Falsedades y realidades sobre la economía mexicana

FalsedadesRealidades
1Existe un tipo de cambio ideal o deseable. El tipo de cambio vigente en el mercado, la paridad efectiva hoy, debe ajustarse a ese ideal.En una economía sana, el único tipo de cambio ideal o deseable es el que fija el mercado hoy y ahora mediante la oferta y la demanda, excluidas las manipulaciones del gobierno. No hay tal cosa como una sobrevaluación o subvaluación de la moneda. Eso es una entelequia de los economistas.
2Ese tipo de cambio ideal favorece la generación de empleos, reduce la propensión a importar, estimula las exportaciones, contribuye a disminuir las tasas de interés, en fin: mantiene bajo control el temible déficit en cuenta corriente.Las devaluaciones NO generan empleo, ni disminuyen las tasas de interés (ver "error de Diciembre de 1994"). El déficit en cuenta corriente es deseable y signo de salud en una economía que crece. Importar es señal de bienestar.
3Importar es un mal necesario para poder exportar. Si la gente compra muchos bienes importados, disminuye el ahorro interno.Exportar es un medio para poder importar. Lo que importa (valga la redundancia y el juego de palabras) es poder importar. El bienestar se mide por el poder de compra, no por la pobreza.
4La flexibilidad en el tipo de cambio es el mejor instrumento para sortear crisis provocadas por choques externos.Los países con tipos de cambio "flexibles" han sido más vulnerables a las crisis externas e incapaces de crear un sólido mercado de capitales (ver "Financial Turmoil and the Choice of Exchange Rate Regimes" de Ricardo Hausmann, Michael Gavin, Carmén Pagés-Sierra y Ernesto Stein, investigación presentada en la reunión anual "New Initiatives to Tackle International Financial Turmoil", París, Francia, marzo de 1999 y "To Choose or Not to Choose...", Francisco Gil Díaz, The Mont Pellerin Society Regional Meeting, agosto 31 de 1999).
5Es legítimo y conveniente que el emisor de la moneda, el gobierno, manipule la paridad -aprovechando su papel de actor dominante en el mercado de divisas- para evitar una declinación del crecimiento económico.No solo es inconveniente, es ilegítimo (en el sentido moral, que es el más importante) que un gobierno incumpla su compromiso de garantizar el valor de la moneda que emite. Además, las devaluaciones NO promueven el crecimiento económico (ver "error de Diciembre de 1994").

"Y las ideas [falsas] tienen consecuencias prácticas: subirá el precio del dólar, se devaluará el peso significativamente. En el colmo del mundo al revés (lo que Roberto Salinas León ha llamada la 'aimonoce' o economía al revés), la devaluación será saludada como una buena noticia."

"No importa que esa depreciación agrave la crisis de la banca mexicana (suponga un segundo o tercer Fobaproa), no importa que la depreciación implique una baja abrupta y automática en los salarios reales y en el poder de compra, no importa que vuelva a poner al borde de la quiebra a decenas o cientos de empresas y familias. Nos dirán, como en diciembre de 1994, que eso era lo que se tenía que hacer."

"...que al final del día no le digan que esta nueva devaluación era inevitable (una especie de fatalidad dictada desde el oráculo del dios de la economía), y que se trata de algo así como una bendición difícil de entender que debemos agradecer con fe ciega de creyentes en la sabiduría tecnocrática... se tratará de un nuevo error, basado en ideas falsas."


Ricardo Medina Macías.
(v.pág.21 de El Economista de El Informador del 15 de septiembre, 1999).


"El objetivo de provocar la inflación es bien claro: imponer cargas ocultas a los particulares para disponer de más ingresos que ayuden a sufragar el presupuesto federal deficitario. Así que, a los excesivos impuestos que pagamos hay que agregar el más inmoral de todos: la inflación. El cáncer que corroe las economías y que cuando se origina en presiones externas de índole internacional o como consecuencia de guerras, epidemias o desastres naturales, es un mal necesario al que hay que combatir."

"Pero cuando es el propio gobierno que por no atender a un programa de austeridad, provoca la inflación, entonces el daño a la sociedad debería tipificarse como delito sujeto al juicio de los tribunales. Como esto no puede suceder en México, el único juicio que nos queda esperar es el de la historia. Si es que ésta la escriben en otro país para que sea imparcial."


Luis Jorge Cárdenas Díaz.
(v.pág.23 de El Economista de El Informador del 4 de octubre, 1999).


"Otro punto interesante presentado [en la "Conferencia Monetaria México 1999, Estabilidad Monetaria y Crecimiento Económico"] por el recientemente galardonado [con el Premio Nobel en Ciencias Económicas, Robert A. Mundell] ha sido sufrido por muchos mexicanos: las devaluaciones de las monedas son habitualmente la causa de problemas mayúsculos y no la solución de otros. Esto sucede porque afecta en forma diferencial a los precios en el país que devalúa, en perjuicio de los bienes no susceptiebles de comercializarse internacionalmente, particularmente la mano de obra, lo cual quiere decir que va en contra del nivel de vida de la población."


Marcos Shemaría Zlotorynski.
(v.pág.4-A de El Informador del 16 de octubre, 1999).


"Varios exportadores insisten: como no pueden vender en el mercado mundial sus productos carentes de calidad, competencia y atractivo, necesitan abaratarlos con una moneda devaluada, aunque motive inflación interna e impacte a la economía y el ahorro del pueblo mexicano."


Enrique Ortiz Parra.
(v.pág.2-AA de El Informador del 7 de febrero, 2000).


"Lo que el candidato panista [Vicente Fox] no parece haber comprendido es que la devaluación de la moneda de un país es uno de los peores crímenes que un gobierno puede cometer en contra de sus habitantes por las siguientes razones:"
  1. "Inicia o fortalece a la inflación que es el más injusto de todos los impuestos pues despoja de parte de su ingreso a la gente, sobre todo a la más pobre que es la que usa con mayor intensidad el efectivo."
  2. "Empobrece a los habitantes de un país en cuanto a su poder adquisitivo para adquirir importaciones o bienes domésticos susceptibles de exportarse cuyo precio se ajusta inmediatamente a la alza por el monto mismo de la devaluación."
  3. "Provoca el desperdicio de recursos porque induce a muchos agentes económicos a dedicarse a la especulación en lugar de a la producción."
  4. "Oculta la improductividad de los empresarios que frente a la protección adicional que reciben con la depreciación de la moneda dejan de tener interés en mejorar la forma en que hacen las cosas."
  5. "Acaba con el ahorro nacional al inducirlo a marcharse a países con monedas estables en los que no se expropian los recursos de los ahorradores."
  6. "Provoca el recelo y hasta las represalias de otros países que se sienten legítimamente agraviados de que naciones amigas recurran a políticas calificadas desde hace muchos años como las de 'mendigar al vecino'."


José Manuel Suárez Mier, economista asociado al Centro de Investigación para el Desarrollo.
(v.pág.14 de "El Economista" de El Informador del 19 de abril, 2000).


"Durante muchos años, el gobierno ha sido un apapachador de los empresarios exportadores, que sólo han aprovechado un subsidio: la paridad peso-dólar que siempre es a su favor."

"¿Sin embargo, esto qué implica?"

"Por una parte, cuando hay una devaluación, y ello lo ha demostrado la historia, es el detonante de inflación galopante. Crece el índice de precios al consmidor y al productor, en forma espectacular y los que sufren ese encarecimiento siempre son los trabajadores que tienen un salario fijo y cuyas percepciones no crecen conforme a la inflación."

"En estos momentos, y ello se observa en el reporte del Banco de México sobre la situación de la inflación, los culpables de que se estén generando "cortos" o recuperación de la Banca Central de dinero circulante por el orden de los 280 millones de pesos diarios son los incrementos salariales arriba del índice oficial de inflación. Esto, según Banxico, sería el detonante de problemas y calentamiento de la economía."

"El sector exportador presiona. Un peso que fluctúa enre los 9.25 y los 9.50 no les conviene ya que están acostumbrados a competir en los mercados internacionales en precio, mas no en calidad y servicio. Como esos empresarios tienen salarios bajos, enonces pueden ofrecer mejores precios a los consumidores internacionales."

"Esto ya no debe permitirse. Se trata de un juego peligroso en donde los perdedores somos todos los mexicanos y el resto de la industria. Que los empresarios saquen las agallas y el talento para enfrentar la competencia. Los mexicanos estamos hartos de cargar con una imagen de "exportadores" con bajos salarios. Dignidad en el salario, por una parte, y mejores productos, es lo que demandamos. Que los exportadores mejoren y así ganen dinero."


Víctor Sánchez Baños.
(v.pág.3-E de Ocho Columnas del 17 de agosto de 2000).


"Derbez pasa por alto [en sus declaraciones hechas en Madrid] no sólo los factores de turbulencia política interna que aceleraron la crisis [de diciembre de 1994], sino el factor fundamental: la pérdida de confianza, confianza que cuidadosamente había labrado el gobierno saliente (Aspe), y que recibió golpes directos a partir del 30 de noviembre."

"Tales golpes fueron: A. Un gabinete que decepcionó a los mercados. B. Un secretario de Hacienda (Jaime Serra) que desdeñó las solicitudes de información y de mensajes claros enviadas por los agentes financieros internacionales. C. Un flamante gabinete económico que parecía ignorar datos tan elementales como el monto de los Tesobonos en manos de inversionistas extranjeros, y D. Un flamante gabinete económico que desoyó las llamadas a la prudencia y las sugerencias de solución ofrecidas por los más altos funcionarios del banco central."


Ricardo Medina Macías.
(v.pág.14 de "El Economista" de El Informador del 5 de octubre de 2000).


"Leo en una reciente entrevista las siguientes palabras de Luis Ernesto Derbez, que vale la pena transcribir textualmente:"

"'Entonces, si cometo el error de: 'la tasa de inflación a toda costa', sí voy a tener un alto costo social. Por tener una política monetaria que podría ser demasiado restrictiva, las tasas de interés serían demasiado altas, y automáticamente impactarían sobre el empleo, sobre el salario. Por eso no me gustan las discusiones sobre consejos monetarios, dolarizaciones, tipos de cambio fijos, porque eso quita la flexibilidad de un instrumento más que puedo usar, que es el tipo de cambio ayudándome de colchón para cualquier impacto de exterior.'"

El señor Derbez... ha puesto el dedo en la llaga. En el tema del tipo de cambio no se trata, dice en síntesis, de discutir cuál es la mejor opción para la economía del país, sino cuál es la mejor opción para el secretario de Hacienda. Por eso el 'argumento' es 'me disgustan esas discusiones'."

"¿No aprendimos nada del error de diciembre?, ¿tan rápido se nos olvidó que las devaluaciones de diciembre de 1994 se nos vendieron como herramientas para disminuir las tasas de interés (que subieron hasta las nubes), defender el empleo (que cayó bruscamente) y los salarios (que perdieron de golpe más de la mitad de su poder adquisitivo)?"

"... ¿no sabe usted, señor Derbez que siempre (siempre, repito), las devaluaciones equivalen a una caída automática de los salarios reales?"

"Ante un choque externo o interno que afecta a una economía vulnerable ¿quién debe ajustar sus ingresos y disminuir sus gastos?, ¿la sociedad o el gobierno?, ¿debemos depreciar la moneda y aumentar los impuestos para que el gobierno no sufra? o ¿debemos restaurar la confianza perdida mediante una política monetaria más restrictiva y una reducción del gasto público?"

"No hay ajuste de ingresos de un país sin dolor. El punto, la discusión es quién debe afrontar los costos: ¿el gobierno o la sociedad?"


Ricardo Medina Macías.
(v.pág.21 de "El Economista" de El Informador del 23 de octubre de 2000).


"Empeñarse en mantener o administrar un valor del tipo de cambio, para que los exportadores se sientan respaldados, es pretender que el perro detenga la cola y mueva el resto del cuerpo."


Mario Rodarte E., doctor en Economía por la Universidad de Texas
(v.pág.7-F de "El Economista" de El Informador del 18 de abril de 2001).


"Los sistemas monetarios basados en los bancos centrales sintetizan lo peor de tres mundos:
  1. Dinero fiduciario (sin respaldo de ningún tipo y, por lo tanto, sin valor intrínseco).
  2. Ofrecido de manera monopólica por una entidad estatal, el banco central, que por encontrarse al margen de la competencia puede terminar ofreciendo (tal y como sucedió en México) un producto de baja calidad (una moneda débil y enferma).
  3. Impuesto de manera obligatoria por el gobierno, quien lo impone como única moneda de curso legal, violando la libertad de los agentes económicos para elegir la moneda que más les convenga."
"Habrá que realizar una reforma monetaria que sintetice lo mejor de 3 mundos:
  1. Dinero con valor intrínseco (el peso de plata).
  2. Ofrecido de manera competitiva (por los distintos bancos comerciales).
  3. Garantizando la libertad de los agentes económicos para elegir la moneda de su preferencia (lo cual se hará en función de la salud y fortaleza de las monedas existentes)."


Arturo Damm Arnal, economista, filósofo, profesor universitario y periodista
(v.pág.7-F de "El Economista" de El Informador del 15 de agosto de 2001).


"Después de varios siglos de evolución, desde su origen (el paso del trueque al intercambio indirecto), hasta que el poder público le echó la mano (desde la monopolización estatal de la acuñación de moneda hasta la eliminación de la convertibilidad de los billetes de papel en oro o plata), el dinero fue dinero-mercancía (respaldado por el oro y la plata y, por lo tanto, convertible en oro o plata), producido por particulares (los bancos privados), y ofrecido de manera competitiva (por muchos bancos privados). Al paso del tiempo, y de una intervención cada vez mayor de los poderes públicos en los asuntos monetarios de los particulares (asuntos monetarios que deberían seguir siendo estrictamente particulares; es decir, rigurosamente privados), el dinero terminó siendo, tal y como lo es hoy, dinero fiduciario (sin respaldo de ningún tipo, sin valor intrínseco, inconvertible en alguna mercancía), producido por una entidad estatal (los bancos centrales), ofrecido de manera monopólica (lo cual limita su competitividad), e impuesto por ley como única moneda de curso legal (sin otra opción para los agentes económicos)."

"Esta es la historia de una degeneración, que culminó el 15 de abril de 1971, cuando Richard Nixon, en aquel entonces presidente de los Estados Unidos, eliminó el 'último bastión' de la prudencia monetaria: la convertibilidad del dólar en oro. Fue entonces (y el caso de México es buena muestra de ello), cuando se inició la más reciente era de inflación: de enero de 1971 a agosto del 2003 la inflación acumulada en México fue de 427,666 por ciento, producto de la imprudencia monetaria a la que invitan, haciéndola irresistible, los sistemas monetarios basados en el dinero fiduciario, producido por una entidad estatal, ofrecido de manera monopólica, e impuesto por ley como única moneda de curso legal."

"La historia del dinero es, en muy buena medida, la historia de los esfuerzos del poder público para hacerse del control del dinero, historia que, desde esta perspectiva, ha sido todo un éxito: ¿Qué mayor control pueden ejercer los poderes públicos sobre el dinero, que el que les permiten los sistemas monetarios basados en el dinero fiduciario, producido por una entidad estatal, ofrecido de manera monopólica, e impuesto por ley como única moneda de curso legal? Es más: esos sistemas monetarios son el producto del control que los poderes públicos han llegado a ejercer sobre el dinero y, a través de él, sobre los agentes económicos: empresarios, trabajadores, consumidores, ahorradores, inversionistas, etcétera, quienes, en materia monetaria, no tienen voz ni voto. ¡Aceptar y callar!"

"Lo que ha sido un fracaso es el dinero resultante de ese sistema monetario: un dinero débil y enfermo, que no ha mantenido la estabilidad de precios, que no ha preservado el poder adquisitivo de los consumidores y, todavía más importante, de los ahorradores; un dinero que, por débil y enfermo, no es capaz de ser el medio eficaz para potenciar la economía. Y eso, potenciar la economía, es lo que necesitamos."


"Presencia Empresarial" de la Coparmex-Jalisco.
(v.pág.3/F de El Occidental del 8 de marzo de 2004).


"A quienes critican lo que llaman la obsesión antiinflacionaria del Banco de México, hay que recordarles, para empezar, que la única tarea que justifica la existencia de los bancos centrales, el mexicano incluido, es mantener la estabilidad de precios y preservar el poder adquisitivo del dinero (dinero sano y fuerte que es condición del progreso económico), lo cual se logra en la medida en la que las autoridades monetarias son presas de eso que los malos críticos han llamado 'la obsesión antiinflacionaria', cuya pérdida, en tiempos no muy lejanos, tantos males causó en la economía mexicana, males cuyos efectos siguen estando presentes."

"También hay que recordar que, en términos generales, el Banco de México, en las últimas tres décadas, no ha cumplido con esa única tarea que lo justifica, y la muestra es una inflación acumulada, de enero del 71 a agosto del 2001, de 390,378.99%, lo cual ha dado como resultado un peso débil y enfermo, que ha sido uno de los principales obstáculos al progreso económico. Por eso, ahora que las autoridades monetarias están dando los resultados esperados, y que nos encontramos a unos cuántos puntos porcentuales de la estabilidad de precios, resulta un error criticar la obsesión antiinflacionaria del Banco de México y proponer, como medida para reactivar el crecimiento económico, la eliminación o reducción de la restricción monetaria. Por el contrario, a las autoridades monetarias hay que apoyarlas hasta que logren ese único fin que las justifica: la estabilidad de precios y la preservación del poder adquisitivo de nuestro dinero.

En segundo lugar hay que señalar que, pese a los logros obtenidos en los últimos años, la inflación en México sigue siendo elevada, 5.9% en términos anualizados, razón por la cual la propuesta a favor de la eliminación o reducción de la restricción monetaria es, sobre todo en estos momentos, un llamado a la irresponsabilidad, cuyas consecuencias serían negativas."

"Una y otra vez la buena teoría económica demuestra que la inflación no es, la vista puesta en el largo plazo y en los efectos generales que ello generaría, el camino del crecimiento elevado, general y sostenido, de la creación de empleos productivos y suficientes."

"Después de más de 30 años la inflación sigue presente en México. El pendiente es dar los últimos pasos hacia la estabilidad de precios, últimos pasos que pueden resultar de lo más difícil. La tentación es usar la inflación, ahora que algunos creen que ya es lo 'suficientemente' baja y por lo tanto 'controlable', para contrarrestar las presiones recesivas. Caer en la tentación nos alejaría de lograr el pendiente, que en México dura ya tres décadas."


"Presencia Empresarial" de la Coparmex-Jalisco.
(v.pág.4/F de El Occidental del 22 de marzo de 2004).


"Durante décadas se ha mantenido el mito de la existencia de ciertas empresas que deben ser forzosamente propiedad del gobierno (no de la nación, que es el conjunto de todos los individuos que poseemos la nacionalidad)."

"Las razones aducidas para mantener como un dogma esa 'nacionalización' o más precisamente gubernamentalización, de determinadas empresas, se circunscribía a argumentos de tipo nacionalista-revolucionario; de exaltación del concepto decimonónico de la soberanía, o bien planteamientos economicistas, basados en teorías neo-keynesianas, propugnadoras de que el gobierno fuera el principal contratador de mano de obra a través del acaparamiento del mayor número posible de empresas, para poder ejercer de manera estricta y centralizada esa famosa rectoría económica del Estado."

"Otra razón más academicista estaba fundada en conceptos del Derecho Administrativo entorno a la figura de los 'Servicios Públicos', que requerían ser brindados por la autoridad gubernamental, a fin de evitar acciones especulativas por parte de empresarios privados, más interesados en la ganancia rápida, que en la prestación de ese servicio, en beneficio de toda la colectividad. También se justifica el monopolio estatal de una actividad económica a través del Servicio Público, por la complejidad financiera inicial que demandan ciertas actividades necesarias para el conjunto de la sociedad, como pudiera serlo, por ejemplo la dotación de energía eléctrica o la construcción de carreteras, las cuales, implican, que se requiera de enormes capitales iniciales y plazos larguísimos para amortizar dicha capitalización inicial, que resultarían en muchos casos poco atractivos para los inversionistas particulares, por lo que no se podría dejar sin satisfacer esos servicios necesarios."

"A partir de tales argumentos, plantear siquiera la posibilidad de hacer algún tipo de insinuación respecto de poner en la competencia libre y abierta a las actividades monopolizadas por el gobierno, resultaba ser algo así como alta traición a la patria."

"Eso ha creado terribles cotos de poder entorno a muchas de esas empresas paraestatales, que afectan tremendamente el servicio que deberían brindar a los usuarios, que ante cualquier legítimo reclamo, por la pésima disposición con que se les trata, reciben como contestación la típica frase de: 'Si no le gustó váyase a la... competencia'."

"Por otra parte, al no existir parámetros que permitan internamente la medición de la eficacia del servicio brindado, los usuarios estamos totalmente a las expensas de esos auténticos burócratas en lo que al precio y a la calidad del servicio se refiere, sin que por otra parte veamos nunca los dividendos que debiéramos obtener el conjunto de co-nacionales, en el caso de que efectivamente, dichas empresas fueran nacionalizadas y no simplemente gubernamentalizadas.

Y ya para qué hablar de esa otra derivación de lo que supone la existencia de los cotos de poder político, económico y sindical en el terreno de la corrupción y las canonjías para el que sea sumiso, aunque terriblemente ineficiente, que son propias de esta clase de monopolios."


Juan de la Borbolla, catedrático universitario
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 5 de julio de 2004).


"Los chinos aceptan a sus dirigentes porque ellos les proporcionan bienes. América Latina se ha vuelto contra sus políticos demócratas porque ellos no lo hacen."

"Esta es también la opinión creciente de la mayoría silenciosa, no sólo de los rebeldes. En una encuesta realizada en abril por Naciones Unidas, el 53% de los latinoamericanos dijo que preferirían un gobierno 'autocrático' si ello mejorara la economía. En una encuesta reciente efectuada en México, se encontró que el 58% de los mexicanos preferirían a un político que fuese 'un poco deshonesto' si pudiera cumplir con su cometido."

"Ahora está claro que la imagen de cambio rápido fue, en gran medida, una ilusión: las barreras comerciales fueron derribadas y las empresas estatales se vendieron, pero en lugar de dispersar el poder y el capital del estado, la mayoría de ellas simplemente fue transferida en masa a una élite privada disfuncional que todavía trabaja en contubernio con un estado entrometido. 'Nominalmente, el proceso que vimos hace 10 años fue algo que parecía privatización, pero no hubo ninguna dispersión pública de la propiedad', dice Glenn Yago, economista del Milken Institute, de Santa Mónica, California."

"Las industrias dirigidas por el estado fueron vendidas, pero no se abrieron a una mayor transparencia y confiabilidad. Los sectores bancarios de Ecuador, Venezuela y México sufrían crisis resultantes, y el sector todavía padece ampliamente de los 'préstamos familiares', en que los bancos recientemente privatizados otorgan tasas preferenciales a los amigos de los nuevos dueños."

"Las protecciones gubernamentales como los controles de precios y las restricciones al comercio, continuaron preservando las prácticas comerciales no reformadas."

"La mayoría de las naciones latinoamericanas albergan sólo una parodia del sector privado, entendido como un espacio sabiamente regulado en que el negocio puede florecer y competir."

"'Cuando se desregula y se privatiza sin que impere a ley, sólo se transfieren los recursos a todos los colaboradores del viejo sistema', dice Denise Dresse, especialista en ciencia políticas del Instituto Tecnológico Autónomo de México."

"En México, abrir una nueva empresa toma dos meses en promedio; en China, menos de una semana."

"Los pobres no son los únicos enfadados. En México, que tiene la clase media de mayor crecimiento en todo el hemisferio, existe un penetratnte sentimiento de amargura. 'No es posible mantener la democracia si ésta no produce resultados. Sin seguridad no hay crecimiento', dice el economista político mexicano Lorenzo Meyer. 'Lo veo en mi propia vida. Tengo trabajo pero mi hijo no. Me siento enfadado, triste. La democracia no ha mejorado nada. Es democracia sólo por defecto. Lo que estamos perdiendo es nuestro optimismo'."


Scott Johnson
(v.pág.30 de la revista Newsweek en español del 12 de julio de 2004).


"La inflación, ese vetusto fantasma fue en 2004 casi 70% mayor a lo esperado. Esperaban 3% y resultó 5.19%. El dato frío sirve para moderar el optimismo gubernamental y poner en alerta a los ciudadanos cómo, a falta de otros impuestos, reaparece la inflación, impuesto disfrazado y pernicioso porque afecta más a quienes tienen menos. Es el único impuesto que sí pagan los más pobres."


Miguel Bazdresch Parada
(v.pág.15 del periódico Público del 9 de enero de 2005).


"La inflación es el peor enemigo de los jubilados, al disminuir el valor de sus activos y su nivel de vida."


Cait Murphy y Julia Boorstin
(v.Fortune del 11 de julio de 2005).


"El modelo de producción, frenéticamente orientado a la exportación, impone mitos que responsabilizan al mercado mundial de las orientaciones de política económica. No obstante esos mitos antiestatistas, la regulación estatal del mercado persiste, pero sesgada hacia los intereses del poderío económico. Se deja de lado la política, como palanca potencial para contrarrestar la exclusión y dinamizar una dimensión social incluyente de la economía."

"En la actual coyuntura, el carácter electorero impone una agenda económica cuyo discurso se encierra en promesas de futuro. Su viabilidad no encuentra más sustentos que la esperanza, o la confianza, sobre todo en personas y capacidades supuestas para lograr lo prometido."


Jaime Preciado Coronado
(v.pág.26 del periódico Público del 22 de julio de 2005).


"Se dice que las reservas internacionales del Banco de México deben llegar hasta el equivalente de la deuda pública externa. Esta es una tesis absurda. La deuda interna es tan deuda como la externa, pues en un sistema de libertad cambiaria absoluta los acreedores mexicanos pueden convertir sus pesos en dólares en cualquier momento y lanzarlos al exterior. Así que de nada sirve igualar las reservas a la deuda externa, menos aún cuando una parte creciente de los compradores de bonos gubernamentales son precisamente extranjeros que aprovechan en su favor los diferenciales de tasas de interés."

"El estado debe retomar su papel en el fomento del crecimiento económico sobre bases razonables, es decir, mediante el impulso de la inversión pública y el acceso al crédito por parte de las empresas productivas del país. La federación se come casi toda la renta petrolera como la tabla de salvación para financiar su gasto corriente mientras la recaudación del impuesto sobre la renta decae, según la Secretaría de Hacienda."


Pablo Gómez
(v.pág.23 del periódico Público del 9 de septiembre de 2005).


"Hay, sin embargo, las otras leyes. De las que no se habla como tales y contra las que no se puede ir a riesgo de crear desastres nacionales de proporciones enormes. Son nada menos que las leyes económicas, y son tan válidas y tan matemáticamente comprobables como la ley de la gravedad. Esto no se rige por el sistema judicial y la experiencia mexicana en este tema es larga, penosa y ha sido costosísima para la sociedad en general. En los ambientes políticos, al orden económico les ha dado por llamarle neoliberalismo y es un fantasma utilísimo para ganar voluntades y votos. Un porcentaje altísimo de la población desconoce a qué se refieren con el famoso neoliberalismo. Es claro que ha prevalecido el sistema de libertad de empresa en México y que se ha abierto la economía en esta época de la globalización, pero eso es diferente a un capitalismo rabioso y es quizá con eso con lo que se quiere confundir hablando de neoliberalismo. Es igualmente cierto que se privatizaron un buen número de empresas del estado que antes eran una rémora pesadísima para el erario nacional; sin embargo, existen monopolios como PEMEX y la CFE que son el refugio de líderes sindicales y de políticos que se niegan a dejar el viejo sistema y lo defienden a ultranza con la fachada de un nacionalismo que nada tiene que ver con el progreso de las grandes mayorías de mexicanos. Eso que existe y que es una enorme parte de la economía mexicana no es neoliberalismo es un neoestatismo, lleno de neonepotismo."

"Si lo que se trata de ofrecer contra el llamado neoliberalismo es endeudarse excesivamente, o gastar más de lo que se tiene disponible, o tratar de arraigar y hasta acrecentar los viejos sistemas sindicales obsoletos, corruptos e inoperantes, o bajar tarifas y precios sin que la estructura productiva de las empresas lo permita, estaremos atestiguando un esquema que va en camino al colapso. Sería una forma de no observar las leyes económicas y perder la brújula sin ton ni son y el costo para el país sería irremediablemente alto, extendiendo a las futuras generaciones el yugo de la falta de oportunidades y de la pobreza. Pensemos pues que el éxito en las cosas económicas depende de observar con prudencia las leyes de la economía y si además nuestro sistema judicial se limpia, gradualmente las cosas irán por buen camino. De no ser así, habrá de qué preocuparse."


Guillermo Mendoza Tarré
(v.pág.2 de la sección "Negocios" del periódico Mural del 19 de enero de 2006).


"El gran pecado del sistema económico mexicano es que no genera empleos."


Andrés Manuel López Obrador, candidato perredista a la Presidencia de la República
(v.pág.33 de la edición internacional de la revista TIME del 6 de julio de 2006).


"Si bien pagó deuda externa en dólares, lo cierto es que sólo la convirtió en pesos (con mayor tasa de interés). Pero pongamos las cosas en perspectiva para una mejor comprensión:" "Ciertamente bajó, el problema es que Fox la convirtió en deuda interna, la cual ha crecido astronómicamente. En el año 2000 la deuda interna era de 684,797 millones de pesos (Banco de México) y para junio del presente año esta misma deuda ya sumaba un 1"298,825 millones de pesos ("La Crónica" 12/Ago/06). Y en cuanto a Pemex, las cosas están peor. En el año 2000 la paraestatal debía 413,000 millones y en este momento su deuda ha crecido hasta el 1"114,200 millones de pesos. Dicho por la nueva bancada de senadores, Pemex debe 10,000 millones más de lo que vale ("La Crónica", 26/Ago/2006). Sume usted la deuda externa, interna y la de Pemex, y se dará cuenta de nuestra terrible realidad: 3"291,584 millones de pesos."

"¿Por qué no dijo Fox que del año 2000 al 2005, Pemex tuvo ingresos por 125,530 millones de dólares (ya descontados sus costos de producción)? ¿Por qué no dijo a los mexicanos que con esa inmensa suma podía pagar la deuda externa en su totalidad; en lugar de pagar tanta publicidad televisiva y mantener una abultadísima burocracia dorada que vive mejor que cualquier monarquía, misma que concede al pueblo un trato de miserables? No cabe duda que la ambición de la clase política (sin distingo de partidos) está acabando con este país, que por cierto si no lo merece, sí anhela un mejor destino. Por favor, basta de mentiras."


Manuel Hernández Gómez
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 2 de septiembre de 2006).


"En México se aplica un modelo económico 'con el que no avanzamos', aseguró el empresario Carlos Slim, dueño de Grupo Carso y de Telmex, quien cuestionó el insuficiente crecimiento económico y la salida de mexicanos en busca de empleo hacia Estados Unidos. 'Estamos expulsando casi 400,000 personas que no encuentran oportunidad de empleo'. 'En virtud de que seguimos aplicando ese modelo, no avanzamos', dijo, al participar en el foro de la Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa. Se pronunció a favor de una política de tasas de interés bajas a largo plazo en pesos como la vía principal para impulsar la actividad hotelera en el país, debido a su 'potencial enorme'. 'México tiene cocina, paisajes e historia. Coincido en que hay que hacer un gran esfuerzo para hacerlo (al turismo) más importante. Hay bases para hacerlo'."


(V.pág.8-A del periódico El Informador del 3 de octubre de 2006).


"México ha desperdiciado una gran ventaja en competitividad industrial, especialmente en relación a China. México había arrancado mucho antes a industrializarse, y el plan era mantenerse adelante en la curva de pruducción-con-valor-agregado. Pero China lo rebasó, y ahora existe un 50% de traslape en las exportaciones de ambos. Como consecuencia, las operaciones de maquila a lo largo de la frontera han perdido 800,000 puestos de trabajo en años recientes. La inversión en infraestructura ha caído tanto en México, que para bienes relativamente livianos es tan barato para los E.U.importarlos de China como desde el sur de México. Y aunque un asalariado mexicano gana el triple de lo que gana su contraparte china, los altos precios domésticos disminuyen, y casi igualan, su poder de compra. (Adicionalmente, los altos precios domésticos impulsan los salarios al alza, erosionando más la competitividad de las empresas mexicanas)."

"Pemex es ahora ordeñado por el gobierno proveyendo alrededor del 30% de los ingresos federales; una dependencia que ha torpedeado la reforma fiscal. El cobro de impuestos no-petroleros, como porcentaje del PIB, es del 10% aproximadamente -casi lo mismo que en Haití-. El equipo económico de López Obrador calculaba que un 2 a 3% adicional podía recuperarse con una recaudación de impuestos más rigorosa, la cual implicaría acabar con la rampante evasión -alrededor del 50%- y el extendido abuso de exenciones de impuestos legales pero injustificadas. 'Todos los negocios deberían pagar impuestos sin exenciones', declara José Luis Barraza, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, organización líder de empresarios. Pero que [el presidente] Calderón hiciera esto en la escala requerida implicaría atacar los intereses de los poderosos empresarios que controlan su partido (y ataron a Fox), los cuales jugaron un papel decisivo en su elección ganada por un margen ínfimo."

"Después de que Fox tomó el cargo en 2000, prometiendo una nueva era, algunos ejecutivos jóvenes de la cementera Cemex decidieron tomarle la palabra y competir contra su expatrón importando cemento barato desde Rusia. Su barco fue bloqueado en todos los puertos, y después de meses de presiones, se llevaron su negocio a Africa. La fijación oligopólica de precios es tan pronunciada en algunos sectores -como el de telecomunicaciones, dominado por Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo- que está dañando a la competitividad mexicana. 'La clave para tener éxito en los negocios en México es enfrentar poca competencia. Todos en el mundo quisieran lo mismo, el problema es que el estado no puede promover esa situación si quiere ser un país exitoso', declara Adolfo Hellmund, exconsejero económico de López Obrador quien solía trabajar para ALFA, una empresa regiomontana. 'Ellos son nuestros Rockefellers y Carnegies. Nosotros somos ahora el país de los barones ladrones'."


Ken Stier
(v.pág.42 de la edición internacional de la revista TIME del 27 de noviembre de 2006).


"Se corrompe el lenguaje cuando lo malo se pretende volverlo bueno, como es decir que la depreciación del peso habrá de beneficiarnos. Se devalúa la moneda porque los inversionistas han perdido confianza; porque han bajado las importaciones del petróleo, al igual que las remesas, pilares que han sustentado a la economía en los últimos años. Se cambian pesos por dólares caros, porque las autoridades con su retórica indolente sobre los problemas, asustan y disparan la especulación. La nueva cifra de la baja del PIB para este año, según el banco JP Morgan -4%, hace ver que el señor Slim es tan benévolo para las cuentas como el mismo secretario Téllez."


Federico Berrueto
(v.pág.2 del periódico Público del 1o.de marzo de 2009).


"El gobierno apenas dispone de 2 instrumentos económicos importantes: los impuestos y el gasto público, ambos constreñidos severamente de antemano. El primero, por las enormes resistencias políticas a tributar que históricamente ha convertido a México en un enorme paraíso fiscal. En cuanto al gasto, la pobreza de las recaudaciones impositivas, ahora aunadas a la disminución de los ingresos petroleros y la regla del equilibrio presupuestal, reducen sensiblemente la influencia y el radio de acción gubernamentales. De aquí la impotencia en implantar políticas siquiera contracíclicas."

"Entonces, el instrumento de mayor significación queda confinado al manejo de la tasa de interés del banco central. No se resta importancia al tipo de cambio, pero su influencia se subordina a la tasa de interés por cuanto ésta supuestamente influye en el ritmo de actividad económica y realmente en la magnitud de los flujos del ahorro externo, esto es, en el financiamiento de la balanza de pagos."

"Los resultados macroeconómicos del periodo 1989-2008 no podrían atribuirse por completo a la política monetaria por importante que hubiese sido su influencia. En el medio, hay disturbios, cambios institucionales y la crisis de 1995. El gran logro en ese lapso fue el abatimiento de la inflación, atribuible por igual a un manejo fiscal prudente. En contraste, el ritmo de crecimiento se abate, la exclusión y pobreza se agravan con el desbarajuste del mercado de trabajo; hay, por último, desplome económico en el año en curso, por más que se atribuya a factores externos."

"La tasa de interés como instrumento principal de la administración macroeconómica tropieza con enormes obstáculos. En primer término las señales del Banco de México con alzas o bajas en la misma no alteran mayormente el comportamiento de bancos o empresas. La banca comercial se ha especializado en financiar al consumo, al gobierno y abandonado en alto grado a la producción y a la inversión. La banca de desarrollo casi no otorga préstamos directos, se limita a descontar y compartir los riesgos de la banca comercial. Las empresas líderes del país satisfacen o satisfacían sus necesidades en bancos del exterior, insensibles a los cambios de postura de la política monetaria nacional."

"Los mecanismos de regulación bancaria han hecho caso omiso del control de las elevadas tasas activas de interés. Cuando más, se ha buscado reducirlas por la vía de acrecentar la competencia multiplicando las licencias bancarias, pero sin romper el oligopolio establecido y paradójicamente sacando de la concurrencia a los bancos de desarrollo. El Banco de México al mover la tasa de interés interbancaria a un día, difícilmente influye, sea en las tasas reales de interés de los préstamos a los productores o siquiera en los márgenes de intermediación financiera. En consecuencia, los movimientos de la tasa de interés, cuando más, alteran el comportamiento de los ahorradores nacionales o extranjeros. Hoy en día, la tasa de interés Cetes a 28 días resulta inferior a la inflación, confiscando ingresos a los ahorradores nacionales. En cambio, al inversionista extranjero, le resulta atractivo recibir una remuneración muy superior a la que le otorgan los bancos en el exterior y protegerse de posibles riesgos, invirtiendo a corto plazo. De aquí surge una de las causas de la acumulación de reservas internacionales y de las presiones a la revaluación del tipo de cambio."


David Ibarra
(v.pág.A22 del periódico El Universal del 26 de diciembre de 2009).


"La tendencia del Banco de México a sólo cubrir el riesgo en los extremos de inflación, le impedía ver su obligación de procurar un nivel adecuado de actividad económica y generación de empleos. Es decir, aplicar una política crediticia anti-cíclica, cuando la actividad económica estaba baja, en un ciclo económico tendiente a recesivo, con elevados niveles de desempleo y subempleo."

"O sea que al igual que en un extremo, el banco central drena demanda con su política monetaria, para proteger contra presiones inflacionarias, la política crediticia podría servirle para generar demanda en momentos recesivos, de un ciclo económico en su fase descendente."

"Comentó la representación del Banco de México que los beneficios de reducir la inflación en los últimos 15 años habían sido evidentes; a lo que el mismo participante discrepó, citando la relación de años de bajas inflaciones y bajos crecimientos; o sea que si bien puede ser cierto que el objetivo de estabilidad de precios no es contrario al de crecimiento económico, también puede ser cierto que en ese segmento de la relación PIB/Inflación, hay amplio margen para que el Banco de México actúe en pro del crecimiento, sin ser contrario a la lucha contra la inflación."

"También en la reunión del Colegio Nacional de Economistas surgió la insistencia que es hora de que México disponga de una real banca de desarrollo para que el estado mexicano pueda promover crecimiento en segmentos de la economía de elevada potencialidad para mejorar los niveles de vida de sus habitantes."

"De hecho, sería importante insistir, dijo ese comentarista, que el estado mexicano no esté al margen de influir sobre la economía mexicana conjuntamente con las fuerzas del mercado para corregir cualquier potencial error o distorsión que pueda existir. La noción de que es responsabilidad exclusivamente del mercado, es un error. México debe buscar el correcto equilibrio entre la participación del mercado y del Estado en la economía."


Jesús Alberto Cano Vélez, presidente de El Colegio Nacional de Economistas
(v.pág.31-A del periódico El Informador del 27 de junio de 2011).


"Como afirma José Luis Calva: 'El desempeño de la economía mexicana es miserable': con todo y TLC, 'a 2 décadas del cambio de rumbo los resultados son decepcionantes', con todo y la aplicación de recetas (el decálogo de 'reformas estructurales' y 'diciplinas macroeconómicas' -que se conoce como el Consenso de Washington), con todo y ajuste estructural impuesto por el Banco Mundial, el FMI y otras agencias internacionales, México, 'uno de los países más grandes del planeta, con recursos, con 3,000 kilómetros de frontera con el mayor mercado del mundo -dice Macario Schettino- no ha logrado convertirse ni en medianamente desarrollado'."

"Entonces ¿en qué se sustentan las afirmaciones sobre la supuesta solidez de la economía mexicana? En mentiras: 'Resulta increíble la cantidad de falsedades que una y otra vez nos repiten', dice Arturo Damm Arnal."

"Países que eran más pobres que el nuestro, hoy van delante de nosotros de manera importante, por ejemplo Chile, Irlanda o España. Este último, dice Raúl Rodríguez Barocio, tiene el doble de PIB que México, cuando hace apenas unos años lo tenía similar."

"'México es la tragedia más grande en Latioamérica -consideró hace poco José Luis Daza- y debería ser hoy la economía con más rápido crecimiento en el mundo, creciendo más rápido que China, pero sin embargo, ha alcanzado muy modestas tasas de crecimiento'. Hace varios años el banquero Agustín Legorreta fue tajante cuando dijo: 'Da mucha lástima, pero estamos estancados, yo me imaginaba que a estas alturas México estaría ya entre los países desarrollados, pero no se ha logrado, estamos viviendo en el estancamiento'. Eso mismo afirman los datos del Banco Mundial. Según el representante de ese organismo en el país, 'no se observa ningún progreso en México en los últimos 15 años: no ha crecido la productividad, tampoco los ingresos por habitante y hay una gran fragilidad en sus patrones de crecimiento'."

"Y sin embargo, a pesar de esas realidades, a pesar de los señalamientos de los expertos, de todos modos seguimos con una política económica basada en la idea de que el crecimiento requiere más inversión y no una estrategia de desarrollo. Por eso, dice León Bendesky, los ajustes que se hagan periódicamente serán 'frágiles y volátiles' y una vez más, no se podrán enfrentar cuestiones como el empleo y los ingresos de las familias, con lo cual se harán más graves la informalidad, subocupación y emigración."

[...]

"Para la economía, por paradójico que parezca, lo fundamental son las decisiones políticas. Ello rompe el mito que le atribuye todo lo que nos sucede a los avatares de la economía norteamericana y pone el acento en que existen 'instrumentos y políticas públicas que pueden compensar los vaivenes de las coyunturas internacionales' como han mostrado en su desempeño los países asiáticos."

"Pero es en este terreno donde nuestra caballada es más flaca, pues nuestros tecnócratas piensan en números pero no en todo lo que debe rodear, arropar y apoyar a esos números, y que va desde la educación hasta la infraestructura, desde el marco jurídico hasta las instituciones, desde el estado de derecho hasta la lucha contra la corrupción y la inseguridad. Por eso lo importante no es el porcentaje tal o cual de crecimiento o de inflación sino eso que Roberto Salinas llama 'el clima de estabilidad' y podríamos agregar el de 'confianza'."

"Pero vistos los datos anteriores, no queda sino aceptar que las cosas en México no son como dicen que son. Y que ni estamos a punto de dar el salto ni México es ya una economía emergente con un desempeño ya no se diga brillante, sino mínimamente adecuado (aunque por supuesto el secretario de Hacienda, cualquiera que ocupe el cargo, opinará lo contrario y asegurará que es la economía emergente más exitosa) y que así como pasamos en unos años de ser la novena economía mundial a ser la número 15, nos seguiremos deslizando sin parar."


Sara Sefchovich
(v.págs.238 y 239 de"País de mentiras". Ed.Océano. México, 2008).


"En 1964 la deuda externa de México contratada por nuestro país desde 1810, ascendía a 2,056 millones de dólares. En todos los regímenes, en mayor o menor proporción, la deuda se ha ido incrementando. De 1964 a 1970, la deuda acumulada durante 154 años se multiplicó por 10, y de 2,056 millones ascendió a 19,600 millones de dólares; pero el frenesí de la deuda-adicción no amainó, y en 1982, en sólo 12 meses, la deuda contratada por México durante más de siglo y medio de vida independiente (2,056 millones de dólares) volvió a incrementarse 10 veces más. Nuevamente, de 1983 a 1988, el sexenio que se inicia con promesas de austeridad en el gasto, reincide en el endeudamiento externo -y el interno- como recurso desesperado para diferir el estallamiento social. Heredó una deuda cercana a los 60,000 millones de dólares, y en 6 años de gobierno se eleva a 100,000 millones de dólares. Las estadísticas confirman que la deuda externa de México ha crecido en 24 años -4 sexenios- 50 veces la deuda acumulada durante 154 años (1810-1964) de vida convulsa y atormentada. Ignoro a ciencia cierta cuánto ha sido incrementada la deuda en subsecuentes regímenes hasta nuestros días. La cifra a estas alturas ha de ser escalofriante, y los pagos por concepto de los enormes intereses, abren grandes interrogaciones sobre nuestra impagable deuda externa. ¿Somos en verdad un país independiente? Sobre la historia y la estadística tenemos una gran lección para entenderla, para analizar, para asimilarla. Si no somos capaces de rectificaciones profundas, nada podemos esperar de nuestro futuro como nación. Tal parece que estamos condenados a vivir de prestado."


Flavio Romero de Velasco, licenciado en Derecho y en Filosofía y Letras y exgobernador de Jalisco
(v.pág.2-A del periódico El Informador del 26 de mayo de 2012).


"En el 'Pacto por México' hay un punto interesante: 'no se entregarán más subsidios a la población de altos ingresos'. Si el nuevo gobierno no sube el precio de la gasolina, estará incumpliendo el pacto. También si la UNAM no le cobra cuota a quienes podrían pagarla."


Carlos Elizondo Mayer-Sierra
(v.pág.9 del periódico Mural del 6 de diciembre de 2012).


Mitos mexicanos frente a China

  1. "China representa una oportunidad para la diversificación de las exportaciones mexicanas. Es cierto que nuestro país representa el 2o. socio comercial del gigante asiático en Latinoamérica, y que esa potencia es ya el 2o. socio comercial de México, después de las enormes proporciones que presenta nuestro comercio con Estados Unidos, de casi el 90%. Sin embargo, no existe un tratado de libre comercio entre China y México, acuerdos en los que la diplomacia comercial mexicana cifra sus esperanzas y compromete reglas de comercio que la sujetan y le restan posibilidades de diversificación comercial."
  2. "México puede convertirse en una plataforma de exportación China a Estados Unidos, por medio de la recepción de maquiladoras de ese país. Falso. El muy bajo costo de la mano de obra mexicana no es condición suficiente para atraer maquiladoras chinas pues esa potencia asiática funda sus exportaciones sobre la base de encadenamientos productivos que abaratan su producción gracias al país fábrica que han construido, con la fuerza de trabajo menos costosa del mundo donde además, no hay conflictos laborales inmanejables por el aparato político gobierno-partido."
  3. "Incrementar los intercambios comerciales chino-mexicanos, aportará bienestar para ambas poblaciones. Mito presentado en la reciente visita del presidente Chino Xi Jinping a México, pues mientras en la nación asiática hay una ampliación del mercado interno y una recuperación constante del poder adquisitivo del asalariado, en México pasa todo lo contrario: agudo deterioro del salario, orientación del modelo económico hacia la exportación que debilita al mercado interno; tímidas políticas redistributivas. Además, la doctrina del libre comercio, abrazada ortodoxamente por el gobierno mexicano, no ha fructificado en la atracción de inversión extranjera directa; Brasil, recibe casi 20 veces más de inversión de empresarios chinos que México."
  4. "Una alianza estratégica de México con China favorecerá a nuestro país como potencia regional. Otro mito a derrumbar. China tiene una estrategia de alianzas muy claras con ciertos países latinoamericanos, como Brasil, con quien participa en el bloque BRICS, junto con Rusia, India y Sudáfrica, para el cual China es ya su principal socio comercial. A la vez que los países de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), como Cuba, Venezuela, Bolivia y Ecuador, han intensificado sus relaciones comerciales, diplomáticas y militares con China. Uruguay también apuesta por convertir a esa potencia en su primer socio comercial."
  5. "Si nos acercamos a China, tendremos más autonomía frente a Estados Unidos. Todo lo contrario sucede en los hechos, pues el proyecto de fomento comercial más ambicioso que comparte el gobierno mexicano y varios países latinoamericanos actualmente, la Alianza del Pacífico se orienta a fortalecer el proyecto geoeconómico con el que Estados Unidos compite contra China por ganar los mercados del Pacífico Asiático, en donde ese país realiza sus principales intercambios económicos. Se trata del Tratado Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés), con el cual la potencia estadounidense pretende contrapesar el creciente papel integrador de China en la Cuenca del Pacífico."
  6. "Comerciar más con China significa mayor potencial de desarrollo para México. No necesariamente, pues el impacto comercial y de las inversiones chinas en Latinoamérica, profundiza estrategias económicas que profundizan principalmente las exportaciones de materias primas sin procesar: el modelo neo-extractivista. Cerca del 80 por ciento de las exportaciones latinoamericanas hacia China representan productos mineros y energéticos sin añadir valor alguno, pero muy necesarios para el crecimiento económico de la potencia asiática. Tampoco hay mejores oportunidades para el desarrollo regional, como lo muestra el caso del Cancún Dragon Mart, un enclave chino aún no autorizado. No seamos cola de león, ni cola de dragón."


Jaime Preciado Coronado
(v.pág.19 del periódico Milenio Jalisco del 7 de junio de 2013).


"Para desgracia de la población pareciera que algunos juegan a deshojar la margarita de la economía mexicana. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico declaró que la inflación registrada en México fue de una tasa anual de 3.4%, cantidad que representa más del doble que el promedio de los países que integran este organismo y eso es mucho decir. Por si esto fuera poco, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía reportó que en el mes de febrero la inflación llegó a 4.2%, en términos anuales. Todo lo que hace un panorama económico donde la elevación de precios se sale de control."

"Y de esto, los mexicanos saben un rato largo, porque basta tratar de equilibrar el presupuesto familiar para saber que en este momento es prácticamente imposible. Que si se adquieren unos bienes, otros deberán ser cargados a la tarjeta de crédito en turno, para engrosar la lista de los morosos de la banca que, en los meses recientes, ha aumentado; la otra opción es simplemente dejar de adquirirlos, bajando el nivel de vida todavía más."

"La OCDE demuestra que la inflación existente es resultado del alza del precio de la energía, gas y gasolinas, no así del alza en alimentos, aunque para los mexicanos este rubro ha sido el más difícil, junto con el costo de los servicios básicos, puesto que los ha obligado a hacer malabares para sostener, proveer y alimentar a la familia cuando además el desempleo amenaza, la calidad de los trabajos se vuelve cada vez más precaria."

"Porque para nadie en este país es un secreto que los productos de la llamada canasta básica y los servicios han subido por encima de lo que las autoridades reconocen. Y basta escuchar a los dioses del Olimpo para saber que la realidad no llega a esas alturas y que, por lo tanto, las señales de una muy real inflación tampoco son recibidas, por lo que nada inteligente se hace por atajarla."

"Porque sólo así se entiende que el gobernador del Banco de México, desde Acapulco, que no desde el Cerro del Cuatro... haya asegurado: 'La política económica se ha manejado de manera adecuada y no debe ser utilizada para resolver un problema transitorio' ¿Transitorio cuando cruza ya la vida de los mexicanos, cuando esta inflación lleva ya más meses de los que reconocen?"

"Pero la voz del gobernador es más fuerte que la de la población completa... por lo que continúa trucando la realidad: 'Reitero que estos choques de precios relativos no representan por sí mismos un fenómeno inflacionario, al no ser una elevación sostenida de todos los precios en la economía (¿?); por lo mismo, no son eventos que deban combatirse... En todo caso el reto fundamental ha sido que esas alteraciones en precios relativos, transitorias, no contaminen otros precios de la economía' (¿?). Luego, los simples mortales que creen que lo que les pasa es la realidad, deben ajustar sus dioptrías para ver lo que desde el Olimpo se mira..."

"Pero en este análisis una pregunta cabe: si la OCDE y el Inegi afirman que hay inflación, los productos de la vida diaria sufren considerables alzas, las familias se han tenido que ajustar aún más el cinturón, ¿no será que la inflación sí existe?, aunque Carstens, desde su mullido asiento del presupuesto federal continúe aferrado al pétalo de la margarita que le dice, mentirosa ella: no, querido mío, no hay inflación, sólo son los efluvios de la primavera que te han mareado un poco..."


Lourdes Bueno, investigadora de la Universidad de Guadalajara
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 5 de abril de 2014).


"Los ahorradores nacionales se encuentran afectados negativamente por el alza en la inflación en México y tasas de interés históricamente bajas."

"El crecimiento de los precios al consumidor durante julio, dado a conocer por el INEGI, fue de 0.28%, que anualizada asciende a 3.3%. Esta cifra está muy por arriba del 2.83% de rendimiento promedio de los Cetes a 28 días, reportado en el mismo periodo"

"En lo que resta del año, se espera un incremento estacional de la inflación, incluso por arriba del margen de tolerancia del Banco de México, lo que mantendrá castigados los rendimientos de algunos instrumentos del mercado de deuda, una vez descontado el efecto de la inflación."

[¿Y quién se beneficia de lo anterior? Los bancos y los gobiernos. - El webmaster.]


(V.pág.18-A del periódico El Informador del 20 de agosto de 2014).

"Los mercados de todos los países del mundo tiemblan por la revaluación del dólar y el debilitamiento de sus monedas. Ningún país queda inmune. Un movimiento telúrico que en México produce oleadas de tsunamis, uno tras otro. De hecho, los mexicanos utilizan el término devaluación como sinónimo de crisis: 'la devaluación de 1982', 'la devaluación de 1994'. Una vez más, lo que en otros países produce resfríos en su relación con el dólar, en México provoca pulmonías."

"Y no podía ser de otra manera con 3,000 kilómetros de frontera común, y prácticamente un 3er. país en esa franja con decenas de millones habitantes cuya vida cotidiana transcurre con un pie en cada lado de la línea, desde San Diego-Tijuana hasta Brownsville-Matamoros. Una variación en el valor relativo de las 2 monedas produce en esta zona infinitas combinaciones de fortunios e infortunios, nacen unos oficios y desaparecen otros, se modifican hábitos de consumo y se trastocan estrategias de sobrevivencia. Ahora la leche se compra acá, pero la gasolina allá; se abandona al dentista de siempre o, de plano, regresa al consultorio el dentista que se había convertido en taxista."

"En el país en su conjunto el efecto también es variopinto. En lo que va del año el peso se ha depreciado casi un 30% y el deslizamiento continúa. Eso significa que los millones de habitantes beneficiados por las remesas enviadas por los emigrados han aumentado su poder adquisitivo casi en un tercio. Es una buena noticia porque por lo general son los sectores más desprotegidos del país. El impacto de esta derrama puede dimensionarse si consideramos que los más de 22,000 millones de dólares que habrán de recibirse representan casi el triple del presupuesto anual de la Secretaria de Salud (alrededor de 8,000 millones de dólares). Los 300 dólares a los que asciende una remesa promedio equivalen ahora a 2 veces el salario mínimo mensual; suficiente para permitir a una familia abandonar la miseria absoluta. Del otro lado, un dólar fuerte significa mayores márgenes de rentabilidad para el narcotráfico. Es decir, más recursos para corromper autoridades y policías, más razones para dejar de cultivar maíz a favor de amapola o marihuana; nuevos incentivos para abandonar un aula y ponerse a vender tachas afuera de la escuela."

"En principio, el mayor beneficiado tendría que ser el sector exportador mexicano. Cuando un país devalúa su moneda, sus mercancías se hacen más baratas en el mercado internacional. Es la razón por la cual China ha depreciado el yuan en los últimos días: busca revitalizar sus exportaciones. El problema para México es que buena parte de lo que vendemos al exterior son productos industriales concatenados a líneas de producción estadounidenses. La rama automotriz, en particular, que supera ya a las exportaciones de petróleo, turismo o remesas con más de 40,000 millones de dólares, adquiere buena parte de los insumos en dólares, por lo cual el precio final se encarece en la misma proporción."

"Para el gobierno mexicano, en principio, es una buena noticia un barril vendido en dólares más caros. Pero es un beneficio que se neutraliza cuando tiene que comprar con esos mismos dólares gasolina y gas para cubrir el déficit interno. Más allá de los claroscuros que se experimentan a lo largo de la geografía económica y política del país, el saldo final del deslizamiento del peso es deplorable para la mayoría de la población. El 80% del comercio exterior del país se realiza con Estados Unidos. Tarde o temprano un dólar caro se traduce en un incremento en los precios al consumidor. En suma, en un empobrecimiento de los mexicanos en su conjunto y a la postre en una razón más para el desencanto, la irritación y, peor aún, la miseria, ya de por sí escandalosa."


Jorge Zepeda Patterson
(v.edición internacional de El País del 13 de agosto de 2015).

"Autoridades repiten incansablemente que la depreciación del peso no ha incidido en la inflación. Más aún, algunas afirman que no permitirán que eso suceda. La sociedad está sorprendida por la situación y atónita con el planteamiento de la Procuraduría Federal del Consumidor. Por lógica económica es inevitable que una devaluación prolongada del peso, un tipo de cambio más alto, tarde o temprano incida en los precios, si bien algunos factores pueden retrasar y/o atenuar dicho impacto."

"Lo que no es razonable es suponer que no va a suceder, y mucho menos que se evitará con un 'operativo a nivel nacional que permita controlar el incremento de precios injustificado'."

"A partir de septiembre de 2014 el tipo de cambio nominal aumentó de 13.2 a 17.1 pesos por dólar, un incremento nominal de 29.5%. En tanto, durante el mismo periodo, los precios al consumidor aumentaron sólo 2.1%, esto es, una diferencia de 27.4% entre ambos. El último dato del Índice Nacional de Precios al Consumidor indica que la inflación anual de la 1a. quincena de agosto fue la más baja de la historia (2.6%). Ésa es la información que da lugar a la afirmación de que el tipo de cambio no ha afectado los precios."

"Entre los factores atenuantes que explican ese resultado se encuentran una disminución del precio del gas natural y que el precio de los combustibles no ha sufrido modificación desde enero. Ambos factores contribuyeron a una disminución de las tarifas eléctricas. También inhibe y retrasa el alza de precios una economía que crece a tasas muy bajas, y genera un creciente desempleo. Por lo pronto, en el corto plazo los salarios han observado un ligero aumento real."

"Sin embargo, el efecto de la devaluación del peso ya se observa en los precios al productor, si de éstos se sustrae el efecto del petróleo. Quizá el componente de mayor interés del Índice Nacional de Precios al Productor es el que se refiere a las industrias manufactureras, que aumenta a tasas cercanas a 5% (4.8% en julio) o aún más, si se atiende el componente de mercancías manufactureras para uso final, cuya tasa anual fue 6.7% en julio. Este indicador también se incrementó en 2008, cuando a partir de abril los precios comenzaron a aumentar."

"El asunto no es si un aumento sostenido del tipo de cambio peso/dólar va a incidir sobre la inflación, sino cuándo y cuánto. Por tanto, es importante anticipar las implicaciones correspondientes, en especial sobre las finanzas públicas. Por una parte, está el impacto sobre las compras de bienes y servicios por parte del sector público, que coincidirá con la disminución que traerá el presupuesto de austeridad que se prepara. Por otra, está el impacto que una inflación más alta tendrá, tarde o temprano, sobre las tasas nominales de interés y, éstas sobre un mayor servicio de la deuda pública."

"La evidencia sobre el comportamiento reciente del tipo de cambio y la inflación plantea múltiples interrogantes sobre el mecanismo de transmisión entre ambos. No se está repitiendo la misma intensidad y velocidad de repercusión del mayor tipo de cambio sobre la inflación, lo que requiere atención. Entre más rápido se identifique cómo ha cambiado dicho mecanismo, mejor, ya que la política macroeconómica podrá ajustarse para minimizar el inevitable impacto negativo que vendrá con una mayor inflación."


Jesús Reyes Heroles, economista
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 27 de agosto de 2015).

"Para fomentar el desarrollo, el gobierno no es la solución, sino el problema. El famoso John Maynard Keynes, economista y financiero británico, ferviente partidario de la inflación como una forma de estimular el crecimiento, considera que el gobierno es el problema fundamental para que la economía crezca."

"Contrario a la doctrina de promover la inflación, los monetaristas propusieron la desregulación; liberalizar y privatizar grandes partes de la economía controladas por el Estado. Esta escuela estuvo dirigida por Milton Friedman, economista norteamericano. Para él, los gobiernos deberían de dejar de impulsar artificialmente la economía a través del gasto público; cortar los subsidios a empresas improductivas como la CFE, el IMSS e ISSSTE que lo único que hacen es crear bolsas de trabajo para recomendados y fieles a la causa. Esta escuela parece ser la que nuestro gabinete económico está siguiendo en la actualidad, con la privatización de Pemex y la apertura a la producción de energía."

"El Consenso de Washington se presentó como la materialización de toda una filosofía política: 'el poder del mercado estribaba en la libertad económica, pero la libertad económica solamente podría existir en el contexto de la libertad política, donde el individuo es libre de elegir cómo vivir, qué comprar y qué producir' ('Mitos y Mentadas de la Economía Mexicana', Random House Mondadori).

Esta filosofía preconiza que para lograr el crecimiento económico basta con acabar con los monopolios, eliminar la corrupción, abrirse a la inversión extranjera, liberalizar, desregular y demás medidas complementarias, lo cual no es poca cosa."

"El Consenso de Washington no es nada nuevo; el término lo acuñó John Williamson para describir un conjunto de 10 fórmulas para los países en desarrollo azotados por la crisis, que se resumen a continuación: 1) Disciplina en la política fiscal evitando el déficit por endeudamiento. 2) Redirección del gasto público, evitando los subsidios para los pobres, cambiándolo por inversión en puntos claves como la educación, salud e infraestructura generadora de empleos. 3) Reforma tributaria ampliando la base y disminuyendo las tasas. 4) Tasas de interés moderadas. 5) Tipo de cambio competitivo. 6) Liberalización del comercio local y de las importaciones. 7) Liberalización de las barreras a la inversión extranjera directa. 8) Privatización de las empresas estatales. 9) Desregulación: abolición de regulaciones que impidan acceso al mercado o restrinjan la competencia. 10) Seguridad jurídica para los derechos de propiedad."

"Como podrá apreciarse, México está tratando de generar políticas públicas que se adhieran al Consenso de Washington, lo cual ha hecho a medias, pues le falta mucho camino por recorrer, sobre todo en los puntos: 2) Subsidios a los pobres, que deben evitarse; 3) Reforma Tributaria; 4) Tasas de interés moderadas y sobre todo: 10) Seguridad Jurídica, tomando en cuenta que no únicamente las leyes la proporcionan, sino su aplicación pronta, expedita y oportuna, eliminando la impunidad y la corrupción en el poder judicial."


Luis Jorge Cárdenas Díaz
(v.pág.11-A del periódico El Informador del 17 de septiembre de 2015).

"Los gobiernos necesitan provocar inflación para reducir la carga de su pesada y creciente deuda. Con la deflación se incrementa el valor de aquélla y disminuyen los ingresos fiscales."


Guillermo Barba
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 13 de octubre de 2015).

"Queda un riesgo latente para los países que vivimos dentro del patrón dólar y ese es que se inicien rondas de devaluaciones competitivas en las monedas europeas, latinoamericanas y otras, mismas que resultarían infructuosas porque, a final de cuentas, terminarían teniendo paridades relativas similares entre sí, pero dejando gran inestabilidad en su camino."

"De hecho, fue lamentable la decisión de China de devaluar el yuan, con su política monetaria, cuyo objeto fue impulsar el desarrollo industrial y así reactivar su economía, que ha estado en desaceleración. Decisión que el propio Fondo Monetario Internacional ve como

mala, ya que existen otros instrumentos disponibles para el mismo fin."

"La baja del petróleo es el principal factor de la depreciación del peso, según los especialistas, porque la relación con el yuan se puede mejorar desde su tipo de cambio recién devaluado."

"En materia de inflación, la variable financiera sitúa el nivel de los precios en México en 2.13% en diciembre pasado, con lo que alcanzó su nivel histórico anual más bajo en 45 años, desde que se tiene registro. En esto coinciden el nivel general de precios, su nivel subyacente y el nivel no subyacente de los indicadores oficiales."


Jesús Alberto Cano Vélez, presidente de El Colegio Nacional de Economistas
(v.pág.11-A del periódico El Informador del 12 de enero de 2016).

"Las caídas del peso siempre han generado crisis económicas en México. Lo vimos en 1976, 1982, 1987, 1994 y 2008. Los gobiernos siempre buscaron calmar los mercados diciendo que no había razón para preocuparnos, que los fundamentos de la economía eran sólidos."

"Hoy el tipo de cambio del peso frente al dólar ha pasado de 13.08 al finalizar 2013, a 14.72 en 2014, 17.21 al concluir 2015 y 18.61 el 22 de enero de 2016 (Banxico, tipo de cambio para solventar obligaciones). Es un aumento de 42.3% del dólar en poco más de 2 años, a pesar de que el Banco de México ha vendido miles de millones de dólares con el propósito de dar liquidez del mercado. Se ha evitado el pánico, excepto en algunos días, pero el peso ha seguido cayendo."

"¿Es diferente esta vez? Un factor nuevo es que el peso no ha estado solo en su caída. Lo han acompañado muchas otras divisas. Su depreciación frente al euro, por ejemplo, ha sido insignificante. Las divisas de otros países, como el real brasileño y el peso argentino, han caído mucho más. ¿Mal de muchos consuelo de tontos? No lo sé. Pero sí estamos viendo una apreciación del dólar más que un desplome del peso."

"Otro factor diferente es que la depreciación no ha contaminado hasta ahora la inflación. El índice de precios al consumidor subió 2.13% en 2015 y 2.48 en términos anuales en la 1a. quincena de enero de 2016. Son niveles históricamente bajos."

"Los altos precios del dólar, sin embargo, han afectado ya a empresas que importan insumos o mercancías y venden en pesos. Muchas firmas han estado reportando buenos resultados operativos, pero pérdidas cambiarias. Estas compañías tendrán menos posibilidades de invertir en el futuro inmediato."

"Los mexicanos tenemos mayor conciencia del tipo de cambio que los ciudadanos de otros países. La mayoría de los europeos no se enteran del costo del dólar. Tampoco los brasileños. Los mexicanos, en contraste, hemos aprendido a considerar el tipo de cambio como un termómetro de la salud de la economía porque en incontables ocasiones hemos visto cómo las depreciaciones son seguidas por crisis profundas. Otra razón es la importancia del dólar para nuestra economía. El 80% de nuestro comercio exterior (y tenemos un comercio exterior muy importante para el tamaño de nuestra economía) se lleva a cabo con Estados Unidos, pero aun la parte que se realiza con otros países se cotiza en dólares."

"'Otros países ponen veladoras para que su moneda se deprecie', me dice en Davos un alto funcionario mexicano. ¿China?, le pregunto, pero sólo se ríe. Sin embargo, es verdad. China y los países de Asia han buscado tradicionalmente una competitividad artificial a través de la subvaluación de sus divisas. Esto lo pueden hacer porque sus sociedades valoran más el bien colectivo que el individual."

"La competitividad que logra la depreciación de una moneda es consecuencia de la reducción del poder de compra de quienes ganan en esa moneda. Quienes ganamos en pesos sufrimos un empobrecimiento automático cuando cae nuestra divisa. Lo peor es que hasta ahora la depreciación no se ha traducido en un aumento de las exportaciones no petroleras mexicanas, aunque es probable que esto ocurra tarde o temprano."

"La depreciación del peso es un golpe contra los mexicanos, que nos empobrecemos, pero crea también oportunidades. Quien sepa comprar e invertir con mente fría en un mercado subvaluado se llevará buenas gangas."


Sergio Sarmiento
(v.periódico El Siglo de Durango en línea del 25 de enero de 2016).

"El peso ha perdido 37.7% frente al dólar desde noviembre de 2014. En los últimos 30 días, el tipo de cambio pasó de 17.21 pesos por dólar a 18.62. La depreciación ha sido de 8.2%."

"En México, no hay un grupo más afectado por una devaluación que las clases medias. Son 47% de la población, 14.6 millones de hogares, de acuerdo a Euromonitor. Esta clase media tiene importancia creciente porque ha sido el segmento poblacional de más crecimiento en México en los últimos 15 años."

"Pertenecer a la clase media significa aspirar a más. Muchos de los bienes y servicios que están asociados al prestigio social de los clasemedieros tienen su precio vinculado al tipo de cambio. Casi la mitad de lo que consume un hogar de clase media mexicana no son artículos de primera necesidad: comida fuera de casa; ropa y calzado; viajes: suplementos alimenticios; aparatos electrónicos; servicios de telecomunicaciones y esparcimiento. El encarecimiento del dólar implica un empobrecimiento para la clase media. Trae consigo una pérdida de poder adquisitivo, que no está reflejada en el índice de precios del Inegi."

"La clase media está molesta y preocupada por la marcha económica. La desaceleración de la macroeconomía trae consigo un escenario microeconómico más complicado para los 14.6 millones de hogares que ahora integran la clase media. El tipo de cambio es parte de un conjunto más grande de síntomas, pero tiene una peculiaridad: todos los mexicanos le siguen la pista. Es la ventana por la que se asoman a la información económica. Los índices de confianza económica reflejan el crecimiento del pesimismo y la incertidumbre. Son muchos los que dudan de que el año próximo será mejor que éste."

"¿Nos consolaría saber que los mexicanos no estamos solos en este sentimiento? Brasil, Chile, Colombia y Perú están pasando por un periodo de malestar parecido. Este descontento con la marcha de la economía tiene consecuencias políticas. Va acompañado de una pérdida de popularidad de los presidentes de cada uno de los países, apunta un informe especial de Financial Times. También hay una mayor participación clasemediera en manifestaciones antigobierno. Estas pueden ser callejeras o digitales, toda vez que las nuevas tecnologías han abaratado los costos de distribuir información y realizar tareas de coordinación política."

"El intelectual venezolano Moisés Naim se ha ocupado de este asunto en los últimos tiempos. Lo explica así: 'En comparación con los ciudadanos más pobres, la clase media está más conectada y se siente más empoderada; sus expectativas respecto al gobierno crecieron de manera proporcional a la mejora de su estado económico... esta nueva clase media tiene menos tolerancia a fenómenos como la corrupción gubernamental, particularmente desde que el deterioro de la economía amenaza con sabotear su estándar de vida'."

"El malestar económico es gasolina que mueve el activismo político. Las clases medias por primera vez son el segmento poblacional más grande, en México y América Latina. Su activismo puede tener resultados muy positivos como cambiar leyes obsoletas y sancionar malo gobiernos, pero también puede producir inestabilidad política, parálisis gubernamental y auge de soluciones facilonas, de tipo populista. Aguas con la devaluación. No es sólo un asunto económico."


Luis Miguel González
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 4 de junio de 2016).

"Aunque los economistas digan lo contrario, la inflación y la devaluación ni son lógicas ni son inevitables ni son provechosas, simplemente son el resultado de la corrupción."

"Y estas son las transas que las originan, ejemplificadas en una mesa de póker:"

"Somos 4 jugadores, yo soy el 'cajero' que tiene las fichas y guarda el dinero de todos. Cada uno me da 100 pesos y le doy 100 fichas; Hay $400 en la caja y 400 fichas en la mesa."

"Antes de empezar a jugar, tomo de la caja 50 pesos de coperacha, por botanas y tragos, cuando siempre les he cobrado 25 pesos (aumento de impuestos, luz y gasolina). Ahora solo hay $350 en la caja, pero 400 fichas en la mesa."

"Más tarde llega el de la cantina y me cobra lo que me bebí ayer, tomo otros 50 pesos de la caja y se los doy (pago de endeudamientos). Nos quedan $300 en la caja y 400 fichas en la mesa."

"Como mis amigos ya están medio borrachos, descaradamente tomo 50 pesos de la caja y me los guardo en mi bolsillo. (Corrupción descarada, casas blancas, aviones, viajes y moches). En la caja ya solo hay 250 pesos y 400 fichas en la mesa."

"Y ya entrados en gastos, pos pá cubrir mis perdidas en las apuestas, de plano me robo 100 fichas y las pierdo todas. (Aumento de impresión de dinero y exceso de gasto). Sigue habiendo $300 en la caja, pero ahora hay 500 fichas en la mesa."

"¡Ups! 500 fichas de a peso por pagar, con 300 pesos... ¿Y 'ora que hago?"

"Me acuerdo de mis tiempos de economista comunistoide y con cara de circunstancia les digo a mis cuates: Amigos, les aviso que hemos sufrido una terrible devaluación provocada por la caída de la economía rusa, la subida de la economía gringa y la estupidez de los ingleses al aceptar el Brexit. Y entonces lógicamente (...) por cada ficha de a peso que hay en la mesa, solo les vamos a poder dar la mitad. O sea que su mugroso peso vale la mitad y el dólar vale el doble."

"Por culpa de la globalización, no de nosotros."

"Desde Los 60s nos han vendido el cuento de que la inflación y la devaluación son culpa de otros, no de lo que hacemos. Si así fuera ¿entonces por qué los ingleses se devaluaron en un día, por qué los americanos se revaluaron y por qué muchísimos países ni se inmutaron? Esos son cuentos de los economistas y los casabolseros, la devaluación no se debe a causas internacionales, se debe a factores de corrupción interna en la política monetaria."

"Y en México, los responsables de la política monetaria son la Secretaría de Hacienda y el Banco de México."

"¡Noooo, pos poresomismo!, el primero no tiene no se da cuenta de que no se da cuenta y el otro, el que tiene que controlar el peso, no puede controlar ni el propio..."


Alberto Martínez Vara
(en su página de Facebook del 6 de julio de 2016).

"La Secretaría de Hacienda y Crédito Público ya lo tiene cuantificado. El efecto Trump contra México está generando que el dólar sea entre 1 y 1.50 pesos más caro de lo que estaría si un candidato presidencial de Estados Unidos no tuviera como bandera de campaña golpear financieramente al país."

"Así me lo han hecho saber fuentes de 1er. nivel en la dependencia, que muestran su preocupación ya que la semana pasada se desató la especulación contra la moneda mexicana debido al mal estado de salud de la candidata del Partido Demócrata Hillary Clinton."

"La volatilidad tiene que ver con algunos de los planteamientos con los que ha jugado el magnate en sus discursos proselitistas: sacar a Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte o al menos renegociarlo; expulsar de su país a 11 millones de mexicanos o cuando menos a 6 millones; construir un muro en la frontera con México y si nuestro país se niega a pagarlo, como es el caso, frenar el flujo de remesas que nada más el año pasado fue de 25,000 millones de dólares."

"La cotización del dólar frente al peso alcanzó su máximo histórico la semana pasada."

"Además del efecto Trump, contribuyeron también la incertidumbre generada por la Reserva Federal de los Estados Unidos sobre qué hará con sus tasas de interés (hubo señales encontradas en declaraciones de algunos integrantes de la Fed) y, en menor medida, el crecimiento económico mediocre que plantea para México el paquete de Ley de Ingresos y Presupuesto de Egresos de 2017 presentado por el ejecutivo al congreso."

"La posibilidad de que Trump triunfe en la elección del 8 de noviembre -más allá del tsunami político que generó en México su repudiada visita- se yergue como la principal amenaza a la estabilidad económica del país, el mayor riesgo de corto plazo. Es algo en lo que están de acuerdo prácticamente todos los analistas, inversionistas y autoridades financieras. El dólar frente al peso es sólo el espejo que refleja el pánico."


Carlos Loret de Mola
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 19 de septiembre de 2016).

"En la filosofía Legarreta, 'no porque suba el dólar sube el precio de todo lo que las familias consumimos'. Éste fue el mensaje que los redactores del programa Hoy de Televisa colocaron en el guión de Andrea Legarreta y Raúl Araiza en enero de este 2016. La declaración llevó a una tormenta en redes sociales. Al final Legarreta tuvo que aclarar que el comentario no era de ella sino de un redactor que lo había puesto en su guión."

"Uno puede entender el deseo de alguna empresa de emitir un mensaje optimista en un momento en que el peso cae en los mercados. Los gobiernos buscan siempre presentar las depreciaciones en un contexto optimista porque saben que, si no, corren el riesgo de provocar un pánico."

"La verdad, sin embargo, es más compleja. Si bien en un principio el dólar se apreció frente a todas las demás divisas, y no hubo sólo una depreciación del peso, en los últimos meses la baja de la moneda mexicana ha sido más pronunciada que las demás. El precio del dólar en el mercado interbancario de 48 horas ha pasado de 12.94 el 30 de noviembre de 2012, último día del gobierno de Felipe Calderón, a 19.84 ayer. El aumento en este gobierno ha sido, pues, de 53.3%. En ventanillas bancarias el dólar al menudeo se cotizaba ayer a 20.13 pesos."

"Sorprende a muchos que no se haya registrado un contagio, un passthrough, por la caída del peso. Con devaluaciones bastante más moderadas hemos visto en el pasado fuertes explosiones inflacionarias y crisis económicas. En esta ocasión la inflación registrada por el INEGI sigue estando abajo del objetivo de 3% anual."

"Pero esto no significa que no haya consecuencias negativas para los mexicanos. La tesis Legarreta es incorrecta. La depreciación de una moneda implica por definición una baja en el poder de compra de quienes tienen ingresos en esa moneda, sólo que el deterioro puede manifestarse de manera gradual y de formas muy distintas."

"Quizá la canasta de productos que el INEGI utiliza para medir el índice de precios al consumidor no está reflejando todavía la fuerte depreciación del peso, pero algunos productos empiezan ya a manifestarla. Los bienes de importación son los primeros. Ya lo vemos en teléfonos celulares, vehículos y productos electrónicos. Siguen los bienes comerciables. Las manzanas, por ejemplo, suben de precio, aunque se produzcan en México, porque de otra manera se exportarían todas y no quedaría ninguna en México. Con el tiempo las consecuencias de la depreciación se extenderán por toda la economía."

"La caída en el poder de compra puede manifestarse de maneras que no siempre se reconocen. El precio de los vagones y refacciones del Metro, por ejemplo, sube en pesos por la depreciación, pero como el gobierno capitalino controla el pasaje puede decidir mantenerlo en 5 pesos sin reflejar el incremento en los costos. Uno podría pensar que esto significa que no hay consecuencia inflacionaria, pero la consiguiente descapitalización del Metro se refleja en un peor servicio y en una mayor saturación que afecta a los usuarios. Ésta es una inflación que no se mide, pero que es real."

"La depreciación del peso está teniendo consecuencias en la economía y éstas se irán acentuando con el tiempo. Los economistas saben por qué definen una depreciación como una pérdida del poder adquisitivo de los salarios. Hasta el momento esta pérdida está oculta, pero no significa que no esté teniendo lugar."


Sergio Sarmiento
(v.periódico Mural en línea del 21 de septiembre de 2016).

"Los expertos nos dicen que como es externo esto no se ha reflejado en la inflación, pero quiero que entienda usted cómo hablan los políticos: el decir que no se ha reflejado en la inflación no es algo positivo (nada que venga del gobierno es positivo), lo que le están diciendo es que ya nos trincaron con los dólares y que faltará muy poco, poquísimo para que nos trinquen con la inflación, ahí se van a completar los ciclos de la mentira. El hecho es de que nos van a fregar, nos van a fregar."


Carlos Enrigue
(v.pág.3-B del periódico El Informador del 25 de septiembre de 2016).

Para muchos, escuchar el lenguaje con el que el sector político se comunica con la ciudadanía tan mortal como corriente y común, resulta incomprensible dado el sentido de fantasía que le imprimen, confundiendo más que orientando, y, lo más importante, afrentando a la inteligencia de la clase pensante.

Los argumentos que se esgrimen cada vez que el peso se devalúa -la historia es testigo- son los mismos. Van en el tenor de que tanto el turismo como las exportaciones se favorecen, razonamiento lógico, sí; pero si intentan hacer creer que este beneficio está por encima de la pérdida real del poder adquisitivo del hundido peso, creo que el error a la vista salta.

Y califico de hundimiento -respetando a encuestadores y analistas que, visto lo visto, no han dado una...- porque la realidad única, cruda y pesada pero realidad al fin, es que nuestra moneda, desde el inicio de la administración peñista, se ha devaluado en más del 50%. El turismo, primordialmente el de Norteamérica y el de Europa, dado el alto, muy alto nivel de inseguridad que priva en el hoy en México, se mira afectado, consecuencia similar por la misma causa, aunque no lo quieran reconocer, que muchas inversiones se han quedado estancadas.

Importantes compañías ven con recelo, y con toda justificación, el clima delincuencial y la galopante corrupción protegida por la impunidad más humillante a todos los niveles, y se mantienen a la expectativa, mientras José Antonio Meade como secretario de Hacienda, funcionario capaz y honesto, diseña malabarismos que le permitan ir sorteando la situación de la maltrecha economía mexicana.

Y califico de malabarismos porque resulta indispensable analizar el aspecto de las importaciones.

Cuando se importa desde maíz -algo que nos enorgullecía producir y exportar-, pasando por vestimenta venida de tierras chinas, sumando trigo y, lo más increíble de un país altamente productor del hoy también devaluado petróleo, llegar a importar gasolina, lo que indudablemente impactará aún más en el transporte, se puede deducir que son más los perjuicios que los beneficios.


Francisco Baruqui
(v.pág.4-A del periódico El Informador del 26 de septiembre de 2016).

La devaluación de la moneda mexicana que no obedece sólo a factores externos sino sobre todo al desbarajuste interno de la economía en manos del gobierno: crecimiento exorbitante de la deuda externa, dilapidación de recursos en gasto corriente, en campañas electorales, en apagar los fuegos del sur e impedir que surjan en el norte, etc.


Armando González Escoto
(v.pág.2-B del periódico El Informador del 2 de octubre de 2016).

Entre el 18 de octubre de 2012 y el día de ayer, el dólar se encareció en 45.5%. El "efecto Trump" quizá pueda explicar un 10%. No más.

En este mismo lapso, el diferencial de precios de México y Estados Unidos fue de 5.9%. Es decir, un tipo de cambio equilibrado respecto a septiembre de 2012 hoy sería de 13.53 por dólar.

Esto es, hay una depreciación real de 37.5%.

A ello han contribuido tanto el cambio del entorno internacional como la debilidad de nuestras finanzas públicas y el deterioro de nuestra cuenta corriente.

Y, como no todo es Trump, no hay que esperar a que un probable triunfo de Hillary vuelva a dejar el tipo de cambio en 14 o 15 pesos. Ni remotamente.

El reto para los próximos años es aprovechar el dólar caro para exportar más, conseguir más dólares, generar una mayor oferta de la divisa norteamericana y por ello bajar su precio.


Enrique Quintana
(v.periódico El Financiero en línea del 19 de octubre de 2016).

Ayer por la tarde, la divisa norteamericana se cotizaba en 18.54 pesos.

Si tomáramos como referencia el fin del año 2012, cuando el dólar se cotizaba en 12.85 pesos, la depreciación registrada ha sido de 44.3%.

Uno de los métodos más populares para calcular la subvaluación de una moneda es comparando la depreciación con los diferenciales de precios.

Si en un país la inflación es mayor que en otro, la moneda del primero se debería depreciar contra la del segundo, para que la paridad se mantuviera equiparable.

Si la depreciación fuera mayor al diferencial de precios habría una subvaluación. Si fuera menor, entonces habría sobrevaluación.

La realidad en los sistemas de libre flotación es que nunca hay un equilibrio. Pero la comparación resulta importante para analizar su efecto en la economía.

La inflación en Estados Unidos desde el final de 2012 hasta septiembre pasado fue de 5.1%. En México fue de 12.2%. Así que para mantener la misma relación que nuestras monedas tenían al cierre de 2012, el dólar se debería haber encarecido en 6.8%. Es decir, debería cotizarse en 13.72 pesos.

Sobre la base de los datos anteriores, podríamos considerar que si la subvaluación se calcula contra el final de 2012, ésta puede calcularse en 25.9%.

En este cálculo, la determinación del punto de partida es crucial. Lo cambia todo.

Si la comparación fuera respecto al nivel de 13.67 pesos que el dólar tenía en diciembre de 2008, tras la crisis, la historia sería diferente porque el diferencial de precios fue de 13.5%, así que el tipo de cambio de equilibrio hoy sería de 15.51 y la subvaluación de 16.3%.

¿Qué significa para una economía tener una moneda subvaluada por periodos largos?

Esa circunstancia encarece estructuralmente los bienes y servicios importados, protege el mercado interno y estimula las exportaciones.

Claro que también puede propiciar alzas de precios domésticos durante el proceso de adaptación y pérdidas a las empresas o personas que tengan costos en dólares e ingresos en pesos.

Hay algunas naciones que deliberadamente mantuvieron paridades débiles con objeto de incrementar sus exportaciones, como Japón en alguna época o China más recientemente.

Si la paridad adquiriera estabilidad en algún punto entre los niveles actuales y el 15.51 referido anteriormente, probablemente permitiría alentar el crecimiento de la industria en un contexto de apertura y mayor competencia, al mismo tiempo que proteger un mercado nacional muy apetecible.


Enrique Quintana
(v.periódico El Financiero en línea del 25 de octubre de 2016).

Carlos Slim aseguró que algunas políticas propuestas por el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, serán buenas para México, pues permitirán que el país se beneficie de lo que allá se aplique.

Destacó que una de las cosas buenas para nuestro país será que bajen los impuestos para la clase media de EU, además de que se pueda crecer 4% de su economía, pues esto incrementará su gasto.

"Crecer 4% no es fácil para la economía de EU, pero es lo que él prometió en el contrato con los electores; eso es bueno para México, pues implica un trillón de dólares de inversión y eso bueno, aunque no sé si el trabajo para generar ese crecimiento lo van a hacer los estadunidenses. No sé si haya suficientes para hacer esos trabajos allá, eso quiere decir que sí será necesario que tengan trabajadores mexicanos allá", dijo Slim.

Destacó que lo que sí está sucediendo es que México debe voltear ahora hacia México, pues si en los años 80, durante la crisis de la deuda, se pensó en ver hacia afuera, invertir en actividades externas, se tenían que abrir las fronteras, pero ahora se necesita abrir los ojos a México.

"Debemos concentrarnos en nuestra economía y trabajar en ella, la habíamos tenido olvidada por tantos años, debemos regresar a atender la economía interna, que es una de las prioridades que vienen con esto", dijo el empresario.

Destacó que México debe invertir unos 250,000 millones de dólares para crecer a niveles de 5%, aproximadamente, y de dichas inversiones la mayoría serían nacionales, pues la inversión extranjera directa cuando mucho es 10 o 15%.

Destacó que es necesario que los activos, carreteras, puertos aeropuertos, servicios médicos, en educación, se hagan con dinero privado, y que muchas de las empresas en los sectores petrolero y de energía eléctrica, donde ya hubo un cambio jurídico, participe también el sector privado.

Aseguró que las empresas pueden realizar inversiones con mucha eficacia de recursos, los cuales no tiene el Estado porque sus presupuestos son anuales y los llevaría a grandes déficit.

"Es una oportunidad para regresar a la economía interna que durante 50 años era prioridad y logró crecernos 6.2% durante ese tiempo, pero desde la crisis de la deuda externa crecemos a 2%, lo cual no es suficiente, y por eso la presión de no poder dar oportunidad de empleo a los que emigran, por eso tanta emigración, porque no hemos podido atender la economía interna en 30 años" aseguró.


(V.pág.19 del periódico Milenio Jalisco del 2 de diciembre de 2016).

Dice el secretario de Hacienda que, de no haberse autorizado el incremento anunciado [a la gasolina], 3 eran las opciones: adicionales recortes al gasto público; más deuda; y más o mayores impuestos para compensar los 72,000 millones de pesos que en 2017 significaría el subsidio de un peso por litro a las gasolinas. Esta es una verdad a medias, ya que dejar de dar el subsidio no era la única opción para dejar de gastar ese dinero. Esos, o mayores recursos se pueden obtener de: 1.- racionalidad y austeridad en el gasto público (cancelar las megalómanas torres del INE; reducir los exorbitantes sueldos de altos funcionarios del Poder Judicial Federal, INE, y Organismos Constitucionales Autónomos; 2.- reducir el financiamiento público a los partidos políticos y eliminar el que les otorgan los gobiernos locales (tan solo INE y partidos políticos se llevarán 15,000 millones de pesos en 2017); 3.- reducir la partida de apoyo a los grupos parlamentarios y eliminar su discrecionalidad; 4.-eliminar las excenciones fiscales que entre 2007 y 2016 ascendieron a 822,000 millones de pesos (entre 2012 y 2016 fueron de 188,000 millones de pesos), que beneficia a las 15 más grandes empresas de México (tan solo a Sabritas se le condonaron 929 millones de pesos en 2015); 5.- incorporar al fisco a las decenas de millones de mexicanos que no pagan impuestos; y 6.- dejar de producir electricidad con combustóleo y no con gas natural. Aplicando cualquiera de estas medidas se compensaría el susidio. Hacerlas todas dejaría enormes ganancias y evitaría el alza a las gasolinas.

Se ha dicho que los subsidios a las gasolinas benefician a los estratos más pudientes económicamente. Esa también es una verdad a medias: Ciertamente es inevitable que alguien con un auto de lujo ponga gasolina subsidiada, pero también es cierto que millones de asalariados utilizan autos austeros como medio de transporte o trabajo (por eso México es uno de los países con mayor consumo per cápita de gasolina en el mundo ), sin considerar la gran mayoría que se traslada en transporte público, a los que afecta directamente el alza, como también a todos los consumidores, por el impacto en cadena que en los precios de las mercancías tendrá el incremento del costo de su traslado. Para evitar la distorsión social de los subsidios a las gasolinas impleméntense temporalmente tarjetas de pago diferenciadas para autos de lujo, y así se evitaría la irracionalidad o injusticia del subsidio mientras se elimina.

Se ha afirmado también que con el alza a las gasolinas México tiene ya un precio real, similar al de otros países del mundo. Lo que no se dice es que mientras en México con un salario mínimo al día un trabajador solo podrá comprar 5.3 litros de gasolina, en el estado de California de los Estados Unidos, un trabajador con un salario mínimo diario puede comprar 114 litros de gasolina. ¿Cómo poner como logro igualar el precio de las gasolinas entre países, cuando sus ingresos son dramáticamente distintos?

La otra verdad a medias es decir que el alza a las gasolinas es producto de la reforma energética. Es la causa inicial, sin duda, más no la única. Los otros factores son el valor del dólar, el precio del petróleo; y que importamos la mayor parte de las gasolinas que consumimos.

De esta última media verdad, se deriva la que dice que todo es por culpa de los legisladores que votaron a favor de esa reforma en diciembre de 2013. Ciertamente, de ahí derivó todo, pero la causa verdadera del alza se localiza en el Décimo Segundo Transitorio de la Ley de Ingresos de la Federación 2017 que fue aprobada en la Cámara de Diputados con 406 votos a favor. En contra votaron 8 diputados del PRD y 43 de MORENA. En el Senado se aprobó, con 73 votos. Ahora resulta que algunos de los partidos que votaron en favor de ello (como el PRD) están convocando a manifestaciones y protestas contra lo que ellos mismos aprobaron. (México, campeón del surrealismo político).

Lo que se exige es que los legisladores sean más responsables, lean lo que votan y aprueban; y piensen no solo en la disciplina partidaria, sino en las consecuencias políticas para sus propios partidos, y en las sociales y económicas que tendrán para sus representados.

La postura del gobernador de Jalisco en contra del alza es inédita y digna de destacarse. Dado que Jalisco tendrá la Gasolina más cara de México, procede un amparo indirecto contra la regionalización acordada por la Comisión Reguladora de Energía. Además, las diferencias de precios entre municipios y regiones son absurdas.


Javier Hurtado
(v.pág.9-A del periódico El Informador del 31 de diciembre de 2016).

El Banco de México no tendrá otra opción más que subir las tasas de interés como medida para contener la inflación.

Este aumento de las tasas podría ser apenas un paliativo para la inflación, en la opinión del coordinador de Modelística y Proyectos Económicos de la Universidad Autónoma de México, Eduardo Gilberto Loría Díaz de Guzmán.

"Va a ser estéril la elevación de las tasas de interés para combatir la inflación; es decir, la inflación que estamos teniendo ahorita es por costos, no por demanda, y otro tanto por inercia, por la elevación de los costos de lo que estamos observando, como en la gasolina".

Aun así, aumentar las tasas de interés será una realidad y una medida necesaria en México, debido a varios factores.

Uno de éstos es el relacionado con Estados Unidos, pues se espera que sus tasas de interés pudieran subir hasta 50 puntos base 0.5, por lo que en México se tendría que esperar la misma situación, como mínimo, pues hasta podrían elevarse hasta un punto o 100 puntos base.

El 2o. factor es para contener las presiones inflacionarias evidentes en el país, ante el aumento del salario mínimo y de los combustibles, con todo lo que acarrea ya en el país.

"Será un efecto en cascada y el mandato hacia el banco central es que controle la inflación y la mantenga baja. El 3er. factor sería para contener la depreciación del tipo de cambio, que se está moviendo muy rápido, serían las razones por las cuales Banxico estaría subiendo las tasas de interés".

De acuerdo con el analista, el banco está conteniendo que el tipo de cambio se deprecie más, pero sería una de las pocas ganancias del incremento de las tasas de interés pues, con la medida, el mexicano verá mermada su economía al aumentar el endeudamiento neto de las familias y de las empresas, además de que los gobiernos deberán pagar más por la deuda pública.

Uno de los efectos negativos que tendrá el alza de tasas será a nivel productivo, al desalentar el consumo financiado por préstamos bancarios, opina el especialista del Departamento de Estudios Económicos del Colegio de la Frontera Norte, Eliseo Díaz González.

En el mismo tono, Joanna Guerrero Avilés, gerente comercial de la consultora LoanCo, prevé que la subida en las tasas de interés provocará una merma en el consumo: "Cuando la tasa de interés sube, los créditos bancarios también suben, provocando una baja en el consumo y una desaceleración económica".


(V.pág.2-A del periódico El Informador del 25 de enero de 2017).

La inflación anualizada llegó a 6.66% en agosto. Es la mayor inflación registrada desde 2001, para el 8o. mes del año.

Decir que la inflación está fuera de control sería una exageración, pero no podemos negar que este fenómeno se ha instalado en este 2017 con terquedad. Sigue firme en el 9o. mes del año, a pesar de las medidas para contenerla. El Banco de México ha subido 4 veces las tasas de interés en lo que va del año. Un alza de tasas encarece el dinero y frena la demanda. Normalmente esto produce un efecto de moderación en los precios.

¿Qué tan grave es la inflación? El 6.66% parece poca cosa, comparada con lo que México vivió en otros momentos, más de 100% anual en los 80. Es digna de tomarse en serio, si la referencia es el 2.1% que tuvimos al cierre del 2015. Ese mes se logró la menor inflación en 4 décadas.

Los optimistas confían que el alza de los precios ya tocó techo, pero su optimismo tiene patas cortas: desde hace 2 meses se hablaba de que la inflación había alcanzado máximos... y siguió subiendo. Las alzas de precios registradas entre junio y agosto de este año son relevantes porque estos meses, normalmente, se caracterizan por tener poca presión inflacionaria.

Los pesimistas nos recuerdan que hay factores que están fuera de control y harán difícil que la inflación baje: por ejemplo, la temporada de huracanes. Harvey le pegó a la zona petrolera de Estados Unidos y traerán presión a los precios de los petrolíferos. Irma y Katia podrían golpear a regiones productoras de frutas, verduras y granos.

El brote inflacionario del 2017 tiene mucho que ver con el proceso de liberalización del mercado de los derivados del petróleo. Este año han entrado en vigor diversas disposiciones para eliminar los controles de precios en gasolina, diesel y gas. Es de todos conocido que la inflación se destapó con el alza de los precios de las gasolinas decretado en enero. Menos resonancia ha tenido en los medios masivos lo que ha pasado con los precios del gas. Este insumo subió 56% en el 1er. semestre del año. En agosto registró un alza adicional cercana al 3%.

El alza de precios ha vuelto a ser un tema de conversación. Las amas de casa hablan del incremento del ticket en el supermercado y ponen en duda la cifra oficial que emite el Inegi, "que 6 % ni que 8 cuartos, estoy gastando mucho más que el año pasado", dicen. Los empresarios del aumento de los costos. Tiene su riesgo que la inflación sea trending topic: contribuye a generar expectativas inflacionarias. El que puede, aumenta sus precios.

De pilón. A fines de octubre terminará la gestión de Agustín Carstens al frente del Banco de México. El asunto es relevante porque esta institución tiene el mandato de combatir la inflación y las últimas semanas del gobernador Carstens en el Banxico serán los de mayor inflación de su mandato.


Luis Miguel González
(v.pág.5-A del periódico El Informador del 9 de septiembre de 2017).

Regreso a mi página base Regreso a mi página base
El Tesoro de la Jumentud > La página de los países y sus costumbres > Falsedades y realidades sobre la economía mexicana