Futuras reglas de ortografía de la lengua española

La Real Academia de la Lengua dará a conocer próximamente la reforma modelo 2012 de la ortografía española que tiene como objetivo unificar el español como lengua universal de los hispanoparlantes. Me han enviado, con carácter exclusivo, un documento reservado que revela cómo se llevará a cabo dicha reforma. Será, pues, una enmienda paulatina, que entrará en vigor poco a poco, para evitar confusiones. La reforma hará mucho más simple el castellano de todos los días, pondrá fin a los problemas de ortografía que tienden trampas a futbolistas, abogados y arquitectos de otros países, especialmente los iberoamericanos, y hará que nos entendamos de manera universal quienes hablamos esta noble lengua. De acuerdo con el expediente confidencial, la reforma se introducirá en las siguientes etapas anuales:

  1. Supresión de las diferencias entre C, Q y K. Komo despegue del Plan, todo sonido parecido al de la K (este fonema tiene su definición téknika lingüistika, pero konfundiría mucho si la mencionamos aki) será asumido por esta letra. En adelante, pues, se eskribirá kasa, keso, Kijote.
  2. También se simplifikará el sonido de la C y la Z para igualarnos a nuestros hermanos hispanoparlantes que convierten todas estas letras en un úniko fonema, kon lo kual sobrarán la C y la Z: "el sapato de Sesilia es asul".
  3. Por otro lado desapareserá la doble C y será reemplasada por X: "Tuve un axidente en la Avenida Oxidental". Grasias a esta modifikasión los españoles no tendrán ventajas ortográfikas frente a otros pueblos hispanoparlantes por su extraña pronunsiasión de siertas letras.
  4. Así mismo, se funden la B kon la V: ya ke no existe en español diferensia alguna entre el sonido de la B larga y la V chikita. Por lo kual, a partir del segundo año, desapareserá la V y beremos kómo bastará con la B para ke bibamos felises y kontentos.
  5. Pasa lo mismo kon la elle y la ye. Todo se eskribirá con "Y". "Yébeme de paseo a Sebiya, señor Biyar". Esta integración probokará el agradesimiento general de kienes hablan kasteyano, desde Balensia hasta Bolibia. Toda B será de baca, toda B será de burro.
  6. La hache kuya presensia es un fantasma en nuestra lengua, kedará suprimida por kompleto: así, ablaremos de abichuelas o alkool.
  7. A partir del terser año de esta implantasión, y para mayor konsistensia, todo sonido de erre se eskribirá con doble r: "Rroberto me rregaló una rradio". No tendremos ke pensarr como se eskribe sanaoria, y se akabarán esas complikadas y umiyantes distinsiones entre echo y hecho. Ya no abrá ke desperdisiarr más oras de estudio en semejante kuestión ke nos tenía arrtos.
  8. Para ebitarr otros problemas orrtográfikos se fusionan la G y la J, para que así jitano se eskriba komo jirafa y jeranio komo jefe. Ahora todo ba con jota: "El jeneral jestionó la jerencia". No ay duda ke esta sensiya modifikasión ará que ablemos y eskribamos todos con más rregularidad y rrápido rritmo.
  9. Orrible kalamidad del kasteyano, en jeneral, son las tildes o asentos. Esta sankadiya kotidiana jenerará una axión desisiba en la rreforma: aremos como el inglés, que a triunfado uniberrsalmente sin tildes.
  10. Kedaran ellas kanseladas desde el kuarrto año, y abran de serr el sentido komun y la intelijensia cayejera los ke digan a ke se rrefiere kada bocablo. Berrbigrasia: "¿Komo komo komo? Komo komo komo."
  11. Las konsonantes ST, PS o PT juntas kedaran komo simples T o S kon el fin de aproximarrnos lo maximo posible a la pronunsiasion iberoamerikana. Kon el cambio anteriorr diremos ke etas propuetas osionales etan detinadas a mejorar ete etado konfuso de la lengua.
  12. Tambien seran proibidas sierrtas konsonantes finales ke incomodan y poko ayudan al siudadano. Asi, se dira: "¿Ke ora e en tu rrelo?", "As un ueko en la pare" y "La mita de lo aorro son de Matia". Entre ella, se suprimiran las ese de lo plurale, de manera ke diremo "la mujere o lo ombre".
  13. Despue yegara la eliminasion de la D del parrtisipio pasao y kanselasion de lo artikulo. El uso a impuesto ke no se diga ya bailado sino bailao, erbido sino erbio y benido sino benio. Kabibajo asetaremo eta kotumbre bulgarr, ya ke el pueblo ya no manda, al fin y al kabo; desde el kinto año kedaran suprimida esa D interbokalika ke la jente no pronunsia.
  14. Adema, y konsiderando ke el latin no tenia artikulo y nosotro no debemo inbentarr kosa ke nuetro padre latin rrechasaba, kateyano karesera de artikulo. Sera poko enrredao a prinsipio, y ablaremo komo fubolita yugolabo, pero depue todo extranjero beran ke tarea de aprende nuevo idioma rresulta ma fasil. Profesore terrminaran benerando akademiko ke an desidio ase rreforma klabe pa ke sere umano ke bibimo en nasione ispanoablante gosemo berrdaderamente de idioma de Serrbante y Kebedo.

Eso si, nunka asetaremo ke potensia extranjera token kabeyo de letra Ñ. Eñe rrepresenta balore ma elebao de tradision ispanika y primero kaeremo muerrto ante ke aseta bejasione a simbolo ke a sio korason bibificante de itoria katisa española uniberrsa.


Por lo que quizá sea sólo hastío, uno termina por resignarse a la aparentemente progresiva e imparable extinción del cuidado de la ortografía. La alternativa es vivir en un estado de irritación mezclada con impotencia, en una confrontación continua con la realidad adversa e incorregible que únicamente puede conducir a la desesperación. Y no únicamente porque parezca que no hay remedio, sino porque además se pensaría que a nadie le importa que lo haya. Son incontables las ocasiones para suponer que la buena ortografía -y ya no hablemos de la corrección gramatical- no interesa a nadie, como no sea a los neuróticos que la echamos de menos e imaginamos, ingenuamente, que está al alcance de quien se proponga cultivarla.

Es fácil dar con esas ocasiones en la prensa diaria, en la publicidad, en la televisión, pero también en libros y revistas en que la abundancia de infracciones evidencia la desatención imperante por una materia que acaba por parecer una suerte de superchería inútil. Y no se diga en las comunicaciones veloces que facilita Internet: correos electrónicos, mensajes de texto, Twitter, Facebook, blogs, etc. Lo normal es el error (que ha de distinguirse de la errata, al fin reconocible en su carácter accidental), y lo anómalo es que haya pocos: ¿qué sentido tiene obstinarse en desear que sea de otra forma?

Pienso en esto porque, hace 2 días, se presentó en Madrid la Ortografía Básica de la Real Academia Española: una versión sintetizada de la ortografía de la lengua española dada a conocer en diciembre de 2010 (aquí, durante la FIL) que pretende ser más accesible para el público que, idóneamente, tendría que acudir a ella para escribir sin faltas. Por discutible que sea -recuérdense aquellas disposiciones que causaron revuelo en su momento, como la recomendación de omitir la tilde en «sólo» y suprimirla de plano en «guión», etcéteras-, lo desolador está en sospechar lo poco o nada atendida que llegará a ser. Y en verificar lo que esta tara imperante significa en la descomposición de una sociedad en la que la educación es una catástrofe de proporciones inconcebibles -y uno de sus síntomas lo pésimamente que se escribe y se lee- como Claudio Magris escribió una vez, «la corrección lingüística es la premisa de la claridad moral y de la honestidad». ¿Será una exageración entenderlo así?

José Israel Carranza
(v.pág.7 de la sección "gente!" del periódico Mural del 10 de mayo de 2012).


Regreso a mi página base Regreso a mi página base
El Tesoro de la Jumentud > La página de las cosas que debemos saber > Futuras reglas de ortografía de la lengua española
Powered by Linux