Hombres incomprendidos


Si le dices lo guapa que es: es acoso sexual
Si no se lo dices: es la típica indiferencia machista
Si lloras: eres débil
Si no lo haces: eres un imbécil insensible
Si un hombre le pega a una mujer: es violencia doméstica
Si una mujer le pega a un hombre: es defensa propia
Si él toma una decisión sin consultarla a ella: es machismo
Si ella toma una decisión sin consultarlo a él: es una mujer liberada
Si él le pide a ella que haga algo que no quiere hacer: es dominación
Si ella se lo pide a él: es un favor
Si sabes apreciar sus curvas y el encanto de su ropa interior: eres un pervertido
Si no te das cuenta de ello: eres un maricón
Si te gustan las mujeres que se cuidan y se arreglan: eres un sexista
Si no te importan esos detales: eres poco romántico
Si le regalas flores: es que buscas algo o te remuerde la conciencia
Si no se las regalas: eres un desgraciado sin detalles
Si estás orgulloso de tus éxitos: eres un creído
Si no lo estás: eres un conformista
Si le pides echar un "yea-yea": no piensas más que en sexo
Si estás destrozado después de un mal día de trabajo: no te preocupan para nada sus necesidades
Si te duele la cabeza: es porque ya no la quieres
Si a ella le duele: es porque está cansada
Si te apetece hacerlo muy a menudo: estás enfermo mental
Si no te apetece: seguro que tienes OTRA!!!
Si no quieres casarte: tienes miedo a los compromisos y te falta seriedad
Si ella es la que no quiere casarse: es independiente y autosuficiente

Mujer:

  1. si piensas que estás gorda, muy probablemente sea cierto. No me preguntes. Me negaré a responder. Las básculas no mienten ni están desajustadas. Para eso las inventaron: para pesar.
  2. si no te vistes como modelo de ropa íntima, no esperas que me comporte como galán de telenovela.
  3. si quieres algo... pídelo. Dejemos esto en claro: LOS HOMBRES SOMOS SIMPLES. Las indirectas "sutiles" no funcionan. Las indirectas "directas" no funcionan. Las indirectas "muy obvias" tampoco funcionan. Por lo tanto: di las cosas tal como son.
  4. si haces una pregunta para la que no quieres respuesta, no te extrañe recibir una contestación que no quieres oír.
  5. somos SIMPLES. Si te pido que me pases el pan, por favor, sólo quiero decir eso. No te estoy reprochando que no esté puesto sobre la mesa, ni estoy insinuando que preferiría tortillas. No hay segundas intenciones ni mensajes ocultos... De verdad, todos los hombres SOMOS SIMPLES.
  6. somos SIMPLES. No hace falta que preguntes en qué estoy pensando. El 96.5% de las veces será en "sexo". Y no, no es que seamos unos "marranos pervertidos", es, simplemente, lo que más nos gusta somos jóvenes ya que, desgraciadamente, SOMOS SIMPLES.
  7. a veces no estoy pensando en ti. No pasa nada. Por favor acostúmbrate a eso. No me preguntes en qué estoy pensando a menos que estés lista para hablar de temas como política, economía, fútbol, coches deportivos, etc.
  8. ir de compras no es divertido, y no, nunca voy a considerarlo de esa manera. Mucho menos si no sé ni siquiera lo que ando buscando.
  9. cuando tengamos que ir a alguna parte, absolutamente cualquier cosa que te pongas está bien. ¡DE VERDAD!
  10. tienes suficiente ropa. Tienes demasiados zapatos. Y las ofertas de ropa no son verídicas. Nadie te regala nada. ¡NADIE!
  11. llorar es chantaje. Así de sencillo.
  12. el salón de belleza no es lugar para los hombres. Para eso hay peluquerías. Además, no hay corte, tinte o peinado que valga lo que ustedes pagan, para que luego se quejen de que no les gustó y paguen el doble por corregirlo.
  13. la mayoría de los hombres tenemos tres pares de zapatos. Insisto: SOMOS SIMPLES. Por lo mismo: ¿qué te hace pensar que sirvo para decidir cuál par de los treinta que tienes se te ve mejor?
  14. respuestas sencillas, como un "SI" o un "NO", son perfectamente aceptables para cualquier pregunta.
  15. acude a mí con un problema sólo si quieres ayuda para resolverlo. Para eso sirvo. No me pidas empatía como si fuera yo una de tus amigas.
  16. un dolor de cabeza que dura 17 meses es un problema. Que te vea un médico. En comparación, una uña con el esmalte corrido o una pantimedia jalada NO son un problema. Creeme que los hombres, SIMPLES como somos, lo último que vemos en una mujer son sus uñas. Quien te diga lo contrario miente, o te lo dice para ver si así logra lo que en realidad pretende el 96.5% del tiempo.
  17. si algo que dije se puede interpretar de dos formas distintas, y una de ellas hace que te entristezcas o te enojes, mi intención era decir la otra.
  18. TODOS los hombres vemos nada más 16 colores. Manzana y durazno son frutas, no colores. Por cierto, ¿qué diablos es el color"fucsia"? Es más: ¿cómo carajos se escribe?
  19. si te pregunto si pasa algo malo y tu respuesta es: "no, nada", te creeré y reaccionaré como si nada malo pasara. No buscaré otro significado, pues mi pregunta fue clara y directa.
  20. no me preguntes si te quiero. Ten la seguridad de que si no te quisiera, no estaría contigo. Y obviamente, tampoco es necesario que trates de averiguar cuánto te quiero.
  21. la simpleza del hombre radica en que es un animal instintivo. La mujer es un ente emocional. No le pidas peras a un manzano.
  22. donde tenga picazón, me voy a rascar.
  23. a los hombres en realidad no nos molesta dormir en el sofá. Es como ir de campamento.
  24. una regla genérica: ante cualquier duda sobre nosotros, piensa siempre lo más sencillo. Recuerda: SOMOS SIMPLES.

Hacer feliz a una mujer es fácil, sólo se necesita ser:
  1. amigo
  2. compañero
  3. amante
  4. hermano
  5. padre
  6. maestro
  7. educador
  8. cocinero
  9. mecánico
  10. plomero
  11. decorador de interiores
  12. estilista
  13. electricista
  14. sexólogo
  15. gineco-obstreta
  16. sicólogo
  17. siquiatra
  18. terapeuta
  19. audaz
  20. simpático
  21. atlético
  22. cariñoso
  23. atento
  24. caballeroso
  25. inteligente
  26. imaginativo
  27. creativo
  28. dulce
  29. fuerte
  30. comprensivo
  31. tolerante
  32. prudente
  33. ambicioso
  34. capaz
  35. valiente
  36. decidido
  37. confiable
  38. respetuoso
  39. apasionado
  40. y, sobre todo, muy solvente.
Además hay que poner atención en:
  1. no ser celoso, pero tampoco desinteresado
  2. llevarse bien con su familia, pero no dedicarles más tiempo que a ella
  3. darle su espacio, pero mostrarse preocupado por dónde estuvo
  4. y no olvidar las fechas de cumpleaños, aniversario de novios, de boda, de graduación, de santo, del primer beso, del cumpleaños de la tía y del hermano o hermana más querida, de los abuelos y de la mejor amiga.
Hacer feliz a un hombre es fácil, se necesita:
  1. sexo
  2. comida
  3. y bebida.

Un hombre pagará $2 por algo que vale $1 y que realmente necesita.
Una mujer pagará $1 por algo que vale $2 y que para nada necesita.

Experiencias de un hombre a través de la vida:

Cuando cumplí 13 años esperaba algún día tener una novia.

A los 16 tuve una novia, pero no había pasión. Entonces decidí que necesitaba una mujer apasionada, con ganas de vivir.

En la facultad salí con una mujer apasionada, pero era demasiado emocional. Todo era terrible, era la reina de los dramas, lloraba todo el tiempo y amenazaba con suicidarse. Entonces decidí que necesitaba una mujer estable.

Cuando tuve 25 años encontré una mujer muy estable, pero aburrida. Era totalmente predecible y nunca la excitaba nada. La vida se hizo tan plomiza que decidí que necesitaba una mujer más emocionante.

A los 28 años encontré una mujer excitante, pero no pude seguir su ritmo. Iba de un lado a otro sin detenerse en nada. Hacía cosas impetuosas y coqueteaba con cualquiera que se le cruzara. Me hizo tan miserable como feliz. De entrada fue divertida y energizante, pero sin futuro.

Entonces decidí buscar una mujer con alguna ambición. Cuando llegué a los 31, encontré una chica inteligente, ambiciosa y con los pies sobre la tierra. Decidí casarme... Era tan ambiciosa que me pidió el divorcio y se quedó con todo lo que yo tenía.

Ahora, a los 40, me gustan las mujeres con buen cuerpo.


Lector de esta página que solicitó mantener su identidad oculta, por temor a represalias.


Cuentan que en la montaña más alta del Tibet vive el hombre más sabio del mundo. Cierta vez un joven fue en su búsqueda para descubrir el camino al corazón de una cierta mujer. Cuando encontró al sabio en la cumbre de la montaña más alta le preguntó:

-Maestro de los maestros, jefe de los jefes: ¿cuál es el camino más corto y seguro para el corazón de una mujer?

El maestro le respondió: -No hay camino seguro para el corazón de una mujer, hijo. Sólo senderos al borde de precipicios y caminos sin mapas o brújulas, llenos de piedras y ladeados por serpientes venenosas...

-Pero, entonces, Maestro... ¿qué debo hacer para conquistar el corazón de mi amada?

Entonces el gran gurú le dijo: -¡Oh aplicado discípulo! Conserve bien las enseñanzas que le daré ahora. Sígalas atentamente sin errar y tendrá lo que busca:

El discípulo se detiene, da media vuelta y le contesta: -Descuide, Maestro, ahora entiendo por qué hay tanto maricón...
La mujer es tan complicada que sólo puede ser comprendida por otra mujer. Decía el cínico: sólo las mujeres conocen a las mujeres, ¡y se detestan! La sociedad no puede crearse, ni la raza suceder, sin el concurso de la pareja. Las mujeres están ahí porque ahí estamos los hombres y viceversa. De pronto, a alguien se le ocurrió poner un banquito para medir estaturas entre hombres y mujeres y ellas quisieron descubrir que su lugar estaba un escaño debajo del que guardaba el hombre. No importa si esto es o no, objetivamente cierto.

Importa que la mujer crea que es cierto para que lo sea, aunque no sea cierto; y de no ser cierto, ¡no habrá poder humano ni divino que la convenza de que no es cierto si ella ya decidió que es cierto! Así de simple y resignado. Al ingreso del siglo XX, comienzan a flotar las inconformidades. Nadie ha explicado a cabalidad por qué. La mujer aguantó siglos de supeditación social pública, aunque en privado, "manejaba la tandariola". Soportó por lo menos cinco siglos de hipocresía moral, de gazmoñería sexual, de artimañas para salvar los rígidos moldes familiares de comportamiento. Nunca le interesó, realmente, aprender a leer. De hecho, en tiempos de Santo Tomás, a nadie le importaba saber cosas, ni siquiera, leer o escribir. Era hasta mal visto que el príncipe y los nobles supieran leer y escribir. Aquello era cosa de monjes o amanuenses, no de los señores importantes.

Probablemente, era también una falta de curiosidad. La sabiduría es fruto nada más que de la curiosidad. No había demasiada curiosidad por cosas que después se consideraron prohibidad y por lo tanto, ¡dignas de curiosidad! A cualquier muchacha de la Edad Media habría sorprendido la zarandaja que hoy llamamos "amor". A ninguna se le hubiera ocurrido hacer del sexo o del matrimonio un problema de personalidad. La cosa era tan normal y sencilla como comer o respirar. Como todos trabajaban en las cosas de la casa, pues a nadie le parecían desmesuradas o vejativas las tareas de la casa.

Llegado el momento, el paterfamilia, decidía con quién y cuándo casaba al hijo con la hija del de enfrente o a la hija con el hijo del vecino más sano. ¡Y se acabó! Nadie hacía drama.

Iban a las grandes catedrales o a las pequeñas: rezaban, veían los "autos sacramentales", alguna que otra ejecución pública de un hereje, si les tocaba en suerte, bailaban en las plazas públicas, comían y bebían a placer ¡y regresaban a sus labores acostumbradas! No había otra cosa que hacer. Sin cine, televisión, antro, teatro, eventos deportivos; sin luz eléctrica para leer o escribir con comodidad, y con libros secuestrados en contadísimas bibliotecas de abadías, monasterios o castillos, no se fomentaba la curiosidad por el saber.

¡Qué aburrición! ¡No sé por qué suspiran los suspirantes por el regreso de aquellos horrorosos aburridos tiempos! Hubo, sin embargo, una luz redentora: ¡los trovadores! Inventaron canciones de amor. Las muchachas entrevieron (y tenemos muchos testimonios de ese tiempo para comprobarlo), que se casaban porque debían, pero tenían un amante secreto porque querían. Y los varones eran tan desligados de esas patrañas del amor que, o no veían o se hacían de la vista gorda. Los trobadores condujeron a las mujeres al romanticismo y del romanticismo a la actual teoría de que para casarse ¡hay que estar enamorados! Eso lo impusieron, por supuesto, las mujeres.

Las mujeres también decidieron cuándo liberarse. Mentiras que los graves pensadores de la realidad sociopolítica tuvieron que ver demasiado en el asunto. Ahí tenemos, por ejemplo, el dicho de que "puede más una modista que un moralista". Cuando las mujeres deciden ponerse la minifalda, usar pantalones o enseñar el ombliguito, ¡no hay encíclica que las reduzca! Cuando optan por controlar la natalidad, ¡la controlan y ya! Se casan con quien les viene en gana y por lo general, con aquel que más mal le cae a la familia. Distribuyen el gasto hogareño, acicatean, afortunadamente, al marido; crían a sus hijos como les viene en gana y si así lo deciden, ¡representan el rol del martirologio conyugal con magistral destreza! Si existen machos mexicanos que golpean, hostigan y maltratan a sus mujeres, ¡es porque mami lo educó, y para éste no hay ni puede haber otra mejor mujer que mami!

¡Tenemos que ser feministas y partidarios de la liberación, cuanto antes, de la mujer! Defensores de su derecho a ser iguales que el hombre en la sociedad, en las profesiones y empleos. Sin embargo, estamos firmemente convencidos de que los feministas contamos demasiado poco en el asunto. Las mujeres empezaron a liberarse cuando quisieron; continúan liberándose porque quieren y terminarán de liberarse cuando les pegue la gana.

Francisco Rea González
(v.pág.7/A del periódico El Occidental del 9 de marzo de 2003).


Tiene una clara tendencia ser inteligente.

Publicado en El Informador el 26 de marzo de 2003.

Memorias de un feo


Hace unos meses me llegó un cuento que relataba la existencia de una tienda de 5 pisos que "vendía hombres" para que las mujeres escogieran el que mejor les parecía. La única instrucción que había en la entrada del primer piso era: -Puede adquirir el hombre de sus pretensiones y bolsillo, pero si no le satisface pase al siguiente nivel. Si usted decide hacerlo ya no podrá volver al anterior, hay que pensarlo muy bien. Un grupo de mujeres decidieron ingresar en busca de un marido, en el primer piso los hombres eran buenos, modestos trabajadores y cariñosos con la familia, si esto era en el primer piso qué habría en el segundo ¿se preguntaron?; así que decidieron ir al próximo. Aquí los hombres eran guapos empresarios, atentos, muy cariñosos y dedicados con la familia. No, pues si esto hay aquí ¿qué habrá en el tercero?; así que decidieron pasar al siguiente. Aquí los hombres eran sumamente cariñosos, muy buenos en la cama, con mucho prestigio social y un buen capital además capaces de convivir y atender a la familia cotidianamente. La verdad es que si esto es lo que podremos adquirir hasta ahora hay que continuar al cuarto piso, debe ser grandioso. Se toparon con hombres serenos, seguros de sí mismos, caballeros y muy atentos, capaces de compartir su tiempo y riqueza, de mucha personalidad y gran cultura con una conversación exquisita y desde luego expertos amantes. ¡No puede ser! Expresaron las damas con gran entusiasmo y ¿qué habrá en el quinto?, nosotras queremos lo mejor. Así que no dudaron en llegar al quinto piso. Al abrirse la puerta del elevador se encontraron con el siguiente letrero en la pared -Si alguna de ustedes ha llegado a este piso, es porque como muchas mujeres nunca están satisfechas con lo que tienen y por ello ahora se van a quedar sin nada, pues ya no podrán volver al anterior.

No me cabe duda que el error femenino es que es muy difícil darles gusto y siempre quieren algo más, y como no lo obtienen se la viven reclamando y exigiendo.

No saben ser felices con lo que tienen.

Guillermo Dellamary, filósofo y psicólogo
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 8 de febrero de 2005).


Marcha por el orgullo masculino.

Ciudad de México, donde más de 50 hombres integrantes del "Círculo Masculino", marcharon ayer domingo por las principales avenidas en contra del "abuso de las mujeres". Los protagonistas de la "Marcha por el Orgullo Masculino", anunciaron que su grupo acaba de nacer y tiene escaso poder de convocatoria, pero busca extenderse al resto del continente.

(V.pág.6-A del periódico El Informador del 21 de marzo de 2005).


¿Por qué los hombres ganan más que las mujeres?

Un nuevo libro, "Why Men Earn More", por el Dr.Warren Farrell, señala que para el mismo trabajo, las mujeres ganan más que los hombres. Sus conclusiones están basadas en una revisión de estadísticas del gobierno y otras fuentes.

Farrell no es un misógino derechista. Fue candidato para la nominación demócrata a la gubernatura de California. Es el único hombre que ha sido elegido tres veces para el consejo de la National Organization for Women en Nueva York. Y no es un pesos ligero intelectual; el Financial Times lo nominó entre los 100 líderes mundiales del pensamiento.

El mensaje principal del libro es una buena noticia para las mujeres: si las mujeres llevan a cabo una o más de las 25 cosas que los hombres hacen más frecuentemente, pueden ganar más que los hombres.

Farrel ni anima ni desanima a las mujeres a hacer esta 25 cosas: "Cada una de las 25 requiere cambiar calidad de vida por dinero. Yo sólo quiero que hombres y mujeres estén conscientes de sus opciones para que puedan labrarse una vida en vez de aceptar simplemente lo que les caiga en su regazo".
Las 25 cosas pueden resumirse en tres:

1- Escojan carreras donde ganen más. Debido a la oferta y la demanda, usted ganará más si escoge un trabajo que:
-se realice en un ambiente poco placentero (una cárcel vs. un centro de cuidado infantil);
-requiera habilidades más difíciles de adquirir (ciencia pura vs. artes liberales);
-requiera turnos más largos de trabajo (ejecutivo vs. asistente administrativo);
-sea poco gratificante para la mayoría de la gente (contador de impuestos vs. artista);
-demande riesgos financieros (ventas basadas en comisiones vs. trabajo en el gobierno);
-tenga inconvenientes (agente de ventas viajero vs. maestro);
-sea peligroso (oficial de policía vs. bibliotecario).
Muchos más hombres que mujeres están dispuestos a aceptar tales trabajos, aun cuando a las mujeres se les pague más. Por ejemplo, mujeres ingenieros de ventas ganan 143% de lo que ganan sus contrapartes masculinas, aun así menos del 20% de los ingenieros de ventas son mujeres.

2- Trabajen más horas. Es obvio pero fundamental. Por ejemplo, Farrell cita una investigación que señala que "los principales ejecutivos de las 1000 empresas más importantes de Fortune tienen semanas laborales de 60 a 90 horas durante alrededor de 20 años. En las mujeres es 50% menos probable que en los hombres que trabajen más de 50 horas semanales. Y las mujeres es menos probable que acepten, incluso por unos pocos años, dejar sus raíces y sus familias para trasladarse a lugares lejanos para conseguir las necesarias promociones.

¿Por qué? Porque las mujeres, en general, están más involucradas en la crianza de sus hijos y en otras actividades domésticas. Entonces, si una mujer (u hombre) espera ascender a trabajos bien pagados, puede requerir presionar más duro para que su pareja se involucre más en esas actividades, o pagar por el cuidado de sus hijos y los servicios domésticos, o decidir no tener hijos.

Le pregunté a Farrell: "¿Pero no deberían las empresas no esperar que una mujer (u hombre) trabaje tantas horas que su vida familiar salga perjudicada?" Me respondió: "Sí, claro, pero debemos ser justos hablando de género. Si un adminstrador corporativo escoge encargarse del cidado de sus hijos, lo apaludiríamos pero no esperaríamos que la empresa lo promoviera tan rápido. Pero cuando una mujer hace lo mismo, las organizaciones defensoras de las mujeres es lo que esperan. Tanto hombres como mujeres deben aceptar las consecuencias de sus elecciones".

3- Sean más productivas durante las horas que trabajan. Si las mujeres producen tanto como los hombres, las buenas noticias es que serán igualmente recompensadas. Por ejemplo, las organizaciones defensoras de las mujeres se quejan de que las profesoras ganan menos que los profesores, pero Farrell cita una investigación donde entre profesores que generan una cantidad igual de artículos para publicaciones, "los hombres es probable que ganen lo mismo o un poco menos que las mujeres".

Le pregunté a Farrell: "Pero además de las 25 razones no sexistas de que los hombres ganen más, ¿no sigue siendo el sexismo un factor?" Me respondió: "Existe discriminación tanto contra hombres como contra mujeres, pero en lo general, no. Si usted supiera que puede contratar una mujer por menos que un hombre equivalente, usted contrataría a mujeres para obtener una ventaja en precio sobre su competencia. ¿Usted piensa que los negocios odian tanto a las mujeres como para contratar hombres más caros aunque pierdan tanto dinero?"

Reflexionando sobre el libro de Farrell me pregunto si, en lugar de denigrar a los hombres por ganar más, deberíamos respetarlos por su voluntad de realizar trabajos poco placenteros, pero necesarios, que pocas mujeres harían, como techando, en las minas de carbón o guardando una prisión - frecuentemente acortando su término de vida. Existen cuatro viudas por cada viudo.

Y hombres, ustedes podrían aprender una lección de las mujeres y considerar cambiar dinero por mejor calidad de vida.

Marty Nemko
(v.Bankrate del 7 de marzo de 2005).


Tradicionalmente se le ha adjudicado al hombre el papel de proveedor y generador de bienes para el sustento de la familia, por tanto parece que el ideal comienza con el concepto de un hombre trabajador que es capaz de mantener, a sus seres queridos, con un óptimo de bienestar.

Sin embargo, se ha demostrado que a la mayoría de las mujeres contemporáneas no les parece una condición suficiente, aunque hay que admitir que siempre será considerado al hombre trabajador como un mínimo indispensable para ser un buen candidato a pareja. Pues los hombres flojos y mantenidos suelen ser detestables.

He escuchado a muchas mujeres afirmar que el hombre ideal, que por cierto es muy difícil de encontrar, debe ser sincero y no mentiroso, pues el ser amante de la verdad produce una seguridad y certeza muy particular en el mundo emocional femenino.

Que sepa escuchar y comprender resulta también una característica muy deseable, pues los hombres que se olvidan de atender, lo que les pasa a las mujeres, son realmente patéticos en la convivencia cotidiana. Pues como todos sabemos, las mujeres necesitan mucho charlar para desahogar sus problemas y conflictos.

Un hombre que sea injusto e inequitativo es desaprobado, porque le falta ese sentido de igualdad y respeto que todas las mujeres necesitan para ejercer su derecho a la libertad. Por tanto no funcionan los celosos, autoritarios y sobre todo que deseen imponer las cosas por medio del poder y la agresividad.

En consecuencia ser justo y respetuoso, acompañado de una sensible cortesía es muy deseable.

El hombre que sea capaz de hablar de sus emociones y además captar las de su pareja, es indispensable para encontrar, juntos, el camino de la felicidad conyugal. Entonces ser afectivo y cariñoso, complementan la capacidad real de ser amorosos, sexual y emocionalmente. Lo cual es una característica muy cotizada por las mujeres.

No se puede terminar una búsqueda del hombre ideal, sin ponerle el toque fundamental. Es ante todo seguro de sí mismo y no se anda por las ramas, ni con incertidumbres incómodas. Sabe lo que quiere y es capaz de trasmitirlo con especial constancia. Las mujeres necesitan mucho de esa seguridad masculina y desdeñan a los hombres que carecen de ella.

Y por último, el ideal está en que realmente sea capaz de ser un compañero, y de que abra los espacios, semana a semana, para la convivencia íntima. Para esa charla privada llena de romanticismo y confidencialidad que tanto enriquece una relación.

A este artículo le falta agregar, que el hombre ideal también debe llevar alegría y paz a su hogar con una visión espiritual llena de fe y esperanza para toda la familia.

Guillermo Dellamary, filósofo y psicólogo
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 31 de mayo de 2005).


Don Quijote de la Mancha con su flaco cuerpo, su edad, su rala cabellera y el yelmo de Mambrino, es un personaje admirable, digno de imitación, inspira gran respeto, pero ¿amor? de ése que sienten las lectoras cuando se encuentran con don Juan Tenorio, Wronsky, el padre Quart, el señorito Juan de "Fortunata y Jacinta" y DŽArtagnan. No, las lectoras no se enamoran de don Quijote, lo quieren, lo compadecen cuando pierde en sus descomunales batallas y, aunque deseen ser amadas como lo fue la inexistente Dulcinea, ellas no lo aman, sienten por él sólo el afecto de una amiga, una hermana, una madre, pero el de una amante no.

Gabriel Paz, escritora
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 15 de junio de 2005).


No hay duda de que hoy por hoy los hombres están padeciendo una terrible crisis de identidad, debido seguramente a los cambios respecto al rol de la llamada "nueva mujer" del siglo 21. Es muy probable que tanta independencia, autonomía y obsesión por el "empoderamiento" no ha[ya] hecho más que perturbarlos y cambiarles los esquemas con los que fueron educados. Es muy probable que cada día que pasa se sientan más fuera de lugar, sin saber cómo actuar, si gritar, si enojarse, o bien, al contrario, conciliar con su pareja. Y, por último, es muy probable que por todo ello no logren recuperar sus fuerzas vitales y sigan, a pesar del Prozac, deprimidos y confundidos. Si es así, entonces, ¿monsieur Prozac, se siente desplazado por madame Botox? Ante esta realidad, ¿qué se podría hacer? ¿Esperar el descubrimiento de otra pildorita que pueda resolver los problemas que tengan que ver con la autoestima de los machos "desempoderados"?

He allí un gran reto para los psiquiatras y los laboratorios farmacéuticos.

Lástima porque monsieur Prozac, finalmente, no es tan mala persona.

Guadalupe Loaeza
(v.pág.7A del periódico Mural del 11 de agosto de 2005).


De veras que los hombres sooomos mucho muy bueyes. A ver que alguien me explique cuál era la urgencia de dar por terminadas las masculinas actividades laborales. Ya les andaba y total ¿para qué?. En cuanto las desenfrenadas esposas se percatan de que el pacífico marido no va a ir a trabajar, de inmediato deciden emplearlo como bestia de carga y aquí comienza la historia del marido camello. Conrado, dice la ñora, vamos a ir a Perisur así es que tráete todas las tarjetas. Conrado inclina la cabeza, se pone su suéter el beisheshito de botones y pone el coche a "calentar" (el tal Conrado jamás entenderá que los coches actuales ya no requieren de calentamiento). Conrado, yo me bajo en la puerta y tú busca dónde estacionarte (probablemente en el Ajusco) y en media hora te veo en ropa para dama. Conrado: te dije 15 minutos y llevo casi una hora esperándote. Es que encontré lugar hasta CU. Siempre tienes una explicación absurda; Conrado, por favor págale a la señorita y ayúdame con estas bolsas, sé caballero. Conrado paga, carga, calla y mira al cielo (raso). Conrado: vamos al departamento de muebles, ando con ganas de regalarme un Reposet. Conrado siente un fuerte espasmo en la cartera, pero nada dice. La señora adquiere un enorme sillón color vómito de ictérico que se puede pagar "hasta febrero", 12 meses sin intereses. Conrado firma y prosigue su dolorido trayecto que lo va colmando de deudas y de bolsas de todos los tamaños. Ahora sí, Conrado, vete por el coche y yo te espero aquí en la puerta; pero no me hagas esperar porque me enfrío. Ojalá, piensa Conrado, pero obedece.

Germán Dehesa
(v.pág.1 de la sección "Comunidad" del periódico Mural del 22 de diciembre de 2005).


¿Cuál será la hembra?

Prueba de conocimientos de ornitología: trate de adivinar cuál de las dos aves es la hembra.
"Sólo un hombre en cada mil es un líder. Los otros 999 prefieren seguir a las mujeres."

Groucho Marx


"El esposo perfecto es el que sabe lo que su esposa no ha dicho."

Mieke Gijbels


"No importa qué tipo de vida tengan dos hombres, si uno dice: 'Oye, las mujeres están locas', ya tiene en el otro un amigo."

Chris Rock en US Weekly


"Me encuentro cada vez más perpleja ante el irreflexivo y automático vilipendio de los varones. Ya ni siquiera prestamos atención a este hecho porque forma parte de nuestra cultura. Los hombres parecen doblegados, no pueden regresar a la pelea y ya es tiempo de que lo hagan."

Doris Lessing en Letras Libres (abril, 2002).


"A las mujeres no les gusta oír lo que pensamos. Lo que les gusta es oír lo que ellas piensan dicho con una voz más grave."

Bill Cosby


"Desgraciadamente hay muy pocas relaciones basadas en la comunicación abierta. Esta no es otra cosa que decirle pan al pan y vino al vino. Si usamos la metáfora de John Gray, el meollo del asunto es que los hombres no comunican lo que sienten (y se esconden en la caverna); y las mujeres, en cambio, al pedir diálogo no quieren una solución funcional (lo que el hombre les ofrece) sino un oído empático. El cuento de nunca acabar. ¿Qué queremos? ¿Comunicarnos o tener la razón?"

Fernanda de la Torre
(v.pág.35 del periódico Público del 2 de abril de 2006).


Norah Vincent pasó 18 meses vistiendo, hablando, trabajando y teniendo citas como si fuera hombre. No cruzó la gran separación entre géneros por pura diversión. De hecho encontró la experiencia extremadamente dolorosa. "Viéndolo ahora en retrospectiva, nunca lo hubiera hecho si hubiera sabido cómo era realmente. No tenía idea de que me costaría tanto". Ella lo hizo con la finalidad de escribir un libro, Self-Made Man, acerca de cómo vive la otra mitad.

Ella se sorprendió de todo el poder sexual que tienen las mujeres sobre los hombres, incluso cuando las mujeres se sienten sin poder en otros aspectos, y por la forma glacial en que lo manejan. También se sorprendió de lo duro que es mantener la fachada de arrogancia blofera y fanfarrona que ambos sexos demandan de los hombres todo el tiempo. "La armadura de cada hombre es prestada y 10 tallas más grande. Debajo de ella se encuentra desnudo e inseguro, esperando que nadie se dé cuenta", escribe.

Ella encontró que la brecha entre géneros es aún más incruzable de lo que esperaba. Ahora cree que algunos de los ataques feministas contra los hombres son simplificaciones, y que si las mujeres se esforzaran más en entender a los hombres, se darían cuenta de que éstos también se encuentran atrapados a su manera por los prejuicios patriarcales. "Pienso que los hombres se han visto obligados a aprender el lenguaje de las mujeres a través del movimiento feminista, pero las mujeres no parecen dar señales de curiosidad para aprender el lenguaje de los hombres. Los hombres tienen formas de comunicación que las mujeres no entendemos. Pensamos, porque no es en nuestro modo, que no están diciendo nada".

Lev Grossman
(v.pág.50 de la edición internacional de la revista TIME del 10 de abril de 2006).


Moriré creyendo en el romance.

Ani Castillo
(v.suplemento "ocio" del periódico Público del 9 de junio de 2006).
La violencia contra los hombres se incrementó entre 10% y 15% en la última década, debido a que la autonomía femenina provocó que los varones se sientan marginados y expulsados de una sociedad que históricamente han controlado.

(V.pág.6-A del periódico El Informador del 27 de junio de 2006).


Me odia porque le gusta el racquetball.


El humor francés de Coluche


No soy una persona que piense que el mundo sería totalmente diferente si fuera gobernado por mujeres. Si usted piensa que sí, es que ha olvidado cómo eran las cosas en la escuela secundaria.

Madeleine Albright, exsecretaria de Estado estadounidense, refiriéndose a las mujeres y el liderazgo
(v.pág.15 de la edición internacional de la revista TIME del 24 de julio de 2006).


Una cosa es que las erizas, cabreadas con motivo y en legítimo ejercicio de autodefensa, marquen con claridad las reglas del juego: intolerancia absoluta frente a machismo y violencia sexual. Eso es lógico y deseable, y ningún varón decente puede oponerse a ello. Por lo menos, yo no puedo. Ni quiero. Pero otra cosa es que, jaleadas por demagogos oportunistas, acatadas sin rechistar sus exigencias por quienes no desean buscarse problemas, una peña de radicales enloquecidas mezclen de continuo las churras con las merinas, empeñadas en someternos a la dictadura de lo socialmente correcto, retorciendo el idioma para adaptarlo a sus atravesados puntos de vista, chantajeándonos con victimismo desaforado, acorralando el sentido común hasta el límite de la más flagrante gilipollez. Y al final conseguirán que retrocedamos en el tiempo, que no se distinga socialmente el acoso sexual del simple ligoteo de toda la vida, que un amante se convierta en violador y deba avergonzarse de sus gestos en público, y que todo cuanto tiene que ver con la belleza de los cuerpos y la deliberada, consentida, gratificante y necesaria relación física entre hombres y mujeres, produzca recelo y se rodee de un ambiente sórdido y clandestino.

Arturo Pérez-Reverte
(v.pág.42 del periódico Público del 8 de octubre de 2006).


Esta vez has ganado.

(V.suplemento "ocio" del periódico Público del 17 de noviembre de 2006).


Tu vieja te sugiere ir a McAllen...

Vas a McAllen con tu vieja: desde el momento en que les dices: "OK, sí vamos..." (porque claro... la idea fue de ella). Se le nota brillo especial en los ojos, lo cual significa: "¡Voy de shopping, soy la mujer mas feliz del mundo!"

Automáticamente tu eres "Un Hombre Maravilloso", casi un Dios...Te atiende, se ríe de todas las pendejadas que dices, no te pone gorro con nada, pero es porque estás cumpliéndole su más grande anhelo: caminar todo el jodido día de una tienda a otra en el puto mall. Tu odisea comienza a las 6:00 a.m... Ella ya está lista... ¡Cuando normalmente le da güeva levantarse temprano a prepararte de desayunar o a trabajar!

Ya vámonos... Ya vámonos... Ya vámonoooooooooooos...

Entonces tú piensas muy dentro de ti, para que no te vaya a adivinar el pensamiento (porque aunque parezca imposible también son capaces de eso) y le dices: "¡Bueno pues cual es la chingada prisa, si el mall lo abren hasta las diez!" Y es que para ti no es la gran cosa (Compréndela... Así son ellas).

Te subes al carro y se te ocurre llegar a cargar gasolina... ¡Ohhh , error! (empiezan los pedos): "¿Por qué no echaste gasolina y revisaste las llantas desde ayer?... Eres un desidioso... Un inepto..." En pocas palabras, un pendejo, porque la estás haciendo perder tiempo valioso de compras. (Compréndela... Así son ellas).

Ya pedorreado te arrancas con destino a tu suplicio; agarras la autopista y ella... Ya está contenta de nuevo mientras tú te encabronas porque aumentaron la cuota de la pinche autopista. Ella se duerme antes de llegar a Cadereyta. Y tú mientras intentas relajarte te encuentras con el retén de la judicial y los muy pendejos te empiezan a hacer preguntas idiotas y luego te hacen que te bajes del carro y se hacen güeyes un rato para ver si les das para las cocas... ¡Que chinguen a su madre!

A los 50 metros están los soldados que al menos son más amables pero no dejan de ser una molestia. Sigues adelante y ¡Sorpresa!... El puente está lleno... Son las ocho de la mañana, el sol te empieza a calar y ella quejándose de todo: de la camioneta de enfrente que va echando un chingo de humo, del idiota de al lado que se la pasa pitando, etc. (Compréndela... Así son ellas).

Por fin cruzas el puente... Le dices a tu vieja que se quite los lentes de sol, pero no te hace caso. Llegas a la aduana enseñas los pasaportes y lo primero que dice el oficial es: "¡Quitese los lentes! Otra vez piensas muy en tu interior: "Pinche vieja necia, se lo dije pero es una terca.". Y como al oficial se le hizo algo sospechoso te manda a revisión. ¡Chínguese!

Entonces se encabrona con ella misma... Pero se desquita contigo y te dice que fue tu culpa, que le echaste la sal. (Compréndela... Así son ellas).

Llegan por fin al mall y apenas están abriendo...Tú piensas: ¡Chin! ¡Qué chingados estoy haciendo aquí a estas horas si todavía ni hay gente y sólo ves a otros dos pendejos con sus viejas... Que también están pensando lo mismo que tú. Tratas de relajarte ya que sabes que el día apenas comienza, se te ocurre decirle: "Oye mi amor, ¿cómo ves si vamos a desayunar primero?..." ¡Ohhh! ¡Otro error! El hecho de que apenas estén abriendo, para ella es ¡"con madre"! Eso quiere decir que ella va a ser la primera en escoger las cosas que quiere comprar (claro que no toman en cuenta que ayer también estuvo abierto el puto mall). Entonces voltea y se te queda viendo con mirada de: "si te mueves te chingo", y te dice: "¿Estás seguro que eso es lo que quieres?" Y tú al darte cuenta de que se aproxima una bronca contestas: "No yo nomás decía... Como tú quieras... Al cabo que ni tengo hambre..."

Pinche vieja, ni de almorzar te hizo... (¡ni un pinche lonche para el camino!) Andas con ella por dos horas porque te dijo que quería que vieras unas cosas que quería comprar (para entonces estás desesperado porque todavía no sabes que es lo que quería que vieras) y de repente te dice: "¿Por qué no te vas a buscar algo para ti? ¿O qué...Vas a andar todo el dia aquí pegado?" Y tú mordiéndote un huevo y la mitad del otro le contestas : "Sí mi amor..." (pero... sin decirle que andas detrás de ella porque te lo pidió, cuando en realidad lo que quisieras es andar viendo las cosas de deportes, de pesca, electrónica, las teles, herramientas, etc. porque si le dices te la arma de pedo).

Por fin estás libre... empiezas a caminar por los pasillos alejándote de ella y sientes una paz interior, imposible de describir... Mientras, ella anda agarrando un chingo de cosas que se quiere probar. Tu mientras andas solo, te vale madre... entonces, suena el llamado en el "Talkabout"... es ella que quiere que vayas a ver algo que se quiere comprar... (¡Ya valió madre!) y está al otro lado del mall. (Te dispones a buscarla mientras piensas que chingados le vas a decir... porque si le dices que se le ve bien se encabrona porque cree que le estás siguiendo la corriente, y si le dices que no te gusta te manda a la chingada y te dice que para qué chingados te hablaba... que no te necesita para nada y que le llegues a donde andabas).

Encabronadísimo te vas y te sientas en una banca del mall a pensar... "¡Chingado!... ¡Nunca les das gusto!" Cuando de repente se sienta una viejita a tu lado y te empieza a sacar plática y para acabarla en inglés. Tú sólo le sonries, y no le contestas para ver si se da cuenta de que no quieres platicar con ella, pero ni madre... te sigue hablando... (Compréndela, ella también es vieja).

Te esperas un rato, te paras y te vas a la chingada. Son las cuatro de la tarde... traes un hambre de la chingada y se te ocurre hablarle al radio... "Oye chiquita... ¿Como que ya hace hambre, no?" (y te contesta con voz de pocos amigos (mientras intenta meterse en unos jeans dos tallas más chicos que los que tiene que usar): "¿Ya vas a empezar? Está bien, vamos a comer..."

Entonces te das cuenta de que has cometido otro error, pero ya ni modo... ¡A enfrentarse con la fiera! Se van al Luby's y tú te atascas con el buffet , mientras ella NO lo quiere ni probar porque perdió el apetito cuando se anduvo probando ropa y nomás todo le aprieta. (Fucking $18 dlls tirados a la basura... no hay pedo). (Compréndela... así son ellas).

Regresan al mall y cada quien por su lado... Después de 3 horas, cuando ya están cerrando y tu estás todo fastidiado, te la encuentras caminando en los pasillos con una cara de felicidad, cargando un chingo de bolsas y hecha madre entonces te dice: "¡Mi amor, qué bueno que te veo!" (y tú piensas: bueno al menos anda contenta esta hija de la chingada) "Detenme estas bolsas, voy por una blusa que vi en el JCPenney para combinar la falda que me compré..." Y te pregunta: "¿Todavía traes dólares? Porque ya no completo... ¿Me prestas, chiquito?"... Sacas tu cartera y traes todo el dinero menos diez dólares de una chingadera que compraste para el carro y todavia, cínicamente, te pregunta: "¿No te compraste nada, VERDAD? ¡Ay! Como siempre, eres un codo, nunca te compras nada..." (Compréndela... así son ellas).

Le das los dólares y se arranca corriendo hecha madre antes de que le cierren la tienda. (Y tú parado volteando para todos lados sin saber qué hacer). Vas y te sientas en la misma banca que te sentaste en la mañana y... adivina: ¿Quién está?... La misma viejita y te vuelve a sacar plática... lo único que piensas es: "¿Por qué a mi?" Y de repente llegan los otros dos pendejos que viste en la mañana cuando estaban abriendo, ¡con una pinche jeta! y cargando un montón de bolsas. ¿Dónde crees que andan sus viejas? ¡Exactamente! En la última pinche tienda abierta en el mall. Como ya están cerradas todas las tiendas, además de que la blusa que va a comprar ya la había visto, supones que no se va a tardar, ¡pero no! Llega cuando ya cerraron casi todas las puertas de salida y te tienes que salir por una puerta que está en casa de la chingada de lejos del carro. (Compréndela... así son ellas).

Como tú llevas todo cargado, pones las bolsas en el suelo y le dices: "Amor, ¿por qué no me esperas aquí mientras yo voy por el carro?" Y te contesta: "Ok (volteándote a ver como diciendo: ni aguantas nada, eres un arrastrado), pero ¡ándale, apurate!, no te voy a estar esperando..."

Vas y le das toda la vuelta al mall caminando hasta donde está tu carro, mientras piensas: "¡Por fin... ya nos vamos!" Te arrancas, llegas a donde está ella, subes las cosas y todavía no salen del estacionamiento cuando dice: "Ya nomás vamos a Walmart para comprar unas cosas que necesito, ¿sí?" Tú sólo piensas decirle: ¡Chinga tu madre! Pero te callas el hocico porque te lo rompen. (Compréndela... así son ellas).

La tienes que llevar a huevo para no que no haya pedo... Mientras ella entra al Walmart, tu empiezas a quitarle las etiquetas y a acomodar todo lo que compró. Terminas. Te esperas media hora y... ¡NO llega! Entras al Walmart a buscarla ¡y se está probando ropa! ¡Puta madre, no se ha cansado! (Pues claro que no. ¡Es vieja! ¡Está en McAllen! ¿Qué no entiendes?).

Sólo piensas: "¿Qué chingados hago?" Sin hacer pedo te vas al departamento de deportes y te haces pendejo un rato; entonces te encuentras una hielera, que te gusta y ¡te la traes! Vas y la buscas para apurarla (ya para entonces te vale madre si se enoja o no)... y la sorpresa... que no se enoja, pero te dice: "Nada más espérame tantito, voy a la farmacia a comprar una crema para la cara." Pasa una hora y te desesperas, vas a buscarla y ni siquiera encontró la crema que iba a comprar, pero viene con el carrito lleno ¡de pendejadas inútiles! (Compréndela... así son ellas).

Entonces, se te ocurre decirle que para qué lleva tanto mugrero. (¡Oh, nooooo! ¡Otro error!) Porque te contesta: "...¿Y tú para qué quieres esa pinche hielera? Está bien cara, y no cabe en el carro; vamos a tener problemas en la pasada y... ¡además ya tienes una! Entonces saca del carrito lo que menos le interesa y tú te quedas sin hielera y pedorreado (¿para que chingados hablabas?).

Salen de McAllen y ella va jetonsísima, casi roncando, hasta llegar a Monterrey... Ni siquiera abre el ojo para hacerte plática. Te estacionas en tu casa y tu vieja te dice: "Mi amor, estoy bien cansada y me duele la espalda del viaje... ¿Podrás bajar las cosas?" Sólo piensas: "¡pinche vieja huevona!"

Debes de comprender que no es nada personal contra ti, sino que así es su naturaleza.

Espero que puedan darse cuenta de que no son los únicos que padecen este mal. ¿Acaso hay algo aquí que sea mentira?

Recibida por e-mail el 22 de diciembre de 2006 (traté de corregirle todas las faltas de ortografía y algunas de redacción, espero que haya quedado limpia - el webmaster)


Los hombres que no son responsables del divorcio tienen derecho a que sus ex esposas los mantengan, resolvió la Corte.

La Primera Sala de la Corte declaró inconstitucional el artículo 310 del Código Civil de Aguascalientes, que obliga al hombre culpable del divorcio a mantener a su ex mujer, con la única condición de que ésta no se case de nuevo.

En cambio, cuando la mujer es la culpable del divorcio sólo está obligada a pagar pensión si el ex marido es un discapacitado que además depende necesariamente de este ingreso para sobrevivir.

En otras palabras, es mucho más fácil obtener la pensión para la mujer que para el hombre, aun cuando en ambos casos sean inocentes del divorcio, no obstante que en teoría los dos tienen el mismo derecho a recibir el beneficio.

"La decisión de que el marido inocente y la mujer inocente en los casos de divorcio sean tratados de distinta forma por la norma evidencia una transgresión a la garantía de igualdad establecida en el artículo cuarto de la Constitución federal, que garantiza que ambos sexos son iguales ante la ley", determinó la Corte.

"Para obtener una pensión alimenticia a consecuencia del divorcio, no es suficiente que el marido hubiere resultado inocente, sino que tiene que acreditar su necesidad alimenticia, que carece de bienes propios para subsistir o que esté imposibilitado para trabajar".

(V.pág.2 del periódico Mural del 18 de enero de 2007).


"Sólo las mujeres son capaces de lograr que un genio se transforme en una bestia."

Jorge Volpi


¿Usted cree que funcione eso de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia? Yo estoy convencido de que no.

¿Por qué? Porque cuando se hizo lo mismo en España, los asesinatos de mujeres, lejos de disminuir, se incrementaron, porque los mexicanos no somos precisamente los mejores a la hora de apegarnos a las leyes y porque se trata de un texto lleno de aberraciones.

¿Como cuáles? Como dividir a la sociedad en hombres y mujeres cuando se supone que todos nacemos iguales, somos iguales y tenemos los mismos derechos y obligaciones sin distinción de sexo.

Ahora resulta que todas las mujeres son unas blancas palomas (pregúntele a La Mataviejitas) y que todos los hombres somos unos animales incapaces de controlar nuestra furia a la hora de tener a una mujer enfrente.

¿Y qué pasa cuando una madre atormenta a sus hijas? Pues nada que como se trata de una divina señora y no de un hombre peludo, la ley no aplica de la misma manera.

¿Y si es al revés? ¿Si hablamos de una muchacha que maltrata a su madre anciana? ¿A poco la van a señalar con el mismo odio que a un hombre que hubiera hecho lo mismo?

Esta ley es de risa loca, es combatir el sexismo creando sexismo, decirle a las mujeres: para que veas que vales mucho, voy a hacer que los hombres valgan poco. Lo peor es que, a diferencia de lo que sucede en otras partes del mundo, aquí se está confundiendo violencia con violencia de género, con violencia contra las mujeres, con violencia laboral y con violencia doméstica.

Es una cacería de brujos que no dudo que a la vuelta de algunos años vaya a salir contraproducente por las peculiaridades del universo mexicano.

Lo primero que uno aprende cuando estudia a México, por ejemplo, a través del teatro, es que las madres de familia mexicanas no crían hijos, crean machos que ven a sus hermanas, primas y novias como entidades que nacieron para atenderlos.

¿A quién van a encarcelar cuando una recién casada denuncie a su marido por golpearla por no tenerle frías las cervezas? ¿A la suegra?

A raíz de esta ley, las autoridades deben vigilar y sancionar cualquier cosa que consideren que representa un atentado contra las mujeres en los medios impresos y electrónicos, y como los criterios son tan amplios, la única realidad es que los medios se van a enfrentar a un nuevo tipo de censura.

¿Y las lesbianas? ¿Ocurre algo o las mujeres que aman a las mujeres se tienen que esconder si son víctimas de algún tipo de violencia por el temor a que no se les haga justicia?

Uno de los casos más tipificados por la gente que ha dado entrevistas para explicar esta ley es la de los matrimonios de hombre y mujer con hijos.

Si la mujer es víctima de algún abuso, se le va a proteger, se le va a llevar, tanto a ella como a sus hijos, a un lugar seguro, y al esposo se le va a castigar con singular alegría.

¿Y si los hijos no están de acuerdo? ¿Si se quieren ir con el padre?

¿Y la situación matrimonial? ¿Es cierto que a partir de esta ley violencia va a ser igual a divorcio automático? ¿Quién se va a quedar con qué? ¿Por qué? ¿Porque uno es hombre y la otra, mujer?

¿Y si al paso de algún tiempo la señora se arrepiente, perdona al marido y quiere regresar con él? ¿La van a dejar? ¿Entonces para qué se gastó tanto en albergues y trámites?

Alvaro Cueva
(v.pág.14 del periódico Público del 4 de febrero de 2007).


La Arquidiócesis de México criticó la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, aprobada recientemente por el Senado de la República, por afirmar que tiene algunas omisiones y exageraciones que hacen pensar que se trata de una iniciativa legislada al vapor, con ciertos tintes ideológicos.

Indica que algunas disposiciones de la ley son tan subjetivas y carentes de sustento que se pueden convertir en actitudes abusivas por parte de la mujer sin que exista reciprocidad en ley alguna para defender los derechos del hombre como género.

En esta editorial, se externan dos aspectos de esta iniciativa que han sido criticados como la llamada violencia sicológica que habla del desamor, la indiferencia o el descuido reiterado, y se pregunta ¿qué significa ésto en la realidad concreta?, ¿qué puede interpretar ante esto el juzgador?

Lo mismo ocurre con la llamada violencia docente que da la impresión de que si un maestro reprueba a una alumna por su mal desempeño puede ser acusado de dañar la autoestima de la alumna, pero no así si el implicado es un varón.

(V.pág.5-A del periódico El Informador del 19 de febrero de 2007).


Nunca como ahora pienso que sería más que oportuno que se inaugurara un Día del Hombre. Actualmente son ellos, los varones, los que necesitan un día para ser reconocidos, para ser escuchados, pero sobre todo, para evaluar en qué estado se encuentra la "nueva masculinidad" surgida de los cambios producidos en la sociedad actual.

Es evidente que en los últimos tiempos los varones han sentido un gran cambio. Hoy por hoy tienen que recurrir a una nueva sensibilidad o una forma de ser distinta para relacionarse con la mujer; la mujer empoderada, la mujer realizada y la mujer liberada. Esa que se ufana de su autonomía y de sus realizaciones personales. Esa que gana mucho más que él y que en muchos casos ha podido conservar su chamba a diferencia de su pareja, que tal vez se encuentre desempleada. He aquí uno de los tantos temas de los que se ocupa el libro de la periodista española Joana Bonet, cuyo título lo dice todo: Hombres, material sensible (Editorial Plaza & Janés).

En tanto lo leía, por momentos sentía una gran compasión por esos hombres que se sienten totalmente desplazados y que no saben qué rumbo tomar para recuperar el lugar que les dijeron que siempre iban a tener. Para escribir el libro, la autora se basó en diversas entrevistas muy personales.

Para reflejar algunos de estos testimonios me permito transcribir uno de ellos que creo ejemplifica perfectamente el estado anímico en que se encuentran actualmente muchos varones que no se hallan. El primero es un estudio de Shere Hite que se publicó en El País Semanal (14 de enero del 2001): "Según mis estudios, muchos hombres están llevando a cabo una discreta revolución dentro de sí mismos, poniendo en tela de juicio las creencias en las que les educaron y modificando su sistema de valores: se replantean la importancia del trabajo y la vida privada, se preguntan cómo debe distribuirse el tiempo, cómo hay que estructurar el trabajo, en qué consiste el amor... Aunque la mayoría cree en la igualdad femenina, al mismo tiempo les preocupa que en un mundo feliz gobernado por mujeres no quede sitio para ellos. Entre tantas presiones muchos se sienten inclinados a revelarse y gritar: '¡al diablo, no logro hacer nada bien, voy a actuar como el macho malvado e inconformista que en el fondo soy...' Como una especie de exorcismo ante la demonización que ha sufrido lo masculino las últimas décadas".

Hoy quiero referirme al hombre que ha cambiado y que acepta y está contento con los cambios de la mujer. Quiero ocuparme del varón que coopera, que no se asusta del éxito de su mujer, que las prefiere trabajadoras que abnegadas y que es un buen padre. Siento, sin embargo, que este hombre es el que está más confuso; se siente rebasado, se siente amenazado por una omnipresente inseguridad sexual, por el desafío a su papel de proveedor, pero especialmente, por la inseguridad acerca de su masculinidad. Se encuentra entre el macho y el metrosexual; entre el que contiene sus sentimientos y el que es capaz de llorar y entre el que manda y el que obedece. Es decir entre el macho y el mandilón. Ese es el hombre que hay que rescatar, comprender y con el que hay que solidarizarse.

Por otro lado, me pregunto por qué mientras que el hombre puede ser culpado por desamor, que resulta un concepto bastante vago, la mujer no puede ser culpada de lo mismo, se supone con el mismo criterio, que se ha atribuido al hombre que es lo suficientemente fuerte y resistente emocionalmente como para no ser tocado por el mismo motivo. Si la mujer no puede ni debe ser forzada a tener relaciones, lo cual parece absolutamente justo, ¿qué le sucede al hombre que no siente deseos de hacer el amor y que se ve presionado por la mujer? ¿Es eso desamor o qué es? ¿Algún día se legislarán leyes a su favor? ¿Cuáles son ahora sus derechos como padre divorciado, como viudo o como abuelo?

Por último quiero mencionar a los anuncios que se refieren a la violencia intrafamiliar en la que se atribuyen todos los casos al hombre sin tomar en cuenta que existe un buen número de situaciones en las que puede determinarse que es precisamente la mujer la que es violenta de muchas maneras, tal vez no física, pero sí moralmente. Veamos algunos ejemplos: la mujer que se dirige al hombre despreciándolo o burlándose de su escasez de atributos masculinos... aquella que le reprocha que no gana suficiente, aquella que le habla constantemente golpeado, que lo disminuye ya sea frente a los hijos o a los amigos. O aquella que lo recibe siempre enojada, desaliñada y con una perenne apariencia de fatiga. Escuchemos sus constantes quejas: "Me duele mucho la cabeza". "Lo que me das no me alcanza para nada". "Cada día estás más panzón y calvo". "Ya no siento nada contigo", etcétera, etcétera, etcétera.

Por todo lo anterior pienso que sí debe de existir un Día del Hombre, que bien podría tener nombres como Un Día del Compañero. O bien, Un Día del Hombre Sensible. O Un Día para el Hombre Rebasado. Un Día para el Hombre Nuevo. Un Día para el Hombre Comprensivo. Y por último, Un Día para el Hombre, Hombre...

Guadalupe Loaeza
(v.pág.8 del periódico Mural del 8 de marzo de 2007).


Los hombres hablan, pues claro que sí, y sobre todo de mujeres, como en todos los tiempos; lo que sucede es que éstos no son como los de ayer, y la conversación de los hombres ha cambiado de estilo. El fenómeno es debido a que las mujeres han cambiado también.

Ante la realización de un matrimonio, es lógico, necesario y urgente que él y ella se refieran al asunto económico.

Con lo que yo gano, dice el ingeniero Pío, unido a tu sueldo, Ana, podemos vivir muy bien, en una casa-mansión y recorrer el mundo varias veces al año. Ana aprueba, se casan celebrando una fiesta estupenda, se van de luna de miel y regresan a la bella casa y al trabajo: él es un ingeniero en textiles; ella arquitecta de palacios modernos.

Pocos días después asisten a la boda de Enrique-Esteban y Rosa-Rosario, una pareja idéntica, podemos decir, de la formada por Pío y Ana.

Tanto ellos como ellas se distinguen en sus respectivos quehaceres, sin embargo, Pío va dándose cuenta de que el negocio va de mal en peor. Como la gente, en general, tiene poco dinero, apenas compra textiles. Total, que se impone un ajuste y Pío, con todas las de la ley, se queda sin trabajo.

-No te preocupes- le tranquiliza Ana, -a mí acaban de subirme el sueldo y el puesto, casi soy la jefa máxima, podemos vivir bien sin tu paga.

A Pío no le gusta sentirse convertido en un mantenido, él que es todo un hombre con tan buena preparación. Se da una vida de ensueño, se levanta tarde, desayuna lo que le apetece, sale a la calle a ver qué encuentra, pero no se halla a gusto.

En una de esas ve a Enrique-Esteban sentado en un café y se acerca a él. ¡Qué raro que el amigo tenga ese rato de asueto precisamente en el horario del máximo trabajo!

-¿Qué es de tu vida?- pregunta Pío.

-Nada, hombre, que he pensado que sería muy bueno que me despidieran.

-Pero ¿qué dices?

-Pues lo que oyes. Rosa-Rosario gana una barbaridad ¿para qué voy a cansarme yo? Con su sueldo podemos vivir ambos estupendamente. Además, está la liberación femenina, que ella siempre saca a relucir machacando que muchas mujeres, como ella, valen más que ciertos hombres como yo. Voy a darle el gusto de que me mantenga y pague mis caprichitos...

-Pero- le corta Pío -¿y la dignidad masculina?

Su amigo se echa a reír con todas sus fuerzas. Y explica:

-Déjate de sandeces, Pío, la Liberación Femenina es nuestra liberación, ya ves mi esposa, Rosa-Rosario, a pesar de su trabajo intenso saca unos minutos para coserme los botones de la camisa. Yo me río y le digo que es la mejor esposa del mundo. En cuanto me despidan, tú y yo nos iremos de farra por ahí. No pongas esa cara, hombre, ellas lucharon por la Liberación Femenina y han demostrado que valen tanto como nosotros, mas no ¿eh? porque con esta idea mía voy a superar todos los sueños de las mujeres liberadas ¡Que trabajen! ¡Que nos mantengan!

-No puedo- dijo Pío, -pertenecemos a dos clases de hombres. Yo quiero trabajar para ayudar a Ana.

-Pobre Pío- respondió Enrique-Esteban, -que Dios te ayude.

Gabriel Paz, escritora
(v.pág,4-A el periódico El Informador del 2 de abril de 2007).


Una comisión del parlamento andaluz a la que se encomendó revisar el «lenguaje sexista» de los documentos de allí se ha dirigido a la Real Academia Española solicitando un informe sobre la corrección de los desdoblamientos tipo "diputados y diputadas, padres y madres, niños y niñas, funcionarios y funcionarias", etcétera. Como suele -recibe 5,000 consultas mensuales de todo el mundo-, la RAE respondió puntualizando que tales piruetas lingüísticas son innecesarias; y que, pese al deseo de ciertos colectivos de presentar la lengua como rehén histórico del machismo social, el uso genérico del masculino gramatical tiene que ver con el criterio básico de cualquier lengua: economía y simplificación. O sea, obtener la máxima comunicación con el menor esfuerzo posible, no diciendo con cuatro palabras lo que puede resumirse en dos. Esa es la razón de que, en los sustantivos que designan seres animados, el uso masculino designe también a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexos. Si decimos los hombres prehistóricos se vestían con pieles de animales o en mi barrio hay muchos gatos, de las referencias no quedan excluidas, obviamente, ni las mujeres prehistóricas ni las gatas.

Aún se detalló más en la respuesta de la RAE: que precisamente la oposición de sexos, cuando se utiliza, permite destacar diferencias concretas. Usarla de forma indiscriminada, como proponen las feministas radicales, quitaría sentido a esa variante cuando de verdad hace falta. Por ejemplo, para dejar claro que la proporción de alumnos y alumnas se ha invertido, o que en una actividad deportiva deben participar por igual los alumnos y las alumnas. La pérdida de tales matices por causa de factores sociopolíticos y no lingüísticos, y el empleo de circunloquios y sustituciones inadecuadas, resulta empobrecedor, artificioso y ridículo: diputados y diputadas electos y electas en vez de diputados electos, o llevaré a los niños y niñas al colegio o llevaré a nuestra descendencia al colegio en vez de llevaré a los putos niños al colegio. Por ejemplo.

Pero todo eso, que es razonable y figura en la respuesta de la Real Academia, no coincide con los deseos e intenciones de la directora del Instituto Andaluz de la Mujer, doña Soledad Ruiz. Al conocer el informe, la señora Ruiz se quejó amarga y públicamente. Lo que hace la RAE, dijo, es "invisibilizar a las mujeres, en un lenguaje tan rico como el español, que tiene masculino y femenino". Luego no se fumó un puro, supongo, porque lo de fumar no es políticamente correcto. Pero da igual. Aparte de subrayar la simpleza del argumento, y también la osada creación, por cuenta y riesgo de la señora Ruiz, del verbo "invisibilizar" -la estupidez aliada con la ignorancia tienen huevos para todo, y valga la metáfora machista.

Arturo Pérez-Reverte, de la Real Academia Española
(v.periódico Público del 8 de abril de 2007).


Nunca se pierden los años que se quita una mujer, van a parar a cualquiera de sus amigas.

Proverbio chino


Hay mujeres que ni cuando mienten dicen la verdad.

Joaquín Sabina


Popeye

(Publicado en el periódico Público del 22 de agosto de 2007).
Tablero de control.


Lo que entienden ellos.


En lo tocante a "Destilando Amor" (percíbase el uso indebido y siniestro del gerundio "destilando")... algo muy raro debe estar pasando porque las opiniones más comprometidas y entusiastas acerca de este candente tema de los amoríos entre el macrocefálico y la gorgonita, las han expresado hombres y esto de que los hombres vean telenovelas y que lo confiesen, es toda una novedad en la cultura y un síntoma más de que vienen tiempos terribles para el sector masculino. Está ya cercano el día en que la señora nos tendrá confinados en la cocina oyendo un viejo radio de transistores. Dehesa sufre.

Germán Dehesa
(v.pág.1 de la sección "Comunidad" del periódico Mural del 30 de agosto de 2007).


La tiranía femenina dura ya 4 décadas. Ese modito desenfadado que han adquirido para decir que tendrían que estar locas para casarse (lo están), que el marido por definición es un hipócrita, truhán y de vuelo intelectual muy rasito. Añaden además que no tienen la menor intención de encargar un niño y que, dado el caso, adoptarían a un huérfano de Burundi y que, por favor, le sirvan otro Jimador doble. Este es el nuevo modelo de mujer.

Germán Dehesa
(v.pág.1 de la sección "Comunidad" del periódico Mural del 8 de noviembre de 2007).


Me consta que una gran mayoría del sector maduro y masculino de los mexicanos abomina, alucina, detesta la Navidad, pero basta un pequeño pasaje amenazador y melodramático montado y actuado por la mamá, ¡o la esposa!, o la mujer que tengamos cerca, para que la furia antisantaclosera de la gran mayoría de los hombres se disipe y se consuma hasta no dejar nada. Bola de sacones. Hasta los que más hablan terminan cargando y pagando regalos en Perisur. Esto ya es el extremo de la abyección, por no hablar de los desfiguros que hacen poniendo el arbolito, foqueando la casa y colocando en los baños esas tapas de fieltro con el guandajo de Santoclós tapándose sus ojitos con sus guantecitos (Dehesa sufre).

Yo y muchos más somos incapaces de ser felices a fuerza (éste es uno de los problemas del matrimonio. Hay que amanecer radiante todos los días o la contrayente larga el trapo), entonces esto de que la noche del 24 y parte del 25 tenga uno que ser totalmente feliz y bueno y servicial y querer con toda el alma a unos parientes odiosos y horripilantes y a unos xoloixcuintles chamagosos y dedicados de lleno a despanzurrar y descomponer para siempre sus regalos, me resulta intolerable. Y que conste que nada he dicho de los abominables villancicos, ni de las letales posadas.

Germán Dehesa
(v.pág.1 de la sección "Comunidad" del periódico Mural del 6 de diciembre de 2007).


Una inusual caravana de automóviles con hombres que aseguran ser "maltratados" por sus esposas, recorrió las principales calles de la población de Chepo, 60 kilómetros al este de ciudad de Panamá, informó una radio local. La protesta de la Asociación de Hombres Maltratados, que fue encabezada por el alcalde de Chepo, Raúl Acevedo, coincide con la celebración en Panamá del día de Las Madres. El alcalde dijo que a él no lo maltrata su esposa, pero que quiso ser solidario con los demás.

(V.pág.33 del periódico Público del 9 de diciembre de 2007).


La voz femenina provoca agotamiento en el cerebro masculino. Según el profesor Michael Hunter, de la Universidad de Sheffield (GB), el tono de voz femenina posee sonidos más complejos que la masculina, por eso toma toda el área auditiva del cerebro masculino, mientras que la voz del hombre sólo ocupa el área subtalámica. De aquí que en muchas ocasiones las mujeres se quejen de que los hombres no las escuchan, ya que lo que hacen es "desconectar" por una razón puramente fisiológica.

(V.revista Giro Comercial de marzo de 2008).


Las doncellas no quieren más que maridos, y cuando los consiguen, quieren todo lo demás.

William Shakespeare


Los hombres tienen 2 emociones: hambre y lascivia. Si notas que no tiene una erección, prepárale un sándwich.

(V.pág.57 de la revista Selecciones de abril de 2008).


Ojo Rojo

(Publicado en el periódico El Informador del 17 de mayo de 2008).
¡Nunca me escuchas! ¡Siempre me das el avión! Estos ya no serán los reclamos más comunes que las mujeres le hagan a sus parejas.

La ciencia ha salido en defensa de los varones y ha puesto las cosas en claro: es falso que el hombre tenga por hábito negar su atención cuando escucha una voz femenina.

Ellos tardan en decodificar la voz de la mujer, porque la oyen con muchos sonidos y esta complejidad es demasiado para su cerebro. Sus vías de entendimiento se saturan con ese sonido y, por este simple hecho, no procesan la información como la mujer lo desea.

"Una de las mayores molestias femeninas es que los varones no ponen atención a lo que ellas les cuentan, pero no es que se hagan los locos o que sean distraídos; el punto es que científicamente se ha comprobado que el cerebro masculino tarda en decodificar la voz femenina", explicó Georgina Montemayor, especialista en estudios del aprendizaje y el cerebro del Departamento de Anatomía de la Facultad de Medicina de la UNAM.

De acuerdo con una investigación realizada a finales del año pasado en Estados Unidos para detectar qué escuchaban los esquizofrénicos, entre los resultados se encontró que el hombre decodificaba de manera más lenta a la voz femenina que a la masculina.

Hombres y mujeres que participaron en el experimento fueron sometidos a resonancias magnéticas para ver qué zonas se activaban cuando escuchaban registros de voces femeninas y masculinas, y fue así como se detectó que el cerebro del hombre tarda en entender los sonidos femeninos.

Con base en estos resultados, ahora se sabe que no es que ellos no quieran poner atención a las mujeres, sino que tardan en descifrar sus sonidos.

Cuando los varones escuchan una voz femenina, pasa por su oído y luego la procesan en el hemisferio derecho, donde se procesa la música. "Su lado derecho va decodificando la voz femenina como si fuera una partitura musical, entonces para cuando la mujer termina la frase, el hombre apenas está descifrando el inicio", indicó la doctora Montemayor.

Aunado a esto, detalló la especialista de la UNAM, la mujer habla en forma circular o de espiral, y el hombre no es capaz de seguir su ritmo, por lo cual se pierde en la conversación.

"La mujer dice: Vi a Margarita, sí Margarita, la esposa de Pepe, el primo de Juan, Juan el que era abogado ¿Si te acuerdas? Bueno, pues hoy me la encontré". Esta manera de hablar, comentó la doctora, es circular y es precisamente una conversación así la que confunde a los hombres.

En cambio, entre las mujeres sí puede haber una conversación espiral o hablar entre paréntesis, porque la comunicación que hay entre sus dos hemisferios del cerebro le permiten hacer o entender varias cosas al mismo tiempo.

El estudio también descubrió que cuando un hombre escucha la voz de otro varón, en poco tiempo cree que se escucha a sí mismo, porque se activan las zonas de la memoria episódica, donde se guardan los acontecimientos de la vida personal.

La doctora Montemayor aclaró que puede haber hombres que no se ajusten a este descubrimiento, porque siempre hay variaciones. No obstante, es un modelo científico que permite explicar y entender conductas humanas.

¿Me estás oyendo?

Los hombres sólo ponen atención cuando cortejan a la mujer o cuando quieren obtener algo, pero una vez que logran el objetivo dejan de escuchar. Por ello, la investigadora de la UNAM señaló que si las mujeres quieren conservar la atención de los hombres deben:

Venus llamando a Marte

Son pequeñas las diferencias entre los cerebros de los hombres y las mujeres, pero que nos ayudan a comprender la conducta de ambos en el contexto de pareja.

La mujer puede hacer varias cosas al mismo tiempo. Una fémina puede atender el teléfono, lavar, cocinar y revisar las tareas de los hijos, porque los 2 hemisferios están mejor conectados que en los hombres.

El hombre tiene una lateralización y su atención está dirigida a una sola tarea.

Cuando lee el periódico, por ejemplo, sólo puede hacer eso y no es que no quiera poner atención, está concentrados en una sola cosa. No obstante, esto le permite un alcance mayor de concentración que las mujeres, por lo cual se desarrollan mejor en áreas duras como la física y las matemáticas.

Chiquito, pero picoso

Las neuronas del cerebro femenino son las mismas que las de los hombres, pero al ser más pequeño estas neuronas se comunican mas fácil y por ello las mujeres tienen buena memoria y pueden evocar las cosas con mayor rapidez.

Güiri-Güiri

Las mujeres, al tener bien comunicados los 2 hemisferios, tienen un mayor dominio del lenguaje, porque las 2 zonas están activas. En cambio, en el hombre sólo se activa su lado izquierdo del lenguaje y, por ello, tienen mayor dificultad que la mujer para expresarse. Por eso dicen que las mujeres hablan más y que el hombre no dice nada. En la zona del cerebro femenino que está atrás de la frente, denominada corteza prefrontal, hay más neuronas que en esa misma zona del cerebro masculino. Aquí es donde se toman las decisiones y, por ello, la mujer tarda más en tomarlas, pero una vez que lo hace tiene mayor control de decisión que los varones.

Despreocupados

Aparentemente el hombre se preocupa menos que la mujer, pero lo que ocurre es que una estructura del cerebro llamada cíngulo está más desarrollada en las mujeres y eso ocasiona que se preocupe más por todo.

PUEDEN ENTONCES PEDIR SU CERTIFICADO MEDICO, PARA EVITAR PROBLEMAS.

(Recibido por e-mail el 21 de mayo de 2008).


Darle a una mujer la salida a un problema a la primera, de golpe y porrazo, es interpretado como signo de superioridad, y las hace pensar que las consideramos tontas o incapaces de pensar por sí mismas y resolver problemas.

¿Cómo apago el DVD? ¡Pícale al botón rojo! (...) ¡Uy, qué agresivo! No te gusta platicar. (...) No, pos sí.

Las respuestas concretas, definitivas o contundentes las consideran belicosas o desinteresadas. No quieren oír un sí o un no. Quieren que platiquemos, que hablemos "bonito", que adornemos el sí o el no con historias y anécdotas alrededor.

No todas las preguntas de las mujeres son para buscar respuestas. Unas son nada más para hacer plática y otras son simplemente una forma de pensar en voz alta.

La bronca es saber cuál es cuál.

Mientras tanto, a la pregunta matutina ¿qué quieres de comer?, no hay que responder simplemente: ¡pescado y ensalada!, sino algo como: ...Fíjate que últimamente me he sentido un poco recargado del estómago. Me gustaría comer algo más ligero esta semana, ¿qué te parece un pescado o una ensalada? Contestando así al menos nos ganaremos un elogio como: ¡ay, qué lindo platica mi marido!

Ricardo Elías, arquitecto y empresario
(v.pág.6 del periódico Mural del 10 de julio de 2008).


TÚ, colega hombre, cansado de luchar contra la báscula, que te miras en el espejo y ves aquella barriga saliente, que ya tienes envidia del vecino que le gusta andar sin camisa mientras lava su carro, mostrándole los músculos a todo el que pasa, no te pongas triste.

Sólo piensa que este profesional del gimnasio, pasa al menos 20 horas semanales trabajando ese cuerpo. 20 horas frente a los espejos del gimnasio, sin reparar que existen bellas y deliciosas mujeres a su lado y que apenas las mira para pasarle las pesitas o el paño que se les cayó al suelo.

Sólo imagínate ¿cuántas cervezas él no se ha podido tomar? Solo puro ¡Monster y Gatorade! ¿Grasas y harinas? ¿Una carne asada a las brasas con toda su grasa? Ni en sueños. ¿Y todo esto para qué? ¿Para quedarse frente al espejo viéndose lo bonito que es?... ¡Inche uto!

¡YA BASTA DE TANTA MARICONADA!

Ya todo el mundo sabe que a los únicos que les gusta un hombre bonito es a los maricones.

¿Qué cosa desea una mujer?

Un hombre inteligente, apasionado, cariñoso, dulce, tierno, y con panza.

Por esto se está lanzando el día 1o.de agosto como el DÍA INTERNACIONAL DE LOS PANZONES.

Ya basta de tener la conciencia pesada después de beber aquellas cervecitas viendo el partido, después de comer aquellos deliciosos chicharrones con salsa molcajeteada. Ahora, amigos, vamos a llenar los restaurantes y todos los bares del mundo.

Invitemos a nuestros amigos a que compartamos sábados de carne asada, con chorizo y salchicha asada; vamos a empinar todas las cervezas, también, tomemos Coca Cola normal. Pidamos unos chicharrones con bastante grasa, doradita, crocante; unas tostadas con salsa y quesito, frijoles con tocino, y todo lo que nos sirvan. Y no nos olvidemos del delicioso quesito botanero.

Pidamos postre de los buenos, con el doble de leche condensada y no le tengas miedo a los helados llenos de calorías.

Llegó ahora nuestra oportunidad: mandemos la ensalada de lechugas con limón a la mesa de los 'GAYS'.

Nuestro Ídolo: Homero Simpson.

Nuestro Lema: Gorditos pero sabrosos y no mamados y babosos.

Mas vale en la cama un caliente panzón que un gimnasta maricón.

Nuestro día: el 1o.de agosto (¡cae en viernes!), el día Internacional de los panzones.

NO ESTAMOS SOLOS: Informa de esto a todos tus amigos con panza cervecera. Y a todas aquellas INTELIGENTES MUJERES simpatizantes con nuestra causa. Ya sabes que son muchas...

(Recibido por e-mail el 30 de julio de 2008).


La inmensa mayoría de las mujeres mayores de 30 años engendra en su territorio imaginario una especie de ser nebuloso y atractivo al que llaman "el amor de mi vida" que resulta la compañía más confortante y más sedante para la soledad y también es un secreto deleite para cuando se está con el marido y con las amigas. Aquí es urgente hacer la salvedad de que el marido jamás ingresa a esta categoría de "el amor de mi vida", a menos que haya muerto en condiciones heroicas y antes de los 2 años de matrimonio. De no ser así, de no haber alcanzado en su muerte la estatura suficiente como para ser material de López Dóriga, olvídense, maridos tenochcas, de ser "el amor de mi vida" de la cónyuge supérstite. En estos casos, puede haber un remedio: ser o haber sido el amor en la vida de alguna chancluda de ésas que siempre pululan por ahí. Si tan deseable efecto se consigue con 3 o 4 mujeres. Si se consigue morir en los brazos de alguna de estas casquivanas féminas, esto es una maravilla para el mundo del espectáculo porque las exequias suelen convertirse en algo así como el velorio de Javier Solís con todas las ñoras jaloneando la caja y gritando que ellas son las legítimas y montándose en el túmulo como si éste fuera toro mecánico. Un memorable desmadre.

De la invención del "amor de mi vida" las mujeres extraen fuerzas para lidiar con un señor que cada día les cae más gordo, aunque conserven lejana memoria de alguna razón que en su momento tuvieron para contraer nupcias con el plomito que les tocó en suerte. Esto sí ténganlo muy claro: todo marido que funge como marido necesariamente es un plomito, un coágulo al cerebro, una plaga de Egipto.

Cabe aquí hacer una pregunta: ¿tienen también los hombres algo así como "el amor de su vida"? No me sería fácil responder. A diferencia de las mujeres que viven en permanente estado de proclama y gustan de contarlo todo y de comentarlo y, ya con media botella de Jimador encima, confesarlo todo, aunque esté su marido (¡me vale!) y se encuentren en una reunión del Club de Parejas Cristianas. Ellas sí lo cuentan todo, nosotros no. Nosotros pensamos todavía en aquello que dice La Celestina: "quien entrega el secreto, entrega la libertad". Y la verdad, no es para tanto; nada terrible nos ocurrirá por decirlo, lejos de eso, será un alivio y un consuelo enorme extraer del corazón ese sellado secreto que, salvo que confesemos que el amor de nuestra vida es Eduardo Sojo o La Chupitos, no tiene que provocar el menor daño, a menos de que nuestra confidencia llegue a oídos de la esposa que, no tengan la menor duda, reaccionará mal tirando a peor. No importa que se trate de un amor platónico e inalcanzable o ya difunto; esto no apaciguará sus coléricos arrebatos. Y si se trata de alguna contemporánea que hasta vive en la misma colonia y lleva a sus niños a la misma escuela que los nuestros, entonces las consecuencias pueden ser catastróficas, porque la susodicha, que no se cansa de predicar la liberación y la tolerancia entre sus cuatas, se retrotrae a su condición de tigresa dientes de sable y empieza a bufar de horrísona manera. Es el momento, amados maridos, de abandonar la casa con lo puesto, dirigirse a La Tapo y desaparecer con rumbo desconocido. A lo mejor es por esto que nosotros preferimos no soltar la sopa y morir con nuestro secreto.

Germán Dehesa
(v.pág.1 de la sección "Comunidad" del periódico Mural del 4 de septiembre de 2008).


El tapiz de la cocina.

Una pareja de esposos están en el zoológico y pasan por la jaula de un gorila macho.

-Marcos- dice la mujer -¿Sabes que los gorilas son los animales más parecidos al ser humano en cuanto a su comportamiento? Observa le voy a enseñar un seno, aprovechando que no hay gente, y seguro que se va a excitar al igual que un hombre.

Lucinda le muestra un seno y el gorila se empieza a excitar y comienza a mover las barras de la jaula.

-¿Ves?- dice la mujer -ahora me doy cuenta por qué eres así. Los hombres no pueden controlar sus instintos animales al igual que el gorila.

Marcos le dice: -Ahora muéstrale los dos, a ver qué pasa.

La mujer le muestra los dos senos y el gorila se excita aún más y se desespera por salir. Marcos le dice: -Es increíble cómo reacciona el gorila; ahora súbete la falda y muéstrale el trasero a ver qué pasa.

La mujer se sube la falda y le muestra el trasero, a lo que el gorila, completamente excitado, rompe las barras de la jaula, agarra a la mujer y empieza a querer quitarle la ropa y desnudarla.

-¡Marcos! ¿Qué hago? ¡Ayúdame!

Y Marcos le dice: -Ahora, explícale al pinche gorila...

¡A ver si es cierto que nos parecemos!

(Recibido por e-mail el 23 de noviembre de 2008).


Le pregunté a mi padre por qué, después de 50 años de casados, él y mamá nunca parecían pelearse.

-Discutimos- me dijo -pero al final siempre uno de los dos se da cuenta de que yo estoy equivocado.


A los hombres ocasionalmente nos sucede que estamos "sentidos"; pero son las mujeres las que lo experimentan con más frecuencia y con más alto disfrute. El "sentimiento" masculino es mucho más negociable y efímero; el sentimiento femenino puede llegar a durar décadas. Si, Dios no lo quiera, ustedes contemplan que su esposa, prometida, o compañera de vida cae en un profundo mutismo, mientras su mirada se fuga hacia los espacios cósmicos declarándonos inexistentes; si eso ocurriere, prepárense lectores queridos: esa mujer está "sentida". Asegurarse de esto es extremadamente sencillo. Basta con preguntarles ¿cómo están? y sobre todo, basta con que ellas contesten con palabras de obsidiana: bien; pero ¿qué tienes? y las muy payasas contesten con voz lacrimal: nada. Con eso basta, ya ni pierdan su tiempo, esa mujer está "sentida" y llevará años lograr que el amor se restablezca y la sonrisa vuelva a descender sobre nuestros hogares.

Germán Dehesa
(v.pág.9 del periódico Mural del 9 de abril de 2009).


Del libro "La Seducción"... "Receta para él. Cómo seducir a una mujer... Cortéjela durante varias semanas con delicadeza y asiduidad. Invítela al café; al cine; a cenar en algún elegante restorán. Trátela con cortesía y caballerosidad; retírele la silla al sentarse; ábrale la puerta del coche; pregúntele a cada momento si se encuentra a gusto; llénela de finas atenciones. Dígale cosas agradables acerca de su aspecto y su vestido; encomie su belleza, su inteligencia, su encanto personal. Haláguela diciendo que le encanta cómo se arregla y cómo se maquilla. Muestre interés en sus cosas; hágale preguntas inteligentes acerca de su trabajo. Una vez que se haya establecido entre ella y usted un trato más cercano y familiar, invítela a bailar en algún sitio de calidad. Dígale que sus intenciones hacia ella son formales. Sorpréndala con pequeños regalos: chocolates, algún perfume delicado (investigue primero cuál está de moda). Poco a poco, en sucesivas citas, haga más íntima la conversación. Aprenda a escucharla: muestre preocupación por ella y sus problemas. Pregúntele acerca de su familia: así dará a entender que su propósito es llegar a ser algún día parte de ella. Háblele de sus sueños, de su ilusión de formar un hogar; de encontrar una mujer cariñosa y comprensiva para vivir toda la vida a su lado, y tener hijos. Dígale que está muy solo; que en ella siente la perfecta compañía; que cuando está a su lado se olvida de esa soledad. Envíele flores sin motivo, e incluya siempre una pequeña tarjetita con un breve mensaje sugestivo, por ejemplo: 'No dejo de pensar en ti'. Cuando estén juntos cuéntele cosas agradables. Hágala reír, pues para una mujer el sentido del humor de un hombre es siempre señal de inteligencia. Prepare frases ingeniosas y simpáticas para decirlas en la conversación. Que ella se sienta a gusto cuando está con usted, que se sienta -sobre todo- amada y protegida. Si la ve triste, pídale que le hable de los motivos que causan su tristeza; confórtela, consuélela. Procure comprender sus súbitos cambios de humor. ¡El carácter de la mujer es tan complejo! ¡Sus reacciones son tan extrañas, tan repentinas, tan inesperadas! No se deje sorprender por arrebatos súbitos, y muéstrese siempre comprensivo, paciente, tolerante. Que ella sepa que puede confiar en usted siempre, y que siempre estará a su lado para protegerla; que nada de lo que ella haga lo apartará de su lado nunca. Dígale que por ella irá hasta el fin del mundo. Una vez que advierta en ella señales inequívocas de que está dispuesta a aceptarlo, confiésele su amor. Prepare una declaración romántica, expresiva. Busque el momento y el lugar oportuno para declararse. Ese día llévele un presente especial, más personal e íntimo: un dije, alguna pequeña joya que sirva para recordar ese momento siempre. Dígale que desde el primer momento que la vio se enamoró de ella; que la considera la compañera ideal para su vida, y la madre perfecta para los hijos que -si lo quiere Dios- alguna vez tendrán. Ponga en ella una mirada de apasionado amor. En seguida tómela delicadamente por los hombros y pregúntele si está dispuesta a acompañarlo siempre por el camino de la vida, y estar a su lado lo mismo en las penas que en las alegrías. Si sigue usted cuidadosamente todos estos pasos, sin omitir ninguno, extremando sus atenciones para ella, llenándola de detalles, diciéndole continuamente palabras bonitas, lo más probable es que ella quede seducida, y acepte darle su amor... Receta para ella. Cómo seducir a un hombre. Preséntese ante él sin ropa y con un six de cerveza"...

Armando Fuentes Aguirre "Catón"
(recibido por e-mail el 10 de mayo de 2009).


¿He dicho algo que te ha molestado?

(Recibido por e-mail el 12 de junio de 2009).


Fotografías mexicanas

Favor de traer autorización de su esposa.

Señor te pido...

(Recibido por e-mail el 10 de julio de 2009).


¿Cuál es la diferencia entre una esposa y una modelo de Playboy? Ninguna, si el marido sabe lo que le conviene...

Armando Fuentes Aguirre "Catón"
(v.periódico El Siglo de Durango del 15 de octubre de 2009).


Yo no sé para ustedes, pero para mí está clarísimo que, desde hace por lo menos 5 décadas, las mujeres van ganando de calle. Peor le irá al hombre que no acepte esto. Acéptenme un consejo: si ya es tan obvio que vamos a perder, hagámoslo con elegancia y galanura: no hay que discutir, no hay que gritar, no hay que perder ni el tiempo ni la compostura; simplemente declarémonos vencidos y procedamos a firmar donde se nos indique y a otra cosa. Estos principios de vida no me abandonaron ni un instante ahora que fui a Monterrey al servicio de mi amita blanca Denise Dresser. Todo el viaje lo hice en perfecta sumisión. Siéntate aquí aunque no sea tu lugar; me senté. Ya me comí un sándwich, pero tú mejor no comas nada, para que en la cena tengas mucha hambre; obedecí con lágrimas en los ojos. Vamos a ir a cenar a un lugar que se llama "La Catarina"... Es que yo quería ir al "Mirador"... La Ca-ta-ri-na... Ta'bien, ¡qué buena idea! Gracias a mi infinita prudencia, el viaje transcurrió con toda tersura, aunque regresé y me desplomé en mi camota casi por 24 horas consecutivas que dediqué a dormir y a ponerme paños fríos en la frente.

Estos son sólo unos cuantos ejemplos de cómo tiene que ser ahora la relación hombre-mujer si es que queremos que todo vaya en paz. Cada vez que yo lo olvido -y me suele ocurrir con cierta frecuencia con la madre del Bucles que es una punzante callosidad en el dedo chiquito del pie- las consecuencias para mí suelen ser catastróficas. Y miren que me esfuerzo. Me habla por teléfono y de inmediato yo pongo mi mente a los pies de San Vicente Ferrer y de San Charbel y les pido que me tengan de su mano y refrenen mi boca. Mientras ella habla, yo musito La Magnífica y el ¡Detente, bala! para no incurrir en ninguna imprudencia ni mal modo. Mis diálogos con esta recia matrona se parecen cada vez más a la letra de una antigua guaracha titulada "María Cristina me quiere gobernar".

Quizá por esto me resulte tan sedante escuchar o leer algún pleito entre mujeres, porque ahí sí hay equilibrio e igualdad y se pueden mentar la madre a gusto. Aparece una doctora que no es doctora y una cantante que no es cantante. La doctora le ofrece a la cantante unas pociones mágicas para dejarle la cordillera del sur firme, prominente y redondeada. La cantante accede, los resultados ofenden a la estética y de inmediato se arma el zafarrancho. Los hombres: nomás mirando.

Germán Dehesa
(v.pág.7 del periódico Mural del 15 de octubre de 2009).


Cómo hacer feliz a una mujer


(Guía de obtención de puntos).

Durante miles de años, los hombres nos hemos esforzado por entender el comportamiento de las mujeres y en la medida de lo posible hacerlas felices. Finalmente después de muchos intentos, hemos logrado crear una guía para entender como funciona todo. Aplica los siguientes pasos y ¡mucha suerte!

Habitación
Haces la cama+1
Haces la cama, pero olvidas poner cojines decorativos0
Baño
Dejas la tapa del WC levantada-5
Cambias el papel higiénico cuando se acaba+1
Cuando el rollo se acaba recurres al kleenex-1
A la hora de comer
Sales a comprarle lo que se le antojó de comer+5
En medio de la tormenta+8
Pero regresas con un six y se te olvidó la comida-10
De noche
Te levantas para comprobar un ruido sospechoso en la noche+5
Le das un golpe al intruso con un bate de beisbol+10
Era su gato-40
En eventos sociales
Estas con ella durante una fiesta+1
Estas un rato y luego te vas a platicar con alguien más-1
Ese alguien se llama Palestina-10
Además se dedica al "baile y al modelaje"-25
Fechas importantes
Te acuerdas de su cumpleaños+1
La invitas a cenar y le das regalo+10
El lugar es un bar y pasan un juego de las chivas-15
Entretenimiento
La llevas al cine+1
La llevas a ver una película que le gusta+5
La llevas a ver una película que no te gusta+7
La llevas a ver una película que te gusta-2
La llevas a ver una con balas y desnudos-9
Detalles físicos
Desarrollas una panza cervecera-15
Estas panzón, pero te inscribes al gym+10
Ella te pregunta: ¿me veo gorda"?
Dudas un segundo en contestar-20
Respondes: "creo que estás un poco repuesta"-50
Respondes con un rotundo ¡no! con seguridad+75

Mac
(v.pág.12-B del periódico El Informador del 7 de noviembre de 2009).


No es necesario que venga la Navidad, tampoco días de madres, padres o compadres. Las mujeres salen “de compras”, los hombres no: salen a buscar algo específico. Los maridos no encuentran la manera de huir del gran almacén donde las esposas revisan mercancía en promoción y rodean góndolas repletas de blusas al dos por uno. Es frecuente ver a los maridos en cafeterías del gran centro comercial, esperando frente a una cerveza el retorno de sus cónyuges cargadas de bolsas y paquetes, sonrientes por las ofertas localizadas, los ahorros realizados y los calcetines encontrados para el esposo que se negó a hacerles compañía. Las mujeres amigas van juntas, los hombres amigos las esperan.

"Sí, sí, sí... ya me sé esa historia, pero ya no somos cazadores", respondió molesta una socióloga hace algunos años para afirmar un riguroso relativismo cultural que predica las tesis del conductismo más radical: en la conducta humana, todo es aprendido. Ya lo dijo el padre del conductismo, Watson, con una sola frase: Denme un recién nacido y haré de él lo que sea. Durante un siglo, se han acumulado pruebas en contra: no somos una tábula rasa en la que es posible escribir lo que sea y la evolución actúa en nosotros como en todas las especies, no somos creación separada ni nuestra naturaleza se cuece aparte.

La Universidad de Míchigan acaba de publicar un estudio que nos recuerda que como Homo sapiens somos una especie muy nueva, con apenas 200,000 años de existencia, pero que tenemos tras de nosotros varios millones de años de evolución como primates cazadores-recolectores... Y que desde nuestro pasado homínido traemos cerebros especializados en diversos aspectos.

El estilo de compras viene con nuestro kit de genes y podemos rastrear sus orígenes evolutivos. Para Daniel Kruger resulta perfectamente explicable que los hombres no logren distinguir entre un calcetín beige y otro café verdosito, y que, por su parte, las mujeres no distingan si el departamento de zapatos está enfrente o a la derecha del elevador.

"Desde una perspectiva evolucionista debemos referirnos a las habilidades que en el pasado usaron las mujeres para recoger plantas alimenticias y a las habilidades que usaron los hombres para cazar y obtener carne. El contraste emerge a causa de las diferentes estrategias para aprovisionar cacería y recolección empleadas en la evolución humana".

El estudio de Kruger, programado para el número de diciembre del Journal of Social, Evolutionary, & Cultural Psychology, revisa la prehumana división sexual del trabajo a la luz de los hábitos de consumo actuales.

El estudio examina la clara diversidad en el "shopping" a la luz de la psicología evolutiva. "Tenemos evidencia de que el tipo de habilidades, destrezas y conductas que son importantes en la cacería y la recolección de alimentos en las sociedades de cazadores-recolectores emergen previsiblemente en nuestro medio moderno de consumo", sostiene Kruger. En unas vacaciones invernales por Europa con un grupo de amigos, luego de explorar pequeños pueblos adormecidos y llegar a Praga, lo primero que las mujeres deseaban hacer era ir de compras y sus maridos no podían entender por qué.

Se comprende si revisamos nuestra más antigua forma de obtener alimentos. Cada vez que un grupo llegaba a una nueva área, las mujeres revisaban el terreno y encontraban diversas franjas de alimento. Sostiene Kruger que la recolección de plantas y hongos comestibles por tradición la hacían las mujeres. Lo cual, en términos actuales, significa llenar una cesta eligiendo cosas una por una.

Los hombres, por el contrario, con mayor frecuencia tienen ya en mente algo específico que salen a buscar, o, en términos modernos, a comprar.

Luis González de Alba
(v.pág.31 del periódico Público del 6 de diciembre de 2009).


De acuerdo con una encuesta, las mujeres se sienten más cómodas desvistiéndose frente a los hombres que frente a las mujeres. Su razonamiento es que las otras mujeres son muy criticonas, en tanto que los hombres simplemente son agradecidos.

Robert De Niro, actor
(v.pág.113 de la revista Selecciones de febrero de 2010).


Esperamos y exigimos demasiado de un hombre, pero es un ser humano normal que no se puede hacer cargo de nuestra salud, ni de nuestra economía, creo que pedimos y esperamos mucho, entonces nos falta ser amigos.

Teresita Morfín López, coordinadora de la Academia de Estudios de Género de la Licenciatura en Psicología del ITESO
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 9 de marzo de 2010).


Enseñanzas de Sócrates.


¿Estás diciendo que estoy vieja?


Algunos consejos prácticos para tratar a una dama: abre la puerta al subir al carro y no al bajar (aparentemente esto toma demasiado tiempo); cuando te presentan a alguien en una situación profesional, extiende la mano, sólo si ella se acerca procede con el beso (por cierto, 3 tomas de loción, ya es una de más); hablando del trabajo, cualquier cumplido que no esté directamente relacionado con la labor que está haciendo, está fuera de lugar (si vas a ir detrás de una colega, expresa tus intenciones claramente y búscala fuera del trabajo); jamás, bajo ninguna circunstancia le preguntes a una mujer si está embarazada (ni siquiera porque pudiese haber subido de peso, sino porque no sabes si es un motivo de alegría para ella), si te lo anuncia (y estás seguro que no es tuyo), la respuesta apropiada es desearle lo mejor, no felicitarla (si es tuyo, la respuesta apropiada es un anillo de matrimonio o un boleto a Sudamérica); aprecia su sexualidad (la línea está en hacerla sentir incómoda) y definitivamente, no le digas a tus amigas güey.

Juan María Naveja Diebold
(v.pág.19 del periódico Público del 9 de julio de 2010).


Ella habrá perdido el arte de la conversación, pero no la capacidad de hablar.

George Bernard Shaw


Lo malo de una mujer con el corazón roto es que empieza a repartir los pedazos.

El Ciruja


Los hombres engañan más que las mujeres; pero las mujeres mejor.

Joaquín Sabina


Una editorial alemana acaba de lanzar un diccionario para ayudar a los hombres a entender a las mujeres.

Alemán-Mujer/Mujer-Alemán es el título de la publicación y en sus páginas se encuentran las 10 palabras o expresiones que más usan las mujeres, además se explica el significado exacto que ellas les dan.

  1. OK. Es la palabra más socorrida para finalizar un discurso. Cuando quieren decir que la discusión ha terminado y que es momento de que te calles.
  2. CINCO MINUTOS. Es lo que contestan cuando se les pregunta cuánto más tardarán en arreglarse (y en realidad significa media hora), pero 5 minutos son efectivamente 5 minutos si ellas te los conceden para que termines de hacer tus cosas.
  3. NADA. Significa todo, es la calma antes de la tormenta. Discusiones que empiezan con NADA, normalmente acaban con OK (Ver punto 1).
  4. NO HAY PROBLEMA. Sus similares pueden ser : no me molesta o hazlo. En realidad significan que te meterás en problemas si lo haces.
  5. GRAN SUSPIRO. Es en realidad una palabra y si tu chica suspira hondamente probablemente signifique que eres un imbécil y que no sabe de dónde sacar más paciencia.
  6. ¡MUY BIEN! Quiere decir que meditará antes de hacerte pagar por tu osadía.
  7. GRACIAS. Ante esto más vale no preguntar, limítate a contestar "de nada".
  8. DA IGUAL. Forma femenina de mandarte al diablo.
  9. TRANQUILO, DÉJALO ASÍ. Esto quiere decir que en repetidas ocasiones lo haz hecho mal así que no debes molestarte por hacer algo que ella hace mejor. Podrás preguntar "¿qué pasa?" a lo que ella contestará...( ver punto 3).
  10. AAAHHH... Si no cree tu explicación dirá esto pero ten por seguro que seguirá investigando para conocer la verdad.

(V.periódico El Universal en línea del 20 de enero de 2011).


Las esposas son como los doberman: se despiertan ladrando, gruñen todo el día y en la noche lo desconocen a uno.

Filósofo anónimo


Ahora sí va a salir caro un agarrón de potito (así le dice uno de los personajes de Los Cuadernos de don Rigoberto al manoseo en el trasero). Los diputados federales aprobaron ayer una reforma para que el hostigamiento sexual en cualquier estado del país sea un delito más grave.

Antes de la reforma, si el hostigamiento lograba comprobarse, la sanción era de 40 días de salario mínimo, es decir, poco más de 2,000 pesos. Francamente, no tenía caso denunciar al jefe (o a la jefa). Si el lascivo (o lasciva) formaba parte de la administración pública, su actuación le costaba el cargo. Ahora, esta conducta costará hasta 14,000l pesos y podrá implicar 3 años de prisión.

La medida, dicho sea con franqueza, parece un acto populista, una reacción legislativa a una legítima demanda social. Pero no es una herramienta útil para la política pública, para las actitudes laborales o para el respeto en sociedad. Primero, por la falta de definiciones claras. El hostigamiento es, según el código penal, el asedio reiterado con fines lascivos a persona de cualquier sexo, valiéndose para ello de una posición jerárquica superior.

Ahí está el primer problema, que no es sólo de redacción, sino que obedece a la naturaleza de las relaciones humanas: la verdad es que son chiclosas. La frontera entre el hostigamiento y la seducción no es tan clara, pues puede leerse con distinta intensidad por cada una de las partes. Una nalgada o un manoseo son evidentes agresiones, pero ¿las miradas lascivas? ¿Cómo se sabe que son lascivas? ¿Porque se van hacia el escote? ¿Y las aparentes cortesías para que una dama suba primero las escaleras? ¿O para que camine adelante? ¿Las invitaciones constantes a salir? ¿Los aventones del jefe a casa? ¿Las solicitudes para trabajar más tarde? ¿Las miradas al potito del subalterno? Para colmo, la ley dice que el hostigamiento sólo se castigará si causa un perjuicio o daño. ¿Pero como más o menos de qué tipo de daño? ¿Miedo, nervios? ¿Cómo se comprueba que hay un daño causado en la autoestima?

Precisamente porque no es fácil comprobarlo, la herramienta se vuelve inútil y prácticamente no se utiliza. Por lo menos en términos de sentencias, aumentar la multa no va a lograr que un mayor número de hombres pague sus actitudes de macho. Puede, si se le da la publicidad adecuada, funcionar como advertencia, eso sí.

Lo que de plano es un despropósito es meter a la cárcel a los hostigadores. No está el país para ello, a la sociedad nunca le ha convenido y el sistema penitenciario de ninguna manera puede ser usado para arreglar conductas indebidas en la esfera de las relaciones personales. Es un asunto de grados de ofensa social. El hostigamiento debe cesar, debe costar carísimo, debe resarcir a la víctima, debe costar el trabajo y hacer un agujero en la cartera, pero no es igual que el tráfico de armas, penado con 3 años de prisión.

Ivabelle Arroyo
(v.periódico El Informador en línea del 23 de febrero de 2011).


La socialización masculina está basada en la ocupación, perder un puesto puede llevar a la depresión, y que la esposa vaya a trabajar puede hacer que el hombre se sienta como un parásito.

Peter Baker, director de "Men's Health Forum"
(v.pág.39 del periódico Público del 4 de marzo de 2011).


Cada año, el Día Internacional de la Mujer me recuerda que, en los 364 días internacionales del macho, no hay uno solo que nos lleve a la complicada tarea de pensar nuestra condición de varones-junto-a-las-mujeres en el mundo actual.

A estas alturas del partido, está claro que la reflexión no ha sido lo nuestro y mucho menos en algo que ha calado tan hondo, que nos ha desubicado y que nos ha enfrentado con el primate que llevamos dentro. Esto último es serio si revisamos la cantidad de mujeres víctimas de violencia por hombres cercanos: 40 puñaladas es el promedio de desquite de los casos que tengo enfrente, todos recientes, en una ciudad norteña de México.

Estoy seguro de que los siguientes pasos en la liberación de la mujer suponen una transformación de los hombres, tan liberadora o más que la de ellas. Pero también estoy seguro de que no tenemos idea de para dónde jalar.

No ha llegado el momento, por ejemplo, en que uno pueda siquiera imaginarse llamando a la chamba para avisar que no podrá asistir porque a su mocoso no lo admitieron en la guardería. Ni imaginárselo: en el fondo, vivimos en el aterrador acuerdo de que precisamente por eso las mujeres no tienen en el trabajo las responsabilidades de uno y los correspondientes ingresos. Y falta ver al titán que se atreva a cambiar la mitología laboral sin exponerse al ridículo, en el fondo cómodo para todos, frente a compañeros, jefes y oficinas enteras de recursos humanos.

No tiene remedio. Si queremos superar esta situación, a los hombres no nos queda de otra que someternos a un auténtico rediseño de nuestra propia humanidad. Vaya, no sabemos ya ni cómo es que nos quieren, tiernos pero varoniles, fuertes pero comprensivos, sensibles pero no chillones, femeninos pero no maricones...

Tampoco sabemos dónde vamos a hallar los planos de semejante rediseño. Está difícil, y más si no reconocemos lo que la mezcla de roles en la vida diaria nos puede reportar en términos de desarrollo humano y, simplemente, de felicidad, y si no aceptamos que nuestra mayor aportación a los cambios sociales es hacernos responsables de nuestro propio crecimiento.

Una clave para hallar los planos del rediseño está, creo, en la bobería de acudir a lo humano básico. Sobran ideas en las múltiples tradiciones a nuestro alcance que esperan ser releídas con otros ojos, sin la mirada de la exclusión, sin importar que seamos niños o niñas.

Y claro, en todas las tradiciones podremos descubrir la gallardía y la llana generosidad como motores de perfeccionamiento.

Luis Petersen Farah
(v.periódico Público en línea del 6 de marzo de 2011).


Cuando terminamos una evaluación de personalidad en el trabajo, le pregunté a mi amigo Dan si pensaba contarle a su esposa los resultados que había obtenido.

-No -repuso-. Al llegar a casa tendría que decirle: "Hola, cariño. Acabo de pagarle 400 dólares a alguien para que me explique en qué estoy mal". Entonces, considerando esa cifra y que levamos 23 años de casados, me entregaría una cuenta por 798,000 dólares.

(V.pág.96 de la revista Selecciones del mes de marzo de 2011).


Don Martiriano es un esposo mandilón. No puede quejarse de formar parte de una minoría: las estadísticas muestran que el 99.8% de los maridos reconocen estar sujetos a la voluntad de su mujer.

(El restante .2% lo conforman quienes mienten acerca de su situación matrimonial). Doña Jodoncia, la feróstica esposa de don Martiriano, lo trataba muy mal: lo trataba como a una esposa. El lacerado se dolía de no haber tenido un hijo. Suspiraba: "Me habría ayudado a lavar los platos". Cierta mañana un ovni aterrizó en el jardín de la casa de don Martiriano. El alienígena que salió de la nave le ordenó con gutural acento: "Llévame con tu líder". Sin vacilar gritó don Martiriano: "¡Vieja, aquí te hablan!". Yo digo que en muchos hogares las mujeres actuarían un poco menos como hombres si sus maridos actuaran un poco más como hombres. Esto no es incitación al machismo. No quiero hacer un llamamiento a la insurgencia masculina, como aquella que sucedió en Caracas, Venezuela, cuando fue a cantar allá Jorge Negrete. Las mujeres lo entronizaron como ídolo: tenían retratos de él en su recámara, y hacían comparaciones que resultaban desventajosas para sus maridos. (Cuando a 2 se les compara, uno de los 2 repara). Encalabrinados, los caraqueños se bolivarizaron contra sus esposas, y les hicieron una huelga -llamémosla así- de pito, negándoles obra de varón hasta que dejaron de hablar del guapo charro mexicano. Lejos de mí la temeraria idea de erigirme en el subcomandante de los mandilones. Yo estoy muy resignado, y aun contento, con mi situación, pues de no ser por la prudente guía de mi esposa andaría perdido por los inextricables laberintos de la vida, dando constantes cabezazos contra los muros de la realidad. Propongo, sí, una aurea mediocritas, es decir, un dorado punto medio. Que nuestras esposas decidan sobre los asuntos pequeños: dónde debemos vivir; dónde debemos trabajar; cómo debemos vestir; qué coche debemos tener; a dónde debemos ir de vacaciones; y nosotros decidamos sobre las cuestiones que realmente importan: si los Estados Unidos deben salir ya de Afganistán; si el señor Strauss-Kahn es en verdad culpable; quién debe ser el técnico de la Selección Nacional, y otros asuntos de similar sustancia y entidad.

Armando Fuentes Aguirre "Catón"
(v.periódico El Siglo de Durango del 14 de julio de 2011).


Hoy, la mayoría en el planeta son mujeres, y si a los hombres se les resta a quienes decidieron no ejercer su virilidad, pasamos a ser una muy menguada minoría. Los divorcios están a la vuelta de la esquina, sólo que ahora son las mujeres las que lo exigen (en su mayoría), mientras que antes los hombres se ufanaban de tener varias mujeres a la vez porque ello les hacía sentirse más machos, ahora muchas mujeres deciden tener a varios hombres en su recámara, no sin antes exigir el divorcio y la respectiva división del patrimonio alcanzado.

Aunque continúan siendo pocas las mujeres que abiertamente ejercen el poder en la política, el sector privado, social y en la propia familia, la verdad de las cosas es que siempre hemos vivido en un matriarcado, ah, pero eso sí, no deja de haber mujeres que siguen exigiendo la igualdad de género.

Cuauhtémoc Cisneros Madrid
(v.pág.2-A del periódico El Informador del 30 de agosto de 2011).


¿Por qué algunos hombres tienen perro y no esposa?

  1. Cuando más tarde llegas, más emocionado está tu perro por verte.
  2. Los perros no se fijan si los llamas por otro nombre.
  3. Les agrada que dejes cosas tiradas en el suelo.
  4. A un perro no lo visitan sus parientes.
  5. Los perros están de acuerdo en que hay que levantar la voz para hacerse entender.
  6. Los perros te encuentran divertido cuando estas borracho.
  7. Les gusta ir a cazar y pescar.
  8. Un perro no te despierta en la noche para preguntarte: ¿si muero te vas a conseguir otra?
  9. Si una perra tiene cachorros, puedes anunciarlos en el periódico y venderlos.
  10. Le puedes poner un collar de castigo y no te llamará pervertido.
  11. Si un perro huele a otro perro en tu ropa, no se pone de malas. Solamente está interesando.
  12. Si tu perro te deja, no se lleva la mitad de tus pertenencias.

(Recibido por e-mail el 9 de septiembre de 2011).


Las generalizaciones suelen ser idiotas, y aún más cuando hablamos de hombres y mujeres, porque el peso de prejuicios centenarios nos puede llevar a decir bastantes tonterías. Pero lo cierto es que estos incidentes me hicieron pensar en algo en lo que, por lo general, todavía nos diferenciamos mucho nosotras y ellos, y es en la manera en que manejamos nuestras emociones. A las mujeres, a menudo tan duchas en lo verbal, nos suele encantar hablar de nuestros sentimientos, desmenuzarlos, analizarlos al derecho y al revés, rememorarlos y hozar en ellos, y a los hombres, en cambio, les suele espantar poner palabras a sus emociones, entre otras cosas porque la mayoría no tiene ni idea de cuáles son (no se les ha educado en el autoanálisis emocional). Las mujeres perseguimos a nuestros hombres por casa al grito de: "¡Tenemos que hablar!", mientras ellos intentan escurrirse de la sala al baño y del baño al dormitorio huyendo del intercambio verbal. Si por ellos fuera, creo que a veces preferirían que fuéramos mudas.

No olvidemos que el hecho de ser mujer no te concede automáticamente la exclusiva de la bondad, y que además de la violencia física existen la violencia psíquica y la emocional.

Rosa Montero
(v.pág.7-B del periódico El Informador del 22 de enero de 2012).


Una mexicana indocumentada estaba caminando a la orilla del Río Bravo, del lado gringo, cuando vio una botella de cerveza vacía. La recogió, la frotó y apareció 'El Genio Chicano'...

El genio le agradeció la liberación de su encierro y en recompensa, con mucho gusto, le concedería un solo deseo.

Ella le contestó: -But, mi prima told me that the genios conceden tres güiches...

-Sorry dear- respondió el genio -pero los genios de tres güiches son puro cuento.... uno nomás... So, ¿qué quieres?

La mujer no lo pensó y dijo: -I want la paz in the Middle East... ¿ves este mapa? I want this países to stop figthing entre ellos, que los árabes love the judíos and the irakíes love the gringos, y que el mundo tenga peace...

El genio ve el mapa y exclama: -¡Órale, be reasonable mujer! This países have been at war for miles de years, and I'm out of forma, ya que he estado in the bottle por un rato. I'm good, but not tan bueno. I think que ese güich no se puede. Please ask for otro güich.

La mujer lo piensa por un minuto y dice: -Well, I want to find a bueno man. I want a mexicano boyfriend!... You know, uno que doesn't drink cerveza, que sea fun, que le guste la cumbia, and helps to clean la casa. Yo quiero that him be great in cama, and gets bien con mi family, has to be fiel, y doesn't throw chingadazos at me. That's my güich... a good mexicano man!...

El genio, tras un largo suspiro, se rasca la cabeza y dice: -Chingada mother, mejor let me see el mapa again...

(Recibido por e-mail el 16 de febrero de 2012).


Los feminicidios son inaceptables, pero también son 10 veces menos comunes que los androcidios. En 2009, según el INEGI, se registraron 30.2 homicidios de hombres por cada 100,000 habitantes contra 3.2 de mujeres.

Sergio Sarmiento
(v.periódico El Siglo de Durango en línea del 5 de abril de 2012).


No te compliques la vida.


Sólo bastan 4 letras.


Nueva campaña de publicidad de Coca Light, actitud light, cuyo anuncio ha indignado a algunas feministas e intelectuales de nuestro país. Escuchemos lo que dice la publicidad: "Hoy, ¿quién es realmente un macho? ¿El más fuerte, el que no llora nunca, el que sale con 20 mujeres a la vez? No. Macho es el que está en pareja hace cinco años, eso es un macho. Macho es el que sale a correr en mallas, es el que acepta que otro hombre esté más galán que él, es el que sabe los programas de la lavadora, es el que se levanta a las cuatro de la mañana a cambiar pañales, eso es un macho. Es el que hojea revistas de chismes en la peluquería, es el que pone en el estatus de Facebook 'in a relationship', eso es un verdadero macho. Pero macho, lo que se dice macho, macho, macho, es el que llega con una Coca Cola light a una fiesta y no le importa lo que dicen los demás. Coca Cola Light, actitud ligera". Curiosamente para el poeta mexicano Octavio Paz, en El Laberinto de la Soledad, un macho era todo lo contrario, era un "ser hermético", que no se "raja" ni se "abre" con sus semejantes porque lo ve como un signo de debilidad. El hombre machista mexicano ve a la mujer como alguien inferior al hombre, por "su rajada, herida que nunca cicatriza". Al leer lo anterior no podemos dejar de pensar en la violencia y la discriminación que existe contra las mujeres, no nada más en Ciudad Juárez, sino en otras entidades. De allí que, el 19 de septiembre, la diputada federal del PRD Martha Lucía Mícher Camarena se haya reunido con directivas de Coca Cola para solicitarle a la refresquera retirar la campaña publicitaria "Actitud Ligera. Coca Cola Light" por considerarla una "apología del machismo", entendido éste como un "conjunto de prácticas, comportamientos y dichos que resultan ofensivos contra el género femenino y constituyen un tipo de violencia que discrimina a las mujeres". Más adelante en la reunión, Malú hizo hincapié en que este spot "lejos de modificar la intrínseca connotación negativa del machismo, normaliza, legitima esa conducta como hábito de comportamiento". Aseguró que "afirmar que el comercial pretende de manera divertida demostrar que ese viejo cliché del machismo está cambiando, resulta demasiado ingenuo, light y riesgoso en un país en el que los estudios muestran que cuando el control sobre las mujeres es mayor y la subordinación y el sometimiento son más tolerados socialmente, la naturalización de la violencia está tan asimilada que no es percibida como tal, incluso por las propias mujeres". La ex directora de Inmujeres-DF concluyó que ha aprendido "a valorar el significado de las palabras y me hado (sic) la certeza de que lo que no se nombra no existe... Por eso hemos dicho que el machismo mata". Mícher Camarena urgió a retirar la campaña publicitaria cuanto antes. "De no ser así, se tomarán acciones serias como cerrar simbólicamente la empresa y llamar a no tomar Coca-Cola Light".

En su texto, de la revista Proceso, titulado: "El error de Coca-Cola", Marta Lamas se pregunta: "¿A quién está dirigido ese anuncio? Parecería que a hombres que temen que se dude de su hombría si toman Coca-Cola Light. Imagino que ese no es un dilema que inquiete a muchos varones, ¿o sí? Pensándolo bien, el anuncio es más ofensivo para los hombres que para las mujeres. ¿Será que la refresquera considera que los hombres mexicanos requieren un refuerzo en su masculinidad y por eso usó el término 'macho'? ¿Qué hubiera pasado si en lugar de 'macho' hubiera usado, por ejemplo, 'viril'?".

Guadalupe Loaeza
(v.pág.7 del periódico Mural del 27 de septiembre de 2012).


¿Quiénes somos?


Un hombre exitoso es el que gana más de lo que su mujer puede gastar. Una mujer exitosa es la que encuentra a ese hombre.

Lana Turner


Hombres sensibles...


En mi familia no he sabido de un solo caso de mujer golpeada, pero sé de varios hombres golpeados. Ninguno se ha quejado porque no es propio de un hombre, nomás "los araña el gato". Alguna vez una prima tuvo a su pobre marido, un flaquito ñango, debajo de la mesa del comedor, defendiéndose con los pies contra los tijeretazos que ella lanzaba sin ver, a donde cayeran. Y en la humillación verbal son insuperables.

Luis González de Alba
(v.periódico Milenio Jalisco en línea del 13 de enero de 2013).


Para entender a las mujeres.


Manual para entender a las mujeres.

Manual para entender a las mujeres.

(Recibido por e-mail el 31 de enero de 2013).


Cuanto más tiempo un hombre casado se dedica a las tareas del hogar, como cocinar, menos relaciones sexuales tiene con su esposa, según un estudio divulgado en el número de febrero de la revista estadounidense de sociología.

Lo contrario sucede cuando el marido se dedica al jardín o a su automóvil, según las conclusiones del informe que destacan "la importancia de los papeles tradicionalmente otorgados a cada uno de los sexos" y su influencia en la frecuencia de las relaciones sexuales en un matrimonio heterosexual.

"Existe una suerte de escenario sexual bien definido para cada género, en el cual manejarse según el género es importante para el desarrollo del deseo sexual", afirma Sabino Kornrich, investigador del Instituto Juan March de Madrid que realizó el estudio junto a las sociólogas de la Universidad de Washington Julie Brines y Katrina Leupp.

Pero las conclusiones del estudio, que se basa en las respuestas de 7,002 encuestados, no deben llevar a los hombres a dejarse estar en el hogar: "Rechazar participar en las tareas del hogar provoca conflictos en la pareja y la insatisfacción de las esposas".

(V.Agence France-Presse del 30 de enero de 2013).


En el cine, en una de las escenas de la película que estaba viendo, una paloma entra súbitamente a un cuarto. En ese momento la señora sentada en la fila detrás de mí dice en voz alta: ¡se metió una paloma! Pues sí, señora, eso es exactamente lo que estamos viendo todos, pensé yo.

En la siguiente escena intentan sacar a la paloma del cuarto, y la señora de atrás exclama: ¡no la pueden sacar! Pues no señora, no la están pudiendo sacar. Sus ratificaciones verbales de lo que sucede en la película son completamente innecesarias.

Las mujeres, por lo general, supongo que debido a su natural habilidad para hablar y escuchar al mismo tiempo varias cosas, hacen preguntas y comentarios en medio de los argumentos centrales de una escena, y para quienes, como yo, no tenemos la habilidad de escuchar y contestar al tiempo que estamos tratando de entender lo que ocurre en una película, distraernos en ese momento es algo rudo y sólo produce problemas de pareja.

Es común escuchar reclamos, preguntas y respuestas como estas:

¡No platicas! ¡No me contestas! Pues no. No se puede ver y oír una película, y además hablar en medio de intrincados argumentos.

Unas preguntas surgen de la impaciencia:

-¿Quién es el asesino?

-He visto lo mismo que tú, lo mejor es esperar a que la película termine para averiguarlo.

Otras surgen por cerrar los ojos o por falta de atención:

-¿Qué pasó?

-Si te contesto me pierdo lo que sigue.

-¿Qué le dijo?

-Si me hablas mientras trato de escuchar no puedo saberlo. Etc.

Y cuando osamos contestar con un simple "no sé", los sentimientos no se hacen esperar:

-Sí sabes, pero no me quieres decir. Te da flojera explicarme. No comentas nada. Etc.

Las preguntas y comentarios de una película son después; no durante la proyección.

Señoras: la mayoría de los hombres no tenemos la habilidad de oír y hablar al mismo tiempo, ni de mantener varias conversaciones simultáneas.

Nuestras mentes funcionan distinto. Si no les contestamos en el preciso momento que hacen su pregunta, -la cual normalmente es formulada en el clímax de la película que ambos estamos viendo- no es por no querer hablar, sino por no perdernos la trama.

No se molesten si en ese momento les decimos que se esperen. Lo único que estamos tratando de hacer con nuestra mente unidireccional es entender lo que estamos viendo (Paso 1).

Luego, habiendo concluido exitosamente el Paso 1 (entender), podremos contestar lo que nos preguntan (Paso 2), y así, hasta poder armar por completo el rompecabezas de lo que ha ocurrido, no sólo en la película, sino también con ustedes, y ordenar las distintas piezas que componen las preguntas femeninas, las cuales además nunca piden una respuesta concreta.

Si a la pregunta ¿quién fue el asesino? respondemos sin rodeos ni titubeos: ¡el mayordomo!, lo que habremos logrado no es disipar una duda, sino generar el sentimiento (equivocado) de que las creemos tontas.

Y si a la misma pregunta respondemos: ¡No sé!, como asumen que sí sabemos, concluyen que no queremos hablar con ellas.

Sí y no, no son respuestas ni aceptables ni cordiales para ellas.

La respuesta correcta a la pregunta ¿quién fue el asesino? es: ...mmm, me parece que cuando el detective entró a la casa, la mirada del mayordomo tenía cierto odio. Y como traía una pistola en la mano, tal vez él la mató. ¿No lo crees tú, chula? Sí, chulo. ¡Qué bonito platicamos. Muá!

Ricardo Elías, arquitecto y empresario
(v.pág.6 del periódico Mural del 7 de febrero de 2013).


¿Cuál es la hembra?

¿Cuál será la hembra de esta especie?


He aquí lo que debe hacer un hombre para poner a una mujer "in the mood for love".

  1. Decirle que la ama.
  2. Enviarle flores; regalarle chocolates o un perfume.
  3. Invitarla a cenar, y a bailar luego.
  4. Escucharla.
  5. Decirle otra vez que la ama.
  6. Abrazarla con ternura.
  7. Una vez más musitarle al oído que la ama.
  8. Repetirle que la amará por siempre y que jamás habrá otra mujer para él.
  9. Besarla, al principio suavemente, en seguida con pasión arrebatada.
  10. Tomarla amorosamente en brazos y llevarla al lecho.

He aquí, ahora, lo que debe hacer una mujer para poner a un hombre "in the mood for love".

  1. Quitarse la ropa.

Armando Fuentes Aguirre "Catón"
(v.periódico Milenio Tamaulipas en línea del 14 de marzo de 2013).


La joven recién casada se quejaba con su desconcertado maridito. Le dijo llorosa y gemebunda: "Ya llevo 2 semanas diciéndote que no me vayas a comprar nada para mi cumpleaños ¡y todavía no me compras nada!".

Armando Fuentes Aguirre "Catón"
(v.periódico Milenio Tamaulipas en línea del 4 de abril de 2013).


Pervertido


Estoy harto de sentirme inadecuado.

(V.Ocio en línea del 17 de mayo de 2013).


No hablar con la pareja, hacerle malas caras, amenazar con abandonarlos, negarse a dormir en la misma cama o a tener relaciones sexuales, son algunos ejemplos de violencia sicológica que practican comúnmente las mujeres.

De esta manera, el género femenino ha desarrollado un estilo de abuso más sutil e indirecto hacia los hombres, aunque no es socialmente reconocido, aseguró la doctora María de la Paz Toldos Romero.

"Los niños, cuando son más pequeños, utilizan más la violencia física porque tienen más fuerza física también, y las mujeres desarrollan otro tipo de violencia más sofisticada, que es la violencia sicológica", expresó.

La autora del libro "Hombres víctimas y mujeres agresoras: la cara oculta de la violencia entre sexos", explicó que no existe una cifra confiable sobre cuántos varones han sufrido este tipo de agresión, ya que no denuncian.

Factores como la presión machista, credibilidad, miedo, discriminación sexual y falta de recursos son algunas de las razones por las que ellos no presentan cargos en contra de sus parejas.

Sin minimizar las agresiones que sufren las mujeres, la académica del Tec de Monterrey, Campus Guadalajara, explicó que socialmente la violencia que ejercen las mujeres hacia los hombres es considerada defensa personal.

Para solucionar la violencia hacia cualquier género, la investigadora propuso crear organismos y legislaciones que velen por todas las víctimas.

(V.pág.6 de la sección "Comunidad" del periódico Mural del 23 de mayo de 2013).


Leona regañona.


Desde los centros de estudios de género, similares y conexas, nos han impuesto una visión de sexualidad por la que las menores de edad son coquetas, pero el adulto no debe aprovecharse de esa liviandad pasajera y juguetona por la que muestran los muslos al maestro, se le resbalan al tío. Corresponde al adulto tener cabeza y control. De no hacerlo, esa niña, hoy de 13, a los 23 recordará con amargura cuando su tío hizo lo que ella proponía. "Pero yo era una niña... y él tenía 25 años y se aprovechó... ahora no quiero ni que me toquen".

Cierto. Pero es de mujeres. Aún no conozco al hombre que piense así, ni hetero ni homosexual. Un muchacho de 15 años a quien su vecina de 24 se le lanza acepta gustoso... y se lo cuenta a todos sus amigos. Su padre se entera, y, si no es gringo varón-domado, alardeará ante sus amigos, en sábado de cartas y cervezas: "Pues m'hijo salió todo un cabroncito... Ya se anda cogiendo a la vecina que, no es por nada, pero hasta a mí se me antoja...".

La histeria gringa acaba de poner en la cárcel, con leyes hechas para menores que no son iguales, para niños que no sienten como niñas, a una maestra de secundaria a la que varios de sus alumnos, teens, se cogían con entusiasmo. Los chavos, felices de ya no tenérsela que jalar dos veces al día pensando en ella; ella encantada con los pollos. Pero no conozco hombre que no se jacte de sus conquistas, y si es adolescente y se trata de su maestra, pronto llega a oídos adultos. Quizá no fue un padre, sino una madre, la que fue corriendo a poner queja con la policía. O padre que ha engullido toda la basura acerca del daño que una mujer adulta puede hacer a su puñetero hijito de 15 años.

Es una mentira basada en valores femeninos incorporados a la ley, que no distingue entre menores varones o mujeres. Y no, no es igual. Ningún muchacho de 15 llamará abuso a los 35 el momento en que una guapa de 25 le arrebató su indeseada virginidad, si fue por y con gusto. Un adolescente varón fanfarronea que se anda cogiendo a su maestra, a su vecina casada, Y a tu mamá también.

Desde Margaret Mead y Simone de Beauvoir hemos absorbido los hombres una mentira femenina acerca de nuestra sexualidad. La enorme diferencia entre ellas y nosotros está en la economía biológica: una hembra, humana o no, es selectiva porque la reproducción le resulta muy costosa en términos de energía invertida y riesgos. Primero el embarazo y sus posibles complicaciones; los riesgos externos: menor agilidad para huir del predador, urgencia de más alimento. Viene el parto y su riesgo de muerte. La lactancia y de nuevo inversión de energía convertida en leche. El macho pone algo se semen y ya acabó.

La hembra no puede arriesgarse a un apareo con un macho de tercera si hay uno de primera. Uno que dará buenos genes a la prole y la cuidará con ferocidad. Por eso elige: alces, carneros, leones, perros, lobos, pavos pelean por la hembra. Y de ahí el horror femenino a la violación: no elige.

Los combates están ritualizados en machos y pocas veces hay un muerto, y si lo hay no se pierde mucho: los machos son sustituibles, las hembras no. Un gallo muerto no importa, una gallina muerta son muchos pollos no nacidos. Por eso en humanos los riesgos de muerte los corren los hombres: la guerra, la construcción de rascacielos y puentes, minas, bomberos. Y cuando tienen empleo sin riesgo, lo buscan: alpinismo, deportes extremos, patinetas voladoras...

Luis González de Alba
(v.periódico Milenio Jalisco en línea del 26 de mayo de 2013).


Ellos las odian y nosotras odiamos que las odien, por eso se las repetimos una y otra vez, con la errada esperanza de que algún día las escuchen, analicen y contesten lo que queremos oír. Pero no nos engañemos, no es ni será así y nunca lograremos el triunfo; básicamente porque hombres y mujeres pensamos distinto.

Entonces, si quieres conservar a tu media naranja junto a ti y sin malos humores lo mejor será evitar estas frases que, en definitiva, no les cambiarán la vida a ninguno de los dos.

¿Estoy gorda?
Basta ser un poquito avispado para darse cuenta de que esa frase en boca de una mujer es una encrucijada. Ellos saben que si asienten, por más que sea sólo a través de un gesto mudo, nos ofenderemos. Pero si nos dicen que no, los tildamos de mentirosos. ¿Entonces, para qué ponerlos en aprietos? Si de todas maneras su opinión no cambiará lo que pueda decirnos la aguja de la balanza o el botón de los jeans.
Hoy estoy cansada.
El rechazo es molesto para cualquier persona; pero seamos sinceras, la negativa suele venir más del bando femenino. Sus variantes son: me duele la cabeza; ahora no; los niños me agotaron... Ellos parecen tener más energías y están dispuestos -casi siempre-, seguro que por una cuestión hormonal. Por eso no llegan a comprender jamás nuestra ausencia de ganas. Tampoco es que tengamos que hacerlo por obligación, es que a veces nos dormimos en los laureles y no le ponemos las pilas que se merece la relación.
¿Quién es esa que te escribió en el muro?
La mayoría de nosotras es controladora por naturaleza. Si bien, es cierto que algo de nuestros celos buscan, no soportan cuando nos ponemos cargosas. Pero domina tus instintos y siéntete afortunada si aceptó que sean amigos en las redes sociales. Trata de no emitir ese tipo de comentarios para no ser eliminada inmediatamente.
¿Tanto te costaba llamarme?
Esto también es parte del control. Si no se comunican en cierta manera es una forma de rebelarse. La única opción para que comprendan que nos molesta es devolvérsela con la misma moneda. ¿O será una reacción demasiado vengativa...?
No es muy agraciada tu amiga.
Aunque queramos aparentar que estamos superadas, en este comentario se nos escapan los celos por los poros. Es imprescindible que recuerdes esta ley sagrada: cuanta más tierra le arrojemos a sus afectos, mayor será el esmero por defenderlos. Y el resultado es una pelea en puerta.
¿Seguro que no te sucede nada?
La pregunta ya fue hecha y respondida con una negativa. Si ante el interrogatorio nuestro hubo un ‘no’ como respuesta, sólo hay 2 posibilidades: que realmente no le suceda nada o que, si le sucede, no tiene ganas de contarlo. ¿Para qué insistir entonces? Deja pasar el momento y ya te enterarás.
¿Fútbol otra vez?
Para tratar de entender mejor el odio que sienten cuando hacemos este comentario, basta dar vuelta los roles y recordar cuando queremos comprarnos aquel par de zapatos que tanto nos gusta y nos dicen: ¿Otro par? ¿Para qué?
Mi madre tenía razón.
Es una forma de indicarle que nuestra familia es mejor que la suya. Pero es una batalla perdida porque, por lo general, es muy difícil que para ellos alguien sea más perfecto que su madre. No luches contra los molinos de viento.
Tenemos que hablar.
La naturaleza los proveyó de los mismos recursos que a nosotras: boca, lengua, dientes. Sin embargo, no les gusta platicar o, por lo menos, acerca de la relación. Son básicos y saben que salen perdiendo cuando compiten con nuestra labia, se marean y no pueden contestar. Por eso prefieren evitar un terreno en el que sienten que no pisan firme.
El "siempre" y el "nunca".
Dos palabras que no tienen grises. Y aunque las digamos en sentido figurado, ellos las toman muy a pecho. Trata de ser más justa si debes recriminarle que no te regala flores o que ha llegado tarde a la cita.
Mi ex... tu ex.
Las parejas anteriores, un tema que nos revuelve las tripas a ambos sexos. Sin embargo, parece que a las féminas nos gusta meter el dedito en la llaga. Si no estamos preguntando por sus parejas anteriores, somos las que hablamos de las nuestras haciendo comparaciones innecesarias. Pero entrometer a los de afuera en la relación nunca trae buenos resultados.
Sabemos que no son sólo diez, ni once las frases, pero es un resumen bastante representativo que, si se toma en cuenta, podrá evitar unos cuántos conflictos.

Paula Halperín
(v.Yahoo! Mujer del 11 de junio de 2013).


La vida en 3 fotos.


La solución.


En un grupo de mujeres casadas en un seminario motivacional de cómo vivir en una relación amorosa con los maridos, la instructora pregunta: "¿Cuantas de ustedes aman a sus maridos?"

Todas las participantes levantaron la mano.

Después preguntó: "¿Cuándo fue la última vez que le dijeron a su marido que lo aman?" Algunas mujeres contestaron que hoy, otras que ayer y otras que no se acordaban.

Luego la instructora pidió a las participantes que mandasen a sus maridos el siguiente mensaje de texto con sus celulares: "Te quiero, mi amor".

Entonces solicitó intercambiar celulares y leer en voz alta las respuestas. He aquí algunas de las respuestas recibidas:

  1. ¿Quién es?
  2. ¿Estás enferma, madre de mis hijos?
  3. ¿Y ahora qué? ¿Chocaste el carro de nuevo?
  4. No te entiendo ¿qué quieres decir?
  5. ¿Fuiste al médico? ¿Qué te dijo?
  6. ¿Qué te pasó?
  7. No andemos con rodeos, ¿cuánto necesitas?
  8. ¿Te sientes mal?
  9. ¿Necesitas comprar algo costoso?
  10. Creí que habíamos acordado no beber durante el día.
  11. Tu mamá viene a quedarse en la casa, ¿verdad?
  12. ¡Yo también! (¡La única respuesta sencilla, lógica, sincera y coherente!)

(Tomado del Facebook, de autor no mencionado, el 2 de agosto de 2013).


Conversación de enamorados.


¿Todo está bien?


¿Qué dijiste?


Nos atemorizan.


¿POR QUÉ LOS HOMBRES SON TAN FELICES?

Responde una mujer: porque...

(Tomado del Facebook, de autor no mencionado, el 28 de mayo de 2014).


LOS PLACERES DE IR DE COMPRAS CON LA ESPOSA.

De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja. De compras con la pareja.

(Recibido por e-mail el 2 de agosto de 2014 y en Facebook el 17 de junio de 2016).


Lo que yo busco en un tío.

(Tomado del Facebook el 16 de mayo de 2015).


Discutir con una mujer.

(Tomado del Facebook el 3 de septiembre de 2015).


¿Quieres que vayamos juntos al gimnasio?

(Tomado del Facebook el 9 de octubre de 2015).


Mi amigo Pepe se apoya en la barra, a mi lado, pide una cerveza y se bebe, glub, glub, glub, la mitad de un solo trago. «Las tías de ahora son el copón de Bullas -dice-. Agresivas que te rilas, colega. Peligrosas como ninjas. Esta mañana, una de ellas estuvo a punto de calzarme una hostia. Y te juro que creí que me la daba. Iba conduciendo tan tranquilo, ya me conoces, y al llegar a una rotonda llega una con el Megane, conduciendo con una mano y hablando por teléfono con la otra, se salta el ceda el paso y se mete delante por todo el morro, que casi estampo el coche contra el de ella. El caso es que me pego el sobresalto, y cabreado le toco el pito. Ya sabes, un bocinazo y una ráfaga de los faros. ¿Y sabes qué hace la pava? Pues pega un frenazo atravesándome su coche delante, saca medio cuerpo por la ventanilla y me pregunta a gritos que qué cojones pasa conmigo. En ésas se me ocurre hacerle el gesto de que hay que mirar por donde se anda y menos telefonito en la oreja; y entonces la hijaputa, en vez de achantarse, abre la puerta, baja del coche y se viene derecha para mí con cara de matar, tío, te lo juro. Con cara de estar dispuesta a morderme los huevos».

En ese punto yo he pedido otras 2 cervezas y le pregunto a Pepe por el aspecto de la dama. Por su pinta y catadura. Sería una ordinaria mala bestia, apunto. Una tía desgarrada y bajuna. Pero él, secándose la espuma de cerveza del bigote, mueve la cabeza y responde que nada de eso. Que era una señora normal, cuarentona, bien vestida con ropa buena. Algo gordita y medio guapa. De ahí su sorpresa cuando ella se le puso delante de la ventanilla y se ciscó en su puta madre. «Como te lo cuento, en serio -añade-. Me dijo hijoputa en toda mi cara, mirándome como si fuera a partirme en dos. Y yo me dije no puede ser, Pepe de mi alma; esta cabrona lleva una pipa encima, por lo menos. O lleva un arma o está loca, rediós. Es imposible que le eche esos huevos y me esté dando la bronca de esta manera en mitad del tráfico, que si abro la puerta seguro que me agarra por el cuello y me pega un puñetazo. O un tiro. Así que me quedé allí con la ventanilla subida, acojonado, mientras la tía, con ojos que se le salían de la cara, tenías que verla, me daba un repaso que hasta gotas de saliva caían en el cristal, gritándome hijoputa y tontolculo, con los 5 o 6 coches que estaban parados cerca haciendo tapón y los conductores tronchados de risa, claro, disfrutando del espectáculo. Y al fin, cuando se cansó, dio media vuelta, volvió a su coche y salió a toda leche, quemando neumáticos. Y es que las tías se han vuelto locas, de verdad. Las mujeres van de un agresivo por la vida que asombra, oye. Que da miedo».

Bueno, le digo tras pensarlo un poco. Quizá, para comprender a tu amiga del Megane tengas que ponerte un momento en su lugar. Imaginarte, por ejemplo, lo que ella tiene en la cabeza cuando llega a la rotonda a toda leche. A lo mejor llega tarde al trabajo porque antes llevó a sus hijos al colegio, y está hablando por teléfono para ver a qué hora tiene la cita de negocios prevista para hoy; o le va diciendo al marido que a ella no le dará tiempo de ir al ayuntamiento para pagar la tasa de la recogida de basuras, y que vaya él cuando pueda; aunque tampoco sería raro que en este momento esté preguntando al servicio técnico, por enésima vez, cuándo pasarán a reparar la lavadora o la vitrocerámica que llevan una semana estropeadas, y que al mismo tiempo esté intentando enterarse de cuándo le dan hora en la clínica para echar un vistazo a ese bultito que hace tiempo se nota en el pecho; haciendo compatible, si es posible, el horario de esa consulta con la revisión que ya le toca del ginecólogo, con averiguar si las dos faltas que tiene se deben a la menopausia o a otra causa más inquietante, con llevar a un hijo al oftalmólogo y con la redacción del informe sobre el contrato con los chinos que su jefe le ha pedido para el lunes: día en que tenía previsto hacerse la cera, porque al idiota de su marido le gusta que lleve las ingles depiladas a la brasileña. Y en ésas se encuentra, marcando números telefónicos y discurriendo como una loca para combinarlo todo, intentando de paso calcular si podrá recoger esta tarde a los críos en el cole y si dejó suficiente comida hecha para la cena, cuando de pronto se percata de que hay un gilipollas que le da un bocinazo y ráfaga de luces justo en el momento en que acaba de acordarse de que el domingo es el puto Halloween, maldita sea su estampa, y todavía no le ha cosido al niño el disfraz de Spiderman ni a la niña el de Rapunzel para la fiesta del colegio.

Arturo Pérez Reverte
(v.Patente de corso del 23 de noviembre de 2015).

En los festejos de esta temporada la chica más guapa de la reunión goza de las pretensiones de los habituales y de los que nunca lo habían intentado sin recordar que el acoso está penado; recordemos que por definición el acoso se da cuando algún sujeto que no le gusta a la acosada le dice algo que no le molestaría en lo absoluto si quien se lo dice es de su gusto, en cuyo caso sería ligue y no acoso.

Carlos Enrigue
(v.pág.4-B del periódico El Informador del 13 de diciembre de 2015).
En su ADN son unos sexistas.

(V.Dilbert del 17 de enero de 2016).


La Fiscalía General del Estado también tiene un recuento de los casos en los que las mujeres violentaron a sus parejas varones: en 2015 hubo 702 averiguaciones previas por este motivo, informó María de los Ángeles Coss y León.

Explicó que después de recibir algún tipo de agresión, así sea física, económica o emocional, lo mejor que puede hacer el hombre es denunciar ante las autoridades porque si responde a la mujer con golpes o violencia, la víctima se convertiría en el victimario.

De los 702 casos presentados en 2015, resultaron 235 en detenciones en contra de mujeres que ejercieron violencia contra hombres. Muchos de estos derivaron de denuncias presentadas por las propias mujeres pero durante el transcurso de las investigaciones se descubrió que quienes habían sido las agresoras eran las parejas de los varones.

(V.pág.3-A del periódico El Informador del 7 de febrero de 2016).

Un niño llega a su casa de la escuela y comenta: "Papá, me acaban de dar un papel en la obra de teatro de la escuela".

El papá le responde: "¡Excelente! ¿Qué papel te dieron?".

El hijo le contesta: "Voy a ser el esposo".

El papá lo consuela: "No te preocupes, hijo. Quizá la próxima vez tendrás un papel en el que tengas diálogos".

(V.WorldStart's Tech Tips del 14 de octubre de 2016).

¿POR QUÉ LOS HOMBRES SE QUEDAN COTORROS?

Tengo los suficientes años y camino recorrido para dar una explicación de por qué un hombre anda valiendo pura chingada. Sin pareja toda su vida, sin poder tener una relación estable, estancado emocionalmente desde los 17 años, totalmente inhabilitado para amar y para que lo amen. Te dejo 8 ejemplos de hombres y la razón por la que no tienen vieja. Si te identificas con alguno, ponte chingón para que este 2017 agarres algo, pinche cotorro.

EL MAMITIS

Nunca se pudo destetar, cualquier pedo que le pasa va y le llora a su mamá. Nunca aprendió a hacerse su comida, ni a lavar un solo plato, porque su mami no lo deja mover un dedo. Tiene 35 años y sigue viviendo con ella; vive en su casa, se come su comida y se gasta su dinero. Para él ninguna mujer está a la altura de su madre, a todas las compara con ella. Si este cabrón con mamitis se llegara a casar un día, su matrimonio estaría de la chingada porque su esposa sería una basura al lado de su mamá, y seguiría dependiendo de ella. Este cabrón necesita que le corten el cordón umbilical, a ver si así le crecen un par de huevos.

EL RABOVERDE

El típico libidinoso pervertido, en la calle anda volteando como el exorcista, se le van los ojos en los escotes y minifaldas. No tuvo novia en la adolescencia y por eso siente que todavía se puede ligar a chavitas, siempre quiere una veinteañera chichona que bien podría ser su hija. Para él lo primordial en una mujer es el físico, si no está bien buena no la pela, aunque él esté bien jodido. Este pendejo es manolarga desde la primera cita, es un cabrón caliente que nunca está satisfecho. No le gusta perder el tiempo cortejándolas, desde que se acerca todo lo que dice son piropos, su objetivo principal es llevárselas a la cama. No importa lo que le digan, siempre termina haciendo la plática sexosa, tiene maestría en albur.
Llega una cierta edad en la que la lujuria puede tener consecuencias legales, una cosa es que te gusten más chiquitas, pero tampoco te vayas a pasar de verga. Si no quieres terminar solo, te dejo un consejo: toma un espejo y vete la pinche cara, la lonja y las arrugas. Si bajas tus expectativas al nivel de tu reflejo, podrías dejar de ser un pinche cotorro raboverde.

EL DEL CLOSET

Por lo regular es un galán bien arreglado, tiene un chingo de pegue, pero desilusionó a todas sus novias, las terminaba sin razón y ellas no sabían ni qué pedo. La verdad de las cosas es que sus preferencias sexuales siempre fueron otras o estuvieron ocultas. Lleva un encierro milenario y asfixiante en el closet. A este ojete le urge quitarse las tapaderas y aceptarse. Además, está bien culero que use mujeres para que no se le note, los tiempos ya cambiaron y a ese closet ya le salieron telarañas. Sal de una buena vez, si crees que no se te nota porque nadie te lo menciona, recuerda que Juanga dijo que lo que se ve no se pregunta.

EL TÍMIDO

Es una persona frustrada desde su adolescencia, incapaz de enfrentarse a sí mismo para acercarse a una mujer. Puede ser guapo o feo, no tiene confianza en sí mismo para conquistar mujeres, esto lo limita mucho. El muy pendejo espera a que la mujer que le gusta se le eche encima y se lo coma, pero nunca da el primer paso. Permanecerá solo siempre porque no ha decidido tener la actitud para resolver su problema. O si se llega a casar, lo va a hacer con una pinche fiera y va a vivir toda su vida lavando platos, trapeando y recibiendo instrucciones. A este cabrón hay que regalarle una cuerdita, para ver si amarrándose los huevos tiene el valor ligarse a alguien, chingada madre.

EL PANZÓN

Lleva desde la preparatoria creciendo la pinche panza, dice que lo considera un "status" y que le costó mucho trabajo crecerla, pero si por él fuera se la rebanara. Hay placeres que ya no puede darse, como verse el miembro cuando va a desaguar y únicamente ve cómo cae el chorro en el WC. Tampoco se la ve cuando tiene una erección, si acaso la pura puntita. Lo peor de todo es que cuando le hacen sexo oral no sabe ni quién es. Pero ahí va por la pinche vida tragando tacos, comiendo comida chatarra, le da asco la lechuga, se estriñe al escuchar lo buena que es la linaza. Todo le da hueva, hasta buscar vieja. Si este pendejo no le baja al Mcdonalds, los taquitos y las fritangas, al final va a tener que buscar enfermera en lugar de esposa. Bájale a tu pedo, no seas pendejo. Los dolores vienen de viejo, ponte a correr.

EL INFANTIL

Permanece en el mismo grupito de amistades de toda la vida. Le ha tocado ir a la boda de todos sus amigos y siempre hace un desmadre en las fiestas. Nunca ha sido capaz de hacer nuevos amigos, vive aferrado en ver a las mismas personas y los busca cada fin de semana para hacer las mismas pinches cosas se siempre. No entiende cuando lo rechazan, este cabrón quiere que a huevo se vayan de peda con él. Vive esperando que alguna de las esposas de sus amigos salga de viaje, para poder irse a emborrachar con él, aunque ya sabe que cuando regrese lo van a mandar a la chingada. El pobre pendejo sufre al ver todas las relaciones estables de sus amigos, dice que está solo por decisión propia, pero la verdad es que nadie lo toma en serio por ser tan infantil. Es un pinche irresponsable, descuida todo por sus amigos y sus pedas. No tiene éxito en lo que hace, siempre va a tener trabajos eventuales o con familiares, nunca emprenderá nada porque le huye al compromiso. Este pendejo necesita una vieja que le ponga los pies en la tierra, o que la vida le termine de dar unos buenos putazos.

EL PUTAÑERO

Se la vive en los puteros y los masajes, es el cliente más conocido. Toda su educación sexual la recibió de la pornografía, es de los que cuando coge quiere poner en práctica todo lo que vio en el porno, aunque su pancita chelera lo incapacite. Es una persona que cuando tiene novia se la quiere coger en la primera cita, le dicen que no, no aguanta el rechazo y se retira. Es la pesadilla de cualquier padre de familia, se le nota en la cara que lo único que busca es coger. Este pervertido va por la vida tirándoles la onda a todas las mujeres para ver cuál cae. Vive en la fantasía del sexo fácil, no está de más regalarle una caja de condones, para que nunca se reproduzca.

EL ADICTO

Es un cabrón que todo lo quiere resolver con una pinche peda. Nunca acepta que es un adicto, está incapacitado para resolver un problema sin su fiel compañero el tequila o una caguama. A pesar de que tiene muchas habilidades para los negocios, tarde o temprano lo echa a la mierda todo y truena. En la peda se siente muy galán y como todas se le hacen bonitas nunca tiene problema para ligar, pero se queda botado antes de tiempo. Para él puede más una caguama que una faldita.
Su pinche hígado ya parece una pasita de tan jodido, además entre más pedo menos probable es que se le pare. La peda no es la misma a los 18 que a los 40, las cogidas tampoco, tú decides.

¿Te identificaste con alguno? No te hagas güey, tienes un nuevo año por delante para echarle huevos y salir del pinche hoyo. Búscate una mujer empoderada que sea independiente, que no te esté chingando por dinero, tiempo ni celos. Esas no te necesitan, si están contigo es porque te quieren.

(V.El Viejón Agrio

Algunos especialistas ya están definiendo al feminismo como un "movimiento totalitario" que es adoctrinado en las universidades. La doctora Christina Hoff Sommers, filósofa y especialista en el tema, fue víctima de esta intolerancia hace poco. En noviembre pasado, en la Universidad de Columbia, en Nueva York, Sommers habría de dar una conferencia sobre intolerancia en el campus, pero fue duramente acosada por feministas radicales que arrancaron prácticamente todos los carteles que invitaban a su plática. La doctora Sommers escribió los libros ¿Quién se Robó al Feminismo?, y La Guerra Contra los Chicos, y ha descrito que actualmente existe una "hostilidad irracional contra los hombres".

Un conocido me dijo anteayer que el feminismo está llegando a niveles extremos.

¿Ejemplo? El silbato para mujeres que opera en la Cd. de México: hay algunas que ante la más mínima mirada lo activan, cuando el varón únicamente dirigió la visión al frente para decidir si esquivaba a la mujer del lado derecho o izquierdo, a fin de continuar su camino.

Llama la atención que las palabras 'machismo' y 'feminismo' generen reacciones tan distintas en la sociedad. En redes sociales muchas mujeres se describen orgullosamente a sí mismas como feministas, y presumen ese carácter. No obstante, que un hombre se describiera a sí mismo como machista en su perfil de red social generaría descalificación y rechazo mayúsculo. Ambas actitudes, sin embargo, van siendo igualmente reprobables, si asumimos que implican la supremacía de un género sobre el otro.

Carlos Mota
(v.periódico El Financiero en línea del 8 de marzo de 2017).
Me gusta tallar madera cuando estoy estresado.

No pasa nada...

Página permanentemente en construcción El contenido de esta página está (permanentemente) en construcción.

Fecha de última actualización: 8 de septiembre de 2017.

Enlaces interesates:

Led 10 diferencias entre hombres y mujeres.
Regreso a mi página base Regreso a mi página base
El Tesoro de la Jumentud > La página de nuestra vida > Hombres incomprendidos
¿Por qué son así las muchachas?