, el ayuntamiento tapatío aseguró que el adeudo es ligeramente menor y obedece al "atraso en el reintegro por parte de la federación del Impuesto sobre la Renta" correspondiente a mayo, junio, julio y agosto. A final de año, sostuvo la comuna, liquidarán la deuda correspondiente a la retención de empleados.

En agosto de 2015, antes de asumir la presidencia municipal de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez, denunció que durante la administración de su antecesor, Ramiro Hernández, se desviaron al menos 300 millones de pesos de los recursos de las aportaciones al Instituto de Pensiones.

El entonces alcalde electo planteó que con la venta de un terreno al Gobierno del Estado se cubrirían 120 millones del pasivo.

A más de 2 años del anuncio, el ayuntamiento tapatío no ha conseguido bajar la deuda con el Ipejal, por lo contrario, en enero se reportó en 231.1 millones y para la última quincena de octubre ascendió a 403.1.

El Ipejal requiere de "dientes" para poder obligar a los entes públicos a cumplir con las aportaciones de ley y garantizar que no se afecten los derechos de los trabajadores, señaló el doctor Estanislao Solórzano Barón, investigador de la División de Asuntos Jurídicos del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades.

"El conflicto desde el punto de vista burocrático es quien le exige al Estado, que en este caso es el patrón que cumpla con las aportaciones, muchas veces todo queda a una decisión política. El problema más grave es la legitimación que tenga pensiones para exigir los pasivos, porque ¿cuál sería el beneficio de llevar al funcionario a la cárcel si no se hacen los pagos?", comentó.

El especialista en Derecho Laboral dijo que los trabajadores afectados por el impago de los entes públicos pueden recurrir al Tribunal de Arbitraje y Escalafón para demandar que no se afecten sus derechos.

(V.pág.4-A del periódico El Informador del 19 de noviembre de 2017).

En el organigrama político se ubican los partidos, asentados en principios ideales de honestidad, capacidad y lealtad al servicio público; principios disimulados y en muchos casos perdidos con grave desprestigio que no alcanza a sancionar la ley.

Las posturas políticas ascienden a los partidos políticos, teóricamente dedicados a la dirección y la buena conducción de personajes dignos, que realmente son líderes carentes del debido apoyo de sus afiliados y por consiguiente de la sociedad electoral, que habrá de manifestar su decisión el año venidero. Tal es la meta carente de solidez y apego de servicio a la solución de problemas.

Carlos Cortés Vázquez
(v.pág.4-B del periódico El Informador del 19 de noviembre de 2017).

Hace ya un buen rato que la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México no tiene sesiones... por lo menos no que sean legalmente válidas. Los gritos, descalificaciones, manoteos y hasta mordidas han reemplazado las discusiones, acuerdos y votaciones desde el pasado 7 de noviembre. Todo es culpa de un sarape o, más bien, de El Sarape.

Los diputados empezaron a pelearse a partir de la discusión de una planta de "termovalorización" llamada El Sarape. Los diputados de Morena tomaron la tribuna para evitar que se votara el proyecto y desde entonces no han permitido las actividades normales de la Asamblea. La propia presidenta, la morenista Flor Ivone Morales, fue destituida por un voto de los demás partidos, aunque al parecer la sesión que tomó esta decisión y otras posteriores no contaron con el quórum legal. Hoy realmente no sabemos ni siquiera quién preside la Asamblea.

La planta de termovalorización no es otra cosa que un horno en el que se quemará basura inorgánica para generar electricidad. Será construida por una empresa privada, Termo WTE, filial de la francesa Veolia. Quizá de ahí proceda la oposición de Morena, un partido al que la inversión privada le genera urticaria.

Según Morena la construcción de la planta dejará a la Ciudad de México con una deuda de más de 100,000 millones de pesos, aunque en realidad el costo de la planta será inferior a 12,000 millones. La empresa concesionaria recuperaría su inversión vendiendo electricidad y las compras ya están aseguradas, porque buena parte sería adquirida por el Sistema de Transporte Colectivo Metro. Después de un tiempo, la planta pasaría a ser propiedad del gobierno. Es un buen esquema. La ciudad está ofreciendo garantías que sólo se convertirían en pagos si se cancela el proyecto de manera unilateral (por ejemplo, en un gobierno de Morena).

Cada vez es más urgente encontrar una forma de manejar los residuos sólidos de la Ciudad de México. La urbe se ha visto obligada a cerrar el tiradero del Bordo Poniente, mientras que el Estado de México es reacio a seguir recibiendo la basura capitalina. Pero ésta no va a desaparecer por arte de magia. Es necesario depositarla en algún lugar, reciclarla o quemarla.

La propuesta de la termovalorizadora pretende matar 2 pájaros de un tiro. Por una parte, eliminaría buena parte de la basura inorgánica de la ciudad; por la otra, generaría electricidad que de todas maneras se necesita. Que el proyecto lo haga una empresa privada especializada es una buena decisión. La idea de algunos políticos de que el gobierno debe hacer todo es obsoleta y peligrosa, y al final cuesta más a los ciudadanos por la creación de burocracias permanentes.

Hay cuestionamientos más serios a la planta, que al final es una termoeléctrica que en lugar de usar combustóleo quema basura. Esto genera emisiones de gases contaminantes que agravan el problema de contaminación del aire. Siempre será menos contaminante tener otras formas de generación como, por ejemplo, las plantas de ciclo combinado de gas.

Los diputados de la Ciudad de México, sin embargo, no están discutiendo ni estos temas de fondo ni nada más. A lo mucho se gritan y se insultan. El pleito entre Morena y el PRD es cada vez más irracional. Este 15 de noviembre César Cravioto de Morena llegó al pleno de la Asamblea con un megáfono, pero un megáfono no permite argumentar. El Sarape es la excusa. El problema de fondo es que tenemos diputados que no entienden qué es ni cómo funciona la democracia.

Sergio Sarmiento
(v.periódico Mural en línea del 17 de noviembre de 2017).

El gasto en Comunicación Social de los gobiernos tiene una perversión de origen y es que usen nuestro dinero, el dinero de nuestros impuestos, en decirnos lo que los gobernantes quieren que sepamos y no para que nos informen lo que nosotros necesitamos saber. Esa pequeña diferencia pervierte de origen el gasto de comunicación, pues terminan generando un beneficio personal, la imagen del gobernante, con dinero ajeno.

La resolución de la Corte del miércoles pasado pone además el punto sobre la i cuando dice que el gasto discrecional, sin reglas de operación ni control, ha provocado una distorsión que afecta el derecho a la información, pues se alienta la visión pro gobiernista al tiempo que opaca las voces críticas frente al concierto de corifeos en que la publicidad gubernamental ha convertido a muchos medios de comunicación. La resolución pone como fecha límite para que esté aprobada la ley reglamentaria en la materia el 30 de abril, es decir, en plena campaña por la presidencia.

La batalla por la reglamentación será, podemos preverlo, ruda y despiadada. Lo que está en juego no es solo la autoestima de los gobernantes y una forma perversa de mantenerse en el poder, sino la sobrevivencia de muchos medios de comunicación cuyos ingresos dependen fundamentalmente de estos recursos. Son muchos, me atrevería a decir que al menos la mitad, de medios nacionales y regionales que dependen en más de 50% de sus ingresos de los 3 niveles de gobierno. Hoy 1 de cada 3 pesos que se gasta en publicidad en este país viene del gobierno; a principios de este siglo era solo 1 de cada 10.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 17 de noviembre de 2017).

A un mes de que inició la recolección de firmas por parte de los independientes, parecería que el reto de alcanzar las 867,000 firmas está cuesta arriba. Hasta ahora, según datos del INE, los 4 candidatos que más firmas registradas son "El Bronco" con 132,000; Margarita Zavala con 120,000; María de Jesús Patricio Martínez (Marichuy) con 33,000 (3.9% del total) y Armando Ríos Piter con 29,000.

El mecanismo para levantar las firmas, con la aplicación o en papel, ha generado una discusión importante sobre su eficacia, y en qué medida facilita o entorpece el trabajo de los aspirantes y sus colaboradores. Queda claro que, como parte de una futura reforma electoral, los requisitos para una candidatura sin partido deben cambiar para facilitar la participación y registro de aspirantes independientes.

La candidata que realmente sería lamentable no tener en la boleta es Marichuy. Su participación sería muy valiosa para darle mayor visibilidad a la condición y discriminación que padecen las mujeres y los pueblos indígenas. Marichuy conjuga 3 condiciones de vulnerabilidad y opresión: clase económica, género y condición étnica.

Julio Madrazo
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 16 de noviembre de 2017).

De acuerdo con el informe anual de la organización Artículo 19, el gobierno mexicano suma en gasto publicitario, desde el inicio del sexenio hasta diciembre de 2016, 34,109 millones de pesos, según cifras preliminares de la Secretaría de la Función Pública.

(V.pág.9-A del periódico El Informador del 16 de noviembre de 2017).

La Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó al Congreso de la Unión a emitir la ley reglamentaria sobre el gasto en publicidad gubernamental a más tardar para el 30 de abril de 2018.

Durante la sesión de la Primera Sala de este miércoles, con mayoría de 4 votos los ministros concedieron un amparo a organizaciones de la sociedad civil para obligar a los legisladores federales a regular el gasto que realiza el gobierno en publicidad oficial que paga a los medios de comunicación del país.

La expedición de esta reglamentación se estableció en la reforma político-electoral que entró en vigor desde 2014 y el congreso tenía hasta el 30 de abril de ese año para emitir la ley reglamentaria sobre el gasto de comunicación social.

El proyecto fue realizado por el ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, quien consideró que el congreso incumplió con su obligación de emitir la ley reglamentaria conforme a la reforma constitucional, por lo que para el 30 de abril de 2018 deberá emitir el cuerpo normativo.

"Estamos muy satisfechos de que la Suprema Corte consideró que este es un tema que el congreso debe legislar de manera prioritaria y esperaremos a ver el engrose (la sentencia definitiva) para conocer sus efectos", dijo Ricardo Luévano de Artículo 19.

(V.periódico El Informador en línea del 15 de noviembre de 2017).

Margarita Zavala se equivocó. Supongo que ella misma ya se da cuenta. Dejar el PAN para buscar una candidatura independiente fue un gesto romántico, una protesta contra los abusos del presidente panista Ricardo Anaya, pero al final sólo se ha hecho daño a sí misma.

El camino para obtener el registro como candidata independiente a la Presidencia está demostrando ser más difícil de lo que muchos pensaban. Si reunir firmas del 1% del padrón electoral parecía sencillo en abstracto, en la realidad está resultando una tarea hercúlea. En este momento parece que ninguno de los aspirantes podrá conseguir el objetivo.

¿Qué significa conseguir 866,593 firmas certificadas en 17 entidades? El Partido Acción Nacional, con sus 78 años de existencia y sus triunfos electorales, apenas rebasa los 220,573 militantes según el INE. Margarita tendría que obtener de aquí al 19 de febrero el respaldo confirmado y singular -sin que el ciudadano dé su firma a ningún otro candidato- de 4 veces el número de militantes del PAN.

Ser un candidato independiente a la Presidencia parece más difícil que formar un nuevo partido, el cual además es mejor negocio. Un nuevo partido debe contar con 3,000 afiliados en 20 entidades federativas o 300 afiliados en 200 distritos electorales. El número de afiliados no puede ser menor al 0.26% del padrón electoral de la elección federal anterior. Son requisitos más fáciles que los de un candidato independiente. Muchos de los partidos actuales seguramente no podrían cumplir los requisitos si trataran de obtener el registro hoy. Los candidatos independientes, en cambio, están teniendo que cumplir criterios muy estrictos. Sus firmas, por ejemplo, tienen que ser de personas reales, mientras que muchos de los supuestos militantes de los partidos son al parecer ficticios.

Al final Margarita se puede quedar sin nada. A pesar de haber estado número 1 o 2 en casi todas las encuestas en los últimos años, hoy se enfrenta a la posibilidad de no poder siquiera contender.

Ante las complicadas, y a veces irracionales, reglas electorales, la política en nuestro país requiere de decisiones inteligentes y muy calculadas. Margarita era una de las principales contendientes a la Presidencia.

Sergio Sarmiento
(v.periódico Mural en línea del 15 de noviembre de 2017).

Un rumor corría como fuego en la paja entre los militantes de Morena. De no suceder algo gordo e imprevisto, como decía el clásico, Liópez será el candidato de Morena a la Presidencia de la Republica. Pero se trata solo de un rumor, no lo olviden, pues antes, el Consejo Nacional de Morena tendrá que reunirse y discutir si ese es el candidato que conviene a Morena. ¿Por qué observa Gil caras incrédulas?

Cada quien sus liturgias. A esta se le llama la liturgia del elegido, o él o nadie. En una asamblea histórica se pedirá a la militancia: que levante la mano el que esté de acuerdo con que Liópez sea el candidato de Morena a la Presidencia de la República. Hay gran incertidumbre, nadie sabe nada a ciencia cierta.

Gil Gamés
(v.pág.19 del periódico Milenio Jalisco del 15 de noviembre de 2017).

El viernes pasado se llevó a cabo el reencuentro Andrés Manuel López Obrador-Ricardo Monreal, después de 8 meses de no hablarse.

De acuerdo con la versión del zacatecano, no se habían visto porque él se metió muy fuerte en el proceso electoral del Estado de México y luego vino el conflicto por su proyecto para ser el candidato de Morena al gobierno de Ciudad de México, cuando ese cargo estaba decidido para Claudia Sheinbaum desde al menos 4 años atrás, y luego le vinieron con aquello de la encuesta en la que lo mandaron hasta el 4o. lugar después de la propia Sheinbaum, Martí Batres y Mario Delgado.

Ante esto, se le acercaron de todos los partidos: el autollamado Frente Opositor, el PRI, el Panal y hasta el Verde.

En el 1er. caso le quedó claro que no tenía espacio, esa posición era para Alejandra Barrales, como la presidencial será para Ricardo Anaya; al PRI le dijo que no, cuando un cercano a ambos le llevó en privado el mensaje que en público le había enviado el tabasqueño: Que no vaya a ir con lamafia del poder.

Y por eso hablaron el viernes por la tarde durante 2 horas, quedando en volver a verse esta semana.

No creo que en este 1er. reacercamiento hubieran hablado de cargos, pero si hubiera sido así, lo que más le conviene a los 2 es que Monreal no sea presidente del partido, una derrota en Ciudad de México o en la presidencial se la cargarían con todos sus epítetos que siempre inician con traidor. De ser el zacatecano pediría ir al Senado.

Joaquín López-Dóriga V.
(v.pág.3 del periódico Milenio Jalisco del 15 de noviembre de 2017).

Al ritmo con el que están recabando las firmas que exige la ley, les llevará más de 7 meses cumplir el requisito a los aspirantes a convertirse en candidatos presidenciales independientes. Es decir, lograrían entrar a la boleta después de celebradas las elecciones en las que desean participar. Y eso en el caso de Margarita Zavala y Jaime Rodríguez Calderón, "El Bronco", que son los más adelantados. A otros como Armando Ríos Piter y Pedro Ferriz, más rezagados, les tomará años. El único problema es que el plazo que contemplan las normas vence en 3 meses, el 19 de febrero.

La exigencia de reunir 866,593 firmas acreditadas como requisito para ser candidato ciudadano es en sí mismo una contradicción porque ningún ciudadano sin estructura puede conseguir la proeza. Para Margarita Zavala y para "El Bronco" significa obtener 8,000 firmas diarias, navidades, sábados y domingos incluidos, ininterrumpidamente hasta mediados de febrero. Eso, en sí mismo, requiere un trabajo de organización brutal. No se trata de salir a una plaza comercial y pedir firmas al calce de un pliego, sino un trámite que puede llevar más de 20 minutos por persona y eso si la App digital exigida por las autoridades está funcionando cabalmente.

Desde luego, el INE tenía que establecer requisitos o de otra manera la boleta electoral se habría convertido en un pequeño directorio telefónico de candidatos. Pero es evidente que se les pasó la mano.

Lo importante a destacar es que no se trata de un error de cálculo, sino de un candado destinado a salvaguardar los privilegios de las dirigencias partidarias. Recordemos que los consejeros que dirigen el INE han sido designados desde el Congreso, por acuerdo de los propios partidos.

Y son los partidos políticos los menos interesados en perder el monopolio que ejercen para acceder al poder. Las élites de los partidos no sólo son los dueños del antro, también los cadeneros. Son los que deciden quién entra y quién se queda fuera y de allí deriva parte de su inmenso poder (no exclusivamente: también porque son las fracciones parlamentarias las que deciden leyes, presupuestos y designaciones de muchos organismos).

El triunfo "por la libre" de parte de "El Bronco" en Nuevo León, encendió todas las alarmas de las élites partidarias. Hasta entonces las candidaturas independientes eran meramente testimoniales, anecdóticas. Uno que otro diputado, alguna alcaldía de poca monta. Políticamente el efecto era mínimo y el beneficio considerable. Le permitía al sistema presentarse frente al mundo como una versión moderna y abierta. Pero lo de Nuevo León, dolió. Perder una de las joyas de la corona nunca estuvo en el presupuesto.

Así que lejos de pavimentar el camino, las autoridades se han asegurado de que se convierta en un vía crucis, en particular para un aspirante a la Presidencia.

El requisito de 866,000 firmas impedía que la entrada a la boleta se convirtiera en coladera y amenazara el monopolio de los partidos, pero al mismo tiempo era asequible en caso de que el sistema quisiera fomentar por abajo del agua una candidatura independiente capaz de hacerle daño a su rival.

Jorge Zepeda Patterson
(v.pág.11-A del periódico El Informador del 13 de noviembre de 2017).

Si el PRI quiere ganar tiene que dejar de sostenerse en burbujas y hacer un trabajo más sólido de beneficio a la población, además de castigar la corrupción, aunque Lozoya resulte raspado... Y, claro, cuidar que su decisión, o sea el dedazo, no rebase lo que Zuckermann llama el perfil competitivo, o el de lealtad, resultando que pudiera ganar el perfil del miedo, porque entonces Videgaray podría ser el elegido.

Sobre el Frente Ciudadano por México, con Barrales para el gobierno de la Ciudad de México y Anaya casi en la final, algunos analistas lo exponen como una suma de intereses y contradicciones que, además, no tiene un programa para atender los faltantes sociales y económicos de México, porque es contra natura; 2 visiones irreconciliables sin propuesta.

Morena, con más de lo mismo, proyecto unipersonal sin aceptar opiniones, mucho menos debates, acercándose demasiado a las estructuras viciadas, ha mermado su representatividad para ser alternativa en un país con tantos agobios. Perdió su momento y hoy no suma a las nuevas generaciones, tampoco a expertos académicos que desde las universidades públicas ofrecen el puntual análisis del estado del país, conocimiento que podría ser eje de un excelente proyecto de nación, que no hay.

Y están los independientes, claro. Triste panorama. Un titular del INE que defiende a capa y espada los errores de una tecnología sin probar y que fue "ofrecida" a los aspirantes para (¿retrasar?) su registro. A la fecha, ni Margarita, ni El Bronco, los punteros, llegan siquiera al 20% de las firmas necesarias. Pero, sobre todo, ninguno de ellos tiene proyecto de país distinto al actual, luego, se vuelven, en su mayoría, distractores que no ayudan, excepción hecha de Kumamoto y, desde luego, de Marichuy, quien hace visible la invisibilidad política y económica de los indígenas en México.

Así, el futuro no se mira halagüeño, y con las apuestas corridas lo que hay es una muy triste realidad política: con demasiados intereses y sin proyecto.

Lourdes Bueno
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 11 de noviembre de 2017).

Es la temporada de renuncias. Hay una ausencia en el poder que se traduce en represalias para la ciudadanía. Las figuras de autoridad tienen la cabeza puesta en su próximo movimiento y no hay forma de detenerlas. Ninguna lista de personas "desconocidas" ni las demandas ciudadanas aparentan tener una utilidad para hacerlos sensibles a la importancia del servicio público. Queremos que se responsabilicen y que de una vez concluyan un trabajo bien hecho. Ese que va más allá de sus propios intereses.

Gabriela Aguilar
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 7 de noviembre de 2017).

AMLO tiene la palabra.

Y además de tenerla, no la comparte. Eso evidencia el video difundido por Andrés Manuel al lado del diputado Carlos Lomelí y de Toño Pérez durante su reciente gira en Jalisco.

Durante casi 3 minutos, el líder de Morena manifiesta todo el apoyo y apuesta a sus 2 "gallos", mientras éstos sonríen sin decir ni pío.

Para que les quede claro quién es el protagonista.

Allá en La Fuente
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 7 de noviembre de 2017).

A poco menos de una semana de las elecciones en el Estado de México, Andrés Manuel López Obrador se levantó en uno de esos días que quiere destruir todo. Le tomó una llamada a Carmen Aristegui a quien maltrató porque no le gustó lo que la periodista estaba obligada por su profesión a hacer: preguntar y cuestionar. "Mirona profesional", le recetó López Obrador por hacer su trabajo. Horas después le tomó una llamada telefónica a Pepe Cárdenas, otro de los conductores por excelencia, con quien se peleó ácidamente. La catarata de críticas le llovió al virtual candidato a la Presidencia.

Su intolerancia ante preguntas incómodas, pero pertinentes, preocuparon al equipo de campaña de Delfina Gómez, candidata de Morena al Gobierno del Estado de México, que llevaron a uno de sus miembros a comentar: "Espero que no venga más; es un lastre". Gómez, la cenicienta política, perdió apenas con el candidato del PRI, tras una fuerte campaña en medios contra actos de presunta corrupción de miembros de Morena que frenaron su ascenso. La corrupción, una de las grandes banderas de López Obrador, que proclamó "la honestidad valiente", fue horadada, pero López Obrador, cuya formación teológica ve sólo buenos o malos sin matices, ha sido refractario a esas críticas.

Hace unos días, nombró a Félix Salgado Macedonio como coordinador estatal de Morena en Guerrero. Salgado Macedonio fue presidente estatal del PRD, diputado federal y alcalde de Acapulco, político primitivo, atrabiliario quien durante su administración en el puerto, se dejó arrastrar en una pelea entre narcotraficantes que peleaban la plaza, y lo tenían amenazado de muerte. Su nombre apesta, pero no es algo que inquiete a López Obrador, quien hace unos días respaldó a Claudia Sheimbaum como aspirante al Gobierno de la Ciudad de México, sujeta a investigación para determinar si como delegada de Tlalpan incurrió en ilegalidades que pudieran haber causado la muerte de 19 niños en el Colegio "Enrique Rébsamen", o recibió dinero de narcomenudistas de Tláhuac para su campaña electoral.

Las críticas sobre corrupción en su entorno, siempre las ha rechazado sin argumentación alguna, salvo que "la mafia del poder", en donde agrupa a todos que no piensen como él, se encuentra detrás de ello. La forma frívola como aborda el tema, le va a costar. Algunas personas que lo ven con aprecio, han comenzado a observar públicamente que López Obrador no es como se pinta. Uno de ellos es el reconocido académico Edgardo Buscaglia, actualmente investigador en la Universidad de Columbia, quien reveló a la revista The Atlantic, en una crónica titulada "El Populista Salvador de México Puede ser Demasiado Bueno para ser Verdad", un episodio que lo dibuja de cuerpo entero.

Buscaglia recordó que cuando llegó a ser jefe de Gobierno de la Ciudad de México, su equipo lo contactó en busca de ideas frescas, por lo que le propuso contralores ciudadanos, mediante los cuales le daría acceso a ciudadanos a revisar el gasto de gobierno para así inhibir la corrupción y renovar la confianza en el gobierno. La respuesta que recibió fue que López Obrador pensaba que eso era darle a "la gente demasiado control" y que prefería hacerlo él mismo. Según Buscaglia, López Obrador mantuvo la jerarquía local corrupta a fin de que pudiera servirle a sus propios objetivos. No es el revolucionario devoto de las reformas democráticas que dice ser, agregó el investigador que vivió varios años en México.

El artículo en The Atlantic recoge las críticas que señalan que las prescripciones de López Obrador en materia de corrupción y del Tratado de Libre Comercio de América del Norte son muy idealistas y simples, que en lugar de mejorar la economía y la democracia, la desestabilizarían y la debilitaría. "En un momento de profunda desconfianza en el gobierno, la visión de López Obrador puede ser intoxicante, pero si la historia es una guía, es improbable que provea la realidad que promete", indicó la revista, que no fue la única, en caprichosa coincidencia, que habló del precandidato presidencial al arrancar noviembre.

El semanario británico The Economist publicó un artículo de su columnista de temas latinoamericanos, Michael Reid, que firma como "Bello", quien aseguró que el tabasqueño "ha minado las instituciones democráticas de México". The Economist advirtió que pese a que señala a Benito Juárez, Francisco Madero y a Lázaro Cárdenas como sus modelos a seguir, no podría ser más diferente a ellos en materia de la defensa de valores democráticos. Resalta el contraste con Cárdenas, quien argumenta que tenía un agudo sentido para distinguir lo popular y lo populista, y buscó reducir la división social, sin incitar al odio entre rivales y perdonó a aquellos que se habían levantado contra el Estado. Esto, en comparación López Obrador, quien "por el contrario, es menos aficionado a los gestos unificadores".

La respuesta de López Obrador a las críticas fue el fin de semana... reiterando su apego a los principios de sus guías políticos. Nada más. No enfrentó las imputaciones de favorecer a la corrupción ni inclinarse por el autoritarismo. Tampoco respondió a los señalamientos sobre un pensamiento simple y sin contenido. Durante años López Obrador ha nadado de muertito, por utilizar una frase de él, pero ese largo periodo de gracia parece estar terminando.

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.11-A del periódico El Informador del 7 de noviembre de 2017).

Marcelo Ebrard, un político inteligente y sofisticado, debió haber sido el candidato de la izquierda en 2012, tras haberle ganado en las encuestas a López Obrador, que era el método que definiría al nominado. Pero el tabasqueño incumplió su acuerdo y al dejar claro que él no apoyaría a quien no fuera él, Ebrard optó por ceder el lugar y evitar la división de la izquierda.

López Obrador, más allá de las lecturas que puedan hacer quienes han trabajado años cerca de él, no ha dado indicaciones que esté listo para dejar el camino abierto a otro candidato, que respaldado por él, ponga en marcha su programa de gobierno. Todas las declaraciones públicas del virtual candidato, es que él se ve despachando en Palacio Nacional a partir de diciembre del próximo año. La seguridad con la que él se contempla en la Presidencia, no difiere de la que mostraba en 2006 y 2012.

Morena no ha alcanzado a ser un partido con estructura que pueda sobrevivir a López Obrador. La posibilidad de alcanzar la Presidencia depende únicamente de su fuerza, su inteligencia y su capacidad para persuadir a quienes hoy se encuentran indecisos. Pero también de que no cometa errores. Esa es otra característica del eterno aspirante presidencial: se descarrila solo. Le sale su espíritu poco tolerante y sus reflejos lentos. Esto lo ha aniquilado en el pasado y si no aprende, le sucederá en el futuro. Recientemente nos lo demostró.

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.11-A del periódico El Informador del 6 de noviembre de 2017).

Después de 100 años de nuestra Constitución Política, en la que se otorgó a los estados y municipios la libertad para administrar libremente su hacienda, se está legislando para obligarlos a respetar una disciplina financiera mediante la Ley de Disciplina Financiera para Entidades Federativas y Municipios que entró en vigor en este año, esto es 100 años después de haberles otorgado la libertad de administrar sus recursos. ¿Por qué esa demora? ¿Por qué nos esperamos más de 100 años para que estados y municipios saquearan las arcas públicas, cuyos fondos fueron aportados por los ciudadanos? Tratando de encontrar respuestas, suponemos que la principal causa es porque las formas de allegarse de recursos fueron cambiando paulatinamente mediante la mejor eficiencia en la recaudación de impuestos y derechos, hasta la facilidad de endeudarse sin más límite que la deficiente función calificadora de las agencias financieras.

La Ley de Disciplina Financiera para Entidades Federativas y Municipios entró en vigor el día 1o. de enero de 2017, excepto algunos artículos que entrarán en fechas posteriores; aunque ya existían diversas leyes que de alguna manera limitaban el dispendio de los fondos públicos, fueron insuficientes para controlar el saqueo inaudito a que hemos llegado; tales fueron la Ley de Coordinación Fiscal, la Ley General de Deuda Pública y Ley General de Contabilidad Gubernamental.

En efecto, nunca se había visto tal cantidad de gobernadores acusados de sustraer los fondos públicos en su beneficio y en la cuantía que lo hicieron de miles de millones de pesos, cuyo monto total aún no se determina.

Esperamos que esta nueva ley financiera que delimita y regula la disciplina en el uso de los fondos públicos, regule el monto de los endeudamientos y obligue a elaborar informes y estados financieros fidedignos para estar al pendiente de que no se sobrepasen y actuar con rapidez, en tiempo real, para frenar, destituir y en su caso, castigar severamente a los responsables.

Luis Jorge Cárdenas Díaz
(v.pág.8-A del periódico El Informador del 2 de noviembre de 2017).

La obsesión debe ser acabar con la corrupción de la clase política mexicana. Y también con la impunidad.

Y la obsesión no es por pretender arrebatar algo que la clase política siente como una especie de "derecho" ganado por tantos años de sumisión y lealtad a sus grupos e intereses políticos.

El problema es estructural.

La corrupción, además de costarnos como país el equivalente al 10% del PIB, significa recursos por miles de millones de pesos, y el tiempo que sus "operadores" dedican a instrumentarla y ejercerla, no se está utilizando en combatir a la pobreza, la inseguridad, y los retrasos en educación o salud pública, por mencionar sólo algunos.

La batalla por combatir la corrupción es durísima. Como sociedad vamos contra un ejército burocrático que ostenta el dinero y el poder, y que entiende que ocupar cargos públicos de alto nivel es sinónimo de enriquecerse.

¿Ustedes creen que se van a dejar?

Por supuesto que no.

Los partidos políticos sin distingo antes prefieren enlodar su propia imagen que aplicar el Estado de Derecho.

Pablo Latapí
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 2 de noviembre de 2017).

Quien lleva años presentándose con la bandera de la anticorrupción es Andrés Manuel López Obrador. Pero ese discurso también ha sido demolido por el propio líder: victimiza a Eva Cadena después de recibir sobres de dinero, reincorpora a su grupo de operadores a René Bejarano con el historial de videoescándalos de sobornos y más recientemente defiende a capa y espada al impresentable Partido del Trabajo de los cargos por embolsarse 100 millones de pesos en las cuentas personales de la esposa del dirigente nacional de este partido.

Por no contar que su gestión en la Ciudad de México no implicó una disminución de las corruptelas, que descalificó de saque el ejercicio ciudadano de la Ley 3de3 y que su plan para terminar con este flagelo es que él llegue a Los Pinos y ponga el ejemplo (así de increíble).

López Obrador no prometió ser un demócrata. Su estilo más bien ha sido autoritario siempre.

Carlos Loret de Mola
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 2 de noviembre de 2017).

Lo único que nos debería de llamar la atención de la persecución a algunos líderes y en concreto a la esposa del presidente eterno del PT, Guadalupe Rodríguez, es que no haya sucedido antes. El PT, junto con el Verde, son los 2 grandes ejemplos de un partido convertido en negocio familiar. No ha ganado una elección importante en su vida, pero su presencia regional, principalmente en Nuevo León, Chihuahua, Durango y Zacatecas, y una estructura creada con base en complicidades más que en afinidades ideológicas han hecho de este partido un gran negocio. Nacido del movimiento Tierra y Libertad, el Partido del Trabajo solo ha tenido en sus 27 años de historia un solo líder y en la práctica dueño: Alberto Anaya.

Si bien el PT siempre ha jugado electoralmente con la izquierda, o casi siempre, en la práctica su fuerza está en negociar los votos con los gobernadores en turno de esos estados a cambio de prebendas, como fue el caso de las guarderías.

El fraude y la desviación de recursos están y han estado ahí, diáfanos, a la vista de todos, pero nadie quería, o a nadie le convenía, verlo.

El golpe está dado. Entre más trate la dirigencia de Morena de defender al indefendible de su aliado Anaya más se va a embarrar.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 1o.de noviembre de 2017).

La preocupación de Anaya es comprensible. La PGR está realizando una investigación en contra de su esposa, Guadalupe Rodríguez Martínez, y de otros dirigentes del partido por haber recibido depósitos de recursos que debieron haber sido destinados a varios Centros de Desarrollo Infantil de Nuevo León que el Partido del Trabajo controla.

"La federación envía estos recursos -apunta [Jaime Rodríguez] El Bronco-. No son recursos del estado. Nosotros tenemos que transferirlos adonde la federación nos dice. Y es precisamente a una sola cuenta que tiene Lupita, la esposa de Beto. Nosotros no sabíamos que esa cuenta no debiera de ser así, porque así lo han hecho por años, y no necesariamente en este gobierno".

En los últimos ocho años, según Reforma, la organización Frente Popular Tierra y Libertad, vinculada al PT, ha recibido 4,162.8 millones de pesos por manejar Cendis, que son guarderías y preprimarias administradas de forma privada, pero que reciben dinero del gobierno. Los Cendis del PT han venido operando desde hace 15 años. "Siempre ellos han tenido la administración de estos centros de desarrollo, como si fuera su propio negocio -afirma El Bronco-. Porque no es nada más el recurso que el estado les da. Ellos les cobran a los niños, o a los papás de los niños, un porcentaje del salario... cuando el estado sostiene totalmente los centros de desarrollo".

En 2018 el PT recibirá 376 millones de pesos del INE, a lo que habría que sumar lo que le den las OPLEs en los estados. Su manejo de escuelas particulares subsidiadas por el gobierno nos demuestra que las prerrogativas son sólo la punta del iceberg del negocio. Lo peor, como dice Anaya, es que el PT recibe una miseria en comparación con los demás partidos.

Interesante enterarse también que el partido de los trabajadores no ha pagado prestaciones a sus maestros de Cendis desde hace 15 años.

Sergio Sarmiento
(v.periódico Mural en línea del 31 de octubre de 2017).

A nadie sorprende escuchar que en nuestro país hay una crisis de representatividad. Los políticos toman decisiones aisladas sin considerar las voces de quienes les permitieron ocupar su cargo. Toman la palabra y eligen discursos vacíos que creen que por derecho les corresponden.

Gabriela Aguilar
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 31 de octubre de 2017).

Se diría que la recomendación del cardenal arzobispo de Guadalajara, José Francisco Robles Ortega, en el sentido de que las próximas campañas electorales sean, por sobre todas las cosas, austeras, es irreprochable; que interpreta fielmente el sentir de los ciudadanos; que si éstos, según las encuestas, comparten un sentimiento de frustración y desencanto por la democracia "a la mexicana", lo hacen porque están convencidos de que el costo del juguete es desproporcionadamente mayor a la utilidad que les reporta.

Monseñor Robles Ortega fundamenta su declaración en que la austeridad -que implica sobriedad y moderación llevadas al extremo- debería ser una exigencia derivada de "la realidad económica que vive el país". Más que a la situación de pobreza en que -a contrapelo del tono triunfalista del discurso oficial y de sus programas asistencialistas- sigue viviendo un porcentaje significativo de los mexicanos, el prelado aludía a las circunstancias agravantes derivadas de los sismos que afectaron severamente a varias entidades del país el pasado mes de septiembre. Si se estima que reconstruir, en la medida de lo posible, lo que destruyeron los temblores, exigirá una inversión extraordinaria de más de 30 mil millones de pesos, se infiere que uno de los rubros en que se deberían aplicar recortes sustanciales es, precisamente, el de las campañas electorales, demostrado como está que si algo las caracteriza es, justamente, el derroche.

Las propuestas de algunos partidos políticos -el PRI, específicamente- y de varios servidores públicos, de recortar drásticamente y aun erradicar las participaciones del Presupuesto que se otorgan a los partidos, y de eliminar -o reducir, al menos- el número de diputados "plurinominales", generó una polémica acerca del riesgo de que las campañas se contaminen con "dinero sucio"; del narcotráfico, concretamente...

Puesto que ni hay manera de asegurarse de que sea "limpio" todo el dinero que se inyecta a las campañas ni de evitar que se filtre el sucio -véanse, ahora mismo, las sospechas de que las millonarias "mordidas" de Odebrecht incidieron en las campañas federales de hace 5 años-, el ciudadano de a pie deplora que al dinero de los impuestos, que sale de su bolsillo, se dé un uso tan deplorable y tan inútil como el que los partidos políticos, so pretexto de las campañas, dilapidan en ruido y basura.

Jaime García Elías
(v.pág.7-A del periódico El Informador del 31 de octubre de 2017).

Hay 2 reformas que podrían proponerse y empujarse:

-El servicio civil de carrera.
-La prohibición legal de abandonar un encargo para aspirar a una candidatura.

Estas 2 medidas dotarían al aparato burocrático y gubernamental de un mayor perfil técnico y, de paso, le quitaría a las competencias electorales una buena parte de la atmósfera viciada que provocan los mandones en las cúpulas de poder. La obligación de quedarse a cumplir con los encargos que ellos mismos pidieron a los votantes, daría más espacio para renovación de cuadros y permitiría, al menos en teoría, mejorar el ejercicio de gobierno.

Jorge Octavio Navarro
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 31 de octubre de 2017).
Descarriado

(V.periódico El Financiero en línea del 30 de octubre de 2017).


Frente a la investigación de la PGR por el presunto desvío de 100 millones de pesos de recursos públicos de Nuevo León a cuentas personales de Guadalupe Ramírez Martínez, fundadora del PT y esposa de su líder nacional, Alberto Anaya, López Obrador fijó postura: es una persecución política del gobierno de Enrique Peña Nieto por el apoyo petista a Morena. "Los vamos a defender", anunció en un tuit.

Poco antes de la elección de gobernador en el Estado de México, López Obrador decía que el PT ya se había vendido a la mafia del poder. Cerca del final de la campaña el candidato petista Óscar González Yáñez declinó a favor de la abanderada de Morena, Delfina Gómez, y volvió a ser un partido honesto a los ojos del tabasqueño.

El PT ya aprobó ir en alianza con Morena al 2018 para la elección presidencial, las legislativas y las estatales de gobernador. Va con López Obrador. Es un partido que sigue por estatutos la "Línea de masas" de Mao Tse Tung, que admira al régimen norcoreano y al gobierno madurista de Venezuela. Se alía según le convenga con el PRD, con Morena, con el PRI o con el Partido Verde, y en sus 27 años de vida ha tenido una dirigencia colegiada siempre encabezada por Alberto Anaya e integrada por los mismos: los hermanos González Yáñez, Rucardo Cantú y Pedro Vázquez.

Anaya ha sido en ese lapso 2 veces senador y 4 diputado federal. Ha sido el máximo líder de un partido que ha recibido casi 10,000 millones de pesos de financiamiento público. Maneja con su esposa un negocio privado de 72 centros de desarrollo infantil que cobran a los padres de sus alumnos y además reciben dinero del erario de 12 estados. De 2009 a 2017 ha recibido casi 4,000 millones de pesos etiquetados por el congreso para esos Cendis. En 2015, más de 900 millones de pesos para ese propósito.

Fue impulsado para su nacimiento por Raúl Salinas de Gortari, en el gobierno de su hermano Carlos, ha postulado lo mismo a Cuauhtémoc Cárdenas que a César Duarte, a Gabino Cué y a López Obrador, y tiene como exponente central en el Senado, hasta hace poco su coordinador, a Manuel Bartlett.

En la elección federal de 2015, la votación que obtuvo no le alcanzaba para mantener su registro nacional. De última hora, una maniobra de la Secretaría de Gobernación le salvó la vida. 2 años después, regresó a los brazos de Andrés Manuel.

La imagen de candidato anticorrupción de López Obrador va acumulando lastres por su defensa de personajes implicados en escándalos.

La apuesta por la honestidad de los dirigentes del PT parece de alto riesgo. Optó de nuevo por la teoría del complot y la defensa a ultranza de los señalados. Confía en que sigue teniendo teflón. Siento que ese teflón ya está muy raspado. Ya no es lo mismo que antes.

Carlos Loret de Mola
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 30 de octubre de 2017).

La corrupción y los contubernios que la clase política utiliza para llegar y mantenerse en el poder se basan en los códigos de conducta de la "omertá" que están por encima de la ley y de cualquier código de ética establecido en los estatutos de los partidos políticos, de las empresas e instituciones públicas, y de muchas de las organizaciones ciudadanas que muchas veces son utilizadas para obtener beneficios y prebendas del gobierno.

Para los que no lo sepan, la "omertá" o ley del silencio es un código de honor de la mafia siciliana (Cosa Nostra) que impide dar cualquier información sobre las actividades de la organización o personas de la misma a terceros, particularmente a las autoridades. La violación de este código es considerada una traición que se castiga con la muerte.

En México, los puestos públicos de alto nivel están reservados para personas que forman parte de círculos herméticos e impenetrables que ocultan inconfesables pactos y alianzas, y que sólo pueden subsistir con leyes de silencio. Y cuando por alguna razón el silencio se rompe o la corrupción se descubre, los involucrados que se apegan a la "omertá" reciben del poderoso círculo el apoyo necesario para sacarlos del atolladero y salir impunes.

Lo único que tienen que hacer es callar, aguantar el desprestigio y las improbables o reducidas penas que las leyes del país llegaran a imponerles, las cuales siempre serán más benévolas que los castigos de la mafia en el poder.

La única manera de combatir leyes de silencio como las de la "omertá", sería con un código ciudadano que obligue a la denuncia, y que podríamos llamar la "Ley del Aviso" o "delatá" (var. delatar) y en la que el castigo por guardar silencio cómplice sea el rechazo y la muerte social.

Ricardo Elías, arquitecto y empresario
(27 de octubre de 2017).

Estas formas de robar del erario, simularlo y después auto exonerarse utilizando el poder están en vías de extinción. El avance de la ciudadanía en los cuerpos que habrán de investigar, exhibir y castigar la corrupción es ya inevitable. Jalisco, con trabajos, va siendo ejemplo porque entre jalones y resistencias de la clase política avanza el Sistema Estatal Anticorrupción en manos ciudadanas.

Más tarde o más temprano habrá de ocurrir también a nivel nacional. Son muchos, y cada vez más importantes, los sectores civiles que están hartos de la corrupción y sobre todo de sus consecuencias, que tienen al país hundido en la mediocridad y obteniendo resultados "medianones" cuando podrían ser extraordinarios.

A la batalla aún le resta mucho: imagínese lo que está dispuesta a hacer la clase política para no perder este privilegio de enriquecerse a costa de los recursos públicos. El dinosaurio se transforma en dragón y arremete feroz contra sus enemigos.

Pero hay que estar ahí, es la evolución de la historia la que está arrinconando a la clase corrupta, y por ello hay que disfrutar como espectadores estos últimos días de simulación y descaro; es algo que afortunadamente se extingue poco a poco en nuestro país.

Pablo Latapí
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 26 de octubre de 2017).

El INE ya se está tardando en admitir que no jaló bien lo de la aplicación digital para que los candidatos independientes recolecten las firmas que necesitan para aparecer en la boleta. La app no sirve a plenitud y hay zonas enteras de México, enormes grupos ciudadanos para los que este mundo aún es ajeno.

Carlos Loret de Mola
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 26 de octubre de 2017).

Sin dinero ilegal, la partidocracia no funcionaría, sin corrupción, no había campañas por el poder. La corrupción es parte consustancial del sistema político. Si se quiere eliminar la corrupción, hay que desmontar este sistema político y construir otro.

Rubén Martín
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 25 de octubre de 2017).

Tras coincidir en que no hay un uso sino "un abuso" de las candidaturas independientes, por el elevado número de aspirantes registrados, Javier Soto Morales, académico de la Facultad de Derecho de la Universidad Panamericana, comentó que la ciudadanía no se debe dejar encandilar por este tipo de figuras.

Acentuó que se deberán analizar los perfiles, trayectorias, planes y programas de gobierno. Puso como ejemplo el caso de Nuevo León, luego de que en 2015, "El Bronco" se convirtiera en el 1er. independiente en ganar una gubernatura.

"Es prácticamente nulo lo que ha podido hacer en el ejercicio de gobierno, porque ni en su congreso local, y mucho menos en el congreso federal ha logrado establecer las alianzas, las negociaciones (que favorezcan) a Nuevo León; es decir, el señor está desarticulado y ha estado desarticulado, y ese es un riesgo que a veces no vemos en la figura de los candidatos independientes, en caso de llegar al poder".

Agregó que en Jalisco se tiene el caso de Kumamoto, quien si bien ha demostrado frescura y una manera distinta de hacer las cosas, por su juventud y propuestas, "también es, hay que reconocerlo, muy limitado lo que Pedro ha podido hacer en esta legislatura".

(V.pág.2-A del periódico El Informador del 24 de octubre de 2017).

Nos queda más que claro que candidato independiente no es sinónimo de vitalidad democrática sino, muchas veces, de ocurrencias y chistes involuntarios.

De entre los 40 aspirantes a la Presidencia de la República, ninguno ofrece una plataforma y plan sólido de gobierno. Por el contrario, destacan las vaguedades y algunas perlas.

Édgar Portillo, académico de la UAM, promete hacer campeona a la Selección Mexicana de Fútbol en el 2022. Antonio Zavala, de Tamaulipas, propone acabar con los males del país eliminando "la modorra" -¿y creando un Sistema Nacional Antimodorra?-.

Pero el que sí voló alto fue Gustavo Javier Jiménez Pons. En su concepción, el enriquecimiento ilícito debe catalogarse como traición a la patria y, naturalmente, castigarse con el fusilamiento.

Esa es la calidad de [algunos de] nuestros aspirantes independientes.

Allá en La Fuente
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 24 de octubre de 2017).

Los diputados añadieron 43,200 millones de pesos a los ingresos gubernamentales presupuestados para 2018. ¿Dónde encontraron el dinero? Subieron la estimación del tipo de cambio y del precio del petróleo; decretaron también que el SAT mejorará su eficiencia recaudadora. ¡Qué fácil es reunir 43,200 millones de pesos!

Sergio Sarmiento
(v.periódico Mural en línea del 23 de octubre de 2017).

Para un político, el acceso de las personas a información inmediata pone en riesgo sus promesas, porque la población puede saber qué sucede en tiempo real, en su país y en otros. Los ciudadanos comparan más a menudo y más velozmente; y como se les ha prometido que la globalización es buena, pues quieren lo que otros tienen. Esto está cambiando las relaciones políticas en las sociedades.

Los enojos y reclamos sociales, así como los sentimientos de exclusión que tradicionalmente se canalizaban a los partidos políticos o eran intermediados por los medios de comunicación, encontraron en las redes sociales un vector para expresarse y organizarse. Los partidos son (¿o eran?) clave en la democracia representativa, pero hoy son lentos para mover las necesidades de las personas, quienes tienen la capacidad de tomar decisiones de manera más veloz con un celular en la mano. Si la gente ve que puede organizarse con sus pares mediante un par de mensajes en WhatsApp, ¿cómo compite un congreso que toma años para resolver leyes, un burócrata que tarda meses para revisar un expediente, o una escuela sin tecnología?

Jacques Rogozinski
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 23 de octubre de 2017).

Tendríamos que suponer que los aspirantes a tales candidaturas [independientes] lo hacen porque tienen una propuesta concreta y realizable para el desempeño del cargo al cual aspiran, y que además poseen las cualidades y aptitudes requeridas, no obstante, una vez que ganen se encontrarán con que su proyecto por muy promisorio que sea no puede llevarse a la práctica porque carecen de los apoyos suficientes en la estructura de gobierno.

La verdad es que un notable número de interesados en una candidatura independiente se mueve por razones muy lejanas a la búsqueda de soluciones reales y concretas a la problemática nacional, siendo más bien atraídos por las nada despreciables ventajas de ocupar un cargo público.

El problema de fondo sigue siendo el mismo: nosotros, nuestra idiosincrasia política de muy baja cuna, nuestra tendencia todavía incurable al arribismo, al aprovechamiento de la oportunidad ajena a todo compromiso. No sería exagerado pensar que un muy elevado porcentaje de cuantos hoy se están moviendo en vísperas al próximo proceso electoral lo único que tienen en mente es el dinero y el poder, de sobra saben que en un marco legal donde la rendición de cuentas o no existe o no funciona, medio matarse ahora por un cargo resulta realmente alucinante, es la oportunidad del sexenio, y se estimula desde el ejemplo que dan a todo el país las grandes pugnas internas de los partidos. En este país ningún político se mata por servir, pero sí que lo hacen por lucrar, máxime si lo pueden hacer impunemente.

Armando González Escoto
(v.pág.5-B del periódico El Informador del 22 de octubre de 2017).

Si [los candidatos independientes] ganan, apenas lo hagan toparán con la pesada maquinaria del sistema político mexicano hecho, ni más ni menos, para impedir que suceda el cambio.

Razón y Acción
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 21 de octubre de 2017).

Solo para esta época, con el fallo, en todos los sentidos, del Tribunal Electoral, Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya tendrán otros 400,000 spots más para esta época, que pasarán en 2,500 estaciones de radio y televisión de todo el país.

El INE recibió 87 avisos de intención de presuntos candidatos independientes a la Presidencia de la República, de los cuales declaró procedentes 48, los demás fueron eliminados por improcedentes, no reunían ni los requisitos.

Joaquín López-Dóriga V.
(v.pág.3 del periódico Milenio Jalisco del 20 de octubre de 2017).

No a la simulación, a una forma vieja y caduca de hacer política, al doble discurso y a la mentira, a que los políticos son los dueños de los partidos, a los arreglos en lo oscuro, al reparto de puestos y cargos públicos, a la compra de voluntades y apoyos, y a la idea cínica de que sólo con dinero se gana una elección.

Margarita Zavala
(v.pág.7-A del periódico El Informador del 19 de octubre de 2017).

Cuál es la verdadera razón detrás de la renuncia de Raúl Cervantes? Una posibilidad es que efectivamente, en un arranque de realismo político, el procurador se haya dado cuenta de que traía la carrocería más abollada que un minibús en el Periférico y que eso prácticamente lo había inhabilitado políticamente no solo para seguir operando sino para tener el mínimo de credibilidad requerido para desempeñar el cargo. La 2a. es justamente que el cambio en la PGR ayude a ralentizar los casos escabrosos, entre ellos el de Odebrecht, pero siendo sinceros las prisas nunca han sido algo que mueva a la procuración de justicia en este país. Digamos que para hacerse bueyes no hay que sacrificar a ninguno.

El periodo de Cervantes no es ni mejor ni peor que los anteriores: pocos resultados, mala operación política y el escándalo para rematar una administración bastante gris. Nada distinto a lo que ocurrió con Jesús Murillo Karam o con Areli Gómez, o para atrás con los procuradores de Calderón, Fox, Zedillo o Salinas, todos marcados por la violencia, pero sobre todo por los altos índices de impunidad. El último procurador que estuvo 6 años en el cargo fue García Ramírez en el sexenio de De la Madrid y de ahí para acá se convirtió en un cargo efímero, con las consecuencias que ello tiene: debilidad institucional y falta absoluta de credibilidad.

¿Viene ahora sí la era del fiscal independiente o vamos a ir a un interinato más? Aunque el Presidente asegura que él nunca dijo que la elección sería hasta después de la elección del 2018, como quiere Andrés Manuel [López], se ve muy difícil que se logre un acuerdo político en estos momentos donde lo que reina es la crispación y los ataques personales. El nombramiento del fiscal está encadenado por lo electoral.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 19 de octubre de 2017).

En Chiapas, por Morena, Zoe Robledo, hijo de un exgobernador priista, será el candidato a la gubernatura.

(V.pág.5-A del periódico El Informador del 19 de octubre de 2017).

Se están dando con todo, como nunca antes. PRI y PAN. Gobierno y Frente Ciudadano por México. Pero a los 2 se les está olvidando algo: el que puntea en los careos de las encuestas presidenciales rumbo al 2018 es Andrés Manuel López Obrador, quien luce tranquilo, sin estrés, disfrutando el espectáculo de cómo se pelean sus rivales. Agita el agua con algún tuit, pica a Osorio Chong, pica a Nuño, a Meade, a Anaya, y se repliega mientras atestigua el agarrón.

Las estrategias del gobierno y el Frente sólo tienen una lectura lógica: sus integrantes ya aceptaron que López Obrador es el 1er. finalista de la contienda. Él ya llegó a la final y, apenas calentando músculos para no engarrotarse a la hora del partido, aguarda al vencedor de la semifinal que se juega entre el gobierno y el Frente.

Su disputa está llegando tan pero tan lejos, lastimando tanto y tan íntimamente, que flaquea la premisa de que al final todas las fuerzas anti-lopezobradoristas se van a juntar en torno al candidato que pueda ganar al tabasqueño.

Parecen asumir que llegado el partido de la final, si el PRI está en 3a. posición sus votos se alinearán con el PAN, y viceversa. En el Estado de México ya se vio que eso no pasa en automático, y con una guerra tan atroz, cada vez menos votos del PAN estarán dispuestos a volverse útiles a favor del PRI o al revés.

Carlos Loret de Mola
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 18 de octubre de 2017).

Rubén Figueroa Figueroa fue gobernador de Guerrero. Sin embargo, no fue por ello que alcanzó celebridad inmarcesible. La consiguió por la frase que utilizó para trazar, a solicitud de un periodista, el boceto preliminar de las elecciones de las que saldría el sucesor de Luis Echeverría. Más de 40 años han transcurrido desde entonces, y la frase, hoy en día, sigue vigente (salvo prueba en contrario): "La caballada está flaca".

La frase se volvió clásica, de conformidad con el axioma de que "los clásicos no se repiten porque sean clásicos: son clásicos porque se repiten". En otras palabras, el especie de aforismo de Figueroa sigue vigente porque resulta aplicable con demasiada frecuencia; porque, desde la perspectiva de muchos ciudadanos y de no pocos analistas, en la generalidad de los procesos electorales más recientes la regla no ha sido que gane el mejor -que sería lo deseable-... sino que lo haga el menos malo.

De cara a las elecciones del año próximo, la única variante significativa con respecto a los procesos tradicionales es, por ahora, la inscripción, en masa, de casi un centenar de precandidatos "independientes".

Hasta ahora, el mayor capital de los "independientes" es, como consta en actas, el desprestigio de la política y el descrédito de los partidos. De ahí que evoquen, de alguna manera, a los comicastros que ocasionalmente eran postulados a cargos de elección popular por algunos partidos... con resultados en consonancia: ridículos.

Jaime García Elías
(v.pág.6-A del periódico El Informador del 17 de octubre de 2017).

Ya varias veces me habían dicho que Raúl Cervantes estaba harto, con ganas de tirar la toalla. No me la creí. Es raro ver ejemplares en la función gubernamental que no sean capaces de resistir a todo, a lo que sea, con tal de seguir en un puesto de poder.

Pero sucedió. Cuando escucharon el penúltimo párrafo de su intervención, los senadores se quedaron como en estado de choque. El procurador les aventaba la renuncia en la cara y aprovechaba para lanzar una crítica inusual en alguien en esa posición y más inusual aún en alguien que se va.

1o., les fustigó que ante tantos cuestionamientos de que era cómplice, había metido a la cárcel a los que se creían impunes: gobernadores corruptos, alcaldes huachicoleros, del PRI y de todos los partidos.

2o., le dejó a su sucesor una granada política en el escritorio, para que decida si la lanza o deja que le explote en las manos: anunció que el caso Odebrecht está concluido. En síntesis, que no hay pretexto para no proceder. Algunas fuentes me han dicho que la investigación apunta contra los que ya se sospecha del PRI y contra algunas sorpresas: al parecer el brazo corruptor de Odebrecht alcanzó también al PAN y al PRD a nivel estatal.

3o., les soltó que se iba porque ya no quería que usaran su nombre como argumento para frenar las nuevas leyes que requieren la PGR y las procuradurías locales frente al nuevo sistema de justicia penal. Éstas empiezan a discutirse hoy en la Cámara de Diputados y se preveía que se empantanaran por el debate del No al pase automático, el No al #FiscalCarnal.

El Frente puede festejar la caída del procurador. A la velocidad de un Ferrari, no sólo impidieron que se volviera fiscal sino que lo inhabilitaron hasta tumbarlo de la silla. Pero esa victoria se puede convertir en derrota si guardan el puesto para dárselo a algún cercano suyo.

Carlos Loret de Mola
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 17 de octubre de 2017).

López Obrador señala que el Frente [Ciudadano por México, formado por el PAN, el PRD y MC] le da vergüenza porque quienes lo integran tienen ideologías distintas, carecen de ideales y su lucha es por el poder. En efecto, por definición, los partidos luchan por el poder, y suelen aliarse pese a tener ideologías distintas, como la duradera -ya extinta- coalición de los democristianos y los socialdemócratas en Alemania.

La férrea oposición al Frente Ciudadano se entiende porque rompe con el ideal de polarización que buscan Peña Nieto y López Obrador para 2018. Una 3a. opción afecta al PRI porque verían en ella una alternativa aquellos que no quieren votar por la continuidad, pero tampoco los convence López Obrador. A este tampoco le conviene por la misma razón. Si es el único opositor al PRI, habrá quien fastidiado por el peñismo, le dé el beneficio de duda. Ambos quieren una elección entre 2, jamás entre 3, porque no beneficia a ninguno de ellos. Sería bueno para el electorado, al abrir las opciones de elección. Pero claro, los electores son lo menos que les importa.

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 16 de octubre de 2017).

El Instituto Nacional Electoral informó que, hasta la tarde de este sábado, 74 aspirantes se registraron para ser candidatos independientes a la Presidencia de la República y será hasta este domingo cuando la autoridad electoral informe la cifra final.

De acuerdo con la lista preliminar que envió el INE, destacan los nombres de Pedro Ferriz de Con, Armando Ríos Piter, Margarita Zavala y el actual gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, "El Bronco".

Al Senado de la República, la cifra llegó a 34 y entre los que destacan se encuentra Manuel Clouthier Carrillo y Pedro Kumamoto. El registro para la cámara alta vence hasta este domingo a la media noche.

En tanto, la lista para la Cámara de Diputados quedó en 240 aspirantes a ser diputados federales por la vía independiente.

(V.periódico El Informador en línea del 15 de octubre de 2017).

Las candidaturas independientes fueron promovidas como la panacea frente a la corrupta partidocracia. Subido en su efervescencia inicial, la elección intermedia de 2015, más de alguno vaticinaba el advenimiento de un México sin partidos políticos. Un cúmulo de analistas, que confunden deseo con realidad, redactaban el epitafio del sistema de partidos. Las redes sociales, y las nuevas formas de entender la comunicación, serían el escenario final del afianzamiento de los independientes como los salvadores de la democracia mexicana.

La euforia pasó y el tiempo se encargó de poner a los candidatos externos a los partidos políticos, en su lugar. El papel de los independientes comenzó a ser fundamental en lo local, como dinamizadores de la competencia política municipal o distrital. La figura no fracasó, ya que eso sólo lo puede decir quien tenía expectativas desmedidas sobre el rol de los candidatos independientes. Es más exacto decir que la vía independiente encontró su dimensión adecuada.

En la elección presidencial de 2018, la vía independiente tendrá un peso difícil de sopesar a 8 meses de la elección. Por un lado, hasta 37 aspirantes se registraron en días pasados en el Instituto Nacional Electoral. Hay de todo: gobernadores en funciones -el Bronco; líderes de comunidades indígenas- Marichuy; comunicadores -Ferriz de Con; militantes partidistas que no obtuvieron candidatura, Ríos Piters o Margarita Zavala. Seguro, entre la treintena, hay quien sabe que no alcanzará las firmas, quien sólo quiere recaudar dinero (pueden gastar hasta 33 millones de pesos para recabar las 866,000 firmas en 17 estados que pide la ley), y no falta el que le esté haciendo el juego a un partido político o al sistema.

La realidad es que las reglas están diseñadas para evitar que un número inmanejable de independientes llegue a la boleta. 1o., por los requisitos.

Aunque el INE habilitó una aplicación que permite recabar las firmas con más facilidad, lo cierto es que el número y la dispersión geográfica son candados innegables. Y, 2, un ciudadano sólo puede firmar y apoyar a un candidato. Esto quiere decir que para que los 37 independientes obtengan su registro, deberían firmar 30 millones de mexicanos -más o menos un 37% de la lista nominal de electores-. No es descabellado señalar que serán sólo 2 o 3 aspirantes independientes los que logren cumplir los requisitos, quienes tengan más estructura y apoyo económico.

La irrupción de los candidatos independientes a Los Pinos tiene 2 elementos positivos y 2 consecuencias negativas. En la parte positiva, una candidatura independiente creíble y respaldada podría marcar la agenda de discusión de la campaña. El rol de los independientes puede ser o las bufonadas del "Bronco" o planteamientos serios que rompan la monotonía electoral y la cerrazón de los partidos políticos.

Otra vertiente positiva es la candidatura independiente como plataforma de denuncia. Lo hemos visto con Pedro Kumamoto en Jalisco: una parte importante de su trabajo ha sido denunciar cómo opera la clase política en el congreso. Su fuerza política, como representación legislativa, no le permite transformar de fondo esas realidades, pero la denuncia funciona para entender las entrañas de una institución opaca.

De la misma forma, en una elección, un candidato independiente -con credibilidad y autonomía- podría denunciar el gasto exorbitado, la compra de votos y todas esas prácticas nocivas para la democracia. Es cierto, a ningún independiente le ajusta, hoy en día, para ganar una elección, pero eso no quiere decir que su papel, sea irrelevante.

Sin embargo, no todo es "miel sobre hojuelas" con la irrupción de los candidatos independientes en la elección presidencial. De entrada, fragmentan el voto y, dicha dispersión, no necesariamente obedece a diferencias ideológicas o de visión sobre el país que queremos construir.

Tal vez excluyendo a Marichuy, pero el resto de los candidatos independientes son rupturas al interior de la clase política. Margarita Zavala no obtiene la candidatura presidencial y rompe. Armando Ríos Piters no obtiene la candidatura a gobernador de Guerrero y se va de independiente.

La fragmentación es positiva para la democracia si responde a la heterogeneidad social, si no sólo es reproducir el mismo modelo partidocrático.

Y una 2a. deriva nociva: los independiente podrían ser funcionales como lo han sido los partidos minoritarios en México. Los partidos chicos tendrían que ser, si nos vamos por la teoría, un vehículo que represente a minorías y traslade su agenda y demandas a los congresos y a las instituciones. No lo han sido. Dígame el partido que sea: el Verde es un negocio familiar, rentable para dar mayorías. El Partido del Trabajo es una rémora que succiona lo que puede mientras habla de Corea del Norte. Algo similar podría ocurrir con los independientes: un anzuelo ante ese electorado que ya no cree en los partidos políticos pero que podría ser seducido por un candidato externo que juegue bien la carta de la impostura.

Lo cierto es que 1 de cada 2 mexicanos está dispuesto a votar por un candidato independiente y 2 de cada 3 ya no simpatizan con ningún partido.

Enrique Toussaint Orendáin
(v.pág.5-B del periódico El Informador del 15 de octubre de 2017).

Los partidos siempre se deslindan de los candidatos que promueven cuando éstos hacen mal las cosas ¿no sería ya el momento de que se les fincara responsabilidad incluso penal a los partidos, cuando sus candidatos ya en el cargo delinquen? El trabajo esencial de los partidos debería ser extenuarse en el análisis de las personas que promueven a las candidaturas, no sólo en el sentido si serán o no capaces de ganar, sino sobre todo si serán capaces de gobernar de tal modo que no contribuyan todavía más al desprestigio del instituto político que los promovió.

Armando González Escoto
(v.pág.3-B del periódico El Informador del 15 de octubre de 2017).

El INE informó que hasta el momento se contabilizaron a 44 personas que buscan ser presidente, 24 senadores y 242 diputados.

La convocatoria para aspirantes a una diputación concluyó el martes, mientras que quienes persiguen la Presidencia y el Senado tienen hasta el 14 y 15 de octubre para comunicar sus intenciones, respectivamente.

Las 310 manifestaciones de intención representan un incremento del 154% respecto a las 122 que recibió el INE en las últimas elecciones federales; sin embargo, en el 2015 sólo se renovó la Cámara de Diputados y el número de cargos en competencia era menor.

(V.pág.10-A del periódico El Informador del 14 de octubre de 2017).

Desde la introducción de las candidaturas independientes en la Constitución y la legislación electoral he advertido sobre limitantes para quienes opten por esta figura puedan participar en condiciones de equidad en la competencia política. No sólo son las reglas para obtener el apoyo ciudadano mediante un número determinado de firmas, etapa que parece imposible de cumplir en plazos tan cortos, sino también las diferencias en el financiamiento público y el tope de gastos de campaña, donde la ley establece montos desventajosos a los independientes frente a los partidos.

A pesar de las barreras impuestas en la legislación, en las últimas semanas hemos sido testigos de un inusitado interés ciudadano por participar en la contienda federal por la vía independiente.

Ahora viene el tramo más importante y complicado, a contrarreloj: los aspirantes tendrán que recabar un número de apoyos ciudadanos para obtener su registro como candidatos independientes. Para la candidatura presidencial se requieren 866,593 firmas en por lo menos 17 entidades federativas, que deberán ser recolectadas en un lapso de 120 días. Para las senadurías y diputaciones federales, los ciudadanos tendrán que obtener el apoyo de al menos 2% de los ciudadanos inscritos en la entidad o distrito por el que se compite, en al menos la mitad de distritos o secciones, según corresponda el cargo.

En el INE nos hemos dado a la tarea de facilitar mejores condiciones a los candidatos independientes. Por ello, se desarrolló una aplicación móvil que permite capturar automáticamente el apoyo ciudadano con la fotografía de la credencial de elector y la firma digital. No se requiere conexión a internet en tiempo real para capturar y enviar los apoyos ciudadanos. Los datos pueden recabarse y enviarse cuando se tenga acceso a internet. La información se envía en tiempo real a la base de datos del Registro Federal de Electores, donde se valida con la lista nominal y se genera un reporte que puede consultar el aspirante conforme remite sus apoyos, lo que le permite llevar un control.

Así se evita el papeleo de las cédulas llenadas a mano y las copias fotostáticas de la credencial de elector, que hasta hace poco eran exigidas en el procedimiento. Además, se minimiza la posibilidad de errores en la captura. Es importante decir que con el envío directo de los registros captados y su eliminación automática en el dispositivo móvil se garantiza la protección de datos personales.

El desarrollo de la aplicación es avance notable que facilita a aspirantes y autoridad el ejercicio de derechos y obligaciones.

Benito Nacif, consejero electoral del INE
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 14 de octubre de 2017).

La contienda electoral de 2018 parecería estar planteada en estos términos: en una esquina, la partidocracia tradicional; en la otra, las ambiciones personalistas de unos cuantos ilusos.

Jaime García Elías
(v.pág.6-A del periódico El Informador del 11 de octubre de 2017).

La mayoría de los independientes lo único que tienen que ofrecer al electorado es un ego descomunal. Pedro Ferriz, y "El Bronco" son impresentables. Armando Ríos Piter tiene mucho más oficio, pero no ha logrado concretar un discurso que emocione y sobre todo no tiene un movimiento lo suficientemente fuerte para tener alguna oportunidad en esta elección. Margarita Zavala, por el reconocimiento e intención de voto que tiene en las encuestas sería la única contendiente con alguna oportunidad, aunque sea remota.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 11 de octubre de 2017).

La mayor parte de los aspirantes nos someten a infantiles caricaturas sobre sus arquetipos: el bueno, el técnico, la honesta, el súper honesto, el joven, el experimentado, el amigo del bueno, el independiente.

Ivabelle Arroyo
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 11 de octubre de 2017).

Los aspirantes a candidaturas de cualquier organización política -lamentablemente- están más definidos en estas suposiciones: Las cercanías, amistades y hasta la estrategia que tejen para posicionar(se) rumbo a un cargo público está manoseada y obedece al interés, al mérito interno e incomprendido de un partido, a todo, menos a una representación ciudadana genuina.

Gabriela Aguilar
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 10 de octubre de 2017).

Una vez que ha iniciado el proceso electoral con rumbo al primer domingo de julio de 2018, la moda son ya, las "candidaturas independientes", con todo lo que éstas quieran decir, razón más que suficiente para darles la bienvenida (en Jalisco 20 registradas hasta la fecha), como una manifestación de inconformidad, de intención de cambio, de buenos deseos, de formas diferentes, pero de ninguna manera son un sinónimo de pureza, a menos de que exista una nueva definición que tenga que ver con "lo que nos convenga de acuerdo a la circunstancia que estemos viviendo".

En esta misma "moda" van incluidos los operadores que se manejan con bajo perfil y deambulan de un partido a otro, generalmente siguiendo órdenes de alguien de más arriba (por lo menos terrenalmente, aunque también están quienes se dicen guiados espiritualmente).

Y mire usted, la verdad es que lo malo no radica en los cambios -cualquiera puede cambiar de opinión e intereses y es respetable-, pero quienes cambian por la ambición de una candidatura o mantenerse en una nómina, la mera verdad es que no tienen ma...nera de justificarse, sin importar si la aspiración es a la más alta magistratura o una regiduría -hay quienes hasta por una suplencia son capaces de cualquier cosa-.

Los que menos me convencen son aquellos que tras el cambio, utilizan como "herramienta de convencimiento" el denostar a la organización o institución que abandonaron.

Así, los hay, que se van porque no alcanzaron lo que buscaban y ahora pretenden el reintegro por los años de militancia no reconocidos, a cambio ofrecen los "miles de seguidores que dicen tener", además de la información organizacional obtenida cuando se decían militantes de su anterior o anteriores partidos.

Cuauhtémoc Cisneros Madrid
(v.pág.8-A del periódico El Informador del 10 de octubre de 2017).

Quizá lo 1o. que tendríamos que hacer es no llamar independientes a aquellos que pretendan, por gusto o necesidad, competir por un cargo popular en la modalidad que no requiere de ese aspirante el requisito de contar con el respaldo de un partido político.

No suena tan sexy, menos aún para aquell@s que quieren distanciarse lo más posible de la actual pestilencia inherente a la palabra partido, pero quizá lo correcto sería simplemente llamarles candidatos(as) apartidistas.

Porque, al menos formalmente, eso sí son, hombres y mujeres sin partido. Y eso, que mujeres y hombres no tengan que sujetarse a las rigideces (no necesariamente malas per se) de los partidos, es una buena noticia, o debería serlo en un México que aspiró por décadas a ello, a librarse de los partidos como única vía para acceder a puestos de elección.

Que haya muchos en el arrancadero no quiere decir que habrá muchos al final de la carrera.

Si un militante cree que su líder (es un decir), no lo deja crecer/participar/competir qué bueno que hoy pueda exclamar esas 2 bonitas palabras de "me largo", y tener una oportunidad, por complicada que se presente, de buscar el añorado puesto.

La culpa entonces no es de las candidaturas apartidistas, así las abracen Margarita, Pedro, Armando, Marichuy o incluso, ay la guácara, "El Bronco". Veamos qué decide la gente. ¿O ustedes necesitan que venga algún santón y canonice entre candidaturas apartidistas legítimas y espurias?

Salvador Camarena
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 10 de octubre de 2017).

Las reformas aprobadas como parte del Sistema Anticorrupción del Estado obligarán a los funcionarios públicos a presentar, además de su declaración patrimonial, una declaración de intereses y copia de su declaración fiscal. Dichas reformas llegan cuando el número de omisos que no cumplieron con presentar su informe patrimonial del último año superó los 7,000 burócratas (722 en el Ayuntamiento de Guadalajara).

El mal ejemplo lo ponen 13 presidentes municipales entre los que están Sergio Chávez Dávalos de Tonalá, Marcos Godínez Montes de El Salto, quienes no remitieron su declaración anual de 2016 y Refugio Velázquez Vallín, alcalde de Juanacatlán, quien tampoco presentó la declaración 2015.

(V.pág.8-A del periódico El Informador del 10 de octubre de 2017).

De acuerdo con la organización Borde Político, solo 12 senadores de 128 obtuvieron una evaluación satisfactoria con respecto a su trabajo como parlamentarios en una evaluación hecha a sus iniciativas, puntos de acuerdo, asistencias, "rol político", influencia en redes sociales y presentación de su declaración 3de3, entre otros criterios.

En contraste, el 90% del Senado, es decir, 116 legisladores obtuvieron una calificación menor a 60 puntos e incluso hay senadores que según la plataforma "Borde-Score" no han presentado alguna iniciativa de manera individual en lo que va de la 63 Legislatura.

(V.periódico El Informador en línea del 9 de octubre de 2017).

Hace unas semanas, en los medios se informó que había una iniciativa para cancelar el soporte económico a los partidos políticos y hubo proposiciones de diferentes formas; esto debe cumplirse en beneficio del pueblo mexicano y dejar de gastar el patrimonio de los mexicanos apoyando a los partidos, que según se ha visto han demostrado que ninguno es confiable. Esta iniciativa debe concluirse en beneficio de México.

Vuelvo a mencionar a Estados Unidos, nuestros vecinos del norte, donde el gobierno no les da un dólar a los partidos; pueden recibir las aportaciones que ellos consigan de donde las consigan, la única exigencia es que tienen que registrar de dónde viene y de quién reciben el dinero. Este sistema se debe implementar de inmediato en nuestro país y no darles un solo centavo a los partidos, pero sí dejarlos que reciban todo lo que puedan ellos promover, con la condición de que informen de dónde y cómo vienen las aportaciones; también al INE hay que "tumbarle" cuando menos el 50% de lo que gasta y todas estas monumentales sumas de dinero se deben dirigir a proyectos para mejorar el desarrollo social y disminuir la pobreza.

José Manuel Gómez Vázquez Aldana
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 8 de octubre de 2017).

Las candidaturas independientes tenían el espíritu de abrir la puerta a ciudadanos sin el aparato de los partidos... luego ni Margarita, ni Mancera, caen en ese rubro. Muy por el contrario, de llegar por esa vía, estarían engañando a la población. Ah, pero eso es lo de menos cuando la clase política, ellos incluidos, ha dado muestras de que es capaz de todo con tal de alcanzar el poder.

Lourdes Bueno
(v.pág.3-A del periódico El Informador del 8 de octubre de 2017).

Los independientes sólo tienen una fórmula para ser competitivos: converger en una única candidatura que les permita evitar la fragmentación. Al contrario de las decisiones que han tomado en los últimos días, la dispersión de candidatos independientes favorece a las estructuras partidistas -en particular al PRI y a Morena- para quedarse con la Presidencia de la República con un 28-30% de los votos. Sin embargo, llegar a los consensos necesarios para una candidatura independiente común es complejo y nos enfrenta a una realidad que asemeja a las divisiones partidistas: ¿qué comparten Ferriz de Con y Marichuy?

Enrique Toussaint Orendáin
(v.pág.4-B del periódico El Informador del 8 de octubre de 2017).

Las candidaturas independientes tienen tantos candados que las hacen imposibles. Solo personajes de la partidocracia tienen el dinero, las relaciones y demás para reunir un millón de firmas. Por eso, van a registrarse, probablemente, El Bronco, priista de toda la vida y actual gobernador de Nuevo León; Margarita Zavala, militante del PAN hasta ayer y, sin ser misógino, esposa del ex presidente Felipe Calderón, lo que la determina en gran medida; también está Pedro Ferriz, conductor de tv vinculado siempre a los gobiernos priistas; está un político que ha pasado por gobiernos del PAN, del PRI, del PRD además de haber sido diputado y senador: Armando Ríos Piter. La única candidatura no vinculada a la partidocracia es la de Marichuy, mujer campesina postulada por el Congreso Nacional Indígena.

El sistema político mexicano está diseñado para mantener el monopolio de una casta: la partidocracia. Ningún trabajador, profesor, estudiante, mujer, campesino o menos un desempleado joven o viejo, por supuesto ningún militante de un partido sin registro, puede ser candidato a ninguna estructura del Estado nacional o localmente. Vivimos una democracia simulada que sirve para defender a una casta y para enriquecer a los supuestos representantes, sean diputados locales, federales, senadores, gobernadores, presidentes municipales y, por supuesto, presidentes del gobierno federal.

Joel Ortega Juárez
(v.periódico Milenio en línea del 7 de octubre de 2017).

En los tiempos que corren, pareciera que la inercia del poder es lo único que mantiene unidos a los partidos políticos. Lo deseable y lógico es que el eslabón más fuerte de esas instituciones sean el proyecto común y reglas internas que aseguren a sus miembros inclusión en candidaturas y representación regional o social en los órganos de dirección. No es así como ocurre y la democracia se ha vuelto una especie de producto tóxico para los partidos, los históricos y los nuevos, que por igual le han dado vuelta y han desestimado el enorme valor de la democracia interna como factor para presentarse como opciones válidas ante la sociedad.

En la cimiente de nuestro régimen político, los partidos fueron conceptualizados como escuela de democracia y vida cívica; que los partidos se nieguen a ello significa que la política en su conjunto se enfila hacia su debilitamiento y se envilece. Partidos enfermos de autoritarismo y manejados cupularmente abren la puerta a muchos de los defectos y debilidades de la vida pública causantes de buena parte del malestar social contra la política y los políticos en general. No uno, todos los partidos se han negado de manera sistemática a la democracia. La reforma de 2007 fue un severo retroceso, en el sentido de que el tema de democracia de los partidos dejó de ser un asunto de interés público para remitirlo a las decisiones exclusivas de los partidos y de sus dirigencias. Un error monumental. La democracia no debe ser opción, sino obligación.

Los partidos -todos- han perdido estima social y prestigio político. Las candidaturas independientes han sido una forma de sanción ciudadana, un castigo que no resuelve de fondo el problema. No hay democracia representativa posible sin los partidos. El tema a futuro es acomodar diferentes formas de participación y representación política al margen del sistema de partidos, un desafío monumental y que quizá signifique un nuevo paradigma para la democracia representativa. Independientemente de ello, los partidos en México no pueden mantenerse como hasta ahora, divorciados de los principios de la modernidad democrática.

López Obrador ha tenido la habilidad de presentarse como una opción diferente a lo existente. Fue un paso importante dar lugar a Morena como una organización consecuente a su propósito de cambiar a México desde la Presidencia del país. En su caso, es explicable que sea un partido a su servicio y que allí nadie se atreva a cuestionar su campaña anticipada como candidato presidencial. Un partido nuevo con un dirigente con amplia base política como López Obrador recreó la expectativa de algo diferente. No ha sido el caso, y en poco tiempo se ha visto que comparte los problemas de todos los partidos: autoritarismo y opacidad en el financiamiento.

Por ejemplo, la decisión de definir candidatos a través del sistema de encuestas es un error, mucho mayor cuando se hace en la opacidad y la simulación. Opacidad porque el ejercicio demoscópico se hizo sin el consenso de los contendientes en las particularidades metodológicas del estudio; simulación, porque el resultado se dice que es para seleccionar a quien coordinará los trabajos del partido en la entidad, cuando todo mundo entiende que es para definir la candidatura. Se hace así para violar la ley amarrándole las manos a las autoridades electorales mediante una clásica "chicana" legal.

En el marco de los desastres naturales recientes, los partidos fueron sometidos a un severo cuestionamiento con motivo del financiamiento público; la presión social para remitir esos recursos a la reconstrucción fue una manera de hacer valer el desencanto con lo que existe. El problema no es lo que cuestan los partidos al erario, sino la distancia de éstos con la sociedad y su disfuncionalidad para dar representatividad al sistema político. En otras palabras, el problema del gasto público electoral es mucho menor respecto al hecho, ese sí grave, de que los partidos han dejado de cumplir con sus responsabilidades en el sistema democrático.

Las candidaturas independientes resuelven un tema constitucional para garantizar el derecho a ser votado y, eventualmente, como ha ocurrido en varios países, de manera excepcional pueden airear el sistema político para empoderar a políticos o ciudadanos al margen del sistema partidario.

La cuestión de fondo es que ha llegado el momento para que los partidos asuman responsabilidad y adviertan la magnitud del problema por servirse de la democracia y no servir a ésta. Las candidaturas independientes están en desventaja respecto a las de los partidos en términos de prerrogativas; pero también hay imprecisiones en la ley en materia de fiscalización para esta modalidad de campaña. La inequidad es un problema y no menos es la transparencia sobre origen y gasto de campañas. El tema es relevante porque ante la cerrazón de los partidos, serán muchos los candidatos que buscarán el cargo por la vía independiente.

Las elecciones presidenciales han dejado un saldo en lo general positivo de reformas, muchas de las cuales buscan corregir problemas del sistema electoral, aunque no todas ellas muy acertadas, como fue, en algunos capítulos, la de 2007. Desde ahora se anticipa la necesidad de cambiar las reglas, y una fundamental será la de obligar a los partidos a la democracia en todas sus decisiones. No se puede exigir hacia afuera lo que niegan en casa a los suyos; porque la democracia es solo una, y los demócratas lo son en todo lugar y en todo el tiempo.

Liébano Sáenz
(v.periódico Milenio en línea del 7 de octubre de 2017).

En el límite del plazo, solo 4 de los 10 partidos nacionales hicieron oficial ante el Instituto Nacional Electoral su renuncia a las prerrogativas que reciben para apoyar a los damnificados del sismo del pasado 19 de septiembre.

Esta medida permitirá que 118'795,116 pesos sean reintegrados a la federación para que puedan ser destinados a las labores de reconstrucción que, se estima, tendrá un costo de alrededor de 40,000 millones de pesos.

Hasta el momento, solo los partidos Revolucionario Institucional, Verde Ecologista, Movimiento Ciudadano y Encuentro Social han atendido la exigencia de la ciudadanía.

Solo el PRI y MC renunciaron a la totalidad de su financiamiento público; mientras que el resto todavía recibirá una parte del dinero destinado para su gasto ordinario y que tendría que ser depositado en los próximos días.

No obstante los partidos tendrán hasta hoy para presentar su solicitud formal ante la Dirección Ejecutiva de Prerrogativas.

(V.periódico Milenio en línea del 7 de octubre de 2017).

Senadores de distintos partidos coincidieron en que sería un alto riesgo que los partidos renuncien al financiamiento público porque grandes empresarios podrían financiar las campañas y cooptar a los institutos políticos e incluso podría inmiscuirse el dinero de la delincuencia organizada.

(V.periódico Milenio en línea del 7 de octubre de 2017).

En total son 20 los aspirantes en Jalisco que presentaron su carta de interés ante el INE para buscar una diputación federal por la vía independiente.

Por supuesto que en la lista de aspirantes a candidatos a independientes se detectan "chapulines" que saltarían desde los partidos.

Entre ellos el ex priista Adrián Salinas Tostado, ex regidor en Tlajomulco, que ahora busca utilizar la plataforma de independiente para competir por un espacio en la Cámara de Diputados por el distrito 12.

Salinas Tostado fue candidato a presidente municipal por el PRI en 2012, pero perdió ante Ismael del Toro, y renunció al tricolor 3 años después.

Allá en La Fuente
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 6 de octubre de 2017).

Los dirigentes de PAN, PRD y Movimiento Ciudadano enfrentan críticas desde dentro de sus filas y descalificaciones externas.

La historia de alianzas entre esos 3 partidos y otros en México se ha quedado siempre en el reparto de candidaturas y en una toma y daca electoral. Una vez ganada una elección, en ninguno de los ya muchos casos de gubernaturas obtenidas con esa fórmula se ha producido un gobierno de coalición. Ni siquiera un gobierno que tenga un programa conjunto. El personaje que gana el cargo lleva mano, reparte algunos puestos y luego gobierna como mejor le parece o mejor puede. Los resultados no han sido tampoco muy buenos.

El reto de diseñar verdaderamente un programa compartido de gobierno, lograr la adhesión de la mayoría de sus respectivos militantes y después comunicarlo con claridad a los electores es mucho mayor de lo que podría parecer: Sería casi inédito que los votantes mexicanos tuvieran una idea clara y puntual de lo que haría al llegar al gobierno la fuerza política por la que sufragan. En el mundo electoral de slogans y millones de spots vacíos se conocen gestos, desplantes y ocurrencias de los candidatos, pero muy pocas veces ideas concretas de cómo será su gobierno.

Por lo pronto, hablan vagamente de un método democrático. Y dejan entrever que los 3 están en contra de una elección abierta a todos los ciudadanos, con el argumento de que sería abrir la puerta para que el PRI y el gobierno federal operen, influyan, la descarrilen o de plano decidan quién será el abanderado.

Y los aspirantes presidenciales dentro del PAN y el PRD que desde hace meses se apuntaron y reclaman apertura, proponen justamente una elección abierta.

Carlos Loret de Mola
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 5 de octubre de 2017).

Ahora resulta que es ilegal que los dirigentes de partidos políticos, en un arrebato de generosidad y desprendimiento, inspirados por las muestras de solidaridad con los damnificados por los sismos del mes pasado que dieron miles de mexicanos, decidan donar para esa noble causa parte de las aportaciones presupuestales que reciben como financiamiento público...

Como se supone que el manejo de tales fondos está minuciosamente fiscalizado, también se supone que deben informar pormenorizadamente acerca del destino que les dan, y que ese destino debe estar en concordancia con sus funciones específicas, primordialmente de carácter electoral.

Independientemente de los tecnicismos legales que se esgrimen para abortar las iniciativas que surgieron a partir del consenso en que reconstruir lo destruido por los sismos debería ser la prioridad número 1 en este país en que con mucha frecuencia se gasta en lo superfluo lo que se escatima para lo esencial, se aduce que suprimir de tajo el financiamiento público a los partidos -como solicitaba el PRI-, los expondría a quedar a expensas de financiamientos ilícitos: como si esa posibilidad no existiera, o como si tanto los dirigentes de partidos como los particulares interesados en hacer aportaciones económicas -con la intención de obtener beneficios (desde contratos o concesiones barnizadas de legalidad, hasta prebendas, canonjías e impunidades notoriamente inmorales) "al triunfo de la causa"- no estuvieran suficientemente ejercitados en el manejo de recursos económicos derivados de ese perverso esquema de complicidades.

Históricamente se ha demostrado que, aun en México, los partidos políticos pueden ser autosuficientes; que pueden vivir con honestidad y decoro merced a las cuotas de sus afiliados y a las aportaciones de sus militantes que acceden a cargos públicos. En ese sentido llegaron a ser ejemplares los dirigentes y militantes -especialmente de partidos de oposición, que tenían como bandera el ejercicio ético de la política- que aportaban generosa y desinteresadamente de su peculio (hay que recordar, a ese respecto, que eran los tiempos de la hegemonía priísta) para la operación de los mismos.

Nada que ver con las legiones de oportunistas, desprovistos de ideología, movidos exclusivamente por el afán, ya de perdido, de ocupar algún puesto administrativo en cualquiera de las agencias de colocaciones en que se han convertido los partidos, para beneficiarse con las migajas de esos fondos que muchos ciudadanos consideran ofensivos, e idealmente con la buena rebanada de pastel que son los cargos públicos a que ocasionalmente se tiene acceso.

Jaime García Elías
(v.pág.6-A del periódico El Informador del 4 de octubre de 2017).

Sorprende que "Desde la Fe" ("Órgano de Información de la Arquidiócesis de México"), en su editorial de ayer, saltara del tono habitual, sobrio y comedido, al de la oposición, ácido y agresivo. Así, al aludir a la propuesta de orientar a la reconstrucción los cuantiosos fondos que actualmente se destinan al financiamiento de los partidos, y adelgazar, para los mismos efectos, el Congreso de la Unión, el texto la tilda de "bandera de paladines políticos, con claras intenciones para afianzarse en el poder en (las elecciones de) 2018".

Con respecto a las reformas estructurales planteadas por la actual administración, "Desde la Fe" señala que "Lo evidente (sic) es sacar del nicho del poder y de los fueros a los políticos que se han hecho ricos a costa del servicio público". Demanda elegir a candidatos "de auténtica representación popular, no a sibaritas nutridos de privilegios, moches y prebendas"; designar a ministros, magistrados y jueces "más austeros y menos apoltronados, engrosando cuerpo y bolsillos", y a consejeros electorales "capaces de vigilar los procesos democráticos con justicia, y no como dictadorcillos censurantes (...) de los que piensan diferente". Reclama, finalmente, "hundir el bisturí en esa llaga que supura, la de una clase (...) que se frota las manos al capitalizar la tragedia y asirse al poder a manera de sanguijuelas chupasangre".

Jaime García Elías
(v.pág.6-A del periódico El Informador del 2 de octubre de 2017).

Después de la competencia loca de varias semanas en las que representantes de todos los partidos políticos se apresuraron en tratar de demostrar su cercanía, preocupación y solidaridad con las personas afectadas y con la sociedad misma a través de candentes declaraciones, al iniciar el mes de octubre, nos encontramos con que Enrique Ochoa Reza si cumplió con la formalidad requerida ante las instituciones oficiales, para que los 258 millones que les correspondían a su partido, el PRI, como su última ministración del año, se destinaran al Fondo de Reconstrucción Nacional.

De la misma forma lo hicieron los representantes del PES y el PVEM, cada cual, con el monto de asignatura correspondiente. Los demás, argumentaron buscar la entrega de recursos por otras vías, aunque se apresuraron a afirmar que éstas serían transparentes y puntuales... ¿será?

Y ya encarrilados, se hicieron propuestas que van desde el cero patrocinio oficial para partidos, y hasta la desaparición de las diputaciones y escaños del Senado plurinominales.

Por supuesto que los partidos que viven de y por el subsidio oficial, de inmediato se opusieron, mientras que otros han afirmado que buscarán las formas jurídicas para hacerlo posible (se requiere de una reforma constitucional).

Cuauhtémoc Cisneros Madrid
(v.pág.8-A del periódico El Informador del 2 de octubre de 2017).
La generosidad de los políticos.

(V.periódico El Financiero en línea del 29 de septiembre de 2017).


Imagine unas elecciones sin pendones ni espectaculares; sin largos y tediosos anuncios en la televisión y radio; sin despensas ni tarjetas de débito cargadas de billetes. Una campaña presidencial que no invada nuestras casas, que esté ahí, como una decisión importante que tenemos que tomar y debatir, pero no como el centro de nuestras vidas durante 90 días. Una campaña con más debates y menos spots; con más calle y contacto con la gente y menos promesas huecas. Una campaña donde las ideas y las propuestas puedan ser ampliamente difundidas, pero también contrastadas.

En el estilo de hacer campañas en México queda mucho de esa forma de hacer política del partido único, del partidazo del siglo XX. Las campañas en la era del dedazo tenían una función primordial, que era la legitimación del Tlatoani. No eran campañas para conseguir el voto sino para dar a conocer al rey en turno (y en no pocas ocasiones para que ese rey conociera el país antes de tomar el poder). Eran campañas para conocer al presidente, no para elegirlo.

¿Podemos cambiar la forma de las campañas? Sin duda. Todo esto es posible si construimos una democracia diferente. Si en lugar de darle mucho dinero y mucho tiempo a los partidos para hacer campaña les damos poco de los 2. Si en lugar de hacer una fiscalización cara y mala desde el Instituto Nacional Electoral la hacemos desde el SAT y tipificamos el engaño en el reporte de campañas como delito penal.

Hay un riesgo, no menor, de convertir las campañas en algo tan pesado y aburrido que termine siendo tema de unos cuantos enterados. Las democracias muy consolidadas tienen en general una participación muy baja en las urnas. Tenemos que encontrar un punto que evite el derroche absurdo, pero que mantenga el tono más o menos festivo de la elección; que inhiba la compra de votos, pero que mantengan el activismo de los militantes de los partidos; que permitan el contraste de ideas pero que no maten la viveza.

Todos estamos hasta el gorro de una democracia obesa, torpe y enfermiza, pero no es quitándole la comida como la vamos a sanar. Hay que ponerla a dieta; sí. Hay que moverla; sí. Hay que sacarla de su zona de confort, todo sí, pero sin perder de vista que no podemos ponerla en riesgo.

Estamos ante una oportunidad única de transformar nuestro sistema democrático. 3 millones de firmas en change.org alcanzaron a asustar a los partidos. Pero si solo nos quedamos en las firmas los cambios los harán ellos, para ellos y solo con ellos. Sí hay otra elección posible; no bajemos la presión.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 29 de septiembre de 2017).

Mario Castellanos, diputado local de MC, presentó una propuesta para que el legislativo elabore su propio mecanismo de autoevaluación y puso en evidencia que los emecistas no están tan unidos como presumen.

Cuando se propuso que toda la bancada naranja suscribiera la iniciativa, para pronto brincó la diputada Martha Villanueva que rechazó sumarse a la propuesta.

Salta a la vista que hay legisladores que no les interesa que su trabajo se revise; ya veremos qué destino tiene esta nueva propuesta.

Allá en La Fuente
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 29 de septiembre de 2017).

No descarto que el equipo económico cercano a López Obrador avance y tenga, al paso de los meses, respuestas que hoy no existen. Pero, por lo pronto, los lineamientos son muy generales y propuestas como el recorte de 300,000 millones de pesos para crear el fondo para apoyar a damnificados, no se formulan de modo que tengan viabilidad.

Si, como dice frecuentemente Alfonso Romo, la gestión de AMLO en la Ciudad de México es una guía de cómo se comportaría López Obrador en el gobierno, no se encuentra un recorte de gastos significativo entre 2000 y 2006 en la capital.

Si AMLO quiere cambiar su imagen en el sector empresarial, por lo pronto, está fracasando.

Enrique Quintana
(v.periódico El Financiero en línea del 28 de septiembre de 2017).
Escombro

(V.periódico El Financiero en línea del 27 de septiembre de 2017).


De hecho, las diversas propuestas que plantean cancelar el financiamiento público a los partidos tienen propósitos electorales manifiestos.

No critico a los partidos que tratan de capitalizar la circunstancia. Hacen su trabajo.

Las propuestas del PRI aprovechan el descrédito de la clase política y tratan de congraciarse con quienes piden que se retiren los recursos públicos. El PRI es el partido con más estructura a escala nacional y el que más fácilmente podría transitar a un esquema que depende de sus afiliados. Morena también aplaude el quitar el financiamiento público. Sin él, es más fácil que se preserve la intención de voto que hoy prevalece y que favorece a López Obrador.

Enrique Quintana
(v.periódico El Financiero en línea del 27 de septiembre de 2017).

Como en un mercado de merolicos, los dirigentes partidistas vociferan sus propuestas de ahorro para apoyar a los damnificados por los recientes sismos.

-Hay que ceder el 20% de nuestras prerrogativas.

-No, que sea el 100% y la desaparición de plurinominales.

-Pero que se incluya eliminar el fuero y reducir el gasto en publicidad.

-A un lado: la vía debe ser un fideicomiso, quitar pensiones a ex presidentes y cancelar el nuevo aeropuerto de Texcoco.

Así ha subido el "tono" de las apuestas.

Lo más indignante es que detrás sólo está el interés vil de capitalizar la mejor propuesta para lucrar políticamente con ello.

Allá en La Fuente
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 27 de septiembre de 2017).

Nunca habíamos visto a los partidos tan solícitos para responder al clamor ciudadano, ahora sí que "pégame, mátame, pero no te olvides de mí en las elecciones". El juego se llama quién da más. 1o. fue Morena que dijo que 25%, luego el PRI con igual cantidad. PAN y PRD subieron la oferta a 50%. Los más pequeños, MC y PES dijeron "mi resto": cero pesos a los partidos. Pago sin ver, dijo el PRI. Los partidos del Frente, PAN, PRD y MC reviraron: eso, mi casa y una hermana.

No caigamos en su juego. Lo que quieren los partidos es llamar la atención y tirarse al piso para que los ciudadanos los recojamos. Me queda claro que el clamor de cero pesos a los partidos es un sentimiento real. Yo mismo me sumé a la campaña por la reducción de la mitad de los recursos a los partidos y 8 de cada 10 respuestas fueron que no se les quitara la mitad, que se les quitara todo.

Serenos. ¿De verdad queremos un sistema de partidos donde todos los recursos sean privados? Las consecuencias pueden ser funestas. La vida de los partidos la controlarán quienes pongan el dinero. Más de alguno argumentará, con razón, que si de todos modos a los partidos los gobiernan castas y terminan, todos, controlados por intereses económicos, cuál es el objeto de invertir dinero público en ellos. La razón es muy sencilla: los partidos son y deben seguir siendo organismos de interés público.

Pero una cosa es que los partidos reciban recursos fiscales y otra muy distinta es que ellos mismos, a través de sus cuadros en los congresos, decidan cuánto dinero debemos darles. Esa es la perversión y es eso lo que hay que corregir. Durante los últimos 20 años los partidos han sido juez y parte de las decisiones económicas, con la idea de que entre ellos mismos se vigilan, se controlan y se equilibran. Pues nada, que salieron más duchos para ponerse de acuerdo en lo que sí les importa, que es el billete, que en lo que a nosotros nos importa, que son las políticas públicas y de gobierno.

Hay que aprovechar la coyuntura y el movimiento telúrico generado desde las redes sociales para avanzar y corregir lo que no nos gusta, para fiscalizar más y mejor a los partidos y para tener una democracia más austera y eficiente. Pero no caigamos en la trampa de esta absurda subasta de cariño que, por lo demás, sabemos que es más falsa que una moneda de 3 pesos.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 27 de septiembre de 2017).

La desconfianza con las instituciones ha tenido un alto costo. La forma como el gobierno de Morelos detuvo torpemente la ayuda ciudadana para las víctimas del sismo del 19 de septiembre, incendió, con justa razón, las redes sociales. La crítica fue directa contra el responsable político del atropello, el gobernador Graco Ramírez, a quien acusaron de lucrar con los víveres que detonó el repudio que se fue ampliando como un tsunami digital que, horas después de iniciado, detuvo la ayuda ciudadana en la Ciudad de México. La contaminación morelense paró en seco las donaciones y dejó de llegar ayuda a los centros de acopio, al comparar a todos los gobernantes con Ramírez.

Un hecho, el que la policía de Morelos detuviera el viernes los camiones de ayuda que salían de los centros de acopio, galvanizó la desconfianza ciudadana en los políticos y las instituciones. No fue un invento o producto de la maledicencia de quienes tomaron Facebook y Twitter como sus armas. Existen experiencias claras desde 1985 que la ayuda para necesitados varias veces jamás llega a su destino. Ha habido casos en el pasado donde se descubre que ropa, casas de campaña y alimento para víctimas de un siniestro terminaron en venta de garaje de autoridades ladronas. Ha habido otros donde la desorganización en el manejo de la ayuda y la ineficiente logística dejó por años donaciones para inundaciones o sismos sin ser entregadas. En ocasiones más frecuentes de las que uno quisiera ver, se detiene la distribución para que el gobernante en turno y su gabinete se tomen fotografías junto a la ayuda y sean ellos quienes la repartan. No importan las necesidades urgentes, sino transmitir que las están atendiendo.

Estas imágenes en la mente colectiva crean condiciones para que, además de los hechos objetivos y las denuncias factuales, corran todo tipo de versiones.

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 26 de septiembre de 2017).

Sólo hay que revisar el comportamiento totalmente errático del gobierno de Graco Ramírez en Morelos. Sin duda es el estado con más afectaciones por el sismo del 19 de septiembre, porque aunque hay menos fallecidos y daños que en la Ciudad de México, en proporción la entidad quedó arrasada; el municipio de Jojutla está literalmente derruido y las denuncias por la falta de apoyo no disminuyen a una semana de ocurrida la desgracia.

¿Qué decide la administración de Graco Ramírez? Detener los convoyes de ayuda; utilizar las patrullas de policía para literalmente atrapar los vehículos con donativos. Inexplicablemente, el gobierno estatal decidió que todos los víveres, medicamentos y donativos llegados de cualquier punto del país tenían que ser embodegados por el DIF y redistribuidos por el sistema de asistencia que dirige la esposa del mandatario, Elena Cepeda.

Las denuncias públicas desbordan las redes sociales y los chats. La gente en Morelos lanza acusaciones y a la fuerza entra a varias bodegas donde se están almacenando las ayudas para literalmente saquearlas. Graco y su esposa denuncian una "campaña de desinformación" y son incapaces, igual que muchas otras autoridades en Puebla, Chiapas o Guerrero, de entender que la gente decide organizarse de otro modo. Que no quieren atender las disposiciones de instituciones que no respetan y en las que no confían.

El gobierno de Graco Ramírez enfrentará investigaciones de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE) porque hay denuncias sustentadas de que están secuestrando los donativos para autopromoverse; y además de miles de firmas que exigen un juicio político en su contra, el mandatario está enfrentado por estos comportamientos con la Iglesia Católica y las autoridades universitarias.

Este gobernador es seguramente un caso extremo de error político en el tratamiento y administración del apoyo a la tragedia, pero el Estado de Morelos refleja claramente la desvinculación general entre autoridades y población, la desconfianza y la debilidad de las instituciones ante una urgencia que debiera ser la ocasión ideal para una reconciliación social.

Jorge Octavio Navarro
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 26 de septiembre de 2017).

La petición en change.org rompió récord de visitas por los usuarios que exigían a los partidos políticos reasignar el presupuesto dedicado a sus campañas. Le recordamos a los políticos que son, antes que cualquier otra cosa, servidores públicos y que el dinero no es suyo: este país tiene otras prioridades. No les quedó de otra que ceder, aunque todos aprovecharon para fingir (quién les cree) generosidad.

Gabriela Aguilar
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 26 de septiembre de 2017).
Réplica

(V.pág.4-A del periódico El Informador del 25 de septiembre de 2017).


Las propuestas de los partidos políticos para donar sus prerrogativas a los afectados por el sismo son muy dispares.

Los expertos aseguran que detrás de esa "diversidad" -unos piden que se done el 20% y otros que todo- estaría una trampa para que, al no acordar una sola vía, el tema se atore y acaben culpándose unos a otros sin que ocurra nada.

Pero no sólo deberíamos recortar dinero a los partidos. El INE solicitó 25,000 millones de pesos de presupuesto para 2018, pero Enrique Peña Nieto etiquetó 29,000 millones en el paquete económico para el próximo año. ¿Y si ese extra lo entregamos a los damnificados?

Allá en La Fuente
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 25 de septiembre de 2017).

El secretario de Gobierno de Morelos, Matías Quiroz Medina, sostuvo que la información en el sentido de que el gobierno del estado detiene camiones de ayuda procedentes de otros estados para colocar leyendas del DIF Morelos, afectó la llegada de apoyo pues generó incertidumbre y desconfianza.

(V.periódico El Informador en línea del 25 de septiembre de 2017).

La tragedia humana tiene cara de incompetencia y rivalidades políticas en Morelos. En el centro de la denostación e ira se encuentra el gobernador Graco Ramírez, pero no puede dejar de incorporarse en el cóctel lesivo a su esposa Elena Cepeda, descrita públicamente como déspota, y al comisionado de Seguridad Pública, Alberto Capella, el detonador de la crisis política por la manera absurda y represiva con la que, para esconder las vendettas de su jefe, incendió la sensible pradera. El trío logró que en el momento de una de las peores crisis en el centro del país en los últimos 30 años, la indignación contra ellos fuera tan grande que distrajo atención de las acciones de rescate y apoyo a una población devastada por el sismo del 19 de septiembre, los enfrentara y marchara sobre ellos. El gobierno de Ramírez se convirtió en unos cuantos días, en un gobierno fallido.

El desastre de Morelos, narrado por personas que conocen los entretelones de la política estatal, comenzó el jueves, cuando Gabriel Rivas, ex diputado del PRD, actualmente vinculado a Morena y vocero de la Asociación Civil Morelense "Gustavo Alejandro Salgado Salgado", entró a uno de los centros de acopio del DIF en Cuernavaca para sacar la ayuda y distribuirla directamente, porque no se estaba repartiendo. Para ese momento llovían las acusaciones contra el gobierno, y en particular contra la señora Cepeda, de que estaban administrando la ayuda solidaria de la ciudadanía con fines electorales. No escapaba que el hijo de la señora Cepeda, Rodrigo Gayosso, quiera ser el candidato a gobernador que suceda a su padrastro.

La 1a. acción de fuerza contra Rivas, un agitador profesional viejo amigo de Ramírez, con quien trabajó para la destitución del gobernador Jorge Carrillo Olea en los 90s, fue alrededor de las cinco de la tarde del jueves. De acuerdo con el gobierno morelense, Rivas, junto con las Vicentinas -una orden de caridad de monjas, totalmente apolíticas-, habían impedido que un tráiler de ayuda de Michoacán pudiera ser descargado en las bodegas del DIF estatal. El reporte de la prensa es que la gente lo descargó y colocó agua y víveres en sus vehículos para distribuirlas en varias zonas afectadas en el estado. Ramírez acusó a Rivas de "asaltar" la bodega.

Lo que siguió hundió aún más al gobernador. La señora Cepeda, directora del DIF estatal, añadió la prensa de Cuernavaca, ordenó que la ayuda que llegara del país fuera almacenada en una bodega, y Capella comenzó a detener los tráileres. Una hora después de comenzado todo, el secretario general de Gobierno, Matías Quiroz Medina, escribió en su cuenta de redes sociales que "habían identificado" al líder de quienes liberaron los víveres, a quienes calificó de "saqueadores". La señora Cepeda afirmó que denunciaría penalmente a los "saqueadores". La ceguera política e insensibilidad de las autoridades morelenses se enfrentó con la decisión de la ciudadanía de encararlos.

Para el viernes, Cuernavaca hervía mientras el impacto del sismo comenzaba a mostrar los estragos en Morelos. Videos tomados por la gente mostraban toneladas de víveres en bodegas sin ser distribuidos. Para entonces ya era irrelevante si las imágenes correspondían al momento o no. La ira iba creciendo. Capella insultó a quienes llevaban víveres al estado, al instarlos a no hacer "turismo sísmico", y pedir que no viajaran al estado porque lo único que hacían era estorbar el trabajo que estaba haciendo el gobierno. A nadie importó. En varias partes de Cuernavaca hubo connatos de enfrentamiento entre ciudadanos y policías. Capella insistió en politizar los incidentes y acusó a trabajadores del municipio de Cuernavaca, a quienes nunca identificó, de ser los responsables de asaltar los tráileres, aunque horas después reculó y dijo que sólo eran rumores.

La noche del viernes, el comisionado de Seguridad Pública, frente a la creciente acción ciudadana de tomar los tráileres y llevarlos a distintas comunidades para su distribución, dijo que no lo permitiría y que "impondría el orden", para lo cual anticipó que la policía realizaría operativos para, en castellano claro, hacer redadas contra quienes tenían identificados como autores intelectuales. Es decir, los adversarios políticos del gobernador. La acción policial fue insuficiente. Si antes, cuando detuvieron los tráileres que liberaron Rivas y las Vicentinas tuvieron que dejarlos ir por la tensión que estaba creando la policía, tampoco hubo forma que pudieran impedir que el viernes por la noche unas 500 personas se enfrentaran con 30 policías en las instalaciones del DIF, donde no evitaron que se llevaran la ayuda para distribuirla.

Capella decía que la razón por la cual había sacado a la policía a las calles era para "proteger" las donaciones. Lo ignoraron. La sociedad se organizó con otras instituciones no gubernamentales. El seminario conciliar de Cuernavaca sirvió como centro de acopio. Empresarios como Alfredo Harp, a través de su fundación, llevó directamente donaciones a zonas afectadas. Instalaciones deportivas como el Aqua Splash de la familia Abe, fueron transformadas en albergues en Jojutla. Los mormones levantaron un albergue en Cuautla, y el Centro Cristiano hizo su propio acopio para hacer entregas directas a poblaciones. En los pueblos fueron los mayordomos -electos por la población-, los ayudantes municipales y los comités de las iglesias, quienes comenzaron a entregar la ayuda a la gente.

La sociedad se organizó mientras el gobierno luchaba contra sus enemigos políticos sin atender con la celeridad exigida a las víctimas del sismo.

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 25 de septiembre de 2017).

Ni la gente común y corriente ni yo tenemos forma de verificar las acusaciones. No tengo certeza de que el gobierno de Morelos sea inocente y consideraré toda información que reciba. Pero de momento parece que en Morelos ha habido una campaña que aprovecha la tragedia para propósitos políticos.

Sergio Sarmiento
(v.periódico Mural en línea del 25 de septiembre de 2017).

La decisión del gobierno de Graco Ramírez de monopolizar en el Sistema DIF Morelos toda la ayuda para los damnificados de la entidad causó enojo y desconfianza, advirtieron organizaciones civiles y políticos.

"Fue una decisión equivocada, incluso hubo empresarios que fueron amedrentados y amenazados con ser remitidos a la autoridad, con un tráiler cargado de ayuda. Es inhumano", dijo el diputado del PAN Javier Bolaños.

El señalamiento fue en contra también de la esposa del gobernador perredista y presidenta del DIF estatal, Elena Cepeda, quien rechazó las acusaciones.

"Lo que planteamos es formar grupos de ciudadanos que vigilen la llegada y salida de los donativos", dijo Víctor Torres, quien donó zapatos y ropa en Jojutla.

(V.periódico El Informador en línea del 24 de septiembre de 2017).

La palabra politización tiene una carga negativa en México. Cuando la enuncias, cualquier ciudadano piensa en el lucro político de un tema público. En la partidización extrema de aquello que no tendría que girar en torno a los caprichos coyunturales. Seguridad pública, desastres naturales, tragedias humanas, todo lo que implica vidas y que, sin embargo, los partidos políticos los convierten en arenas de discusión partidista. Así, la politización es entendida como la cúspide de la irresponsabilidad de la clase política.

Lucrar políticamente con el dolor no es politización, sino más bien un acto vil y miserable. La irresponsabilidad de pensar antes en el beneficio de un partido político determinado y no en la defensa del interés general. El particularismo o el lucro con la tragedia es sinónimo de la bajeza de los líderes políticos del país.

La politización es otra cosa. La politización es asumir que detrás de una necesidad, un problema o una exclusión, siempre hay una solución política. La politización es entender que la política está para resolver los problemas de los ciudadanos, y las tragedias suelen ser momentos ideales para entender el papel de la política.

Confundir a la política como llave, que es lo que debe ser, por la política como irresponsabilidad para obtener réditos particulares, suele ser un error en el debate público en México.

México enfrentó esta semana que concluye, una de las peores tragedias de su historia. Los muertos ascienden a 285, hasta el momento de redactar este artículo, y la reconstrucción podría oscilar entre 20 y 25,000 millones de pesos. Estamos hablando de una décima porcentual del PIB nacional. El asunto de fondo es: ¿a qué tipo de decisiones como país nos llevará la tragedia? ¿Qué efecto político veremos? Todo indica que la politización se dirige hacia la agenda de la corrupción y el combate a los privilegios de la clase política. Más que el establishment, quien está señalada es la clase política que vive en una burbuja que llega al extremo de que los partidos políticos nos cuestan casi como la reconstrucción luego de un sismo. En esta coyuntura, la reacción de las instituciones ante la indignación será importante para entender si los políticos serán vistos como parte del problema o de la solución.

Enrique Toussaint Orendáin
(v.pág.3-B del periódico El Informador del 24 de septiembre de 2017).

La voz de los mexicanos, con la extraordinaria fuerza que la unidad da, se hizo escuchar y exigió a los partidos políticos, no donar, sino renunciar a su financiamiento para las fatuas campañas electorales. Demandando que ese recurso, de los mexicanos, fuera para los damnificados. Y ante esta férrea voluntad expresada, las autoridades supieron que la ciudadanía no está jugando...

Entonces, ante esta fuerte presión social, lo impensable sucedió, las autoridades del INE "encontraron" un camino legal para que esta renuncia de recursos se dé. Y los partidos se apresuraron a ser los "buenos"... el PRI y el Verde devuelven 25 %; el PAN puede regresar el 50% pero a una comisión ciudadana, como Enrique Krause propuso. Y Movimiento Ciudadano renuncia a todo su financiamiento.

Lourdes Bueno
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 23 de septiembre de 2017).

La reconstrucción de las zonas afectadas por los sismos de septiembre en Chiapas, Oaxaca, Morelos, Puebla, Ciudad de México y Guerrero será larga y muy costosa. Por más solidaria que sea la gente, no habrá suficientes recursos. Los recursos los tiene secuestrados el Estado y tenemos qué obligarlo a que los entregue para integrar un fondo de reconstrucción que repare la vida, lo más dignamente posible, a los millones de damnificados.

Es tiempo de parar todos los abusos de la clase política y gubernamental. La clase política pensará que ya hizo su "aportación solidaria" regresando parte o todo el dinero del financiamiento público. No basta.

Hay qué pensar, por ejemplo, en desaparecer los organismos electorales profesionales y pensar en concejos electorales que no necesiten del gasto en elecciones ni en un sistema permanente parasitario. Hay que eliminar los altos sueldos y prebendas. Pero apuesto que la clase política no se suicidará.

Es necesario pensar en otras formas de gobernarnos, de juntar y repartir los recursos de la propia sociedad, sin las mediaciones de gobiernos y una clase política.

Rubén Martín
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 23 de septiembre de 2017).

La clase política de nuestro país, salvo honrosas aunque mínimas excepciones se ha mostrado particularmente miserable ante los mortales y terribles resultados de los recientes sismos.

José Luis Cuellar de Dios
(v.pág.3-B del periódico El Informador del 22 de septiembre de 2017).

Hablando de oportunistas. Si algo les he criticado a los partidos políticos es su clientelismo, es decir, comprar votos a cambio de dinero, bienes o servicios.

No se vayan por las ramas. Quítense la lana desde el presupuesto y aplíquenlo a los damnificados. Luego autoridades donando dinero público. Muy bonito, donando dinero ajeno y fomentando clientela de paso.

Sergio Aguirre
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 22 de septiembre de 2017).

Donación de la mitad del salario de un mes anuncian ciertos funcionarios públicos y algunos profesionales de la política... (con los correspondientes bombo y platillo, por cierto, en detrimento de la conseja de "que no sepa tu mano izquierda lo que hace la derecha" cuando de tener un gesto de genuina generosidad se trata).

Las aportaciones de los "servidores públicos", amén de ser farisaicas, apenas si representan un alivio a su conciencia y una compensación a los abusos que de manera sistemática realizan, al asignarse salarios y prestaciones adicionales ofensivos para la gran mayoría de los ciudadanos, en este país que tiene, en efecto, gobernados pobres y gobernantes ricos.

Los presupuestos de egresos, en todos los niveles de gobierno, disponen de infinidad de partidas -para propaganda electoral, festejos, celebraciones, obsequios, "comunicación social" y demás- que se antojan, en las presentes circunstancias, totalmente ociosas, superfluas y, por lo tanto, prescindibles.

Un gesto de esa naturaleza, pues, sería visto por los ciudadanos no solo como muestra de sensibilidad y de solidaridad con los damnificados, sino como señal de sensatez para ejercer, en momentos de crisis, en beneficio de los más necesitados, el dinero del pueblo.

Jaime García Elías
(v.pág.8-A del periódico El Informador del 22 de septiembre de 2017).

El que regresó del retiro "voluntario" fue el polémico Enrique Aubry, presidente estatal del Partido Verde en Jalisco.

Y lo hizo para unirse al coro que pide que los partidos renuncien a sus prerrogativas para entregarlas a los damnificados por los sismos.

El ex diputado argumentó que se requiere una reforma federal para que sea legal la entrega de recursos.

¿Oportunismo puro o cinismo?

Qué pronto se le olvidó a Aubry que su partido fue precisamente el que intentó echar abajo, ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la reforma #SinVotoNoHayDinero en Jalisco.

No hay que ser... doble cara.

El diputado independiente Pedro Kumamoto aseveró que le parece de mal gusto que, en medio de la contingencia, algunos actores políticos quieran "pararse el cuello" proponiendo la reducción.

Y recordó que hace apenas unos meses, los legisladores congelaron en la Cámara de Diputados la iniciativa #SinVotoNoHayDinero.

Todo indica que el recorte a partidos será una realidad.

Anoche Lorenzo Córdova anunció que convocaron a los partidos para informarles que "sí hay vías legales para que sus recursos sirvan a los damnificados del sismo".

Allá en La Fuente
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 22 de septiembre de 2017).
La ley les impide ayudar.

(V.periódico El Financiero en línea del 22 de septiembre de 2017).


Lo deseable es que la clase política como un todo aprendiera y supiera que, más allá de diferencias, debe operar como esa fila de personas que se pasaban los escombros de mano en mano.

Quizá por el temor a esa nueva realidad de ciudadanos activos y movilizados, los partidos políticos y legisladores brillaron por su ausencia.

Tal vez saben que pretender usar a esa fuerza incontenible de jóvenes volcados en el apoyo y el rescate, sería jugar con fuego y quedar "chamuscados".

El debate público acerca de hacer lo necesario para canalizar los recursos asignados a las campañas hacia la reconstrucción, puede ser apenas el comienzo de un cambio profundo en el sistema de partidos en México.

Enrique Quintana
(v.periódico El Financiero en línea del 22 de septiembre de 2017).

La primera propuesta vino de Andrés Manuel López Obrador quien pidió que la mitad de los recursos que le corresponden a Morena los enviaran a Chiapas y Oaxaca para los damnificados. Tuvo cuidado de hacerlo muy visible, muy sonado y jurídicamente imposible. El INE le contestó lo que seguramente quería que le contestaran, que ellos no podían hacer eso pues los recursos estaban etiquetados para los partidos. Si Morena quisiera realmente donar la mitad de sus recursos a los damnificados no tenía ni que pedirlo al INE ni hacerlo público, bastaba con que el partido hubiese hecho una donación, pero lo que todo político busca son reflectores.

Lo que sí provocó López Obrador es que tras el sismo en Ciudad de México, Morelos, Puebla y Estado de México se generara una ola twittera, que a estas alturas ya puede considerarse alerta de tsunami, para que todos los partidos renuncien a la mitad de sus ingresos y que estos se destinen a los damnificados por el sismo. Durante el año electoral los partidos recibirán la friolera de 12,000 millones de pesos. La mitad de ellos no alcanza para reconstruir los daños causados por los sismos del 7 y 19 de septiembre, pero de que ayudan, no hay duda.

¿Le pasa algo a la democracia si se le recorta la mitad del dinero a los partidos? Realmente no. Nuestra democracia se ha caracterizado por ser muy cara. Es el costo de la desconfianza, sembrada a través de décadas, nos dicen las autoridades electorales, y tienen razón, pero a estas alturas al sistema democrático no le pasa nada si el subsidio se les reduce a la mitad. A quien sí le pasa es a los partidos, que tienen estructuras muy obesas, que ya se acostumbraron a vivir de la ubre del Estado y que no quieren perder sus canonjías.

Los partidos creen que la democracia son ellos y que la democracia existe para ellos. Los ciudadanos vemos las cosas de una manera distinta: los partidos son un mal necesario de la democracia y últimamente estamos hasta el gorro del abuso que hacen de los recursos públicos.

La excusa es el temblor, pero el odio a los partidos y la exigencia de una democracia más austera y funcional es anterior. El sismo, sumado a la propaganda de Andrés Manuel, hicieron que el reclamo tomara forma en las redes y hoy la propuesta del candidato de Morena se volvió exigencia.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 21 de septiembre de 2017).

Diputados, senadores y partidos políticos tienen en sus narices una oportunidad de "oro" para recuperar un poco de credibilidad. Ante la tragedia por los sismos que azotaron al centro y sur del país, lo menos que se espera de la clase política, que tiene en sus manos la administración de los recursos públicos, es que toquen sus privilegios y prerrogativas para apoyar las zonas afectadas.

Con tantas necesidades, cómo explican que el gasto proyectado en 2018 para los partidos políticos sea de casi 7,000 millones de pesos, mientras que el Fondo Nacional de Desastres tiene apenas 6,000 millones de pesos. ¡Más para los partidos, menos para las víctimas de los terremotos! Aunque usted no lo crea...

Esperamos que las buenas intenciones de las señoras y señores legisladores no se queden en subir fotos en las redes sociales, cadenas de oración o condolencias, y se pongan a trabajar en lo que les toca. En otras palabras, que el próximo 15 de noviembre aprueben un paquete presupuestal congruente con esas posturas de "apoyo" y "solidaridad".

Allá en La Fuente
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 21 de septiembre de 2017).

Andrés Manuel López Obrador se pintó de cuerpo entero con su mensaje de ayer en redes sociales.

Desechó de un plumazo el criterio legal en el sentido de que los recursos para las campañas son para eso y no pueden ser usados para otro

propósito.

Se consiguió seguramente todos los aplausos por decir que no está de acuerdo con eso y que los va a dirigir a los afectados por los sismos... aunque sean recursos que hoy no existen porque las campañas comienzan el 30 de marzo de 2018. Y estableció un fideicomiso administrado por un comité de simpatizantes y militantes morenistas de lustre, que ni por equivocación va a cuestionar al líder.

Todo el manejo es cuestionable, pero atiende a la sensación pública real de que los partidos políticos gastan mucho dinero que debe destinarse a otros propósitos.

No importa que tenga que violarse la ley; tampoco que se asignen recursos que no existen; no importa que la vigilancia del destino de esos recursos no exista realmente.

Ya López Obrador se adelantó en la jugada y seguramente cosechará los aplausos... aunque ¡ya los diputados del PRI lo respalden!

Y a ver si el INE o el Tribunal son tan valientes para decirle que viola la ley y que está engañando.

¿Les seguirá ganando la partida a todos los demás?

Enrique Quintana
(v.periódico El Financiero en línea del 21 de septiembre de 2017).

La clase política mexicana ha fracturado a la sociedad mexicana desde hace tiempo.

Un desafío para partidos y personajes públicos es hacerle frente a la desgracia a través de la generación de una nueva actitud.

Enrique Quintana
(v.periódico El Financiero en línea del 20 de septiembre de 2017).

Está muy de moda que los políticos, de todos los signos, se quejen de la prensa (y eso que ellos se han encargado de arrinconar y perseguir, de todas las formas posibles, el periodismo independiente, al que anhelan ver sustituido por puro medio orgánico o, de perdida, maiceado). Pero muy pocos de ellos, si alguno, reflexiona lo evidente: los primeros en mentir y en decepcionar, históricamente, han sido ellos. Los primeros en malgastar el apoyo popular y hacer su real gana han sido ellos. Como Emilio González, aquel gobernador que decía que éramos unos poquitos los que nos oponíamos a que regalara dinero a sus aliados políticos y que, luego de un sexenio de desastres, consiguió que su partido, que llevaba años en el poder, cayera al 3er. lugar y quedara apartado de cualquier puesto significativo en el estado (allí se mantiene).

Los políticos continúan tercos en la exigencia de los cheques en blanco y reniegan si se les hace el menor cuestionamiento. No se dan cuenta de que han demostrado, desde hace mucho, que no tienen fondos para cubrir esos endosos de fe. Los militantes son, cada día, menos. Cunde el escepticismo. Se lo ganaron.

Antonio Ortuño
(v.pág.6-B del periódico El Informador del 17 de septiembre de 2017).

La cúpula de la clase política no parece darse cuenta del grado de repulsión que despiertan a lo largo y ancho del país. Este rechazo va más allá de los altos funcionarios del gobierno y alcanza especial intensidad contra los legisladores y los jerarcas partidistas.

¿Hay motivos para la indignación? Sobran. Todos los días desayunamos con un nuevo escándalo.

La Función Pública y la Procuraduría no investigan, y si lo hacen, es para decirnos que ya se aprobaron las cuentas públicas, que ya revisaron y no encontraron nada, y que si de casualidad hallan algo, fincarán responsabilidades caiga quien caiga.

Y no cae nadie.

Vaya, hasta el encarcelado Javier Duarte puede estar tranquilo de que no tendrá que regresar los millones que se llevó.

La normalización de la corrupción sigue en curso y el pacto de impunidad continúa vigente.

Y entonces ésos, los graduados en desaparecer dinero público, los que han saqueado al erario como nunca antes, van y dicen en Oaxaca y en Chiapas a los damnificados del sismo que la ayuda y las despensas sí les llegarán.

La gente ya no aguanta tanto cinismo, tanto descaro, tanta impunidad. Los odia.

Carlos Heredia Zubieta, profesor asociado en el CIDE
(v.periódico El Universal en línea del 16 de septiembre de 2017).

El lunes por la mañana, luego de 4 días del sismo más fuerte de la historia del país, en la zona más afectada, Oaxaca y Chiapas, la ayuda gubernamental no había llegado. Los afectados, miles de ellos, aún no tenían la urgente atención médica, agua potable para beber, tampoco alimentos. La respuesta federal y estatal fue no sólo lenta, sino negligente. Fue hasta que este problema se expuso en medios noticiosos que los responsables del país se pusieron a trabajar en lo que es su deber.

Así, en las calles de los poblados afectados, la presencia del Ejército tampoco se veía como en otras ocasiones, varios periodistas lo aseveraron. Y las secretarías del Estado estaban ausentes. Aún el gobernador de Oaxaca ante el extrañamiento de una televisora expresó: "qué buena pregunta..., lo que sucede es que la ayuda está dispersada en las pequeñas ciudades y poblados". Pero no había tal, no había respuesta gubernamental, ni en Juchitán mucho menos en los pequeños poblados alejados que no tenían ni la ayuda del Ejército porque solo se contaba con 2 helicópteros. Fue hasta este miércoles que empezó a fluir la ayuda, aunque sólo a la mitad de los municipios.

La solidaridad de los legisladores sorprendió al país: donarán a los afectados, nada más y nada menos que un día de su salario, un valiosísimo día, aunque para que no se diga, mejor 2, ¡dos!

Y a la orden presidencial, aunque los damnificados no habían recibido siquiera las primeras atenciones, ya estaban siendo contados para "el censo". Eso era lo más importante, no la vigilancia nocturna de las pertenencias de los damnificados, no la alimentación o el abrigo, sino esa reconstrucción millonaria que aglutinará a las constructoras del sexenio...

Porque aunque esa ofrecida reconstrucción pudiera ser una buena noticia, el recuerdo de las defectuosas casas hechas para los damnificados de Ingrid y Manuel, que a 4 años aún no tienen un sitio seguro para vivir; casas pagadas por el erario que hoy deben ser demolidas, lo empaña todo.

El Gobierno de México, un país con amplias zonas sísmicas, no estuvo preparado y tampoco respondió con celeridad y eficiencia. Eso fue evidente.

Y en este triste escenario, una luz de solidaridad: las brigadas del Instituto Politécnico Nacional (IPN). Jóvenes mujeres y hombres estudiantes de los últimos años de la Escuela Medicina que con el compromiso social arraigado se presentaron para darlo todo a una población golpeada que necesitaba su ayuda. Y llegaron las brigadas de ingenieros y arquitectos del IPN para revisar las viviendas dañadas y decirles a los pobladores quienes podían con seguridad ingresar en sus casas, quienes debían apuntalar y quienes no tenían más remedio de demoler.

Lourdes Bueno
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 16 de septiembre de 2017).

La negativa implícita de los partidos políticos a reducir su bolsa para las campañas del próximo año ha enojado a la ciudadanía. El gasto es grosero y se vuelve un puñetazo cuando las imágenes desde Chiapas y Oaxaca muestra que a la miseria le viene mal el maridaje con el desastre natural. Casas mal construidas, corrupción y millones de pesos que se filtran entre las rendijas de las irregularidades ayudaron a que el temblor del jueves 7 aniquilara esfuerzos y evidenciara codicias.

Las iniciativas ciudadanas de reducción en el presupuesto electoral han tenido eco en medios e intelectuales, no así en los partidos que, en cálculo, han visto que los más afectados serán los más pequeños que, con menos marmaja, se verán en serias dificultades para ser competitivos.

Es la decisión complicada: o ceder el dinero que no será adjudicado a su intención sino al esfuerzo del gobierno priísta o esperar a que la gente olvide para julio de 2018 y, con ello, tener fondos para competir a un PRI dispuesto a casi todo con tal de no perder el poder.

En el lado del acuerdo en los oscurito, el Frente Amplio ha comenzado la repartición de huesos y puestos. Saben que en el PRI, las cuotas tardarán en otorgarse y qué hay ya muchas manos metidas en ese guiso llamado el tapado. El paseíllo de precandidatos del Revolucionario Intitucional a través de la zona de desastre ha sido grosero y hasta inútil. Ninguno lo ha aprovechado de manera adecuada para desplegar sus virtudes como líder en una tragedia.

La repartición del Frente va desde candidaturas a gubernaturas y senadurías hasta promesas en el hipotético gabinete que tendría el candidato del agua y el aceite. La alianza política como simple contubernio electoral.

Y todo termina por ser un hueso.

Gonzalo Oliveros
(v.pág.17 del periódico Milenio Jalisco del 15 de septiembre de 2017).

Esta semana el equipo de comunicación social de Miguel Ángel Mancera comenzó a difundir una serie de 6 spots relacionados con su 5o. Informe de Gobierno. En todos ellos se busca mostrar a Mancera como un ciudadano más, alejado de todo aquello que el votante potencial percibe como “política”.

En todos los anuncios los logros son igual de paupérrimos. Para 5 años de gobierno, presumir el todavía inexistente aumento de una red de bicis, el cambio de nombre de una ciudad o una carrera anual es trivial frente a los grandes problemas que han aparecido o crecido bajo su mandato.

Paradójicamente, los spots que presentan a Mancera como alguien cercano a los capitalinos lo que hacen es descubrirlo como alguien completamente alejado de la realidad.

Esteban Illades
(v.pág.3 del periódico Milenio Jalisco del 15 de septiembre de 2017).

Hoy el Congreso del Estado estará discutiendo y en su caso aprobando las leyes secundarias del sistema anticorrupción, esa que puede hacer de este sistema un ejemplo a nivel nacional o un fiasco más en esta larga batalla contra la impunidad del poder. No es sencillo, estamos ante un acto en el que el poder, representado en los partidos políticos, tiene que atarse las manos y legislar contra sus propios intereses para ganar credibilidad frente a los ciudadanos.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 14 de septiembre de 2017).

Hablamos al menos de 2'300,000 mexicanos que perdieron patrimonio o resultaron dañados por el sismo, más de 300 municipios y decenas de miles de viviendas afectadas. Millones de mexicanos tocados por la muerte, las heridas o el daño patrimonial.

Y ante la tragedia, la respuesta de la clase política ha sido tardanza, la chabacanería, el reparto partidista de despensas y el espectáculo o el lucro político. Todavía los pueblos más afectados no habían enterrados a sus muertos, cuando los gobernantes comenzaron a lucrar miserablemente con el dolor de los damnificados por el terremoto.

La clase gobernante mexicana ha dado varias muestras de este tipo de solidaridad hipócrita o instrumental. Por ejemplo, los senadores abriendo una cuenta bancaria para recibir donativos sin hacer ellos una donación, o el anuncio de los 500 diputados anunciando la aportación de un día de su salario, es decir 1.2 millones de pesos, apenas 0.01% del presupuesto anual que tienen (7,620 mdp). No sólo están ofreciendo donaciones miserables, también están haciendo un miserable uso electoral de la ayuda, como el gobierno del panista Miguel Ángel Yunes poniendo propaganda en las despensas entregadas a damnificados; o el proselitismo que hizo la coordinadora de los diputados federales de Morena, Rocío Nahle, presumiendo que la ayuda era de su partido.

Muchos funcionarios usan la tragedia para buscar su propia promoción en redes sociales o medios convencionales.

Es una solidaridad tipo “selfie”, podríamos decir, porque se otorga siempre y cuando se aparezca en la foto y se obtengan beneficios políticos o personales.

Rubén Martín
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 13 de septiembre de 2017).

El director del Centro Jalisco de la SCT, Salvador Fernández Ayala, afirmó que este año se terminarán el Nodo Vial Technology Park. La entrega, prevista para septiembre, se retrasó debido al temporal. La obra ha tenido varios deslices: en enero de este año se dio a conocer que, por un error de cálculo, el costo se duplicaría. Pasó de 87. 1 millones de pesos a 180 millones. Fernández Ayala indicó en su momento que hubo "errores iniciales y omisiones en proyectos".

(V.primera plana del periódico El Informador del 13 de septiembre de 2017).
El ciclo de un político.

(V.periódico El Financiero en línea del 12 de septiembre de 2017).


Los de López Obrador recién nos regalaron su propia vergüenza: salieron a defender al régimen de Kim Jong-un, el dictador de Corea del Norte.

Independientemente de lo que se piense de la expulsión del embajador norcoreano en México -una medida que motiva debatir qué papel debe jugar nuestro país en el concierto internacional-, más allá de que Donald Trump es un impresentable y su estrategia hacia Corea del Norte es infantil, el régimen de Kim Jong-un no merece otra cosa más que la condena.

Para los de Morena debería ser así hasta por estrategia electoral: cuando uno de los grandes temores que despierta López Obrador es su talante antidemocrático y autoritario, cuando tanto se le ha criticado por no condenar la dictadura cubana, por coquetear con la dupla Chávez-Maduro de Venezuela, qué necesidad de buscar la selfie con uno de los más desprestigiados gobiernos del planeta.

Un opositor como López Obrador o cualquiera de Morena, no existe y no ha existido desde que se fundó Corea del Norte (y la gobernaron primero el abuelo y luego el papá del actual presidente). Los que lo intentan son encarcelados o asesinados.

Pero los de Morena parece que no pueden evitarlo, que está en su naturaleza, en su instinto, en su genética política. Es su querencia.

Carlos Loret de Mola
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 12 de septiembre de 2017).

El ex magistrado electoral Gonzalo Julián Rosa Hernández y la juez Rosa María del Carmen López Ortiz, fueron designados por el pleno del Congreso del Estado como nuevos integrantes del Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Jalisco. Los diputados aprobaron los nombramientos a pesar de que los magistrados salientes Juan José Rodríguez López y Celso Rodríguez González promovieron amparos para mantenerse en el cargo.

(V.pág.6-A del periódico El Informador del 12 de septiembre de 2017).

El discurso que decreta el derrumbe de las ideologías es sólo el preludio para justificar el pragmatismo como única brújula del quehacer político.

El "Frente" es el proyecto de las élites económicas del país, que ya no confían en el PRI, pero que se resisten a aceptar a López Obrador como presidente. Es una especie de discurso centrista, que quiere que las cosas sigan más o menos igual -política económica, gasto, impuestos, etc.- pero dando una imagen de cambio. La eterna búsqueda por un "Macron mexicano" que se plante con credibilidad frente a aquellos que enarbolan el antisistema, pero siempre manteniendo los privilegios de las élites.

Enrique Toussaint Orendáin
(v.pág.2-B del periódico El Informador del 10 de septiembre de 2017).

Extraviados durante más de 3 años -en total 43 meses- en un laberinto tachonado de debates sordos e intereses cruzados, la administración Peña Nieto, el PRI y el Senado parecen haber llegado a la conclusión de que una reforma clave para la transformación de la justicia en México, la nueva Fiscalía General, debe ser echada a la basura.

Se trata de una faceta más de la descomposición que acumula la PGR casi desde que fue establecida como apéndice del poder ejecutivo, a inicios del siglo pasado. Los caprichos presidenciales sobre la dependencia se manifiestan en que en los últimos 100 años, cada titular del Ministerio Público Federal duró en promedio 2.5 años en el cargo. En todo ese periodo hubo sólo 4 casos que se mantuvieron en el puesto por el lapso para el que fueron designados. La llegada de la modernidad agravó el problema: desde la administración de Carlos Salinas de Gortari, hace 30 años, los procuradores generales han sido removidos en promedio cada 2 años. En casi 5 años, la actual administración ya lleva 3 titulares, y podría sumar al menos uno más.

Reiterados informes, tanto internos como externos, dan cuenta hoy que la PGR se halla lastrada por su falta de autonomía e independencia; por ineficacia operativa ante la impunidad dominante, y por una corrupción interna cada vez más grave. El deterioro se ha ahondado sin importar si en Los Pinos ha despachado un priísta o un panista.

La Cámara de Diputados aprobó en 2014 la reforma del caso, con el voto mayoritario del PAN, bajo la directriz del señor Anaya, actual presidente de ese partido y en aquel entonces diputado federal y dirigente interino del propio blanquiazul.

Anaya proclamó aquella vez un gran avance por la transformación de la PGR a una Fiscalía presuntamente autónoma. Lo que no reveló fue que su partido había avalado, entre múltiples aspectos espinosos, sembrar en la carta magna 2 manzanas venenosas, un doble "pase automático": Que el 1er. fiscal general sería el procurador que estuviera en funciones cuando se aprobara la legislación reglamentaria. Y que todo el personal de la Procuraduría sería migrado a la Fiscalía. Ello equivale a implantar tejido putrefacto en el organismo de un recién nacido.

El apoyo del PAN para legislar a la medida del PRI alcanzó todavía para generar una iniciativa de ley reglamentaria que deja todo ánimo normativo a la discrecionalidad del nuevo fiscal, dejando sin cubrir aspectos centrales para garantizar la pretendida autonomía.

Esa iniciativa, enviada al Senado, tiene visos de inconstitucionalidad porque entre otros aspectos, no incluye la incorporación del nuevo fiscal anticorrupción, aprobado en 2015 e idénticamente atorado.

Los próximos días determinarán si la Fiscalía como fue concebida es viable. Mucho antes de que llegue la designación del fiscal, la ley reglamentaria debe pasar, con múltiples ajustes, por 3 comisiones, 2 de las cuales son encabezadas por la oposición: la de Justicia, con la panista María del Pilar Ortega, y Estudios Legislativos, con Alejandro Encinas, senador independiente cercano a Morena. La 3a. es la de Gobernación, a cargo de la priísta Cristina Díaz. Es más que probable que sin nueva reforma, el tema se atore sin remedio.

Un previsible nuevo estancamiento en las negociaciones y la cercanía de las elecciones del 2018, impondrían tal nerviosismo a las partes involucradas, incluida la administración Peña Nieto, partidos y legisladores, que abrirá la necesidad de meter otra vez el bisturí a la Constitución. Y que todo empiece de nuevo.

Roberto Rock L.
(v.periódico El Universal en línea del 9 de septiembre de 2017).

7 días que no conmovieron a México. Quizá entretuvieron a la clase política, siempre ávida de crear problemas para luego mostrarse como salvadores de la patria al desfacer los entuertos que son su criatura, temas que les saturan pero que no se relacionan, en lo más mínimo, con la adversidad cotidiana de los ciudadanos.

Y no porque no haga falta un fiscal cabal antes que carnal. Urge. Pero urge desde hace años, como urge -también a tiempo- un secretario de Gobernación que asuma las funciones de la seguridad, y en una de esas de la gobernabilidad.

Sin embargo, el parto de los montes de estos 7 días fue para poner un candado. Insuperable metáfora. Nuestra clase política sudó la gota gorda en torno al verbo impedir. El espectáculo quizá habría valido la pena si hubieran tenido como meta elegir al mejor fiscal, no andar rizando el rizo de un manoseado transitorio con dedicatoria.

Quien crea que lo que estaba en la mesa era la idea de buscar al Quijote que quiera enfrentar, montado en ese flaco jamelgo que es la estructura de la PGR, se equivoca.

Lo que importaba era el tango, y el PRI se abrazó a Anaya y fueron de aquí para allá en un baile que salvo los requiebros y el sudor, actuado o real, no producirá nada, ni un fiscal decente para acabar pronto.

Y mientras la arena de la grilla estaba de bote en bote, toditos ellos locos de la emoción.

Que nadie hable de corrupción ni de nada nada nada que no sea de ellos y su agenda. Grandes nuestros políticos: les tomó 7 días desempolvar un candado.

Salvador Camarena
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 8 de septiembre de 2017).

El Instituto Nacional Electoral impondrá hoy nuevas multas, por 67.2 millones de pesos, a 6 partidos por violar los derechos de libre afiliación al empadronar sin permiso a militantes del PAN.

(V.pág.10-A del periódico El Informador del 8 de septiembre de 2017).

Un grupo de militantes de Morena Jalisco, encabezado por Jaime Hernández Ortiz, rechazó las posibles candidaturas de Carlos Lomelí y Enrique Michel a la gubernatura del estado. Acusaron que quieren cerrar el partido a las amistades.

Hernández Ortiz señaló que el el partido hay prácticas de exclusión, contrarias a una agrupación política que se dice diferente a las demás.

"Carlos Lomelí y todos que están montándose, también Enrique Michel, quiero decirles que hay elementos para que todas esas candidaturas se caigan. Definitivamente no serán los candidatos".

Externó su apoyo a Salvador Cosío Gaona pues indicó que su candidatura no tiene elemento alguno que pueda objetarle la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia.

Además, Hernández Ortiz denunció imposiciones por parte de la dirigencia nacional para elegir candidatos y a sus líderes estatales.

Señaló que han tratado de comunicarse con Andrés Manuel López Obrador para solucionar la problemática pero que no han sido escuchados. "Sólo hemos encontrado silencio e indiferencia".

Explicó que presentarán una solicitud ante el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana para que convoque de inmediato a elecciones internas en el partido y que pedirá al Instituto Nacional Electoral sancionar a la dirigencia.

(V.pág.9-A del periódico El Informador del 8 de septiembre de 2017).

Está claro. Todos juegan al máximo límite para que el adversario ceda y claudique. La oposición al PRI en la Cámara de Diputados forzó una crisis constitucional que paralizó a San Lázaro para que el gobierno ordene a sus diputados que acepten el ultimátum de quienes demandan eliminar el pase automático de procurador general a fiscal general, que se establece en la ley. La política mexicana se encuentra en este péndulo. Algunos están por la suma cero; otros por la claudicación del adversario. Brinkmanship es el nombre del juego, entendido como el ejercicio de una política arriesgada que a veces es suicida.

La falta de una solución a la instalación de los órganos de dirección de la Cámara de Diputados llevó a que el miércoles amaneciera el país sin que nadie pueda recibir el Paquete Económico para 2018, con lo que, teóricamente, no podrá iniciar la discusión sobre el presupuesto y paralizará al gobierno. La motivación es el conflicto por la negativa del PRI a discutir una iniciativa presidencial para eliminar el llamado pase automático, previsto por la ley desde 2014 y aprobado por el PAN, que hoy encabeza la cruzada en contra, y que en aquellos remotos tiempos hacía el amor todas las noches con el PRI. La discusión no es suficiente. La oposición quiere que se elimine esa provisión. Punto. ¿Hasta dónde llegarán? ¿Quién cederá?

En San Lázaro, la oposición va a toda velocidad rumbo al despeñadero y, aunque no quiera, el PRI es arrastrado por la pendiente. Los diputados movieron el reloj legislativo -que es como eufemísticamente resuelven su violación a la ley- para el próximo jueves, a fin de dar tiempo a que avancen las negociaciones. O legislan los priistas contra el pase automático en el Senado, la cámara donde se encuentra la propuesta presidencial, o no se instala el congreso. No hagan apuestas.

El homogéneo bloque de la oposición se enfrenta a un PRI que tiene el poder en el ejecutivo, pero no le alcanza en el legislativo para lograr todos sus objetivos.

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 7 de septiembre de 2017).

¿El mejor regidor y el mejor diputado es el que no habla? Sin duda no, pero son preferibles los callados y discretos que los ocurrentes. Y entre los ocurrentes hay unos peores que otros: hay los que simplemente quieren figurar y quedar bien con algún grupo de electores y los más peligrosos, los que quieren elevar sus convicciones personales a rango de ley, reglamento o un punto de acuerdo, aunque nada tenga que ver con la vida pública.

Una revisión de las iniciativas más extrañas en el cabildo de Guadalajara dio resultados que serían de morirse de la risa, si no es porque nos cuestan dinero. Son cosas que seguramente los regidores y regidoras no harían si tuvieran que pagarlas ellos mismos, pero sobre todo, que nada abonan a la vida pública de la ciudad. Promover el uso de la copa menstrual; declarar patrimonio cultural a los buñuelos (supongo que eso incluye la maravillosa miel de guayaba de la señora que los vende afuera del Santuario) o imprimir separadores de libro con el himno de Jalisco, son algunos ejemplos de la creatividad de nuestros regidores.

Pero, si bien la revisión se hizo del Ayuntamiento de Guadalajara, lo mismo o hasta peor sucede en los otros 124 municipios y, para no ir más lejos, en el Congreso del Estado.

Siempre será mejor aguantar las malas ocurrencias (mientras no las aprueben, claro está) que limitar la libertad de expresión. Para evitar este tipo de dinámicas, pero sobre todo, para evitar que los regidores se exhiban con geniales ideas, es que durante muchos años se acostumbraba "la previa", una reunión de cabildo a puerta cerrada que se celebraba unas horas antes donde cada regidor ventilaba los temas que traía. La dinámica permitía que algunos regidores descargaran su ira antes de la sesión, con lo que se evitaban sorpresas, y además se convencía, con mano izquierda o con autoritarismo, según el caso, a algunos regidores de no llevar a la sesión formal los temas que no eran trascendentes.

Dice la sabiduría política que hay cosas que uno nunca debe enterarse, entre ellas cómo se hacen las salchichas y cómo se hacen las leyes, pues uno deja de comer hot dogs, y de creer en la democracia.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 7 de septiembre de 2017).

Este fin de semana, uno de los grupos políticos más influyentes de la capital del país regresó al nido: Izquierda Democrática Nacional, de René Bejarano y Dolores Padierna, se alineó de nuevo con Andrés Manuel López Obrador, al que apoya desde hace 20 años.

Dolores Padierna, experimentada y combativa parlamentaria, ha sido una de las más eficaces opositoras a los regímenes del PAN y el PRI. Siendo la coordinadora de los senadores del PRD, anuncia que abandona este partido y se adhiere a Morena.

Su esposo, René Bejarano, es sinónimo de escándalo político. Tanto, que López Obrador pierde los estribos cuando se le vincula con él, cuando se le pregunta por él.

Bejarano era el 2o. hombre más poderoso en la administración del DF cuando Andrés Manuel era jefe de Gobierno. Primero como su secretario particular y luego como cabeza de la Asamblea Legislativa. Era su gran operador político y electoral.

Hace más de una década, en el 2004, en su noticiario matutino, Brozo divulgó un video en el que aparecía Bejarano recibiendo fajos de billetes del empresario Carlos Ahumada. El videoescándalo marcó la vida política de México y truncó la ascendente carrera de Bejarano.

Pero Bejarano sólo se escondió del reflector. Lo que sabe hacer lo siguió haciendo donde se mueve mejor: en los sótanos del poder, debajo de la mesa.

Su esposa nunca dejó de estar en 1a. fila y su organización IDN mantuvo hasta hoy un peso que ha atraído y obligado a muchos políticos a sentarse con él a negociar: jefes de gobierno posteriores, figuras perredistas, panistas y priistas, secretarios de estado con aspiraciones... Bejarano siempre tuvo para ellos algo que ofrecer y algo que pedir.

Pero una foto con él era tóxica. De inmediato el público reaccionaba. Bejarano se volvió uno de los símbolos de corrupción, en este caso, de la izquierda mexicana. Bejarano lo entendió. No buscaba la foto. Ni siquiera con AMLO. Ayer dijo que sigue sin buscarla.

Pero fue leal: Bejarano apoyó a AMLO en sus candidaturas presidenciales de 2006 y 2012 con el PRD, y ahora que viene el 2018, Bejarano ya se pasó a Morena. Lo oficializó -mitin y discurso- este fin de semana.

Carlos Loret de Mola A.
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 7 de septiembre de 2017).

El Gobierno de Jalisco y los ayuntamientos metropolitanos tiraron a la basura un millón de dólares que la Fundación Rockefeller le había donado al Imeplan para crear una gerencia de resiliencia para la ciudad.

Nos cuentan que se debió a diferencias entre Magdalena Ruiz, titular de Semadet, el Imeplan y los ayuntamientos metropolitanos por el nombramiento del futuro "gerente", que al final no se realizó.

Por un lado, el gobierno estatal quería rescatar al ex director del Imeplan, Alberto Orozco, mientras los de enfrente promovían a Eugenio Arriaga, ex funcionario panista.

Habiendo perfiles técnicos, la grilla trabó el nombramiento, así que Rockefeller sacó a Guadalajara de la lista de las 100 ciudades resilientes y nos metió, pero en la lista negra de grillos e incumplidos.

Allá en La Fuente
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 6 de septiembre de 2017).

La semana pasada varios titulares celebraban la supuesta aprobación de los gobiernos municipales tras la jornada dedicada a la ratificación de mandato. Movimiento Ciudadano dio a conocer con bombo y platillo las cifras de su victoria contundente, sin mencionar algunos detalles como que en el municipio de Guadalajara únicamente el 5% del listado nominal dio su voto a favor del sí, por ejemplo.

¿Qué hubiera pasado en caso de preguntarle a la ciudadanía si aprueba a sus gobiernos con base en su percepción de la inseguridad? 3 días después del domingo de la ratificación se dio a conocer el fracaso de los planes anti violencia en los municipios de Jalisco. En tan solo un año, el homicidio doloso aumentó un 18% en Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque y Tlajomulco. No hemos avanzado en materia de prevención del delito ni en contención de los criminales.

Ayer estudiantes universitarios salieron a manifestarse tras el doloroso fallecimiento de uno de ellos a causa de un ladrón que le arrebató el celular. Lo mismo en temas de género, pues también nos enteramos de que Jalisco es el 3er. estado más violento hacia las mujeres. El panorama noticioso de todos los días incluye cada vez más linchamientos, violencia, e inconformidad.

La verdad es que resulta curioso que los políticos se "den like" a ellos mismos, cuando en la misma semana hubo diferentes acontecimientos que dan cuenta de las deudas que tienen -a todos los niveles de gobierno- con el ciudadano de a pie. Si quieren que de verdad celebremos éxitos históricos y que vayamos entusiasmados a ratificar gobiernos, habrá que atender eso que seguimos pidiendo: la posibilidad de vivir sin miedo.

Gabriela Aguilar
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 5 de septiembre de 2017).

Animal Político y Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad presentan estos días una serie de reportajes sobre un mecanismo de desvío de recursos en donde 8 universidades tuvieron un rol protagónico.

Cito párrafos del reportaje:

"El esquema es simple: para eludir la Ley de Adquisiciones -que los obligaría a hacer licitaciones y poner a diferentes empresas a competir-, las dependencias firmaron convenios con universidades públicas. La ley permite hacerlo, pero solo si las universidades realizan al menos el 51% del servicio contratado (ninguna respetó eso)."

"Las universidades subcontrataron a 186 empresas y cobraron por esta intermediación una comisión de entre el 10 y el 15% del total del convenio. Esta triangulación viola la ley, como reconocen los propios funcionarios públicos consultados."

"De las 186 las empresas seleccionadas en estos convenios, 128 presentan irregularidades, de acuerdo con las propias autoridades consultadas. Es decir, ninguna de estas 128 debieron recibir contratos públicos, según lo que establece la ley."

"Hay casos donde el esquema involucra hasta 12 empresas en un mismo contrato. Una o 2 empresas realizan el servicio y el resto cobra por no hacer nada."

Si las casas de estudios donde formamos jóvenes se corrompen, ¿qué nos queda?

Salvador Camarena
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 5 de septiembre de 2017).

Andrés Manuel López Obrador se va a ir de gira a Estados Unidos y Europa. Uno de los objetivos fundamentales de este viaje es tener contactos con la comunidad empresarial.

El propósito de estos encuentros es tratar de erradicar la imagen de que se trata de un político que representa una amenaza para los inversionistas de México y el mundo.

Durante la semana pasada, AMLO no fue muy exitoso en ese propósito, cuando dio una entrevista en Los Ángeles a The Wall Street Journal.

La nota derivada de esa entrevista fue encabezada por el diario norteamericano señalando que AMLO llamaba a que se suspendan las negociaciones del TLCAN.

Y la advertencia viene más adelante:

"Cualquier trato comercial injusto, puede ser revisado por el gobierno mexicano", en caso de que gane la elección presidencial del próximo 1 de julio.

En otras palabras, le está diciendo a todos los actores económicos que si él considera que los términos finales del tratado que hoy se renegocia no le gustan, promoverá su revisión.

Otra parte de la entrevista publicada por el Journal tampoco es para tranquilizar a la inversión.

A propósito de la reforma energética, señaló: "Nosotros auditaremos los contratos, veremos cómo fueron hechos y nos aseguraremos que no hay corrupción envuelta. No aceptaremos contratos desventajosos donde México sea desprovisto de su ingreso".

Sería menos inquietante esta declaración si hubiera claridad en lo que AMLO entiende por corrupción o por contratos desventajosos.

Si la pretensión de la declaración era apaciguar los nervios e inquietudes de los inversionistas que le han puesto -o quieren ponerle- recursos al sector de hidrocarburos, el resultado habría sido completamente opuesto a lo que resultó.

Moody’s señaló el miércoles pasado que la elección del próximo año podría ser un riesgo más grande para la economía de México que la misma renegociación del TLCAN.

Si ese va a ser el resultado de otros intercambios de AMLO con representantes de inversionistas, creo que más que tranquilizar, va a inquietar a los mercados.

Con este tipo de propuestas, lo único que daría serenidad a los inversionistas en el curso de los próximos meses es... observar que López Obrador pierde posiciones en las encuestas de intención de voto.

Enrique Quintana
(v.periódico El Financiero en línea del 5 de septiembre de 2017).

En una entrevista la semana pasada con el periódico The Wall Street Journal, vocero de los intereses empresariales de Estados Unidos, López Obrador fue inmensamente cándido o perversamente claro en el mensaje que lanzó a los capitanes capitalistas de esa nación, cuando habló del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y de la Reforma Energética.

La renegociación del TLCAN, cuya 2a. fase concluye este lunes en la Ciudad de México, debe suspenderse. Así lo dijo López Obrador al Journal, y que debían esperar a que pasaran las elecciones presidenciales. ¿Por qué Estados Unidos y Canadá tendrían que aguardar a lo que suceda en México? De hecho, en Estados Unidos quieren que todo concluya antes de las elecciones, por el temor que tienen de una regresión comercial con López Obrador. "No es conveniente buscar un acuerdo bajo presión", agregó el precandidato presidencial con una explicación sin asidero a su 1a. reflexión, y que se refiere a las amenazas del presidente Donald Trump. "Cualquier tratado injusto puede ser revisado por el gobierno de México". En realidad es el Senado quien debe revisarlo; el gobierno lo firma.

Pero esos matices no importan. El sentido de lo que expresó es lo relevante porque permiten asomarse a su pensamiento. Más grave aún, pensando en el impacto de sus palabras en Wall Street, es lo que dijo de la Reforma Económica que tiene, como mayor atractivo en el mundo, que el sector privado puede invertir en los campos petroleros mexicanos y en el gas. La apertura del sector energético, está fuera de discusión. Si es presidente, dijo López Obrador, cerrará las licitaciones energéticas. Momentos después, se volvió a contradecir. "Favorezco la inversión extranjera, pero no permitiré que se afecten los intereses mexicanos". Le gusta la inversión extranjera, pero en otro país, porque no aceptará ningún dólar más en ese sector.

Las galimatías de López Obrador buscan esconder su ideología estatista con un lenguaje aperturista, pero las contradicciones son evidentes. El Journal no aborda el doble lenguaje del precandidato, pero recuerda los recientes reportes de las agencias calificadoras en Estados Unidos sobre sus temores por el futuro de las reformas en caso de que gane la Presidencia, y la última encuesta del Banco de México con analistas del sector privado, donde señalaron que la incertidumbre política es uno de los principales obstáculos para el crecimiento. Ningún otro aspirante a la Presidencia ha sugerido incluso que revertirá las reformas peñistas.

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 4 de septiembre de 2017).

Mientras en las calles la inseguridad campea, los políticos se disfrazan de demócratas tratan de justificar sus malas decisiones y sus omisiones; presumen que son progresistas, pero si hay oposición ciudadana la intolerancia es inconmensurable, desproporcionada y feroz, el juicio inmediato; y la oposición política real aprovecha y lleva agua a su molino. Unos y otros celebran los errores de unos y otros porque significan posibilidades de ganar las próximas elecciones y seguir viviendo, por nada, del erario público. ¿Y nosotros qué? No servimos más que de parapeto y somos buenos como paganos de todo, de sus carreras políticas, de su corrupción, de sus ineficiencias y aires de grandeza... la clase política mexicana corrupta, hipócrita y manipuladora nos tiene sumidos en una crisis sin precedente. Y luego nos dicen que nosotros tenemos la culpa.

Laura Castro Golarte
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 2 de septiembre de 2017).

La Fiscalía General, que junto con su nuevo órgano, la Fiscalía Anticorrupción, ha sido presentada como un cambio de paradigma en la impartición de justicia en el país, no es más que otro botín.

Y mientras se reparte entre unos pocos, México y sus instituciones se convierten, por enésima vez, en rehenes de los partidos.

Esteban Illades
(v.pág.3 del periódico Milenio Jalisco del 1o.de septiembre de 2017).

Amigos defienden al ingeniero [Cuauhtémoc] Cárdenas y lo consideran un adalid de la joven democracia mexicana. Gamés, en cambio, considera al ingeniero un cacique con proclividades democráticas, que fundó un partido del cual fue dueño, un priista rencoroso, un gobernador que inició la destrucción de Michoacán, luego la prosiguió su hijo, Lázaro, y la consumó Leonel Godoy. Ahora pide la destitución de los consejeros electorales y en San Cristóbal de Las Casas dijo unas obviedades deliciosas: que la sociedad debe exigir a los aspirantes a la Presidencia cuáles son las soluciones a los problemas de México como la inseguridad, la falta de empleo y la pobreza de las familias. ¿El ingeniero propuso en sus campañas soluciones a esos problemas? No, no y no.

Gil Gamés
(v.pág.20 del periódico Milenio Jalisco del 1o.de septiembre de 2017).

Enrique Alfaro fue ratificado -junto con los otros alcaldes "ciudadanos" que lo acompañan-. Era casi un resultado cantado.

Alfaro trazó la ruta de su gobierno hacia la ratificación como método de diferenciación del priismo. Ya sea por confianza en la gestión o confianza en la apatía ciudadana, el alcalde fijó el resultado como trampolín para el futuro personal y del estado. De forma torpe y desarticulada, la oposición intentó desacreditar el ejercicio. No hubo mucho caso no porque no existieran motivos para ello, sino porque el descrédito de la política hizo que las voces se perdieran en su miasma. Prisitas y panistas no revisaron el pasado y, por ello, los caminos para evidenciar las fallas de la ratificación no surtieron efecto. El trabajo de escritorio falló y, con ello, el objetivo.

Las características políticas del estado lo hacen altamente apetitoso a los distintos partidos y saben, también, que es territorio donde AMLO tiene pocas posibilidades de triunfo. Eso abre las posibilidades a otro tipo de acuerdos donde los partidos locales jugaran de espectadores ante las necesidades nacionales.

Jalisco bien vale una misa o un Alfaro, piensan en el gobierno federal.

Y sí, MORENA se aleja cada día más de la preferencia jalisciense. Esta semana, la ley Kumamoto tuvo un triunfo en la Corte. Morenitas connotados decidieron usarla para pegarle al hijo pródigo del independentismo. Puede ser que el golpeteo funcione a nivel nacional entre la grey obradorista, pero para Jalisco el revés de las huestes de López Obrador contra Pedro Kumamoto significará una pérdida considerable de simpatías y, obvio, de votos.

Gonzalo Oliveros
(v.pág.17 del periódico Milenio Jalisco del 1o.de septiembre de 2017).

Para nosotros como ciudadanos no es un tema menor, y sentimos que no lo han tratado con el merecido respeto.

Nos referimos a las comparecencias de viernes y lunes pasados en el Congreso de Jalisco de los 51 aspirantes (que al final fueron 48) a formar parte de una comisión que a su vez elegirá un Comité de Participación Social que será el encargado de encabezar activamente en la designación del fiscal anticorrupción en el estado, y eventualmente del mismísimo fiscal general de Jalisco.

Los 48 aspirantes que estuvieron en el congreso y hablaron ante los diputados para exponer sus motivos son en su gran mayoría ciudadanos probos, de 1er. nivel, que han honrado el proceso con su presencia y su participación. Vamos, pusieron sobre la mesa su nombre y su prestigio los rectores de las principales universidades privadas de Guadalajara. De ese tamaño.

Pero, para los señores diputados se trató de un asunto menor, o por lo menos así lo transmitieron, cuando de una comisión integrada por 9 diputados, a la 1a. sesión sólo asistieron 4, y para la 2a. sólo estuvieron de fijo 5, porque el resto entraban y salían seguramente para atender asuntos de mayor envergadura.

Llamó la atención que a esa 1a. sesión faltaran 2 de los considerados diputados "políticamente correctos": el joven independiente Pedro Kumamoto, y por su parte Ismael del Toro, líder de los legisladores de Movimiento Ciudadano, quien leyó un discurso, salió en la foto y se retiró.

Si tomamos la asistencia como el nivel de interés del congreso al proceso, al final fue de 50%, es decir reprobado. En 2 sesiones hubo 18 sillas, y sólo se ocuparon 9.

¿Porqué el desinterés de los diputados?

Bien visto se explica porque a fin de cuentas, independientemente de su partido, forman parte de esa clase política que, también lo dijo el gobernador, tiene a la corrupción "como parte de su ADN".

La metáfora es fuerte pero quizás los diputados están conscientes que, como parte de esa clase política visiblemente corrupta, ellos a final de cuentas están seleccionando en última instancia a los soldados que más tarde o más temprano formarán el pelotón de fusilamiento que algún día los tendrá enfrente.

Pablo Latapí
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 31 de agosto de 2017).

La Suprema Corte aceptó el derecho de Jalisco a cambiar las reglas para dar dinero a los partidos. Muy su asunto y nadie tiene que venir a decirle que no es mexicano por eso. El Congreso local hizo uso de sus facultades y no violentó la ley al aprobar el esquema llamado "sin tu voto no hay dinero".

De eso se trató lo que aprobaron los ministros. No decidieron que la ley Kumamoto sea buena o mala, sino que reconocieron la facultad de Jalisco para cambiar las reglas de financiamiento. En el espantoso marasmo de decisiones centralizadoras, este es un respiro al federalismo.

Le veo, sin embargo, un problema grave. "Sin tu voto no hay dinero" va a producir que tampoco haya votos. La ley Kumamoto establece un sistema de incentivos que sólo toma en cuenta un lado del binomio: los partidos. El esquema supone que los partidos tendrán incentivos para llamar a votar, pues de eso depende su dinero público.

Bien. ¿Y los espantosos incentivos que se crean para el otro lado del binomio democrático? Les recuerdo que los electores son individuos racionales que toman decisiones también en función de incentivos, costos y beneficios. Tarde o temprano, los electores se darán cuenta de que cada boleta implica, más que una decisión ideológica, un visto bueno para la manutención de los Anaya, Ochoa, Barrales, Delgado [,López] y sus equivalentes estatales.

A los partidos deben de cortarles el suministro público por completo y dejar de anclar el voto, que es una acción democrática, con el presupuesto, que es tubería burocrática.

Ivabelle Arroyo
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 30 de agosto de 2017).

El naciente Partido Encuentro Social (PES), que ha encontrado una jugosa veta en impulsar a personajes famosos para volverse sus candidatos, acaba de lanzarle una oferta al legendario futbolista mexicano Hugo Sánchez, según se supo en los pasillos del Instituto Nacional Electoral.

El PES recién destapó a la también estrella del futbol, Cuauhtémoc Blanco, para ser su candidato al Gobierno de Morelos, una postulación que tiene preocupado y ocupado al mandatario estatal, Graco Ramírez. "El Cuau", que marca muy bien en las encuestas, ha usado como plataforma de campaña la amenaza de que va a meter a la cárcel a Graco y los suyos. El gobernador se ha esforzado notablemente en lograr una alianza PAN-PRD a nivel nacional, que pueda permear a nivel estatal, para que su candidato tenga mejores posibilidades en la contienda.

Hugo no mordió el anzuelo. Les habría dicho que él no sabía si quería ser gobernante, que no sabía si quería poner todo su prestigio futbolístico al servicio de un partido político y que no sabía si, en dado caso, ese partido era el PES. Gol.

Carlos Loret de Mola A.
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 30 de agosto de 2017).

Ricardo Monreal no aguantó más. El delegado de Cuauhtémoc y precandidato de Morena al Gobierno de la Ciudad de México se lanzó contra la decisión unilateral del gran elector del partido Morena, Andrés Manuel López Obrador, quien designó como candidata a Claudia Sheinbaum, la delegada de Tlalpan en un proceso por demás opaco: nadie supo cómo, ni quién realizó la encuesta con la que se tomó la decisión, solo se les dio a conocer a los 4 participantes (otro delegado, Martí Batres, y el senador Mario Delgado completaban el cuadro) negándoles de entrada no solo el derecho al pataleo sino a conocer cómo se había hecho la famosa encuesta.

Fue un dedazo disfrazado, pero tan mal disfrazado, que le puede costar a Andrés Manuel más que si hubiese sido un dedazo descarado. En política, dice la sabiduría, lo que no se vale es la sorpresa. Si el líder moral (eufemismo mexicano para designar a los caciques) y dueño de Morena les hubiera planteado que la decisión era que compitiera Claudia pero que necesitaba que los otros 3 participaran para legitimar el proceso muy probablemente lo hubieran hecho, sin entusiasmo, pero con obediencia. Este tipo de simulaciones son muy comunes en la política nacional, lo hemos visto en elecciones internas del PRI, o incluso en la elección del rector de la Universidad de Guadalajara. Son las elecciones más cerradas, se deciden por un solo voto: el del gran elector.

Nadie en Morena, ni los seguidores ni los militantes, espera democracia interna en el partido que se creó para llevar a López Obrador a la Presidencia. Ese es su principio y su fin. Difícilmente Morena sobrevivirá como un partido fuerte después de la elección el 2018, independientemente del resultado: si gana porque Andrés cooptará la vida del partido; si pierde porque carecerá de sentido. Lo que no pueden permitirse es que el partido se rompa antes de la elección, y lo de Ricardo Montreal parece ir más allá del simple berrinche.

Ya hemos dicho que, en este momento, el único que puede derrotar a López Obrador es "El Peje", esta especie de alter ego autodestructivo que llevó a Andrés Manuel a cometer errores terribles en la elección de 2006 y que al parecer ha regresado. La falta de respuesta a la crisis Monreal parece estar confirmando un nuevo error, de esos que terminan costándole caros al líder de Morena. Después de la designación del candidato a jefe de Gobierno de la Ciudad de México vendrá la de los candidatos a gobernador en otros 8 estados de la república y las reglas parecen ser las mismas: no hay reglas, porque no hay vida institucional.

Hay rebelión en la granja. Veamos cómo reacciona el pastor.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 29 de agosto de 2017).

El ejercicio de la ratificación de mandato realizado el domingo, deja dudas con respecto a su utilidad o pertinencia. Decir que 9 de cada 10 participantes ratificaron a sus alcaldes, no significa que 9 de cada 10 habitantes del municipio lo hiciera. Si la participación ciudadana en las elecciones -que pocas veces rebasa 50% del listado nominal de potenciales votantes- deja dudas con respecto a la legitimidad de los votados, no obstante el consenso de que quienes se abstienen de votar no tienen derecho a impugnar los resultados, las mismas dudas deja la utilidad o pertinencia de la pretendida ratificación -decidida por menos de 150,000 ciudadanos en 4 de los 7 municipios conurbados- de quienes gobiernan a poco más de 5 millones de habitantes en la zona metropolitana de Guadalajara.

Jaime García Elías
(v.pág.8-A del periódico El Informador del 29 de agosto de 2017).

La Junta de Coordinación Metropolitana no podrá acceder al recurso de 100 Ciudades Resilientes de la Fundación Rockefeller. La razón: de forma unánime decidieron no elegir a ningún candidato para encabezar la Oficina de Resiliencia y en su lugar crear un equipo interdisciplinario.

Por ello no recibirán el donativo de hasta un millón de dólares, pues el acuerdo financia la contratación de un perfil especializado y financiar su salario, lo que ya no será así.

(V.pág.8-A del periódico El Informador del 29 de agosto de 2017).

Tras la resolución de la Suprema Corte de Justicia que dio revés a las intenciones de conservar intactas sus prerrogativas como partido, los diputados del Partido Verde en el Congreso [de Jalisco] dejaron de ser tucanes para convertirse en avestruz y esconder la cabeza.

La diputada verde Erika Ramírez negó que su controversia fuera para conservar su jugoso presupuesto.

Resulta que los verdes sólo querían que la Corte corrigiera algunas imprecisiones en la reforma.

Ajá.

Allá en La Fuente
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 29 de agosto de 2017).

La Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró como constitucional la iniciativa "Sin voto no hay dinero", también llamada "Ley Kumamoto".

Con 7 votos a favor y 4 en contra, la Corte aprobó la reforma a la Constitución Política y del Código Electoral y de Participación Social [de Jalisco] publicada el 2 de junio de este año.

Dicha ley entrará en vigor en 2019 en Jalisco y establece que en años no electorales, el cálculo de los recursos que recibirán los partidos políticos se realizará multiplicando el número de electores en el padrón por el 20% del valor de la Unidad de Medida y Actualización.

Mientras que en años electorales los recursos serán calculados tomando en consideración el total de votos válidos obtenidos en la elección previa de diputados por el 65% de la UMA.

(V.periódico El Informador en línea del 28 de agosto de 2017).

El Partido Verde está brutalmente dividido. Hay pleito en la cúpula. Las 2 figuras más relevantes de este partido terminaron una discusión a gritos y llevan un tiempo sin hablarse. El dueño del partido, Jorge Emilio González "El Niño Verde", y su único gobernador, Manuel Velasco Coello de Chiapas, se han enfrascado en una disputa que no parece encontrar solución.

Parece que el motivo es que dejó de fluir el dinero. ¿Qué otra cosa iba a dividir a los verdes? Además, parece que el "Niño Verde" tiene un nuevo consentido: el presidente municipal de Cancún, Remberto Estrada. Jorge Emilio González tiene en él su apuesta y, como se da vida de magnate, ya de plano movió su residencia a ese maravilloso destino turístico. A él le apuesta su capital político y económico.

Hay otro asunto clave. Un acuse de traición. En Los Pinos recibieron hace unos meses la grabación de una llamada telefónica del gobernador Manuel Velasco orquestando apoyos a favor de Morena. Velasco ha tendido puentes con el partido de Andrés Manuel López Obrador, a través de su abuelo materno Fernando Coello Pedrero. Su plan aparentemente es inclinar su sucesión a favor del candidato de Morena.

Encima del pleito entre sus 2 figuras más relevantes, el Partido Verde Ecologista de México lanzó un divertido amago. Difundió que estaba evaluando cortar con el PRI, del que ha vivido desde el año 2003.

El vocero verde, Carlos Puente, deslizó que su partido evaluaba unirse al Frente Amplio opositor al que están convocando PAN y PRD. En corto decían que se sentían maltratados por el PRI y el presidente Peña. Que ya no los consultaban, ya no los cabildeaban, ya no los tomaban en cuenta, que ya nomás les tiraban línea.

El amago lució casi de inmediato desmentido: los legisladores verdes organizaron su reunión plenaria la semana pasada y uniformados con chalequito verde, vieron desfilar frente a ellos a todos los presidenciables del PRI.

Conociéndolos, han de estar encareciendo su amor... para luego venderlo otra vez.

Carlos Loret de Mola A.
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 28 de agosto de 2017).

¿Cuánto nos costará el sistema electoral en 2018? El gasto se esconde en un laberinto de rubros, pero podemos sumar los que conocemos.

Si sumamos el dinero de los partidos, el INE, las OPLEs [organismos electorales locales], los tribunales y los spots estaríamos hablando de un costo total de unos 65,750 millones de pesos. Sin embargo, los partidos pueden también recibir aportaciones privadas por hasta 49% de las aportaciones públicas. Esto podría equivaler a unos 6,000 millones de pesos. No hay forma de calcular, por otra parte, el dinero que los gobiernos dan a partidos y candidatos por debajo del agua.

Lorenzo Córdova, presidente del INE, ha negado que "la democracia mexicana [sea] la más cara del mundo... Todavía estamos muy lejos de lo que son las democracias caras, como la de Estados Unidos". Pero hay una enorme diferencia. En Estados Unidos, los simpatizantes sufragan voluntariamente los gastos de campaña; en México, los contribuyentes son obligados a subsidiarlos. El costo de organización, por otra parte, es mucho mayor en México.

Sergio Sarmiento
(v.periódico Mural en línea del 28 de agosto de 2017).

MORENA, S.A. (empresa electoral subsidiada por el Estado, en este caso: los ciudadanos) eligió -a través de una encuesta tan secreta que sólo existe en la imaginación de su líder- a su candidata a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México.

Margarita Zavala, precandidata panista a la Presidencia de la República
(v.periódico El Universal en línea del 28 de agosto de 2017).

Si los políticos se asesoran solamente de quienes les dicen a todo que sí, y encima asumen su cargo con atavismos monárquicos tan arraigados en México, sus acciones serán imprecisas, inoportunas, confusas y escandalosas.

Armando González Escoto
(v.pág.4-B del periódico El Informador del 27 de agosto de 2017).

Históricamente las huelgas de hambre eran en el pasado un recurso político aceptado, todos recordamos las huelgas de Gandhi y aquí en nuestro país rememoro, entre otros, que Valentín Campa duró años en huelga de hambre y por qué no, la mini huelga del señor presidente Salinas. Pero siempre hay alguien que estropea los espectáculos y ese fue Bobby Sands y otros jóvenes irlandeses que en los 80s se pusieron en huelga de hambre y demostraron que en ese estado nadie sobrevivía más de 60 días, plazo en el que murieron todos, con lo que la figura perdió popularidad.

A mí no me engaña, la de Duarte no es ni ha sido ni será nada más que una dieta; huelguitas a mí. Todos, absolutamente todos los seres humanos que estamos pesando cuando menos un 20% más de lo que nos impone la Organización Mundial de la Salud vivimos agobiados por el bullying social, de modo que lo único que pensamos es cómo bajar de peso y el veracruzano vio la oportunidad de hacerlo y cómo al parecer va a quedar muy contentito (los centavos quitan hasta lo menso, ya no digamos lo gordo). Aunque como hermano de destino le digo que tenga cuidado, porque cuando pierdes peso el adelgazante cree que está quedando como Brad Pitt, cuando la realidad es que al enflacar empiezas a quedar como toro cebú, te salen arrugas en las arrugas y celulitis en la celulitis.

De tal manera, el esfuerzo del presunto debe de ser estimado en lo que vale, a la cárcel cualquiera va, y más si tienes lana, como parece ser el caso, eso no tiene chiste, cualquiera lo hace; lo difícil es estando encerrado y con plata decidir ponerse a dieta, porque aunque parezca imposible a nadie le importa y salvo casos extraordinarios, nadie lo va a notar.

Carlos Enrigue
(v.pág.4-B del periódico El Informador del 27 de agosto de 2017).

Es tan profunda la descomposición del sistema político de democracia liberal representativa, tan extendido el hartazgo de la sociedad frente a sus actores (gobiernos, clase política, partidos) y sus procedimientos (campañas, elecciones, administraciones públicas) que cualquier ligera modificación a este cuestionado sistema, parece una mejoría, parece un gran avance.

Así están vendiendo los políticos de Movimiento Ciudadano el ejercicio de ratificación de mandato al que se someterán los presidentes de 25 municipios gobernados por este partido en Jalisco. Según los promotores de este ejercicio, la ratificación de mandato amplía los derechos de participación de los ciudadanos.

En tanto, los detractores de este ejercicio (principalmente políticos del PRI) lo cuestionan porque no es una figura constitucional, y por considerar que simple y llanamente se trata de un ejercicio que sirve de promoción de la figura de los alcaldes de MC, especialmente del presidente municipal de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez. La del PRI es una crítica incongruente, por la falta de autoridad moral de este partido para cuestionar formas ampliadas de la democracia representativa; el PRI es el partido que más a actuado en contra de la democracia en este país.

Más allá de las posibles manipulaciones que puedan desplegarse durante el ejercicio de ratificación de mandato (acuerdos entre partidos y grupos políticos para alterar la votación en un sentido; dejarse perder en un municipio para dar "legitimidad" al ejercicio), creo que la figura es impulsada en 2 sentidos: por un grupo de ciudadanos que de justificadamente y de buena fe buscan ampliar las formas de participación política tan limitadas en el actual sistema político; el otro sentido es el que empujan los líderes políticos de MC que no buscan una democracia más amplia, sino una base electoral más ancha, y una proyección personal de aspirantes a otros puestos de poder. Y tal como está el escenario, se impondrá la 2a. tendencia. Una manipulación de la participación de miles de personas para empujar una opción que aparecerá en la boleta electoral.

Pero al final, ambas tendencias consiguen un resultado semejante en cuanto al uso de esta figura: dotar de cierta legitimidad al actual sistema político de democracia liberal. Se trata de vender este ejercicio como un gran cambio político, cuando no es sino una aspirina en un cuerpo moribundo.

Rubén Martín
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 26 de agosto de 2017).

Nuestra clase política y gubernamental jugará al límite de la simulación. Los que se van del poder para blindarse, los que nunca han sido molestados para seguirse perpetuando impunes, y los que quieren llegar, para disfrutar de la fiscalización a modo que sus antecesores gozaron e "injustamente" les quieren arrebatar. Lo alentador es que esta vez hay muchas más voluntades y conciencias enteradas de ello. [...] Por fortuna, esta vez hubo una sociedad civil atenta y activa que se encargó también de convencer a perfiles con credibilidad, habilidades y reputación incuestionable que dejarán muy claro si los diputados buscan simular una vez más y darle la espalda al ciudadano por cumplir con los intereses de sus jefes políticos y fácticos. Por eso hoy viernes en la 1a. pasarela de los candidatos que propuso la academia, y el lunes que expongan los que postularon las organizaciones de la sociedad civil, los primeros que deben quedar fuera son los que formen parte de alguna estructura de gobierno o manejen dinero del erario. Incluso que sean profesionistas que litiguen a favor de intereses de los poderes fácticos que negocian con el poder político y gubernamental posiciones y negocios. Desde hoy, para tener un verdadero Sistema Estatal Anticorrupción, lo innegociable es la independencia y la reputación. Esa debe ser la bandera de todos que debemos defender hasta las últimas consecuencias.

Jaime Barrera Rodríguez
(v.pág.6 del periódico Milenio Jalisco del 25 de agosto de 2017).

Ricardo Monreal declaró que tomaría un receso pero no dejaría Morena, él que ha estado, me recordó el martes, en el PRI, PRD, PT, MC y ahora en el partido de AMLO. Y que hace 20 años renunció al PRI por la imposición de un candidato en Zacatecas. Luchar contra la nomenklatura no va a ser fácil, remató.

Joaquín López-Dóriga V.
(v.pág.3 del periódico Milenio Jalisco del 25 de agosto de 2017).

Lo que debemos pedir a nuestros futuros gobernantes es que eliminen todos aquellos costos que no nos proporcionan ningún beneficio, como el subsidio a los partidos políticos y los costosos tribunales que dirimen sus controversias; eliminar al Senado pasando sus funciones que en muchos casos se duplican a la Cámara de Diputados y eliminar a los 100 diputados que ofreció y no ha cumplido el presidente Peña Nieto.

Luis Jorge Cárdenas Díaz
(v.pág.11-A del periódico El Informador del 24 de agosto de 2017).

El Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) junto con Morena, el PRD y el PT fueron los peor evaluados en la información que por ley deben subir a sus sitios web y al Sistema de Portales de Obligaciones de Transparencia (Sipot).

En una evaluación elaborada por el Inai, el STPRM obtuvo 0 de 100 puntos posibles, debido a que se ha negado a subir su información e incluso ha buscado acciones legales para no cumplir con los resolutivos del instituto.

El comisionado presidente del Inai, Francisco Acuña, señaló que Morena obtuvo una evaluación de 8.9 de 100 puntos; seguido del PRD, que registró 30.4, y el PT, 52 de 100 puntos.

(V.pág.9-A del periódico El Informador del 22 de agosto de 2017).

Los estados, municipios y sus entes públicos no reportaron a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público 14,481 millones de pesos en el Registro Público Único (RPU) por concepto de saldo de la deuda de gobiernos locales en el 1er. trimestre de 2017.

Esto quiere decir que, si bien los estados reportaron a Hacienda un saldo total de la deuda por 570,299 millones de pesos en el 1er. trimestre del año, no se trata de todo el pasivo existente.

Kristobal Meléndez, investigador del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), señaló que los estados están obligados a informar los movimientos en la deuda en el RPU, sin embargo, había un tipo de deuda que todavía no estaba en tránsito, ni registrada y sobre la que las entidades federativas no tienen obligación de declarar, que es lo que presentó Hacienda.

Los estados que no reportaron toda su deuda a la SHCP fueron Baja California, Baja California Sur, Colima, Chiapas, Chihuahua, Ciudad de México, Guanajuato, Guerrero, Estado de México, Michoacán, Morelos, Nuevo León, San Luis Potosí y Zacatecas.

Hacienda aclaró que la deuda no reportada por los estados, municipios y sus entes públicos corresponde a préstamos contratados con anterioridad a la entrada en vigor del RPU (1 de noviembre de 2016) y por lo tanto no existe obligación de reporte, sin embargo, la dependencia realizó el ejercicio comparativo para transparentar los procesos.

El cruce de datos entre SHCP y CNBV sirve para reducir los montos que no están registrados y dar mayor certidumbre a los bancos en saber cuánto realmente es la deuda de los estados, destacó Meléndez.

(V.pág.18-A del periódico El Informador del 21 de agosto de 2017).

Las campañas políticas, el dinero para ganar los puestos, está en el origen de muchos de los casos de corrupción que vemos a diario. Concesiones inexplicables que no obedecen al interés público; violaciones arteras o cambios injustificados en los usos de suelo; cuotas en los gabinetes que no tiene nada que ver con la experiencia requerida en un cargo; contratación de empresas que aparecen de la noche a la mañana, y desaparecen con igual velocidad; enriquecimiento inexplicable de funcionarios. El dinero a raudales, necesario para ganar una elección -en el Estado de México se barajan cifras que superan los 900 millones de pesos- es la génesis de un sistema con bajísima rendición de cuentas y sin controles contra la corrupción.

En cualquier democracia medianamente funcional, la oposición ya habría instalado una comisión que investigue a fondo cómo se pagó la campaña de Peña Nieto en 2012. Sin embargo, en un país con instituciones disfuncionales, ni la oposición cumple su chamba de vigilar al gobierno, lo que el buen periodismo sí hace. Más que grandes sistemas anticorrupción, lo que necesita México es una fiscalía independiente capaz de investigar estos casos. El INE está rebasado y no puede ni hacer sonar el silbato. Como "amigos de Fox" o Pemexgate, el caso Odebrecht, si hay presión social y de los medios, podría ser un hito en el debate sobre elecciones y dinero en nuestro país.

Enrique Toussaint Orendáin
(v.pág.4-B del periódico El Informador del 20 de agosto de 2017).

Si la lucha por el poder político en México tuviera como motivación el servicio público, la definición democrática y la puesta en marcha de un proyecto de nación emanado de nuestra historia, de nuestra realidad y de nuestras aspiraciones, consensuado y progresivo, seguramente no seríamos espectadores del teatro de las falsedades, de las vanidades y del ridículo como sucede justo hoy y ayer y seguramente, mañana.

Los 3 grandes partidos que han llegado al poder y que han sido y son gobierno, son una muestra fehaciente de que lo que menos les importa, pese a los mandatos constitucionales, es operar como entidades de interés público y actuar en consecuencia. Los otros, hasta ahora, los que prácticamente no han sido gobierno (y me refiero al poder ejecutivo), sobreviven gracias a que se han colgado de los grandes para financiarse de recursos públicos y, obviamente, para los grandes son útiles; acuerdos no escritos de mutua conveniencia muy, pero muy alejada de lo que debería ser y de lo que en México se requiere.

Otro sería el escenario si los partidos y sus militantes funcionaran bajo la lógica del servicio, la de sacar al país adelante, la de superar rezagos, la de trabajar para recuperar el tiempo perdido en materia de salud, educación, vivienda, infraestructura, empleo; y también si los propósitos incluyeran el impulso de un proyecto de nación que tenga cabida para las mayorías. No es así, y lo sabemos.

Ahora somos testigos de un espectáculo que nos han impuesto gracias a la manipulación legal que ejercen derivada del monopolio del poder y todos los partidos, ninguno se salva, están enfrascados en las elecciones del año entrante con todos los cálculos, omisiones y decisiones que esto implica, todas por lo general en detrimento de la sociedad que los mantiene.

En las últimas semanas he escuchado cuestiones aparentemente tan simples como que se apresuren trámites este año porque en 2018 "todo mundo" estaré en campaña, tratando de acomodarse de un lado o de otro; de no perder el hueso o la plaza; pensando (y rogando) en elegir bien para no equivocarse, para no "moverse" porque si no, no salen en la foto; o para moverse si es lo que demanda la clase política de hoy, dependiendo de para dónde y con quién.

Estamos ya en la dinámica de cada 6 años, se avecinan las elecciones "grandes", las que incluyen la presidencial y en este circo también participan los proveedores electorales de cuanto material promocional. El negocio es redondo y las ganancias pingües para quienes "se ponen vivos" o para quienes tienen conocidos dentro del sistema político mexicano.

Creí muy tímidamente, de hecho fue un pensamiento en verdad precario, que quizá en esta ocasión podía ser diferente, pero no. Incluso me sorprenden muchos colegas que ya están inmersos de plano en las adivinanzas políticas, en los cálculos, en el análisis electoral y electorero, que siguen líneas o no, pero que no hablan de otra cosa.

Ya sabemos que sus idearios y estatutos [de todos los partidos políticos] son perfectos, la cuestión es que a la hora de la práctica nada es cierto y de todos modos nos llevan al baile, de todos modos la corrupción campea, la descomposición de la clase política, la incongruencia entre decir y hacer; las promesas incumplidas y todo.

Si como sociedad civil no es posible, porque la frenan, emprender cambios reales y de fondo en nuestro sistema de gobierno ¿para qué el teatro? Eso ya nadie lo cree, quizá ellos, que hasta parecen de verdad.

Laura Castro Golarte
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 19 de agosto de 2017).

Hace algunas semanas que el empresariado mexicano, en voz de la COPARMEX, hablaba de proponer a las autoridades hacendarias una reforma fiscal, señalaba con tono hasta de enojo que en nuestro país es ya inaudito seguir con una carga fiscal muy elevada, que exprime y fiscaliza particularmente a la clase media, mientras que el sector gobernante sigue destapando semana tras semana casos groseros de corrupción sin que haya verdaderamente acciones en su contra.

Recordar que los ex gobernadores que están presos es porque han sido señalados por sus sucesores, en todos los casos de partidos de oposición. Aquellos estados donde hay acusaciones fuertes, como Coahuila, donde ganó el mismo partido reina la total impunidad.

Esa 1a. propuesta de la COPARMEX tenía una lógica brutal. pues es muy disparejo que exista un cobro rígido de impuestos, y una carga tan alta a los causantes cautivos (sólo 4 de cada 10 mexicanos), mientras el equivalente al 10% del PIB se va en corrupción y la mayoría de nuestros paisanos vive en la informalidad.

Que yo recuerde, era la 1a. ocasión en décadas que el sector empresarial dejaba de ser tolerante y mesurado con los políticos para adoptar una postura mucho más crítica.

Ya después, cuando la propuesta se volvió formal y se le presentó a la Secretaria de Hacienda, se había mesurado el mensaje y bajado el tono, se omitió el argumento de la corrupción, y quedó en 10 puntos en los que sí se incluye una disminución de impuestos, pero más enfocada a permitir que el sector privado tenga más recursos para invertir y para desahogar un poco a la clase media.

Y es que esa postura del empresariado es muestra de que por fin las cosas están cambiando.

Hay un gran fastidio y falta de tolerancia hacia la clase política, aunque ésta no lo está entendiendo.

El factor del descontento es ya un jugador importante en la vida nacional, y jugará un papel cada vez más importante conforme pase el tiempo.

Estamos convencidos que cuando se habla de los bajísimos índices de popularidad del presidente Peña en realidad esos índices son una media que evalúa a toda la clase política mexicana. Sólo ellos están contentos consigo mismos, pero seguramente por el extraordinario negocio que es estar metido en la política.

Y tan no han medido el fastidio y el descontento que siguen ocupados en ver cómo elegir a sus candidatos, y lo hacen tal como lo venían haciendo desde hace décadas. Discuten ellos, grillan ellos, y se aplauden ellos, sin echar si quiera un ojo hacia afuera.

En los próximos meses asistiremos a un escenario inédito donde los candidatos nacen enanos, por el fastidio, y se irán haciendo cada vez más pequeños conforme avance el tiempo.

Pablo Latapí
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 17 de agosto de 2017).

Pocas cosas en México unifican tanto a la opinión pública como el desprestigio de los partidos políticos...

Los gobiernos son objeto, con muchísima frecuencia, de críticas; sin embargo, cuando los servicios públicos resultan aceptables para los vecinos, e incluso cuando los gobernantes toman medidas para ser eficaces y expeditos en el cobro de los impuestos -por desagradable que para el ciudadano común resulte tener que pasar por esa aduana-, esa eficiencia y esa celeridad se reconocen como un acierto... y aun se agradecen. Los políticos en general tampoco gozan de demasiadas simpatías: se les ve como logreros; como aprendices de todo y oficiales de nada; como variante privilegiada de los consabidos "milusos"; el ciudadano de a pie, empero, no deja de reconocer que, aunque deban buscarse con lupa, llega a haber honrosas excepciones a la regla de que los políticos sean, como dijo alguna vez Don Efraín González Luna, "oportunistas que buscan, en el desempeño de los cargos públicos, los beneficios económicos que serían capaces de obtener mediante el trabajo honrado".

A los partidos políticos, en cambio, difícilmente se les encuentra por dónde el diablo los deseche. El ciudadano común los ve como rémoras de la economía y de la política. La única utilidad que les reconoce es la de fungir como agencias de colocaciones por las que tienen que pasar los aspirantes a hacer de lo que pomposamente se denomina "servicio público", su modus vivendi.

Se explica, en tal virtud, la contrariedad, el enfado y aun la grima que provoca la noticia relacionada con las "prerrogativas" (por definición, privilegios; concesiones graciosas) otorgadas a los partidos políticos con vistas a las erogaciones que supuestamente deberán hacer en 2018 que será "año electoral".

Millonarias -faltaba más...-, las dichosas "prerrogativas" son adicionales a las asignaciones presupuestales que de ordinario reciben los "institutos políticos"; su destino, por lo consiguiente, será hacer frente a los "gastos de campaña", que el ciudadano común identifica con la abrumadora, asfixiante, y contaminante -y no pocas veces definitivamente repelente- parafernalia propagandística: calcomanías, carteles, volantes, espectaculares, desplegados y spots en los medios de comunicación.

Si se tratara de su dinero, estarían en su derecho de gastarlo como les plazca. Pero como se trata de dinero del pueblo, es muy probable que el joven diputado independiente Pedro Kumamoto -una de las honrosas excepciones de que se hablaba párrafos arriba- represente el sentir generalizado cuando sintetiza esta historia en cinco palabras: "Mucho dinero... y poca vergüenza".

Jaime García Elías
(v.pág.6-A del periódico El Informador del 17 de agosto de 2017).

La Ley General de Responsabilidades Administrativas establece las sanciones que se aplicarán por actos u omisiones graves en que incurran los servidores públicos y los particulares que se coludan para cometer ilícitos.

Las sanciones por faltas administrativas graves son: suspensión del empleo, cargo o comisión; destitución del empleo, cargo o comisión; sanción económica; inhabilitación temporal para desempeñar empleos, cargos o comisiones. Se observa que no se mencionan sanciones penales lo cual no es equitativo pues a los contribuyentes sí se les aplican.

Se consideran faltas administrativas graves: cohecho, peculado, desvío de recursos, utilización indebida de la información; abuso de funciones, actuación bajo conflicto de intereses; contratación indebida de servidor público; enriquecimiento oculto u ocultamiento de conflicto de intereses; tráfico de influencias, encubrimiento, desacato, obstrucción de justicia.

En tanto que los actos de particulares vinculados con faltas administrativas graves son: soborno, participación ilícita en procedimientos administrativos; tráfico de influencias, utilización de información privilegiada; colusión, uso indebido de recursos públicos, contratación indebida de ex servidores públicos.

También se consideran faltas de particulares en situación especial, que son aquellos realizados por candidatos a cargos de elección popular, miembros de equipo de campaña electoral o de transición entre administración del sector público y líderes de sindicato del sector público.

Lo más importante en la aplicación del Sistema Nacional Anticorrupción, es la investigación que no debe iniciarse solo por denuncia, sino que debe hacerse de oficio, derivada de las auditorías practicadas por las autoridades competentes o, en su caso, auditores externos; debe darse seguimiento a la investigación, hasta llegar a la imposición del castigo y aplicación de las penas en que se incurrió.

Luis Jorge Cárdenas Díaz
(v.pág.11-A del periódico El Informador del 17 de agosto de 2017).

[Los partidos políticos] sin calidad moral para tirar la primera piedra, porque tan solo en las últimas elecciones del Estado de México, Coahuila, Nayarit y Veracruz, omitieron reportar al INE el 25% del dinero utilizado en la campaña. Esto ha sido llamado el gasto no reportado más alto de la historia.

Gabriela Aguilar
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 15 de agosto de 2017).

Pocos vieron el escándalo paralelo que mandó a México el Tesoro de Estados Unidos. ¿Cuál es el escándalo?

Casi nada. Resulta que en el mismo "paquete podrido" lanzado a México y a los mexicanos, también venía el diputado Carlos Lomelí Bolaños, a quien buena parte de las izquierdas mexicanas vincula con el crimen organizado y el narcotráfico y quien habría financiado a Morena de AMLO.

Otro presunto narco -el diputado Lomelí Bolaños- se sumó a la lista de “recaudadores” de AMLO y de Morena.

Resulta que una sociedad de contentillo, ciega, sorda y miope solapa que el más aventajado presidenciable sea descubierto por el gobierno de EU como financiado por un presunto criminal.

La revelación del Tesoro no importó a las redes y menos a los legionarios idiotas que prefieren despedazar a Rafa Márquez, que exigir una explicación por la larga lista de recaudadores del narco de Morena.

Doble moral que purifica hasta a los peores narcopolíticos y al narcopartido que pretende gobernar México.

Y no, que nadie se equivoque. Los presuntos vínculos de Morena y de AMLO con el crimen -y con el narco en particular- no son un hecho aislado, un caso único y tampoco se trata de una repentina revelación.

Hemos documentado, reiteradamente, por lo menos una decena de casos de políticos vinculados con el narco y que recaudan para Morena. ¿Lo dudan?

Los más recientes son el diputado de Morena Carlos Lomelí Bolaños exhibido por el Tesoro de EU y por las izquierdas mexicanas como recaudador de Morena; Rigoberto Salgado, jefe del narcogobierno de Tláhuac, socio de El Ojos y también recaudador de Morena.

Otros son José Luis Abarca, ex alcalde de Iguala y activista de Guerreros Unidos, grupo responsable del crimen de los 43. Félix Salgado, vinculado con Los Zetas; Fidel Demédicis y Enrique Alonso Plascencia, vinculados a Los Rojos. Julio César Godoy, lugarteniente de La Tuta. Ricardo Gallardo, ex alcalde de Soledad de Graciano, SLP. Juan Ignacio García, alcalde de Cancún y quien llevó al narco a ese municipio. Greg Sánchez, preso por mantener vínculos con Los Zetas... y muchos otros.

¿Quién explicará el financiamiento del narcopartido Morena? ¿Quién sancionará la narcopolítica?

Ricardo Alemán
(v.pág.22 del periódico Milenio Jalisco del 11 de agosto de 2017).

Los mismos han estado décadas ahí. ¿Ahí dónde? Pues ahí, en donde mismo: ganen o pierdan, claro está, los mismos siempre acaban a la sombra del favor del poder, no por nada desde los 80 son los mismos.

Eso sí, a lo largo de unos 7 sexenios algunos de los mismos han cambiado de colores, cierto, pero siempre sin dejar de ser los mismos.

Porque los mismos componen una generación con medio siglo: de Porfirio a Creel, de Arturo Núñez a Javier Corral, de Cuauhtémoc a Graco, etc. Ellos son los mismos. Ellos y sus adláteres, personajes que sin tener medio siglo en la política llevan años y años en la lógica de los mismos: aprendiendo lo mismo, haciendo lo mismo, derivando en lo mismo. Provocando, por ejemplo, el estancamiento económico estabilizador, la máxima criatura de los mismos.

No hace mucho algunos de ellos se hacían llamar panistas, otros se decían de izquierda. Hoy aquellos y estos desesperan para construir un paraguas -al que llaman frente- que ante la tormenta que suponen que se avecina guarezca a los mismos que cuando sacaron al PRI del palacio no pudieron, no supieron o no quisieron cambiar las cosas. Sí, a esos mismos que hoy son dueños de casi todos los partidos, de las cámaras, de las gubernaturas y, alternancia más o alternancia menos, de Los Pinos; y pretenden que como siempre las elecciones muevan todo pero que los puestos sean para ellos, para los mismos.

Al final de cuentas a los mismos no les molesta mayor cosa que en 2018 la presidencia la retenga el PRI, pues qué es un priista sino el súmmum de la filosofía de los mismos: nadie como un priista para vender la sexenal idea que ora sí todo cambiará, todo-todo, menos la corte de los mismos.

Salvador Camarena
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 8 de agosto de 2017).

MC dice sí pero no; en el PAN unos quieren y otros la rechazan; al PRD le urge una alianza que le dé vida, pero sobre todo sentido; el PRI ha aprendido que en una elección cerrada 3 puntos de un aliado valen oro. PT, Verde, Panal y toda la red de partidos rémoras que aparecen y desaparecen cada elección no saben vivir de otra manera. Las alianzas son ya parte de la normalidad democrática mexicana (que, dicho sea de paso, tiene muy poco de normal).

"La alianza será con los ciudadanos y no con los partidos", plantea MC. Es una buena retórica, pero en la práctica no significa nada. Una alianza con los ciudadanos significaría que le presten su registro a un candidato ciudadano. Aunque no quieran o les guste jugar a que no lo son, MC es un partido, actúa con lógica de partido y jugará con las reglas de los partidos, no con la de los candidatos ciudadanos. La alianza, con quien la haga, será pensando en el registro, en las posiciones en las cámaras, en los posibles triunfos locales.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 8 de agosto de 2017).

A lo largo de toda la semana pasada, la preocupación de los asesores de Andrés Manuel López Obrador era en qué momento la investigación de narcopolítica en la Delegación Tláhuac, encabezada por un connotado miembro de su partido, Morena, Rigoberto Salgado, empezará a salpicarlo.

Tláhuac es la bomba de tiempo para Morena. No se volvió un foco rojo de seguridad en los últimos años, ni tampoco emergió como zona de narcomenudeo de manera reciente. Desde los 70s, Tláhuac y una zona del mexiquense Neza, en la zona conurbada al oriente de la Ciudad de México, era donde se adquirían drogas. Es imposible que Salgado no conociera del tema de tiempo atrás, al haber sido dos veces responsable de la seguridad pública en Tláhuac antes de llegar a delegado. Sus omisiones o comisiones -ya lo determinarán las investigaciones-, le van a provocar la caída política y, eventualmente, hasta la libertad.

Su caso se extiende, cuando menos en el campo de las investigaciones, hasta otras delegaciones morenistas, como Tlalpan, que encabeza la señora Sheinbaum, en cuanto a si dinero criminal fue inyectado a sus campañas. López Obrador ha sido enfático al hablar sobre Tláhuac, para deslindar claramente a Salgado de Morena. No defiende al delegado; busca blindar al partido. Nunca antes había estado tan cerca de ser vinculado él, sus cercanos y su partido, a grupos criminales. Lo más cercano a lo que estuvo expuesto fue en el caso de José Luis Abarca, alcalde de Iguala cuando la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, a quien había apoyado. La prensa ha documentado cómo cuando en la campaña de Abarca le dijeron en Iguala sobre las acusaciones de haber ordenado asesinatos, López Obrador los desoyó. Esa actitud, no querer escuchar para no saber, lo ha marcado en el pasado.

Cuando en la campaña para el gobierno de la Ciudad de México, la entonces presidenta del PRD, Rosario Robles, le dijo que había conseguido que un empresario financiara al partido, López Obrador le respondió que lo arreglara ella pero que él no quería saber nada de eso. Ese empresario era el argentino Carlos Ahumada, que a cambio de ser mecenas de los perredistas e inyectar recursos a sus campañas, incluida la de López Obrador, recibió contratos de obra pública en diversas delegaciones, como Tláhuac.

Nunca se exploró la posible inyección de dinero criminal al PRD de López Obrador en aquellos años por la vía de Ahumada, como tampoco lo que representaba Abarca para los delincuentes en aquella zona.

López Obrador nunca quiso saber de dónde salían los recursos, aunque era beneficiario de ellos. Ese mismo modus operandi es el que vuelve a aparecer en Tláhuac, donde probablemente, de acuerdo con su actitud de no saber lo que no quiere saber, lo tiene en medio de una investigación federal de gran calado. La manera deliberadamente negligente con la que trata los asuntos de financiamiento político, lo hacen responsable.

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 8 de agosto de 2017).

Pablo Gómez y Leonel Godoy, expresidentes del PRD, y el miembro del CEN perredista Carlos Sotelo, informaron públicamente que se suman a López Obrador.

(V.pág.9-A del periódico El Informador del 8 de agosto de 2017).
Tribus en éxodo.

(V.periódico El Financiero en línea del 8 de agosto de 2017).


En estos días han circulado imágenes de Enrique Michel, ex presidente del Cesjal y precandidato del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) a la gubernatura de Jalisco disfrazado de rey haciendo un paseíllo por una alfombra mientras sus invitados le aplauden profusamente.

Todo quedaría en una buena ocurrencia de fiesta temática si no fuera porque efectivamente el señor pretende ser candidato a gobernador y pretende serlo por el partido de Andrés Manuel López Obrador.

¿Comparten López Obrador y Enrique Michel algo más que la ambición de poder; hay una idea común del país que quieren construir?; ¿hay un mínimo de coherencia necesaria con los ideales y principios de Morena (que, dicho sea de paso, escuchando a López Obrador, cada día son menos claros y más intercambiables) o el dinero terminará imponiendo su lógica.

El descrédito de los partidos y sus militantes ha provocado que estos tengan que abrirse a eso que llamamos candidaturas ciudadanas, pero el riesgo está justamente en que terminen candidateando a hombres y mujeres que no sólo no se han preparado para gobernar, sino que están a años luz de tener una mínima visión del país y de la democracia.

El imaginario del rey chiquito que representó Michel en su fiesta no es muy distinto al de otros personajes que han aparecido en la política nacional, desde El Bronco hasta Javier Duarte, pasando por todo tipo de mirreyes empoderados por una camioneta blindada y un séquito de guaruras. Nada hay más dañino para las instituciones democráticas que estas visiones mesiánicas que, dicho sea de paso, cada día rondan más a los partidos políticos.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 7 de agosto de 2017).

Sus resoluciones [del INE] que casi siempre terminan beneficiando directa o indirectamente a López Obrador (al que no han tocado ni con el pétalo de una rosa) no han impedido que el candidato de Morena descalifique una y otra vez al Instituto pidiendo, incluso, la destitución de sus consejeros.

Ahora el INE se volverá a meter en otro problema. El 20 de julio pasado, su Consejo General aprobó un acuerdo al que denominó "piso parejo" que lo que hace es colocar el piso electoral aún más disparejo y beneficiar abiertamente a Morena. El acuerdo establece que se define la figura de "aspirante" a un cargo de elección popular con base "en el gasto". Eso quiere decir que si cualquier ciudadano compra espacios para difundir su imagen o su desempeño automáticamente se lo considera un aspirante. Eso incluye, por ejemplo, los informes de labores y los ejercicios de rendición de cuentas que realice cualquier funcionario público incluso con recursos propios. En otras palabras, cualquier aparición que haga un funcionario o un ciudadano en medios puede ser contabilizada como gastos de precampaña aunque ese funcionario o ciudadano no esté hablando en esas apariciones en absoluto de alguna aspiración a futuro en un cargo de elección popular. Un caso: si Carlos Slim decidiera ser candidato ¿contabilizarían como gasto de campaña los spots de Telmex? Según la norma aprobada, sí.

Es una locura y una inequidad. Porque en los últimos años, el INE no ha hecho nada en absoluto para frenar la publicidad, millones de spots nacionales y locales, de López Obrador, en radio y televisión con motivo de cualquier campaña electoral (¿qué mejor ejemplo que la del Estado de México, cuando apareció mucho más Andrés Manuel que Delfina?), pero ahora, fuera de los tiempos legales y constitucionales quiere prohibir la actividad de cualquiera de los otros potenciales aspirantes que no pueden llegar ni a la milésima parte de la exposición que ya tuvo el candidato de Morena.

El INE parece que quiere piso parejo, pero sólo para Andrés Manuel.

Jorge Fernández Menéndez
(v.pág.15-A del periódico El Informador del 7 de agosto de 2017).

Las revocaciones de MC son un ejercicio para ampliar su clientela, y obtener datos (de forma expresa o sutil) sobre su tamaño, hacer proyecciones sobre la efectividad de sus "presupuestos participativos", -no otra cosa que dar dinero a cambio de votos-, y sobre la conveniencia de la ubicación de sus urnas. Ponerlas más cerca de donde los apoyan es esencial. Además llamar la atención para una revocación de mandato para salir en la tele un año y medio antes de las nuevas elecciones gusta.

Finalmente se trata de un procedimiento no constitucional escrito en un reglamento en papel del baño. Es como opinar reglamentariamente a favor del Atlas o las Chivas. Pero, ¿será más prudente callar y dejarlos chiflando en la loma? ¿O criticar la farsa y votar en contra dentro de ella? Votar en contra de la ratificación me parece una mejor opción, por lo menos para avergonzarlos de su líder matón de tradiciones. Tan solo serán 165,000 boletas. Y sean pocos o muchos en contra, dirán será un éxito y lo más importante, no hay manera de hacerlos perder.

Pero no estoy seguro de lo afirmado. Así funcionan las vaciladas.

Sergio Aguirre
(v.periódico El Informador en linea del 4 de agosto de 2017).

Los partidarios de Andrés Manuel López Obrador deberían estar muy preocupados.

Asoma cada vez con más claridad el temperamento que hizo perder al entonces candidato del PRD en 2006 una elección que pudo haber ganado con holgura.

Uno de los factores que motivó la erosión de la ventaja de AMLO fue su actitud agresiva e intolerante que asustó a votantes de centro-izquierda, que se habían inclinado por él en los meses anteriores.

Viene a colación este recuento porque la actitud asumida por el presidente de Morena en el caso Tláhuac –como ocurrió previamente en el de Eva Cadena, y que quizás le impidió el triunfo en el Estado de México– puede costarle votos y hacerle perder el 1er. lugar en el que hoy marcha en la mayoría de las encuestas.

La más elemental racionalidad política hubiera recomendado una actitud de fuerte crítica a los responsables de que en Tláhuac proliferara el narcomenudeo y haber exigido una investigación, demandando que se castigara a cualquiera que fuera responsable de contubernio con el crimen organizado independientemente de su filiación partidista.

No le hubiera costado absolutamente nada y lo hubiera posicionado como político responsable.

En lugar de ello, criticó el viernes pasado a los que demandan investigar al delegado: "es un asunto que tiene como propósito manchar a Morena, porque están muy nerviosos por su crecimiento... quieren reeditar lo de la señora Eva (Cadena), están muy nerviosos los de la mafia del poder".

Esas declaraciones de AMLO reciben aplausos de sus partidarios. Pero, para los electores indecisos, que eventualmente votarían por AMLO como opción para cambiar el sistema político, la estrategia no funcionará si al final se fincan responsabilidades a Rigoberto Salgado, pues quedará de manifiesto que AMLO tolera a corruptos o aun mafiosos en su entorno.

Enrique Quintana
(v.periódico El Financiero en línea del 31 de julio de 2017).

Ninguna decisión se toma con base en las necesidades de la población a la que se deben [los políticos]. Si seguimos el rastro o la pista de sus manifiestos, informes, declaraciones y acciones varias, confirmaremos que nada, pero nada, se hace sin interés electorero. Dicho de otras formas: no dan paso sin huarache o se dedican a llevar agua a sus molinos.

Los ciudadanos estamos a expensas de que estas decisiones interesadas representen algún beneficio, pero también se corre el riesgo de que no y pasen a convertirse en claras y absolutas imposiciones dignas de gobiernos autoritarios.

Laura Castro Golarte
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 29 de julio de 2017).

Las tendencias absolutistas de los gobernadores no son nada nuevas. En la camada del así llamado "nuevo PRI", que presentó el presidente Peña Nieto en su momento, vimos varios ejemplos.

Hoy vemos otros en la siguiente generación, aquella que todavía no tiene órdenes de aprehensión en contra pero sí actitudes que los encaminan al reclusorio, aunque ellos lo que buscan es la Presidencia.

Primero está Jaime El Bronco Rodríguez, que al asumir la gubernatura se comprometió a hacer buen uso de recursos públicos -cuando lo entrevisté en 2015 me dijo que Nuevo León estaba "en quiebra"-. Ahora se promociona en vallas en las principales ciudades del país a un costo calculado en 7.5 millones de pesos. Él niega haber pagado.

Olvidada está una de las grandes promesas que hizo el 1er. gobernador independiente de México. La otra, encarcelar a su antecesor, parece ir por el mismo rumbo. A esto hay que añadir el cambio de actitud: hoy actúa como si su autoridad fuera incuestionable. Como virrey y no funcionario electo. Veta a medios que lo investigan y amenaza con auditar a sus dueños.

Luego está Eruviel Ávila, quien tuvo una fastuosa boda el mes pasado en Tlalnepantla. Según una vecina de la hacienda donde se llevó a cabo la boda, a quien entrevisté, el gobierno estatal envió días antes a cuadrillas de trabajadores a pintar las fachadas de las casas aledañas. También repavimentaron calles y topes. En horas se hizo lo que no había pasado en varios años, con el fin de asegurar que la boda fuera digna del gobernador e invitados, entre ellos el Presidente.

Ahí no terminó el asunto: para cerciorarse de que los puestos de comercio formal e informal no mancharan el paisaje, funcionarios del gobierno les pagaron a los vecinos un día entero de ventas a cambio de no abrir.

Los políticos mexicanos no entienden que el poder no es para organizar fiestas o castigar opositores. Esta forma de ver las cosas hace que México parezca más un virreinato que una "vibrante democracia", como le llaman algunos.

Esteban Illades
(v.pág.3 del periódico Milenio Jalisco del 28 de julio de 2017).

No es curioso, sino de risa loca, el silencio por más de una semana del dueño de Morena, de su claque y hasta de su prensa militante, sobre la gravedad de los crímenes en el territorio "morenista" de Tláhuac.

Ayer, AMLO solo atinó a decir que se trata de guerra sucia contra Morena. Nada explicó de sus nexos con el narco y tampoco por qué impuso al motejado como narcodelegado.

Y es que los días que siguieron a la caída de El Ojos, Morena, sus gerentes y sus brazos mediáticos bajaron el perfil del hecho hasta casi el silencio.

Hasta el 4o. día apareció el "control de daños". Salió de su "agujero" el jefe delegacional: Rigoberto Salgado abarató las entrevistas en medios. Ridículo, dijo que es ciego, sordo y de "entendederas" cortas.

¿Por qué? Porque nunca vio nada de lo que pasaba en Tláhuac, nunca escuchó nada y tampoco entendió nada. Es decir, Tláhuac es "gobernada" por un incapacitado de sus facultades básicas.

Todo a pesar de que en Tláhuac se repite -como una calca- la tragedia de Iguala, donde el alcalde impuesto por AMLO y donde un gobierno estatal solapado por el dueño de Morena fueron responsables del crimen de los 43 de Ayotzinapa.

En Tláhuac, como saben, AMLO impuso como jefe delegacional a Rigoberto Salgado quien, junto con sus hermanos -según todas las evidencias periodísticas-, es jefe del brazo político del narcomenudeo que, a su vez, jefaturaba Felipe de Jesús Pérez, motejado como El Ojos, abatido por policías y marinos.

A la vez -según investigaciones periodísticas-, El Ojos sería presunto autor material de la desaparición de 68 jóvenes mototaxistas a quienes nadie más ha visto desde que se negaron a colaborar él.

Lo curioso -a pesar de la similitud de los casos- es que en Tláhuac no se escucha la "cantaleta" de que "fue el Estado", a pesar de que el jefe delegacional de Tláhuac es parte de la instituciones del Estado, institución que, al mismo tiempo, autoriza y regula los llamados mototaxis y al comercio ambulante, que son la base social del grupo criminal de El Ojos.

Por eso las preguntas. ¿Dónde están las voces de aquellos "morenistas" que han convertido el crimen de los 43 en causa político-electoral? ¿Por qué los que reclaman la solución al crimen de los 43 no exigen con igual vehemencia se investigue la presunta desaparición de 68 mototaxistas de Tláhuac?

Más allá de un largo silencio de Obrador, lo cierto es que el caso Tláhuac -en general- y la supuesta desaparición de 68 jóvenes -en particular- merecen una profunda investigación de autoridades de la CdMx, de la Asamblea Legislativa, del Congreso de la Unión y, sobre todo, del gobierno federal.

A su vez, el dueño de Morena y sus gerentes deben explicar las razones para solapar a un presunto criminal y un crimen de Estado cometido en Tláhuac.

Si hacemos memoria, fue unánime el reclamo -por parte de los mismos que hoy guardan silencio- para exigir la renuncia de Gerardo Ruiz Esparza, titular de Comunicaciones y Transportes, por el socavón.

Hoy, ante un crimen como el de Tláhuac, el dueño de Morena tiene una responsabilidad política igual de grave que la de Ruiz Esparza. ¿Por qué?

Porque Morena también es parte de las instituciones del Estado -vive del dinero público- y también debe rendir cuentas de sus actos. ¿Por qué Morena impuso en Tláhuac a un incapacitado mental -ciego, sordo e idiota- que, igual que su partido, debe ser sancionado por sus omisiones?

La crítica periodística y la exigencia ciudadana no pueden ser selectivas. Si se exige a unos, se debe exigir a los otros, porque en los 2 casos están involucradas responsabilidades e instituciones del Estado.

Por lo pronto, la "rueda de molino" de Morena ya se encamina a tratar de culpar a Miguel Mancera por el caso Tláhuac, igual que esa misma "rueda de molino" culpó a Peña Nieto del crimen de los 43 de Iguala.

El maniqueísmo engañabobos.

Ricardo Alemán
(v.pág.22 del periódico Milenio Jalisco del 28 de julio de 2017).

Quizás a muchos de Morena no les guste, pero en el fondo, ellos y los del PRD son priistas en su origen, generación 1988.

Enrique Quintana
(v.periódico El Financiero en línea del 27 de julio de 2017).

El libro de Andrés Manuel López Obrador se llama 2018: La salida. Decadencia y renacimiento de México.

Desde 1983, asegura López Obrador, México está gobernado por una banda de malhechores : una "mafia en el poder". Los instrumentos de esa mafia son "privatizar, sinónimo de robar"; el "contratismo voraz"; "la delincuencia de cuello blanco"; y haberle torcido "el pescuezo a la gallina de los huevos de oro": la renta petrolera monopólica de Pemex.

Lo que uno espera a continuación es la promesa de limpia. Pero lo que sucede a continuación es que López Obrador otorga el perdón a los malhechores.

Escribe: "Les decimos a los integrantes del grupo en el poder que a pesar del gran daño que le han causado al pueblo y a la nación no les guardamos ningún rencor y les aseguramos que tras su posible derrota en 2018 no habrá represalias, persecución o destierro para nadie" (página 102).

Si prometiera esto otro candidato, López Obrador diría que tanta magnanimidad no puede ser sino complicidad. Y tendría razón.

Pasado el trago del perdón, López Obrador se desborda en su propuesta. Cree, con el general Francisco J. Múgica, amigo del presidente Lázaro Cárdenas, paradigma histórico de López Obrador, junto con Fidel Castro y Salvador Allende, que para lograr la prosperidad de México hacen falta sólo "la simple moralidad" y "algunas pequeñas reformas".

López Obrador no ha ido muy lejos para encontrar al personaje que encarna la reserva de "simple moralidad" que Múgica soñaba. Le ha bastado verse en el espejo: la reserva de "simple moralidad" que le falta a México es él mismo. Él es el instrumento capaz de poner fin a la corrupción que agobia a la república. Bastará hacerlo presidente, y la limpia vendrá desde arriba.

La suspensión de la corrupción, según López Obrador, permitirá al Gobierno un ahorro de 500,000 millones de pesos cada año, con los cuales el Estado podrá recobrar la iniciativa destruida por el neoliberalismo, hacer las inversiones necesarias para que haya crecimiento económico y equidad social, y atraer la inversión privada en proporciones de 1 a 16: por cada peso invertido por el Estado, los privados pondrán 16, como fue el caso, según López Obrador, durante sus años de gobierno de la Ciudad de México (2000-2005).

Mediante estas sencillas fórmulas, México crecerá al 4% en los primeros 4 años del Gobierno de López Obrador, y al 6% en los 2 últimos. Para entonces "los trabajadores habrán recuperado cuando menos el 20% de su poder adquisitivo. Ningún mexicano padecerá hambre y nadie vivirá en la pobreza extrema. Los adultos mayores gozarán de pensiones justas y vivirán sin preocupaciones materiales y serán felices".

Dejamos aquí los linderos de la política y entramos en los del delirio o la fe. La agenda se vuelve evangelio, el proyecto político, camino a la felicidad.

No he visto nunca en López Obrador sino a un político profesional. Soy incapaz de penetrar o de creer en su dimensión ética o moral. Lo que veo en su evangelio es sobre todo el propósito político. Creo que lee bien la revuelta moral (contra la corrupción, contra la impunidad, contra la ineficacia del gobierno) que recorre México. Para subirse a esa creciente marea ha decidido ir un paso más allá del discurso de la indignación, hasta el discurso religioso.

Creo que actúa en esto con pragmatismo absoluto, subiendo las apuestas: si tenemos que hacer promesas incumplibles, que sean gigantescas; si tenemos que dar soluciones difíciles, que sean absolutas; si tenemos que estimular la fe, prometamos el cielo en la tierra.

El llamado a creer puede ser la pieza más potente de la propuesta de López Obrador, porque está leyendo algo sencillo y profundo de las emociones que dominan el desencanto mexicano.

Ese algo podría resumirse de la siguiente manera: ahí donde todos dicen ya no creer en nada, debe haber unas ganas enormes de creer en algo que rompa con todo.

Basta con que un tercio de los votantes se disponga a creer que la promesa de López Obrador se hará realidad. Entonces López Obrador ganará la Presidencia y los mexicanos pagaremos por partida doble: por no haber creído en nada y por haber creído de más.

La república amorosa de López Obrador quiere volver al México anterior a 1983. Busca la restauración del viejo Estado grande y el viejo presidencialismo populista. Es la versión mexicana del oleaje de utopías regresivas que bañan al mundo.

Héctor Aguilar Camín
(v.periódico El País en línea del 25 de julio de 2017).

Los naranjas repiten hasta el cansancio en sus discursos que "México es un país que se cae a pedazos", en gran medida por esa clase política que no escucha. Pero no dicen nada cuando les llega el turno.

Gabriela Aguilar
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 25 de julio de 2017).
Iceberg de corrupción.

(V.periódico El Financiero en línea del 24 de julio de 2017).


Los diputados demuestran que es más fácil hablar de austeridad que llevarla a la práctica.

En la justificación del gasto en boletos de avión de plano sólo cumplen con el requisito mínimo de presentar comprobantes y facturas, pero se ahorran la molestia de informar resultados como marca la ley.

A los legisladores les molesta tocar estos temas y para pronto responden que ellos ya no incurren en los excesos de anteriores legislaturas.

Lo cierto es que fueron ellos quienes hicieron la ley y el reglamento de austeridad en donde incluyeron esas "nimiedades" por las que ahora son cuestionados.

***

Desde 2001 tooooda la administración pública en Jalisco estaba obligada a cumplir con el servicio civil de carrera.

Significa que los más de 100,000 burócratas en Jalisco, estatales y municipales, deberían ser seleccionados por sus trayectorias afines a sus cargos, pero ocurre todo lo contrario.

En realidad es suficiente con ser compadre o militante de un partido para ascender a las principales secretarías o direcciones.

Allá en La Fuente
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 24 de julio de 2017).

Si bien todos los estados están cumpliendo con la emisión de la nómina electrónica, los municipios y organismos descentralizados locales están fallando, según información del Servicio de Administración Tributaria.

Desde 2015, los estados, municipios y organismos descentralizados están obligados a emitir recibos de nómina por vía electrónica como cualquier empresa privada.

(V.pág.20-A del periódico El Informador del 24 de julio de 2017).

La Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco es un símbolo de la descomposición de los organismos autónomos, que fueron columna vertebral de la transición política en México. Un organismo elefantiásico, que triplicó su presupuesto en una década -50 a 154 millones de pesos-, atiborrado de cuotas partidistas y que nunca había estado tan alejado de las víctimas. Con un titular, Felipe de Jesús Álvarez Cibrián, que decide no ver la realidad y prefiere agazaparse en indicadores burocráticos de desempeño. Jalisco es más violento e inseguro que hace una década, pero eso no le quita el sueño al presidente de la CEDHJ. Es un "defensor del puesto, no un defensor del pueblo", como lo calificó Emilio Álvarez Icaza.

La abdicación de la CEDHJ a reivindicar los derechos fundamentales como espacio de dignidad y protección a las víctimas, explica también el deterioro de la imagen pública de los derechos humanos.

La credibilidad es el oxígeno de un órgano protector de los derechos humanos. Una institución que entiende que existe por y para las víctimas. Credibilidad como voz pública, pero también como eficacia. El Instituto Federal Electoral de José Woldenberg fincó su eficacia en el prestigio público, en la credibilidad social de la que gozaba el IFE y que hoy perdió por completo el Instituto Nacional Electoral. La alternancia no se puede explicar sin el órgano autónomo que organizó las elecciones en 1997 y 2000. Paradójicamente, cuando más dientes e instrumentos tiene el INE, más debilitado luce. Más inoperante. Los órganos autónomos deben su existencia a la credibilidad y, si se extravían, el retorno a la senda de la confianza es casi imposible.

No puedes hablar de una instancia puesta al servicio de los ciudadanos cuando los partidos políticos mandan sobre su operación diaria y los salarios son totalmente desproporcionados. La austeridad no es menor. Sin caer en demagogias, pero un órgano al servicio de la protección de los derechos humanos no se puede mover entre restaurantes de lujo, viajes al extranjero y gastos superfluos. Recobrar su peso moral implica conducirse con austeridad y destinar los recursos a la protección de las víctimas.

Enrique Toussaint Orendáin
(v.pág.4-B del periódico El Informador del 23 de julio de 2017).

Lamentablemente, como en otros organismos considerados ciudadanos o ciudadanizados, la Comisión Estatal de Derechos Humanos, sujeta a los vaivenes partidistas, de ser una institución de la que podíamos sentirnos orgullosos por el componente de vanguardia y ejemplo en el concierto nacional (como en su momento fueron el ITEI y el propio Consejo Electoral de Jalisco hoy Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Jalisco) pasó a convertirse en una entidad secuestrada por cuotas e intereses de partidos políticos.

¿Habrá manera de mantener a salvo el proceso vigente de manera que quien resulte electo verdaderamente defienda los derechos humanos en Jalisco?

¿Será posible que quien llegue no responda a intereses de partido ni actúe siguiendo tendencias? ¿Será posible que el o la elegida trabaje de tal manera que el avance en la defensa de los derechos humanos sea una realidad medible y evaluable? ¿Que no nade de muertito mientras se alimenta generosamente de nuestros impuestos? ¿Podría alguien de los decisores ofrecer garantías a los ciudadanos de que la selección estará apegada a derecho, de que efectivamente se buscará y elegirá al mejor o a la mejor de entre todos los aspirantes? ¿Qué tenemos que hacer los ciudadanos de a pie para que esto suceda, para que el proceso no se vicie como el anterior y para que no pasemos otros 5 o 10 años como si en Jalisco no existiera la figura defensora de los derechos humanos?

El tiempo es el perfecto para aprender de lo que ha sucedido en el pasado y, sobre todo, es una oportunidad para que la clase política se reivindique por lo menos en esta materia que es fundamental para la armonía y cohesión del tejido social tan violentado y maltrecho; una materia a la que se le dio importancia al principio (porque era tendencia) pero cuando los resultados implicaban el cuestionamiento severo y la exposición pública de los malos funcionarios públicos, motivaron que los mismos políticos que crearon la institución, la atacaran y debilitaran mediante la perversión de la estructura.

Laura Castro Golarte
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 22 de julio de 2017).

Sólo una amonestación pública recibieron la mayoría de los partidos políticos por no retirar la propaganda en los tiempos estipulados, como parte del pasado proceso electoral, así lo determinó el Instituto Electoral y Participación Ciudadana del Estado de Jalisco. Los únicos que quedaron exentos son Encuentro Social y Partido Verde Ecologista de México.

En caso de que en el próximo proceso electoral reincidan los mismos partidos en la falta, entonces, aplicaría una sanción económica.

(V.pág.7-A del periódico El Informador del 22 de julio de 2017).

Si México está dividido en 32 entidades federativas, y si sucede, por mera casualidad, que 16 ex gobernadores están sometidos, hoy por hoy, a la mirada inquisitiva de las autoridades judiciales -procesados y encarcelados algunos, en vías de extradición otros y simplemente prófugos algunos más-, una interpretación simplista del dato llevaría a la conclusión de que entre los ciudadanos que recientemente han tenido la honrosa distinción de ser gobernadores en este bendito país, la mitad eran buenos y la mitad malos; o la mitad honrados y la otra mitad corruptos.

Si se hiciera una consulta para que, a partir de los indicios que pudieron captarse durante su ejercicio como "servidores públicos", en el más alto cargo que ciudadano alguno puede desempeñar en la entidad de la que es originario o ha sido habitante habitual -valga el pleonasmo-, probablemente la categorización sería diferente: por una parte, los que fueron tan burdos para realizar sus tropelías, para enriquecerse o para beneficiar a sus familiares, cómplices y allegados, que no dejaron opción a que el amplio manto de la impunidad los cobijara; por la otra, los que supieron ser suficientemente hábiles para ocultar sus arbitrariedades, corruptelas y raterías, o para tejer una ingeniosa red de complicidades que los pusiera, al final de su desempeño, lejos del brazo de la justicia.

No serían, pues, los buenos y los malos. Serían los tontos y los listos.

Es probable que no en todos los casos se sostengan las acusaciones de malversación o desvío de fondos. Es probable que en algunos casos, ellos o sus colaboradores sólo hayan incurrido en faltas administrativas. Es probable que no se les puedan imputar raterías. Es probable que su línea de conducta, como gobernantes, fuera la conseja de sus ancestros: "El dinero ajeno no se toca; y si es del pueblo, menos"; o la variante: "Es de elemental honradez rendir cuentas hasta del último centavo cuando se manera dinero ajeno". Por contrapartida, es probable que muchos ex gobernadores que parecerían estar exentos de culpa porque no dejaron indicios de haber incurrido en trapacerías escandalosas o de haberse enriquecido en el ejercicio de su cargo, no estén tan libres de pecado como parece, ni tengan la conciencia tan limpia como pudiera pensarse.

Jaime García Elías
(v.pág.6-A del periódico El Informador del 19 de julio de 2017).

Javier Duarte de Ochoa se ha ganado a pulso la antipatía de buena parte de la sociedad, no sólo por las evidencias de que llegó al gobierno a robar de modo organizado y mayúsculo (y no de modo discreto y moderado, como hacen la mayoría), sino a hacerlo de modo ostentoso: ranchos de lujo, una "casa de gobierno" con sala de cine incluida, automensajes de impulso al lucro: "Sí merezco abundancia" (Karime Macías). Con su modo de disponer los recursos públicos, su despreciable personalidad y la centralización de la corrupción nacional en su figura, el gobierno de Peña Nieto tendría la oportunidad de redimirse ante una parte de la sociedad si castiga a Duarte como es debido. Pero todo indica que no sólo no lo hará, sino que pareciera que hay un acuerdo para que el odiado político, salga pronto de la cárcel.

Para empezar, de manera inexplicable, los montos desviados imputados a Javier Duarte pasaron de más de 65,000 millones de pesos a apenas 438 mdp, de los cuales vergonzosamente los fiscales que de la PGR apenas pudieron aportar "pruebas" por 38.5 mdp en la primera audiencia ante el juez, la noche del lunes 17 de julio. ¿Dónde quedan las 57 denuncias que la Auditoría Superior de la Federación ya presentó ante la PGR por posibles daños al erario por 45,000 mdp de los años 2011 y 2014 y en proceso de aclaración otros 15,000 mdp de los 2 años anteriores? El órgano fiscalizador de Veracruz, por su parte, le imputa desvíos por 20,578 mdp.

En lugar de presentar un caso sólido para probar los desvíos y lograr del juez una condena ejemplar para Duarte, la actuación de los enviados de la PGR en la 1a. audiencia fue un fiasco, a grado tal que el juez regañó a los fiscales y el abogado defensor de Duarte, Marco del Toro (defensor también de Elba Esther Gordillo) se dio el gusto de reírse en la cara de los fiscales y decir ufano que el caso en contra de su defendido "se está desmoronando".

Rubén Martín
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 19 de julio de 2017).

Con el estado en el que se encuentra la ciudad se nota que ya tienen la cabeza en otras pretensiones. No importan la inseguridad ni las fallas en cuestiones de servicios, hay algo que los tiene distraídos: es la temporada de "pre pre campaña".

Por 1a. vez los presidentes municipales tendrán la opción de ser reelegidos supuestamente para evitar que dejen las cosas a medias en el afán de saltar a otro puesto público. En teoría esto fortalecería la democracia al obligar al alcalde interesado a rendir cuentas a la ciudadanía. En teoría. Como casi todo en el gobierno.

No sabemos si las leyes son lo bastante adecuadas para un proceso así, ni tampoco si esto promueve más bien los mismos vicios de los políticos de siempre. Lo que sí sabemos es que mientras algunos ya están pensando en apartar su lugar, han descuidado el trabajo por el que les pagamos todos nosotros.

El robo de autos va al alza. Los casos de homicidio ni se diga. A pesar de que los ciudadanos nos sentimos más vulnerables que nunca, hay más interés en hacer discursos y dar felicitaciones que en dejar que las acciones sean las que hablen. Es el caso de los alcaldes de Movimiento Ciudadano. Han comenzado a hacer ruido respecto a sus aspiraciones sin pensar que la mejor manera de ganar de nuevo es hacer su trabajo bien. No hablar bonito. No culpar a otros.

No ejercer recursos humanos y económicos que deberían tener otro destino. Tendrían que estar concentrados en atender a ese ciudadano que vive con el temor de ser una víctima más.

Cuando no les ha quedado de otra, las autoridades de distintos órdenes de gobierno reconocen que la inseguridad es el gran tema al que no terminan de dar solución.

Ante la falta de respuestas válidas echan el polvo debajo de la alfombra y miran hacia otro lado, como intentando que nadie se dé cuenta que no saben limpiar. Sólo ellos se engañan.

Gabriela Aguilar
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 18 de julio de 2017).

Lo corrupto no se quita con leyes, esto creo que todo lo tenemos suficientemente claro. Lo importante es que tengamos un sistema que inhiba la corrupción, pero sobre todo que, en dado caso de perseguir un delito, tenga con un poco más de posibilidades de éxito. De eso se tratan las reformas, de darnos un conjunto de herramientas que cierren el camino al cochupo y que, cuando se tenga que perseguir un acto de corrupción tengamos más fuerza nosotros que ellos.

2 de los engranes principales de este sistema son el Fiscal Anticorrupción y el Auditor Superior. El 1o. depende del ejecutivo, el 2o. del legislativo. Ambos poderes defendieron como gatos boca arriba la posibilidad de meter mano en esos nombramientos o si se prefiere de no perder el control en esas esferas.

La propuesta de que el Fiscal Anticorrupción sea nombrado a partir de una criba previa hecha por el Consejo Ciudadano evitaría que el gobernador en turno ponga un fiscal a modo, algo que está en la naturaleza de todo político. Como quedó la reforma constitucional el gobernador está obligado a atender al Consejo Ciudadano pero no limitado a que solo pueda proponer a un candidato avalado por el consejo. Esto, que parece una tontería, no lo es, pues por más que en las leyes secundarias, como dicen que lo harán, especifiquen mecanismos de participación ciudadana, estas recomendaciones no son vinculantes, es decir, el gobernador no está obligado a acatarlas.

En el caso del auditor sucede lo mismo. Los diputados no quisieron soltar el control del auditor. La función de la auditoría sigue siendo una atribución exclusiva del Congreso [de Jalisco], eso nadie lo discute ni lo pelea, lo que queremos es un auditor que dependa del poder legislativo, pero sea independiente de los diputados en turno y de los poderes fácticos. Como quedó la reforma la auditoría seguirá siendo un brazo largo de los poderosos, no un aliando de los ciudadanos que garantice el buen uso de nuestros impuestos.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 17 de julio de 2017).

Un análisis mínimo de algunos temas de la anticorrupción, sin necesidad de ser experto, con solo preguntas de sentido común se puede ver que la intención, a pesar de los juramentos de pureza no parece ser el objetivo final. Lo invito a hacer conmigo algunas consideraciones.

Quieren elegirlo de entre la llamada "sociedad civil" lo que en sí mismo no garantiza nada, para mi esta sociedad es formada mayoritariamente por sujetos ansiosos de buena o mala fe por entrar a gozar de la generosísima ubre pública o usted cree que los aspirantes ¿podrían acreditar ganar fuera del hueso lo mismo que van a ganar?

Aseguran debe tener autonomía y en mi experiencia eso tan solo puede significar que el feliz elegido podrá fijarse a sí mismo su sueldo y prestaciones; al tiempo.

Más divertido está el asunto del Tribunal Administrativo ya que fíjese que suave, lo que critican de sus miembros es que otorgan suspensiones contra actos administrativos y saben qué, que continuarán otorgándolas simplemente cambiarán los que las revisen. Si en lugar de nombrar un tribunal superior hubieran nombrado jueces de 1a. instancia, los actuales ya no podrían otorgar suspensiones y se limitaría su actuar a revisar lo hecho por los jueces.

A la hora de los sueldos la cosa va a ser de risa loca, no nos la vamos a acabar. Según los mal pensados es que nombrar 6 jueces de 1a. instancia no produce tanto como vender 3 nombramientos de megamagistrados.

Carlos Enrigue
(v.pág.6-B del periódico El Informador del 16 de julio de 2017).

Yo votaría por aquel que me conteste [satisfactoriamente] algunas preguntas como: ¿Va a nombrar como colaboradores a sus íntimos amigos o incondicionales que lo halagan? ¿Va a contratar los servicios de las empresas llamadas head hunters? ¿Va a sustituir a funcionarios que pertenecen a otro partido sin investigar su eficiencia y honorabilidad? ¿Si algunos colaboradores no le responden los va a sostener para demostrar su poder y autoridad? ¿Va a combatir la corrupción en serio, con toda la fuerza del Sistema Nacional Anticorrupción? ¿Tiene un plan para disminuir la delincuencia?

¿Va a adelgazar la burocracia que ha crecido exponencialmente o va a agregar a los miembros de su equipo para premiar su esfuerzo sin quitar a los parásitos, aviadores o inútiles que plagan las nóminas? ¿Va a disminuir el gasto corriente eliminando las partidas para viajes, gastos suntuarios, vehículos de lujo, guardias de seguridad, sueldos exagerados?

Algunos candidatos en campañas anteriores no han demostrado estar a la altura de las circunstancias, su experiencia política no se ha distinguido por logros significativos. En Jalisco el voto de castigo se aplicó al PRI y dio lugar al cambio, desgraciadamente el cambio fue solo de siglas, ahora el PAN también nos ha decepcionado, el voto de castigo cambia de perjudicado.

Guardar el dinero del presupuesto para ejercerlo el año de campaña ya no convence a nadie que el gobierno en el poder está trabajando, la lectura que nos da esa actitud es que tienen más de 5 años sin trabajar.

Luis Jorge Cárdenas Díaz
(v.pág.11-A del periódico El Informador del 13 de julio de 2017).

Se quedaron con el ojo cuadrado varios integrantes de Morena cuando el fin de semana pasado, en el marco de su Consejo Nacional, se empezaron a repartir las candidaturas para el 2018 en el Estado de México. Por sorteo, la 1a. posición en el Senado quedó para una mujer: un traje a la medida de la maestra Delfina Gómez.

Los líderes y figuras de Morena empezaron a buscar acomodo, a definir sus futuros políticos, en una contradicción diseñada por la dirigencia nacional que encabeza Andrés Manuel López Obrador: se supone que este partido está peleando anular la elección mexiquense, se supone que tienen todas las pruebas para echarla abajo, se supone que Delfina va a ser gobernadora y muchos de esos líderes y figuras van a despachar en su gabinete: ¿qué hacen repartiéndose las candidaturas del 2018?

El resultado de Morena en la elección mexiquense ha dejado, desde mi punto de vista, 3 discusiones centrales para este partido, que no detecto que se estén procesando:

La 1a. es una revisión interna de quién falló en operar la estructura, por qué no hubo representantes en todas las casillas. Una revisión nada sencilla porque implica explicaciones de 2 personajes muy poderosos: José Ramón López Beltrán, nada menos que hijo de López Obrador; y Gabriel García, el cerebro financiero de las campañas, el hombre que maneja el dinero.

La 2a. es qué hacer con el PRD. En la cúpula de Morena todos concluyen que Juan Zepeda les quitó la victoria. El candidato perredista -fenómeno inesperado- sumó votos que pudieron ser de Delfina, pero Morena no hizo más que restarse esos sufragios al ofender una y otra vez al PRD. ¿Se van a atrever a poner ese tema sobre la mesa, a pesar de que López Obrador sigue en la lógica de despreciar al PRD?

La 3a. es qué van a hacer con Delfina Gómez, quien demostró ser “un productazo” electoral, como la definían en su cuarto de guerra.

Carlos Loret de Mola A.
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 13 de julio de 2017).

El discurso de que con un gobierno austero o a través de la eliminación de la corrupción va a alcanzar para todo, simple y sencillamente no se soporta.

Esta aritmética la entienden muy bien los asesores de AMLO, que no encuentran cómo explicarle al tabasqueño que sus afortunadas frases de campaña no pueden ser base para una estrategia de gasto público.

Enrique Quintana
(v.periódico El Financiero en línea del 13 de julio de 2017).

Mientras tooodos los diputados prometen que no habrá reparto de cuotas políticas destaca una declaración del coordinador emecista, Ismael del Toro, quien subraya que para el siguiente año, el sistema anticorrupción jalisciense tendría un presupuesto de alrededor de mil millones de pesos (3 veces más de lo que tiene la Auditoría Superior, por ejemplo).

Es una buena intención para fortalecer el tema, pero ojalá y sea para combatir la corrupción y no para alimentar a la gorda burocracia.

Allá en La Fuente
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 12 de julio de 2017).
Planta Purificadora Morena.

(V.periódico El Financiero en línea del 10 de julio de 2017).


Quienes quieran dirigir el país nos deberán decir qué harán y cómo lo van a hacer... Ya no más promesas vacías. La respuesta que la ciudadanía espera es saber cómo van a enfrentar estos problemas, cómo se conducirá al país.

Ing. Cuauhtémoc Cárdenas
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 8 de julio de 2017).

Hace por lo menos 20 años, fines del siglo XX, desde la sociedad civil y el periodismo crítico y de investigación, se empezó a vigilar y a cuestionar a los servidores públicos. Antes de que la alternancia fuera una realidad en México, la oposición de desgañitaba contra los abusos del PRI pero no pasaba nada. Y a través de medios de comunicación los "periodicazos" se fueron incrementando con repercusiones favorables en cuanto a la toma de decisiones o solución de las irregularidades que se exponían; se cortaban cabezas por lo general.

Así, cada vez más leíamos, veíamos y escuchábamos información relacionada con los sueldos y los gastos de la clase política, particularmente cuando los montos empezaron a crecer exponencialmente con el argumento (dizque) de que de esa manera se combatiría la corrupción (ajá).

A partir de los primeros señalamientos con respecto al mal manejo de los recursos públicos, ante las exigencias ciudadanas y la exposición constante en medios de comunicación, se tomaron medidas para contener los abusos como aquella comisión salarial en la que se determinarían los ingresos de los funcionarios públicos y que a la hora de la hora no sirvió de nada.

También se hicieron reglamentos y propuestas para frenar la escalada de gastos, sobre todo en el legislativo, aunque por supuesto los ingresos y gastos de titulares del ejecutivo e integrantes del poder judicial nos han escandalizado e indignado y hasta la fecha.

Pues bien, todo parece indicar que ninguna de las medidas, de los mea culpa, de los reglamentos y propuestas han servido para algo.

Todo es letra muerta no hay honor, ni el más leve asomo de vergüenza, de conciencia social y de amor por la patria chica y la grande.

Es escandaloso lo que gastan, es indignante que tomen dinero de lo que pagamos los contribuyentes para ellos comer muy bien e invitar a sus cuates, contratar seguros de gastos médicos, recibir un aguinaldo de 50 días, más viáticos cuando viajan dentro y fuera del país, gasolina, traslados, los sueldos y prestaciones de 17 empleados por diputado y una bolsa anual para el manejo de comités y comisiones, que para eso sí son muy buenos, para crearlas y obtener los presupuestos correspondientes.

Cuando se trata de recortar estos gastos, de poner orden real y de vigilar cada centavo, los legisladores de todos los partidos se unen, se convierten en uno, defienden, casi literal, a capa y espada sus jugosas prestaciones, sus prebendas y privilegios. Nunca han tenido éxito propuestas golondrinas para reducir sueldos, bonos y todo lo demás que conocemos de sobra y nos enardece por los abusos y por el contraste con la realidad paupérrima de la mayoría de mexicanos.

No, no hay remedio ni esperanzas de que lo haya. La desfachatez y el cinismo de la clase política los alcanza a todos y los abusos seguirán quién sabe hasta cuándo... sin remedio.

Laura Castro Golarte
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 8 de julio de 2017).

Cerco están levantando los partidos políticos contra el Sistema Nacional Anticorrupción que busca exigirles cuentas. Lo quieren tener, pero inútil.

Sin ruido, la sociedad va perdiendo, los políticos van ganando.

Carlos Loret de Mola A.
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 6 de julio de 2017).

Nuestra (?) clase política parece condenada a un mal que podría denominarse como redentoritis aguda. Que venga un superhombre (supermujer, también aplica) a salvarnos.

Salvador Camarena
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 6 de julio de 2017).

Al cierre del año pasado, los estados de la república adeudaban 49,442 millones de pesos a proveedores y contratistas, destacando la Ciudad de México como la más endeudada con 22,842 millones de pesos, es decir, 46.2% del total.

Este monto es equivalente a los presuntos desvíos del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, y equivalente a una cuarta parte de los 225,000 millones de pesos que acumularon en sus cuentas bancarias los estados y municipios.

[¿Por qué acumulan dinero en sus cuentas bancarias estados y municipios? ¿Para robarse los intereses? - pregunta el webmaster.]

De acuerdo con el Sistema de Alertas de las entidades federativas elaborado por Hacienda donde se revelaron de forma consolidada ese tipo de deudas por 1a. vez, 7 estados fueron puestos en observación por el endeudamiento a corto plazo con proveedores y contratistas. Oaxaca fue el único que fue puesto con foco rojo debido a su elevado endeudamiento.

De acuerdo con las cifras publicadas por Hacienda, el total de los pasivos a corto plazo de las entidades fue de 108,831 MDP, de los cuales el 45.4% corresponde a obligaciones con proveedores y contratistas.

Del otro lado, Puebla figura como la única entidad que no tiene deuda con proveedores. Querétaro y Yucatán se colocan en 2o. y 3er. lugar con menos deuda, 9'667,000 y 37'128,000 pesos, respectivamente.

(V.pág.12-A del periódico El Informador del 6 de julio de 2017).

La 2a. vuelta para el próximo proceso electoral ya no es viable. La rechazó el PRI y también Morena. Sin ellos, está cancelada.

Hay quienes piensan -entre ellos el mismo líder de Morena- que la 2a. vuelta sería la estrategia para derrotarlo, pues es el político que más opiniones favorables tiene (33%), pero también el que más opiniones desfavorables acumula (34%).

Lo relevante, por lo tanto, no es sólo quién gane la elección sino quién puede tener la capacidad de convocar a las diversas fuerzas políticas a establecer los acuerdos que le den viabilidad al país.

Si el ganador de la elección presidencial no tiene esa capacidad -lamentablemente creo que AMLO no tiene ninguna vocación negociadora- pudiéramos tener un ejecutivo paralizado que sólo podrá realizar acciones de gobierno si anula al congreso.

¿En verdad queremos regresar a la cultura política de hace 40 años o más?

Enrique Quintana
(v.periódico El Financiero en línea del 5 de julio de 2017).

Los detractores de la 2a. vuelta tienen razón en que la calidad de los partidos sigue siendo igual de mala en la 1a. que en la 2a. vuelta, pero con estos partidos, estos candidatos y esta situación del país hay que arar y la 2a. vuelta se convierte hoy en un mecanismo fundamental de legitimidad y gobernanza que no hay que despreciar.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 4 de julio de 2017).

La incapacidad de tener una comunicación política eficiente que defienda los intereses mexicanos, no es exclusiva del gobierno de Peña Nieto. Se extiende por muchos sexenios, explicado por la deformación gubernamental de pensar que información es igual a propaganda, que siempre los hace perder la iniciativa y estar siempre a la defensiva.

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 4 de julio de 2017).

Algo pasa últimamente que a los gobiernos de todos los colores les ha dado por reconocer las dificultades que tenemos como sociedad, aun cuando en teoría son ellos quienes deberían estar resolviéndolas. No es que pretendan atender temas como la inseguridad o la pobreza con más ganas, más bien admiten esas realidades para las que no hay mentira posible. Si fingen demencia o admiten que sus esfuerzos son insuficientes, la verdad es que nos hacen pasar de la rabia al aburrimiento, dependiendo la ocasión.

Hace unos días el comisario de la Policía Municipal de Guadalajara, Salvador Caro, presentó algunos datos sobre el operativo contra el narcomenudeo que realizan en colaboración con gobierno federal y estatal en zonas de la ciudad como Analco, el Santuario y la 5 de Febrero. Las cifras fueron presentadas con el ánimo de aumentar los números para que se vieran casi alegres, aunque no por eso menos confusos. El comisario señaló que desde el inicio de su administración se han decomisado 123,807 gramos de vegetal verde (o sea, 123 kilos de mariguana); 15,987 gramos de drogas sintéticas (es decir 15 kilos); y 13,841 pastillas psicotrópicas. En 2 años han logrado detener a poco más de mil personas con posesión de droga. Es decir, en toda su administración han logrado confiscar menos de lo que a veces se logra con un solo operativo en un municipio.

De nada sirven los informes cuando los resultados se quedan cortos. O que al menos nos contesten por qué si trabajan tanto, seguimos tan mal.

Gabriela Aguilar
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 4 de julio de 2017).

¿Qué sentirá un jefe policiaco, un alcalde, un gobernador, cualquiera de sus colaboradores cuando ve que el presidente Enrique Peña Nieto minimiza las denuncias de ataques a la libertad de expresión y lo del espionaje hasta lo arroja al cajón de las ridiculeces y nimiedades? Quizá deduzca que la impunidad permea y que se vale eso y más sin que haya consecuencias.

¿Qué pensará un militante enardecido por el discurso radical, un dirigente partidista, un operador político que controla grupos de choque y maneja mucho dinero cuando ve que el presidenciable Andrés Manuel López Obrador ataca a quien lo cuestiona, insulta, descalifica y calumnia a periodistas y medios? Quizá deduzca que la impunidad permea y que se vale eso y más sin que haya consecuencias.

Peligrosa ruta.

Carlos Loret de Mola A.
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 4 de julio de 2017).

La Auditoría Superior de la Federación entregó el viernes el 1o. de 3 informes con las observaciones al gasto de dinero federal de la Cuenta Pública 2016.

¿Cómo le fue a Jalisco?

En esta ocasión no está entre las entidades con más monto observado, pero se alcanza a percibir un foco amarillo en Tlaquepaque, pues de las 21 promociones de sanciones administrativas 9 corresponden a ese municipio por carecer de orden en el gasto y "por no garantizar mediante fianza los vicios ocultos de 11 obras públicas pagadas".

El resto de las sanciones son para el Gobierno de Jalisco (9), Ayotlán (2) y Tonalá (1).

Allá en La Fuente
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 3 de julio de 2017).

Los políticos se disputan la paternidad del Sistema Anticorrupción como si fuera el decreto de abolición de la corrupción en el país. Hablamos de un fiscal autónomo, como ese jurista de hierro que se encargará de perseguir hasta al último sospechoso de corrupción. Lo mismo que decíamos de la autonomía para el órgano de transparencia o la defensa de los derechos humanos. Hablamos de que el Sistema debe ser presidido por un "ciudadano". Una conquista social fue quitarles a los partidos la coordinación del Sistema. Como si eso nos garantizara de golpe y porrazo la supervisión escrupulosa y pulcra. Y como si no nos acordáramos que bajo la misma idea hemos llenado de "ciudadanos" a los consejos de adquisiciones, comités de participación, consejos sociales, secretariados técnicos. ¿Y la denuncia de la corrupción? Bien, gracias.

No dudo que el Sistema Nacional Anticorrupción, y sus equivalentes en los estados, sean un paso en la dirección correcta. Nadie puede estar en contra de tribunales administrativos independientes y con contrapesos; de auditorías con "dientes" y rendición de cuentas; de un fiscal que combate la corrupción, y de que los ciudadanos tengamos más información a través de la publicidad de las declaraciones de impuestos, patrimonial y de intereses. Este diseño institucional favorece la aparición de lo que los especialistas llaman: islas de legalidad. Espacios cuasi blindados.

Sin embargo, y aquí introduzco el pesimismo, detrás del Sistema Nacional Anticorrupción hay una errada conceptualización de la corrupción en el país y las variables que explican su reproducción. En un brillante ensayo de Anna Person, Bo Rothstein y Jan Teorell, titulado: ¿Por qué fracasan las reformas anticorrupción?, los autores concluyen que su fracaso se debe a que parten de la fe de que existe un "principal" (ciudadano) que va a supervisar y fiscalizar al agente (el funcionario). La idea es simple: entre el ciudadano y el funcionario hay un problema de asimetría de información, por lo tanto, si ponemos al ciudadano a vigilar al político con la información necesaria, automáticamente denunciará la corrupción y el combate a la impunidad será inevitable.

En la práctica, dicha denuncia no aparece. Se forman consejos por delante y por detrás, comisiones para vigilar los gastos de gobierno, y los ciudadanos que los integran deciden callar. ¿O usted ha escuchado que un empresario, que forma parte de un comité de adquisiciones de un municipio, denuncie que una licitación es en realidad una compra inducida, con bases de convocatoria totalmente amañadas? ¿O usted recuerda a algún miembro de una organización de la sociedad civil que, como parte de un comité de transparencia, haga una rueda de prensa para denunciar que los gobiernos no están luchando firmemente contra la opacidad? Yo no recuerdo a ninguno.

Y es que la corrupción no es un problema exclusivo del gobierno. México es un país que presenta niveles de corrupción sistémicos y sistemáticos. Los grados de corrupción abarcan desde el nivel más pequeño, la típica mordida al agente de tránsito o la propina al operador de limpieza municipal, hasta el nivel más dramático de corrupción: la cooptación del Estado. La cooptación del Estado significa que las instituciones son secuestradas por grupos de poder fácticos: empresarios, líderes políticos, narcotráfico. Si no partimos de una identificación sistémica de la corrupción vamos a seguir tropezando con las mismas fórmulas que parten de premisas falsas.

La corrupción es el abuso de poder para beneficio personal. La corrupción es un problema complejo que mezcla impunidad, instituciones de baja calidad, normalización de las prácticas corruptas y un sistema sin contrapesos funcionales. El Sistema Anticorrupción tendrá éxito si empuja a la construcción de un país en donde los medios de comunicación denuncien la corrupción y ejerzan como guardianes de la democracia; en donde los jueces hagan su trabajo sin importar a quien deban juzgar; que el congreso sirva como un verdadero espacio de contrapeso y fiscalización, y no como el ambiente ideal para la complicidad. Que el fiscal se sepa vigilado y entienda su papel de 1er. defensor público en el combate a la corrupción. Una ciudadanía activa y participativa que manda un mensaje: los estamos vigilando y presionaremos por sanciones a los corruptos. No hay fórmulas mágicas, para reducir los niveles tan alarmantes de corrupción, México necesita más que un sistema con un comité de participación ciudadana.

La receta en todos los países que han logrado reducir la corrupción: que las instituciones clave de la democracia funcionen. Las soluciones ya las tenían Montesquieu y Madison hace 250 años: la ambición de uno contrarresta la ambición de otro. Contrapesos reales y auténticos, punto final.

Enrique Toussaint Orendáin
(v.pág.3-B del periódico El Informador del 2 de julio de 2017).

Todos los partidos son iguales al compartir una filosofía del poder, el clientelismo (con López Obrador a la cabeza) y que es el orígen de nuestras desgracias y frustraciones. Es decir, la compra del voto por cargos, favores o dinero.

La 2a. vuelta electoral para la elección presidencial es una magnífica idea, al significar la imposibilidad de ganar por parte del candidato con mayores negativos, además darle un apoyo de más de la mitad de los votos al ganador. En tanto López Obrador viva -y con ello ser candidato eterno, incluso si gana porque iría por la reelección, no me cabe duda-, NO la va a permitir (siempre se sale con la suya en éste tipo de asuntos y sus culpas rutinariamente se las acaban atragantando otros) porque implicaría su derrota también eterna. De todos los candidatos posibles, él goza de los mayores negativos.

Sergio Aguirre
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 30 de junio de 2017).

El gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez, El Bronco, tiene la lengua muy larga y la congruencia muy corta. Esta semana anunció que demandará a los principales medios de comunicación de su estado porque dicen mentiras y nadie les ha puesto un alto, afianzando en la ética pública su desafío. Al mismo tiempo, sigue mascando el chicloso podrido de su fiscal anticorrupción, Ernesto Canales, acusado de fraude en la Ciudad de México, y quien pese a ir perdiendo en todas las instancias judiciales su alegato de inocencia, lo mantiene en el cargo. Hace mucho tiempo Canales debió haber renunciado -en aras de la ética institucional-, o el gobernador haberlo despedido, porque un presunto delincuente no puede ser el responsable de perseguir delincuentes. La doble moral de El Bronco, que se presenta como justiciero, es de antología.

Canales se encuentra en un pantano legal. Entre más se mueve, más se hunde. El 26 de marzo de 2012 fue acusado, junto con un viejo asociado, César Gerardo García Méndez, en la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México. La demanda, interpuesta por los abogados de Paula Cusi, viuda de Emilio Azcárraga Milmo, señalaba que los abogados "se apoderaron y dispusieron en su beneficio" de los 6 millones de dólares pagados por Televisa, como compensación por la venta de sus acciones a Emilio Azcárraga Jean, "obteniendo un lucro indebido y generado un detrimento patrimonial" a su cliente. Canales lo ha negado siempre, aunque a través de denuncias periodísticas ha sido forzado a aceptar que existe el litigio en su contra.

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 30 de junio de 2017).

En el mes de mayo de 2015 se aprobó la reforma constitucional que dio origen a la Ley General del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), esto es, hace más de 2 años durante los cuales nuestras autoridades no han hecho más que mostrarnos sus buenos deseos de comenzar a atajar este complejo flagelo que ha desacreditado a nuestra incipiente democracia, ha frenado la economía, ha crecido la brecha de la desigualdad social, ha aumentado la violencia y ha mermado la confianza en nuestro gobierno.

El ritmo al que avanzan todas estas reformas nos da la impresión de que este gobierno no tiene prisa en sujetarse a estas leyes y lleva el paso tranquilo para que se le apliquen a la siguiente administración.

Buena parte de las redes de corrupción son los cuantiosos desvíos de recursos para destinarlos a fines electorales, por eso urge que se ponga en marcha antes del periodo electoral de 2018 para que sea aplicable de inmediato y no a toro pasado.

El plazo para que entre en vigor el SNA en todo el país es el 18 de julio próximo, por lo que el fiscal anticorrupción deberá ser nombrado antes de esa fecha. La principal dificultad la constituyen los sistemas locales anticorrupción que van a paso lento y con dificultades. En este tema Jalisco, junto con otros 6 estados están rezagados.

Es imposible que se cumpla con la fecha límite del 18 de julio próximo, por lo que se espera una ampliación del plazo, lo dicho, no les urge.

Luis Jorge Cárdenas Díaz
(v.pág.11-A del periódico El Informador del 29 de junio de 2017).

No hay nada peor que un diputado con iniciativa: el año pasado los legisladores jaliscienses presentaron la friolera de 974 iniciativas de ley o puntos de acuerdo para su discusión. Esto, que podría hacer parecer que tenemos el congreso más productivo y trabajador del país es en realidad una tragedia. En Tlaxcala, por ejemplo, solo se presentaron 4 iniciativas de ley en todo el año; en Chiapas 11; en la CDMX, 325, que siguen siendo muchas pero son apenas un tercio de las nuestras. Esto significa que en promedio cada diputado presentó 25 propuestas de ley, modificación de ley o punto de acuerdo, pero, ¿de cuántas se acuerda usted?, ¿cuántas de estas iniciativas realmente fueron trascendentes?, ¿cuántas sirvieron para mejorar la calidad de vida de los jaliscienses?

Reza el dicho popular de que las ideas son como las nalgas: todo mundo tiene un par, pero muy pocos las tienen buenas.

El afán de normar nos ha llevado a una sobrerregulación no solo de las actividades económicas, que es de lo que se quejan continuamente los empresarios, sino de la vida cotidiana. Son tantas, tan variadas y tan absurdas nuestras normas de convivencia, todas producto de grandes ideas de diputados o regidores, que a cada momento los jaliscienses violamos alguna ley o reglamento sin darnos cuenta. Pero lo peor es que nuestro corpus de leyes se ha vuelto tan complejo y contradictorio que termina favoreciendo la impunidad.

Parte del problema es que no hay una verdadera planeación legislativa. Las fracciones comienzan el año sin una idea clara de qué es lo que quieren proponer ni un diagnóstico de cuáles son las reformas necesarias para darnos un mejor futuro. Lo que rifa es la ocurrencia, el punto de acuerdo absurdo e innecesario, ese que solo sirve para quedar bien con el respetable público o ganar una nota en un medio de comunicación (van dos ejemplos de antología, cortesía de Rubén Alonso: los diputados exigieron a la Secretaría de Salud que investigara un rumor de internet de que las cadenas americanas de comida obtenían su carne de granjas con animales genéticamente modificados que no tenían patas. Otro exigió que los ayuntamientos limpiaran las fuentes "porque las palomas hacían sus necesidades en ellas").

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 29 de junio de 2017).

La luna de miel con el electorado [de Jaime Rodríguez "El Bronco"] se agotó y abundan sus problemas de gobernabilidad y el desbordamiento de la violencia y la inseguridad. Que eso sea expuesto en los medios le molesta, por lo que parece querer censurar todo lo que afecta a su imagen y su gestión. No lo logrará. La incompetencia demostrada en los 19 meses que lleva su administración es inocultable, se difunda o no. Pésimo gobernador, en función de resultados, y típico en los talantes autoritarios que buscan siempre en los medios la solución de sus problemas.

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 29 de junio de 2017).
Elección de ombudsman de Jalisco.

Qucho
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 28 de junio de 2017).


Con todo y sus programas de austeridad y reformas aprobadas, el Congreso de Jalisco continúa señalado por excesos en el gasto de la nómina, falta de transparencia y por la presentación de iniciativas cuestionables o superfluas.

En el marco de la presentación del Informe Legislativo 2017 del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), se reveló que en Jalisco se presentaron 974 iniciativas de ley en 2016, pero sólo se aprobó una tercera parte (367). Si bien Jalisco resultó líder nacional en el 1er. indicador, el investigador del Imco, Ramiro Suárez Galán, critica: "Es difícil pensar que en un año se presenten tantas iniciativas con justificación técnica o viabilidad". Por eso muchas terminan en la congeladora o son "para posicionarse en la agenda mediática a sabiendas que no se aprobarán".

Para Alberto Bayardo Pérez Arce, coordinador del Observatorio Legislativo del ITESO, la mayoría de las propuestas de ley de los diputados carece de mecanismos de garantía y hay otras que se quedan prácticamente en exhortos, "como coloquialmente decimos, (les faltan) dientes. Tenemos muchas iniciativas donde lo que se propone no hay nada que nos asegure que eso se va a cumplir, porque no hay sanciones o digamos algún tipo de incentivo positivo para quien cumple con la ley".

Recientemente, el Observatorio presentó una evaluación sobre la calidad de 220 iniciativas presentadas en la actual Legislatura, la cual aprobaron de panzazo con un 64% de calificación.

Bayardo señaló que se han encontrado con leyes mal hechas, "muchísimas iniciativas de ley, no tienen profundidad y no revisan los alcances y las implicaciones, precisamente por la enorme cantidad de iniciativas que se están presentando, en un afán de demostrar que sí se trabaja y sí se produce".

Uno de los temas favoritos en las propuestas de los diputados, explicó, es aumentar años de cárcel a cualquier conducta que se considere inapropiada: "Está comprobado que eso no funciona. Aumentar años de cárcel cuando la impunidad es del 98%, pues no sirve nada".

Subrayó que los diputados aún no tienen claro que deben enfocarse en resolver problemas públicos, "porque muchos han estudiado derecho y entonces viven algo que algunos llamamos el idealismo jurídico, donde piensan que solamente por promulgar una ley, inmediatamente empieza a cambiar la realidad, y no es así".

(V.primera plana y pág.2-A del periódico El Informador del 28 de junio de 2017).

Con una lógica de sobrevivencia y una dinámica mercenaria, el PRD nacional busca un Frente Amplio de Partidos para derrotar al PRI en alianza con el PAN, con Movimiento Ciudadano y con los que se dejen.

No se puede negar que es una buena idea para ganar. Pero es un error tremendo para la vida interna del partido, una estrategia equivocada para gobernar y un ataque mortal a la pluralidad ideológica del sistema político mexicano, que está ahí: en el PRD y en el PAN. No busquen en otro lugar: ni los partidos pequeños, ni MC, ni los candidatos independientes con sus interesantes pero concretísimas agendas, contribuyen gran cosa a la diversidad ideológica. Los únicos que tienen clara una postura frente al Estado, el mercado, las libertades y la desigualdad, son los panistas y los perredistas.

La posibilidad de la extraña alianza entre Ricardo Anaya, Alejandra Barrales y alguien como [Dante] Delgado, mete mucho ruido.

Las campañas serán muy confusas, pero más confusa será la tarea del elector, que verá decenas de formas de expresar su rechazo o aprobación a un partido. En alguna boleta verá a los enemigos juntos y en otra no. La guerra postelectoral será histórica y la democracia será acusada de no funcionar más.

Ivabelle Arroyo
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 28 de junio de 2017).

El más reciente arranque del gobernador sin partido Jaime Rodríguez Calderón "El Bronco" fue expulsar de una conferencia de prensa al reportero del periódico El Norte, perteneciente al Grupo Reforma, al que en la opinión pública y los pasillos del poder se identifica como impulsor y promotor estratégico de la campaña política de "El Bronco" hace 2 años. No conforme, se lanzó contra el dueño de ese consorcio mediático, lo acusó de robarse una calle, sugirió que su dinero es malhabido y amenazó con fiscalizarlo. Con ello rebasó a Trump y a López Obrador en sus estridencias contra la prensa que los cuestiona.

"El Bronco" está de pleito con los medios, con cualquiera que lo critique, se contradice como hábito, le renuncian sus funcionarios, sigue rodeado de impresentables, están en crisis la seguridad pública, las cárceles, no ha cumplido las promesas populistas más atractivas de su campaña... pero hay quien todavía lo anda busque y busque para la carrera presidencial.

Carlos Loret de Mola A.
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 28 de junio de 2017).

En lo que se equivoca el bravucón gobernador de Nuevo León es en pensar que un medio de comunicación, el que sea, no puede pedirle cuentas al gobernador, y que para exigir, el medio tiene antes que demostrar su inocencia. Hay una pequeña diferencia entre los medios y los políticos que "El Bronco" no entiende (ha demostrado que hay muchas cosas que no entiende) o no quiere entender (ha probado también tener un gran capacidad para hacerse maje), y es que él tiene la obligación de dar cuentas del manejo de los recursos públicos, se lo pida una santa monja del Sagrado Corazón, un banquero baquetón o un despreciable periodista. En tanto los que exigen sean ciudadanos con derechos, el señor de las broncas está obligado a responder. Punto.

"El Bronco", más allá de ser un político fantoche, poco serio y nada confiable, ha convertido sus pleitos con los medios de comunicación en parte de su campaña. Es una forma de victimizarse para no rendir cuentas de un gobierno desastroso. En eso se parece mucho a lo que hace el presidente estadounidense Donald Trump: cuando todo falla, construye un nuevo enemigo.

Son muchos los políticos que quisieran vivir sin medios de comunicación, los que creen, con razón o sin ella, que los medios son un estorbo para avanzar en la agenda, para darle celeridad a las decisiones, para la gobernabilidad misma. Cuando al poder no le gusta explicar es síntoma de que no tiene argumentos; cuando el poder odia que lo cuestionen es porque no tiene respuestas. Trump o "El Bronco" prefieren gobernar por redes sociales porque ahí ponen la reglas, porque ahí el enfrentamiento se diluye y se desinstitucionaliza; porque ahí no gana el que tiene razón sino el que impone su versión, la mayoría de las veces construida con esos famosos hechos alternativos.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 28 de junio de 2017).

Los reclamos -en muchos casos infundados- de los partidos a la autoridad electoral en las pasadas elecciones estatales y posiciones como las que frecuentemente esgrime AMLO descalificando al INE o al Tribunal, debilitan la autoridad moral y el respaldo público del árbitro electoral. En una elección probablemente muy competida y cuestionada, este proceso puede dar lugar a una situación de ingobernabilidad del proceso mismo y en el extremo a una crisis política.

Enrique Quintana
(v.periódico El Financiero en línea del 27 de junio de 2017).

El panorama electoral inmediato es, en síntesis, más de lo mismo: polarización absoluta de la sociedad mexicana y dominio de los mismo actores políticos, los que dan la cara y los que participan en los entretelones.

¿Opción de cambio? ¿Dónde?

Jorge Octavio Navarro
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 27 de junio de 2017).

Surgió el rosario de irregularidades atribuidas a la gestión de la maestra Delfina Gómez cuando fue presidenta municipal de Texcoco. La mayoría de estos escándalos en Texcoco estaban protagonizados por su padrino político Higinio Martínez, ex perredista convertido al morenismo.

En un par de ocasiones, confrontada por sus rivales en los debates que le sacaban los escándalos municipales, Delfina Gómez se quedaba con cara de what. No sabía qué responder o no sabía qué había sucedido.

Cuentan algunos de sus allegados que en la recta final de la campaña, agobiada porque diario era un nuevo escándalo, estalló en cólera contra padrino y camarilla: "¡¿Pues qué tanto hicieron?!". Ya habían salido las retenciones obligatorias de sueldos, la cantidad de parientes de Higinio Martínez en la nómina, el aumento del robo de combustible, liquidaciones, bonos...

Pero lo que ha inquietado a Morena ya en las fechas poselectorales es si Higinio traicionó a su pupila y a su líder.

En toda elección es crucial contar con una estructura que lleve a la gente a votar, se encargue de que en todas las casillas haya un representante del partido y al final de los conteos recolecte las actas.

Higinio Martínez y Horacio Duarte tenían esa encomienda, con el financiamiento canalizado a través de Gabriel García (cerebro financiero del grupo), y bajo la coordinación general de José Ramón y Andrés López Beltrán, hijos de López Obrador.

Higinio Martínez no tiene buena fama. Sobran expedientes para cuestionar su honestidad. Eso no impidió que en Morena le abrieran la puerta de par en par. Pero más allá de eso, en los días posteriores a los comicios, hasta la cúpula de este partido llegaron preguntas sobre él: ¿no se dejó seducir por dineros rivales para que fallara la estructura de vigilancia electoral el mero día? Porque de que falló, falló. Hubo zonas enteras a las que no llegaron representantes de Morena y no tuvieron esa noche las actas para hacer la contabilidad propia y saber si habían ganado. ¿Y si Higinio hizo su evaluación y consideró que él ya había ganado, porque los suyos se acomodaron bien en alcaldías donde podrán seguir haciendo lo mismo de siempre?

Carlos Loret de Mola
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 27 de junio de 2017).

Finalmente han construido una mayoría los consejeros del Instituto Nacional Electoral: a partir de septiembre, los dirigentes nacionales de los partidos políticos no pueden aparecer en los spots de su partido si aspiran a un cargo de elección popular, hasta que los tiempos de propaganda se los permitan.

Una interpretación de botepronto es que el INE está poniendo un alto a Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya. La otra es que, en realidad, el INE ha avalado las millones de veces que aparecieron en radio y televisión, se los seguirá permitiendo un par de meses más y sólo se los prohibirá unas cuantas semanas (en caso de que Anaya termine siendo candidato del PAN a la Presidencia o a lo que sea) hasta que arranquen oficialmente las precampañas. Y que encima de todo, ese criterio les permitiría volverlo a hacer.

De acuerdo con cifras oficiales del INE, en los últimos 3 años Andrés Manuel López Obrador ha aparecido en 2.1 millones de spots en radio y televisión. Tuvo 1,900 anuncios al día. Curioso que mientras eso suceda, y goce de una amplia cobertura en los medios de comunicación tradicionales, siga con el cuento del "cerco informativo" novedosamente rematado ahora por el "benditas redes sociales", como si se tratara de un líder opositor censurado cuyo mensaje tiene que llegar casi clandestinamente a las masas.

Por su parte, en los últimos tres años, Ricardo Anaya apareció 1.4 millones de veces en los spots de radio y tv asignados al PAN. 1,278 veces diarias.

Ambos usaron los spots de su partido para la promoción de sus aspiraciones personales. Esa es una obvia semejanza. El resultado que tuvieron para ellos esos spots es lo que los diferencia.

Andrés Manuel López Obrador está posicionado en las encuestas como el adversario a vencer en la elección presidencial del 2018. Y a diferencia de las 2 ocasiones anteriores en que buscó la candidatura a Los Pinos, no tiene competencia dentro de su partido y no hay duda de que él será el candidato.

Ricardo Anaya no tiene esas certezas. Se ha vuelto más conocido, sin duda; ha afianzado su posición dentro del PAN, ni qué se diga; pero en las encuestas no es el más destacado de su partido ni sus íntimos se atreven a decir que tienen en la bolsa la candidatura panista. Y esto, a pesar de la millonada de spots, de que la realidad política favorece su discurso y de que ha tenido desempeños extraordinarios en los debates contra sus rivales del PRI.

Carlos Loret de Mola
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 26 de junio de 2017).

Dese hace ya varios sexenios la revocación de mandato ha revoloteado sobre la democracia mexicana, espantada una y otra vez por los políticos de los 3 niveles de gobierno, y que ahora se asoma de nuevo ante los nuevos procesos electorales.

Ya no sabemos qué tan próximas estén las elecciones federales, pues para los partidos nunca están lejos, de suyo todo el tiempo están en campaña porque los múltiples "juegos de la silla" que en esos ambientes se estilan son permanentes.

Los ventarrones del partidismo andan desatados bajo la consigna de todos contra uno, en su 1er. acto. El enemigo a vencer, desacreditar, confrontar, ridiculizar y recriminarle su pasado, presente y hasta su futuro, si llegara a ganar, es bastante bien conocido porque tiene años de estar en campaña permanente, un término que escapa a la legislación actual. Campaña que ha tenido de todo, hasta el simulacro surrealista de una autoproclamación como presidente legítimo, publicación y presentación de libros, giras nacionales constantes, y comerciales protagonizados por el susodicho con variedad de vestuarios, escenarios y lenguajes.

Y como quiera que los partidos oponentes se toman muy en serio su papel de seguir salvando a la patria de tales amenazas, nos recetan otra serie de comerciales vehementes, directos, "verdularios" y sobre todo, cínicos, porque a fin de cuentas denuncian lo mismo que ellos hacen, es psicológico pues.

Y mientras éstos se pelean en los medios y en las redes, otros funcionarios andan con el brete de hacerse evaluar por la ciudadanía con tal honestidad y rigor que prometen dejar el cargo si salen reprobados.

No nos hagamos ilusiones, no estamos en Inglaterra donde la voluntad popular sacó al país de la Unión Europea e hizo renunciar a su primer ministro. Acá todavía estamos en la Nueva España si no es que antes, en la era feliz de los cacicazgos y los tlatoanis absolutos.

Pero bueno, que venga la evaluación ciudadana, pero que se haga sobre un solo punto, el que es crucial y explica y da razón de la existencia del gobierno: la seguridad, sí, la función primordial de todo estado, garantizar la vida y los bienes de la ciudadanía; y que ese día califiquen a los alcaldes y de paso al señor gobernador todas las personas que han sufrido robos en la vía pública, en sus casas, en sus talleres, escuelas y comercios, que vayan todos los que han perdido a un familiar a causa de la delincuencia organizada o desorganizada, los que han sido amenazados de ver arder su negocio si no pagan plaza, que manifiesten su sentir los habitantes de los pueblos de Jalisco todo el tiempo sometidos por cárteles de todo tipo, ese sí que sería un acto civil de la más pura democracia.

Armando González Escoto
(v.pág.3-B del periódico El Informador del 25 de junio de 2017).

En nuestro país ningún político pierde una elección. Todos se declaran vencedores al cerrar las urnas. La derrota, cuando llega, es siempre consecuencia de un fraude; y la culpa, por supuesto, del árbitro vendido.

Los cuestionamientos al árbitro electoral buscan generar rechazo e incredulidad. Lo anunció en 2006 Andrés Manuel López Obrador cuando mandó al diablo las instituciones. No sólo culpó al IFE de su estrecha derrota, sino que maniobró hasta lograr la destitución de Luis Carlos Ugalde de la presidencia de la institución, a pesar de que su cargo estaba supuestamente protegido por ley.

La clase política ha logrado debilitar la credibilidad del INE, a pesar de que el instituto es su creación. Una encuesta de Reforma señala que el 60% de los entrevistados no piensa que el INE tenga capacidad para operar las elecciones de 2018, mientras que 55% considera que el instituto no es independiente del gobierno.

El INE no es perfecto, ciertamente, pero estas descalificaciones son injustas. Nuestras leyes y árbitros electorales representan grandes avances sobre 1976 o 1988. Las reformas de 1977, 1990, 1993, 1994 y 1996 nos dieron reglas más justas y un IFE independiente. Lo más importante es que permitieron la alternancia de partidos en el poder por primera vez en nuestra historia.

Las reformas de 2007 y 2014 tuvieron retrocesos, pero aun así el sistema actual es infinitamente mejor al de 1988. Recuerdo una entrevista con Jorge Alcocer, representante del Frente Democrático Nacional en la elección de 1988, que narraba los absurdos y abusos en el recuento de actas con los que se perpetró el fraude contra Cuauhtémoc Cárdenas. Hoy serían imposibles.

La alternancia de partidos es la prueba de fuego de una democracia, y en nuestro país es la regla y no la excepción. Esta alternancia es mayor en México que en Estados Unidos, donde muchas reglas están hechas para proteger al incumbent, esto es, al partido o candidato en el poder. En 2015 y 2016 hubo en México 21 elecciones para renovar gobernadores y los partidos de oposición triunfaron en 13. Este éxito de la oposición, en 62% de los casos, es altísimo. Todavía no han concluido las impugnaciones de los comicios de 2017, pero si se mantienen los resultados hasta ahora habrá 2 triunfos del partido en el poder y uno de la oposición. Estamos muy lejos del sistema de partido único.

Los procesos desde la recepción de boletas hasta la declaración del ganador son tan buenos en nuestro país como en cualquiera. En Coahuila lo que falló fue la complejidad del sistema de alianzas que inventaron los legisladores. Las faltas mayores tienen lugar antes y después de la votación. Antes, gobiernos y partidos compran votos a través de dádivas o programas sociales. Después, el problema es la falta de ética de políticos y candidatos, que al cerrar las casillas se declaran vencedores sólo para decirse despojados después.

La idea de que no puede haber una democracia real mientras no triunfe la izquierda, o Morena o el PT, es inaceptable. Lo es también la práctica de culpar al árbitro de cualquier derrota. Quienes lo hacen buscan debilitar a las instituciones electorales. El PRD, Morena y el PT lo han hecho de forma sistemática. El PAN defiende las elecciones cuando gana, como en 2006, pero las cuestiona cuando pierde, como ahora en Coahuila. No tenemos demócratas.

Sergio Sarmiento
(v.periódico Mural en línea del 22 de junio de 2017).

Esta es la mejor forma de acabar con las instituciones, y van muy bien. Poner y quitar directores al capricho de los gobernantes en turno asegura que nada funcione.

¿Realmente los alcaldes y el gobernador quieren un Instituto Metrpolitano de Planeación fuerte e independiente o lo que quieren es asegurarse de que no funcione para que nada les quite poder y margen de maniobra? Lo sabremos con el nombramiento del próximo director. Si realmente quieren una institución que marque el rumbo de la ciudad, buscarán un director de alto nivel. Si nombran alguien cercano, que les sea cómodo y que puedan mover sin costo, ya sabremos qué plan con el Imeplan.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 22 de junio de 2017).
Segunda vuelta.

Qucho
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 19 de junio de 2017).


A través del editorial del semanario religioso Desde la Fe, la Arquidiócesis Primada de México expresó que las elecciones del próximo año serán "por la obtención del poder sin importar los medios que se utilicen".

El texto argumentó que las elecciones del pasado 4 de junio en 4 entidades federativas revelaron la pluralidad política que provoca que los cargos de elección popular se ganen por estrechos márgenes en el porcentaje de votos, lo que deriva en que ningún candidato pueda salir a declarar el triunfo, rotundo, contundente, legal e inobjetable.

Además, señaló que las elecciones revelan vicios arraigados "de una democracia que se supone madura, pero que en los hechos condiciona la libertad, vencida por la manipulación".

(V.pág.13-A del periódico El Informador del 19 de junio de 2017).

Las premisas sobre los candidatos independientes resultaron falsas, porque eran erradas de origen. Un independiente puede gobernar mejor porque no tiene la presión de los intereses de los partidos políticos, decían. Pues no necesariamente. Si analizamos la gestión del "Bronco" en Nuevo León, nos percataremos que no hay grandes diferencias con los resultados del PAN o del PRI en dicha entidad. Sin embargo, el problema no es el origen de la candidatura, si es partidista o no partidista, sino la ausencia total de un proyecto de gobierno. El "Bronco" hubiera fracasado contendiendo desde los partidos o desde la candidatura independiente.

Las candidaturas independientes están encontrando su verdadero espacio. Son fundamentales para refrescar y oxigenar la política luego de la hegemonía partidocrática en México, pero no tienen como objetivo la destrucción de los partidos políticos. Son, también, esenciales en los planos locales para articular nuevas formas de representación y llevar a las instituciones muchas de las demandas ciudadanas ignoradas históricamente por los partidos políticos. Empero, gobernantes malos o corruptos pueden venir de cualquier lado, de los partidos políticos o plataformas ciudadanas.

Enrique Toussaint Orendáin
(v.pág.3-B del periódico El Informador del 18 de junio de 2017).

Andrés Manuel López Obrador pasó la factura al PRD porque su candidato a la gubernatura del Estado de México, Juan Zepeda, no declinó a favor de Delfina Gómez, candidata de Morena. Zepeda y el PRD sí les hicieron daño. Los medios de comunicación le abrieron sus puertas y en un instante se convirtió en la sensación de la campaña electoral. Obtuvo un millón de votos, básicamente de Neza, el municipio donde fue alcalde, y contribuyó a quitarle electores a Morena en la zona metropolitana de la Ciudad de México y el sur del estado. No se lo perdonó López Obrador. De mercenario no bajó al partido que lo postuló 2 veces a la Presidencia, y adelantó que no buscará una alianza con el PRD en la elección presidencial de 2018.

López Obrador perdonó al PT, que a cambio de que el presidente Enrique Peña Nieto ordenara a su partido que le apoyara con los votos suficientes en Aguascalientes para que no perdieran el registro y las prerrogativas, fue su aliado táctico en cuanta elección se presentó en el último año hasta que, una semanas antes de la elección del 4 de junio, su candidato a gobernador en el Estado de México, Óscar Yáñez, un bon vivant oportunista de la política, le entregó sus pocos votos a Morena. La memoria de López Obrador no es longeva sino coyuntural. Sus decisiones aliancistas murieron y nacieron hace 2 domingos, bajo un criterio purista, teológico como su discurso, de que con los impuros no emprendería la marcha hacia el 2018, mientras que los arrepentidos, como el PT, serían indultados.

Para la sucesión presidencial que ya comenzó, López Obrador reclutará perredistas y líderes sociales en todo el país, sin meterse al pantano donde chapalean sus dirigentes. Es una decisión principista, aunque maniquea, sobre cómo ve el panorama político y electoral, y cómo analizó los resultados de Morena el 4 de junio. Muy bien en el Estado de México, Coahuila y Nayarit, donde su candidato fue un factor de la aplastante derrota del PRI, y menos bien en Veracruz, donde el impulso de las elecciones del año pasado lo mantuvo como 3a. fuerza, pero sin la energía de aquél entonces. Aun así, el gran malestar en el país, que se alineaba a favor de los candidatos de Morena, no le alcanzó para ganar posiciones de gobierno, salvo un puñado de alcaldías veracruzanas. La pregunta si con el andamiaje que está mostrando hoy en día López Obrador, le alcanzará para ganar la Presidencia, tiene una respuesta simple: no.

Con sus amarres actuales, López Obrador no tiene el combustible para ir a las elecciones presidenciales con claras posibilidades de ganar. Será una fuerza competitiva, pero no la locomotora que parece cree tener. Por ello debería ser más prudente y menos soberbio. El dinero y las irregularidades durante las campañas no fueron las únicas razones por las que no alcanzó la gubernatura mexiquense o mejores resultados en Veracruz. Tuvo errores en la organización, como la falta de representantes de casillas en el Estado de México, y no menos relevante, la campaña sucia que le endilgó el PRI fue kryptonita.

La revelación del llamado diezmo de Gómez cuando era alcaldesa en Texcoco, no le quitó puntos, de acuerdo con sus estrategas, pero frenó su avance ante el priista Alfredo del Mazo. La campaña con el instrumento útil de Eva Cadena, la candidata a una presidencia municipal en Veracruz, que apareció en un video recibiendo dinero que decían era para López Obrador, golpeó de manera importante la imagen de honestidad del jefe de Morena, de acuerdo con resultados preliminares sobre el impacto electoral de la campaña. Su fuerza quedó menguada y no fue suficiente para impulsar en el último tramo a su candidata mexiquense.

López Obrador no parece estar analizando con frialdad la variedad de recursos que se utilizaron contra él y Morena en los procesos electorales pasados, aunque su comportamiento luce bipolar en ocasiones. No se sabe aún, por ejemplo, el tamaño del impacto negativo de su alteración durante la entrevista con Pepe Cárdenas en Radio Fórmula, con quien prácticamente se peleó al aire. Cárdenas, un profesional probado y reprimido en el pasado por la defensa a su libertad, quedó periodísticamente reivindicado mientras que su interlocutor exhibió su piel delgada y a veces intolerante. Más grave aún, en términos de comportamiento, fue la manera como criticó también a Carmen Aristegui, en otra entrevista por internet, por no hacer bien su trabajo. Aristegui es incondicional de López Obrador, por lo cual los expertos se preguntan: si a una leal maltrata, ¿qué será con quienes discrepan con él?

Ya se está viendo. Los excluye, los critica, los insulta. Debe entender que el ejército que ha juntado hasta ahora no le dará para ganar y que tiene que convencer a otros, en la sociedad política y en la civil, que es la mejor alternativa para el país, pero sin ese purismo con tufo totalitario que asomó en él durante las tres últimas semanas de efervescencia electoral.

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 15 de junio de 2017).

En septiembre de 2016, el Congreso de Jalisco presumió la aprobación de la reforma que obligaba a los servidores públicos de 1er. nivel a que publicaran sus declaraciones patrimoniales, fiscales y de intereses. Sin embargo, sólo 18 de los 39 legisladores han decidido rendir cuentas en la plataforma 3de3 de la organización Transparencia Mexicana. Los 13 diputados naranjas, sólo 2 de los 14 priistas, una legisladora perredista y los diputados independientes Pedro Kumamoto y Hugo Rodríguez (quien antes era de Movimiento Ciudadano), son la excepción en la LXI Legislatura.

Los 5 panistas, los 3 del Verde y el solitario de Nueva Alianza coinciden en ser los más opacos.

A un año de que subieran sus declaraciones a la platafoma 3de3, el gobernador Aristóteles Sandoval y los secretarios que conforman su gabinete incumplen con la actualización de las declaraciones patrimoniales, fiscal y de intereses, pues desde entonces no han reportado sus ingresos, patrimonio, ganancias de empresas, pago de impuestos o situaciones de conflicto de interés.

Transparencia Mexicana informó que, en Jalisco, 76 funcionarios públicos han hecho públicas sus declaraciones en la plataforma 3de3: el gobernador y 38 funcionarios de su gabinete, 25 funcionarios de gabinetes municipales, 18 diputados locales, 12 legisladores federales, 6 alcaldes y un senador. El resto incumple.

Los ayuntamientos de Guadalajara y Zapopan mantienen abierto un portal de transparencia en donde se publican las declaraciones patrimoniales, fiscales y de intereses de los funcionarios de 1er. nivel, pero está desactualizado.

La mayoría de los funcionarios públicos en los portales oficiales de los ayuntamientos ofrece información sobre el ejercicio 2014, cuando ni siquiera estaban en el gobierno.

Guadalajara y Zapopan son los únicos municipios de Jalisco (junto con 7 más a escala nacional) que Transparencia Mexicana considera que tienen un "gabinete transparente", pese a que han olvidado actualizar la información en sus propias páginas.

Un ejemplo está en el alcalde tapatío, Enrique Alfaro, que en la página del municipio no reporta 1'382,000 pesos de remuneración anual que recibió en su 1er. año de gobierno, y sólo se mencionan sus ingresos por actividades fuera de la función pública. En cambio, en la página de Transparencia Mexicana sí tiene actualizados los datos.

Por su parte, el alcalde de Zapopan, Pablo Lemus, no ha actualizado sus declaraciones ni en la página del municipio ni de Transparencia Mexicana. Él revela sólo sus propiedades, vehículos y cuentas bancarias, pero no sus ingresos.

Con el fin de combatir la corrupción, los conflictos de interés y evaluar la evolución del patrimonio y empresas de los servidores públicos, los diputados de Jalisco responden que impulsarán la máxima publicidad de la declaración 3de3.

Pero las bancadas coinciden en que deben analizar el fallo de la Corte.

Que la transparencia a través de las declaraciones 3de3 sea una obligación, y no una opción que quede a criterio de cada funcionario. El presidente de Coparmex, Mauro Garza, espera que la reforma decretada en el Congreso de Jalisco en 2016 se haga valer y la obligatoriedad que aprobaron los legisladores "sea claramente pública". "La Ley de Responsabilidades Administrativas será una de las leyes complementarias del Sistema Local Anticorrupción. Hacemos un llamado a los diputados para que en Jalisco se establezca la obligatoriedad y libre acceso a las declaraciones 3de3 como un elemento imprescindible para combatir la corrupción".

(V.primera plana y pág.2-A del periódico El Informador del 15 de junio de 2017).

Los servidores públicos podrán decidir libremente si hacen o no públicas su declaración fiscal, patrimonial y de intereses.

Por mayoría de votos, los integrantes del Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, avalaron el fallo del ministro José Ramón Cossío Díaz, que establece que es válido que los servidores públicos mantengan en secrecía sus declaraciones, pues no toda la información personal de éstos es necesaria y hay información que puede poner en peligro su vida o su integridad, lo que no justifica que el interés público esté por encima de dicho riesgo.

Por ello, los funcionarios públicos, incluidos los integrantes del Poder Judicial de la Federación que obtienen salarios de hasta 4.08 millones de pesos al año, no están obligados a dar a conocer su declaración 3de3.

La Ley General de Responsabilidades Administrativas, también llamada Ley 3de3, fue aprobada por el Senado el año pasado, con una modificación al Artículo 29, propuesta por el PVEM y el PRI, y que permite de manera discrecional no hacer públicos los datos privados que puedan afectar la vida privada o los datos personales protegidos por la Constitución.

Unos 200 diputados del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano impugnaron ante la SCJN esta modificación y acusaron que se violaban los principios de transparencia para combatir efectivamente la corrupción.

(V.primera plana del periódico El Informador del 14 de junio de 2017).

La apuesta de López Obrador es que los militantes del PRD simplemente se salgan de su partido para engrosar las filas de Morena. No descarto que lo logre. Nadie habría pensado el 9 de septiembre de 2012, cuando anunció que se separaba del PRD para formar Morena, que éste sería el principal partido de la izquierda de nuestro país en 2017.

López Obrador dijo entonces que la separación era amigable: "No se trata de una ruptura. Me despido en los mejores términos. Me separo de los partidos progresistas con mi más profundo agradecimiento a sus dirigentes y militantes... Estamos a mano y en paz". Pero hoy no están ni a mano ni en paz. Las descalificaciones de López Obrador al PRD son insultantes. El líder natural de la izquierda no busca alianzas, exige obediencia.

Al hacerlo Andrés Manuel no sólo ha exhibido un carácter autoritario que atemoriza a muchos, sino que divide a la izquierda.

Sergio Sarmiento
(v.periódico Mural en línea del 13 de junio de 2017).

Visto como está que muchos hombres que han gobernado este país -y varios estados, y muchos municipios...- demostraron sobradamente no estar capacitados para hacerlo, la gran incógnita es si hay mujeres preparadas para esa delicada encomienda.

Jaime García Elías
(v.pág.6-A del periódico El Informador del 13 de junio de 2017).

Sorprende que sea Andrés Manuel López Obrador, el candidato que trae el viento a favor para la elección de 2018, quien dinamite los puentes, cuando lo que debería estar haciendo es construir un gran bloque. En lo que parece ser un arranque de dignidad, porque políticamente tiene poco sentido, el presidente y candidato de Morena decretó ya que no harán alianza con el PRD ni con Movimiento Ciudadano e irán sólo en alianza con el Partido de los Trabajadores.

Estratégicamente la decisión no tienen ningún sentido. Más allá de que el PT fue el único de los partidos de la izquierda que le hizo caso al 5o. ultimátum en el Estado de México (que a la postre le sirvió de muy poco), romper la posible alianza no suma. El PT está en la lona. Hay que recordar que este partido había perdido el registro en la elección intermedia y que gracias a una artimaña, a la que se prestó el PRI en una elección que se repitió en Aguascalientes, lograron mantenerse como rémoras del sistema electoral. Lo único que el PT le aporta a López Obrador (además de su propio desprestigio) es ego, pues ellos sí le hicieron caso.

No sé si efectivamente la posible alianza con el PRD y MC estaba ya rota desde antes y los que hizo López Obrador fue mandarlos al diablo antes de que lo mandaran a él, pero en todo caso no gana nada dinamitando los puentes en estos momentos. Puedes no usarlo, poner una garita en el puente o incluso clausurarlo por un tiempo, pero si el puente existe, volarlo en pedazos no tiene lógica.

Entró Andrés Manuel en la etapa autodestructiva? Todo indica que sí, que está más preocupado por la pureza que por seguir generando adeptos, más enfocado a administrar su capital político que en ampliarlo. Y eso, a la postre, se paga.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 13 de junio de 2017).

A diferencia de la reforma electoral [en Jalisco], cuyo resultado impacta principalmente en la vida de los partidos (no subestimo la importancia del ahorro que se logró, pero es más un juego para la tribuna que algo que vaya a cambiar nuestras vidas), el paquete de reforma anticorrupción es fundamental para la relación entre sociedad y gobierno. De cómo encaremos esta reforma depende en gran medida la capacidad que tengamos para inhibir y castigar la corrupción.

La clave de la reforma estará entonces en la capacidad que tengamos como sociedad civil para subir el costo a los actores políticos. Debemos tener muy claro cuáles son los mínimos (que en este caso es lo aprobado en la reforma federal) y dónde están los puntos críticos a vigilar. Yo veo 4: 1) El nombramiento del fiscal anticorrupción. Quién y cómo se designe a esta figura es clave para que el sistema funcione. 2) Independencia estructural y financiera de la fiscalía. Si depende del fiscal general estará orgánicamente en el Gobierno del Estado. 3) Organismos ciudadanos designados por ciudadanos. Esto es, que sean ciudadanos seleccionados por el Congreso [de Jalisco] quienes designen a partir de reglas muy claras a los ciudadanos que estarán vigilando el sistema anticorrupción. Esta "doble ciudadanización", por decirle de alguna manera, reduce la posibilidad de que los organismos ciudadanos terminen siendo cuotas de partidos. 4) Una auditoria con independencia, capacidad técnica y moral.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 12 de junio de 2017).

Manda decir Andrés Manuel López Obrador que en 2018 habrá de 2 sopas: o con él o con un diablo que según su cosmovisión se pinta de tonalidades verde-roja-azul-amarilla-turquesa-naranja y lo que se acumule.

Hay quien pensará que es exactamente al revés, que el diablo es él, y que de lo que se tratarán las elecciones del año entrante es de que gane cualquiera, menos el Peje.

En todo caso, cuando más se necesitaba un discurso político que movilizara a todos aquellos (morenistas o no) que amanecieron asqueados el lunes pasado con las trapacerías de los priistas, en esa coyuntura López Obrador decidió doblar la apuesta reduccionista: conmigo o contra mí.

En vez de tejer un mensaje donde lo esencial sea canalizar la opresiva sensación de muchos, de todos esos que tienen claro que México no merece ser visto de nuevo como un país donde la democracia electoral es un chiste -muy caro chiste, encima de todo-, López Obrador optó por el atrincheramiento.

Este domingo, en el 3er. congreso extraordinario del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), AMLO dejó claro que no buscará una alianza con partido alguno, particularmente el de la Revolución Democrática por lo sucedido en el Estado de México.

El tabasqueño confunde los tiempos. En el terreno de la impugnación, la elección de hace 8 días es vigente. Pero en la lógica de lo que se avecina rumbo al 2018 no entendió que su discurso tendría que ser solo contra el PRI, no contra todos.

Éste no era el momento para el empecinamiento y el ajuste de cuentas, mismo en el que no necesariamente él saldría bien librado. Eso sin mencionar lo anticlimático que resulta criticar a todos y simultáneamente aceptar al Partido del Trabajo, retrógrada y oportunista como el que más.

El líder y seguro candidato de Morena no entendió que su futuro pasa por reducir la batalla a sacar al PRI del poder, no para elegir entre él y todo el sistema. El 2018 era un referéndum sobre los priistas, cuyo retorno ha sido una calamidad en corrupción, violencia e ingobernabilidad, pero ahora será sobre él.

En palabras de un secretario de Gobernación, acaba de alinear a todos los enemigos, mandato exactamente opuesto al sabio divide y vencerás. AMLO, de nuevo, se confunde.

Salvador Camarena
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 12 de junio de 2017).

La innovación legislativa que permitió las candidaturas independientes ha sido sin duda uno de los avances más significativos en lo que mira a la reforma política de México.

Trascendente desde muchos puntos de vista tiene la peculiaridad de dar el 1er. paso hacia una emancipación efectiva de la sociedad con respecto a los partidos e incluso demostrar lo que a muchos politólogos les parecía imposible, que si se puede tener una democracia sin partidos políticos.

Al margen de lo que ocurra en otras naciones con régimen democrático, en nuestra nación el sistema de partidos caducó desde hace ya mucho tiempo, mantenerlo a toda costa produjo además su incurable corrupción tanto en su organización interna como en el efecto que produce sobre el conjunto de la sociedad. Habida cuenta de que pertenecer a un partido abre la posibilidad de obtener cargos públicos sin tener el perfil adecuado para desempeñarlos ni muchos menos rendir cuentas de su ejercicio, ha favorecido una permanente ineficiencia de la función pública, pues se puede llegar hasta las más altas responsabilidades sin saber cómo ejercerlas afirmando que se aprenderá en la práctica. En la práctica ni aprende el aprendiz ni su ineptitud le reduce el salario pero el costo para la sociedad es cada vez más elevado.

Los partidos políticos traicionando las razones de su origen crearon un mundo aparte, se combaten encarnizadamente entre ellos para luego establecer alianzas, acuerdos y convenios. Gastan nuestros recursos en sostener todo un aparato burocrático interno cuyo único propósito es mantenerse a flote para seguir peleando cargos y posiciones que de alcanzarlas no buscan otro fin que la sobrevivencia del partido. Este deporte extremo en el cual se pasan los años electorales o no electorales pueden practicarlo sin pena ni tropiezo gracias al altísimo financiamiento de que disponen haya o no haya elecciones, y sobre todo, sabiendo de antemano que este gasto es de los dispendios más inútiles y aún nocivos que mantiene el país.

Para modificar este juego perverso se requiere de las cámaras legislativas, pero las cámaras están en manos de los partidos, y no parece que vayan a aceptar reformas que perjudiquen los intereses para los cuales han vivido todo el tiempo, y si eventualmente algún congreso procede y establece una norma o ley que los afecte, tienen un recurso final, la suprema corte de justicia, que desde hace ya varios años se escribe con minúscula, y que debería ser una de las primeras instituciones en ser profundamente reformada pues aunque son pocos los ministros que la forman, parecieran cuarenta.

Los partidos han hecho un mundo aparte, otro México donde ellos viven y divagan sin dejar de ordeñar al México real, al México que les paga su onerosa forma de vida y su deficiente trabajo, por eso sorprende y no lo ocurrido en el Congreso del Estado de Jalisco, pues seguramente no habría sucedido a no ser porque existen personas que llegaron a él por la vía de las candidaturas independientes, y por lo tanto al margen del servilismo partidista que ha caracterizado a nuestros políticos. Habrá que esperar ahora a que no intervenga la "suprema" y eche a perder tan buenos propósitos.

Armando González Escoto
(v.pág.5-B del periódico El Informador del 11 de junio de 2017).

El problema es que, como se vio en las 2 elecciones presidenciales pasadas, AMLO y el PRD -Morena es posterior a 2012- nunca han montado una impugnación legalmente efectiva.

En 2006 buscaron un recuento bajo el argumento de haber ganado en las urnas. Pero también la anulación por argumentar que la elección estaba viciada.

Palabras más, palabras menos, el Tribunal Electoral les dijo que ambas peticiones eran contradictorias: no se podía demandar un recuento de votos si se pedía que se anularan todos. Sobra decirlo, perdieron.

En 2012 intentaron una estrategia distinta: fueron solo por nulidad. Una de las pruebas más cacareadas fue la presentación de animales de granja como evidencia de compra de voto. No sirvió de nada.

Ahora, de acuerdo con el video de AMLO del miércoles, la estrategia es la de 2006: intentar probar que hubo alteración de votos y que la elección fue inequitativa.

Éste es un error. Al igual que en 2006, le facilita el trabajo al Tribunal Electoral para desechar de tajo su impugnación. Tiene que elegir: inequidad o recuento total.

En este siglo las 3 impugnaciones a elecciones de gobernador que han tenido éxito (Tabasco 2000, Colima 2003 y 2015) se han ido por la veta de la inequidad.

Ése es el camino menos complicado pero igual es casi imposible. El umbral para demostrar inequidad es muy alto.

Esteban Illades
(v.pág.3 del periódico Milenio Jalisco del 9 de junio de 2017).

¿Por qué razón AMLO pone nerviosos a los inversionistas?

Por lo que he captado hasta ahora, el factor que más preocupa es la posición que pueda asumir respecto a la reforma energética.

Incluso no hay nerviosismo respecto al reconocimiento de los contratos. Más bien el problema es que llevar a buen puerto la reforma exige un proceso que debe durar 5 o 6 años más, por lo menos, y una parte de ese proceso correspondería a la próxima administración.

La incertidumbre es el combustible de la inestabilidad. Y en ella, muchos pierden.

Por eso, en el corto plazo la paridad del peso va a estar en relación inversa con la probabilidad de que AMLO gane la elección del próximo año... salvo que el equipo económico del virtual candidato presidencial, entre el que se cuenta a Rogelio Ramírez de la O, de manera destacada, pero también a Adolfo Hellmund y desde luego a Alfonso Romo, logre convencer a los inversionistas de que no tienen riesgos. Son personas competentes y bien acreditadas. Podrían hacerlo.

El problema con el que habrán de lidiar se parece al que afronta el equipo económico de Trump, que hace esfuerzos para presentar el lado racional de sus propuestas, y de golpe, en una mañana, el presidente hace trizas la estrategia con un tuit. Aquí sería con una mala entrevista radiofónica.

Una palanca de todos los opositores a AMLO, de izquierda, centro y derecha, es que su probabilidad de éxito encarece al dólar.

Enrique Quintana
(v.periódico El Financiero en línea del 7 de junio de 2017).

La manía de la casi totalidad de los candidatos, de proclamarse vencedores en cuanto se cierran las casillas, no sólo es una farsa: es una burla a la democracia; es una ofensa a los ciudadanos de a pie -no funcionarios públicos- que fungen como funcionarios de casilla.

Por más que sea digno de celebrarse que muchas de las prácticas más violentas o repugnantes que antaño solían caracterizar a las elecciones mexicanas se hayan superado, aún siguen vigentes algunos vicios que le dan al caldo el sabor de la consabida picaresca mexicana: compra de sufragios, acarreo de votantes, etcétera. Asumir anticipadamente actitudes triunfalistas abre de par en par la posibilidad de que, al difundirse finalmente los resultados oficiales, los perdedores den vuelo a la sospecha de que hubo dolo, consigna, mano negra o chapuza declarada en el conteo.

Lo peor del caso, sin embargo, es que, a la larga, el ciudadano común se queda con la idea de que todas las cosas que se dijeron, todas las promesas de los candidatos, desgranadas profusamente en ese maratón de buenos deseos y buenas intenciones que son las campañas, caben en el título de la celebérrima película: "Lo que el Viento se Llevó". De los aspirantes a cargos públicos que antepusieron la honestidad a la cabeza de los valores en que creen, pocos, al final de su ejercicio, salen limpios: los que no dejan indicios de que sólo aprovecharon el cargo para enriquecerse o para beneficiar a sus cómplices, dejan un intenso olor a azufre, al comprobarse que, en efecto, personificaron casos escandalosos de deshonestidad e incompetencia.

Jaime García Elías
(v.pág.7-A del periódico El Informador del 6 de junio de 2017).

No se han terminado de contra los votos de las elecciones del 17 y ya estamos de lleno en las del 2018. Desde la madrugada del lunes López Obrador comenzó a dar sus primeros pasos de cara a la elección presidencial. Envuelto en su papel de víctima (no digo que no tenga razón en sus reclamos, lo que digo es que sabe asumir ese rol como ningún otro) Andrés ira por el país denunciando el fraude en el Estado de México, aunque él mismo sabe que el número de votos en las urnas no le favorecieron a su candidata y que el problema está ahí donde nadie, ni él mismo, quiere poner la mirada: en el uso de recurso públicos e ilícitos en las campañas.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 6 de junio de 2017).

El líder de Morena parece empeñado, como ha demostrado durante años, en destruir con una mano lo que construye con la otra. Una vez más utilizó como argumento el tema del fraude, una vez más no reconoce resultados: nunca lo ha hecho cuando ha perdido una elección desde que compitió en Tabasco en 1989. Otra vez las instituciones son espurias y, ahora "supuestas". Por eso López Obrador no pasa del 30%: tuvo 35% en el 2006, 31% en 2012, igual que ahora en el Edomex (¿alguien duda de que el candidato de Morena fue él?). Recurre a alianzas cada vez más controvertidas, incluyendo a Elba Esther Gordillo, Fernando Espino, Napoleón Gómez Urrutia. Si López Obrador quiere ganar tiene que moverse hacia el centro y eso no pasa por estar de acuerdo con la Iglesia Católica para ir en contra del aborto o los matrimonios igualitarios: pasa por una actitud de tolerancia y amplitud de miras que cada vez que se asoma a una derrota desaparece en el líder de Morena e impide a amplias franjas del electorado confiar en él.

El PRD tuvo una buena jornada. Comenzó la campaña mexiquense casi desfondado. López Obrador se dio el lujo de rechazar en ¡¡15!! oportunidades una alianza con el PRD. Las primeras encuestas le daban un 6, 7%, pero Juan Zepeda terminó con 18 puntos. Ha comprobado que se pueden enfrentar a Morena y salir adelante sin agacharse ante las presiones.

Jorge Fernández Menéndez
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 6 de junio de 2017).

Si alguna lección tendría que dejar la jornada electoral de ayer, más allá de los resultados y las alineaciones partidarias de cara a 2018, es que nuestro sistema electoral no da ya más de sí, no garantiza la gobernabilidad, no refleja a las mayorías y que por más controles que se traten de implementar ante un voto disperso que exige porcentajes de votación tan bajos para ganar una elección, la tentación y la posibilidad de manipular comicios crece exponencialmente.

Lo cierto es que tendremos un ganador o ganadora que apenas alcanzará los 30 puntos, con una abstención que rondará en 50% de las listas nominales. En otras palabras, quien gane lo hará, en términos absolutos, representando a 15 o 20% del electorado. Es la mejor fórmula para ser, siempre, un gobierno de minoría, sin poder sacar una agenda legislativa y con una oposición que sabe que es mucho mejor negocio oponerse a todo desde la calle o los medios, que cogobernar desde el congreso o el gabinete.

La reforma que implemente la 2a. vuelta, ya hemos insistido en ello, no tendría destinatario especial. Se han opuesto a ella, por las mismas razones, el PRI y Morena. Ambos creen que es mejor ganar con 28% que ir a una 2a. vuelta que le otorgue al futuro mandatario una mayoría propia que se pueda reflejar, además, en fuertes acuerdos legislativos. Creen que en una 2a. vuelta las alianzas podrían no favorecerlos.

No deberíamos esperar para implementar la reforma de la 2a. vuelta hasta 2024. Las 2 últimas reformas electorales no han mejorado el sistema, han mostrado avance en algunos terrenos, pero en realidad han terminado cerrando aún más, quitando espacios a la ciudadanía y a la propia gobernabilidad en beneficio de las cúpulas partidarias.

Gane quien gane no tendrá el consenso de más de 20% de los electores reales del Estado de México y comenzará a gobernar con 80% de opositores. Y lo mismo sucederá en Coahuila y Nayarit. Y, sin 2a. vuelta, en 2018 en todo México. No alcanza para gobernar un país.

Jorge Fernández Menéndez
(v.pág.15-A del periódico El Informador del 5 de junio de 2017).

Para el académico del Centro de Investigación y Docencia Económicas, doctor José Antonio Crespo Mendoza, los partidos en Estado de México cometieron errores de diversos tipos e intensidades:

"Al margen de cuáles sean finalmente los resultados (...) El ganador lo será pese a sus errores, y los perdedores deberán su derrota en buena parte a sus errores. El principal error del PRI, en realidad de Peña Nieto, fue su candidato. Uno que representa justo aquello contra lo que la mayoría de la gente estaba; un aristócrata que encarna al grupo Atlacomulco".

Sobre el PRD explicó "debió insistir en buscar la alianza con el PAN desde un inicio, con la cual probablemente hubieran ganado la gubernatura. Pero perdió tiempo valioso sondeando como candidato a un abierto obradorista, Alejandro Encinas (...) Pese a todo, Juan Zepeda resultó una sorpresa para los propios perredistas".

Al explicar la situación de la candidata de Morena, el académico afirma que tuvieron un gran desempeño: "Probablemente fue acertada la designación de Delfina Gómez como candidata (...) pese a los trapos sucios que le sacaron durante la campaña (...) Pero en realidad la campaña y el triunfo fueron de López Obrador. No fue error haber aceptado la ayuda de Elba Esther Gordillo, pues pudo haber aportado puntos decisivos, y el costo político de ello será menor, pues los feligreses de AMLO no lo cuestionarán ni abandonarán haga lo que haga".

Finalmente el PAN: "hubo de elegir a la única figura que aparecía como competitiva en las encuestas. Los demás simple y sencillamente aparecían en el suelo. Para infortunio de los panistas, Josefina Vázquez ha demostrado una y otra vez ser una pésima candidata".

(V.pág.6-A del periódico El Informador del 5 de junio de 2017).

La estrategia de López Obrador fue elegir a una candidata que lo representaba a él y sólo a él, sin posibilidad de una vida propia. Más de la tercera parte de los mítines de Delfina Gómez fueron encabezados por él y sólo él llevaba el discurso central.

En el camino, el líder nacional de Morena se peleó con el Ejército, con la Marina, discutió con el padre de uno de los 43 normalistas de Ayotzinapa, se enganchó en una pelea de callejón con el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, tropezó frente a los videos de la morenista Eva Cadena, insultó al candidato del PRD al que pedía declinar a favor de su candidata, aceptó una alianza bastante visible con los operadores políticos de Elba Esther Gordillo, y permitió el coqueteo con el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela.

Carlos Loret de Mola A.
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 5 de junio de 2017).

Todo se aceleró cuando El Universal difundió la 4a. versión del video donde Eva Cadena, "la recaudadora", reveló que Rocío Nahle, diputada federal y colaboradora de AMLO, era "la verdadera recaudadora" de Morena, en Veracruz. El nuevo video desató la furia de Obrador quien, sin límite alguno, insultó al presidente Peña Nieto, al secretario de Gobernación y al gobernador de Veracruz quienes, según éstos habrían puesto una trampa a Morena y a sus ingenuos seguidores. Durante toda la campaña de Morena, Delfina Gómez fue exhibida, ya que en su gestión como alcaldesa de Texcoco, se le acusó de haber desviado recursos financieros del municipio para apoyar a Morena.

Jesús Alberto Cano Vélez, presidente de El Colegio Nacional de Economistas
(v.pág.19-A del periódico El Informador del 5 de junio de 2017).

Dice el dicho que la vida nos regala incontables oportunidades de quedarnos callados y la mayoría de las veces las desaprovechamos. Fue un regalo, era nuestro y lo dejamos ir. Pero ninguno como el que dejó ir el alcalde Enrique Alfaro el viernes pasado: cuando tenía frente a sí la oportunidad de no opinar sobre la reforma política, pues nadie le estaba preguntando, no digamos presionando, abrió la boca, se fue de bruces y terminó regando un tepache que ni siquiera era suyo.

La forma, terriblemente despectiva, en que se expresó del "muchacho Kumamoto" un diputado que cualquier partido, comenzando por MC, soñaría con tener en sus filas, pero cuyo capital político es justamente no pertenecer a ningún y haberlos vencido a todos, fue gratuita e innecesaria. ¿Qué necesidad tenía Enrique Alfaro de lucirse con la reforma política? No encuentro ninguna, salvo un ego que no soportó estar fuera de la foto. En el discurso dice que fue él quien tomó la decisión de sacar adelante la reforma: tomó el teléfono, le llamo al Kumamoto, les llamó a los diputados de su fracción y rescató una reforma muerta, dijo. Vamos a creer que efectivamente fue así. Un gran político se reconoce en su generosidad y en su discurso él nunca reconoce a sus diputados, nunca aplaudió el esfuerzo de su coordinador, Ismael del Toro. En su crítica al gobernador que "había engañado al muchacho" termina poniéndose exactamente en la misma posición, como un líder que no respeta el trabajo legislativo. Si algo se le puede criticar a Aristóteles Sandoval en la reforma es que anuló a la fracción de su partido, esta visión antidemocrática donde los diputados no son sino instrumentos, votos a la disposición de un líder. Lo mismo, tristemente, hizo Alfaro en su discurso del viernes.

Sin embargo, lo que más me preocupa del discurso es esta idea, bastante mesiánica de que antes de mí todos eran pillos y después de mí, la incertidumbre. Sé que el adjetivo es duro, pero mesiánico significa exactamente "una persona que se hace acreedora a una confianza desmedida por parte de la gente para conseguir un objetivo o solucionar un problema" y la frase en Alfaro, después de describir sus grandes logros de su gobierno fue: "porque yo me voy en unos meses, yo me voy en un rato, y luego qué".

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 5 de junio de 2017).

En Chimalhuacán y Texcoco, Estado de México, el gobierno juega un papel importante pero no principal. Para eso está la organización de Antorcha Campesina, que de facto controla los municipios. Aunque Antorcha siempre ha estado asociada al PRI, su relación es más bien transaccional: apoyan a cambio de beneficios.

En esta elección, por ejemplo, llamaron a votar por Alfredo del Mazo pero a regañadientes. Irán con él, y esto lo dijo su líder Aquiles Córdova en un mitin, "por ser el menos malo".

Antorcha es el que maneja el dinero, el que decide a quién se lo da, y el que hace la operación electoral en los municipios.

Esteban Illades
(v.pág.3 del periódico Milenio Jalisco del 2 de junio de 2017).

El Senado no es de los legisladores, es de la República. Y cada uno de sus integrantes, cuantimás la mesa directiva, deben rendir cuentas a la República.

Nada de jugar a ser dueños de algo que no les pertenece. No son ci-i-os de nada. Son representantes populares y están obligados a informar de sus actos.

Salvador Camarena
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 1o.de junio de 2017).

Mientras se discute la reducción o la eliminación de las prerrogativas, la población ya perdió la confianza en los partidos políticos. Hoy su popularidad es peor.

La Encuesta 2016 del Observatorio Ciudadano Jalisco Cómo Vamos de nueva cuenta ubica a las instituciones políticas en el sótano de la desaprobación ciudadana. Su calificación, igual que hace 2 años, es de las peores entre 15 instancias evaluadas. Los 2,400 habitantes del área metropolitana encuestados les dan una calificación de 1.8 sobre 5. "Los partidos políticos están en el verdadero fondo. Son más confiables cualquiera de las policías que los partidos", precisó Augusto Chacón, titular de Jalisco Cómo Vamos.

Ligeramente arriba, con una calificación de 1.9, están los jueces. Comparten ese sótano de descrédito. Sin embargo, todas las instancias, incluidos los ayuntamientos, el Gobierno del Estado y la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, entre otros, están peor evaluadas que hace 2 años. Hay una desconfianza generalizada de la población hacia todas las instituciones.

Temas como inseguridad, transporte público, las calles o la pavimentación siguen siendo de los servicios peor evaluados.

La mayoría de habitantes del área metropolitana de Guadalajara considera que la ciudad es "muy insegura". No sólo eso: creen que está peor en ese sentido que hace 2 años, según la encuesta practicada durante los últimos meses de 2016 por el Observatorio Ciudadano Jalisco Cómo Vamos.

Los resultados de la evaluación revelan que, en 2014, el porcentaje de personas que consideraban "muy insegura" a la ciudad eran 8.7, pero ahora la cifra es del 25.6. Uno de cada 4.

Augusto Chacón detalla que la percepción de inseguridad "creció muy significativamente", pues incluso "se duplicó el número de personas que nos dijo que había sufrido un delito".

Todos los indicadores en materia ambiental que Jalisco Cómo Vamos preguntó en la encuesta 2016 están evaluados de regular hacia abajo. Los tapatíos notan la mala calidad del aire que respiran y la contaminación del agua que fluye por ríos y arroyos.

Ambos puntos reciben una calificación reprobatoria de 5.8 sobre 10. Los participantes también revelaron su opinión sobre la gestión ambiental en el nivel de ruido en la ciudad: se mostraron inconformes al dar otro 5.8.

Lo mismo sucedió con la cantidad de árboles. Guadalajara y Zapopan reciben un 5.5 y 5.6 en la evaluación, respectivamente.

La edición 2012 de la encuesta también preguntó a los entrevistados cuáles eran las instituciones que realmente contribuyen en la sociedad. Entonces, el Gobierno de la República obtuvo el 26.3% de los votos. 4 años después, su nivel de confianza redujo al 15.9%. "Sorprende lo bajo que están los gobiernos (sobre todo municipales)", destaca Augusto Chacón. "La posición en el aprecio de las personas para que los gobiernos municipales disminuyan la desigualdad está muy abajo".

En términos generales, sólo el 13.7% de los encuestados creen en la labor que se realiza desde los ayuntamientos.

La autoridad municipal "se ha despersonalizado". En la opinión de Chacón, "ahora atraen inversión, crean empleos y crean marca de ciudad, pero los servicios básicos, con los que podrían hacer una distribución equitativa de la riqueza: el mismo alumbrado y pavimento para todos (...) se está descuidando muchísimo y la gente lo percibe".

La mayoría de las personas cree que temas como las áreas verdes, el agua, las banquetas y la iluminación siguen igual que hace 2 años.

(V.primera plana y pág.2-A del periódico El Informador del 1o.de junio de 2017).

La diputada local de Veracruz, Eva Cadena se dijo víctima de linchamiento político y acusó que Morena incurre, al igual que otros partidos políticos, en prácticas irregulares de financiamiento público para apoyar las campañas políticas.

Dijo que ha sido amenazada de muerte, que su partido la dejó sola y que presentará una denuncia sobre el financiamiento ilegal que se utiliza para campañas con recursos públicos del congreso local. "Morena, lamento decirlo, asume las mismas prácticas de financiamiento ilegal de las de sus adversarios".

"Es tiempo de decir la verdad y de hablar" de las prácticas corruptas, del uso de recursos públicos, del engaño y de la doble moral.

Otro ejemplo, dijo, es el discurso de los diputados de ese partido, respecto a la donación que hacen supuestamente de 50% de su sueldo, para las universidades que promueve López Obrador. Si fueran realmente honestos, dijo, entregarían el 50% de los recursos que cobra un diputado de Morena, pero la verdad es que no aportan ni el 10%.

Detalló que en el Congreso del Estado los bonos que supuestamente no reciben los diputados de Morena, en los hechos si son aceptados por éstos y los utilizan para financiar actividades partidistas como las visitas de López Obrador a la entidad.

Estos recursos son irregulares en cuanto a su origen y por lo mismo se utilizan discrecionalmente, además de que no se reportan a la autoridad electoral, acusó.

Además, dijo, los recursos públicos se utilizan pagando "buenos asesores y especialistas que apoyen la tarea de los diputados y para pagar actividades políticas de un partido que oficialmente reprueba prácticas que hacen los demás institutos políticos".

(V.pág.9-A del periódico El Informador del 1o.de junio de 2017).

El jueves pasado el candidato del PT al Estado de México, Oscar González, dio ante sus compañeros un largo discurso explicando todas las traiciones y malas jugadas de López Obrador y Morena en contra del PT, incluyendo algunos escabrosos detalles de financiamiento paralelo. 12 horas después estaba declinando en favor de Morena. Para explicar el cambio radical de posición dijo que le habló Andrés Manuel y le dijo "no seas canijo". Eso fue suficiente. Como diría Groucho Marx, "si no les gustan mis principios, aquí tengo otros".

Jorge Fernández Menéndez
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 1o.de junio de 2017).

En la capital mexicana se están dando hasta con la cubeta por 3 temas: 1o. el aumento de la burocracia en las delegaciones. Lo que no deciden es el tipo de elección para los concejales, algo así como regidores, que ahora acompañarán a los 16 delegados.

2o. la representatividad. No saben si de los 66 diputados hay que tener más elegidos directamente por voto en los distritos y cuántos de lista de partido. A nadie se le ocurrió recortar su número.

3o. las sanciones. Los 10 panistas lucharon como vikingos (aunque no lo crean, con su minibancada se hacen valer) para equiparar la compra de voto con un delito merecedor de sanción penal tanto para el comprador como para el vendedor.

Mientras esto escribo, se siguen dando con la cubeta. Igual que en Jalisco, donde las prioridades son otras:

1o. el adelgazamiento gubernamental. Todos los partidos se sumaron a la idea de reducir regidores y un legislador. Uno no es ninguno, pero bueno, uno.

2o. la eliminación de la millonaria beca a la burocracia partidista. La iniciativa del gobernador plantea eliminar el financiamiento por completo durante año no electoral, Kumamoto busca ligar el financiamiento al número de votos y MC estiró la liga para que no hubiera pesos ni siquiera en año de campañas.

Hay más, pero esas 2 llaman mucho la atención porque se enmarcan en un contexto de descrédito y furia contra las instituciones políticas que mantenemos los mexicanos.

Mientras esto escribo, los diputados jaliscienses se siguen dando con la cubeta y buscando la salida para no estrangular a sus partidos. No saben a quién echarle la culpa para dar un paso atrás ahora que se subió el tema a la mesa. Por ahí, con habilidad, encontraron la excusa de vincularlo a la ley federal y piden esperar a que en San Lázaro los legisladores hagan lo mismo (¡como si eso fuera a pasar!).

Ivabelle Arroyo
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 31 de mayo de 2017).

El año pasado, el Servicio de Administración Tributaria reveló que varios gobernadores y ex gobernadores estaban bajo investigación por fraudes fiscales. Corrió después la historia de que eran 5, pero según fuentes muy confiables, en realidad se trataba de 8 figuras cuya (mala) fama trasciende el ámbito de sus estados y se ha vuelto materia de observación nacional:

Andrés Granier de Tabasco terminó en la cárcel. El desvío total del que se le acusa, según el fiscal de la entidad, es superior a los 10,000 millones de pesos.

Javier Duarte de Veracruz seguía en el poder, y tan campante, cuando se anunció que el SAT lo investigaba; luego se fugó y finalmente fue capturado en Guatemala.

Roberto Borge de Quintana Roo, quien parece que ya tiene restringidos los movimientos y uno puede deducir que está a días de que ordenen su captura.

Humberto Moreira, ya en calidad de ex mandatario de Coahuila, fue también requerido por el fisco. Según mis fuentes debía como un cuarto de millón de pesos.

Guillermo Padrés, de Sonora, también estuvo en la mira del SAT. Construyeron ahí un caso que armó la PGR y ante la impericia de los abogados del panista, lo llevó a la prisión donde aún permanece.

Rodrigo Medina de Nuevo León era otro con nombre en el expediente. La investigación no llegó a él directamente, pero sí a su papá y a otros familiares y más personalidades de su entorno.

Ángel Aguirre, que llegó al gobierno de Guerrero por la alianza PAN-PRD, aparentemente debía más de un millón de pesos en impuestos, según estas fuentes, y que terminó saldando su deuda: una bicoca para lo que tiene.

Miguel Ángel Yunes es un caso singular. El gobierno federal lo empezó a investigar mientras competía por la gubernatura. Tras vencer en los comicios, el asunto del expediente contra Yunes ha subido y bajado de nivel un poco en función de los arreglos políticos y el tono del discurso del ya mandatario veracruzano. El gobernador ya anda en otras: se ha vuelto un aliado estratégico del gobierno federal en la pugna contra Andrés Manuel López Obrador y, sin ir más lejos, las dirigencias estatales de PAN y PRD en Veracruz lo destaparon ayer para la Presidencia en el 2018.

¿Cuál es el estado de estos expedientes? Se desconoce, y las autoridades no dicen argumentando la famosa "secrecía" de las investigaciones.

Un ex presidente de extracción panista fue también descubierto por el SAT... y terminó pagando su deuda.

Carlos Loret de Mola A.
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 31 de mayo de 2017).

¿Realmente los partidos políticos quieren una reforma electoral? Mi impresión es que no; que ni MC, ni el PRI, ni el gobernador, ni Alfaro quieren la reforma; que PRD y PAN no saben lo que quieren y que Kumamoto simplemente ha aprovechado bien la coyuntura para posicionar su agenda. Tengo la certeza, también, de que si no hay reforma política no pasa gran cosa.

El gobernador Aristóteles Sandoval planteó una reforma imposible. Las voces de los que saben alertan de que esa reforma, 0 pesos en años no electorales, es jurídicamente insostenible por no decir ilegal, que para ello se requiere una reforma de las leyes federales que no es atribución de los diputados locales. Sin embargo, el gobernador sabe que eso es lo que el respetable público quiere escuchar y ha estirado la liga al máximo, porque lo que le conviene es que sea MC quien diga que no a la reforma. El colmo fue que los diputados del PRI, en un arranque de obediencia e irresponsabilidad a los que están bastante acostumbrados, dijeran "vamos aprobándolo y que sea la Corte quien la eche para atrás".

Alfaro y MC tampoco quieren la reforma. No ganan nada con ella. Para suerte de los Naranjas el tiempo está a su favor: la fecha límite para aprobar una reforma que aplique al próximo proceso electoral es el miércoles 31 de mayo. Van a dejar correr el tiempo y si ven la coyuntura para hacer algo que les convenga mediáticamente, lo van a hacer, de otra manera dejaran correr el reloj.

PAN y PRD saben que, aunque cualquiera de los 2 bandos necesita sus votos, ellos no capitalizarán mediáticamente una reforma que quite dinero a los partidos, pues, paradójicamente, quienes tienen las estructuras y nuestro dinero para cacarear que le quitaron el dinero a los partidos, son los que gobiernan. Para ellos renunciar a prerrogativas y reducir plurinominales no es algo que les haga ninguna ilusión. Lo harían si y sólo si el costo de oponerse fuera muy alto, si la sociedad civil estuviera detrás de esta reforma, presionando a tope, pero no es así. En la medida en que la discusión es entre PRI y MC, a ellos no les conviene agitarse demasiado, como lo hemos visto en estos días.

Kuma, el independiente, está haciendo su juego. Los partidos son su alter ego; cualquier cosa que él plantee que vaya en contra de la partidocracia, gana, porque esa es su agenda, porque lo que sus electores y seguidores esperan de él es que le quite poder y recursos a los partidos y si no lo logra al menos que lo intente.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 29 de mayo de 2017).

El hecho es que la alianza es pública, abierta y ahí estuvieron Fernando González, yerno de Elba Esther Gordillo y Rafael Ochoa, quien fue uno de sus principales colaboradores, con Delfina Gómez. Como siempre que no le gusta una pregunta, López Obrador grita, se dice calumniado, pero el hecho es que Elba y Morena están aliados en el Estado de México y lo han hecho de forma pública, abierta. ¿Qué eso le cuesta al candidato de Morena?. Claro, pero sobre todo le cuesta a Elba.

Pierde la maestra por que la alianza con Morena representa un desafío del "elbismo" a Peña Nieto y al priismo, cuando su proceso está en los tramos finales, mismos que se podrían alargar infinitamente (salvo que el acuerdo con AMLO implique el respaldo de éste si gana las elecciones en el 2018) en el contexto de una ruptura definitiva con el poder federal. Alguien debería recordar que Peña Nieto no es un presidente popular pero tampoco débil, sigue teniendo el control del Estado y las instituciones.

Pierde porque cuando Elba decidió hacerse responsable en solitario de todas las acusaciones, salvó con ello a familiares y colaboradores que también estaban siendo investigados; salvó incluso al SNTE de ser "limpiado" y tomado por el gobierno federal mediante la imposición de liderazgos a modo. Ese "acuerdo de facto" puede romperse.

Por otra parte, resulta evidente que López Obrador no quiere ningún acuerdo de fondo, quiere usarla: no le va a "restituir el SNTE", ni podrá echar atrás la reforma educativa. AMLO no quiere de aliada a Elba Esther, quiere servirse de ella, de la información que pueda tener y utilizarla en su lucha política.

Jorge Fernández Menéndez
(v.pág.10-A del periódico El Informador del 29 de mayo de 2017).

La serie de situaciones que estamos viendo y oyendo a través de los medios de comunicación, no otra cosa que el periódico encarnizamiento de los partidos políticos a cuyos exponentes ya no les importa hacer el ridículo y lo hacen con el mayor de los cinismos. No es que se trate de personas privadas de inteligencia, si luego a pesar de ser pensantes asumen papeles tan lamentables lo único que uno puede pensar es que tienen o mucha necesidad o sobrada avidez para hacer y declarar lo que les manden ante un público que, por si de veras no lo saben, ya no les cree desde hace mucho tiempo.

Que representantes del PRI local gasten su precioso tiempo haciendo declaraciones, denuncias, protestas y reclamos por las fallas advertidas en la administración pública de los municipios de la zona metropolitana, en 1er. lugar no les queda, pues no le toca al burro criticar a los orejones, y en 2o. lugar no hacen sino mostrar el bajo concepto que tienen de su función.

En efecto, la escena política de nuestros tiempos es deprimente, los partidos políticos solamente están sirviendo para arruinar la vida pública y privada de la ciudadanía, pues dedicados como están a bloquearse unos con otros, a expensas de la administración, los resultados no pueden ser sino pésimos. De esta postura infantil y corrupta nadie se escapa, ningún rubro municipal o estatal, lo mismo si se trata de la cultura que de la recolección de basura, de los estacionómetros o del alumbrado público, y en la medida que crece el temor de perder las próximas elecciones, aumenta paranoicamente la serie de sucios recursos para ganarlas, como vemos todos los días que sucede en el Estado de México, donde el gobierno reinante ha tirado la casa por la ventana desde el pasado mes de enero, a fin de asegurarse el voto, recurso que muy bien podría estar saliendo del ya olvidado "gasolinazo".

La denuncia por gastos excesivos en el tema que sea, adjudicaciones directas, abusos de autoridad, crecimiento desmedido de nóminas, nepotismo, aviadores por todas partes, ineptitud burocrática, etc., debería ser precedida por una declaración de culpa, pues eso que critican es precisamente lo que enseñaron a hacer cuando les tocaba administrar, ¿cómo es que ahora tan cínicamente se admiran?

Armando González Escoto
(v.pág.3-B del periódico El Informador del 28 de mayo de 2017).

El dejar en 0 pesos el financiamiento a los partidos en años no electorales sería abrirle la puerta a recursos no legítimos, afirmó Carlos Manuel Rodríguez Morales, delegado en Jalisco del Instituto Nacional Electoral [como si no la tuvieran abierta siempre... que no se hagan pendejos - el webmaster]. Esto a partir de la iniciativa del gobernador Aristóteles Sandoval que busca recortar recursos a los institutos políticos. "Favorece el que haya dinero de origen ilegítimo en el ámbito de los circuitos políticos, particularmente de las campañas y de los procesos electorales".

(V.pág.8 del periódico Milenio Jalisco del 26 de mayo de 2017).

Se debe reconocer que Morena es un partido ejemplar -en la mejor acepción del término- cuando se trata de mostrar la vigencia de los partidos en México. ¿Por qué?

Porque contrario a la percepción de muchos -incluso de militantes y seguidores de AMLO-, la verdad es que Morena es el mejor ejemplo de que es mentira que los mexicanos están decepcionados, hartos y "hasta la madre" de los partidos en general.

Si fuera cierto el hartazgo ciudadano por los partidos -que pregonan voces interesadas-, Morena no sería el partido con el mayor crecimiento de simpatizantes en la historia de la partidocracia mexicana.

Más aún, AMLO creó Morena por esas mismas razones -y por el dinero público, claro-, porque sabe que puede llegar al poder por la vía de un partido.

Además, si los mexicanos estuvieran contra los partidos, Morena no habría ganado 6 jefaturas delegacionales en la capital del país, no habría quedado en 2o. lugar en las elecciones de Veracruz y no estaría peleando, al tú por tú, con lo más acabado del PRI en el Estado de México.

Morena es, en pocas palabras, la mejor prueba de que es falsa la premisa que pregonan los morenistas y otros interesados en la destrucción de la democracia mexicana: la premisa de que los ciudadanos mexicanos ya no creen en los partidos. En todo caso no creen en algunos partidos y algunos políticos.

Pero se derrumba aún más la premisa del hartazgo ciudadano por los partidos, si vamos al detalle de lo más cuestionable de Morena.

¿Cómo es posible que una mayoría de mexicanos prefiera, adopte y adore a un partido como Morena, que carece de transparencia, que es el refugio de los más rateros del viejo PRI y de otros partidos, que es la casa de lo peor de la clase política y donde la democracia brilla por su ausencia?

La respuesta puede ser digna de las escuelas del comportamiento humano, más que de la ciencia política. Sin embargo, ese gusto social por un partido como Morena tiene un claro parentesco con el síndrome de Estocolmo.

Es decir, que muchos ciudadanos mexicanos están enamorados de lo peor del PRI; de las peores prácticas del tricolor en la historia, de lo más rancio y los más rateros del partido más viejo de México. Y es que -en los hechos- todo eso es lo que representa Morena.

Hay un partido y su líder que encabezan las percepciones negativas en los últimos meses y años. Y ese partido no es el PRI. Ese partido y su líder se llaman Morena y Andrés Manuel López Obrador. Y si tienen duda pueden consultar un reporte cíclico que presenta el periódico El Financiero, respecto al volumen y sentido de la cobertura mediática dedicada a los distintos aspirantes presidenciales y partidos.

¿Y qué creen? Que el mayor número de negativos lo tiene Morena, en tanto partido, y Andrés Manuel López Obrador, en tanto político.

Dicho de otro modo, resulta que Morena, y no el PRI, es el partido que reporta el mayor porcentaje de negativos y rechazo, incluso por encima del PRI.

Y en cuanto a políticos, el que carga el mayor desprestigio se llama Andrés Manuel López Obrador, con los mayores negativos que cualquier otro aspirantes presidenciales para 2018.

Dicen voces interesadas en la destrucción de la democracia que es mayoritaria la percepción de que los ciudadanos repudian a los políticos de todos los signos.

Si fuera real el rechazo a los políticos, AMLO no existiría.

Ricardo Alemán
(v.pág.22 del periódico Milenio Jalisco del 26 de mayo de 2017).

Nadie podrá acusar a Andrés Manuel López Obrador de exceso de humildad. El presidente de Morena, y candidato por 3a. vez a la Presidencia, se ha considerado a sí mismo un rayito de esperanza, un ejemplo de honestidad valiente y un espíritu indómito que enfrenta una mafia del poder en la que participan todos los políticos y empresarios que no lo apoyan.

Esta semana Andrés Manuel lanzó desde las alturas su condena definitiva a su ex partido [el PRD]. Las declaraciones de desprecio las dirige López Obrador a un partido de izquierda del que fue presidente y que lo ha postulado en todas sus candidaturas, desde Tabasco en 1994 hasta la Presidencia en 2012, pasando por la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal en 2000. Esos gusanos arrastrados son sus compañeros políticos de muchos años.

El problema es que la política es un arte de lograr acuerdos y conciliar diferencias. En una democracia, el candidato ganador no tiene derecho a acallar a sus rivales y gobernar por decreto. Necesita lograr coincidencias con aliados y rivales. Pero eso no lo ofrece un político que afirma que quienes están con él volarán como águilas y quienes no serán pisoteados como gusanos.

Quienquiera que sea presidente en 2018 tendrá que negociar y conciliar con propios y extraños. Insultar y despreciar a quienes no piensan como él, incluso a quienes han sido sus compañeros durante años, no augura nada bueno para un gobierno de López Obrador.

Sergio Sarmiento
(v.periódico Mural en línea del 25 de mayo de 2017).

Coahuila se ha convertido en el laboratorio mexicano de las fake news, este concepto que define la manipulación de un electorado a partir de la diseminación de información apócrifa. En la última semana, 2 candidatos en ese estado han sido víctimas de las fake news, Guillermo Anaya, el panista que busca la gubernatura de Coahuila, y Humberto Moreira, presidente del PRI durante la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto, y que quiere ser diputado local por el Partido Joven. En ambos casos, los creadores de esas fake news han utilizado a periódicos de la Ciudad de México como vehículos para mostrarlos como mentirosos, deshonestos y poco dignos para recibir el voto de los ciudadanos, a los cuales les han entregado documentación para lanzar denuncias, de origen anónimo, que descarrilen sus esfuerzos.

Hace tiempo los partidos entendieron que su voz había perdido credibilidad, por lo que las denuncias directas en conferencias de prensa o a través de sus espacios no causaban el impacto que buscaban. Encontraron que esa misma denuncia, difundida por un medio de comunicación, tenía un efecto multiplicador y negativo contra el objetivo seleccionado. La semana pasada se publicó que Moreira tenía abierta una investigación en el Departamento del Tesoro de Estados Unidos sobre transferencias bancarias que su esposa y su cuñada habían hecho entre 2013 y 2016 por 62 millones de dólares, a cuentas bancarias en Mónaco y en las Islas Caimán, desde una cuenta en el Broadway Bank de San Antonio, Texas.

La publicación generó reacciones inmediatas de los partidos y los políticos, que exigieron a las autoridades mexicanas que se investigaran las acusaciones. Las secuelas de esa información aún rebotan en la opinión pública, pese a que esa cuenta no existe. Una persona, después de esa revelación, intentó depositar 25 dólares en la cuenta del banco texano, pero le dijeron en las cajas que no existía. Un caso similar le sucedió a Anaya esta semana, al difundirse que tenía una cuenta en Banorte y otra en Barbados, que sumaban depósitos por 211 millones de pesos. Anaya recibió de Banorte, a petición de él, una carta donde informó que la cuenta referida no existía.

Verosimilitudes no es lo mismo que veracidad. No es la 1a. vez que se emplean fake news en los procesos electorales en México. La 1a. muy notoria fue la campaña de Arturo Zamora, del PRI, por la gubernatura de Jalisco 2006, al publicarse que era investigado por la DEA por supuestos vínculos con el narcotráfico. Esa información falsa le costó la gubernatura, y se volvió a utilizar la misma especie en la campaña para senador, aunque en esa ocasión ya no tuvo impacto. En la contienda presidencial en 2012, le dieron a un columnista información que el coordinador de la campaña de Peña Nieto, Luis Videgaray, realizaba transferencias de recursos a través de una cuenta en Santander, con la ayuda de su madre, que era ejecutiva del banco. El columnista buscó a Videgaray para saber su opinión, y encontró que lo que le habían dado, no era cierto, por lo que no difundió nada. Al columnista le ofrecieron también las pruebas de que los hermanos del entonces secretario de Organización del PRI, Miguel Ángel Osorio Chong, tenían cuentas millonarios en Panamá, y cuando dijo que tendría que verificarlo primero para saber si eran reales, ya no le entregaron los documentos, mismos que fueron publicados 2 semanas después en un medio que tuvo que admitir ante la amenaza de demandas, que eran falsos.

Aquellas noticias apócrifas eran ocasionales, pero en los 2 últimos años las fake news, han sido utilizadas de manera sistemática en los procesos electorales. Una de las formas más recurridas ha sido la plantación de encuestas apócrifas, que se incrementó en las actuales campañas, inclusive en diarios capitalinos sin historia en el uso y manejo de estudios demoscópicos.

Los políticos han encontrado en la aportación de documentación apócrifa, que el daño a su reputación es limitada y se transfiere el descrédito a los medios. A algunos medios en México puede no interesarles la mala fama pública al difundir fake news, pero los más serios deberán reflexionar sobre sus políticas editoriales para impedir que sean utilizados perversamente en el futuro.

Raymundo Riva Palacio
(v.pág.9-A del periódico El Informador del 24 de mayo de 2017).

¿Tiene sentido una alianza PAN-PRD para la elección de 2018? Visto desde los viejos parámetros de la política es incluso una contradicción, son 2 partidos realmente incompatibles. El PRD ha encontrado su nicho de mercado justamente en la agenda de ampliación de libertades mientras que el PAN tiene su nicho duro de votos en los grupos conservadores que se oponen a esta agenda. Temas como aborto, legalización de drogas, matrimonio igualitario parecen irreconciliables, como irreconciliable parece también la relación de la sociedad con los partidos. Una gran alianza, encabezada por estos 2 partidos, podría tener sentido, si y sólo si, ambos renuncian a sus grandes batallas ideológicas y se construye una agenda vinculada a los intereses ciudadanos.

La misión fundamental de un partido es el acceso al poder, y en eso los 2 han desarrollado un nivel de pragmatismo que está más allá de cualquier vergüenza.

La gran pregunta en este tipo de alianzas no es cómo repartir el pastel, eso lo resuelven rápido sino quién encabeza la alianza como candidato a presidente y con qué discurso se presentan ante los electores que justifique el chilaquil ideológico. No es que los partidos tengan una historia del todo coherente, pero sí, en el caso del PAN, PRD y PT, unos mínimos ideológicos. (MC, Panal y Encuentro son partidos de principios muy firmes, pero siempre intercambiables).

En términos de discurso la reconstrucción de la democracia y las instituciones de la república podría funcionar. A PAN, PRD y MC les podemos creer que tienen todavía alguna preocupación por la democracia y que hasta estarían dispuestos a dejar por 6 años otro tipo de debates para centrarse en cosas mucho más urgentes e importantes como la reconstrucción de las policías y el sistema de seguridad; un sistema nacional anticorrupción que contraste con la inacción del gobierno de Peña en este tema y con la visión mesiánica y personalista de López Obrador; un mejor y más eficiente sistema de rendición de cuentas, etc. Lo que no veo es cómo puedan encontrar y construir un candidato que pase por todos los partidos en 6 meses y al mismo tiempo sea atractivo. Ese es el gran reto, pues una mala selección de candidato hace que el resto pierda todo sentido.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 24 de mayo de 2017).

En unos meses el presidente de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez, se someterá al juicio tapatío. Es una "revocación de mandato" dice, para decidir si sigue como alcalde o deja el cargo porque lo reprobaron. Alfaro afirma públicamente que si los tapatíos deciden que no lo quieren, él no intentará ser gobernador de Jalisco.

Actualmente hay grupos de jóvenes recorriendo las colonias de la ciudad. Van de casa en casa haciendo una encuesta sencilla: unas pocas preguntas que aplican en 5 minutos. Llevan una playera con un bordado del partido Movimiento Ciudadano. No portan identificación y no piden datos personales, excepto la edad. Naturalmente, pueden agregar el sexo del encuestado(a).

Antes de llamar a la puerta, tal vez anotaron calle y número para dejar constancia de que su encuesta no es inventada ni contestada por ellos.

La revocación de mandato que deberán superar todos los alcaldes de Movimiento Ciudadano se efectuará en septiembre, si no cambian de idea. Para entonces, ya tendrán un mapa completo. Es simple: con las respuestas definirán dónde están aprobados y dónde no; dónde hay interés por participar y cuáles son las políticas públicas que la gente conoce y cuáles han pasado desapercibidas.

Después, sólo hay que cruzar datos para decidir dónde se instalarán las urnas receptoras de votos y dónde conviene recibirlos. Con toda la información previa, no le facilitarán las cosas a la gente que desee votar contra la gestión de Alfaro o de cualquier otro alcalde. Y lo van a determinar ellos mismos porque este ejercicio es voluntario y no será calificado por la autoridad electoral. No es necesario porque no existe en la ley.

De hecho, no es una revocación de mandato. Es una consulta revocatoria, que sólo figura en un reglamento municipal.

Jorge Octavio Navarro
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 23 de mayo de 2017).

Un análisis elaborado por la asociación civil Acción por los Derechos Humanos, la semana pasada, concluye que Felipe de Jesús Álvarez Cibrián desecha el 80% de las quejas por "acumulación".

¿Cuál es el truco? Por medio de una leguleyada, el visitador establece que si una queja se parece a otra anterior y a otra anterior y así hasta el infinito, entonces se trata de una sola queja y, ¡catapum!, quedan resueltas.

"En ese mecanismo impera la consigna de deshacerse del problema sin realizar una investigación exhaustiva sobre los hechos y las posibles violaciones a los derechos humanos", señala el estudio.

Nada más calculen: si en 2015 hubo más de 15,000 quejas y sólo 44 recomendaciones, ¿cuántas podrían catalogarse como "acumuladas"?

Allá en La Fuente
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 22 de mayo de 2017).

Impertinente y autoritaria declaración de López Obrador que le daba hasta mañana martes al PRD y al PT para declinar en sus respectivas candidaturas en el Estado de México en favor de Delfina Gómez, si querían una alianza de izquierda en el 2018. Dijo que quería además que esas declinaciones fueran "sin condiciones", o sea que más que una alianza lo que busca es una rendición.

Mostrará a quienes están jugando contras dentro de su propio partido. En el PRD el caso más notable es la influyente corriente de René Bejarano que inmediatamente se declaró en contra de la alianza con el PAN y llamó a una con Morena: Bejarano siempre ha trabajado para López Obrador.

Hay que dejar en claro que la alianza del PRD con Morena no implica una alianza de izquierda. Como bien le dijo Juan Ramón de la Fuente a Bibiana Belsasso esta misma semana "los temas progresistas, liberales, no están en la agenda de López Obrador". Al contrario, su agenda es cada día más conservadora, religiosa y autoritaria. Sin duda habrá sectores en la derecha del PAN que se persignarán ante la posibilidad de una alianza con el PRD. Está bien: como los morenistas del sol azteca, los persignados del PAN pueden, si quieren, quedar fuera de ella. Lo importante es que se trate de una alianza básicamente liberal, y los 2 partidos tienen raíces, provenientes de diferentes fuentes, sólidas en ese ámbito.

Jorge Fernández Menéndez
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 22 de mayo de 2017).

En México los candidatos a cargos de elección popular siempre han tenido aversión por los debates. No les gustan, los rehúyen.

Solo van, y por mandato de ley, a esos monólogos acartonados, blindados, viejos y aburridos que organiza la autoridad electoral con base en la ley que los políticos aprobaron para blindarse, ellos y sus partidos.

Joaquín López-Dóriga V.
(v.pág.3 del periódico Milenio Jalisco del 19 de mayo de 2017).

No le importó a Manuel Bartlett -titular de Gobernación en su momento- aclarar el crimen de Manuel Buendía, asesinado en el Distrito Federal. Pocos gobernadores, si no es que ninguno, han podido aclarar el asesinato de los más de 100 periodistas ultimados en los recientes 17 años.

Tampoco ha importado la vida de los periodistas, y menos aclarar sus crímenes, a los gobiernos de Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y menos al de Peña Nieto. Todos los presidentes dicen -de dientes para afuera- que investigarán los casos de periodistas asesinados. Pero en los hechos poco o nada hacen. ¿Por qué?

Porque, en rigor, la responsabilidad fundamental de la seguridad en un estado, y del esclarecimiento de un crimen en esa entidad, es de los gobiernos estatales. En efecto, el gobierno federal -a través de la PGR- puede invocar la atracción de un crimen de naturaleza específica, pero la mayor responsabilidad es de gobernadores y alcaldes que, en el caso de periodistas, nunca han hecho nada.

Resulta maniquea y mentirosa la actitud de ciertos periodistas quienes, en su legítimo reclamo a favor de frenar la violencia, solapan a los asesinos y son omisos con las instituciones del Estado obligadas al esclarecimiento de los crímenes, como los gobernadores.

En cambio, en las manifestaciones para poner freno a la violencia contra periodistas las consignas son electoreras.

"¡Pinche gobierno federal... pinche Peña Nieto!", gritan periodistas inconformes, pero nada exigen a gobernadores de Sinaloa, Chihuahua, Tamaulipas, Morelos... que nada han hecho para esclarecer la muerte de 6 periodistas, en 2017, en sus estados.

"¡Fue el narcoestado!", inventan otros periodistas, pero no tocan ni con el pétalo de una crítica a los capos y bandas del crimen organizado, cuyos jefes ordenan asesinar a no pocos comunicadores.

Pero la sublimación de la doble moral de ciertos periodistas aparece cuando esos "periodistas militantes" convierten la muerte de un colega en grosera causa político-electoral, a favor de un partido y contra el gobierno federal en turno.

Y el mejor ejemplo del periodismo militante y maniqueo -y de la campaña para exonerar a capos de la droga y barones del crimen organizado- se llama Epigmenio Ibarra, el mismo que ha convertido en negocio de millones de dólares la exaltación de los capos en telenovelas.

¿Por qué razón Epigmenio Ibarra construyó el montaje de que el de "los 43 de Iguala" era un crimen de Estado? ¿Por qué exoneró a los narcotraficantes de Guerreros Unidos? ¿Por qué en lugar de culpar a los mafiosos y matarifes jefaturados por Abarca, culpó a Peña Nieto? ¿Por qué en el caso de los 43, Epigmenio nunca aceptó la vertiente del narcocrimen? ¿Y por qué en sus telenovelas exalta a los narcocriminales?

¿Por qué hoy, cuando todo apunta a que Javier Valdez fue asesinado por encargo del narcotráfico y el crimen organizado, Epigmenio Ibarra encamina la especie de que "fue el narcoestado" y culpa a Peña Nieto?

La mayoría de los periodistas asesinados en México han caído víctimas de las bandas criminales, las mismas que glorifica en sus telenovelas Epigmenio Ibarra.

Esa es la defensa que requieren los periodistas asesinados? ¿Esa es la doble moral de los que exigen esclarecer el crimen de periodistas a manos del narcotráfico y el crimen organizado?

El crimen de periodistas no se acabará con marchas, plantones y paros, se acabará exigiendo el fin de la impunidad a las bandas del crimen organizado y el narcotráfico y el fin de la impunidad en general. Y, claro, cuestionando la doble moral del periodismo militante.

Ricardo Alemán
(v.pág.22 del periódico Milenio Jalisco del 19 de mayo de 2017).

Hay que estar al pendiente de las elecciones que se van a llevar a cabo para gobernador en el Estado de México. Esas que se van a realizar el próximo 4 de junio.

Es muy probable que lo que ocurra en este que es el Estado más poblado del país y con uno de los mayores potenciales económicos habrá de sumar o restar en el proceso del 2018.

Hasta hoy, y una vez que ha llamado la atención la debacle de 2 de los grandes partidos, el PAN y el PRD, tal parece que la elección será sólo entre el PRI y MORENA.

Pero a fin de cuentas quien gane no significará gran diferencia.

Los candidatos son hijos predilectos de la clase política mexicana y cada quien en su caso gobernará más o menos igual que hasta ahora. Veremos los acomodos de siempre, los estilos de siempre y la corrupción de siempre. Eso está en el ADN de nuestros políticos y en el fondo es su razón de ser.

No habrá grandes transformaciones y no se atacará el mal endémico de nuestro sistema de manejar el poder como negocio y para enriquecerse. Invitamos entonces a ver este proceso electoral como una puesta a prueba de la capacidad de olvido del electorado mexiquense. Estas elecciones se dan cuando hemos recorrido un especialmente florido camino de corruptelas y simulaciones. Por todas partes florecen los escándalos.

Ningún partido se salva de las sospechas de corrupción, porque si bien hay algo que podemos agradecer de la guerra sucia entre partidos es que en su afán de arrojarse desperdicios unos a otros casi todos los días se ventilan nuevos escándalos de corrupción de todos.

Y en su simulación la clase política parece ignorar el escándalo. No cambia el discurso. Se paran a hablar dando la espalda al elefante de la desvergüenza pretendiendo que no existe.

Eso es lo que nos interesa conocer el 4 de junio: la capacidad de resistencia o la apatía ante la clase política.

Pablo Latapí
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 18 de mayo de 2017).

El reportero Álvaro Delgado publicó la semana pasada nuevos detalles de ese megaescándalo que es OHL y su forma de operar en México.

El periodista de Proceso presentó documentos sobre gastos que la constructora cubrió en 2007 a Luis Miranda, sí, el hoy secretario de Desarrollo Social de Enrique Peña Nieto, y a un hijo del exgobernador Montiel.

Son facturas de las estancias de esos personajes en el Fairmont de Mayakoba, en la Riviera Maya, el mismo hotel en donde al colaborador de Eruviel Ávila, Apolinar Mena, los de OHL le picharon sus vacaciones.

OHL no solo consintió a priistas, sino también a Fernando Aboitiz, expanista, perredista, y funcionario capitalino tanto con Marcelo Ebrard como con Miguel Ángel Mancera.

Un funcionario, dice la ley, no debe recibir regalos cuyo costo exceda 10 veces el salario mínimo diario so pena de violentar las normas que buscan que tales agasajos nublen el juicio de quien debe velar por el bien común antes que favorecer a cuates o contratistas que le consientan.

En pocas palabras, un funcionario no puede recibir de quien se puede ver favorecido de sus decisiones ni una corbata Pineda Covalín, ni una botella de a litro de Etiqueta Negra. Una de Etiqueta Roja sí. Pero solo una al año.

A Aboitiz se le habría pagado un fin de semana en el Mayakoba para él y... 14 acompañantes. Algo así como un VTP Sardina en la Riviera Maya.

Ayer el cuarto más barato en ese Fairmont costaba 240 dólares por noche.

Como secretario de Obras de Ebrard, Aboitiz estuvo involucrado en la concesión de la Supervía Poniente a... OHL.

¿Mancera o su procurador o su contralor o alguien va a investigar esa denuncia? ¿Nadie? ¿Ni para guardar las formas? Digo, aunque sea para saber quiénes fueron los 14 integrantes del VTP Sardina.

Salvador Camarena
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 18 de mayo de 2017).

Nuestros diputados ni siquiera pudieron bajarle el sueldo a los nuevos magistrados para que no tuvieran un salario superior al del gobernador.

Al final es el sello de la casa de esta legislatura.

Allá en La Fuente
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 16 de mayo de 2017).

Jalisco necesita instituciones que, desde la sociedad civil, vigilen que los intereses de Jalisco y la visión de futuro prevalezcan sobre la coyuntura y los caprichos políticos, que poco o nada tienen que ver con quién gobierne, sino la naturaleza misma de la política.

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 15 de mayo de 2017).

Se habló mucho de los independientes, pero no se ha hablado del platal que se necesita para que alguno de ellos gane, de modo que sigo sosteniendo que un debate sin edecán es como un día sin sol y nada más porque sé que las comisiones de derechos humanos se dedican exclusivamente a que los becados agraciados con los nombramientos cobren, al tiempo que se comen los mocos, pero si actuaran en un mínimo aspecto de defensa de estos sacrosantos derechos, protegerían a la población contra tan infames ejercicios, que son verdaderamente un ataque a cualquier acto de inteligencia o de convivencia social.

Por tanto, he llegado a una definición de lo que es un debate, que es un artificio electoral cuyo único atractivo dependerá de la belleza de la edecán que se contrate para el efecto y que por lo general, además de cobrar, es utilizada por los candidatos que van perdiendo, con la esperanza de que el que vaya ganando diga alguna imbecilidad que lo haga perder popularidad, lo que casi nunca sucede, pero de ahí a que haya algún acto de inteligencia, hay mucha distancia.

Carlos Enrigue
(v.pág.6-B del periódico El Informador del 14 de mayo de 2017).

Una vez más volvió Andrés López a amenazar que cuando sea presidente, porque tiene la Presidencia según él asegurada (Dios no lo quiera), lo primero que va a hacer es anular el proyecto del nuevo Aeropuerto de Ciudad de México, realizado por el arquitecto Norman Foster, uno de los mejores del mundo con experiencia en este tipo de grandes proyectos, con el apoyo del joven, capaz y brillante arquitecto mexicano Fernando Romero.

Se ve claramente que "El Peje" ignora la necesidad urgente que existe en todo el país, de que se realice este gran aeropuerto en Ciudad de México. Además de que no advierte esa necesidad, no se imagina ni tiene la menor idea ni la visión para gobernar una nación como México, de acuerdo al avance y el desarrollo que es indispensable para ser de 1er. mundo.

Demuestra que no aprendió nada cuando fue jefe de Gobierno de Ciudad de México y no se dio cuenta de las carencias graves que ya tenía el aeropuerto y lo hace con desfachatez increíble.

José Manuel Gómez Vázquez Aldana
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 14 de mayo de 2017).

Se da el 2o. debate entre 6 candidatos al gobierno de un estado importante dentro del país. Hay 6 candidatos de los cuales, 2 son los que tienen las verdaderas oportunidades de triunfo. Uno de ellos es el favorito, no por su falta de carisma y su imagen prefabricada y plástica, sino por el enorme aparato político y el dinero que se ha invertido para lograr su éxito.

La otra, nula de ideas y de habilidades, se cuelga del imán avasallador del dueño de su partido y de su destino. Los otros parecen comparsas pero, la mayoría, no lo es. El partido conservador tiene como representante a una ex candidata presidencial. ¡Dios Mío, hazla buena candidata!, parece el deseo de su organización. Pero lo que natura non da, Acción Nacional non presta, la oración falla y, con ello, la esperanza de la grey.

Uno más se sacó la rifa del tigre y ha crecido por su talento pero, también, por el aire caliente que le han dado para quitar votos a la maestra sin cariño.

Los otros son escenografía y actúan como tal. Grotescos en momento, se burlan y cuestionan no ideas sino apariencia. Al final, la papelería gana el debate ante el abuso de cartulinas y el desierto de ideas. Desierto que retrata el flaco futuro del estado que, hoy, es la cereza del pastel.

Gonzalo Oliveros
(v.pág.17 del periódico Milenio Jalisco del 12 de mayo de 2017).

Juan Zepeda no declinará por Delfina Gómez en el Estado de México, como lo planteó el ultimátum de Andrés Manuel López Obrador, ahora o nunca. Declinar es rendirse. ¿Por qué no se planteó antes una alianza Morena-PRD? Porque entonces no le daban una oportunidad al perredista, todas eran para la ex alcaldesa de Texcoco.

Joaquín López-Dóriga V.
(v.pág.3 del periódico Milenio Jalisco del 12 de mayo de 2017).

Las últimas reformas electorales han fracasado, son costosas y poco prácticas, sólo han servido para fortalecer económicamente a los partidos políticos. Los tribunales electorales no deberían existir pues sólo sirven para dirimir controversias entre los partidos políticos y sancionar a los candidatos que se salen de las normas oficiales; si todos obraran de buena fe y se apegaran a las leyes, no deberían existir estos costosos tribunales que, en todo caso, nomás deberían existir en época de elecciones, por lo menos si no trabajan, cobran todo el tiempo.

Se requiere de una legislación electoral que fomente la elección de candidatos que nos garanticen la administración de la justicia, la seguridad y el orden público, y para eso es necesario que las leyes electorales propicien la selección de los candidatos idóneos para lograr estos fines, pues hasta ahora el exorbitante costo de la democracia sólo nos ha conseguido gobernantes corruptos, desorden, delincuencia e impunidad.

Se requiere de una reforma electoral porque la gente ya está harta de la política; hay absoluta pérdida de la confianza, y un amargo escepticismo; la publicidad que nos pinta a los políticos como nuestros próximos salvadores es absurda y engañosa, ya nadie cree en ella. La gente ya no quiere votar, sabe que por cualquiera que lo haga las cosas no van a mejorar; que da lo mismo un candidato que otro. La masa popular se deja llevar por las falsas promesas de los candidatos populistas que son muy difíciles de cumplir pero que al igual que en las elecciones anteriores, todo quedará en promesas.

La realidad es que México está en un serio peligro de caer en el caos, de quedar en manos de políticos desquiciados que no nada más nos volverán a saquear, sino que pueden acabar con nuestro patrimonio y degenerar aún más la paz social, que corremos el serio peligro de que aumente la delincuencia, la corrupción, la impunidad.

La forma en que los partidos políticos escogen a los candidatos deja mucho que desear porque siempre hay en las cúpulas de los partidos pequeños grupos dominantes que son los que seleccionan a los candidatos, quienes a su vez están obligados a agradecer a aquellos a los que le deben el puesto y no a los votantes que los eligieron, los que finalmente no son más que el ingenuo instrumento que los llevó al poder.

La duda es: ¿la apertura política a los candidatos independientes nos llevará a un mejoramiento democrático que nos ayude a seleccionar mejores candidatos? Creo que vale la pena el esfuerzo de intentarlo, sobre todo porque de momento, mientras no se logre una reforma a fondo del sistema electoral, no tenemos una mejor alternativa. Por la lentitud con que está acostumbrado a trabajar el poder legislativo, ya es demasiado tarde para iniciar un movimiento social que nos lleve a una buena reforma electoral.

Luis Jorge Cárdenas Díaz
(v.pág.13-A del periódico El Informador del 11 de mayo de 2017).

Lo que más llamó la atención es la desmesura de las propuestas: el Estado de México, gane quien gane, no puede construir una refinería para venderle a los mexiquenses gasolina más barata (es una barbaridad imposible de sustentar ni siquiera legalmente); no puede construir solo, sin la Federación, 2 o 4 líneas del metro; no puede nadie sin suicidarse política y económicamente, cancelar un aeropuerto internacional a medio hacer, donde ya se han invertido miles de millones de pesos sin condenar de paso el futuro desarrollo del estado y del país; no puede, sea quien sea el próximo gobernador, crear cientos de miles de puestos de trabajo simplemente prometiéndolo: los empleos los crean las inversiones privadas mucho más que las públicas; nadie puede dar pensiones universales, para transporte, para estudiar, para subsistir, a mujeres, niños, jóvenes, adultos mayores sin desfondar los recursos presupuestales. Nadie puede crear una universidad en cada distrito electoral, porque ni son necesarias ni son operables, ni solucionan nada, más allá del hecho de que no alcanzarían ni los profesores para impartir clases. No se acaba con la inseguridad prometiendo simplemente cambiar de régimen.

Sabemos que ese es el tono de las campañas, impregnadas de promesas y populismo, pero en pocas ocasiones hemos visto tantas promesas de todos los sabores y colores y tan pocas explicaciones sobre cómo cumplirlas. La ausencia de un debate real, tampoco ayuda a que se obligue a los candidatos a explicarnos qué y cómo harán lo que proponen.

Estamos a poco menos de 3 semanas de las elecciones mexiquenses y no hay nada definido, pero sigue existiendo un porcentaje alto de electores que no tienen definido, o no dicen su voto. y no es por temor, es por desconfianza ante tanta frivolidad.

Mientras tanto, se acumulan cada vez más denuncias contra Delfina Gómez y no pasa nada. Ayer ADN40 mostró a las mujeres víctimas del robo, por el municipio de Texcoco, de sus pensiones alimenticias previamente descontadas de las quincenas de sus ex parejas. Pero nadie en su equipo se da, ni siquiera, por enterado [es el estilo lopezobradorista: ignorar las acusaciones - el webmaster].

Jorge Fernandez Menéndez
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 11 de mayo de 2017).

Desfondado por la salida de López Obrador, desprestigiado por Los Chuchos que se quedaron con la franquicia, contra las cuerdas por la criticada gestión de su baluarte Miguel Ángel Mancera, arrinconado por los problemas de seguridad en Michoacán y Morelos, sus otros 2 bastiones, el PRD parecía condenado a la irrelevancia.

Y quizá de una manera que resultó todavía más brutal para su identidad, el año pasado fungió como partido satélite del PAN. Sólo así, con la derecha, este partido fundado en la izquierda pudo colarse a las butacas de atrás de los triunfos en las gubernaturas de Quintana Roo, Chihuahua y Veracruz el año pasado.

Su porcentaje en las encuestas sigue estando lejísimos de sus épocas de oro, pero resulta que esos puntos porcentuales que tiene ahora pueden ser el fiel que incline la balanza.

El ejemplo más acabado es el del Estado de México.

Carlos Loret de Mola A.
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 10 de mayo de 2017).

El Presidente y el PRI se han manifestado en contra de la 2a. vuelta por la creencia de que es posible que, en el esquema electoral actual, el PRI resulte ganador y que tenga la capacidad para establecer las alianzas que le permitan la gobernabilidad.

Otra razón es la percepción de que si el candidato del PRI llegara a la 2a. vuelta habría una votación contraria, independientemente de que el contendiente fuera de Morena, PAN o PRD.

De acuerdo a la más reciente encuesta nacional de Consulta Mitofsky, el PRI alcanza el porcentaje más alto de rechazo entre todas las fuerzas políticas, con 51.5%, lo que da sustento a la creencia de que en una opción en la que estuviera un candidato de ese partido y cualquiera de un partido opositor, los votos se irían a la oposición.

La misma creencia es la que tiene AMLO, cuyas preferencias electorales fluctúan desde 32 hasta 39%, según la casa encuestadora, pero siempre están lejos de una mayoría absoluta.

Y AMLO tiene el mismo temor que el PRI. Supone que, en una 2a. vuelta, todos los demás se aliarían en contra de él.

Si bien la posición de AMLO parece inamovible, la del PRI podría cambiar en función de los resultados de la elección en el Estado de México.

Enrique Quintana
(v.periódico El Financiero en línea del 9 de mayo de 2017).

La cuestión de fondo es relativamente simple: en México la ciudadanía está harta de los partidos. Pero los candidatos independientes no son la respuesta inmediata a un problema que no se asienta en el sistema electoral, sino en el sistema adminsitrativo y de gobierno.

A diferencia del gobiero mexicano, el de Francia está dotado de una institucionallización mucho más sólida que no va a ser fracturada por su nuevo presidente, sino que incluso lo obligará a seguir rutas predeterminadas mucho tiempo antes de su llegada al cargo.

Los mexicanos no están urgidos de figuras encumbradas y ensalzadas. No. Lo que construirá beneficios de largo plazo serán instituciones fuertes.

No importa si el presidente milita en un partido o es independiente. Será tan eficaz y eficiente como lo sean las instituciones que respaldan sus líneas de gobierno.

Jorge Octavio Navarro
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 9 de mayo de 2017).

Lo sucedido en Francia confirma lo necesario de la 2a. vuelta en un sistema político como el nuestro. No la quieren quienes apuestan a ganar aunque sea con un voto minoritario, cuya legitimidad pueda quedar cuestionada y con una gobernabilidad por lo menos endeble.

López Obrador le exigió al PRD, a MC y al PT (las fuerzas que apoyarían a Mancera) que desde ahora renuncien a sus candidaturas en el Estado de México, Nayarit y Coahuila, para respaldar a los aspirantes de Morena si quieren una alianza para la presidencial en el 2018. Aceptar un acuerdo de ese tipo sería suicida para cualquier partido, pero proponerlo no es una muestra de fortaleza sino de debilidad.

Jorge Fernández Menéndez
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 9 de mayo de 2017).

Por proselitismo presuntamente a favor del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en horarios laborales y por pérdida de confianza, el Ayuntamiento de Zapopan informó que dio de baja a 46 funcionarios, entre ellos el doctor Carlos Alfredo Bautista López, director del Organismo Público Descentralizado Salud Zapopan; Alejandro López Ibarra, director del Comité de Planeación para el Desarrollo Municipal (Coplademun) y Gerardo Martínez, director de Gestión de Fondos para Programas Sociales.

(V.pág.10-A del periódico El Informador del 9 de mayo de 2017).

La cara soberbia del gobierno son los que creen que antes de ellos todos eran tontos, rateros, torpes, faltos de imaginación. Son los que insisten, hasta la caricatura de si mismos, que cada movimiento, cada pequeño paso que dan, es "histórico" (aunque muchas veces sea solamente histérico).

Diego Petersen Farah
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 8 de mayo de 2017).

Se dice que en México una alternativa a los partidos y candidatos viejos no es posible para el 2018. Creo que esta decepción se basa en que la Bronco-euforia se vio sepultada por la pobrísima gestión de gobierno del mandatario nuevoleonés y porque los otros aspirantes sin partido a la Presidencia de México no han logrado conectar con la gente ni con la opinión pública (tal vez porque es demasiado temprano en la contienda, tal vez porque sus personalidades y/o trayectorias no son evaluadas como idóneas).

Pienso que en México el ánimo social está tan revuelto que pueden surgir muchas cosas en la elección presidencial venidera.

Carlos Loret de Mola A.
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 8 de mayo de 2017).

Sin duda estamos entrando a la época más triste de la vida habitual de los mexicanos: la temporada electoral, donde prevalecen todo tipo de perversidades y mentiras de los aspirantes a algo, algo, claro está, relacionado con un presupuesto y es que estos son difíciles, muy difíciles de igualar, sin importar la bonanza económica del candidato; por rico que sea un candidato piense usted que un jerarca que administre una ciudad como Guadalajara tendrá en su periodo para gastar como 30,000 millones de pesos. Si es aspirante a la gubernatura accederá a un presupuesto anual de aproximadamente 100,000 millones anuales, esto es 600,000 millones en su periodo y si es el suertudo que llega a la grande andarán sus presupuestos anuales como 5 millones de millones de pesos y eso es mucho dinero y no creo que haya alguien tan rico que goce de ese rango de ingresos y eso si no decidieran aumentar las deudas municipales, estatales y federales, lo que si bien hipotéticamente puede darse no es muy común que lo hagan.

También algunos de ellos dicen que su aspiración no es por ambición económica sino que tienen unas ansias naturales de servir al prójimo, cosa que dudamos quienes no tenemos ese amor por la humanidad y yo creo que si fuera cierto nuestro país tendría una producción de bondad que la misma Teresa de Calcuta hubiera envidiado.

Otra singularidad de los candidatos es el relatarnos todo lo que han hecho por nosotros tan malagradecidos con su bondad y exponen una cantidad de acciones -hechas claro con presupuesto- pero yo, a la mejor por amargoso que soy creo sinceramente que si fueran ciertas las buenas obras que presumen, el pueblo estaría enloquecido de felicidad. Asi que yo creo que la mayoría de acciones gubernamentales no son benéficas y las que lo son, son muy caras.

Carlos Enrigue
(v.pág.2-B del periódico El Informador del 7 de mayo de 2017).

Los debates previos a las elecciones mexiquenses son vergonzosos. Sin embargo, el problema parece no solo estar en el formato de los propios debates, en las restricciones legales y en lo ridículo de la justificación de los políticos. No, el problema parece estar en lo timorato de los ciudadanos y en los enanos de la política.

¿Por qué? Porque en el supuesto de que en México pudiéramos presenciar debates como el que vimos entre Le Pen y Macron, seguramente los líderes de sus respectivos partidos y sus seguidores habrían acusado a sus adversarios de echar mano de la guerra sucia.

Seguramente el equivalente francés a López Obrador habría acusado a todos los opositores, al gobierno y hasta a las fuerzas divinas de montar un perverso complot contra su candidato y su partido.

Bueno, si en las elecciones mexiquenses el debate hubiese sido como el que vimos en Francia, la candidata de Morena, Delfina Gómez, ya estaría siendo perseguida legalmente por los muchos presuntos delitos exhibidos en su contra en un debate como el del pasado 25 de abril.

Y es que en México, tanto políticos como partidos -y buena parte de la sociedad-, se escandalizan por la exhibición de datos duros que demuestran corruptelas, raterías, transas y todas "las lindezas" de que echan mano los políticos -de todos los partidos- para robarse el dinero público.

Y si dudan de que la exhibición de un delito, durante un debate electoral, es sinónimo de guerra sucia, basta ver la respuesta de Morena, de Andrés Manuel López Obrador y de Delfina Gómez, a la comprobación fehaciente de que la candidata se robó casi 50 millones de pesos del municipio de Texcoco para financiar al partido Morena.

A nadie parece importar -empezando por el INE, pasando por la procuraduría estatal mexiquense, incluyendo la Fepade y los organismos de transparencia- que por todos los medios se probara el saqueo orquestado por Delfina Gómez en Texcoco.

En cambio, muchos políticos, periodistas, analistas y autoridades electorales prefieren tragarse el cuento de que se trata de guerra sucia contra Morena, contra López Obrador y contra la candidata al Estado de México.

Dicho de otro modo, resulta que la suciedad de la política y del ejercicio del poder es vista por amplios sectores sociales como guerra sucia. Claro, cuando la cloaca afecta a su partido o candidato.

Por eso, antes que pedir una explicación por las raterías y desvío de dinero público -probados en el caso de Delfina Gómez-, los políticos, periodistas y medios simpatizantes de Morena -y muchos otros- prefieren voltear para otro lado con el argumento de que se trata de guerra sucia.

Por eso, amparados en el cuento de la guerra sucia, no quieren ver lo verdaderamente sucio; la corruptela, la transa, el engaño, la desfachatez y el cinismo de políticos como López Obrador y Delfina Gómez, quienes sin vergüenza alguna "le echan tierra" a las pruebas de raterías y tan tan.

Y es que en México, la ratería, la transa, el robo, el engaño a los ciudadanos y el saqueo a las instituciones es guerra sucia, cuando todos esos delitos los cometen "los puros" de Morena. Y claro, son causas horribles cuando las comete cualquier otro político.

Desde hoy podemos aventurar que no serán delito, sino guerra sucia, las pruebas contundentes que presentarán el PAN y el PRI en el debate del próximo 9 de mayo, con las que probará que Delfina Gómez saqueó no 20 ni 23, sino 50 millones de pesos, junto con Higinio Martínez.

No, el problema no es lo timorato de los debates y lo acartonado de sus formatos. El problema es el cinismo de los protagonistas y el valemadrismo de los ciudadanos, que prefieren llamar guerra sucia al robo, a la suciedad y la ratería de la política y los políticos.

Ricardo Alemán
(v.pág.22 del periódico Milenio Jalisco del 5 de mayo de 2017).

La única vez en que los mexicanos hemos tenido la dicha de observar un debate político de verdad fue cuando se enfrentaron Cuauhtémoc Cárdenas, Diego Fernández de Cevallos y Ernesto Zedillo. En esa ocasión el hombre de las barbas se la tomó en serio y detonó un auténtico intercambio de ideas. El resultado fue tan refrescante que, en unas pocas horas, Diego logró posicionarse al frente de las preferencias electorales. 6 años después, Vicente Fox, con su famoso "hoy, hoy, hoy" mostró firmeza en sus posiciones y, aunque no animó particularmente el debate conceptual, logró convencer a la población de que era algo así como indomable. Unas semanas más tarde se convirtió en el 1er. presidente de oposición.

Está claro que un buen desempeño en un debate puede cambiar el rumbo de una elección. Kennedy y Reagan ganaron la presidencia con sendos nocauts y, prácticamente, con una sola frase letal. ¿Será esto a lo que temen los políticos mexicanos, que los pudieran dejar tirados en la lona con un solo golpe? ¿Será por eso que el formato mexicano es tan acartonado?

Es hora de que los debates cambien radicalmente en México. A los votantes nos interesa saber cómo reaccionan los candidatos bajo presión, cómo articulan las ideas, cómo habrán de comportarse cuando ocupen un puesto de importancia. Para ello es necesario que los conductores de los debates sean periodistas o intelectuales reconocidos que no se limiten a dar la palabra a uno tras otro, sino que formulen las preguntas difíciles y busquen despejar las dudas que tienen los electores. Actualmente, un simple reloj de pared podría cumplir con las funciones del moderador.

Por decisión de los partidos políticos, las cámaras no puede realizar tomas abiertas para observar las reacciones de los demás candidatos. En el mejor estilo soviético, los aspirantes son enfocados individualmente, no vaya a ser que los televidentes observemos si los demás toman notas, se rascan la cabeza o hacen gestos de desaprobación. Más allá de las imágenes, lo que provoca este formato es que algún candidato cuestionado o aludido por los demás simplemente ignore las críticas y se apegue a su guión, cerrando la posibilidad de un intercambio de ideas, que de eso se trata cualquier debate. A como estamos actualmente, perfectamente podrían grabar a cada uno en su casa y pasarnos un video.

Actualmente, quienes conducen los debates no tienen otra función más que decir: "ahora iniciamos el segmento de seguridad, la economía o la salud y para ello cada candidato tiene un minuto y medio". Sería mucho más relevante que los aspirantes a un puesto público pudieran responder para qué quieren ser presidentes o gobernadores, cómo piensan atender la inseguridad, la impunidad y la corrupción, qué estrategia tienen en mente para dinamizar el crecimiento económico y paliar la desigualdad social, qué le dirían a Trump, qué tipo de país visualizan y cómo le harían para construirlo.

El "debate" que sostuvieron los candidatos a gobernar el Estado de México marcó un nuevo récord de pobreza intelectual, carencia de propuestas y de habilidad personal y política para contrastar ideas. Lo verdaderamente grave es que, más allá de la actuación de los candidatos, son los partidos políticos los que deciden el formato de los debates. Esto indica que el año próximo los candidatos a la Presidencia deberán ajustarse a las mismas reglas.

Enrique Berruga Filloy
(v.periódico El Universal en línea del 4 de mayo de 2017).

Querida Conago, un favor: quédate con Mancera.

Échanos la mano para que no vuelva.

Permíteme dar argumentos para que valores lo provechoso que resultaría a los gobernadores atender mi petición.

El señor Mancera, por ejemplo, te puede resultar un excelente apagafuegos en las más diversas temáticas. Es su especialidad: hacer como que hace y, ante cualquier problema, cambiar la conversación.

Pongamos que un gobernador tiene reclamos de falta de transparencia en su gestión. Mancera podría mostrarle cómo él cierra el acceso a la información y a pesar de ello presumir que tiene un gobierno transparente. En ese renglón, que me perdone Beto el Boticario, es un magazo.

O digamos que la delincuencia organizada se asienta en una Entidad. Mancera podría llevarles el manual de cómo vez tras vez una realidad evidente (el ejercicio que ayer hizo al respecto el diario Reforma, compilando las 10 ocasiones en que el jefe de gobierno -es un decir- ha negado al crimen organizado, es ejemplar).

Si se diera el caso, en cambio, de que una Entidad enfrenta una emergencia ambiental, tienes querida Conago la ventaja de que Mancera podría llevarse con él a Tanya Müller, una funcionaria del medio ambiente enamorada del concreto. Tienen bien ensayado un numerito negacionista tan perfecto que logra que, exasperada por la indolencia gubernamental, la ciudadanía deje en un 2o. plano el problema ecológico.

¿Problemas de transporte y movilidad? Nadie como Mancera y Héctor Serrano. Ellos pueden dar asesorías sobre gatopardismo: prometen que con la nueva tarifa todo cambiará para, ya se sabe, quedar igual. Es un show anual garantizado.

¿Que las denuncias de robos están en la capital en su máximo en 5 años? No importa, él hablará de que la Conago no es su plataforma presidencial. Así cambia de tema.

Piénsalo Conago, puedes ganar mucho llevándote a Mancera. Mira: No hay mejor animador de eventos dominicales. Hace lo que tenga que hacer y se viste de lo que se tenga que vestir para ello. De verdad.

Y nadie tiene su genio para inventar eventos gratis en la plaza pública. Así, gratis: sin informes sobre quién paga estrados, sonido, vallas, logística... Gratis. Nadie sabe quién paga sus viajes. Nadie sabe quién viaja en el helicóptero con él. Nadie sabe si está o no en la ciudad porque da lo mismo: si sube el crimen, es problema del sistema de justicia, si se mueren 7 albañiles en una obra denunciada como ilegal, pone cara dura (es un decir) y anuncia que ahora sí actuará contra los abusos inmobiliarios.

De verdad, Conago, te conviene. Los gobernadores lo adorarán. Nadie como él para ser como ellos.

Salvador Camarena
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 4 de mayo de 2017).

Siguen apareciendo videos de Eva Cadena, la candidata de Morena en las Choapas, Veracruz, y diputada local con licencia de ese partido. Ahora recibiendo un millón de pesos para impulsar una iniciativa de ley en el congreso local. Es el 3er. video en el que aparece la candidata de Morena y López Obrador que salió primero en defensa de Eva Cadena y que después, en un largo video, dijo que a Eva la habían "chamaqueado" y que todo era una artimaña de "la mafia del poder", ha guardado silencio. Dijimos entonces que chamaqueada o no, lo ocurrido era un delito que se persigue de oficio, mismo que con los nuevos videos se ha multiplicado por tres. Dijimos también que Cadena y López Obrador deben dar una explicación ante las autoridades de qué pasó con ese dinero, si llegó o no a la campaña de Morena.

Tampoco se dan explicaciones verosímiles de los descuentos salariales que la candidata de Morena en el Estado de México, Delfina Gómez, hizo a sus policías en el municipio de Texcoco para entregarlos a Higinio Martínez, su jefe político en Morena. Decir que fueron descuentos "solicitados" por los trabajadores es una burla. Pero ni para Eva ni para Delfina ha llegado un solo reclamo de López Obrador, y nunca el líder de Morena se ha dignado explicar qué pasó con esos recursos.

Jorge Fernández Menéndez
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 4 de mayo de 2017).
El Pejetón.

(V.periódico El Financiero en línea del 2 de mayo de 2017).


En el monótono, insulso y carente de fondo debate de los candidatos a la gubernatura del Estado de México, Delfina Gómez, la que va por Morena, tuvo que reconocer que a sus trabajadores les retiraba diezmo para fondo de su campaña que resultó la equivalencia a más de 70 quincenas con un monto de pasados los 13 millones, declarando que no se juntó cantidad tal por petición suya... Que fueron los trabajadores mismos quienes se lo "ofrecieron" que restaran de sus nóminas la colaboración. Claro, no hay que pensar mal que haya sido imposición, cuando la bonanza campea en la economía de los que laboran.

Francisco Baruqui
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 1o.de mayo de 2017).

En el ambiente político lo importante no son los resultados sino los padrinazgos.

5 años después, y en vísperas de un nuevo temporal de campañas y promesas, tenemos que tomar conciencia de que la mayor parte de nuestros funcionarios han fracasado justamente en lo que era lo más importante y decisivo para el presente y el futuro del país, y que no obstante su estrepitoso fracaso, ya se andan postulando para nuevos cargos como si su pasada gestión hubiese sido exitosa; diputados, senadores, alcaldes, regidores, gobernadores y lo que se junte, que durante todo este periodo de tiempo no hicieron nada que fuese en verdad significativo, ahora aspiran a un nuevo puesto para hacer lo mismo.

La urgente reforma del sistema político solamente recibió pequeños remiendos que ya se volvieron a romper, el ejercicio de la justicia empeoró, la gestión pública, aún de los partidos más nuevos y presuntuosos no hizo sino repetir las mismas acciones torpes y amañadas, la condición económica del país se hundió todavía más con una moneda devaluada, una deuda exorbitante, una nómina desproporcionada, desfalcos escandalosos, reformas retrogradas; la pobreza creció, disminuyeron las posibilidades de crecimiento y desarrollo, la inseguridad se ha vuelto cotidiana y expansiva y la nación entera sigue a merced de los cárteles delincuenciales ¿Qué ha sido entonces lo bueno? Desde la gestión pública, muy poco, desde la sociedad infinidad de cosas, la primera de todas, el que la gente siga trabajando a pesar de los mil y un obstáculos provenientes de la administración pública en todos sus órdenes y niveles. Lo bueno cuenta, sí, pero no para los bonos del gobierno.

Armando González Escoto
(v.pág.3-B del periódico El Informador del 30 de abril de 2017).

La corrupción es el gran problema de México. Tras décadas de instituciones débiles, el país es presa de una espiral incomparable de casos de abuso de los recursos públicos. Basta con abrir la prensa todos los días para encontrarnos: escándalos de gobernadores, señalamientos de la Auditoría Superior, campañas financiadas con dinero irregular o ilícito, políticos con órdenes de aprehensión o cadenas de favores que hermanan a políticos y a empresarios. Los políticos se tiran los unos a los otros en una inigualable competencia por ver quien tiene las manos más sucias. Y aparece en el horizonte la trillada frase: "todos los políticos son iguales". Ese mantra que se repite incesantemente.

No es cierto que todos los políticos sean iguales. Ni tampoco es cierto que todos los partidos políticos hayan tolerado la corrupción de la misma manera. Cualquier organización humana es susceptible de corrupción, sin duda. Desde la iglesia hasta las escuelas o asociaciones de la sociedad civil. Siempre habrá quien quiera lucrar con lo que es de todos o abusar de la confianza de una institución. Por lo tanto, el principal debate cuando hablamos de corrupción no es si podemos erradicarla, sino: ¿Cómo reaccionan los políticos cuando aparecen casos de corrupción? ¿Comienzan una batalla contra los corruptos o se ponen de acuerdo para protegerse los unos a los otros? ¿Son espejo de cambio o prefiere encubrir a aquellos que transpiran corrupción?

Eva Cadena fue el videoescándalo de la semana. Una operadora política del M