Casos tristes, llorosos


Exigir a los progenitores, para respetarlos, que estén libres de defecto y que sean la perfección de la humanidad es soberbia e injusticia.

Silvio Pellico

Cuando el padre le da al hijo, el padre ríe y el hijo ríe. Pero cuando el hijo tiene que darle al padre, el padre llora y el hijo llora.

Autor deconocido


Son un amor... de alto costo.

Un análisis estadístico entre miles de padres de Estados Unidos arrojó como resultado la confirmación de varias creencias de sentido común sobre la paternidad. Sí, ofrece muchas satisfacciones pero el costo emocional tiende a contrarrestarlas para terminar con un saldo negativo. Otros análisis mas basados en la sociología dicen que parte del efecto se debe a que la paternidad ha perdido valor en la sociedad estadunidense a partir de la segunda mitad del siglo XX.

Conclusiones clave:

  1. Padre equivale a deprimido:
    No hay ningún tipo de padre que reporte menos depresión que los no padres.
  2. Ellos y ellas se deprimen igual:
    La asociación entre todos los tipos de paternidad -respecto al no ser padres- y la depresión no difiere significativamente entre mujeres y hombres.

Factores que afectan la experiencia de paternidad:


Adiós, culpas.

Susan Jeffers, psicóloga, madre y autora del libro Yo estoy bien, tú eres un malcriado, dice que la paternidad en sí no es garantía de mejor salud mental ni de mejor relación con la pareja. La paternidad tiene serios impactos sobre las relaciones. "Pierdes la paz mental, el dinero extra, la privacidad y etcétera y etcétera", dice Jeffers. "Lo peor de todo es cuánto los amas, porque te procupas mucho y tienes que seguir aprendiendoa dejarlos ir y dejarlos ir". Esto no significa que la paternidad no sea remunerante, aclara. Sólo que tener hijos no hace la vida más valiosa en automático. "No te sientas culpable por sentir resentimiento hacia tus hijos. Todos, como padres, pasamos por estas emociones. Es parte del proceso de tener un hijo. Tienes que asumir al responsabilidad de crear una vida importante para ti, así que no te deprimas. La paternidad es algo muy difícil".


Cuando el padre pierde lo glorioso.

De acuerdo con los resultados de un estudio hecho entre miles de adultos de Estados Unidos, en las maternidades del país debería haber grandes letreros que dijeran: "Aviso: tener hijos puede ser dañino para su salud mental".

Muchas madres (y muchos padres) estarán de acuerdo en automático en que, a pesar de la bendición que es tener un hijo o hija, es una experiencia que pone en riesgo su cordura. Pero pocos lo dirán en voz alta (es políticamente incorrecto), y todavía menos se atreverán a decir que debido a sus hijos se sienten deprimidos.

Pero los datos dicen que sí, que tener hijos eleva considerablemente la probabilidad de que los padres presenten síntomas que clínicamente se definen como depresión.

Dicho en términos simples, los padres tienen niveles muy superiores de depresión que los adultos que no tienen hijos. Esto es cierto para todos los tipos de padres: padres de hijos menores que viven en casa, padres de hijos adoptivios o políticos que viven en casa, padres de hijos mayores que ya viven solos, padres de hijastros mayores que ya viven solos, padres que no tienen la custodia de sus hijos... Sin importar el tipo de relación, todos los padres mostraron grados mayores de depresión que los no padres.

Robin Simon, profesora de la Universidad Estatal de Florida, y Ranae Evenson, de la Universidad Vanderbilt, publicaron en el Journal of Health and Social Behavior el reporte "Para aclarar la relación entre la paternidad y la depresión". De acuerdo con Simon, la raíz de todo es simple: "los padres tienen más de qué preocuparse que las demás personas". Peor aún, "esa preocupación no disminuye con el tiempo. Los padres se mortifican por el bienestar emocional, social, físico y económico de sus hijos. Nos preocupa cómo les va en el mundo".

Para determinar la conexión entre paternidad y depresión, Simon y Everson estudiaron los datos del Sondeo Nacional de Familias y Hogares, estudio que se aplicó a más de 13,000 adultos en los años 1987-1988 y que se repitió una década después. Usando distintos reactivos, el estudio registró cuántas veces por semana los interrogados experimentaron desde falta de sueño y pérdida de apetito hasta distracción y sensación de soledad. Todas estas condiciones son síntomas comunes de la depresión tal como la mide una escala internacionalmente aceptada.

Las conclusiones más relevantes que encontraron las expertas fueron:

  1. Una vez homologados los factores de fondo, ningún tipo de padre reportó menos depresión que los adultos sin hijos.
  2. Contra lo que las propias autoras esperaban, no hay una diferencia de sexos en el asunto: los padres se deprimen tanto como las madres.
Las autoras fueron más allá de la validación de esta verdad. Analizaron en detalle los niveles de depresión para distintos tipos de padres e incluso para diferentes tipos de relaciones.

Muchos resultados confirman el sentido común. Por ejemplo, los padres con síntomas más marcados de depresión son los que no tienen a sus hijos consigo (los pequeños viven en otra parte) y los padres solteros. A nivel intermedio están los padres que tienen hijos menores de edad y que viven en su casa (padres de nido lleno), y esto vale sin importar que los hijos sean biológicos, políticos o adoptados.

De todos los grupos estudiados, los menos deprimidos son los "padres de nido vacío", aquellos cuyos hijos ya se fueron de casa. Pero el estrés, la ansiedady las mortificaciones siguen siendo mayores para estos padres que para los adultos sin hijos.

¿La conclusión? La paternidad no da a los individuos una ventaja en cuanto a salud mental. "Vemos románticamente a la paternidad como el medio para toda una vida de felicidad", dice Simon, madre de dos. "Pero es un trabajo duro. La paternidad no le da impulso a tu salud mental".

Entre los comentarios de las autoras, uno nos recuerda que el análisis es válido para la sociedad estadunidense, no necesariamente para sociedades como la mexicana donde las familias tienen conexiones más sólidas.

Estos resultados, dijo Simon, "tienen que ver con el modo en que ejercemos la paternidad en esta sociedad. Lo hacemos de una forma muy aislada, y sobre nosotros, como individuos, recae la carga de hacerlo bien. Los éxitos son nuestros, pero también lo son nuestros fracasos. Es emocionalmente agotador".

(V.pág.31 del periódico Público del 12 de febrero de 2006).


Siempre serán sus hijos, aunque sean adultos desde hace mucho. Decir NO puede ser una de las cosas más difíciles de hacer... y posiblemente de las más inteligentes.

¿Debe ser su aval? Es probable que piense que mi respuesta es que no.

Y está bastante acertado si los hijos adultos no tienen impedimentos físicos y son unos desgraciados perezosos, o si el padre está apretado financieramente.

De otro modo, es un asunto mucho más complejo de lo que parece a primera vista.

Fue fácil, por ejemplo, encontrar expertos en dinero, planeadores financieros y terapeutas que condenaron redondamente la "terapia económica a paciente externo", como la práctica fue denominada por los autores de "The Millionaire Next Door", Thomas J. Stanley and William D. Danko.

Estos expertos me dan ejemplos terroríficos de cómo estas dádivas dañan tanto a padres como a hijos -y muchos procedieron entonces a explicarme como manejaron los préstamos, regalos o fondos complementarios cuando sus propios hijos adultos requirieron de ayuda financiera.

No pienso que los expertos sean hipócritas. Ellos reflejan los retos de ser padres en el Siglo XXI, cuando los hijos de una generación relativamente bien acomodada enfrentan más incertidumbre económica, mayores deudas y más tentaciones financieras de las que sus padres tuvieron. Los tiempos son más difíciles. La mayoría de la generación anterior tuvo el viento a su favor. Se graduaron en mercados de trabajo decentes y gozaron de fuerte plusvalía en sus casas y (para muchos) en sus inversiones.

Los graduados de hoy, en contraste, están un poco más atrás de la "bola ocho".

Aquellos que se gradúan con grandes deudas encuentran difícil ahorrar para otras metas, como el pago de una casa o el retiro, retrasando su entrada en la madurez fiscal.

Muchos de los que compraron departamentos al terminar sus estudios, terminaron regresando a casa porque no podían pagar las mensualidades.

Algunos utilizan su estancia en casa no como una plataforma de lanzamiento para su futuro, sino como una forma de seguir viviendo cómodamente.

Muchos piensan que porque no tienen gastos, pueden gastarse todo su sueldo. Deberían coseguir un asidero financiero e iniciar un presupuesto... Debería ser la época en que ahorran para su retiro y acumulan dinero en los mercados financieros.

Quienes no ponen sus finanzas bajo control al principio de su vida adulta posiblemente nunca logren hacerlo ya. Un donativo lleva a otro, mientras que los hijos se hacen dependientes de sus padres en vez de económicamente autosuficientes.

"Los padres que se sienten obligados a apoyar financieramente a sus hijos hacen más mal que bien", afirma el psicólogo Gary Buffone, autor de "Choking on the Silver Spoon: Keeping Your Kids Healthy, Wealthy, and Wise in a Land of Plenty". "Típicamente, entre más dinero reciben los hijos adultos, menos acumulan, mientras que a los que se les da menos, acumulan más".

Un rescate financiero puede tener repercusiones emocionales para toda la familia.

"(Los padres) tienen que preguntarse a sí mismos: '¿dar dinero es saludable para nuestra relación?'", comenta la psicóloga de Los Angeles Eileen Gallo, coautora de "The Financially Intelligent Parent: 8 Steps to Raising Successful, Generous, Responsible Kids". "Cuando los hijos adultos reciben dinero, pueden sentirse dependientes, y ese sentimiento de dependencia puede causar resentiemiento".

Los padres también pueden tener resentimiento al ser constantemente requeridos por dinero. Pero algunas veces lo aceptan con el objeto de mantener las ataduras familiares firmemente amarradas.

"Los padres pueden sentir que necesitan mantener (a los hijos) cercanos al hogar", explica la terapeuta Elaine Cole. "Puede ser cuestión de poder, control, soledad... contra la que los padres se defienden con su dinero".

La dinámica psicológica se complica más si algunos de los hijos adultos reciben ayuda y otros no. La planeadora financiera Victoria Collins, coautora de "Best Intentions: Ensuring Your Estate Plan Delivers Both Wealth and Wisdom", explica que los últimos sienten que son castigados por ser económicamente responsables. "Se preocupan por los efectos que tendrá en su futura herencia".

¿Cómo se espera que un padre de hoy navegue por estas aguas traicioneras y decida cuándo intervenir y cuándo contenerse?

No existen respuestas generales, pero sí algunas guías:

Liz Pulliam Weston, autora de "Easy Money: How to Simplify Your Finances and Get What You Want Out of Life"
(v.MSN Money del 21 de abril de 2008).

El caso que les cuento es real como la vida misma -la vida española misma, maticemos- y sale en los periódicos: madre condenada a 45 días de cárcel y a un año de alejamiento de su hijo de 12 años, porque hace 2, en el curso de una refriega doméstica, le dio una colleja al enano, con tan mala suerte que éste se dio contra el lavabo y sangró por la nariz. Y claro. En este faro ético de Occidente en que se ha convertido la España donde algunos moramos, tan salvaje agresión doméstica no podía quedar sin castigo. El hecho de que hayan pasado 2 años desde entonces, y de que el menor fuese un poquito gamberro y desobediente, se negara a hacer los deberes y acabara de tirar a su madre una zapatilla, corriendo a encerrarse a continuación en el cuarto de baño, de donde no quería salir, no fue considerado atenuante por la dura Lex sed Lex. Tampoco se tuvo en cuenta que se trataba de un incidente aislado, y no de malos tratos habituales; ni el hecho obvio de que, con las leyes españolas, en un pueblo pequeño como es el de esa familia, una orden de alejamiento supone que uno de los dos, madre o hijo, debe hacer las maletas y largarse del pueblo.

Pero no importa, oigan. Estoy con la juez implacable que entendió el asunto: no hay atenuante que valga. Es más: tengo la certeza moral de que a ustedes, como a mí -siempre de parte de la ley y el orden, por supuesto-, la de esta cruel madre torturadora les parece sentencia justa y ejemplar. Como bien ha argumentado no sé qué asociación de derechos infantiles, "a los niños no se les pega en ninguna circunstancia, ni flojito". Y punto. Así de simple. Y menos en estos tiempos, cuando tan fácil es sentarse a dialogar con ellos a cualquier edad y afearles su conducta con argumentos de peso intelectual. A ver qué le habría costado a esa madre -la llamo madre por llamarla de algún modo- pagar a un cerrajero para que abriese la puerta del cuarto de baño y después, mirando muy fijamente a su hijo de 10 años a los ojos, decirle: "Hijo mío, ya dijeron Sócrates y San Agustín que a las madres no se les tiran zapatillas. De seguir así, el día de mañana la sociedad te expulsará de su seno. Así que tú mismo. Atente a las consecuencias".

En mi opinión, la Justicia española se queda corta. Una madre capaz de perder el control de esa manera brutal e inexplicable debería ser castigada con más contundencia. Y no con una pena mayor, como solicitaba la fiscalía -la juez fue clemente, después de todo, quizás por solidaridad de género y génera-, sino con medidas drásticas e implacables. Porque, so pretexto de no haber antecedentes penales ni constancia de malos tratos anteriores, la madre se ha ido de rositas. Asquerosamente impune, o casi. Y si de mí dependiera, esa delincuente sin escrúpulos ni conciencia habría ingresado inmediatamente en prisión para comerse cinco años de talego, por lo menos. O más. Y cuando saliera, le calzaría una pulsera con Gepeese y una orden de alejamiento, no del hijo y de su pueblo, sino de España. Al puto exilio. Por perra. Y por supuesto, le retiraría la custodia del niño y se lo daría a alguna familia modélica, como por ejemplo a algún político o banquero. Para que aprenda.

Pero no hay mal que por bien no venga, oigan. Todo esto me ha dado una idea. De pequeño me sacudieron las mías y las del pulpo; y ya va siendo hora, creo, de que los culpables de aquel infierno paguen lo que hicieron. Yo también exijo justicia. Mi padre, sin ir más lejos, me dio una vez cuatro bofetadas que hoy le habrían costado, por lo menos, un destierro a Ceuta. Y mi madre, hasta que tuve edad suficiente para inmovilizarla con hábiles llaves de judo, no vean como nos puso con la zapatilla, durante años atroces, a mi hermano y a mí. Guapos, nos puso. Por no hablar de los Maristas de Cartagena, España, donde el hermano Severiano nos torturaba bestialmente dándonos capones en clase, y donde el Poteras -a quien Dios haya perdonado-, cada vez que le pegábamos fuego a una papelera o escribíamos El Poteras es un cabrón en la pizarra, nos aplicaba la intolerable violencia de endiñarnos con el puntero y la chasca sin respeto por nuestros derechos humanos. Y claro. Así ha salido mi generación, perdida. De trauma en trauma. Por eso va siendo hora de que los culpables rindan cuentas a la Justicia. Memoria histórica para todos. Barra libre. Así que voy a pedirle al juez Garzón que abra una causa general que los ponga firmes a todos. Que encierre en la cárcel a los que sigan vivos, que alguno queda -tiembla, Severiano-, y desentierre a los otros para escupir sobre sus huesos. A mi padre, por ejemplo, ya no lo pillan vivo. Lástima. Pero mi madre sigue ahí, tan campante. Sus 84 años no tienen por qué ponerla a salvo de su cruel bestialidad de antaño. En esta España, líder moral de Occidente, como digo, lo de la zapatilla no puede quedar impune. O sea. Más vale tarde que nunca.

Arturo Pérez-Reverte
(v.pág.31 del periódico Público del 22 de febrero de 2009).


Las personas que ahora tienen de 45 a 69 años, conocidas en Estados Unidos como los Baby Boomers -porque nacieron en un tiempo de expansión, luego de las dolorosas consecuencias de la Gran Depresión de los 30 y la Segunda Guerra Mundial- son malos para ahorrar, y muy buenos para gastar. Han sido consentidores con sus hijos y eso ha provocado, de acuerdo con psicólogos y antropólogos, nuevas generaciones, la X y la Y, que posponen las decisiones de vida y prolongan la dependencia económica de sus padres, "comiéndose" el dinero que los cincuentones y sesentones deberían destinar a ahorrar para cuando llegue su retiro.

(V.pág.14-A del periódico El Informador del 18 de noviembre de 2009).


Una pareja se detiene en la carretera del sureste, escucha ruidos y al acercarse a la selva baja y ve lo que parece una persona herida. Llaman a la Cruz Roja y se rescata a un hombre de 70 años, sucio, enfermo y plagado de garrapatas. La senilidad le impide recordar desde cuándo fue abandonado por su hijo. Había sido llevado a la selva para que muriera en ella, a falta de recursos o ganas de tolerarlo. Terminó en un hospicio manejado por monjas.

Hasta la década de los 70, México mantenía la cultura de las familias amplias integradas, en que abuelas y abuelos participaban, eran cuidados y respetados por hijas e hijos. Sin embargo, los patrones culturales han cambiado y ahora millones de familias abandonan o maltratan a las y los ancianos. En nuestro país existen 7 millones de personas con más de 60 años de edad (7% de la población total). Cierto que disminuyó la tasa de natalidad y aumentó la esperanza de vida, que actualmente es de 72 años, pero hay diversos factores de los que nadie habla respecto a las personas adultas mayores.

3 de cada 4 ancianos abandonados en las calles u hospitales son varones. Quizá porque las ancianas, que aún cocinan y cuidan nietos, son más útiles para la familia que los viejos.

El desprecio a las personas adultas mayores no se da en la pobreza únicamente; los países con más altos índices de malos tratos perpetrados por familiares y cuidadoras son Australia, Canadá, Estados Unidos, Inglaterra y España. Las familias más conservadoras, ricas y religiosas abandonan a sus ancianos en asilos. No es un asunto de conservadurismo o familia tradicional, sino un cambio amplio de patrones socioculturales.

Lydia Cacho
(v.pág.2-A del periódico El Informador del 18 de enero de 2010).


Algunos padres gastan tanto en sus hijos que se van a la quiebra.

Una investigación por la experta en quiebras de Harvard Elizabeth Warren, resumida en su libro "La trampa del doble ingreso", encontró que:

No hay duda de que criar niños es caro. El sitio Bundle de finanzas personales encontró que las parejas casadas con hijos viviendo en su casa gastan 15% más, en promedio, que las que no los tienen. El Departamento de Agricultura de los EU estima que Mantener a un niño nacido en 2008, hasta que cumpla 18 años, costará un promediodeUS$ 276,000.

Cuando se tiene un hijo es necesario ganar más dinero y/o reorganizar las prioridades.

Algunos padres no pueden pisar el freno cuando se trata de sus hijos. Sentimientos de amor y obligación aplastan el sentido común y la autopreservación financiera.

En los extremos más tristes, padres ancianos con presupuestos ajustados continúan dándole dinero a descendientes manirrotos.

"Muchos de los ancianos que represento, tristemente, tienen problemas de deudas porque sus hijos adultos y sus nietos han abusado financieramente de sus viejos y los han dejado exprimidos", comenta el abogado especialista en quiebras Leon D.Bayer. "Los padres desean el contacto social con sus hijos y nietos, y los hijos adultos sólo utilizan a sus padres como una alcancía".

Antes de tener un hijo yo pensaba que los padres así eran idiotas. Ahora me doy cuenta de que son ilusos. Muchos piensan que poner límites es malo, cuando de hecho es algo esencial si se desea que los hijos crezcan y sean gente decente.

Si sus hijos son menores, usted se encuentra en una ruta peligrosa si:

Liz Pulliam Weston
(v.MSN Money del 21 de abril de 2010).

Un corazón adolorido puede matar a un presupuesto -especialmente cuando éste es el de nuestra decendencia.

"Las mujeres somos más proclives a apoyar a nuestros hijos adultos, incluso si no podemos permitírnoslo", declara Marilyn Capelli Dimitroff, financiera certificada de Capelli Financial Services. "Nosotras damos ayuda cuando los 'muchachos' sufren dificultades, como la pérdida de un empleo, un divorcio o si necesitan un auto nuevo. Los financiamos aunque sean culpables de sus propios problemas".

"Es difícil para las mujeres simpatizar con sus hijos y no ofrecerles ayuda financiera", agrega. "He tenido clientas que se han empobrecido literalmente a sí mismas para ayudar a hijos adultos que no se hacen responsables de sus propias acciones".

Mitchell Kauffman, planeador financiero certificado de Kauffman Wealth Services, explica que una mujer fondeará la educación de sus hijos antes que su propio retiro, o le hará préstamos a parientes que nunca se los pagarán. Pero hacer que las necesidades de todos los demás tengan mayor prioridad que las propias es un error.

"Págate tú misma primero", dice. "Yo les comento a mis clientas que si alguna vez han volado, deben haber escuchado a las sobrecargo recordarles que se pongan el salvavidas y la máscara de oxígeno ellas mismas primero, antes de auxiliar a los miembros de su familia".

Sheryl Nance-Nash
(v.Daily Finance del 11 de marzo de 2011).


Esta frase me entristece mucho, no sé por qué. Es un antiguo proverbio judío de gran sabiduría. Dice así: "Un padre puede sostener a 10 hijos, pero muchas veces 10 hijos no pueden sostener a un padre".

¡Cuánta verdad encierra ese proloquio! Habla, sin mencionar su nombre, de la ingratitud. En él está la historia, mil veces repetida, del padre o de la madre que se afanan por sus hijos, y luego reciben de ellos olvido y desamor.

Armando Fuentes Aguirre "Catón"
(v.periódico El Siglo de Durango en línea del 28 de abril de 2011).


Los seres humanos son las únicas criaturas que permiten a sus hijos volver a casa.

Bill Cosby, comediante estadounidense


Mis hijas se harán cargo de los pagos de las facturas de sus automóviles, bodas y casa -como mi esposo y yo lo hicimos. Les estamos enseñando cómo ganar dinero, ahorrarlo, invertirlo, gastarlo y usar el crédito sabiamente- así que si se hunden en deudas como adultas, tendrán que nadar solas para salir de ellas. Creemos que nuesro deber es prepararlas para ser adultas independientes y productivos, no apoyarlas financieramente para siempre.

Muchos "baby boomers" comparten ese sentimiento, según un estudio de MetLife, que analizó 3 generaciones de obligaciones financieras familiares: "baby boomers" (1946-1964), "Gen-Xs" (1965-1976) y "Gen-Ys" (1977-1990).

Los 3 grupos estuvieron de acuerdo en que los padres deben apoyar a sus hijos a través de sus años de estudiantes (76%) y darles ayuda durante una emergencia que no sea culpa de los hijos mismos (78%), como una enfermedad o quedarse sin trabajo. Pero el grupo de más edad está menos dispuesto a subsidiar a sus hijos adultos.

"La realidad de las necesidades del retiro está más presente para los 'boomers' porque están más cercanos al mismo", declaró John Migliaccio, director de investigación y gerontología del MetLife Mature Market Institute.

Sólo 1/3 de "baby boomers" recibieron ayuda para sus estudios universitarios de sus padres, comparado con el 46% de "Gen-Xs", pero casi 3/4 de "boomers" declararon haber apoyado a sus propios hijos en la universidad.

Pero cuando se trata de apoyos diferentes a la educación, los "boomers" no están tan dispuestos. Sólo un 44% de ellos siente que los padres tienen alguna obligación de ayudar a sus hijos con el pago de una casa, comparado con el 53% de "Gen-Ys", que apenas están entrando al mercado inmobiliario -44% de este grupo renta, comparado con 11% de los "boomers"- así que tienen más expeiencia inmediata con la dificultad de cubrir la hipoteca.

Sobre dificultades financieras, casi la mitad de "Gen-Ys" creen que un padre tiene una rsponsabilidad definida de ayudar a sus hijos adultos, comparado con sólo el 40% de "boomers".

¿Y los errores con las tarjetas de crédito? Un 13% de "Gen-Ys" sienten que un padre está "altamente obligado" a apoyarlos cuando se meten en problemas con las deudas de las tarjetas de crédito -comparado con 8% de los "boomers". Aquellos dispuestos a dar apoyo no ofrecerán mas de US$ 5,000.

70% de los "boomers" declaran que disfrutar del retiro tiene presedencia sobre dejar una herencia; sólo 64% de "Gen-Xs" y 57% de "Gen-Ys" están de acuerdo.

"86% de los estadounidenses entrevistados creen tener una fuerte y absoluta responsabilidad de acumular suficiente dinero para el retiro que evite acudir a sus familiares por ayuda financiera mientras envejecen", declara Migliaccio.

"Algunas personas lo ven como que 'la mejor manera de proteger a mis hijos y nietos es hacerme responsable de mí mismo y asegurarme de no convertirme en una carga'", agrega.

Mi personal punto de vista es que apoyar a los hijos crecidos envía un mensaje destructivo: "No puedes hacerlo solo".

Laura Rowley
(v.Huffington Post del 22 de enero de 2012).


Cuando los niños crecen y salen al mundo, la transición entre un hogar repleto y uno vacío pudes ser difícil -entonces ¿por qué no evitarlo? Eso es lo que millones de familias están haciendo, no sólo en los Estados Unidos, sint también en muchos otros países desarrollados. En Italia, la cultura del "mammismo" o niños de mamá, está ampliamente aceptada: actualmente, 37% de los hombres de 30 años de edad o menos nunca han vivido lejos de sus padres. En Japón, los "solteros parásitos" son escarnecidos por los medios por depender de mamá y papá, pero teniendo pocas opciones diferentes, continúan haciéndolo.

En los Estados Unidos, la proporción de gente de edades entre 30 y 34 años de edad viviendo con sus padres ha crecido un 50% desde los 1970s, y la recesión ha empeorado las cosas. En 2010, más de 5.5. millones de jóvenes adultos se cambiaron de regreso a la casa de sus padres, un 15% de incremento desde 2007. La tendencia está tan difundida que están apareciendo guías para los padres en esta etapa de la vida, como la reciente "How to Raise Your Adult Children", de Katherine S.Newman, que explora los efectos de este creciente fenómeno en "The Accordion Family: Boomerang Kids, Anxious Parents, and the Private Toll of Global Competition".

"Me di cuenta de que éste es un fenómeno creciente especialmente en el sur de Europa -los estados benefactores-, en los países nórdicos no hay señal de ello. Todos los muchachos se han ido a los 18, y si alguno se ha quedado en casa es porque hay algo extraño", explica Katherine. "Pienso que algo ha ido muy mal en la estructura de oportunidades para la gente joven y no tan joven que entra al mercado de trabajo. Y las familias son ahora la red privada de seguridad. Los países nórdicos también tiene un serio problema de desempleo, pero no tienen familias acordión. Esto se debe a que implementaron una serie de políticas que más o menos aseguraron que la gente joven no se topara con esas barreras".

Blaire Briody
(v.The Fiscal Times del 13 de marzo de 2012).


Mientras que los adultos jóvenes batallan para encontrar su lugar en esta economía, frecuentemente volteando hacia sus padres en busca de ayuda, muchos padres "baby boomers" se encuentran atrapados entre su propia seguridad financiera y la de sus hijos. Una nueva encuesta de Ameriprise Financial encontró que más de la mitad de los "boomers" han permitido a sus hijos crecidos que regresen a casa con ellos sin pagar renta, a pesar del hecho de que su propia estabilidad financiera se ha deteriorado en los pasados 5 años.

La encuesta revela que muchos padres "baby boomers" están sintiendo una presión simultánea para ayudar a sus padres ancianos y a sus hijos con problemas, así como para completar sus propios ahorros e inversiones al acercarse su retiro. A muchos de ellos les es imposible trabajar durante tanto tiempo como habían planeado, lo que los afecta aún más financieramente.

  1. Los "baby boomers" sienten presión financiera por todos lados. Además de que sus inversiones se han devaluado durante la recesión, muchos se vieron forzados a retirarse antes de lo planeado debido a la pérdida del empleo o a problemas de salud, lo que dañó sus ingresos. Al mismo tiempo quieren auxiliar a sus hijos adultos, muchos de los cuales están batallando en el mercado actual de trabajo, así como a sus propios padres.
  2. Los "boomers" sienten más presión para apoyar a sus hijos adultos que hace 5 años.
  3. Los "boomers" no se dan cuenta de que la ayuda que dan a los miembros de su familia está deteriorando su propia situación financiera. Incluso el invitar a sus hijos a que vivan en su casa puede tener un efecto negativo sobre sus ahorros. Hace 5 años, 44% de los "boomers" declaraban estar trabajando para incrementar sus ahorros, actualmente sólo el 4% declaran estarlo haciendo. Dar prioridad a sus propios ahorros para el retiro sobre las otras demandas es difícil.
  4. Los "boomers" están menos preparados para el retiro que hace 5 años.
  5. Las familias evitan las conversaciones escabrosas sobre dinero que pudieran ayudar con las tensiones financieras.
  6. Los padres piensan que es su falla el no haber enseñado a sus hijos a manejar el dinero. Incluso los que piensan que perdieron la oportunidad de darles lecciones sobre el dinero cuando eran más jóvenes, deben caer en cuenta de que nunca es tarde para empezar. Los que por sentirse culpables les dan más dinero, evitan que sus hijos aprendan a vivir dentro de un presupuesto.

Kimberly Palmer
(v.U.S.News & World Report del 5 de junio de 2012).


Un reporte reciente lo ha publicado Bank of America a través de su división de administración patrimonial llamada "U.S.Trust". El estudio fue elaborado encuestando a millonarios en Estados Unidos -me imagino imposible conducir el estudio en México. Veamos.

La metodología que utilizó el banco fue encuestar a "642 ricos y ultramegaricos adultos, con al menos 3 millones de dólares en activos a invertir, excluyendo su casa habitación". O sea, muy ricos.

Entre los hallazgos más importantes del estudio está que no es nada universal la idea de heredar la fortuna a los hijos. Este es el dato: 55% de los Baby Boomers (estadunidenses que hoy tienen entre 47 y 67 años de edad) piensa que es importante heredar activos financieros a los hijos, pero el otro 45% no lo cree así. Zoc.

Chéquense estos resultados. De los que piensan que no es buena idea heredarles, 57% cree que "cada generación debe forjar su propio patrimonio". Un dato muy interesante es que 25% piensa que sus hijos "tendrán su propio dinero y no les hará falta heredar": o sea, confían en su éxito futuro. Más de la cuarta parte opinó que prefiere "dejar mi herencia a una institución caritativa".

Este otro dato está precioso: "6 de cada 10 millonarios no confían en que sus hijos tienen la preparación suficiente como para heredar activos financieros".

Carlos Mota
(v.pág.2 del periódico Milenio Jalisco del 6 de julio de 2012).


Leí el útlimo estudio del Gobierno de EUA que señala que ahora el costo promedio de criar un hijo hasta los 18 años es de US$ 235,000. A muchos nos parece una cifra absurdamente baja.

Por ejemplo, el estudio incluía alimentación, hospedaje, cuidados infantiles, cuidados de salud, vestido y 12 años de educación... falló en incluir la universidad -si es que usted piensa que los padres son responsables de estos estudios-. El estudio también deja de incluir otros costos con los que la mayoría de los padres deben cargar.

Estos son algunos ejemplos:

Lo importante es tener en mente que el costo de criar niños depende grandemente de los padres. Mientras se entienda el concepto de deseable vs. necesario -y se viva fielmente dentro de las propias posibilidades- todo estará bien.

Len Penzo
(v.MSN Money del 27 de julio de 2012).


Muchas fueron las charlas compartidas al respecto y muy pocos los puntos en que coincidieron nuestras opiniones sobre el futuro que a los padres nos da por diseñar a los hijos. Y sabrá Dios de dónde, un muy apreciado pariente sacó la idea de considerar a sus vástagos como una inversión que, a no muy largo plazo, le redituaría en beneficio propio.

Y si el pobre pensó que algún día sus retoños le reembolsarían los no pocos dineros que erogó en su educación, el atribulado individuo no aprendió a sacar bien las cuentas ni se quitó de la cabeza, a pesar de las incontables veces que sacó a colación el tema y le incitamos a cambiar de idea, que los hijos concebidos como negocio son un proyecto fallido de antemano y lo mejor es resignarse a ver volar mensualmente los billetes, sin esperar una benéfica ventolera que los traiga de regreso.

Pero mi eólica alegoría no sirvió para paliar la desazón de aquel hombre que decía sentirse no sólo ilusionado y mal correspondido, sino arteramente traicionado por su único hijo varón, en quien puso todas sus complacencias y dineros para hacer de él un profesionista brillante y triunfador que, en lógica y obligada reciprocidad, en algunos años le devolvería el producto del esforzado desprendimiento paterno. Y así debía ser; no por nada había renunciado a buena parte de sus aficiones personales, para alentar académicamente a su vástago.

El muchacho, sin destacar como la destellante lumbrera académica que anticipaba su padre, finalmente completó su carrera y, gracias a la calificada capacitación que recibió a cambio de las quincenas paternas, en un lustroso liceo local, consiguió colocarse en un promisorio y bien pagado empleo que, sin margen de error ni operativos en contra, pronto relevaría a mi pariente y compadre de su función de proveedor doméstico. Nada más justo ni menos deseable, creo yo, que retribuir a los ancestros y refrescarles sus ingresos cuando se está en posición de hacerlo, pero nada más ingenuo y gelatinoso que dar por descontado que los hijos adquieren una deuda que, en algún momento de su vida, habrán de liquidar.

El dolorido progenitor no podrá decir que no se lo advertimos, cuando en numerosas sobremesas evocaba sus guajiros sueños de tirarse a la orilla de la playa o de dar rienda suelta a sus hipotéticas habilidades pictóricas, literarias o manuales que, ahora sí, podría llevar a cabo, mientras su flamante profesionista se las veía con los gastos y acreedores domésticos. Y ahora que, según sus candorosos tanteos, por fin había empezado a cosechar lo que sembró, el acongojado sujeto se encontraba en el culmen del desencanto filial y monetario. Y sus contertulios apenas podíamos creer que un hombre tan previsor, tan administrado, tan meticuloso, tan confiado en la solidez de sus inversiones (y tan ebrio como se puso, de la pura decepción) no hubiese tomado en cuenta esas insignificantes variables microeconómicas que surgen cuando otra personita, que además ni de la familia es, también está sacando cuentas por su cuenta y apostando por el futuro de otro, para resolver el propio.

De manera que, apenas pasados 4 o 5 meses de bonanza monetaria, tras probar su autosuficiencia y aceptable solvencia, el hipotético redentor financiero del compadre le dio a conocer sus firmes intenciones de aplicar sus ingresos, a más tardar en 6 meses, en la constitución de una nueva sociedad que no sólo otorgaría al frustrado inversionista el flamante status de suegro, sino que le dejaría abanicando en sus pretensiones de abandonar su vida laboral activa. Conste que por consejos y advertencias no quedó.

Paty Blue
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 14 de octubre de 2012).


Un antiguo proverbio judío dice así: "Un padre puede sostener a 10 hijos, pero muchas veces 10 hijos no pueden sostener a un padre". Este proloquio encierra una gran verdad. Habla de la ingratitud. En él está la historia mil veces repetida del padre o de la madre que se afanan por sus hijos y luego reciben de ellos olvido y desamor. Los seres humanos somos indigentes al principio y fin de nuestras vidas. Primero dependemos de nuestros padres y al final necesitamos de nuestros hijos. Los padres que a sus hijos sostuvieron y que no pueden sostenerse ya, requieren de quienes dieron vida.

Flavio Romero de Velasco, licenciado en Derecho y en Filosofía e Historia y exgobernador de Jalisco
(v.pág.2-A del periódico El Informador del 24 de noviembre de 2012).


US$ 250,000
Ripley's Believe it or Not - Spanish by John Graziano
(v.22 de febrero de 2013).

Tener hijos se asocia con una vida con sentido que exige sacrificio, pero también conlleva un nivel bajo de felicidad de los padres. De hecho, según el psicólogo Daniel Gilbert, de la Universidad de Harvard, las investigaciones muestran que los padres se sienten más felices haciendo ejercicio, comiendo y viendo televisión que conviviendo con sus hijos.

Emily Esfahani Smith
(v.pág.10 de la revista Selecciones Reader's Digest de abril de 2015).

En un 'prefestejo' del día del padre comentaban los 'prefestejados' que era más fácil poner un hombre en la luna que comunicarse con los hijos; "Móchate con cien": 3 palabras y ya. Casi todos estuvieron de acuerdo en que la comunicación con los hijos se reducía a mocharse, punto.

El más joven de los padres comentó que él disfrutó realmente de la 'modernidad' en cuanto a paternidad se refería -considerada tabú en generaciones anteriores. De verdad compartió con su esposa la experiencia de tener un hijo: no había sido mero proveedor de las necesidades del recién nacido. Fue todo un acontecimiento la preparación del advenimiento del bebé: pintó personalmente su habitación de color celeste -ya sabía que sería varón- mientras la mamá colgaba las cortinas de monitos y adornaba la cuna. Aprendió a hervir el chupón y a descifrar los primeros balbuceos, lo estimuló a dar los primeros pasos, lo enseñó a andar en bicicleta, a pescar en el laguito, lo acompañaba al entrenamiento de fútbol, se sentaba con él para enseñarlo a investigar. Pero ahora que le empezó a cambiar la voz y a salir la barba y que pensaba que serían bien cuates, resultaba que puro móchate y móchate, y nada más. Con una consternación bastante moderna, manifestó que el hijo ya no quería andar con él para nada, ahora sólo con los amigos. Y lo peor de todo era que ya no lo conocía: Manuelito era un extraño.

Blanca Esthela Treviño de Jáuregui
(v.pág.17 "Los correos del público" del periódico Milenio Jalisco del 26 de junio de 2015).

Un simple "les voy a pegar si no se aplican en la escuela" o la realización de "golpes leves" podrían ser suficiente motivo para que un padre o madre de familia pierda la patria potestad de sus hijos, así lo resolvió la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Con esta sentencia y basándose en el interés superior del menor, los ministros del máximo tribunal marcaron un precedente para que baste una amenaza o una nalgada para perder la patria potestad.

De esta forma, se declaró inconstitucional una ley de Guanajuato, pues, aunque ésta contempla los malos tratos como causal para la pérdida de la patria potestad, sólo prevé que sean aquellos que pongan en riesgo la salud, seguridad o moralidad de los menores.

"Factores tales como la gravedad, la frecuencia o la intención de causar daño sólo pueden tenerse en cuenta en los casos concretos, para que el juzgador pondere si la declaración de pérdida de la patria potestad resulta ser la medida más idónea en función del interés superior del menor", señalaron los integrantes de la SCJN.

Una mañana de junio de 2012, Isaac y Luis iban en el coche con su papá, quien los regañaba por platicar en el colegio y no poner atención en clases. Como sus hijos no le hacían caso, le dio una cachetada al mayor y, al llegar a casa, le dio 12 nalgadas al menor.

Tras un divorcio y luego de enterarse de esto, la mamá, quien alegó que, en ocasiones, su exesposo reprendía duramente a sus hijos, emprendió un juicio para retirarle la patria potestad y obtener la total.

Sin embargo, ante las autoridades judiciales, nunca se presentaron pruebas suficientes como para sostener la acusación de maltrato y retirarle al papá la patria potestad.

Incluso, en 1a. Instancia, un juez local consideró que los estudios sicológicos demostraron que la conducta del padre no les resulta nociva a los menores, ni contraria a su formación y desarrollo integral, por lo cual no debía retirársele la patria potestad.

Finalmente la 1a. Sala de la SCJN revocó la sentencia del tribunal que le negó el amparo a la madre, y determinó que los malos tratos inferidos por el padre a los menores sí podían dar lugar a la causal de pérdida de patria potestad.

(V.periódico Excélsior del 3 de mayo de 2016).

Muchos jóvenes adultos parecen no tener apuro para dejar las casas de sus padres.

Por 1a. vez en la historia, vivir con los padres es ahora el arreglo más común para aquellos entre 18 y 34 años, dice un análisis de datos del censo por el Pew Research Center.

Casi una tercera parte de los llamados "millennials" viven con sus padres, ligeramente más que quienes viven con un cónyuge o compañero. Es la 1a. vez que eso sucede desde que comenzó a mantenerse documentación de ello en 1880.

El marcado cambio refleja una larga declinación en matrimonios, amplificada por los problemas económicos. La tendencia ha sido especialmente evidente entre aquellos sin título universitario.

Puede además ser un factor contribuyente en el lento crecimiento de la economía, que depende grandemente del gasto del consumidor. Con más jóvenes viviendo con sus padres en lugar de por su propia cuenta, menos personas necesitan comprar electrodomésticos, muebles y subscripciones de televisión por cable. La recuperación de la recesión estadounidense del 2008-2009 ha sido afectada además por niveles históricamente bajos de construcción de viviendas y compra de viviendas.

Apenas en el 2000, casi 43% de las personas entre 18 y 34 años estaban casados o vivían con un compañero. Para el 2014 la proporción era apenas 31.6%.

En el 2001, solamente 23% de los jóvenes adultos vivían con sus padres. En el 2014 la cifra alcanzó 32.1%.

La proporción de jóvenes adultos que viven ahora con sus padres es similar a las proporciones prevalecientes desde 1880 hasta la década de 1940, cuando la cifra alcanzó su pico, concluyó Pew. Pero en esas décadas, el arreglo más común para jóvenes adultos era vivir con un cónyuge.

"Simplemente tenemos más solteros", dijo Richard Fry, autor principal del reporte y economista con el Pew Research Center. "Es un grupo que tiende mucho más a vivir con sus padres".

La mujer típica en Estados Unidos se casa ahora a los 27.1 años, mientras que el hombre típico lo hace a los 29.2 años, de acuerdo con el censo. En 1956, las edades eran 20.1 para mujeres y 22.5 para hombres. "Ellos se están concentrando más en la escuela, carreras y sus trabajos y menos en formar nuevas familias", dijo Fry de la llamada generación del milenio.

Entre los hombres jóvenes, la declinación del empleo y la baja de los salarios son otros factores claves en la soltería, dijo Fry. La porción de hombres jóvenes con trabajo cayó a 71% en el 2014, dice el reporte, de 84% en 1960 -el año en que la proporción de jóvenes adultos viviendo fuera de casa llegó a su pico.

Los ingresos han bajado: Los salarios, ajustados de acuerdo a la inflación, cayeron 34% del 2000 al 2014.

Otros factores contribuyentes son el aumento de los alquileres de apartamentos, la creciente deuda estudiantil y más tiempo en la universidad.

(V.periódico El Informador en línea del 24 de mayo de 2016).

Según un estudio de Merrill Lynch, 68% de los padres de 55 o más años de edad han apoyado financieramente a sus hijos adultos en los pasados 5 años. Ese apoyo incluye ayudarles a pagar la renta o la hipoteca, pagarles sus facturas telefónicas, cubrir el pago de sus automóviles, o pagarles los cuidados de salud.

Muchos otros padres están prontos a ayudar. Según un estudio de BMO Harris Premier Services, casi el 50% de los padres declararon que dejarían su retiro si sus hijos adultos necesitaran ayuda financiera. Un 25% declaró estar dispuesto a endeudarse, y el 20% dijo que tomaría de sus cuentas de retiro si fuera necesario.

En su libro clásico, The Millionaire Next Door, los autores Thomas Stanley y William Danko explican que muchos padres asumen erróneamente que poco después de proveer alguna ayuda financiera, sus hijos adultos se volverán financieramente autosuficientes. En lugar de ello, han encontrado que los receptores del llamado "cuidado económico para paciente externo" con mucha facilidad se vuelven dependientes de esa ayuda, ocasionando daño tanto a los muchachos adultos como a sus padres.

Es mucho mejor, afirman, "enseñar a sus hijos a vivir con lo que tengan".

Matt Bell
(v.AOL Finance del 20 de septiembre de 2016).

Exposición de casos de chupasangre de los que está enterado el webmaster:


Caso 1:

Una familia en la que el padre, desde su juventud, puso un negocio de refacciones y reparación de automóviles. Ese negocio le dio los suficientes ingresos para mandar a sus hijos, a los que así lo quisieron, a la universidad, y para hacerse de una casa grande en una de las mejores colonias residenciales de la ciudad.

Con el tiempo, los hijos crecieron y se "fueron del nido"... parcialmente. Muchos de ellos le ayudaron a través de los años trabajando en el negocio. Finalmente, cuando este padre ya era anciano, había tres de ellos, ya con familias propias, que seguían trabajando en el negocio, a pesar de que algunos tenían estudios profesionales en áreas muy diferentes a la del mantenimiento automotriz, como medicina veterinaria, por ejemplo. Había, entonces, varios gerentes... "too many chiefs and very few indians", dirían los gringos.

El padre, por su edad, ya no podía estar todo el tiempo al frente de su empresa. Los hijos le decían que para qué seguía presentándose en la empresa, si ellos podían hacerse cargo de todo, que se dedicara a descansar y a disfrutar de la vida. El no les hizo caso y seguía trabajando parte del tiempo.En esos años se dieron casos como el siguiente: tanto el padre como uno de sus hijos compraron terrenos en una fraccionamiento campestre, para construir en ellos e irse a vivir fuera de la ciudad. El hijo "empleado" terminó la construcción y mudó allí su domicilio. El padre "dueño" sólo la pudo iniciar y tuvo que venderla sin terminar.

Los impuestos, que siempre se habían pagado puntualmente, dejaron de pagarse y, cuando las deudas con el gobierno ya eran muchas, al padre no le quedó otra más que desaparecer el negocio, después de haberlo tenido por décadas en el mismo lugar y de contar con una cartera de clientes fieles.

Vendió su casa y abrió otro negocio del mismo ramo en un lugar y con una razón social diferente. Se cambió a vivir a una casa rentada cercana a su antiguo hogar. Nuevamente varios de sus hijos estaban inmiscuidos en la operación diaria.

Mientras lo anterior sucedía, la madre presumía: "¡Son tan buenos mis hijos! ¡Le ayudan tanto a mi viejo!".

El nuevo negocio duró poco. Se agotó el capital y los hijos que allí trabajaban emprendieron camino hacia diferentes partes del país a ganarse la vida. Uno de ellos, el que se quedó al final a cerrar la puerta del negocio, poco se comunica ya con el resto de la familia.

Los padres viven ahora de la ayuda que les envían algunos hijos, precisamente de los que NO participaron en el negocio. Ahora, enfermos, viven en un pequeño departamento.

Caso 2:

Un padre de familia que durante muchos años trabajó como gerente en una empresa del ramo minero-metalúrgico. En un proceso de reingeniería fue liquidado y, con el dinero de la liquidación y la ayuda de sus antiguos patrones, puso un negocio de distribución de los productos de la empresa donde había trabajado. Contaba con algunas ventajas competitivas, como precios y condiciones de crédito que se otorgarían a un cliente con mayor consumo que el de él, y preferencia al momento de surtirle los pedidos. En ocasiones, cuando había escasez, su negocio era el único donde había producto, así que lo vendía a como se le daba la gana.

Pero... dos de sus hijos entraron a ayudarle a "administrar" el negocio. Ellos no se llenaba de polvo los zapatos. Observaban desde la oficina, con aire acondicionado y una taza de café en la mano, lo que sucedía afuera.

Como en el caso anterior, el negocio tronó. El padre tuvo que entregar su casa a sus expatrones para que se cobraran lo que les debía y, desde entonces, vivir huyendo de los abogados de sus demás acreedores.

Caso 3:

Trabajador de una empresa privada que con los años ha ido ascendiendo hasta ocupar un puesto de jefe de departamento. Casado con la hija de un comerciante, el cual les proporcionó la casa donde han vivido. Procrearon dos hijos a los que les dieron estudios universitarios. Ninguno ejerció su profesión, sino que se dedicaron al comercio, utilizando para ello dos locales que tenía la madre en un mercado de artesanías. Con frecuencia se quedaban sin capital de trabajo, situación que solucionaban llamando al padre, quien de inmediato les hacía un préstamo que nunca le pagaban. Cuando alguno de los hijos no tenía automóvil, no tenía de qué preocuparse, ya que le pedían prestado el suyo al padre y hasta sin gasolina se lo regresaban. Con el tiempo el padre compró un par de departamentos, y se los dio en usufructo gratuito a sus hijos, igual que había hecho su suegro con su esposa.

Ahora se ha hecho cargo, también, de algunos gastos de sus nietos (fue él quien les compró computadora).

Caso 4:

Viuda, con varios hijos, a todos logró darles estudios universitarios. Uno de sus hijos, de más de 50 años de edad, tiene varios años desempleado y vive de los magros ingresos de su mujer. Su situación es difícil porque su único hijo tiene una enfermedad neurológica aparentemente incurable. Suele pedirle dinero prestado a su madre (y a la demás familia también) sin la menor intención de pagárselo algun día.

Otro de sus hijos, un poco menor que el anterior, comisionista independiente con la representación de varias empresas e ingresos bastante respetables, se ha ido adueñando paso a paso de la casa de la madre viuda. Al principio puso su oficina en una de las recámaras. Luego contrató una secretaria y la situó en otra de las recámaras. Dado que es un tipo sin la menor idea del orden, ambas recámaras las ha convertido en almacenes de papeles y tiliches viejos, entre los que él y la secretaria tratan de trabajar. El espacio de almacenamiento no le ha sido suficiente, por lo que ha ocupado patio, cuarto de servicio y, poco a poco, sala y comedor. Además, por temporadas deja estacionados automóviles en su cochera.

La madre también le sirve de telefonista cuando no está la secretaria, de recepcionista de paquetes y mensajes, además de sus funciones de "velador". No recibe por ello un sueldo, ni tampoco recibe renta por la parte de su casa invadida. El invasor se hace cargo de los gastos de teléfono, energía eléctrica, agua, gas e impuesto predial (los tres primeros conceptos son utilizados por él para la oficina). Ocasionalmente le lleva desdpensa y medicinas, y algunas veces la lleva al médico. Para los demás gastos la madre depende de su pensión y del dinero que le dan los otros hijos.

Este sinvergüenza cuenta con casa propia, además de estrenar automóvil frecuentemente.

Caso 5:

Una pareja de personas mayores que trabajaban juntos como empleados en un comercio de muebles. Se hicieron de una casa propia. Al morir el señor, uno de los hijos, que tenía su casa vecina a la de su madre, le ofreció cambiársela ("¿para qué quieres una casa tan grande para ti sola?") pagándole la diferencia. La madre aceptó, se cambió y nunca recibió pago alguno por parte del hijo aprovechado.

Tiempo después se le ocurrió la idea de irse a vivir con su única hija, divorciada y con varios hijos a su vez. Vendió la casa. Años atrás, cuando la hija se acabababa de divorciar, dado que nunca le pudo sacar la pensión al desvergonzado de su exmarido, pidió ayuda a su madre y hermanos para que le cuidaran a sus hijos más pequeños y poderse poner ella a trabajar. La madre se encariñó con el niño que le tocó cuidar, así que pensó en ese nieto como su heredero universal y, vendida su casa, a pesar del enojo de sus hijos (incluida la hija, madre del beneficiado), le entregó el dinero al nieto, por entonces ya un adolescente. Este, viéndose con dinero en la mano, se lo gastó con amigotes, en varios negocios que intentó y que fracasaron ante su poca experiencia y pocas ganas de trabajar... y en una motocicleta. Esta fue lo que le quedó a final, después de la orgía de despilfarro, y la que le costó la vida en un accidente.

La hija la corrió de su casa y la señora empezó a rolar de la casa de un hijo a la de otro, pero como no le perdonaban el haber regalado el dinero de la venta de la casa, ninguno se sintió obligado a atenderla. Terminó en un asilo de ancianos en otra ciudad, pagado por el hermano mayor que allá vivía, pero sin que ninguno la visitara. En una ocasión les avisaron que se había roto la cadera. Tiempo después les avisaron de su muerte. Acudieron todos al funeral.

Caso 6:

Hombre mayor, dueño de una fábrica, desea jubilarse y le pasa el control a su hijo. Sólo le pide que le pase una cantidad mensual de dinero a modo de sueldo. Al principio todo va bien, pero poco tiempo después el hijo le dice que es necesario renovar equipos de la fábrica, por lo que le sugiere vender la residencia donde ha vivido con su esposa, la cual es demasiado grande para ellos dos solos -argumenta-, para invertirlo en el negocio. El hombre está de acuerdo. Vende la residencia y se cambia a una casa más pequeña, donde paga renta. La cantidad mensual de dinero que recibe empieza a disminuir porque "el negocio no está dando".

Ya no le ajusta para la renta y debe cambiarse a una casa mucho más pequeña en un conjunto de "duplex" que conoce porque ahí vive una hermana de él... el dinero sigue disminuyendo. No conozco todavía el final de esta historia.

Noticias y relatos


A la Cruz Verde Las Aguilas, acudió Rosa Isabel González Hurtado, de 47 años de edad, vecina en el Fraccionamiento Bugambilias, para que la atendieran de contusiones simples en el rostro, las cuales le ocasionó su hijo de nombre Jorge Rodrigo Alvarez del Castillo González de 18 años de edad, al parecer, por problemas familiares.

(V.pág.7-B del periódico El Informador del 23 de mayo de 2006).


Eric Sandoval Díaz, de 29 años, confesó que asesinó a su madre porque ésta se negaba a heredarle la casa en que ambos vivían en la calle Alfredo Carrasco; en su presentación ante los representantes de los medios de comunicación, el homicida se negó a dar detalles al respecto del crimen, pero aseguró que se sentía arrepentido de haberlo hecho.

Como oportunamente se informó, el cadáver de María Elena Díaz Olán fue encontrado el 21 de este mes en la avenida Las Torres, a la altura de la salida de la Nueva Central Camionera.

El cuerpo estaba dentro de una valija en color azul, colocada junto a una columna de cemento, en una área en construcción, a unos 20 metros de un local comercial.

Luego de ser entrevistado, el individuo aceptó su participación en el delito, pero negó haberlo planeado y argumentó que lo hizo debido a que su madre no quería dejarle la casa donde vivían.

(V.pág.16 de El Nuevo Siglo de Guadalajara del 26 de junio de 2006).


De todo por droga: vender televisiones de su casa, ropa, hasta dejarse manosear por un adulto hace Luis Adrián con tal de tener más enervantes.

De la mariguana se pasó al tonsol y después a la cocaína, lo que ha ocasionado que sus familiares lo enviaran a un centro de rehabilitación.

El pasado 10 de mayo Luis Adrián estaba recluido en una clínica de rehabilitación, pero como su madre lo quería ver, mejor lo sacó del sitio para tenerlo cerca.

Pasaron unos días hasta que el menor sustrajo la televisión de su casa para cambiarla por cinco piedras de cocaína.

No le importa robarle dinero a sus progenitores, ni ropa a sus parientes, mucho menos "prestarle" su cuerpo a un hombre a cambio de "piedra".

"Puras finanzas, vendo ropa o teles, de todo de mi casa, de mis tíos, de mis parientes, pero no robo a la gente, me da miedo".

(V.pág.5 de la sección "Comunidad" del periódico Mural del 29 de junio de 2006).


Su esposa murió 10 años antes, una tarde lluviosa, sin colores, sin esperanzas. Desde entonces comenzó a marchitarse. Perdió los pilares que sostenían la alegría de antes, su tenacidad de trabajo, porque siempre creyó que el trabajo duro de 12 horas diarias era la única forma de dar orgullo al apellido que muchos años atrás dio a su compañera y a sus hijos.

Los mismos hijos que convertidos en hombres de mundo, de pelo grasiento y mocasines de moda, le habían depositado en ese maldito asilo, como paquete de desecho. Sus hijos, que a esas horas lucirían a la amante en turno, desgraciándole la vida a sus nietos y a sus nueras, a las que maltrataron desde siempre, con mucha cara dura de sus deslices, de su irresponsabilidad.

A él ya nadie le visitaba, su único vínculo familiar era el pago mensual a la casa de retiro que llegaba con dos palabras en una tarjeta de visita: saludos viejo. Que esa era otra, porque a pesar de que las mensualidades salían del dinero que él regaló a sus hijos, a veces llegaban tarde, y entonces venía el cínico ése, el vividor que fungía como director del asilo, y le amenazaba con echarle o reducirle sus raciones.

¡Pero diablos!, pensó, si mis recuerdos son indelebles. Los domingos de toros y Marqués del Riscal están grabados como tatuaje en mi corazón. Fui caballero -hidalgo-, mis toscas manos están orgullosas de que con ellas gané honestamente mi fortuna, con fidelidad impoluta a mi esposa. Eso que realmente vale en la vida -concluyó en su ocaso-, ni mis hijos, ni el maldito vividor que me hostiga diariamente, lo conocerán en su inmunda existencia.

Alfonso Villalva P., abogado y escritor
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 12 de julio de 2006).


Cegado por las drogas un sujeto intentó matar a su propia madre con una pistola, sin embargo, fue asegurado por elementos de la Policía Municipal de Tonalá.

El sujeto se llama Rogelio de la Cruz Mojarro, de 21 años, quien fue entregado a un agente del Ministerio Público para que responda por varios cargos.

(V.pág.16 del periódico El Nuevo Siglo del 14 de julio de 2006).


Un menor de edad que confesó ante el Ministerio Público haber matado a su abuela porque no tenía buena relación con ella, es investigado por la División de Homicidios Intencionales de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Jalisco.

De acuerdo a lo narrado por el propio Mario Becerra Medrano, de 13 años, eran aproximadamente las 09:00 horas, cuando su abuela le prohibió que tomara unas lociones de su propiedad, ante la negativa, su molestia le produjo un arranque de ira y optó por atacarla a golpes. Una vez en el suelo la pateó e hirió en varias ocasiones con un arma blanca.

Enseguida la despojó de 850 pesos, se cambió sus ropas y salió de la casa para divertirse con un amigo. Al poco tiempo los agentes que recababan las pesquisas, dieron con su paradero y le aseguraron 600 pesos que no alcanzó a gastar.

El reporte del forense indica que la septuagenaria pereció de una contusión difusa de cráneo, presentaba 60 heridas superficiales producidas con un desarmador de cruz y una pequeña navaja.

(V.pág.9-B del periódico El Informador del 8 de agosto de 2006).


Miguel Angel Miranda Rodríguez, de 22 años, y quien está acusado de asesinar a su progenitor, fue capturado por agentes de la Procuraduría de Justicia adscritos a Tepatitlán y San Miguel el Alto.

Los familiares de Miranda Rodríguez dijeron que él tenía problemas con su padre ya que éste lo regañaba porque no hacía bien sus labores en el rancho, además de que el joven desapareció después de que fue descubierto su progenitor herido.

Cuando el acusado regresó a su casa, fue detenido por los agentes investigadores quienes lo interrogaron hasta que confesó que él golpeó a su padre con una manguera y con una piedra.

El sujeto dijo que el día de la agresión su padre comenzó a regañarlo desde las 7:00 horas diciéndole que no sabía ni ordeñar, lo que le dio coraje y lo agredió hasta dejarlo desmayado.

Para tratar de disimular la agresión lo arrastró hasta el corral y se fue a León, pero regresó a su casa al creer que se pensó que todo fue un accidente.

(V.pág.7 de la sección "Comunidad" del periódico Mural del 17 de agosto de 2006).


Es lunes por la mañana. La abuela, acostumbrada a levantarse de madrugada, apresura el paso pues están a punto de llegar los nietos. Hay que tener leche para el biberón, birotes para el lonche, jugo para el receso y hasta preparar fruta que llevarán los hijos mayores al trabajo.

Entre 8:00 y 9:00 es la "hora pico", entre gritos y a la carrera, a las 9:15 ya dejó a los nietos en la escuela, y regresa a la casa, a recoger lo que sus hijos dejaron regado. Corre al mercado, por las cosas para la comida, regresa apresurada a asear la casa, no se le vaya a hacer tarde para ir por los niños al kinder y la primaria.

Casi antes de comer, llega el desgarbado y muchas veces malcriado adolescente de la secundaria. ¿Que yo vaya por las tortillas? y tú qué vas a hacer. La abuela se encamina, con todo y nietos pequeños, servilleta en mano a la tortillería.

Hacia media tarde, llega la primera de las hijas, por el nieto más pequeño. Hoy el pleito fue porque a esas horas "todavía no lo has bañado", otros días, es porque lo encontró jugando en la calle, sucio como todos los niños que gustan de arrastrarse, o porque no le puso la ropa que la mamá esperaba.

Otro de los hijos simplemente pasa por "frijoles porque no tienen en la casa" o algunos moldes con comida para la semana. De paso le deja alguna ropa para bastillas o botones. No se le olvide que el sábado pasa por ellas.

Al anochecer, la mamá de otro nieto le avisa que "tiene junta" y llegará tarde. "No se te olvide ponerle la pijama y lo mandas a dormir temprano"; otro hijo de plano avisa que "está cansado" y pasa hasta el otro día por el niño.

Ya con todos acostados, entre 11:00 y 12:00 de la noche, la abuela comienza a leer el periódico que ya casi es del día anterior, ve un poco la televisión y, con suerte, puede dormir sin preocupación hasta la madrugada del día siguiente.

Esa es su rutina diaria.

(V.pág.8-B del periódico El Informador del 28 de agosto de 2006).


Mercedes Flores Paredes: Unión del Cuatro, 75 años.

Mercedes no ha cambiado su rutina en 40 años. Cada tarde instala en la banqueta de su casa una mesa de madera, enfila botes de plástico rellenos de confituras y surte bolsitas de papas que funde con salsa picante. Los pesos que le quedan de ganancia es lo que la mantiene desde que su hijo vendió tres y media hectáreas de tierra y se fugó con el dinero a Tijuana.

Eran los metros cuadrados que le tocaron a su marido cuando hicieron la repartición de tierras del ejido. Mercedes apenas puede calcular en cuánto malbarató el terreno.

Ella y su familia perdieron los terrenos cuando el hijo prófugo se enteró que las constructoras inmobiliarias pagaban rápido y en efectivo. Ofreció, vendió, cobró y huyó. A Mercedes le quedaron imágenes en la memoria que se desvanecieron cuando visitó aquél que era su barbecho y lo vio fincado de casas.

No hacía mucho que se iba a pepenar mezquites, hongos y nopales para después venderlos en el mercado Rizo, por el centro de Guadalajara. Pero de los nopales, los llanos de hongos y las sombras de los mezquites sólo quedan los recuerdos que la transforman con un semblante de tristeza.

(V.pág.7 del periódico Público del 5 de noviembre de 2006).


Un adolescente borracho apuñaló y mató a su abuela en el norte de Rusia tras discutir con ella por el canal de televisión que deseaban ver.

El nieto de la abuela de 81 años fue encontrado ebrio en su casa de la aldea de Nadvoitsy, en la península de Karelia, a unos 1.000 kilómetros al norte de Moscú.

Los investigadores indicaron que la mujer murió de múltiples puñaladas y contusiones en la cabeza.

El nieto, de 18 años, ebrio en el momento del homicidio, fue detenido y confesó el delito.

(V.Associated Press del 19 de enero de 2007).


Un parricidio resultó ser el asesinato de los padres de la regidora priista de Zapopan, Teresa López Hernández, ocurrido la madrugada de ayer en la colonia Prados Providencia, el cual conmovió a la sociedad y gobierno. Un hermano de la funcionaria confesó que mató a sus padres "porque lo trataban mal".

Así, lo que parecía una doble ejecución que generó diversas versiones ayer por la mañana, donde algunas la vinculaban con una posible venganza, resultó un crimen familiar al caer la noche. Todo comenzó alrededor de las 9:00 am, cuando una hermana de Teresa López Hernández llegó al edificio Galante, en la colonia Prados Providencia, en Guadalajara. En el lugar vivían sus padres David López Godínez, de 64 años, quien convalecía en una de las habitaciones debido a un ataque al corazón, y Teresa Hernández Velázquez, de 61; a quienes encontró sin vida, el primero con un tiro en la mandíbula y otro en el pecho, y la mujer con un disparo en un ojo, por lo que llamó a la policía.

En el departamento donde se suscitaron los hechos, se encontraron 5 casquillos de una pistola calibre .45 y una ojiva de bala; a la par, se arrestó a un hermano de Teresa López Hernández, quien se presumió estuvo con sus padres antes de que fueran tiroteados.

Conforme avanzaron las investigaciones, que incluyeron diligencias en un motel de la avenida Vallarta y otro rumbo a la carretera Ocotlán-Jamay, se supo que otro hermano de la regidora, de nombre Salvador López Hernández, de 26 años, fue quien mató a sus padres "porque lo trataban mal".

El presunto parricida se limitó a responder que "tenía resentimiento" hacia sus progenitores cuando se le preguntó por qué los había asesinado. Salvador (quien será presentado hoy ante los medios) también aceptó estar involucrado en un laboratorio de droga junto con otro hermano, de quien se desconoce la identidad y está prófugo.

(V.pág.6 del periódico Público del 18 de mayo de 2007).

Dijo que las agresiones por parte de su padre David López Godínez, ahora occiso, comenzaron cuando tenía ocho años de edad; narró que en una ocasión tomó 300 dólares de su cajón para comprarse un Nintendo y a consecuencia de los fuertes golpes que le propinó, fue a dar una semana al hospital.

(V.pág.5-B del periódico El Informador del 19 de mayo de 2007).


Natalie DeMola parecía una adolescente promedio de 16 años, en una preparatoria de Corona, California, en el condado de Riverside al sudeste de Los Angeles. Pertenecía al equipo de natación y salía con un adolescente, Terry Bell, de 17 años, desde 6 meses atrás, teniendo frecuentes discusiones con su madre.

Después de un incidente con su madre, que la vio con su novio en un restaurante y la llevó a la fuerza hasta su casa, empezó a planear vengarse junto con Bell y su mutuo amigo Christopher Long, de 17 años.

En abril 10 de 2001, alrededor de las 6 de la tarde, Bell y Long se pusieron máscaras y entraron a la casa de DeMola con una llave que ésta les había proporcionado.

Bell golpeó a la madre de DeMola, Kim, repetidas veces. Long revolvió el lugar para simular un robo. DeMola sugirió "acabar con ella" y Bell dejó caer una lámpara sobre la cabeza de la víctima.

DeMola los llevó a sus casas para que se deshicieran de los zapatos y la ropa incriminante. Podrían haberse salido con la suya, de no haber mediado un accidente de tránsito al pasarse un alto, ¡con un investigador de la Oficina del Procurador de Distrito del Condado de Orange!

Cuando la policía llegó a la casa de DeMola, encontraron a Kim en un charco de sangre. Nunca recuperó la conciencia. Había sido salvajemente golpeada. Tenía rotas la nariz, la mandíbula, varias costillas y una fractura en el cráneo que finalmente fue fatal.

La policía arrestó a Bell en enero 17 de 2002, encontrándo en su departamento la pistola semiautomática calibre .25 que faltaba en a casa de DeMola y US$ 1,180 en efectivo. Long fue arrestado casi al mismo tiempo.

Los detectives recuperaron una serie de correos electrónicos e intercambios por mensajería instantánea entre los entonces adolescentes. En ellos, Bell se refería a sí mismo como un asesino en potencia y declaraba que haría cualquier cosa que le pidiera DeMola, incluyendo "matar por ti".

DeMola y Bell fueron condenados a cadena perpetua sin posibilidad de salir bajo palabra. Long fue sentenciado a entre 25 años y cadena perpetua.

(V.c|net News.com del 13 de junio de 2007).


Un adolescente chino "de menos de 16 años, fuertemente adicto" a la Internet, mató a su madre e hirió severamente a su padre con un cuchillo de cocina después de que éste se negó a darle dinero para que fuera a un cybercafé.

El adolescente, identificado sólo con su apellido, Wang, es de Guangzhou, capital de la provincia de Guangdong. Mató a su madre a cuchilladas después de una fuerte discusión. Cuando su padre llegó a la casa también lo hirió gravemente, pero este huyó, sangrante, a casa de su hermano, quien alertó a la policía.

El adolescente había decidido asesinar a sus progenitores desde un mes antes y en una ocasión se había preparado para matar a su padre con una barra de acero. Recientementa había comprado pastillas para dormir.

Había dejado la escuela un año antes. Cuando no trabajaba con su padre, quien se mantenía con la venta de alimentos en barbacoa en su vecindario, se la pasaba en cafés con acceso a Internet. Tenía la esperanza de convertirse en exitoso político o economista, y creía que sus padres estaban sofocando su desarrollo.

(V.c|net News.com del 14 de junio de 2007).


Hace 3 años la sociedad española se conmocionó al enterarse de que en Burgos, comunidad del norte del país que no llega a 200,000 habitantes, casi una familia entera había sido asesinada. Dos años después las pesquisas registraron en sus informes: "El autor del crimen podría ser un varón diestro, probablemente fuerte, no necesariamente corpulento y con alguna psicopatía grave".

Grave en verdad. Lo suficiente para asestar 50 puñaladas al padre y verle morir bajo la mesa de la cocina. Tan enfermizo como para propinarle otras 17 a la madre y después degollarla a sangre fría. Y tan inhumano como para perforar hasta en 32 ocasiones el cuerpo de un niño de doce años que se arrastró agonizante y en pijama por el pasillo en busca de la puerta, tras presenciar el brutal asesinato de sus padres.

Después de aquel 7 de junio de 2004, de intensa indagación policiaca y hasta del olvido que el tiempo provoca, la investigación concluyó que el probable autor del crimen es el único hijo vivo de la familia, Rodrigo, que tenía entonces 16 años.

Hace dos días, dos policías ingresaron a la residencia estudiantil de Orense, en Galicia, donde vive el joven desde el comienzo del curso 2006-2007. Los agentes le hicieron saber el motivo de su arresto, y Rodrigo, con la sangre fría que siempre le ha distinguido, les dijo que no deseaba declarar sobre el asunto "por no ser del ámbito académico".

Rodrigo Barrio Dos Ramos es fuerte pese a su delgadez. De carácter introvertido, un tanto huraño, al cumplir los 14 les comunicó a sus padres su deseo de abandonar la casa. Ahora se sabe que nunca soportó que ellos atendieran mejor a su hermano menor.

(V.pág.42 del periódico Público del 15 de junio de 2007).


De un impacto de bala en el ojo derecho, falleció María Guadalupe Gutiérrez Velázquez, de 10 años, cuando se encontrada en el interior de su recámara de la finca con el número 1960 de la calle José María Iglesias al cruce con José María Narváez, en la colonia San Isidro, en Guadalajara.

En esta agresión, al parecer, por su hermano de 16 años, resultó lesionado de un balazo Marco Antonio Robledo Arroyo, de 60 años, quien hizo saber a policías estatales que acudieron a este lugar, que momentos antes su nieto llegó al domicilio con el fin de continuar consumiendo droga, pero al tratar de impedirle dicho propósito, el adolescente les disparó con un arma de fuego.

(V.pág.7-B del periódico El Informador del 23 de junio de 2007).


Las aparentes humillaciones a las que era víctima por parte de sus progenitores, fue lo que motivó a un individuo asesinarlos a cuchilladas dentro de su domicilio de la colonia Paseos del Sol, en Zapopan.

Los constantes problemas de depresión, el consumo de alcohol, maltratos y el abandono de su esposa, detonaron la agresión de Rodolfo Guillermo Moya Aceves, de 51 años, en contra de sus padres: Gloria Aceves Arana y Guillermo Moya Mares, de 71 y 82 años, respectivamente.

Ante los medios de comunicación el presunto parricida, Rodolfo Guillermo, narró que ayer por la noche luego de consumir dos "caguamas" de cerveza se enfrascó en una acalorada discusión con los ahora occisos, pero al perder el control tomó un cuchillo y enseguida los mató.

"Ya tenía mi mamá dos semanas muy burlona y agrediéndome mucho verbalmente... me decía: hay comida, si la quieres agarrar cómetela, sino déjala para mañana".

La autopsia reveló que la mujer presentaba seis heridas por arma blanca distribuidas en el abdomen, tórax y en la mano derecha; en tanto el octogenario tenía tres lesiones en el abdomen.

(V.pág.7-B del periódico El Informador del 8 de agosto de 2007).


Un juez del Distrito Federal sentenció hoy al joven Miguel Angel Marín Zúñiga a una pena de 70 años de cárcel por asesinar a sus padres, a quienes descuartizó y ocultó en la caja de un televisor.

Según las autoridades, el pasado 12 de enero el parricida, de unos 25 años, sostuvo una fuerte discusión con sus progenitores Marco Antonio Marín y Patricia Elena Zúñiga, porque tomó dinero para comprar un teléfono celular sin su consentimiento.

Durante la discusión Marín empujó a su padre, quien cayó en el piso y convulsionó.

La madre tomó el teléfono para pedir auxilio, pero su hijo pensó que llamaría a la policía, por lo que se dirigió a la cocina y tomó dos cuchillos, uno de los cuales le clavó en el abdomen, y el segundo lo hundió en el corazón de su padre.

El joven cercenó los cadáveres, los ocultó en la caja de un televisor y los trasladó hasta el kilómetro uno de la carretera Tepatepec, en el estado de Hidalgo.

En ese lugar, arrojó gasolina a los cuerpos dentro del automóvil y formó una mecha con vendas conectadas al depósito del automóvil, les prendió fuego y luego regresó al Distrito Federal.

(V.Agencia Efe del 26 de septiembre de 2007).


Un joven de 20 años admitió hoy ante autoridades mexicanas haber planeado el asesinato de su padre, su madrastra y sus 3 medias hermanas, ocurrido el pasado viernes en la ciudad de Los Mochis, en México, informó una fuente oficial.

Las autoridades encontraron elementos suficientes para interrogar al joven Francisco Romero Castro, quien confesó que cometió el crimen, apoyado por otros tres hombres, porque se sentía despreciado por su madrastra y por que quería ser el único heredero.

Después de la confesión, la policía detuvo a Rubén Navarrete Rodríguez, de 19 años, quien según las investigaciones accionó el arma, un fusil de asalto AK-47, en contra de la familia. También capturó a Gildardo Orduño Lopéz, de 33 años, quien se supone proporcionó el fusil, y a Jesús Valdez Castro, de 20 años, presunto responsable de transportar al autor intelectual del crimen al lugar de los hechos.

(V.Agencia Efe del 27 de noviembre de 2007).


Un hombre fue arrestado en Puerto Rico luego de que le hurtó el auto a su propia madre con un arma, informó hoy la policía.

Según un informe, Luis González Estrada, de 33 años, cometió el robo a mano armada contra su madre, Carmen Estrada Figueroa, de 52 años, en la residencia de la señora.

(V.Agencia Efe del 13 de diciembre de 2007).


Por los delitos de parricidio y tentativa de parricidio, Antonio Josué Israel Silva Santos fue sentenciado en segunda instancia a permanecer 58 años en prisión por el crimen cometido en el año 2004 en agravio de su progenitora y hermana.

El ahora condenado -quien cuenta con 27 años de edad- argumentó ante los agentes de la División de Homicidios Intencionales de la Procuraduría General de Justicia del Estado haberlas asesinado a martillazos y cuchilladas, debido a que pretendían recluirlo en un centro de rehabilitación para drogadictos y ello lo "enfureció".

Como resultado de la agresión en contra de sus familiares, otra de sus hermanas resultó gravemente herida y permaneció hospitalizada en las instalaciones del antiguo Hospital Civil.

Dentro de los antecedentes del caso, el doble homicidio ocurrió la madrugada del 14 de octubre de 2004 en el interior de la finca marcada con el número 626 de la calle Jorge de Lorme y Campos de la colonia San Andrés, en Guadalajara.

El Ministerio Público adscrito al Servicio Médico Forense tomó conocimiento y ordenó que se levantara el cadáver de Noemí Silva Santos, de 17 años, quien murió por las heridas producidas con agente contundente y arma blanca en el rostro y cuello.

Por su parte, Anita de los Santos Hernández fue hallaba por paramédicos gravemente lesionada por los golpes que le propinó su hijo en la cabeza, mismos que provocaron falleciera el 15 de octubre. El dictamen de la autopsia reveló que la mujer murió por una contusión de tercer grado en el cráneo.

Silva Santos fue capturado por elementos de la Dirección de Seguridad tapatía y enseguida quedó a disposición de los efectivos de la División de Homicidios Intencionales.

Al rendir su declaración, el individuo manifestó que "debido a su problema de drogadicción" tenía dificultades con su familia, porque lo "amenazaron" diciéndole que buscarían un lugar para internarlo y se rehabilitara de sus adicciones.

Por tal situación, la madrugada del 14 de octubre entró a la recámara de su madre y la agredió con un martillo; sin embargo, como intervinieron sus hermanas para defenderla, también a ellas las atacó.

Describió que al quebrarse el martillo, tomó un cuchillo y con el arremetió en contra de Noemí, la cual falleció de manera instantánea. En lo que respecta a María Dolores, de 20 años, fue internada en el Hospital Civil para su atención.

(V.pág.16-B del periódico El Informador del 28 de enero de 2008).


Un muchacho de 15 años fue acusado de matar a tiros a sus padres y a dos hermanos más chicos en su casa de los suburbios de Baltimore.

Nicholas Waggoner Browning recibió 4 acusaciones por asesinato en primer grado: de su padre de 45 años, su madre de 44 y sus hermanos de 13 y 11. Será enjuiciado como adulto.

Fue arrestado a la 1:05 AM del domingo después de admitir los asesinatos, declaró el vocero de la Policía del Condado de Baltimore.

El adolescente no se llevaba bien con su padre. La noche del viernes entró a su casa después de que los demás miembros de su familia se habían dormido y le disparó a cada uno de ellos con la pistola que su padre guardaba en casa.

Después del crimen, arrojó la pistola en unos matorrales cercanos a su casa, de donde se recuperó.

Pasó la noche del viernes y todo el sábado con amigos. Cuando lo llevaron de regreso a su casa a las 5:00 PM del sábado, entró a su casa y salió diciendo que su padre estaba muerto. Llamó al 911.

La policía no encontró señales de lucha.

A Browning se le negó la libertad bajo fianza el domingo por la mañana. Se encuentra detenido en la sección para jóvenes de del Centro de Detención del Condado de Baltimore.

Aunque sea juzgado como adulto por asesinato de primer grado, es demasiado joven según la ley del estado para ser condenado a la pena de muerte.

Browning se quejaba acerca de peleas con su padre, pero "no acerca de algo violento".

Los vecinos recordaron que los Browning hasta recogían la basura que encontraban en la calle. "Esta gente era capaz de cualquier cosa por los demás... eran gente increíble", declaró un vecino.

(V.Associated Press del 3 de febrero de 2008).


Luisito pateó en las espinillas a su abuelita, al hacer berrinche porque quería la caja de chocolates de su mamá grande; la mujer de cuerpo encorvado y cabello cano mantuvo el equilibrio para no caer y ocultó el dolor para no provocar un disgusto con sus hijos, que ignoraron la agresión del niño, la cual aparentaron no haber observado.

Apagar la tele al abuelo o cambiar el canal de la televisión que él observa; ser víctima de aventones, manotazos y rabietas de los nietos; dejarlo en casa cuando todos van al cine; no llevarlo al médico y atender sus enfermedades sólo con remedios caseros, no comprarle sus medicinas e incluso despojarlo de sus bienes, son agresiones comunes hacia los adultos mayores, señaló la titular del Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores, Adriana González Furlong.

Esto al anunciar un programa nacional de denuncia anónima de agresiones hacia los ancianos, que iniciará en un plan piloto en Naucalpan, con la colocación de buzones de denuncias anónimas. Además de programas de capacitación a funcionarios públicos y en escuelas, para que los niños identifiquen situaciones de abuso y violencia hacia sus abuelitos, para que eviten realizarlas y denuncien a quien abusa de los adultos mayores, apuntó Adriana González.

Con esto se pretende que Naucalpan sea el primer municipio del país, libre de violencia hacia los adultos mayores, apuntó la titular del INAPAM, luego del acuerdo obtenido por parte del alcalde José Luis Durán Reveles y de la presidenta del DIF, Bethan Stone.

Los ancianos agredidos nunca denuncian por miedo o pena a ser agredidos por los yernos, nueras y aún por sus propios hijos, además porque ellos se quedan dentro de la casa a vivir con la familia que los maltrata, apuntó González Furlong directora general del INAPAM.

En México no hay una estadística oficial de agresiones a ancianos porque no hay una cultura de la denuncia, ni siquiera cuando son despojados de sus bienes patrimoniales como lo es su casa, pues llega uno de sus hijos a vivir con él o con ella y para facilitar los trámites y pagos, pasan las escrituras a su nombre, con lo que el anciano deja de ser el dueño y por ende pasa a ser "un arrimado" en su propio hogar.

(V.pág.5-A del periódico El Informador del 12 de mayo de 2008).


Fue consignado por parricidio el individuo que asesinó a su madre el pasado lunes en una finca de la calle Pino Suárez, en pleno centro de Guadalajara.

José Guadalupe Cortés Villaseñor se encuentra a disposición del Juzgado Décimoquinto por haber asesinado a su progenitora, dolido porque presuntamente sostenía una relación sentimental con otro hombre.

El señalado indicó haber actuado por órdenes de una persona imaginaria, sin embargo, tras los exámenes realizados se determinó que psicológicamente es una persona normal, además que dio negativo al consumo de drogas.

(V.Resumen Informativo de Notisistema del 23 de julio de 2008).


Cuando la mañana del 8 de septiembre el procurador de la ciudad de México mostró las fotografías de los presuntos integrantes de la banda de "La Flor", acusados de secuestrar y asesinar a Fernando Martí, se cruzaron quién sabe cuántos mensajes de texto, pinazos de Blackberry y llamadas a celular entre jóvenes de nivel socioeconómico desahogado: ¿Lo viste? ¡No manches!

Miguel Angel Ortiz Toriello, hijo de "El Apá", era de sus conocidos. Frecuentaba los mismos antros, comía en los mismos restaurantes, fue a la misma escuela y hasta manejaba los mismos coches.

Del susto se pasó a la memoria. Y de la memoria, a la indignación y la denuncia.

Miguel Angel Ortiz y su grupo de amigos se distinguieron socialmente en la década de los 90 por sus fechorías.

Como método frecuente de financiamiento, por ejemplo, robaban autopartes de los caros vehículos del padre de uno de los amigos. Luego se presentaban con ese mismo papá y se ofrecían diligentes para conseguirle, en el mercado negro y a más bajo precio, la pieza que le hacía falta a su exclusivo coche: cobraban un dinero y ponían el mismo tapón, espejo o calavera.

En un deseo de contribuir a la indagatoria, las autoridades han recibido denuncias de que, cuando eran preparatorianos, este grupo de cuates secuestraba perritos de sus familiares. Se llevaban las mascotas, convencían a los suyos de poner letreros ofreciendo una cantidad como recompensa "para que aparezcan pronto"... luego cobraban el rescate.

Otra. Un buen domingo, afuera de la iglesia del Pedregal, el grupo se encapuchó y robó un reloj de lujo a una de sus amigas cuando abordaba su vehículo al salir de misa.

Y el relato que a cualquiera puede resultar inhumano: echaban mano de los mismos pasamontañas para esconderse a la vuelta de la esquina de sus casas y robarles la quincena a sus propias trabajadoras domésticas.

Sus travesuras-delitos de adolescencia no lo vuelven en automático plagiario, pero sí sirven para completar el perfil en medio de la incertidumbre social: ¿son o no son secuestradores? Ellos dicen que no. Dos administraciones enemigas hermanadas por un reclamo público -federal y defeña, PGR y PGJDF- dicen que sí.

Carlos Loret de Mola A.
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 16 de septiembre de 2008).


Un joven de 25 años de edad que confesó haber estrangulado y quemado a su abuelo, fue detenido por la Procuraduría General de Justicia del Estado tras confesar el crimen. Se trata de Rodrigo Elizondo Mata, quien declaró que mató a su abuelo debido a diferencias que tenían; compartían el mismo hogar. El pasado 1 de diciembre, el cuerpo de Juan José Elizondo Díaz, de 81 años, fue localizado en el kilómetro 2 del libramiento poniente de Ciudad Guzmán. La necropsia arrojó que la causa de muerte fue estrangulación y que las quemaduras fueron provocadas post mortem.

(V.pág.15 del periódico Público del 5 de diciembre de 2008).


En la colonia El Rehilete del municipio de Zapopan, un hombre, de 26 años de edad, atacó a su familia con un palo de escoba y un bat de béisbol, provocándoles severas lesiones a dos personas y provocándole la muerte a su tía.

Fue en la finca número 3, de la calle Volcán de Fuego, de la colonia y municipio en mención, donde se registraron los hechos en que Angel Hugo Abimael Montes Larios, de 26 años de edad, mató a su tía, María Eva Montes Larios, de 49 años; y lesionó a su madre Angeles Montes Larios, de 57, quien tiene lesiones en las rodillas, además de lastimar gravemente a Simón Larios Zepeda, de 86, quien tiene conmoción cerebral.

El hermano de la ahora muerta, José Manuel Montes Larios, de 46 años, quien también recibió un golpe en el brazo derecho, dijo que todo inicio alrededor de las 17:30 horas, cuando su hermana María Eva, le llamó la atención a su sobrino Angel Hugo Abimael, pues estaba encendiendo una fogata con papeles en la azotea. Al parecer esto enfureció al presunto asesino y tomó un palo de escoba con el que golpeó a la mujer, quien quedó tambaleándose y luego cayó al piso. Cuando intervino la madre del presunto agresor, María de los Angeles Montes, también la agredió.

Antes de huir de la casa, llegó el declarante José Manuel Larios, quien le asestó un golpe con el bat de béisbol en un brazo, luego se cambio la playera y escapó. Sin embargo, un primo lo siguió por varias calles, hasta que llegaron policías de Zapopan y lo capturaron en el cruce de las calles Tulipán y Rosal en la colonia La Floresta.

(V.pág.9-B del periódico El Informador del 3 de enero de 2009).


Un adolescente de Ohio ha sido declarado culpable del asesinato de su madre debido a que le retiró su copia del videojuego Halo 3, y ahora enfrenta la posibilidad de pasar su vida en prisión.

Daniel Petric, de 17 años, le disparó con una pistola a sus padres en octubre de 2007 después de semanas de planeación. Su padre sobrevivió, pero su madre falleció por una herida en la cabeza. Los abogados defensores de Petric han alegado que no es culpable debido a problemas mentales, explicando que era peligrosamente adicto a Halo 3. Petric fue juzgado como un adulto en la Corte de Apelaciones Comunes del Condado de Lorain.

La American Medical Association ha considerado clasificar la adicción a los videojuegos como un desorden psiquiátrico. Los defensores de los juegos se han opuesto, alegando que esto aumentaría las percepciones negativas sobre los jugadores y llevaría a una regulación no necesaria.

Daniel Petric trató de arreglar la escena del crimen para que pareciera un asesinato-suicidio, poniéndole el arma a su padre en la mano. Después huyó del lugar solamente con la copia de Halo 3.

El juez del caso, James Burge, no niega que Petric pueda haberse vuelto mentalmente inestable debido al juego de la Xbox 360. "Creo firmemente que Daniel Petric no tenía idea durante el tiempo en que fabricó estos hechos de que si mataba a sus padres, ellos permanecerían muertos para siempre", declaró en su conclusión en la corte.

(V.cnet news del 13 de enero de 2009).


La Procuraduría General de Justicia del Estado de Jalisco esclareció el homicidio de un hombre del que nada se sabía desde finales de 2007. Se trata de José Alberto Muñoz, de 50 años, cuyo cuerpo sin vida fue encontrado enterrado dentro de la finca 17 de la calle Granados, en la colonia Mesa Colorada, en Zapopan. Su hijo César Israel Muñoz Nava, de 28 años, reconoció que fue quien le dio muerte debido a una fuerte discusión que tuvieron. El hijo fue quien indicó el lugar donde enterró el cuerpo.

(V.pág.13 del periódico Público del 16 de enero de 2009).


César Israel Muñoz Nava, de 28 años, fue declarado formalmente preso, confesó haber matado a su padre José Alberto Muñoz, de 50 años, cuyo cuerpo fue encontrado sepultado el 15 de enero, dentro de la finca 17 de la calle Granados, en la colonia Mesa Colorada, municipio de Zapopan.

El acusado dijo que los hechos se registraron entre octubre y noviembre del año 2007. Explicó que lo estranguló tras una fuerte discusión que tuvieron y luego lo enterró en la sala de la casa de ambos y también lo cubrió con cemento.

(V.pág.10-B del periódico El Informador del 26 de enero de 2009).


Un probable ataque de esquizofrenia pudo haber sido la causa por la cual Ignacio González Méndez, de 44 años; tomó la vida de su padre ayudándose de un cuchillo de cocina.

Este sujeto fue detenido por elementos de la Procuraduría de Justicia, pertenecientes al área de Homicidios Intencionales, dado que delató el hecho con su hermano y éste fue quien dio el aviso a las autoridades.

González Méndez es acusado de haber ultimado al septuagenario Guillermo González Ramírez, quien contara con 77 años hasta el momento del fatídico hecho.

La fatal acción tuvo lugar en la colonia Lomas del Country, de Guadalajara; donde el detenido refirió a las autoridades que el hecho comenzó en una acalorada discusión que mantuvo con su progenitor.

Presumiblemente, poco antes de las 00:00 horas de ayer, el indiciado -que padece del citado trastorno mental- había sido reprendido por su familiar, dado que éste consideraba que no aportaba dinero para su hogar, e incluso lo invitó a abandonar su casa.

Según el señalado, la solicitud de su padre de que se hiciera "un adulto responsable" terminó por colmarle la paciencia, por lo cual se dirigió a la cocina y tomó un cuchillo con la intención de atacarlo.

Una vez con la filosa herramienta, el señalado asestó 3 heridas en su pariente; 2 en el tórax y una más en su espalda.

(V.pág.8-B del periódico El Informador del 3 de febrero de 2009).


El asesinato de un hombre cuyo cadáver fue encontrado en un costal, en el mirador del puente Fernando Espinoza, en Zapotlanejo, fue aclarado por la Procuraduría de Justicia de Jalisco, quienes capturaron a 3 presuntos responsables y los consignaron al Juzgado Noveno de lo Penal.

Los detenidos son: Manuel Galo Sánchez Barriga, de 32 años, y su madre Rosalba Barriga Buenrostro, de 53 años; junto con ellos también fue arrestado Isaac Yasid Magaña Vargas, de 24 años.

La persona a la que presuntamente victimaron era Rigoberto Delgado Díaz, de 54 años. El 13 de mayo de 2007 fue localizado en el mirador del puente, sobre la autopista Zapotlanejo-Guadalajara, a la altura del kilómetro 1, el cadáver de un hombre con varias heridas producidas con un tubo o palo.

El cuerpo permaneció sin ser identificado hasta que el 14 de enero de 2009 se presentó para reconocerlo Adrián Delgado Díaz, quien señaló que se trataba de su hermano Rigoberto, de quien no tenía noticias desde 2007.

Los agentes se enteraron de que el ahora fallecido tenía una finca que rentaba y, tras su desaparición, quien empezó a cobrar la mensualidad fue su prima Rosalba, con la que el ahora occiso estaba viviendo.

Rosalba y la víctima habían tenido problemas. Con ellos vivían los hijos de ésta, por lo que se interrogó a uno de ellos, Manuel Sánchez, quien terminó por confesar que fue dentro de su domicilio en donde victimaron a golpes con un tubo a su tío; luego lo tiraron con ayuda de Isaac Yasid Magaña.

(V.pág.12 del periódico Público del 27 de febrero de 2009).


Un latente rencor contra su progenitor lo orilló a tomar la determinación de matarlo, por lo que tomó un arma de fuego y descargó 5 tiros al cráneo de su padre mientras dormía. El sentimiento de culpa que sintió tras cometer el ilícito, dijo, no lo dejaba dormir y finalmente se entregó a las autoridades.

Se trata de Walter Luis Arias Servín, de 30 años de edad, quien señaló tener su residencia en la calle José del Palmito, del Fraccionamiento Villa Universidad, en Puerto Vallarta.

Los hechos por los que él mismo se acusa sucedieron el pasado 12 de enero, cuando gastó una visita a su familiar, José Luis Arias Anaya, de 51 años. Arias Servín declaró ante el Ministerio Público que su padre "lo humillaba" desde que era pequeño, debido a una enfermedad congénita que posee de nacimiento.

Agregó que el finado también "le manejaba su vida", pues le decía qué hacer, por lo que -dijo- con el paso del tiempo le guardó un gran rencor y, cansado de ello, decidió matarlo, "para ser libre".

Para ello, tomó un arma de fuego y visitó a su víctima. Una vez que lo recibió, José Luis Arias se fue a descansar y fue el momento que el presunto parricida aprovechó para dispararle en la cabeza.

En este tenor, el detenido agregó que al sentir el primer impacto, su padre abrió los ojos y lo miró, pero ya nada pudo hacer para defenderse.

Durante el tiempo que evadió a la justicia "se sentía muy mal de la conciencia, pues no podía verse al espejo ni dormir, ya que recordaba la agonía de su padre".

Esto lo orilló a entregarse cuando estaba en Panamá, luego de haber pasado por Guatemala, Costa Rica y Chile. Fue así que visitó el consulado mexicano y narró lo sucedido.

La autoridad a su vez se puso en contacto con la instancia jalisciense y repatriaron al señalado, quien fue detenido en el Aeropuerto tapatío el pasado 6 de junio.

(V.pág.6-B del periódico El Informador del 10 de junio de 2009).


Un muchacho de 15 años fue acusado de planear la muerte de su madre, y un amigo de él, de 13 años, fue acusado por atacarla.

La policía de Miami explicó que el amigo trató de acuchillar a Eliana Poveda cuando dejaba a su hijo en la casa de su exesposo. El muchacho de 13 años fue tras ella con un cuchillo para carne y la hirió varias veces.

El hijo de Poveda estaba enojado con ella porque no le permitía cambiarse de secundaria. Le prometió a su amigo que lo iniciaría en un grupo denominado "The Sons of Anarchy" si llevaba a cabo el asesinato.

El hijo enfrenta cargos que incluyen solicitar un asesinato. El amigo ha sido acusado de intento de asesinato en primer grado.

Las autoridades planean juzgar al hijo como si fuera un adulto.

(V.AOL News del 9 de septiembre de 2009).


Se sentía embrujado por su propia madre y decidió matarla ayer, en una casa de la colonia La Estancia, en Zapopan.

"Me quería ver enfermo, no quería a los niños, odiaba a los niños, era muy inhumana, muy mala", aseguró Rafael Valdez Moreno, de 42 años, tras ser detenido por policías municipales.

El hombre padecía de constantes depresiones y estaba bajo tratamiento con fármacos controlados, según informó un vecino de las calle Félix Mendelssohn.

"Nunca dijo nada malo en contra de sus padres, era muy platicador y risueño, era como un niño que platicaba sus problemas de depresión", contó un conocido de Valdez Moreno.

Cotidianamente el presunto parricida salía a caminar al parque situado enfrente de su casa, ubicada sobre Johannes Brahms al cruce con Félix Mendelssohn, y aprovechaba para platicar con los habitantes de la colonia.

Valdez Moreno vivía desde hace tiempo junto con su hermana mayor, ya que sus padres residían en Sinaloa, pero no realizaba ninguna actividad remunerada y sólo se dedicaba a practicar actividades físicas.

Los conocidos del hombre no podían creer que hubiera asesinado a su mamá la mañana de ayer, ya que algunos comentaron que nunca mostró actitudes violentas o agresivas.

Sin embargo, Valdez Moreno decidió tomar un cuchillo de la cocina y degollar a su progenitora, Concepción Moreno Peraza, de 76 años, supuestamente porque lo tenía embrujado y no lo quería.

"Hace poco me di cuenta (que hacía brujería) porque me dolían los huesos, la cabeza y el estómago, entraba cada rato al baño y hacía cosas raras con su mente. Los brujos siempre me han querido matar", afirmó.

Desde octubre, la mamá del hombre llegó de visita al domicilio de la colonia La Estancia en compañía de su hermana Isabel, de 73 años, para pasar un periodo vacacional en la ciudad.

Ayer por la mañana, la hermana de la víctima salió de la vivienda para comprar unas cosas en la tienda y cuando regresó vio el cuerpo ensangrentado de Moreno Peraza tirado en un cuarto de servicio, por lo que avisó a la policía.

El cuchillo con el que fue victimada la mujer estaba cerca del cadáver, el cual presentaba una herida en el cuello de lado a lado.

(V.pág.7 de la sección "Comunidad" del periódico Mural del 4 de diciembre de 2009).


El hombre que presuntamente mató a su madre en la colonia La Estancia, estuvo preso 7 años en Sinaloa por matar a su esposa y ayer ya fue consignado al Juzgado Tercero de lo Penal por parricidio.

La Procuraduría General de Justicia del Estado informó que Rafael Valdez Moreno estuvo preso porque hace 10 años asesinó a su esposa a balazos y tras cumplir la sentencia vino a radicar a Guadalajara.

El jueves, Valdez Moreno fue capturado luego que confesó asesinar a su madre, Concepción Moreno Peraza, de 76 años, quien estaba de visita en la casa ubicado en la calle Johannes Brahms desde octubre.

El cadáver quedó en el patio del domicilio con 28 heridas causadas con un cuchillo distribuidas en todo el cuerpo, la mayoría en el cuello, lo que le causó la muerte.

(V.pág.9 de la sección "Comunidad" del periódico Mural del 6 de diciembre de 2009).


El individuo que presuntamente asesinó con un machete a su progenitor la madrugada del sábado pasado, confesó ante agentes de la División de Homicidios Intencionales de la Procuraduría de Justicia que lo hizo debido a que le tenía rencor, toda vez que desde que era menor de edad lo castigaba.

Se trata de Rogelio Camarena Ortiz, de 30 años, residente de la calle Pedro de Gante 176, colonia Residencial Los Frailes, en Zapopan, sitio en donde presuntamente le quitó la vida a su padre, J.de Jesús Camarena Quintana, de 65 años.

Incluso dijo que responsabilizaba a su padre del fallecimiento de su progenitora hace ya unos años, porque creía que le causó una enfermedad a consecuencia de los constantes problemas que ambos tenían.

La madrugada del sábado 19 de este mes, el detenido y su víctima tuvieron problemas; finalmente Camarena Ortiz tomó un machete y comenzó a atacar a su padre, principalmente en la cara, piernas y tobillos.

El acusado indicó que aún cuando ya tenía sometido al hombre y, debido a que se quejaba del dolor, tomó un metate y se lo puso en el pecho para evitar que se moviera y terminar de privarlo de la existencia.

(V.pág.8-B del periódico El Informador del 22 de diciembre de 2009).


Se ejercitó acción penal en contra de Carlos Omar Pérez Martínez, de 22 años de edad, con domicilio en la calle Puerto Manzanillo, de la colonia Miramar, en el municipio de Zapopan, por su presunta responsabilidad en la muerte de su padre, de nombre Reyes Pérez Lomelí, de 45 años de edad.

Tras ser capturado por sus familiares, Carlos Omar Pérez Martínez indicó que se hallaba en su casa "pasando la Navidad", cuando comenzó a discutir con sus familiares y que debido a su adicción a la cocaína y los inhalantes, le dijeron que lo iban a llevar a rehabilitar. Agregó que salió corriendo hasta que llegó a la tienda de autoservicio, en donde tomó un cuchillo con el que le asestó un golpe en el pecho a su papá, cuando éste trataba de interceptarlo.

Finalmente, el agresor fue sometido, en tanto que su padre fue trasladado a la Cruz Verde Las Águilas, en donde horas después dejó de existir.

(V.pág.6-B del periódico El Informador del 29 de diciembre de 2009).


Lo trataba mal, lo insultaba y le decía que era homosexual, por eso Ignacio Jorge Octavio Cortés Hernández asesinó a su padre, lo enterró y luego fingió que había desaparecido.

De acuerdo con las indagatorias, Cortés Hernández decidió vengarse de los maltratos sicológicos que recibía de su padre José Luis Cortés García, quien tenía 58 años.

La oportunidad se le presentó el 2 de abril del 2008 cuando ambos se estaban en su casa de la Colonia Lomas del Cuatro, en Tlaquepaque.

Después de escuchar que su padre roncaba, Cortés Hernández se le acercó y con un palo lo golpeó en la cabeza.

Luego salió a buscar dónde enterrarlo y escogió un predio, ubicado a 2 kilómetros de Adolf Horn, en Tlajomulco.

Para disfrazar el crimen, Cortés Hernández dijo que escuchó a su padre discutir con una persona afuera de su casa y luego desapareció.

Incluso, una hermana del ahora detenido presentó una denuncia.

Los meses pasaron sin que el paradero de la víctima fuera descubierto hasta que Cortés Hernández se emborrachó y, al calor de las copas, confesó su crimen.

(V.pág.5 de la sección "Comunidad" del periódico Mural del 1o.de abril de 2010).


El occiso al parecer fue asesinado hace 22 días, pues fue cuando desapareció. De acuerdo con parientes del afectado, el causante es Fernando Ceja Magaña, quien vivía desde hace poco más de un mes con su tío y que posiblemente lo victimó para quedarse con la casa y, posteriormente, venderla.

(V.pág.5 de la sección "Comunidad" del periódico Mural del 22 de julio de 2010).


Juan Meza Gutiérrez, de 24 años, confesó ante un agente del Ministerio Público el asesinato que cometió el pasado 21 de julio.

El detenido dijo ante el fiscal especializado en homicidios, que le dio muerte a su mamá María del Refugio Gutiérrez Delgadillo, de 50 años, porque "lo tenía enfadado" respecto a su conducta y adición a las drogas.

Agregó que tenía poco tiempo de haber salido del penal debido a que estuvo preso por el delito de robo, y cuando obtuvo su libertad decidió vivir en la casa de su madre.

Además, dijo que utilizó alcohol para prenderle fuego a los muebles de su casa y morir dentro de ella y no ser detenido por las autotidades por el asesinato de su progenitora, además de quemar el cuerpo de la mujer debido a que no sabía qué hacer con el cadáver.

Dejó un recado escrito en una hoja para justificar su crimen, que será utilizada en su contra en el proceso penal.

(V.pág.12-B del periódico El Informador del 26 de julio de 2010).


Casi a 3 meses de haber asesinado a su esposa de 62 años, un hombre fue detenido por agentes de la Procuraduría General de Justicia del Estado debido a que confesó su crimen.

La fiscalía anunció ayer, que fue arrestado Mario Amador Ávalos, de 63 años, y su hija Esmeralda Eugenia Amador, de 30.

Amador Ávalos explicó a los policías investigadores, que días antes del asesinato habían tenido fuerte discusiones con la víctima por la propiedad de algunos inmuebles.

Agregó que la muerte de García Naranjo ocurrió en su propia casa el 8 de junio, después de un pleito, por lo que decidió tomar un cordón y la estranguló.

Posteriormente colocó el cadáver en un aljibe y al día siguiente fue a tirar el cuerpo en el lugar mencionado, todo con la complicidad de la hija.

(V.pág.10-B del periódico El Informador del 4 de octubre de 2010).


El 19 de mayo, Carlos Baltasar Salazar Arias se metió a la casa de mamá, ubicada en Tonalá, para apoderarse de 2 videojuegos, una cámara fotográfica, 2 celulares, perfumes y cosméticos, objetos que empeñó y vendió, con lo que obtuvo 500 pesos. Pero su madre no lo perdonó; lo demandó y ahora Salazar Arias está encarcelado y tendrá que responder por el robo.

(V.pág.25 del periódico Público del 24 de octubre de 2010).


Aarón Arturo Nuño Cabral, de 18 años, con domicilio en la calle Isla Cozmel, fue detenido por asesinar con un martillo a su abuela Herlinda Cabral García, de 65 años. El hombre dijo que vivía con ella, pero que constantemente lo regañaba. Comentó que tomó la decisión de asesinarla la noche del 31 de octubre, luego de ver un programa sobre asesinos seriales. Además, el hombre intentó vender el auto de la mujer, pero fue capturado.

(V.pág.35 del periódico Público del 5 de noviembre de 2010).


Dos hermanos serán acusados de enterrar vivo a su padre después de dormirlo con somníferos, informó la policía el sábado.

El jefe de policía de Timon, estado de Maranhao, Brasil, Antonio Valente Filho, dijo que los 2 hermanos, de 18 y 21 años de edad, confesaron el crimen cometido el 29 de diciembre.

Los hermanos dijeron que su padre era un hombre violento que se excedía en la bebida y no aceptaba su homosexualidad. La autopsia reveló que el hombre murió de asfixia estando enterrado.

El padre era un líder religioso afrobrasileño. Valente Filho dijo que los hermanos tal vez querían tomar el control de las tierras de la congregación.

(V.Associated Press del 8 de enero de 2010).


Un hombre que presuntamente mató a su madre porque unos "demonios" se lo ordenaron, es investigado por las autoridades para determinar si cometió el parricidio bajo los efectos de alguna droga o padece de sus facultades mentales.

Se trata de Rodolfo Zamarrita Vargas, quien fue detenido cerca de las 8:00 horas de ayer, luego de que presuntamente le dio muerte a María Reyes Vargas, cuyo cuerpo fue localizado en las calles Cayetano Esteva y Bruno Martínez, en la colonia Polanquito, en Guadalajara.

El cadáver presentaba heridas producidas por arma blanca sobre los antebrazos, además de que tener dislocado la clavícula y también golpes en la cara.

(V.pág.25 del periódico Público del 16 de enero de 2011).


Ayer sábado alrededor de las 15:20 horas fue detenido Aldo Saul Ávila Rivas de 18 años de edad por homicidio.

Reveló a su primo ser culpable de haber finado con la vida de su propio padre, golpeándolo con una barra metálica; inmediatamente el pariente lo denunció a las autoridades, quienes acudieron al lugar para realizar el procedimiento de ley.

Policía de Tonalá arribó al domicilio Privada Laurel número 91 en la colonia Arboleda de San Gaspar, en donde se dieron cuenta que el joven Aldo Ávila tenía enterrado en el patio de su casa el cuerpo de su padre de 50 años de edad.

(V.periódico El Informador en línea del 6 de junio de 2011).


Las lágrimas que derramó César Alfonso Vera Guzmán, de 22 años, a causa de la muerte de su padre, Alfonso Vera Medina, de 59 años, no convencieron a los investigadores, pues lograron descubrir que el joven le arrebató la vida a su propio padre. Vera Guzmán confesó que asesinó a su progenitor porque le tenía resentimientos, pues lo maltrataba. Pero no fue algo furtivo, sino que el hijo ingrato empezó a planear el homicidio desde hace 2.5 meses. La noche del 1 de marzo, Vera Guzmán llamó a las autoridades, pues informó que acababa de encontrar a su padre sin vida en el patio de su casa, ubicada en la colonia Lomas de Polanco.

(V.pág.34 del periódico Público del 4 de marzo de 2011).


Un adolescente de Florida no le creyó a su mejor amigo cuando le dijo que iba a matar a sus padres. Ya había oído sus amenazas anteriormente.

Tampoco se convenció cuando horas más tarde Tyler Hadley, de 17 años, le confesó con detalles cómo había atacado a sus padres con un martillo, ni cuando le mostró sus autos en la entrada, aunque los padres no se veían por ninguna parte, mientras docenas de adolescentes participaban en una ruidosa fiesta adentro de la casa.

Nada parecía real, le dijo el amigo a la policía, hasta que lo llevó a la recámara principal para mostrarle lo impensable. Los cuerpos ensangrentados y sin vida de Blake y Mary-Jo Hadley tirados en el piso.

El adolescente había escondido los teléfonos celulares de sus padres antes de atacarlos para que no pudieran pedir ayuda. Cuando todo terminó, Hadley pasó 3 horas limpiando la sangre antes de la fiesta en su casa de Port St.Lucie.

El le comentó a su amigo que planeaba suicidarse con analgésicos, pero la policía llegó antes.

(V.Huffington Post del 21 de julio de 2011).


La Policía Ministerial logró la detención del joven albañil, José Luis N, quien presuntamente asesinó a su madre de un balazo en la cabeza.

Los hechos se registraron a las 03:15 horas de este lunes, en una colonia al oriente de la ciudad de Aguascalientes.

De acuerdo con las primeras investigaciones realizadas por la Procuraduría del Estado, José Luis N comenzó a planear el asesinato de su madre desde el inicio de este año, luego de un enfrentamiento que tuvo con ella, por el constante trabajo que le obligaba a realizar como albañil.

Después de tomar la decisión de asesinar a su madre, José Luis N acudió con un amigo para pedirle que le consiguiera una arma, siendo una calibre .22, por la que pagó 6,000 pesos.

De acuerdo a la declaración del presunto matricida, proporcionada por la fiscalía estatal, su plan consistía en balear a su madre, mientras esta dormía, junto con su media hermana, una menor de 15 años de edad y ulteriormente fingir un asalto, para poder así librar la investigación.

Por tal motivo, después de disparar a su madre en la cabeza, este salió a la calle y comenzó a gritar que habían sido víctimas de un robo, incluso tomó el teléfono para llamar a los servicios de emergencia, los cuales sólo pudieron certificar la muerte de la mujer de 49 años de edad.

Cuando los agentes ministeriales, dentro de sus investigaciones, conversaron sobre los hechos con José Luis N, se percataron de que caía en varias contradicciones en su versión de los hechos, por lo que fue detenido.

Finalmente confesó que estaba harto de los malos tratos que le daba su madre, por lo que simplemente decidió asesinarla.

(V.periódico El Universal en línea del 25 de julio de 2011).


Me enteré de un adolescente británico que mató a su madre a martillazos y luego quemó su cuerpo, recreando un episodio de una serie dramática de la televisión local, y conmocionando a las personas cercanas al caso, entre fiscales, agentes, investigadores, y por supuesto a este lejano y ajeno lector.

Ricardo Elías, arquitecto y empresario
(v.pág.6 del periódico Mural del 5 de abril de 2012).


Un niño saudí de 4 años ha matado supuestamente a su padre por no comprarle la consola PlayStation que le había pedido, informó hoy en su edición digital el diario estatal Al Sharq.

El periódico, que cita al portavoz de la policía de la zona de Gazan, general Abdel Rahman al Zahani, explicó que el menor, al darse cuenta de que su padre no le había traído la consola, tomó la pistola de su progenitor y le disparó.

El niño aprovechó el momento en que su padre dejó el arma sobre una mesa para ir a cambiarse de ropa.

Al Zahani agregó que la bala entró en el cráneo del padre por la ceja izquierda y causó su muerte instantánea.

(V.Agencia Efe del 23 de abril de 2012).


Juan Alejandro Fuentes García, de 19 años, huía de Tijuana pero fue detenido en Jalisco y entregado a autoridades de Baja California, para que responda por el homicidio de su madre. La mujer, de 56 años, fue encontrada muerta a golpes el 6 de mayo de 2012.

(V.pág.9-A del periódico El Informador del 17 de junio de 2012).


Los cuerpos de un matrimonio de la 3a.edad fueron localizados este jueves en una improvisada fosa en el patio de su casa, informó la policía de Lagos de Moreno.

Mientras se hacían las indagatorias, los vecinos informaron a las autoridades que sospechaban de un sobrino del matrimonio, conocido sólo como El Chilango y un amigo de éste, identificado como Cipriano Becerra.

Los oficiales interrogaron a Becerra sobre el paradero de El Chilango y terminó por confesar que ambos habían asesinado a la pareja el lunes y que el martes los habían sepultado, desde entonces dijo ya no saber nada de su amigo, quien escapó de las autoridades.

En la declaración de Becerra se señala que el autor del homicidio fue el sobrino del matrimonio, pues lo habían descubierto robando, lo que generó una discusión entre los ancianos a quienes amenazó.

El hombre regresó más tarde con Becerra para asesinar a la pareja y tratar de ocultar los cadáveres.

(V.pág.16 del periódico Milenio Jalisco del 22 de junio de 2012).


Jake Evans, un adolescente de Parker County, Texas, fue arrestado después de que llamó al 911 y declaró haber disparado y matado a su madre, una maestra de 48 años, y a su hermana de 15 años, con un revólver calibre .22.

"De alguna manera sucedió", declaró Evans con voz calmada al operador del 911. "Digamos que lo he estado planeando desde hace tiempo. Obviamente soy bastante malo".

Fue acusado de asesinato en 1er. grado sin derecho a libertad bajo fianza.

(V.NBC News del 5 de octubre de 2012).


La estudiante de la Universidad Estatal de Louisiana Nicole Boover enfrenta cargos de intento de asesinato después de dispararle 3 veces a su madre antes de regresarse a su dormitorio.

Sherri, la madre de Nicole -que resultó ilesa- declaró a la policía que escuchó que tocaban en la puerta de la casa familiar a las 4:30 a.m. Cuando la abrió dice que vio a su hija de pie apuntándole con un arma. Cerró la puerta y su hija disparó 3 veces antes de alejarse de la escena.

La policía encontró el carro de Nicole en el campus con otro estudiante de la universidad, Nathan Yuhus, sentado adentro. Rastrearon a Nicole en su dormitorio y arrestaron a ambos.

Yuhus declaró a las autoridades que Nicole le ofreció US$ 50,000 por ayudarle en el asesinato, cuyo motivo era el dinero de la herencia.

(V.Huffington Post del 12 de octubre de 2012).


Bajo los influjos de algún estupefaciente, un hombre de 42 años de edad dio muerte a martillazos a su padre, por lo que ahora está detenido.

El parricidio se registró al interior de la finca marcada con el número 592, de la calle Agustín Melgar, a su cruce con La Malinche, en la Colonia Guayabitos del municipio de San Pedro Tlaquepaque.

José Luis golpeó con un martillo en repetidas ocasiones a su padre, de nombre Luis Rivera Manriquez, de 87 años de edad, a quien culpaba de hacerle daño a su madre, versión que se le "cayó" al presunto parricida, pues familiares de ambos aseguraron que la progenitora del acusado tenía años de haber fallecido.

(V.periódico El Informador en línea del 2 de noviembre de 2012).


Ayer, Adam Lanza, un hombre armado de 20 años, abrió fuego en la escuela primaria Sandy Hook, de Newtown, Connecticut donde su madre trabajaba como profesora y mató a 26 personas, de ellas 20 niños, mientras los menores se encogían de miedo y temblaban indefensos en esquinas y armarios ante los disparos que resonaban en el inmueble.

El agresor, que portaba 2 pistolas, se suicidó en la escuela, en tanto que otra persona fue hallada muerta en un sitio distinto, lo que aumenta a 28 el número de muertos, informaron las autoridades.

La policía no conjeturó sobre los motivos del ataque. El individuo armado al parecer sufría desorden de personalidad y vivía con su madre en Connecticut, dijo un agente policial enterado de las investigaciones iniciales.

Un segundo policía dijo que al parecer murió la madre del hombre, Nancy Lanza.

(V.pág.12-A del periódico El Informador en línea del 15 de diciembre de 2012).


Un neoyorkino de 25 años fue arrestado el viernes después de confesar a la policía que había matado a su abuela después de una discusión sobre qué ver en la TV.

Clarence Newcomb llamó al 911. Al llegar a su domicilio la policía encontró a su abuela, de 82 años, muerta en la sala. Clarence confesó haberla matado sin utilizar un arma.

El había vivido con su abuela desde los 3 años de edad. No existían datos previos de violencia doméstica.

(V.NBC News del 5 de enero de 2013).


Mariana Rosales Vera, de 19 años, fue detenida ya que elementos de investigación de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México, la señalan como la presunta responsable del homicidio de miembros de su familia.

Las primeras diligencias apuntan a que el múltiple homicidio, en este mes pasado en el municipio de Ixtapaluca, donde fueron privados de la vida cuatro integrantes de la familia Rosales Vera, fue perpetrado por la hija y la hermana de los occisos.

Mariana intentó huir junto con Jorge Luna Romero, de 25 años. Por otra parte, Reyna Miranda Romero, de 50 años, y José Antonio Meléndez Luna, de 22, aceptaron su participación en dichos asesinatos, por lo que actualmente se encuentran asegurados.

Los homicidios ocurrieron el pasado 8 de marzo y los cuerpos fueron encontrados entre el 9 y 12 de marzo, en distintos puntos de un paraje situado en el kilómetro 27 de la carretera México-Puebla.

Los inculpados fueron detenidos cuando salían del inmueble ubicado en la calle Isidro Fabela, en la colonia Jorge Jiménez Cantú, municipio de Ixtapaluca, cuando pretendían dirigirse al estado de Veracruz, donde se ocultarían con familiares de Luna Romero.

Oficialmente se desconoce la causa por la cual Mariana participó en los hechos.

(V.periódico El Universal en línea del 19 de marzo de 2013).


El caso de Ana Carolina, la chica de 17 años que asesinó y posteriormente incineró a sus padres adoptivos, se ha convertido en noticia, porque psicólogos e investigadores no comprenden cómo una persona que posee todo, pudo asesinar y después del homicidio ir a comer un hot dog.

Hoy la también llamada "psicópata adolescente" se encuentra detenida y es el centro de un intenso escrutinio criminalístico que hasta ahora ha descubierto que Yeni como le decía su familia de cariño, tiene una psicopatología nivel 9, que en escalas del FBI sólo está reservada para los peores homicidas.

Porque hasta ahora, Ana Carolina no ha mostrado ninguna señal de arrepentimiento por el doble homicidio que cometió e incluso cuando la enviaron a su celda especial confesó "sentirse libre" porque sus padres Efrén (un señor de 90 años) y doña Albertina (señora de 60 años) ya la tenían harta.

Por esta razón José Alberto (su novio), Mauro Domínguez (un amigo interesado en el homicidio) y ella planearon durante un mes el homicidio, que comenzó el 3 de mayo cuando Ana Carolina preparó una trampa de 2 tiempos. Primero prendió la televisión de la sala y esperó a que su padre no estuviera para llamar a su madre a la cocina, con Mauro agazapado detrás de un sillón.

"Mamá, no encuentro un ingrediente", dijo. Cuando Albertina entró a la estancia, fue sorprendida por la espalda. Tenía los ojos en su hija al momento de ser asfixiada con un cable.

Cuando Don Efrén llegó ese mismo día a las 10 de la noche, Yeni repitió la misma operación. "Papá, ¿no vienes a cortar fruta conmigo?" Fueron las últimas palabras que escuchó antes de que José le impidiera respirar con ayuda de un cable.

De acuerdo con las declaraciones difundidas por la Fiscalía General del Estado de Chihuahua, incluso a ambos cuerpos les inyectaron cloro con insecticida en la yugular, para cerciorarse que estuvieran muertos.

Después del homicidio, Ana Carolina, José y Mauro dejaron los cuerpos en la sala para ir a cenar hot dogs y remataron con un six de Tecates. Al día siguiente acudieron a un lote baldío cerca de Sapo Verde, rociaron 13 litros de gasolina en los cuerpos para prenderles fuego, luego los novios fueron de compras a medirse los dedos para anillos de compromiso y por la noche acudieron a una fiesta de XV años, todo esto según constan las declaraciones de José y Ana Carolina.

Cuando las autoridades encontraron los cuerpos estos ya estaban completamente carbonizados y yacían junto a una barda de hormigón ennegrecido. Los peritos del Estado de Chihuahua determinaron que habían sido incendiados y abandonados apenas hacía unas horas.

Así comenzó la investigación que terminó finalmente el 5 de mayo cuando José Alberto Grajeda Batista (novio de Ana Carolina) declaró "ya no puedo más, necesito un psicólogo" ante investigadores de la fiscalía quienes le estaban haciendo preguntas de rutina sobre la desaparición del empresario Efrén y su esposa; dueños de una decena de bares y expendios de licor en la ciudad, además de distintas propiedades en Chihuahua y Texas.

José Alberto, no sólo no aguantó la presión, también delató a su novia que en dos ocasiones había confesado ante las autoridades "no sé qué ha pasado con mis padres, cuando desperté ya no estaban" y Mauro que durante su aprehensión tenía quemaduras en la cara causadas al intentar quemar la evidencia que lo vinculaba con el caso.

Actualmente han pasado más de 2 semanas desde la detención de estos 3 adolescentes, pero por ahora los medios de comunicación y la opinión pública sólo se han enfocado en debatir cómo esta adolescente rica que usaba ropa de marca, iba de vacaciones a Disneyland, Miami, las Bahamas, estaba a punto de ir a Venecia y a la que según familiares sus padres no le negaban nada (aunque hay versiones de que la decisión de asesinarlos surgió cuando no le prestaron el coche), pudo cometer un crimen tan atroz.

(V.Yahoo! Noticias del 24 de mayo de 2013).


Luego de matar a sus padres y cubrir los cuerpos con tierra, un hombre lesionó a sus hermanas con un arma blanca y se suicidó de un balazo, en San Juan de lo Lagos.

El agresor fue identificado como Domingo Cornejo López, de 41 años, quien se quitó la vida en el interior de una pickup Nissan.

Todo comenzó la mañana del martes, cuando el hombre atacó con un arma blanca a sus hermanas María de los Ángeles, de 38 años, y Eulalia, de 58.

Los hechos ocurrieron cuando las mujeres presuntamente acudieron de visita a la casa de sus padres, ubicada en la Calle Agustín Yáñez, Colonia Martinica, en el citado municipio.

Domingo se retiró del lugar y se suicidó dentro del vehículo con una pistola calibre 22, en el cruce de la Calle 4 y Santa Rosa, en la Colonia Loma Linda.

Una fuente de la Fiscalía General del Estado indicó que se estableció que el hombre asesinó a sus progenitores y cubrió los cadáveres con tierra y cemento.

A su padre presuntamente lo atacó con un arma blanca y a la madre la habría estrangulado con un listón.

(V.pág.5 de la sección "Comunidad" del periódico Mural del 6 de junio de 2013).


Un menor que mandó matar a su madre para intentar cobrar el seguro de vida y obtener el dinero de una pensión fue retenido junto con su cómplice, otro menor; ambos, vecinos de Tonalá, informaron autoridades municipales.

La policía recibió el reporte de una agresión a las 23:25 horas de este lunes, tras lo que unidades acudieron al cruce de las calles Loma Autlán y Paseo Loma Norte, en la colonia Loma Dorada, en Tonalá. Quienes denunciaron señalaron que en ese sitio había una mujer lesionada.

Los policías confirmaron el reporte, el cual se ubicó en el 161 de Loma Amatitán, interior 401. En el sitio encontraron a Mónica Elizabeth Cervantes Gómez, de 36 años de edad, "la cual presentaba varias heridas producidas por objeto punzo cortante en el tórax, brazos, espalda y rostro", detallaron las autoridades.

La mujer se encontraba dentro de su recámara cuando fue lesionada por un menor de nombre Ángel, de 16 años de edad. Éste fue localizado y retenido.

Al cuestionarlo, manifestó ser amigo del hijo de Mónica Elizabeth Cervantes, quien se llama Luis, de 17 años. Éste sabía que su madre contaba con un seguro de vida y una pensión para él, los cuales se le entregarían en caso de fallecimiento.

Ángel explicó que "si lo ayudaba a enviarla al otro mundo, le daría 15,000 pesos en efectivo o una camioneta Pick Up", aseguran las autoridades.

Al lugar arribó la ambulancia la cual trasladó a la lesionada a la Unidad de Servicios Médicos Municipales y posteriormente a la clínica Valentín Gómez Farías, ubicada en Américas 4549, en Guadalajara.

Al sitio arribó personal de la Fiscalía Central, del área de homicidios dolosos, quienes retuvieron a ambos menores para proceder a las indagatorias.

(V.pág.7-B del periódico El Informador del 31 de julio de 2013).


Un hombre que intentó presuntamente asesinar a sus padres fue detenido por personal de la Fiscalía General. El nombre del sujeto es José Antonio Quezada Ramos, de 23 años, vecino de la calle Cerro de La Villa, en el Fraccionamiento Chula Vista, en Tlajomulco de Zúñiga.

De acuerdo a las autoridades, el 10 de agosto pasado, Quezada Ramos consumía drogas dentro de su casa y después subió a la azotea a esperar a que llegara su padre con la intención de asesinarlo, pues pensó que éste había matado a uno de sus hijos, lo cual no ocurrió.

Cuando llegó su progenitor, J.Jesús Quezada González, de 60 años, su hijo le empezó a arrojar piedras y luego se le echó encima para atacarlo con una hoz, con lo que le causó lesiones en la mano izquierda y múltiples golpes.

Su madre vio el ataque, por lo que salió de su casa para defender a su esposo, pero Quezada Ramos la agredió también con la hoz, con la que la hirió en los brazos; después de la agresión huyó. Arribaron al sitio autoridades de la Fiscalía y de la Cruz Verde de Tlajomulco de Zúñiga. La ambulancia los trasladó a un puesto de socorros; mientras que los agentes investigadores localizaron al agresor al día siguiente.

(V.periódico El Informador en línea del 15 de agosto de 2013).


Un adolescente del área de Las Vegas, Adrián Navarro-Canales, apareció por vez primera ante un juez para enfrentar los cargos por el asesinato de su madre y de su hermano menor pocos días después de celebrar su 16o. cumpleaños.

El adolescente está siendo juzgado como adulto.

Fue el 20 de septiembre cuando la policía de Henderson encontró los cuerpos de Elvira Canales-Gómez y de Cesar Navarro, de 9 años, en el baño de su departamento.

La madre tenía múltiples heridas y un cuchillo clavado en el pecho. El niño tenía sólo una herida en el pecho.

La policía piensa que el crimen sucedió el 17 de septiembre.

(V.Huffington Post del 30 de septiembre de 2013).


Su madre lo denunció por golpearla y cuando la policía fue por él le encontraron 6 tarjetas bancarias y departamentales robadas. Se trata de Víctor Manuel González López, de 40 años, con domicilio en el cruce de Diego Cuentas y Del Duende, Jardines de Guadalupe; fue sometido y le quitaron, además, una pistola.

(V.pág.6-A del periódico El Informador del 23 de diciembre de 2013).


Una mujer de 21 años fue detenida como presunta responsable del asesinato de Petra Bustamante Melgar de 77 años cuyo cuerpo fue hallado el pasado 1 de enero dentro de una maleta localizada dentro de su domicilio en la Delegación Azcapotzalco en la Ciudad de México.

La presunta asesina era nieta de la víctima, y confesó en la Fiscalía Central que estranguló a su abuela.

(V.pág.12-A del periódico El Informador del 4 de enero de 2014).


De acuerdo con actuaciones de la FCJ, el agente del Ministerio Público que inició con las investigaciones del caso, estableció que la madrugada del 17 de enero, José de Jesús llegó a su casa, localizada en la calle Flores, en Tonalá, donde empezó a agredir verbalmente a su sobrina Norma Mayreth Aceves Flores, de 27 años de edad.

En su declaración, el sujeto manifestó que empezaron a discutir por problemas familiares, pero Luz Vega Gaspar, de 74 años y madre de José de Jesús, intervino para calmarlos a ambos, y el hombre la agredió físicamente.

Fue cuando José de Jesús tomó un arma de fuego y le disparó Norma Mayreth, quien murió.

Por el hecho, vecinos del sujeto informaron a la Policía Municipal quienes acudieron a la casa del sujeto donde lograron arrestarlo y entregarlo a un agente del Ministerio Público, el cual inició la investigación bajo el protocolo de feminicidio.

Luz Vega reconoció ante el Ministerio Público a su hijo José de Jesús como el agresor de Norma Mayreth, y que a también a ella la lesionó a golpes. La mujer explicó que en otras ocasiones ya había sido golpeada junto con su sobrina, por parte de José de Jesús.

(V.pág.6-A del periódico El Informador del 21 de enero de 2014).


La pareja de ancianos que fue agredida dentro de su domicilio, en la colonia Jardines Alcalde, donde una mujer murió, fue atacada por su propio nieto, Benjamín Abad Alanis de 24 años, quien buscaba apoderarse de dinero y joyas para venderlas y seguir apostando en un casino, ya que es adicto al juego.

De acuerdo a las investigaciones, todo ocurrió el pasado 4 de marzo cuando Alanis Ramírez manifestó en su declaración que alrededor de las 2 de la madrugada llegó a la casa de sus abuelos luego de permanecer gran parte de la noche en un centro de apuestas y como se le acabó el dinero, el joven llamó a la puerta de la vivienda de sus abuelos y atendió el llamado Albertina Hernández García de 76 años quien le permitió el acceso, pero la mujer se encerró en su cuarto con llave junto a su esposo Jesús Alanis de 83 años, posteriormente Benjamín se salió de la casa y volvió a tocar la puerta, fue entonces que nuevamente la abuela lo dejó accesar al domicilio y el joven aprovechó para atacarla y amordazarla con la intención de buscar objetos de valor para apoderarse de ellos, de igual manera agredió a su abuelo.

Alanís Ramírez sustrajo joyas y dinero en efectivo para luego escapar, se llevó consigo un arma blanca que utilizó para agredir a sus familiares.

Posteriormente, el día 5 de marzo alrededor de las 8:30 de la mañana un hijo de la pareja llegó a la casa de sus padres y encontró a uno sin vida y al otro lesionado; luego del hecho los agentes investigadores lograron ubicar al presunto homicida y detenerlo.

(V.periódico Milenio Jalisco en línea del 6 de marzo de 2014).


Un hombre en estado de ebriedad intentó incendiar su casa para morir quemado junto con su madre porque quería acompañar en la muerte a su padre, por lo que fue detenido por la policía municipal en la colonia Artesanal, de Tonalá.

José Alberto García Martínez, alias El Tito, prendió fuego a la finca porque decía que su padre lo veía desde lo alto, pero estaba muy solo, de manera que decidió reunirse con él y llevarse a su madre también a la tumba.

(V.pág.19 del periódico Milenio Jalisco del 28 de marzo de 2014).


Los hechos se registraron poco antes del mediodía de este viernes cuando las autoridades recibieron el reporte de una riña en la calle Javier Nunó, entre Arista y Jesús García, en la colonia Villaseñor. La unidad G-1081 de la Policía de Guadalajara acudió a verificar tras lo que encontró a un par de hermanos "que golpeaban con pies y manos a sus progenitores", aseguraron las autoridades.

Los oficiales procedieron a la detención de Juan José y Cristian Javier Martínez Leal, de 20 y 25 años de edad, respectivamente.

Los padres de los rijosos contaron a las autoridades que momentos antes sus hijos se peleaban entre sí y que dañaron la entrada de la casa; cuando los regañaron los hijos se molestaron por lo que ahora se fueron en contra de los padres.

El papá de los señalados ingresó a su domicilio de donde sacó 2 macetas con 38 plantas de marihuana que sus hijos tenían escondidas, tras lo que pidió a los oficiales que procedieran conforme a derecho.

(V.pág.6-A del periódico El Informador del 17 de mayo de 2014).

Ayer por la tarde, elementos de la policía municipal recibieron el reporte de una agresión ocurrida dentro de una casa ubicada en la calle Luis G.Monzón, al cruce con Venustiano Carranza, en la colonia La Aurora de Zapopan, en agravio Inés Barco Moran, de 70 años.

El agresor, Antonio González Barco, de 54 años, sostuvo una discusión con su mamá, ya que éste había matado a un perro, propiedad de su progenitora. La mujer le reclamó el hecho, pero Antonino -presuntamente bajo el efecto de alguna droga- golpeó a su mamá en contra de la pared, provocándole la muerte.

Algunos vecinos intentaron linchar al agresor, por lo que fue retirado del lugar por elementos de la policía.

(V.pág.6-A del periódico El Informador del 17 de junio de 2014).

Al ser regañado por su madre y su abuela, un adolescente que presuntamente estaba drogado asesinó a las 2 mujeres con objetos punzocortantes.

El crimen se registró alrededor de las 23:00 horas del martes en una casa de la calle San Pablo, en la colonia Villas de Guadalupe, en Zapopan.

Las autoridades localizaron sin vida, en diferentes habitaciones, a María del Carmen Hernández, de 63 años, y a su hija Alejandra Josefina Mora Hernández, de 40.

Oficiales zapopanos indicaron que el supuesto agresor fue Alejandro, de 17 años, a quien retuvieron y le encontraron un desarmador.

El menor dijo que el ataque fue por un problema económico que tenía con su madre y su abuela, quienes lo hicieron enojar y reaccionó en su contra.

"Pues por una feria (dinero), los hechos ahí están, están viendo, para qué preguntan. No iba a dejar que disfruten", comentó el adolescente.

Peritos hallaron en la casa un cutter, un pedazo de varilla, un martillo y una segueta afilada, objetos presuntamente utilizados en el ataque.

(V.pág.5 de la sección "Comunidad" del periódico Mural del 10 de julio de 2014).

El conflicto entre un joven y sus papás llegó ayer a otro nivel, luego de que el padre de Carlos Eduardo González Garibay lo acusara de intentar envenenarlo.

Eran cerca de las 9:15 horas cuando a la Policía de Guadalajara llegó el reporte de una finca de la Colonia Mezquitán Country.

Ahí, Juan José González Gómez señaló a su hijo como quien intentó envenenarlo con insecticida, luego de encontrar un sabor amargo en su bebida y un insecticida cerca de ésta.

El joven negó ser el responsable aunque aseguró que tras llegar tarde a casa su madrastra lo dejó sin cenar, por lo que confrontó a su papá y llegaron a los golpes.

(V.pág.5 de la sección "Comunidad" del periódico Mural del 21 de agosto de 2014).

Sergio Javier Flores Gutiérrez, de 28 años, el hijo de la mujer asesinada a cuchilladas el viernes pasado en su domicilio en la colonia El Zalate, fue consignado señalado de parricidio, informó la Fiscalía General. Se presume que él dio muerte a María Luisa Flores Gutiérrez, de 63 años, quien falleció en el inmueble del cruce de las calles Antonio de María Uraba y José Luis Velasco.

Sergio Javier contó que el viernes había consumido drogas y se le acabó el dinero por lo que se le ocurrió matar a su madre para robarle. Cuando ella llegó a su casa éste la atacó por la espalda con un cuchillo y unas tijeras y la golpeó hasta asesinarla.

(V.pág.6-A del periódico El Informador del 12 de noviembre de 2014).

En 2013, se formalizaron 9,000 denuncias de padres a hijos por malos tratos en los juzgados de toda España.

Escuchando cómo se expresa, uno no pensaría que le daba patadas a la madre hasta hacerla llorar. Teniéndole a medio metro de distancia, uno jamás creería que rompía puertas y ventanas, que hacía volar los sofás, que convertía la casa en una pelea de western donde las mesas se parten como tizas. Viendo con qué educación trata al prójimo, uno nunca sospecharía que amenazaba con rajar y con matar, con hacerlos puré y casi oficiar de Hannibal Lecter. Debe haber un error.

Hemos quedado esta mañana para hablar con un chico agresivo que ejerza la violencia contra sus padres y debe haber un error. Pero no.

"Y entonces, un día, me puse a perseguir a mi padre con un cuchillo. No porque me creyera más chulo, no, sino porque por encima de mí no iba a pasar nadie. Tenía 15 años y estaba lleno de rabia. Yo corría con el cuchillo y mi padre echó a correr muy deprisa a su habitación porque pensaba que le iba a matar. Él trataba de cerrar la puerta. Yo no le dejaba hacerlo. Recuerdo su cara. Y los ojos. Eran casi más de pena que de miedo".

Se llama H. Es de Tarragona. Tiene 17 años que parecen 71. Y lleva desde octubre curándose del odio en un centro especializado de atención a menores en conflicto. No. No vamos a desgranar una biografía volcánica porque no la hay. Y eso es precisamente lo terrible. Esta es la historia de un chico normal hasta los 13, la historia de un hijo con un padre que es ingeniero de Caminos y de una madre que es auxiliar de Enfermería, la historia de un chaval que sacaba buenas notas, la historia de una "familia muy unida" y con una "infancia muy feliz". También la historia de un menor que llamaba "hija de puta" a quien le engendró. Entre un párrafo y otro no sólo media un punto y aparte, sino una ecuación conocida: consumo desaforado de cannabis crispada adolescencia.

"Así que empecé a trapichear para poder sacar para el hachís. Robábamos. Entrábamos en garajes y nos llevábamos bicis. En casa también, cosas como la tablet que le regalaron a mi madre, el afilador de las navajas, la cubertería, las raquetas de tenis... Me llevaron al psicólogo. Para solucionar lo mío. Como cuando llevas un coche al taller y lo reparan, pero no es así. Ellos también eran parte del problema... Cuando no tenía para fumar me volvía irascible. Si llegaba 15 minutos tarde, me agobiaban con preguntas. Yo les insultaba: 'Hijos de puta. Os mato. En cuanto pueda os mato'... Y entonces, un día, me puse a perseguir a mi padre con un cuchillo".

"A mi padre le pegaba en los brazos. Le dejaba los brazos medio negros de los golpes... Y eso". "A mi madre le daba patadas. A veces la veía llorar. En la cama. Le decía para qué mierda lloras... Y eso". "Ella me iba a despertar con toda su buena intención para ir al instituto. Y a lo mejor yo empezaba a gritarle: '¡Me cago en todos tus muertos!, ¡te voy a rajar viva!'... Y eso". Y eso es todo lo que no se atreve a explicar con pormenoridad.

"Ahora estoy más despejado, más rápido. Por eso las cosas me afectan más: no se me va de la cabeza que yo le pegaba a mi padre y él se quedaba quieto. Eso me carcome por dentro... Tengo miedo de salir de aquí. Miedo de que mi hermano siga mis pasos. Me cuentan que ha empezado a gritar".

A su madre le detectaron un cáncer de pecho y al hijo -ajeno a todo- se le comía por dentro otro tumor: el router; la madre le acababa de quitar el cable del router como represalia y él sólo pensaba en hacer justicia.

-¿Y eso era tan importante?

-Para mí sí era importante. Aquello de que me dejara sin internet me molestó un montón, no te imaginas cuánto. Empecé a darle puñetazos a la puerta de la habitación gritando que me lo devolviera. Rompiendo cosas. '¡Cabrona, dámelo!'. Cogí un cristal y me lié a hacerme cortes en el brazo. De la rabia. Porque cuando me enfado se me sube la rabia a la cabeza y es como si se me cruzara el cable.

El cable del router. Y todos los demás cables. Hablamos entonces con él recordando la delicadeza de un Tedax, no vayamos a cortar la conexión que no es y el joven R. -que tiene una compleja estructura interna- acabe estallando. Su padre era militar y su madre era farmacéutica. Cuando se separaron, él tenía cuatro años y una inseguridad de párvulo: "Me afectó mucho la separación. Al principio yo no lo entendía, eso de no verlos juntos. Creo que eso hizo que no confiara en nadie. Tampoco en mí. Mi madre empezó a acumular rabia contra mi padre. Y yo contra ella".

Podríamos hablar de que tuvo que ser cambiado cinco veces de colegio y no diríamos nada. De que fue viviseccionado por los mejores especialistas y perderíamos tanto el tiempo como ellos. Porque nadie daba con la tecla.

"Calculo que empecé a consumir drogas a los 13 años. Cuando estás colgado notas la mierda que tienes dentro, cómo te quita la motivación, buscas excusas para justificar todo lo que haces mal. Me acabaron expulsando del colegio un par de veces por consumir dentro de las instalaciones. Recuerdo un día en que mi madre me pilló con 20 pavos de hachís en casa, unos cuatro gramos, y me dejó la bolsa vacía sobre mi mesa. Creo que a los 14 años ya estaba rebosando de agresividad, ya la detestaba por completo. Todo lo que hacía ella lo detestaba. Lo que decía. Cómo era. Cómo vestía. Cómo hablaba.".

A la edad en la que otros chavales frecuentaban su 1a. discoteca, R. ya tomaba MDMA (cristal) y fumaba caballo en papel de plata.

"Por entonces me costaba hablar. Ella me reprochaba cosas y yo me cabreaba más y más y más. Me decía que así no me podía comportar, se sentaba conmigo, quería saber lo que me pasaba, se preocupaba, intentaba evitarlo, pero yo estaba ciego. ¿Que qué le contestaba? La llamaba gilipollas".

Pedro Simón
(v.periódico El Mundo en línea del 5 de diciembre de 2014).

Por ser el presunto homicida de su madre con un arma blanca en septiembre, un joven fue aprehendido en cumplimiento a una orden girada por un juez.

Abraham Agustín Mendoza Casas, de 18 años, vecino de Paseos del Sol, en Zapopan, presuntamente asesinó a su madre, Irma Alicia Casas Osorio, de 39 años, y huyó tras el crimen a Guanajuato.

El pasado 20 de septiembre Irma se hallaba en su domicilio, en la calle José Luis Alcalá, en Paseos del Sol, con su hijo, con quien vivía. En un momento dado comenzaron a discutir al parecer por los problemas de adicción de Abraham. Éste se molestó y tomó un cuchillo de cocina y se fue en contra de su madre.

(V.pág.6-A del periódico El Informador del 18 de diciembre de 2014).

Los supuestos maltratos que sufrió Sergio Jesús Santiago García, de 28 años de edad de parte de su madre y su abuela fueron el motivo que tuvo para asesinarlas.

El pasado 4 de enero, Sergio Jesús aprovechó que su tío había salido de la casa en donde vivían, ubicada en la colonia Versalles, en Puerto Vallarta, y atacó a sus familiares a golpes y con un cuchillo.

Primero mató a su abuela porque cuando tenía 6 años lo había quemado con agua caliente para castigarlo. El hombre aseguró que entró a la habitación de la mujer y la golpeó, además de herirla con un cuchillo.

Posteriormente fue al cuarto de su madre a quien agredió con un machete hasta provocarle la muerte, para luego encerrarse en su cuarto en espera de que las autoridades lo detuvieran.

(V.pág.16 del periódico Milenio Jalisco del 9 de enero de 2015).

Prometió que le daría a probar pastel con refresco, pero no se lo cumplió. Sólo eso bastó para que Érik Alejandro Olmos Chávez comenzara a golpear a su madre: una señora de 76 años, hasta dejarla inconsciente. Desafortunadamente, las heridas le costaron la vida a la dama horas después.

El matricidio ocurrió ayer al mediodía en la colonia Colinas de la Cruz, municipio de Tonalá. La víctima se llamaba Raquel Olmos, y falleció por diversas contusiones que le ocasionó su propio hijo.

Pero el ataque no quedó impune. Vecinos de la señora escucharon la discusión y el momento en que la señora era agredida, por lo que llamaron a la policía. La cabina de radio informó lo propio a unos oficiales que se hallaban cerca del sitio y éstos acudieron.

A su llegada, la dama estaba al pie de la puerta de la calle; aún se encontraba viva. Le pidió a los policías que la ayudaran, pues "le dolía todo su cuerpo por los golpes de su hijito".

El presunto responsable, de 36 años, estaba aún en el sitio, por lo que le colocaron las esposas y lo detuvieron, a la par que solicitaron una ambulancia para que en ella trasladaran de emergencia a la mujer. Así ocurrió: la llevaron a la clínica 110 del IMSS, pero allí perdió la vida horas más tarde.

El detenido fue entrevistado por los policías de Tonalá una vez que lo llevaron a su base. A ellos les dijo que "no estaba bien de su cabeza" y afirmó que la razón por la que había sido detenido es que "estaba loco". Además, les dijo que "si se ponía así era porque la mujer que le dio la vida no le daba lo que le prometía".

(V.periódico El Informador en línea del 14 de enero de 2015).

Porque le negó dinero prestado, un sujeto de 40 años victimó el pasado 3 de noviembre a su tío político de 86 años en la colonia El Vigía de Zapopan. El agresor fue detenido por elementos de la Fiscalía General del Estado, donde será procesado por el homicidio y robo al domicilio de la víctima.

(V.pág.9-A del periódico El Informador del 8 de noviembre de 2015).

Un adolescente mató a su padre y luego hirió a 2 niños y una maestra en un tiroteo en una escuela primaria de Carolina del Sur, informaron autoridades.

El joven abrió fuego contra su padre, Jeffrey Osborne, de 47 años, quien murió poco después por las heridas de bala en una casa a 3 kilómetros de la escuela Townville, en el condado de Anderson.

El investigador forense Greg Shore confirmó que Osborne era el padre del joven que después abrió fuego en el patio de recreo de la escuela.

Explicó que el menor "fue detenido sin incidentes".

(V.La Jornada del 29 de septiembre de 2016).

Juan Benjamín Serment Rosique, o Bengi, como le decían sus papás, los cineastas León y Adriana, víctimas de parridicio, consumía pastillas sicotrópicas y autoridades señalan que el móvil del parricidio era el cobro de seguros de vida.

Fuentes de la Fiscalía en Álvaro Obregón detallaron que el móvil eran varios seguros de vida que tenían los cineastas, los cuales pretendían cobrar su hijo y su novia. Para lograrlo planearon el asesinato de León por 2 meses y ofrecieron 100,000 pesos a los sicarios por cada una de las personas que mataran.

Fuentes cercanas a la familia Serment Rosique explicaron a este diario que Pamela S., novia de Bengi, no se llevaba bien con sus suegros, especialmente con la mujer, con quien tenía roces constantes.

"La novia era muy agresiva con los padres y, lamentablemente, él era muy influenciable. Desde chico ha estado en tratamiento sicológico, y en la adolescencia comenzó a consumir drogas, lo que lo hacía intestable", explicó un amigo cercano a los cineastas.

La joven vivía en el mismo edificio que León Serment, en la colonia Merced Gómez, en Álvaro Obregón, y ahí conoció a Bengi. La fuente precisó que el presunto autor intelectual del parricidio no tenía trabajo y era mantenido por sus padres, aunque éstos estaban separados.

El pasado viernes se informó de la detención de Juan Benjamín Serment Rosique y su novia, Pamela S., ambos de 21 años, acusados de haber planeado y pagado 200,000 pesos por el doble asesinato.

También fueron capturados Alejandro D. y Sarahí N. quienes se presume que ejecutaron los homicidios, el 27 de agosto y el 19 de septiembre, respectivamente, agregó la Procuraduría capitalina.

En el homicidio de León Serment se hizo creer que ocurrió derivado de un asalto afuera de su casa, lo cual ya quedó descartado por la PGJ.

En tanto, el pasado 19 de septiembre se informó que Adriana Rosique se había suicidado, pero las autoridades comprobaron que la asesinaron los mismos sujetos que mataron a su esposo.

El procurador capitalino, Rodolfo Ríos Garza, explicó el pasado viernes que Benjamín junto con Pamela fueron descubiertos en sus mentiras al caer en contradicciones.

Después de la muerte de su esposo, Adriana Rosique dijo al Ministerio Público que "era inusual que su hijo visitara al padre" y que se mostrara efusivo con ella. Cuando Rosique murió, Benjamín y Pamela aseguraron al MP que ellos no estaban en casa de ella porque habían ido a un hospital, lo cual fue falso.

(V.periódico Excélsior en línea del 2 de octubre de 2016).

6,140 dólares gastó en pedidos por Internet un niño de 13 años en Alemania para vengarse de sus padres porque no le compraron un celular que les pidió, además de que el menos envió correos ofensivos a los amigos de sus papás. Al domicilio llegaron teléfonos móviles, muebles y 15 pizzas; la pareja pudo devolver la mayoría de las compras.

(V.pág.33 del periódico Milenio Jalisco del 7 de octubre de 2016).

Presuntamente bajo los efectos de sustancias enervantes, un sujeto le prendió fuego a su familia en Tonalá durante la madrugada de este lunes, informó la Policía Municipal.

Alrededor de las 5 de la mañana se alertó de una emergencia en un inmueble ubicado en el cruce de las calles Calpulli y Artesanía, en la colonia Altamira, en Tonalá. Elementos de bomberos y de Servicios Médicos acudieron al sitio pues se reportaron personas lesionadas.

Al llegar al lugar confirmaron que había 3 mujeres con lesiones muy graves provocadas por el fuego en 90% de su cuerpo. Eran la madre, de 44 años; y sus 2 hijas, de 12 y 14 años. El padre también había sufrido quemaduras aunque leves por tratar de ayudar a su familia.

De acuerdo a las primeras investigaciones, al lugar llegó el hijo de 20 años en presunto estado de intoxicación por alguna sustancia enervante. Se comenzó a mostrar agresivo con su familia, incluyendo su madre, quien es oficial activa de la Fiscalía General perteneciente al área de Custodia de Edificios.

Fue que arrojó un solvente, al parecer tíner, al inmueble para posteriormente prenderle fuego con la familia dentro. Cuando llegaron los bomberos iniciaron con el combate del fuego y el rescate de las personas, las cuales fueron trasladadas al Centro Médico de Occidente.

El causante del incendio fue detenido por oficiales de la Policía de Tonalá. Fue entregado al Ministerio Público donde se le fincarán responsabilidades.

(V.pág.8-A del periódico El Informador del 27 de junio de 2017).

Samantha Bloom, la madre de James Fields, el neonazi que este sábado mató a una mujer en Charlottesville (EU), contactó con la policía al menos en 2 ocasiones por la actitud y las amenazas del joven en el ámbito familiar.

La 1a. llamada fue en 2010, cuando Fields, que ahora tiene 20 años, era apenas un adolescente. En ella, Bloom, que es discapacitada y usa una silla de ruedas, explicó que Fields la pegó en la cabeza y que la amenazó con golpearla más después de que ella le ordenase que dejara de jugar a los videojuegos. La madre, que se encerró en el baño para llamar, dijo que el joven se estaba medicando para controlar su temperamento.

En la 2a. llamada, en octubre de 2011, Bloom dijo que Fields tenía una actitud "muy amenazante hacia ella" y que no se sentía "con el control de la situación".

Un mes después, la Policía regresó al domicilio cuando una persona cuya identidad no ha trascendido les alertó de que Fields le había escupido a Bloom en la cara, que la había amenazado con un cuchillo y que ella quería que lo ingresaran en un hospital. Después de esta llamada, Fields estuvo internado una temporada en un centro de detención juvenil.

Fields participó este sábado en una protesta de neonazis en oposición a la decisión del alcalde de Charlottesville de retirar una estatua en honor a un general de la Confederación.

Después, el joven, que viajó desde Ohio para la protesta, arrolló con su vehículo a una multitud que participaba en una manifestación antirracista. En el suceso murió la joven Heather Heyer, de 32 años, y resultaron heridas 20 personas. Más tarde fue detenido.

(V.periódico El Informador en línea del 15 de agosto de 2017).
Regreso a mi página base Regreso a mi página base
El Tesoro de la Jumentud > La página de nuestra vida > Casos tristes, llorosos