No se haga... todas las calorías cuentan.


¡Cuán fácil son adquiridas! ¡Cuán penosamente quemadas! Sección dedicada a las personas que comen pastel, pero piden sacarina para el café; que se retacan media docena de tacos bañados en crema, pero piden refresco "light" o dietético.


También cuentan las que ingiere distraído (luego no ande preguntando por qué está panzón(a) a pesar de seguir "estrictamente" la dieta).
Alimento ingeridoCalorías
La mitad del sandwich de jalea y crema de cacahuate de su hijo.190
16 chocolatitos del frasco en el escritorio de una compañera de trabajo.424
Una piña colada grande en una reunión a la salida del trabajo.526
Tres panecillos mientras espera a que le sirvan en un restaurante.316
Una rebanada de pastel de queso con fresas en una junta en la oficina.320
Dos puñados de botana con aderezo y dos vasos de refresco mientras ve televisión.500
Los restos de la pizza de sus hijos.250
Una taza de nueces y cacahuates salados mientras platica en una fiesta.876
Probadas de ingredientes del postre que está preparando.286
Media orden de papas fritas gigantes.285

Basado en tabla publicada por Selecciones en abril de 2003.
Para eliminar las calorías de 85 gramos de chocolate se requiere jugar básquetbol durante una hora.
La Secretaría de Salud ha incluido una nueva leyenda de advertencia en las cajetillas y paquetes de cigarros de todas las marcas vendidas en México: "Fumar es causa de cancer (así, sin acento) y enfisema pulmonar".

Sería muy conveniente que esta campaña preventiva se extendiera también a las "papitas" y botanas en general, con la siguiente leyenda: "Este producto contiene sal y los excesos son causa de infartos e hipertensión arterial". Estamos comiendo los mexicanos, por persona, al año, un promedio de ocho kilos de sal, cuando sobra y basta un kilo (según datos del cardiólogo Demetrio Sodi Pallares).

Para los refrescos y golosinas: "Este producto contiene azúcar y los excesos son causa de diabetes y obesidad". (Jaime Sepúlveda Amor, director del Instituto Nacional de Salud Pública, dice que "hoy las mayores epidemias en México son la obesidad que padece el 60 por ciento y la diabetes", y agrega, "si juntamos las epidemias de la obesidad y diabetes con la del tabaquismo e hipertensión, tenemos la mezcla explosiva para un estallido de enfermedad cardiovascular de grandes proporciones", Público, 10 de junio). Se le pasó el exceso de sal, de la cual somos adictos la mayoría de los mexicanos.

Juan Diego Uribe
(v.pág.4 "Correo" del periódico Público del 13 de junio de 2003).


El europeo promedio ingiere diariamente 224 calorías más que en 1963; ese es el contenido de calorías de una pasta danesa. Sólo para quemar esas calorías adicionales habría que caminar 53 minutos extras cada día.

Incluso si usted es feliz subiendo escalones, no puede comer como lo hacía en la adolescencia... ni siquiera como lo hacía hace diez años. Según envejece su cuerpo requiere de menos calorías para funcionar. Para evitar engordar usted tendrá que comer menos.

Las reglas básicas para comer inteligentemente no podrían ser más simples:

(V.pág.64 de la edición internacional de Time del 8 de diciembre de 2003).
Publicado en El Informador el 12 de julio de 2004

"El que piense que puede comer lo que quiera de un alimento sin subir de peso sólo porque la etiqueta dice 'bajo en carbohidratos' está en un grave error, señala Gary Foster, director clínico del Programa de Peso y Trastornos Alimentarios de la Universidad de Pensilvania. El actual furor por los productos bajos en carbohidratos les recuerda a los dietistas una época no muy lejana en que el "enemigo" eran las grasas y la gente pensaba que podía atracarse de alimentos escasos en ellas sin sufrir las consecuencias. Lo cierto es que muchos engordaron más que nunca, y se teme que esto vuelva a ocurrir con los seguidores de la nueva moda.

"Las calorías cuentan. Es la base de cualquier dieta, sea la de Atkins (que restringe los carbohidratos) o una baja en grasa", explica Foster, que dirigió un estudio comparativo de ambas, publicado en el New England Journal of Medicine. "Si ingiere usted demasiadas calorías y no las gasta haciendo ejercicio, subirá de peso".

Nancy Kalish
(v.pág.44 de la revista Selecciones de agosto de 2004).


Según la publicación Women's Health Source de la Clínica Mayo, si usted come dos galletas, que contienen aproximadamente 150 calorías, y su peso es de alrededor de 63.5 kg, deberá caminar por más de una hora a un paso de 3.2 km/hora para quemar esas galletas. Incluso si aumenta el paso a 5.6 km/hora, todavía deberá caminar durante 45 minutos. Este es un interesante uso del tiempo si se considera que comerse esas galletas tomó menos de un minuto.

¿Qué tal un melocotón? Con sólo 40 calorías, tomará sólo 10 minutos de paso rápido hacer desaparecer esas calorías.

Nutricionistas de Gran Bretaña midieron cuánto hay que caminar para deshacerse de las 1,411 calorías de una Big Mac: 15.2 km.

El periódico Sun de Londres reportó que incluso las ensaladas de McDonald's requieren una caminata de 4 km para cuidarse de las calorías extras, gracias a los grasosos aderezos que pueden tener más calorías que las hamburquesas.

Netscape What's New del 3 de noviembre de 2004.
La risa quema alrededor de 1.3 calorías por minuto. Por lo tanto, es un ejercicio equivalente a escribir a máquina, archivar expedientes o jugar a las cartas. Trotar, en cambio, quema un promedio de 10 calorías por minuto.

Patricia Curtis
(v.pág.53 de la revista Selecciones de abril de 2006).


¿Sabía usted que México es uno de los países en el mundo que tiene más gordos y gordas, como dice Fox? Y eso está provocando que seamos un país de feos, de ridículos y de futuros diabéticos, propensos a enfermedades del corazón, pero ¿qué hace que los hombres sean como tambos de 200 litros y que las mujeres tengan la cintura como la cintura de las gallinas?

El tipo de alimentación que tienen, no se cuidan, todo lo que comen es pura chatarra y rica en vitamina T: tacos, tortas, tamales, tostadas de cueritos y ríos de refrescos; pero los mexicanos no padecemos hambre, eso es cierto, "en México no hay hambre sólo desnutrición", por eso en las estadísticas se señala que además de gordos están mal distribuidos y con la nueva moda de "ombligos al aire" las mujeres además de ridículas, se ve que tienen la calidad del tordo: Las zancas flacas, pero lo de más arriba gordo y a los hombres "da lo mismo rodearlos que brincarlos", y ya es tan notorio que el más chico de mis nietos dice, que si se ocuparan gordos para filmar alguna película, el lugar donde se deben buscar es donde venden tortas ahogadas, tacos de cabeza o de tripa.

Adolfo Martínez López
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 22 de mayo de 2006).


100 calorías adicionales diarias pueden impedir la pérdida de peso, para quemarlas: en una caminata enérgica de 15 minutos consumirás alrededor de 100.

(V.pág.55 de la revista Selecciones de enero de 2007).


Publicado en Ocio del periódico Público el 25 de mayo de 2007

Publicado en el periódico Público el 11 de junio de 2007

Publicado en Selecciones del Reader's Digest de junio de 2007.

Muévete un poco.
ActividadDuraciónCalorías quemadas por semanaKilos perdidos (o no subidos) en un año
Hacer una caminata durante el receso para almorzar.10 minutos, 5 veces por semana1701
Usar las escaleras en lugar del ascensor.5 minutos, 5 veces por semana2251.3
Hacer las tareas domésticas.2 horas por semana4082.7
Jugar activamente con los niños.1 hora 3 veces por semana6124
Trabajar en el jardín.2 horas por semana7124.5
Bailar.2 horas por semana8165.4

Basado en tabla publicada en la pág.162 de la revista Selecciones de julio de 2007.
Una típica clase de Hatha Yoga, uno de los estilos más populares de Yoga, quema menos calorías que las existentes en 3 galletas Oreo -aproximadamente las mismas que una lenta caminata de 50 minutos. Incluso el Power Yoga quema menos calorías que una sesión comparable de calistenia.

Pamela Paul
(v.pág.38 de la edición internacional de Time del 15 de octubre de 2007).


Sálvese usted mismo

"La vida no vale la pena vivirla sin un par de vicios". "De algo nos tenemos que morir". "El que no arriesga no gana".

A todos nos gusta fingir indiferencia acerca del cáncer, o contar historias apócrifas sobre su naturaleza aparentemente aleatoria -de algún flacucho fumador de dos cajetillas diarias que vivió hasta los 96, versus la exquisita muchacha que nunca fumó, siempre utilizó bloqueadores solares y practicó yoga, pero en una revisión médica de rutina descubrieron que no viviría hasta cumplir 25 años. Solía ser difícil predecir quién sería o no víctima del cáncer, en estos días es más fácil hacerlo. Sus causas son muy bien comprendidas actualmente -lo que ayuda a explicar por qué no se oye alardear en las áreas de oncología, lugares llenos de remordimientos. Imagínese usted acostado en una de esas áreas mientras su esposa e hijos, silenciosos y asustados, se mueven alrededor de su cama. ¿En verdad les diría que le alegra haber comido los alimentos equivocados, nunca haber hecho ejercicio y nunca haber dejado de fumar? ¿Que valió la pena una vida acortada a cambio de saborizantes artificiales, beber en exceso y posponer exámenes médicos?

Por supuesto que no. ¿Pero está usted dispuesto, mientras tanto, a modificar su comportamiento? Bueno, es una pregunta.

A fines del mes pasado, el World Cancer Research Fund publicó un reporte -Alimentos, Nutrición, Actividad Física y Prevención del Cáncer: Una Perspectiva Global- que sin ambigüedades detalla las cosas que podemos hacer para reducir el riesgo de adquirir la enfermedad. Basado en un análisis de 7,000 estudios previos, el reporte fue calificado como el más amplio examen alguna vez llevado a cabo de las relaciones entre el cáncer y la forma en que vivimos. Aconseja, entre otras cosas, estar tan delgado como sea saludablemente posible, limitar el consumo de carne roja y evitar completamente la carne procesada; hacer ejercicio diariamente; beber con escrupulosa moderación, o nada (no más de dos bebidas normales al día para los hombres, una para las mujeres); y olvidarse de las calorías gratuitas de los refrescos de soda y los jugos de frutas.

Todos hemos estado impacientes durante el tiempo que duró la dañina vaguedad que rodeó a la discusión pública sobre la prevención del cáncer (¿El vino tinto está bien o no? ¿Es adecuado ordenar tocino extra con una hamburguesa doble con queso?) esperando a que se aclarara. El tiempo de la claridad ha llegado, y el reporte debiera haber sido recibido con una explosión mundial de agradecimientos, con copias duplicadas dejadas en cada buzón de correo. En vez de ello, ha sido recibido con un silencio irritado o con quejas triviales. Los irresponsables comentarios hechos en un foro de discusión en la página web de noticias de la BBC fueron típicos: "Así que la alternativa es, comer alimentos aburridos, no beber alcohol y pasar todo mi tiempo libre en un gimnasio a cambio de 10 años extras en un asilo para ancianos", se leía en uno. "Si escucháramos a esos científicos, todos tendríamos que ser como supermodelos comiendo hojas de lechuga para la cena", se burló otro ingenioso. Un par de opiniones hacían la inevitable referencia a los viejos orgiásticos de los que muchos hemos oído pero que difícilmente alguien conoce: "¿Podemos tener un estudio para saber por qué alguna gente se pasa la vida haciendo todo lo que se supone que es malo para ellos y todavía llegan a vivir hasta los noventa?"

Siempre que escucho afirmaciones como ésas, recuerdo el hecho de que sólo el 4% de nuestras secuencias de ADN son diferentes de las de los chimpancés y que al igual que nuestros compañeros primates somos mamíferos tontos, impotentes ante la presencia de estimulantes baratos (¡Sal! ¡Azúcar! ¡Grasas!). Los argumentos que usamos para justificar nuestra dependencia de ellos son infantiles y banales -¿por qué, por ejemplo, alimentarse saludablemente es equiparado con ser "aburrido", cuando no hay nada más aburrido que estar muerto? ¿Por qué nos enfocamos obsesivamente en los casos de uno entre un millón de gente de 90 años que sobrevive contra todas las predicciones, e ignoramos las incontables multitudes que han tenido una vida radicalmente corta debido a cánceres relacionados con la bebida, el fumar o la obesidad? ¿Por qué seguimos apegados a banalidades como que "la vida es para vivirse", mientras seguimos pagando buen dinero por alimentos y sustancias que son poco menos que venenos?

Al final, algunas pocas personas leerán el reporte del World Cancer Research Fund y actuarán en base al mismo. La mayoría no lo leerá, ni querrá saber del mismo, porque no tiene ni siquiera la intención de consumir menos salchichas de puerco o cigarros o irse a correr 30 minutos. Ellos continuarán platicándole a todos los cuentos de hadas que la gente que se está suicidando lentamente se cuenta a sí misma y a los demás: que están felices con sus elecciones, que no tienen remordimientos, que cuando llega la hora es debido a la arcaica noción cosmológica del destino y no tiene nada que ver con uno.

Liam Fitzpatrick
(v.pág.64 de la edición internacional de la revista Time del 26 de noviembre de 2007).


"Estaba perplejo de que alguien dijera algo así. Yo no soy gordo, sólo peso 277 libras (125 kilos)."

Michael Borrelli, sobre su experiencie en el restaurante Manchuria de Houma, en Louisiana, al que solía ir con Ricky Labit, de 120 kilos, para aprovechar el buffet. En una visita reciente les cobraron casi el doble. "Nos dijeron que somos obesos y comemos mucho", se quejó Labit. Ambos comensales dijeron sentirse discriminados
(v.pág.30 del periódico Público del 4 de enero de 2008).


Reírse a carcajadas durante 15 minutos activa los músculos abdominales y faciales, y nos puede hacer quemar hasta 40 calorías, según el Journal of Obesity.

Calorías quemadas en una hora de actividad según el peso.
Actividad52 kg57-62 kg72-77 kg87 kg
Aerobics270300318360
Bicicleta fija (16 km/h)330378444492
Bicicleta (32 km/h)324372438468
Caminar (4 km/h)144168198216
Caminar (6.5 km/h)270312366408
Correr (12 km/h)624708846930
Pesas420480498540
Trotar (8 km/h)516588690762

Basado en tabla publicada en la pág.43 de la revista Selecciones de enero de 2008.
Publicado en el periódico Público el 27 de enero de 2008

Publicado en el periódico Público el 29 de febrero de 2008

El glutamato monosódico (E-621) es un adirtivo alimentario. Hay evidencias científicas de que despierta la voracidad en un 40%, ya que impide el funcionamiento de los mecanismos de saciedad que aplacan el apetito.

(V.pág.157 de la revista Selecciones de marzo de 2008.)


En nuestro país, el sobrepeso y la obesidad en niños de 5 a 11 años de edad aumentó 40% en un periodo de 7 años (1999-2006), con ello, México se sitúa como la nación con mayor crecimiento de este fenómeno en los últimos años. Según el Instituto Nacional de Salud Pública, más de 70 millones de mexicanos tienen problemas de sobrepeso u obesidad, y más de 5 millones de jóvenes y adolescentes sufren también estos trastornos.

Según la Organización Mundial de la Salud, la publicidad destinada a niños es una de las causas de la epidemia de sobrepeso y obesidad a escala mundial; por su parte, la organización "El Poder del Consumidor" (EPC), dirigida por Alejandro Calvillo, se dio a la elaboración de una guía seleccionadora de productos que se publicitan como sanos: cereales, barras de cereales, leches saborizadas y jugos, de acuerdo a los resultados del etiquetado que portan, ninguno es recomendable desde el punto de vista nutricional, de hecho, se recomienda no consumirlos. Ante los resultados de esta investigación, no es extraña la confusión existente entre los consumidores y el consecuente deterioro de la salud poblacional.

EPC se concentró en los cereales para niños al tratarse de productos presentados como sanos y que son promovidos para su consumo habitual en el desayuno y, ahora, en la cena. "Por el contenido de azúcar y la presencia dominante de harinas refinadas, estos productos tendrían que ser vistos como golosinas. Así como los refrescos, las leches saborizadas y la mayor parte de los jugos embotellados, deben ser concebidos como caramelos líquidos. Sin embargo, la publicidad engañosa los presenta como productos de consumo diario, cuando no lo son".

Los mexicanos hemos cambiado los tacos, enchiladas y frijoles por pizzas y hamburguesas Y si no se modifican hábitos de consumo, en 10 años 90% de la población sufrirá obesidad y sobrepeso. Según expertos del Instituto Mexicano del Seguro Social esta situación "es alarmante" debido a la deficiencia en la nutrición y la falta de actividad física que afecta a todas las edades.

El problema considerado como "muy grave" por los especialistas, "no tendrá disminución mientras no se tomen medidas enérgicas y urgentes con la cantidad de obesos que tiene el país, quienes en los siguientes años manifestarán el impacto del daño a la salud con el incremento de diabetes, arterosclerosis, accidentes vasculares, tumores, etc."

Martha González Escobar, divulgadora científica de la Universidad de Guadalajara
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 15 de marzo de 2008).


Anima Naturalis, que promueve la defensa de los derechos de los animales realizó ayer un performance ante el Museo del Niño de la capital mexicana para sensibilizar a padres e hijos de que "una alimentación saturada de grasas de origen animal es dañina", dijeron a los activistas.

Según la ONG, México ocupa el segundo lugar mundial en obesidad infantil, que afecta a 9.8% de los menores de edad.

Algunas de las causas son "el consumo de productos de origen animal" que contrasta con una escasa ingestión de "vegetales y fibra".

(V.pág.33 del periódico Público del 27 de abril de 2008).


Publicado en El Informador el 6 de septiembre de 2008

¿No puede decidir si está o no pasado de peso? Usted puede acudir a su báscula, su perímetro de cintura o a su médico para que lo ayuden a darse cuenta. La única cosa que usted no debe hacer es confiar en sus mentirosos ojos -y menos si la gente a su alrededor también tiene sus propios problemas de peso.

Evaluando su cuerpo.

Sanjay Gupta, M.D.
(v.pág.41 de la edición internacional de la revista Time del 20 de octubre de 2008).


Publicado en El Informador el 19 de noviembre de 2008

¡El está a dieta!

"Correr es insuperable en cuanto a calorías quemadas por minuto", dice Jay Blahnik. La cantidad de calorías varía en función del peso corporal y de la intensidad del ejercicio, pero, en promedio, se queman 60 por kilómetro. "Si corres un kilómetro en 6 minutos, quemas 10 calorías por minuto", agrega. "Si vas más lento, quemas un poco menos".

(V.pág.79 de la revista Selecciones de junio de 2009.)


La Profeco reveló que ingerir un menú diario de alto contenido calórico de alrededor de 4,068 calorías, -en lugar de las 1,500 recomendadas-, representa un incremento de 171% en el gasto, que reflejado en pesos equivale a 70 pesos más por día y al año suma 25,576 pesos, a lo que habría que sumar los 14,380 pesos anuales necesarios para eliminar el sobrepeso y la obesidad al consultar especialistas y realizar estudios clínicos.

(V.pág.11-A del periódico El Informador del 11 de agosto de 2009).


Como ocurre con muchos problemas de la vida, el secreto para tener riqueza y salud es simple: gasta menos de lo que ganas y come menos de lo que quemas.

(V.pág.83 de la revista Selecciones de septiembre de 2009.)


Para dondequiera que volteamos sólo vemos que nuestros machos mexicanos se asemejan a "tamales mal fajados", ya que parece que son ellos y no las mujeres los que están esperando familia, tanto que ya ni se pueden agachar ni vara ver el ombligo, y menos para amarrarse las cintas de los zapatos.

Las mujeres, sean jóvenes o de la segunda edad, no se quisieron quedar atrás, y las que uno ve por todas partes tienen la cintura como la de las gallinas, y parece que da lo mismo rodearlas que brincarlas, ya que parecen uvas teniendo la "calidad del tordo": las piernas flacas y lo de arriba gordo, y otras, esperando que me disculpen por la comparación: flacas, flacas de arriba y de abajo, pero de en medio gordas, gordas, tanto que parecen "soga con nudo", a tal grado que ya desplazamos del primer lugar a los Estados Unidos.

Y aquí me detengo para hacer una acusación y respaldar lo dijo Manuel Mirabet, presidente del Colegio Mexicano de Obesidad y Nutrición: "Los gordos y gordas aumentan en México por las malas costumbres alimenticias y los malos hábitos que se trasmiten a los niños en las familias mexicanas", y efectivamente, "los padres tenemos la culpa de la obesidad, porque estamos enseñando a comer mal a nuestros hijos", lo que hace que ya el 70% de los niños mexicanos tienen exceso de peso, no porque tengan hambre, sino porque están mal nutridos, y esa gordura ya alcanza niveles de epidemia, lo que provoca complicaciones en la salud.

Los niños, por la pobreza que se vive en el país (casi 50% de la población es pobre), comen menos, pero cuando comen, consumen alimentos chatarra: churritos, papilas, doritos, chilitos.

En nuestro país, los gordinflas se han convertido en una emergencia nacional, pues la tendencia apunta a que dentro de poco el 90% de la población será... timbona y propensa a enfermedades del corazón, con presión alta, "ancha" y diabética, y el estado será incapaz de prestar los servicios médicos que se van a necesitar, por eso vale más prevenir que remediar, y acuérdense de que de gordos y panzones están llenos los panteones.

Adolfo Martínez López
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 30 de diciembre de 2009).


7 maneras de reducir lo que se come
  1. Espere 10 minutos antes de servirse más. Es lo que tarda el estómago en avisarle al cerebro que está lleno.
  2. Salga del club del "plato limpio". Es preferible desperdiciar un poco de comida.
  3. Jamás coma directamente de una bolsa, caja u otro envase. Sírvase la porción correcta en un plato y guarde el resto antes de sentarse a comer.
  4. Si le gusta comer mucho, opte por alimentos saludables. Y use un plato más pequeño.
  5. Compre o prepare en porciones chicas los alimentos.
  6. Ponga sobre la mesa sólo lo que se vaya a comer. Lo demás guárdelo antes de sentarse.
  7. Puede agregar volumen a su comida con una naranja, una manzana o una porción grande de sandía o melón al final.
Guía rápida de porciones perfectas.
La porción perfectaequivale a esto...o a esto
75 gramos de carneUna bolsita de pañuelos desechablesTu mano extendida
75 gramos de pescadoUna chequeraTu mano extendida
3 o 4 cucharadas de frijolesUna pelota de tenisTu mano ahuecada llena
40 gramos de queso3 dedalesTu pulgar
2 cucharadas copeteadas de arroz o pastaUn moldecito para flan o gelatinaUn puñado
1 porción de puré de papaUn posavasosLa palma de tu mano
25 gramos de bolloUna barra de jabónLa mitad de tu palma
1 panecillo chicoLa parte redonda de un focoMedio puñado
Una rebanada de pastel de 8 centímetros de grosorUn bloc chico de notas adhesivasLa palma de tu mano
1 cucharadita de mantequilla o margarinaUna estampilla postalLa punta de tu pulgar
1 cucharada de aceite o aderezoLa base de una taza de téEl centro de tu palma ahuecada
Una porción de papas fritasUna pelota de tenisTu mano ahuecada llena
Una porción de nueces u otros frutos secosUna pelota de golfLa mitad de tu mano ahuecada

(V.pág.61 de la revista Selecciones de enero de 2010).
¿Recuerdas cuando tus padres te decían que te comieras todo lo que había en tu plato, pues había muchos niños pobres en el mundo que no tenían qué comer? Pues recientemente alcanzamos un triste punto de inflexión: según un informe de octubre de la Orgamización Mundial de la Salud, actualmente mueren más personas en el mundo debido al sobrepeso y la obesidad que a la desnutrición. De acuerdo con estadísticas de esa organización hay aproximadamente mil millones de personas con sobrepeso en el mundo, y 350 millones de ellas con obesidad. A nivel global, cerca de 2.5 millones de muertes anuales se atribuyen a esas condiciones. Aún más inquietante es el hecho de que, en todo el mundo, se calcula que 18 millones de niños menores de 5 años tienen sobrepeso.

Joe Kita
(v.pág.86 de la revista Selecciones de febrero de 2010).


Con sólo caminar no se baja de peso, hay que hacer dieta. Al caminar media hora, por ejemplo, se queman 200 calorías, pero al beber un refresco de cola se ganan 150 calorías.

Dr.Ranier Gutiérraz Mendoza, jefe del Laboratorio de Neurobiología del Apetito del Cinvestav
(v.pág.9-A del periódico El Informador del 16 de febrero de 2010).


Si ingieres 20 calorías extras al día y se acumulan en tu tejido adiposo, aumentarás 9 kilos cada década.

20 calorías equivalen a un trozo de hamburguesa, un par de tragos de refresco de cola o a unos cuantos mordiscos de manzana.

Gary Taubes
(v.pág.66 de la revista Selecciones de noviembre de 2011).


Los expertos se están dando cuenta de que podemos ejercitarnos como locos, pero es improbable que adelgacemos a menos que cambiemos también nuestra alimentación. ¿Por qué? En primer lugar, tienes que hacer muchísimo ejercicio para quemar calorías. Tendrías que nadar 40 minutos para borrar los rastros de una rebanada de pizza de salami; patinar 50 minutos para quemar una ensalada de pollo, o jugar beisbol 25 minutos para eliminar las calorías de una copa pequeña de vino blanco.

Para demostrar esto en la práctica, Scott Williams, experto en desarrollo personal de Canberra, Australia, puso a un voluntario a ejercitarse 5 minutos en una caminadora a velocidad alta, mientras otro se sentaba a comer pizza durante el mismo lapso. Al final, el que se estaba secando el sudor de la frente había quemado 110 calorías, y el que se limpiaba la boca con una servilleta había ingerido 460 calorías.

"Muchas personas cometen el error de pensar que pueden comer lo que quieran siempre y cuando hagan ejercicio", señala Williams.

Dice Stephen Colagiuri, profesor de metabolismo y salud en la Universidad de Sidney: "es difícil bajar de peso sin reducir el consumo de alimentos, pero el ejercicio ayuda. Nos aporta muchos beneficios además de quitarnos los kilos de sobra".

La única manera probada de bajar de peso permanentemente es reducir la ingestión total de calorías por medio de una dieta equilibrada.

Helen Signy
(v.pág.51 de la revista Selecciones de febrero de 2012).


Las galletas favoritas entre los estadunidenses, las Oreo, son tan adictivas como la cocaína y la morfina pero con mayor peligro, pues se encuentran disponibles en cualquier comercio, indicó hoy un estudio.

La filial local de la cadena ABC en San Diego informó este miércoles que de acuerdo con una investigación de laboratorio, las sandwich de chocolate Oreo con centro cremoso son tan adictivas como los estupefacientes más potentes.

Joseph Schroeder, un neurocientista, dijo que ese carácter adictivo "puede explicar por qué la gente las busca tanto, a pesar de que saben que les hace daño".

Dijo que el alto contenido en grasa y alto nivel de azúcar en las galletas es una combinación que los científicos consideran que estimula el cerebro tanto como las droga potentes.

El estudio del Colegio de Connecticut será presentado en una reunión de científicos neurólogos en San Diego el próximo mes sólo se aplicó a modelos de laboratorio.

Si el estudio se hiciera en México, podría establecerse que las galletas, chocolates, tortillas, tamales, tortas, pozole, menudo, sopes, gomitas y cualquier cosa que hace feliz al estómago, provoca también una adicción del calibre de algunas otras drogas.

(V.pág.20 de la sección "aviso de ocasión clasificado" del periódico El Informador del 11 de noviembre de 2013).


Errores que evitan que adelgaces:

(V.pág.2-B del periódico El Informador del 18 de febrero de 2014).


Coito contra trote

HOMBRES:

Coito: 4.2 calorías por minuto.
Caminadora: 9.2 calorías por minuto.

MUJERES:

Coito: 3.1 calorías por minuto.
Caminadora: 7.1 calorías por minuto.

(V.pág.77 de la revista Selecciones de julio de 2014).


Camina. Baja del transporte público 2 paradas antes, o estaciona el auto a cierta distancia de tu destino. Quemarás alrededor de 60 calorías por cada 10 minutos de caminata.

No te estés quieto. Tamborilea con manos y pies, cambia de postura frecuentemente en tu asiento y tensa los músculos mientras trabajas.Los estudios indican que quienes hacen muchos de estos movimientos en las tareas cotidianas queman muchas más calorías: hasta 350 diarias según una investigación.

Cuida el jardín. Basta con desyerbar o escarvar durante un par de horas para quemar unas 1,000 calorías. Hazlo acuclillado, no agachado, para tonificar los músculos y prevenir el dolor de espalda.

Rachel Warren Chadd
(v.pág.22 de la revista Selecciones de enero de 2015).

Al correr un maratón uno quema unas 2,500 calorías.

Dr.James Hamblin
(v.pág.14 de la revista Selecciones de julio de 2015).

Subir 6 tramos de 12 escalones 3 veces al día ayuda a quemar hasta 450 calorías en total.

Un paseo de un kilómetro quema unas 62 calorías en cada sentido.

Louise Atkinson
(v.pág.34 de la revista Selecciones de septiembre de 2015).

Excusa inválida.

Si te lo comes... Si te lo comes... Si te lo comes... Si te lo comes... Si te lo comes...

Su mala fama la precede, pero no quiere decir que una hamburguesa esporádica vaya a arruinar tu figura (no si sabes cómo y durante cuánto tiempo has de combatirla más tarde en el gimnasio). Si cuentas y vives por y para las calorías que ingieres, ten en cuenta una tabla en la que el medio Buddy Loans indica el tiempo a pasar para quemar cada uno de tus pecados gastronómicos favoritos.

Para hacernos una idea, un hombre ha de tomar de media unas 2,500 calorías al día, mientras que las chicas han de ingerir unas 2,000 -ellas también tendrán más dificultad para eliminar esta grasa de su cuerpo, ya que la digieren peor que nosotros-. Pues bien, sabido esto, uno de los alimentos que más rápido puedes expeler son las deliciosas y grasosas papas fritas. Éstas te costarán exactamente 40 minutos de cardio y 53 minutos de pesas, ya que un paquete grande incluye 460 calorías.

La pizza, manjar italiano que puede llevar consigo 682 calorías, costará unos sudores más en la máquina de cardio, ya que el tiempo en ella será de 59 minutos y otros 79 minutos de ejercicio con pesas. ¿Sigue mereciendo la pena esa Margarita? Seguro que sí.

Asimismo, uno de los alimentos más costosos para nuestro organismo es el pollo frito. 3 piezas contienen 726 calorías. El precio a pagar en la sala deportiva será de 63 minutos corriendo y 84 levantando pesas (quizás el pollo no sea la mejor opción para un martes en la noche después de todo).

Pero si lo tuyo es la cerveza, tenemos buenas noticias: no cuesta tanto sacarla de nuestro abdominal. 21 minutos de cardio y 28 minutos de pesas por cada pinta disfrutada en la taberna.

Y el bocado chatarra por excelencia yuno de los más arduos de suprimir de nuestro cuerpo: la hamburguesa. Contienen 490 calorías por unidad, que tardarás en expulsar en 42 minutos de cardio y 57 minutos de pesas. Una a la semana puede costarte tu tarde de domingo, pero seguro te merece la pena.

Eso sí, el rey de la comida chatarra y el alimento que te será muy difícil de despedir de tu anatomía, es el pastel de chocolate. Contiene unas sorprendentes 1,710 calorías por cada 450 gramos, de los que 90 son recomendados al día. Pero prepárate, éste te costará 2 horas y 20 minutos de cardio más 3 horas y 20 minutos de pesas. Con tomar este dulce bocado tendrías casi repleta la ración calórica de todo el día.

(V.Esquire del 17 de diciembre de 2015).
Cuánto tardas en quemarlos.

Links interesantes:


Contenido permanentemente en construcción El contenido de esta página está (permanentemente) en construcción.
Comiendo

Fecha de última actualización: 17 de diciembre de 2015.

Regreso a mi página base Regreso a mi página base
El Tesoro de la Jumentud > La página de nuestra vida > No se haga... todas las calorías cuentan