Ideario Cuauhtémoc



Don Eugenio Garza Sada

Estos son un grupo de principios que fueron escritos y distribuidos bajo la supervisión de Don Eugenio Garza Sada entre sus compañeros de trabajo:
  1. Reconocer el mérito de los demás por la parte que hayan tomado en el éxito de la Empresa y señalarlo de manera espontánea, pronta y pública. Usurpar ese crédito, atribuirse a sí mismo méritos que corresponden a quienes trabajan a las órdenes propias, sería un acto innoble, segaría una fuente de afecto e incapacitaría para comportarse como corresponde a un ejecutivo.
  2. Controlar el temperamento. Debe tenerse capacidad para dirimir pacífica y razonablemente cualquier problema o situación, por irritantes que sean las provocaciones que haya que tolerar. Quien sea incapaz de dominar sus propios impulsos y expresiones, no puede actuar como director de una empresa. El verdadero ejecutivo abdica el derecho a la ira.
  3. Nunca hacer burla de nadie ni de nada. Evitar las bromas hirientes o de doble sentido. Tener en cuenta que la herida que asesta un sarcasmo, nunca cicatriza.
  4. Ser cortés. No protocolario, pero sí atento a que los demás encuentren gratos los momentos de la propia compañía.
  5. Ser tolerante de las faltas que puedan encontrarse en la raza, color, modales, educación o idiosincrasia de los demás.
  6. Ser puntual. Quien no puede guardar sus citas, muy pronto se constituirá en un estorbo.
  7. Si uno es vanidoso, hay que ocultarlo como el secreto más íntimo. Un ejecutivo no puede exhibir arrogancia ni autocomplacencia. Cuántas veces los fracasos de hombres bien conocidos confirman el adagio de "el orgullo antecede a la caída". Cuando uno empiece a decir que los otros empleados son torpes, o que los clientes son mezquinos o necios, habrá empezado a meterse en embrollos.
  8. No alterar la verdad. Lo que uno afirme, debe hacerlo reflexionando; y lo que prometa, debe cumplirlo. Las verdades a medias pueden ocultar errores, pero por poco tiempo. La mentira opera como un bumerang.
  9. Dejar que los demás se explayen, especialmente los colaboradores, hasta que lleguen al verdadero fondo del problema, aunque tenga que escuchárseles con paciencia durante una hora. Haría uno un pobre papel como director, si dominara una conversación en vez de limitarse a encauzarla.
  10. Expresarse concisamente, con claridad y completamente, sobre todo al dar instrucciones. Nunca estorba un buen diccionario a mano.
  11. Depurar el vocabulario. Eliminar las interjecciones. Las voces vulgares y los giros familiares debilitan la expresión y crean malentendidos. Para demoler verbalmente a sus enemigos, los grandes parlamentarios nunca emplearon una sola expresión vulgar.
  12. Asegurarse de disfrutar el trabajo. Es muy legítimo tener pasatiempos predilectos e intereses en otras cosas, pero si se estima como un sacrificio venir los sábados o quedarse en la oficina más allá del horario en caso preciso, entonces lo que se necesita es un descanso y otra compañía en donde trabajar.
  13. Reconocer el enorme valor del trabajador manual, cuya productividad hace posible la posición directiva y afirma el futuro de ambos.
  14. Pensar en el interés del negocio más que en el propio. Es buena táctica. La fidelidad a la empresa promueve el propio beneficio.
  15. Análisis por encima de la inspiración o de la intuición. Este debe ser el antecedente para actuar.
  16. La dedicación al trabajo beneficia al individuo, a la empresa y a la sociedad entera. En esto se asemeja a un sacerdocio.
  17. Ser modesto. Si no se comprende que nada tiene que ver con el valor de la persona -el tamaño del automóvil o de la casa, el número de amigos y de los clubes a los que se pertenece, o el precio del abrigo de pieles de la esposa y el rótulo de la puerta del despacho- y si esas cosas significan para uno más que la tarea bien y calladamente cumplida y los conocimientos y el refinamiento espiritual adquiridos, entonces se precisa un cambio de actitud o de trabajo.

Jalisco debe aprender de Monterrey

Para entender en Guadalajara la obra del empresario regiomontano Eugenio Garza Lagüera, fallecido el domingo pasado, hay que resaltar 2 aspectos: las circunstancias geográficas y poblacionales de Monterrey, y a su padre, don Eugenio Garza Sada, define el industrial tapatío Arturo Márquez.

Garza Sada fue un visionario: hombre de grandes empresas, "una insignia nacional" que aprovechó las ventajas comparativas de Nuevo León, y fundador de una institución educativa articulada con el sector productivo que forma profesionales cualificados: el Tecnológico de Monterrey. Eugenio Garza Lagüera fue un digno sucesor, que consolidó una visión de largo plazo para los regiomontanos.

Pero tambien a Monterrey le ha ayudado que, a diferencia de Guadalajara, es una ciudad apartada de otras poblaciones, sin tanta migración, en un terreno árido y con clima extremoso y distante, para bien, del centro del país y su corrupción, detalla Márquez. La vecindad con Estados Unidos le permitió "que pusieran los ojos en proyectos empresariales de largo plazo".

Mientras allá se reunieron las condiciones para empujar grandes proyectos, en Guadalajara se cultivó una visión donde la productividad económica se ideologizó. "Eran los tiempos de (Luis) Echeverría, cuando a los empresarios se les tachaba de 'hijos del imperio yanqui'", cuando se etiquetaba a todo como parte de la "clase obrera o la clase empresarial".

Por ese tiempo, a principios de los setenta, mientras en Monterrey moría Eugenio Garza Sada, en Guadalajara secuestraban con fatales consecuencias al cónsul británico Duncan Williams y al empresario Fernando Aranguren. "Fue la etapa negra de la Universidad de Guadalajara. Caímos en un abismo en materia educativa, apostándole a la cantidad en lugar de la calidad en los universitarios". Mientras ocurría esto en la capital de Jalisco, en la de Nuevo León se impulsaba una buena formación, sin extremismos idológicos, que hizo que incluso la universidad pública estatal se comprometiera con los grandes proyectos productivos y de desarrollo impulsados por un grupo de grandes empresarios, entre los que destacó Garza Lagüera.

Cuando los regiomontanos tuvieron problemas con sus empresas -Grupo Alfa, Altos Hornos, Cemex, los bancos y el Fobaproa- lograron que el gobierno los apoyara. "El país los ha rescatado 2, 3 veces, con los impuestos que todos pagamos, mientras en Jalisco los grandes grupos empresariales desaparecían", dice.

Arturo Márquez conoció ambas visiones desde la educación, en la Vocacional y en el estudio de ingeniería, en Guadalajara, y al cursar una maestría en la capital neoleonesa. "Allá te forman por una visión de empresa, estructurada en una pirámide de desarrollo, con una gran visión". Por eso, dice, hay que reconocer que en Guadalajara el Tec está haciendo lo mismo que en su lugar de origen, atrayendo a gente valiosa, como "Jaime Robles, que estuvo en HP, a Sergio García de Alba o Alfonso Alba", que impulsan esa misma visión.

Arturo Márquez comparte una anécdota personal. Cuando su generación de maestría en el Tec se reunió para celebrar 10 años de haber egresado, estaban reunidos en el tradicional Hotel Ancira. Eugenio Garza Lagüera se les acercó y les dijo que no se reunieran cada diez años, que estuvieran en contacto permanentemente para compartir su experiencia y enriquecerse mutuamente. "A México le hacen falta familias de conocimiento", les dijo.

"En Jalisco tenemos que mucho qué aprender de Monterrey, y de Eugenio Garza Lagüera", concluyó Arturo Márquez.

(V.pág.8-A del periódico El Informador del 28 de mayo de 2008).


Circula una anécdota de Eugenio Garza Sada, destacado empresario regiomontano, fundador del Tecnológico de Monterrey, en torno a la iniciativa privada de Jalisco: "En una reunión en el Club de Industriales en Monterrey en 1964, con motivo de un congreso de facultades de Filosofía y Letras -recuerda el historiador José María Muriá-, don Eugenio me dijo: "Jalisco tiene mal futuro". Pero le contesté que estaban dolidos porque nosotros ya teníamos un millón de habitantes, porque éramos una cuidad bella y pacífica, porque el equipo de futbol del Guadalajara les ganaba a todos, porque teníamos el primer cardenal (José Garibi Rivera, primer mexicano en alcanzar tan alta distinción) y porque teníamos al campeón mundial de box (José Becerra). Y me respondió: "Hay 2 tipos de empresarios. Su función principal es ganar dinero y generar riqueza, pero unos ganan dinero buscando el modo de crear riqueza y otros pretenden ganar más dinero ahorrando; los empresarios tapatíos son de éstos".

En esa reunión, añade el académico del Colegio de Jalisco, el filántropo remató: "He conocido empresarios (de Guadalajara) que viven en auténticas residencias y trabajan en verdaderos muladares. Visite los baños de las empresas o fábricas... ahorran hasta en papel del baño".

(V.pág.6-B del periódico El Informador del 3 de marzo de 2010).


Discurso durante el sepelio de don Eugenio Garza Sada por Ricardo Margáin (18 de septiembre de 1973)

Sepelio de don Eugenio Garza Sada.

Señor Presidente, Luis Echeverría Álvarez, señor Gobernador, Dr.Pedro G.Zorrilla Martínez, señoras y señores:

Estamos todos enterados de la forma alevosa, cobarde, inaudita en que fue acribillado a tiros de metralleta un regiomontano ilustre el Sr. Eugenio Garza Sada. También lo fueron los señores Bernardo Chapa y Modesto Hernández, personas que lo acompañaban y que en estos momentos son también inhumados por sus familiares y amigos.

Existen ocasiones, ciertos momentos en la vida de los pueblos y en la historia de las ciudades en las que los hechos son más elocuentes que las palabras. Ésta es una de esas ocasiones. Contemplar esta multitud en la que se encuentran, como siempre ha sucedido en Monterrey, unidas todas las clases sociales, nos hace reflexionar en la calidad humana y moral de don Eugenio.

Esta industriosa ciudad que fue usufructuaria de sus altas virtudes se halla consternada al no poder contar más con el consejo certero y el impulso creador de este noble mexicano que no buscaba el aplauso de las multitudes, pero que sí puso al servicio de los necesitados su gran capacidad, sus propios recursos, su infatigable voluntad y, sobre todo, su gran amor por México.

No es exagerar nuestros conceptos si afirmamos que no había causa noble, empresa generosa, obra benéfica que no fuera estimulada por este hombre extraordinario que enseñaba con el ejemplo. En lo social, se adelantó a su tiempo. Sin duda alguna su obra cumbre lo fue el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey que nacido de su visionaria inspiración, recibió su orientación y el impulso creador de su tenaz voluntad. Por eso sentimos que su muerte puede constituir un auténtico duelo nacional.

Que sus asesinos y quienes armaron sus manos y envenenaron sus mentes merecen el más enérgico de los castigos, es una verdad irrebatible. Pero no es esto lo que preocupa a nuestra ciudad. Lo que alarma no es tan sólo lo que hicieron, sino por qué pudieron hacerlo.

La respuesta es muy sencilla, aunque a la vez amarga y dolorosa: sólo se puede actuar impunemente cuando se ha perdido el respeto a la autoridad; cuando el estado deja de mantener el orden público; cuando no tan sólo se deja que tengan libre cauce las más negativas ideologías, sino que además se les permite que cosechen sus frutos negativos de odio, destrucción y muerte.

Cuando se ha propiciado desde el poder a base de declaraciones y discursos el ataque reiterado al sector privado, del cual formaba parte destacada el occiso, sin otra finalidad aparente que fomentar la división y el odio entre las clases sociales. Cuando no se desaprovecha ocasión para favorecer y ayudar todo cuanto tenga relación con las ideas marxistas a sabiendas de que el pueblo mexicano repudia este sistema opresor.

Es duro decir lo anterior, pero creemos que es una realidad que salta a la vista. Por doquier vemos el desorden instituido que casi parece desembocar en la anarquía, se suceden los choques sangrientos; las Universidades se encuentran convertidas en tierra de nadie; se otorgan mayores garantías al delincuente común que al ciudadano pacífico que se ve sujeto a atentados dinamiteros, asaltos bancarios, destrucción y muerte, eso es lo que los medios de comunicación nos informan cada día, cuando no tenemos que sufrirlos en carne propia o en la de familiares o amigos. Y a todo esto no se le pone remedio en la medida del daño que causa.

Las fuerzas negativas que rayan en la impunidad delictuosa parecen haber encontrado como campo propicio nuestro país. Mientras todos hacemos esfuerzos sobrehumanos por ayudar a resolver los gravísimos problemas económicos que amenazan culminar en una crisis, se permiten las más nocivas ideologías, que propugnan por todo aquello que va en contra de lo verdadero y constructivo. Es decir, contra nuestra forma de vida, contra nuestros más preciados valores y contra nuestros más legítimos derechos.

Urge que el gobierno tome, con la gravedad que el caso demanda, medidas enérgicas, adecuadas y efectivas que hagan renacer la confianza en el pueblo mexicano. Unos desean invertir sus capitales, pero temen hacerlo, otros, los industriales y comerciantes, quisieran fortalecer su confianza en el futuro porque se trata del futuro de la Patria. Los más se preguntan con legítimo derecho hacia dónde va la Nación y cuál será el porvenir que les espera a nuestros hijos.

Cierto que es difícil tener confianza en el futuro cuando el mismo se perfila en el horizonte bajo los nubarrones negros de la tormenta o el rojo vivo de la sangre derramada. Pero a pesar de todo hay esperanza y hay patriotismo; esos mismos atributos que tanto pudimos apreciar en la persona del desaparecido.

Con sinceridad creemos que si es necesario que se reexaminen actitudes del pasado, es el momento de hacerlo. Si en algo o en mucho se ha fallado, es el momento de corregir el rumbo. Si se ha malinterpretado la acción prudente de la autoridad, que la misma se haga sentir en forma seria y responsable. Sobre el interés individual o de grupos ideológicos se encuentra, al menos así lo piensan las instituciones del sector privado, el interés de la Patria.

El pueblo mexicano, y en especial el de Nuevo León, es un pueblo que busca realizar su propio destino y que cree que el trabajo es una de las más elevadas formas de expresión de la personalidad humana que desea y anhela superarse, pero ello sólo puede realizarlo en un ambiente de paz, orden, tranquilidad y reconocimiento pleno de sus derechos. Es decir, en un ambiente en que la autoridad reprima toda transgresión del orden constitucional, ya que este principio es lo que legitima el poder y el único que justifica el derecho moral de mandar.

Poner un hasta aquí a quienes mediante agitaciones estériles y actos delictivos y declaraciones oficiales injuriosas amenazan con socavar los cimientos de la Patria es un deber ineludible que amerita atención inmediata. No hacerlo puede sumir a nuestro país en la más profunda de las anarquías, conducirlo por senderos de violencia y acabar con su precaria estabilidad política y económica. Hacer lo contrario es abrir las puertas de la prosperidad y del progreso para todos.

Que los lamentables acontecimientos que segaron estas vidas útiles sirvan al menos para poner de manifiesto hasta dónde se puede llegar cuando se dejan de reconocer o se combaten inexplicablemente los valores primarios que deben existir en toda sociedad auténticamente democrática cuando no se quieren respetar los derechos por igual por quienes tienen la obligación de garantizar el orden público y la seguridad de las personas.

Si conforme al Libro Sagrado existe un tiempo de vivir y un tiempo de morir podemos decir que don Eugenio vivió intensamente. Nosotros somos, todos y cada uno los mejores testigos de ello. Él ha dejado concluida su labor en esta tierra. Su esfuerzo ha fructificado y seguirá fructificando día a día y momento a momento; su recuerdo deja entre nosotros la imagen del hombre sincero, sencillo, modesto, leal a sus convicciones que como he dicho supo vivir y supo morir.

Tal vez la mejor herencia que deja a esta tierra regiomontana y, por qué no decirlo, a México, son sus obras y son sus hijos, seguramente continuadores de sus elevados principios y reconocido altruismo. Es por ello que para terminar estas palabras y haciéndome eco de sus sentimientos filiales que quisieran decir al Padre que se ausenta, voy a terminarlas con el pensamiento del poeta:

"Sin que lo sepa nadie, guardando igual misterio,
en dos sepulcros tienes augusta posesión;
el uno, donde duermes, es este cementerio,
el otro, donde vives es nuestro corazón".


Linux rules!

Regreso a mi página base Regreso a mi página base
El Tesoro de la Jumentud > La página de nuestra vida > Ideario Cuauhtémoc